1785 – La psicología proyectiva (Pozzi) El concepto de proyección como mecanismo defensivo



Descargar 58.12 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño58.12 Kb.
Vistas256
Descargas0
1   2   3

REQUISITOS

1) La aplicación de procedimientos técnicos que garanticen la fiel administración, análisis e interpretación de las entrevistas (iniciales y de devolución), entrevistas mediatizadas por instrumentos de exploración y diagnóstico e informes con adecuación a los ámbitos.

2) La lectura interpretativa de cada instrumento diagnóstico, contextuada en el marco teórico de cada una de las técnicas y su correlación con la producción obtenida en las distintas fases del proceso.

3) Diseño y aplicación de la batería psicodiagnóstico y confección de informes con coherencia lógica en la secuencia de presentación, y su adecuación a las características inherentes a cada ámbito psicológico.

4) Articulación de los procesos inferenciales en la construcción e interpretación de los datos, sustentando en la reiteración y suficiente evidencia de regularidades (recurrencias y convergencias) para arribar a Juicio Clínico válido y confiable.

5) La inclusión de la dinámica interpersonal entrevistador-entrevistado para la comprensión del fenómeno transferencial y contratransferencial, que transcurre durante todo el proceso en un tiempo y espacio compartido.

6) La variable interviniente: el psicodiagnosticador, con su historia personal, profesional, y su posicionamiento ideológico, epistemológico, teórico y ético.

1711 – Nuevas aportaciones al psicodiagnóstico clínico.
II- Objetivos y etapas del proceso psicodiagnóstico.

Objetivo: es un estudio de la personalidad desde el punto de vista clínico. Cuando el objetivo del estudio es otro, el psicodiagnóstico clínico es previo y sirve de base para conclusiones en otros ámbitos.

Etapas del proceso psicodiagnóstico:

El primer paso tiene lugar desde que se produce el pedido del consultante hasta el encuentro personal con el profesional.

El segundo paso consiste en la o las primeras entrevistas en las que se trata de esclarecer el motivo latente y el manifiesto de la consulta, las ansiedades, defensas, la fantasía de enfermedad, curación y análisis que cada uno trae y la construcción de la historia del individuo y la familia.

El tercer momento es el que dedicamos a reflexionar sobre el material antes recogido y sobre nuestras hipotesis presuntivas para planificar los pasos a seguir y los instrumentos diagnósticos a utilizar.

El cuarto momento consiste en la realización de la estrategia diagnostica planificada.

El quinto momento es el dedicado al estudio de todo el material recogido para obtener un cuadro lo más claro posible del caso en cuestión. Hay que buscar recurrencias y convergencias dentro del material, halla el sdo de puntos oscuros o producciones estrafalarias, correlacionar los instrumentos utilizados entre sí y con la historia del sujeto y la familia. Tabular test, interpretarlos. Lo más difícil es comprender el sentido de las incongruencias o contradicciones y aceptarlas como tales, sin poder entenderlas. Quizás se entenderán luego cuando la comunicación entre el sistema Cc e Icc se haya tornado más porosa y el sujeto esté en mejores condiciones para tolerar los contenidos que emerjan.

El sexto momento comprenda la entrevista de devolución de información. El psicólogo no debe asumir la posición “del que sabe” frente a los que “no saben”. Aquí lo que se ha podido develar es aquello que provoca el síntoma que origina la consulta. El psicólogo dirá sus conclusiones y observara la reacción que produce en él o en el entrevistado y servirá para convalidar nuestras conclusiones diagnósticas. Esto puede dar emergencia a nuevos materiales, cosas que no se han dicho o que el paciente ha callado y esto puede cambiar las hipotesis del profesional.

El séptimo paso es la confección del informe psicológico si es que se ha solicitado.


III- El encuadre en el proceso psicodiagnóstico.

El encuadre puede ser más flexible, más estricto, más amplio, permeable o plástico según las normas de la institución en la que se trabaje, el enfoque teórico del profesional, su formación, su modalidad personal y según las características del consultante como su edad o su patología. La primera entrevista nos da pautas acerca del enfoque a elegir. El encuadre incluye no solo la modalidad de trabajo sino también el objetivo del mismo, las veces que nos veremos, el lugar, los horarios, los honorarios y por sobretodo el rol que compete a cada uno. Lo que marca la asimetría de roles es que el psicólogo dispone de conocimientos e instrumentos de trabajo para ayudar al otro a descifrar sus problemas, a encontrar una explicación a sus conflictos y para recomendarle la ayuda más efectiva para resolverlos. Puede haber ciertos aspectos del encuadre que permanecen mudos hasta que algo obliga a romperlos y aparecen con claridad: reacción de bronca ante la llegada tarde del psicólogo. Bleger dice que debemos contar con un encuadre fijo que consiste en una transformación de cierto conjunto de variables en constantes. Se incluyen la actitud técnica, rol, objetivos y tiempo de entrevista. El encuadre funciona como una especie de estandarización de la situación estímulo que ofrecemos al entrevistado y con ello no pretendemos que deje de actuar como estímulo para él sino que deje de oscilar como variable para el entrevistador. Permite mantener el campo de la entrevista de manera que unas variables (que dependen del entrevistador) se mantengan constantes. Debemos asegurarnos de que lo que surja sea material del paciente (variables introducidas por él) y no nuestro.



1769- Reflexiones lógicas, metodológicas y epistemