2 Análisis del campo profesional



Descargar 192.95 Kb.
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño192.95 Kb.
Vistas108
Descargas0


2.3. Análisis del campo profesional
Las universidades del país y del extranjero comparten la preocupación de diseñar programas profesionales de estudio que permitan la producción continua de nuevos conocimientos, que faciliten la incorporación de sus egresados en el mercado laboral nacional e internacional, que preparen a sus egresados para ser competitivos ante los cambios futuros del mercado laboral y que logren que estos ofrezcan respuestas laborales a los nuevos problemas sociales.
La profesión surge como un fenómeno de demarcación, de distribución y de especialización de las tareas a realizar dentro del grupo social. Este proceso se encamina fundamentalmente al beneficio del mismo grupo. Por lo tanto, el surgimiento de una profesión es el surgimiento de un servicio específico a la comunidad. De lo anterior, se deduce que hay un vínculo estrecho entre sociedad y profesión. El hombre que se dedica a ejercer una profesión – un quehacer determinado- hace profesión de servir a la comunidad en aquello que le es propio. Sociedad y profesión, hombre y comunidad, están en íntima relación el uno con el otro. Una sociedad integrada favorece el surgimiento de profesionales que no sólo mantienen la integración social, sino que además cuestionan el statu quo de la misma para incitarla al progreso y la renovación.
Las actividades del psicólogo América latina y en México
La psicología en América Latina tuvo un importante punto de desarrollo en la mitad del siglo pasado. Los primeros programas de entrenamiento profesional se crearon en 1947 y 1948. En inicios de siglo pasado las actividades del psicología se centraron en las principales áreas de investigación y aplicación, a saber: la Psicometría y evaluación, el Psicoanálisis, el Análisis experimental del comportamiento, la Psicología cognitiva, la Psicología social y transcultural, la Psicología política, etc. En su primera etapa la psicología se limitó a adaptar test y sólo produjo unos pocos originales de la región. En otros campos esto también se observó. Sin embargo se han propuesto teorías originales: Díaz-Guerrero postuló la teoría histórico-bio-psico-socio-cultural del comportamiento humano (1972) y Ardila la síntesis experimental del comportamiento (1993). Más tarde les interesó orientar la investigación psicológica hacia problemas ligados al desarrollo social. El objetivo fue hacer una psicología socialmente relevante. Esto llevó al compromiso político, a la investigación-acción, al desarrollo de la psicología social comunitaria y finalmente a la psicología política.
Las actividades del psicólogo en México han variado y se han ramificado en diversos campos. Durante las primeras décadas del siglo XX el psicólogo se dedicó básicamente a la enseñanza debido a que la psicología misma no tenía bien definida su identidad como ciencia independiente y menos aún como profesión, con un rol específico y diferenciado en la sociedad. La psicología en esta época sólo tenía por objetivo descubrir leyes generales de los procesos psíquicos. Posteriormente, a raíz de la preocupación por el comportamiento humano considerado desde el punto de vista individual, surge la psicología clínica que tiene como base la psicología de la personalidad, e intenta conocer y comprender lo que el ser humano tiene de singular (Shein, Sicilia y Sitt 1981). De aquí parte la aplicación de los conocimientos psicológicos en el diagnóstico de trastornos de la personalidad. La psicología clínica surge bajo la influencia de la psiquiátrica y psicoanalítica; con el paso del tiempo ha incorporado diversas corrientes de pensamiento, ha adquirido una imagen profesional propia y ha extendido su campo de acción al terreno de la psicoterapia.
En el ámbito educativo la psicología ha tenido una gran participación históricamente. Así la primera época (1880-1920) se caracteriza por la preocupación por el estudio de las diferencias individuales y la administración de test útiles para el diagnóstico y tratamiento de los niños con problemas de aprendizaje y/o conductas, de modo que en sus orígenes la psicología educativa aparece fuertemente ligada a la educación especial. En un segundo momento (1920-1955) el impacto del movimiento de salud mental promueve la proliferación de servicios psicológicos para tratar los problemas psicológicos infantiles dentro y fuera de la escuela y divulga la idea de una psicología "escolar" no limitada al diagnóstico y tratamiento de los problemas de aprendizaje escolar, sino ocupada también en la atención a los aspectos emocionales, afectivos y sociales del alumno. En la tercera fase (1955-1970) empieza a considerarse la necesidad de formar a los profesores en los avances del conocimiento psicológico y en su integración en la metodología didáctica y se piensa en el psicólogo como el profesional que actúe de puente entre tal conocimiento psicológico y la práctica escolar. A partir de 1970, comienza la búsqueda de modelos alternativos basados en las teorías cognitivas, sistémicas, organizacionales, ecológicas y en la psicología comunitaria intentando dar un giro al esquema tradicional de atención individualizada a los casos problemáticos subrayando la importancia del contexto, tanto instruccional como socio-comunitario. A raíz de la necesidad educativa de promover el desarrollo integral del estudiante para que pudiese aprovechar sus recursos en el mejoramiento de su ambiente familiar y social, surge la actividad psicológica relacionada con la orientación vocacional. Con ello se propició el trabajo del psicólogo con personas normales que tenían problemas con respecto a la elección de su profesión u ocupación. Más adelante la psicología educativa se introdujo en el campo del perfeccionamiento de los métodos de enseñanza-aprendizaje, la conducta de los grupos, la interacción maestro-alumno y los problemas de lento aprendizaje.
Para la psicología industrial o del trabajo es innegable el impacto que tuvieron las guerras mundiales en su surgimiento y desarrollo; pero otro de los aspectos detonadores en la evolución de esta disciplina provino del deseo de los ingenieros industriales de mejorar la eficiencia. Preocupados fundamentalmente por la economía de la producción, y por consiguiente, por la productividad de los empleados industriales.

Así, la confluencia de la Psicología con intereses aplicados y la preocupación por incrementar la eficiencia industrial fue el ingrediente para el surgimiento de la Psicología del trabajo. En México en 1923 (Mouret y Ribes, 1977) con la fundación del Departamento Psicotécnico en el Departamento del Distrito Federal, y el surgimiento de las necesidades del desarrollo de la tecnología industrial. El psicólogo se insertó así en el ámbito empresarial, atendiendo los problemas de la relación obrero-patronal, de la selección, del nivel de eficiencia y de la seguridad del personal, así como optimizar el desarrollo de las organizaciones, en cuanto a producción y condiciones diversas que se hallan en una situación de trabajo.


La psicología social mantiene la preocupación de los filósofos por la naturaleza original del hombre y estudia las influencias socioculturales que intervienen en la actividad humana individual. En esta área de la psicología se interesan en gran diversidad de las relaciones por las que atraviesan los seres humanos en el curso de sus vidas, desde los antecedentes de estas interacciones -como las actitudes, creencias y rasgos particulares de un individuo-, hasta sus consecuencias –formación de grupos, sociedades, etc. Abarcando con ello una diversidad de temas que incluyen los pensamientos, sentimientos y conductas que se dan dentro de toda interacción social. Los profesionistas del área social se interesan en interacciones que se dan en una cercanía temporal y espacial. Relaciones de intimidad y apego, tales como la dinámica entre padres e hijos, parejas, amigos y familiares. Implican, todas ellas, emociones sociales como el amor, el cariño y la felicidad. Estas relaciones descubren diversos temas sumamente relevantes: estilos de apego, comunicación, sexualidad, atracción interpersonal, relaciones familiares, romance etc. Estudian también interacciones sociales que invocan emociones sociales negativas, tales como el odio y la desesperanza. Estas interacciones cubren una gama de situaciones igualmente diversas que las descritas anteriormente. Por ejemplo: relaciones entre enemigos, de hostilidad, desamor y alejamiento. Interacciones sociales que van del conflicto a la violencia. Estas pueden darse en un plano de cercanía e intimidad, como la violencia intrafamiliar o el conflicto familiar; o en un plano de lejanía y distancia, como se da en el caso del racismo, el conflicto internacional, el prejuicio y la discriminación. Aparece en México como campo de aplicación con los estudios realizados sobre la psicología del mexicano y se amplía en la última década con el desarrollo de la tecnología social y la psicología de la comunidad, en especial de la psicología clínica comunitaria y de la psicología social comunitaria (Lartigue, 1981). Por otra parte, también se ha ocupado de los problemas de comunicación, prejuicios, opinión pública, propaganda, producción y consumo.
Se denomina psicología experimental a la psicología que utiliza la observación y la experimentación para extraer las leyes de los procesos mentales y de la conducta, en la medida en que el uso del método experimental garantiza una práctica científica. El campo de aplicación de la psicología experimental tomó fuerza en México en la década de 1960 con las investigaciones sobre neuropsicología, y con el análisis conductual aplicado, conocido bajo el rubro de modificación de la conducta (Colotla y Gallegos, 1978). Este campo se amplió con los estudios sobre conducta animal, que el psicólogo lleva a cabo con el objetivo de comprender la conducta humana semejante; los animales se usan especialmente en investigaciones que pondrían en riesgo la dignidad humana.
DEMANDA LABORAL

Comportamiento ocupacional en México

Cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) al segundo trimestre de 2014, muestran que para el segundo trimestre de este año, la Población Económicamente Activa (PEA) del país se ubicó en 52.1millones de personas, que significan el 58.6% de la población de 14 años y más. Al considerar a la población ocupada con relación al sector económico en el que labora, 6.8 millones de personas (13.7% del total) trabajan en el sector primario, 12 millones (24.3%) en el secundario o industrial y 30.5 millones (61.5%) están en el terciario o de los servicios.




Las entidades federativas que tienen las mayores tasas de participación en la actividad económica (cociente entre la PEA y la población de 14 o más años de edad) son Colima con 66.3%, Quintana Roo 66%, Baja California Sur 65.1%, Sonora 63.4%, Nayarit 63.1%, Yucatán 62.3%, Baja California 61.2%, Campeche y el Distrito Federal con 60.5% cada una, Coahuila de Zaragoza 60.4%, Nuevo León y Tlaxcala 60.3% en lo individual, Tamaulipas 60.1% y Jalisco 60 por ciento. Congruentes con el tamaño de su población, el estado de México y el Distrito Federal constituyen los mercados de trabajo más grandes del país, con 6.9 y 4 millones de personas ocupadas, en ese orden, y representan en conjunto el 22% del total nacional; les siguen Jalisco con 3.3 millones, Veracruz de Ignacio de la Llave 3 millones, Puebla 2.5 millones, Guanajuato 2.4 millones y Nuevo León con 2.2 millones. En el otro extremo y obedeciendo a su estructura poblacional, se encuentran las entidades con los menores tamaños del mercado laboral: Colima con 338 mil personas, Baja California Sur 343 mil, Campeche 390 mil, Aguascalientes 504 mil, Tlaxcala 517 mil, Nayarit 522 mil y Zacatecas con 582 mil ocupados. Los sectores de actividad económica que concentran al mayor número de personas ocupadas en el país son: Comercio (7.3 millones de personas), Transformación (6.7 millones) y el sector Agropecuario (4.7 millones). Sin embargo, este último ha disminuido significativamente su número de ocupados en los últimos cinco años.


Mientras que los sectores de actividad económica con mayor crecimiento en la ocupación en los últimos cinco años fueron el de la Construcción con un incremento de 7.7%; Servicios profesionales (5.9%); y el de Turismo, (5.7%). Ver figura X profesionistas por sexo

Características de la oferta laboral regional, nacional e internacional
Aun cuando las instituciones de educación superior –sobre todo las universidades– se han considerado con la misión primordial de producir y transmitir conocimientos, también han tenido a su cargo la función de formar recursos humanos con las habilidades y conocimientos que requiere la actividad económica, de tal manera que deben mantenerse a la vanguardia en la calidad de los servicios que prestan. En ese contexto, ha recibido especial atención la relación existente entre la actividad económica y las habilidades y conocimientos que los profesionistas deben poseer, dado que la formación de recursos humanos cualificados constituye uno de los retos más importantes de las instituciones de educación superior (Barrón e Ysunza, 2003; Muñoz-Izquierdo, 1997; Reynaga y Ruiz, 2003).
Los cambios socioeconómicos, demográficos y culturales inciden en el cambio de las ocupaciones (Mungaray y cols., 2006; Peiró, 2003). Por ejemplo, los proyectos de expansión económica y comercial de las corporaciones globales requieren desempeños profesionales más calificados (Villamil, 2005). Tal proceso de cambios socioeconómicos tiene que verse reflejado en los planes de estudio profesionales, e incluso en los de posgrado y en los programas de investigación financiados. Por lo tanto, la formación universitaria debe dar respuesta a las demandas globales, nacionales y locales (Díaz-Barriga, Hernández, Rigo, Saad y Delgado, 2006; Roe, 2003).
De esta manera, resulta fundamental conocer las necesidades que el sistema productivo tiene respecto a recursos humanos en este momento, así como tener una visión prospectiva de cómo y en función de qué factores estas necesidades cambiarán en el mediano y largo plazo, pues ello puede permitir que los futuros profesionistas sean formados para dar respuesta a las necesidades inmediatas del sistema económico y social y para cubrir con las necesidades económicas y sociales de largo plazo (Reynaga y Ruiz, 2003). Como puede advertirse, la formación profesional de los estudiantes de educación superior debe valorar en qué medida su perfil terminal de egreso permite satisfacer las demandas del mercado laboral; lo anterior permite reconocer la necesidad de realizar análisis sistemáticos acerca de las demandas de los empleadores (Díaz-Barriga, 1995; Mungaray, 2001)
Sobre el mercado de trabajo en el ejercicio profesional del psicólogo, son pocas las investigaciones que se han realizado en México. Para la década de 1980, en un estudio exploratorio (Martínez y Ramírez, 1981), se registró, a partir de una muestra de 295 psicólogos, la frecuencia relativa de contratación de servicios profesionales psicológicos por parte de instituciones del sector público. Se encontraron los siguientes datos, que se mencionan según el sector y en orden de mayor a menor frecuencias: administración y defensa, 15.93%; política económica, 14.24%; salud, 10.85%; educación, 10.51%; comunicaciones y transportes, 7.8%; política laboral, 7.12%; comercio, 2.37%; agropecuario y forestal, 2.03%; asentamientos humanos, 1.36%; industrial, 1.36% y turismo, 1.36%.

En un trabajo recientemente publicado, Cabrera, Hickman, Mares y Hernández (2009) acerca de la oferta de trabajo para psicólogos publicada en las bolsas de trabajo universitarias de la zona metropolitana de la Ciudad de México; sus datos muestran que gran proporción de los trabajos que se ofrecen a los psicólogos se ubican en el área organizacional para la realización de actividades relacionadas con reclutamiento y selección de personal, capacitación y administración; le sigue el área educativa, primordialmente para realizar actividades docentes. Otro dato interesante concierne a que los psicólogos son requeridos para un puesto simultáneamente con otros profesionales, como pedagogos, administradores y sociólogos


Cabrera y colbs. (2010) señalan aspectos sobre las profesiones requeridas. Este indicador permitió identificar si los empleadores requieren ex profeso licenciados en Psicología o si solicitan psicólogos simultáneamente con otros profesionistas para ocupar un mismo puesto. Las categorías para clasificar los datos fueron, a saber:


    1. Sólo psicólogos. En esta categoría se contabilizaron las ofertas de trabajo que solicitaban únicamente licenciados en Psicología para ocupar la vacante.

    2. Psicólogos y otras profesiones. Ofertas de trabajo cuyo requisito de carrera profesional aludía a más de un profesional, como licenciados en Psicología, en Administración, en Comercio Internacional u otras carreras afines.

    3. Otras profesiones. Se ubicaron como tales aquellas ofertas de trabajo en las que la carrera profesional solicitada no incluyó licenciados en Psicología, pero cuyas actividades profesionales o área de inserción laboral han sido campo de trabajo tradicional de los psicólogos (por ejemplo, licenciados en Pedagogía para el desarrollo de programas psicopedagógicos).

    4. Sin dato. Todas aquellas ofertas de trabajo cuyas actividades profesionales son compatibles con las del licenciado en Psicología, pero que no explicitan la carrera profesional requerida (por ejemplo, reclutamiento y selección de personal).

En su estudio Cabrera y colbs. (2010) indican como dato importante, la proporción de empleos que solicitan psicólogos en relación a aquellos que requieren a psicólogos junto con otros profesionistas o aún más grave, los empleos en los que solicitan a otros profesionales para desempeñar funciones laborales típicamente realizadas por los psicólogos. Al respecto, indican de manera general que la proporción de ofertas de empleo que requieren exclusivamente a psicólogos es baja, menor a 15%; que en la mayoría de los empleos se solicita al profesional de la psicología simultáneamente con otros profesionistas, siendo los valores proporcionales cercanos a 50% en los niveles socioeconómicos alto y medio. Otro aspecto interesante que señalan es que en el nivel socioeconómico bajo es muy alta la proporción de empleos que no especifica el profesionista requerido para cubrir un puesto; aproximadamente 70% de las ofertas está en este caso.


En lo que respecta a las áreas de aplicación profesional para las que son requeridos los psicólogos, puede observarse en primera instancia que la mayor proporción de empleos consisten en realizar labores en el área organizacional, cuyos valores son superiores a 80% en cada uno de los diferentes niveles socioeconómicos, siguiéndole educación, cuyos valores porcentuales fluctúan en 10%. También señalan que sólo los empleos ofrecidos en las entidades con nivel socioeconómico alto requieren psicólogos para la intervención clínica.
Las actividades profesionales a desempeñar según lo estipulado en las ofertas de trabajo. Las labores profesionales relacionadas con el reclutamiento y selección de personal son las que registran una mayor proporción en las entidades con niveles socioeconómicos medio y alto (50% aproximadamente), a las que siguen las labores administrativas, con valores superiores a 20%, y capacitación, con valores que oscilan entre 10 y 15%. En las entidades con nivel socioeconómico bajo el mayor porcentaje lo obtuvieron las actividades administrativas.
Finalmente Cabrera y colbs, concluyen a partir de la muestra analizada, que el mercado de trabajo profesional en México es muy reducido para la mayor parte de las disciplinas, y que la psicología es una de las carreras con un gran excedente de profesionistas, lo que, entre otros factores, puede obedecer a la poca oferta de empleo (Díaz-Barriga y cols., 2006; Morones, 2007). El siguiente dato de interés es el hecho que en su gran mayoría las ofertas de empleo solicitan al psicólogo simultáneamente con otros profesionistas, dato que concuerda con el reportado por Cabrera y cols. (2009). Esto puede obedecer a varias razones. Primera, no existe una identidad profesional del psicólogo (Herrera, 1993; Ribes, 1984), y por ello los empleadores consideran que otros profesionales pueden realizar el trabajo de los psicólogos con la misma calidad. Segunda, los psicólogos están siendo desplazados de los puestos de trabajo que tradicionalmente se les han asignado, o bien pueden ser ellos quienes están desplazando a otros profesionales; al respecto, es preciso tratar de clarificar si el desplazamiento de profesionales realmente está teniendo lugar en el mercado de trabajo y en qué sentido, pues ello permitirá identificar los ajustes necesarios que requieren los programas de estudios para que la formación profesional de los psicólogos sea de mayor calidad (Castañeda, 1995). Tercera, es probable que los empleadores requieran a varios profesionistas para el mismo puesto debido al tipo de puesto que ofrecen y a las actividades que realizaran los profesionistas contratados.
Es notorio que en México el ejercicio profesional del psicólogo se ha ido ampliando cada vez más. El campo laboral es muy variado, dadas las áreas de especialización. El fenómeno de expansión cuantitativa de los egresados de licenciatura ha dado por resultado la pujante apertura de nuevos empleos y de horizontes laborales en los campos de la conservación de la salud mental, la educación, el trabajo y la comunicación social (Ribes, 1984). Como señala Alcaraz (1988), conforme la sociedad se vuelve más compleja, las tensiones aumentan y la crisis repercute sobre el comportamiento cotidiano.

AMBITOS DE LA PSICOLOGIA
El presente apartado intenta recoger todos aquellos aspectos básicos y fundamentales que conforman y distinguen el quehacer psicológico. Una profesión que se desarrolla vertiginosamente, que alcanza, de forma creciente, más competencias y espacios de trabajo dentro de los ámbitos de la Salud, Educativos, Organizacionales y Sociales, que adquiere un reconocimiento público e interprofesional cada vez más importante, sin que se adivinen los límites exactos de un campo profesional en perpetuo movimiento y desarrollo.

Este panorama de continuo crecimiento de la psicología ha tenido como determinante el cambio que en las últimas décadas ha experimentado el concepto de salud. Otra importante consecuencia ha sido la creciente importancia de la intervención psicológica en la prevención de los trastornos en cuya génesis la conducta es un eje etiológico fundamental. Así, algunos de los padecimientos más importantes de nuestro tiempo como el cáncer, los que se derivan de los accidentes de circulación, los trastornos cardio-vasculares, crónicos degenerativos y el SIDA, tienen en la prevención psicológica una importante y útil herramienta para la reducción de su incidencia. Afirmamos que en muchos casos la intervención psicológica debe ser uno de los pivotes esenciales sobre el que se asiente cualquier política pública responsable en estos y otros trastornos. Los momentos de intervención son: primaria, secundaria y terciaria, en los niveles individual, grupal, familiar, comunitario e institucional.


A continuación presentamos los ámbitos considerados decadentes, dominantes y emergentes, conscientes que nuestra profesión es dinámica.
2.3.1. Ámbitos decadentes

Técnico Psicometrista

Técnico en dinámicas de grupo exclusivamente

Empleo asalariado

Uso restringido de técnicas de intervención terapéuticas

Medición y evaluación de trastornos de la personalidad (clasificatorio)

Énfasis en el enfoque correctivo (familia, pareja, organización)

El modelo de salud-enfermedad

Valoración de la influencia de los factores sociales

Disciplinariedad

Análisis experimental de la conducta
2.3.2. Ámbitos dominantes

Salud.

Investigación y en lo que se refiere a los lugares específicos de intervención, hay distintos dispositivos en los que el psicólogo clínico desarrolla sus funciones adecuándolas a la especificidad derivada de los objetivos de estos.

En este campo, además de continuar con las actividades generales que le incumben, se observa una creciente vertiente hacia el área de la neuropsicología, al igual que la psicología de la rehabilitación, ambas relacionadas con el ámbito de la salud. Cabe destacar que la práctica profesional de la psicología de la salud y la social se han visto íntimamente relacionadas

Entre los ámbitos de aplicación citamos:

Centros privados de consulta, asesoramiento y tratamiento.

Atención primaria.

Equipos de salud mental.

Unidades de salud mental de hospitales generales.

Unidades de Psicología en hospitales.

Unidades de rehabilitación (drogodependientes)

Hospitales psiquiátricos.

Asilos de ancianos

Centros Materno-infantiles (guarderías)

Centros de atención psicológica infantil.

Unidades de dolor crónico y de cuidados paliativos (cáncer, suicidio)

Centros de voluntariado o Centros de Organizaciones No Gubernamentales de atención a personas con discapacidades.


Educación. El profesional de la psicología de la educación investiga e interviene los ámbitos institucional y educativo en general; con educandos, receptores del proceso educativo, y agentes educativos, intervinientes directa o indirectamente en el proceso educativo.

La práctica profesional tiene en cuenta las nuevas modalidades de aprendizaje, como la educación no presencial en sus modalidades, a distancia y virtual; la inclusión de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), y la caracterización de la población estudiantil actual y la educación valoral. Otra práctica dentro del campo educativo es la relacionada con la educación especial, en congruencia con las políticas gubernamentales vigentes.



Básicamente:

Psicología evolutiva y del ciclo vital.

Psicodiagnóstico aplicado a la educación.

Psicología del aprendizaje. Psicología Cognitiva.

Orientación vocacional (escolar y profesional).

Metodología Aplicada a la Psicología de la Educación.

Educación valoral
Organizacional

La identificación del puesto seria Psicólogo del Trabajo y de las Organizaciones (PTO). Hay documentación, como la Clasificación Internacional de Ocupaciones (CIUO-88) de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), o el Dictionary of Occupational Titles (DOTT) del U.S. Department of Labor Employment and Training Administration, que incluyen denominaciones como Psicólogo Industrial, Psicólogo de ocupaciones, Psicólogo del Trabajo, Psicólogo de Ingeniería, Psicólogo Organizacional, etc. Realmente la denominación sería para cada puesto: director de recursos humanos, analista de puestos, técnico de selección… Son denominaciones de puestos en los que la línea base es PTO pero en los que realmente hay variaciones respecto a la denominación original. Se presenta la denominación PTO por ofrecer este perfil genérico para un profesional de la Psicología que interviene en la interacción individuo y organización, es decir, tanto la adecuación-transformación social.

Por lo que respecta a la psicología en el campo organizacional, la mayor parte de su práctica continua siendo el reclutamiento, selección, capacitación y consultoría laboral. No obstante a nivel empresarial han surgido cambios como; la propia conceptualización de la empresa, el progresivo incremento en la sensibilidad para los temas psicosociales, diversificación en las formas organizativas de las empresas, cambios en las formas y sistemas de trabajo, cambios en los estilos de dirección, entre otros; que han propiciado nuevas actividades para el Psicólogo del Trabajo y de las Organizaciones. En particular se puede mencionar la creciente presencia de nuevas formas de organización empresarial en comunidades marginales (cinturones de miseria, grupos étnicos, zonas rurales, etc.) denominadas organizaciones cooperativas, en donde se puede apreciar la necesidad de éste profesional.

Los ámbitos de intervención: en instituciones y organismos públicos y privados, y en sector terciario como empresas de consultoría y asesoramiento, así como la práctica profesional privada. Los niveles en los que se desarrollan las funciones son diferentes en cuanto que encontramos esta responsabilidad a nivel auxiliar, técnico o directivo.


Social

La investigación e intervención con la comunidad se plantea el incremento del bienestar social y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos que la componen. El psicólogo trabaja orientado por la finalidad de una promoción de la competencia de la comunidad para analizar sus problemas y generar recursos para superarlos. Se desarrollan trabajos de investigación social, dinamización de grupos, desde una perspectiva preventiva y proactiva. Un aspecto importante tiene que ver con la intervención sobre los factores que facilitan fenómenos como la exclusión, discriminación y equidad de género.

Como una de las finalidades más importantes de la intervención con la comunidad se debe destacar la prevención, focalizada en grupos de riesgo o grupos relevantes con respecto al problema del que se trate. Igualmente los programas de participación social o sensibilización ante grupos o problemas concretos sean del ámbito que fueren deben ser contemplados desde las estrategias comunitarias.

Por tanto en la psicología social se ven claras tendencias hacia la práctica profesional en conflictos políticos, ambientales y económicos; así como, mayor injerencia en la práctica de la psicología criminalística y forense y el estudio de problemas sociales como la migración, identidad nacional, entre otros. Algunos autores consideran que en México la psicología del futuro está en el campo de la psicología comunitaria; es decir, se buscaría trascender los modelos individuales de intervención y ponerse al servicio de grupos y comunidades.


2.3.3. Ámbitos emergentes

Con una mirada prospectiva hacia las demandas del servicio psicológico, los siguientes ámbitos constituyen un punto ideal que vincula el desarrollo de la profesión, de cara a las demandas que la globalidad y la realidad nacional exigen de los egresados de Psicología.

1. Espacios para el diseño, aplicación y evaluación de estrategias de cambios socioculturales para la modernidad.

2. Espacios para el fortalecimiento de habilidades y competencias para la autosuficiencia y el desarrollo sustentable.

3. Crear espacios para el fortalecimiento de sistemas de educación como motor generador de desarrollo económico y social frente a la globalización.

4. Espacios para el diseño, aplicación y evaluación de estrategias para el desarrollo de culturas de calidad, competitividad y excelencia en:



  • Sistemas de producción, consumo, educación, ecología, salud, cultura, desarrollo urbano, justicia, protección de los derechos humanos, seguridad pública, desarrollo de la civilidad, manejo de medios masivos, etc.

5. Espacio para el diseño, aplicación y evaluación de modelos de participación, emergencia y fortalecimiento ciudadano.

6. Ámbitos para el diseño, aplicación y evaluación de condiciones medioambientales para la calidad de vida.

7. Espacios para la promoción y desarrollo de nuevas opciones para los sistemas de justicia, rehabilitación social y derechos humanos.

8. Establecer espacios para el trabajo en grupo, Trabajo inter, multi y transdisciplinario

9. Integración de las áreas emergentes de la psicología: psicología ambiental, del deporte, forense, criminalística, tanatología, entre otras.

10. Inserción de la neuropsicología como parte integral de la formación y función del psicólogo contemporáneo.

11. Generar espacios para:

Proceso de Desvinculación asistida y orientación profesional (outplacement)

Proceso de mediación en ambientes familiares y/o laborales

Atención e intervención a niños con aptitudes sobresalientes

Autoempleo innovador relacionado con la disciplina

Énfasis en lo integral y proactivo

Modelo integral sustentable (proactivo)

La transformación en el ámbito social

Neurociencias

Psicología positiva

Trabajo psicológicamente saludable

Búsqueda de sentido de vida



Psicología del tráfico y la seguridad

Según informes de la organización mundial de la salud, los accidentes de tráfico se han convertido en uno de los problemas de salud pública más graves.

Factores de naturaleza física, técnica, meteorológica, deficiencia de la calidad de la red viaria, aspectos comportamentales, cognitivos y de formación cívica/vial son algunas de las posibles causas de accidentes que se registran en la actualidad.

Ante esta situación los países han ido diseñando estrategias de tipo preventivo y de investigación donde se intenta detectar que tipo de variables pueden incidir en el grado de accidentalidad. De esta manera se intenta disminuir el costo social y material que se deriva de este hecho.

Uno de los factores fundamentales que inciden en la seguridad vial es el denominado "factor humano", en el que la Psicología tiene un amplio espacio de intervención, ya que su objeto de estudio es el comportamiento humano (entendiéndolo en su forma más amplia).
Por otro lado, "el factor humano" es un aspecto que hay que tener en cuenta en otro tipo de actividades que pueden implicar riesgo y donde también hay un alto grado de accidentalidad.
Ámbitos de actuación.

1. A nivel público

Dirección General de Tráfico.

Universidades.

Centro de Salud.

Centros Públicos de Enseñanza.

Centros de las Fuerzas Armadas y de los Cuerpos de Seguridad del Estado.

Protección civil

2. A nivel privado

Centros de Reconocimiento (conductores, cazadores, deportivos y seguridad, etc.).

Compañías Privadas dedicadas a la Rehabilitación.

Escuelas de Formación en Seguridad Vial.

Centro de Formación de Conductores.

Centros Privados de Enseñanza.

Compañías de Seguros del Automóvil.

La Psicología de la Actividad Física y del Deporte.

Su objeto de estudio es el comportamiento en el ámbito de la actividad física y el deporte. Aunque se trata de un área relativamente joven, está ampliamente reconocida y representada por Asociaciones y Organizaciones de nivel nacional e internacional en Psicología del Deporte. El Psicólogo es aquel que desarrolla sus funciones dentro del campo del Deporte y posee la formación y acreditación correspondiente. Específicamente su rol se desenvuelve en los siguientes ámbitos:

1. Deporte de Rendimiento

Deporte Profesional.

Deporte de Alto Rendimiento.

Deporte de otros Niveles de Rendimiento.



2. Deporte de Base e Iniciación

Actividad Física y Deporte Escolar y Universitario.

Deporte Comunitario.

3. Deporte de Ocio, Salud y Tiempo Libre (Juego y Recreación)

Deporte para todos.

Deporte para poblaciones con necesidades especiales (minusvalías, tercera edad, marginación,...).

Propuesta…cognitiva


Psicología jurídica

La configuración de la Psicología Jurídica se fundamenta como una especialidad que desenvuelve un amplio y específico ámbito entre las relaciones del mundo del Derecho y la Psicología tanto en su vertiente teórica, explicativa y de investigación, como en la aplicación, evaluación y tratamiento.

Comprende el estudio, explicación, promoción, evaluación, prevención y en su caso, asesoramiento y/o tratamiento de aquellos fenómenos psicológicos, conductuales y relacionales que inciden en el comportamiento legal de las personas, mediante la utilización de métodos propios de la Psicología Científica y cubriendo por lo tanto distintos ámbitos y niveles de estudio e intervención:

Psicología Aplicada a los Tribunales.

Psicología Penitenciaria.

Psicología de la Delincuencia.

Psicología Judicial (testimonio, jurado).

Psicología Policial y de las Fuerzas Armadas.

Psicología criminológica (Victimología)

Mediación.



Referencias

http://www.cop.es/perfiles/contenido/trabajo.htm



https://prezi.com/f7i9wjku0kkw/temas-emergentes-en-psicologia-educativa/




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos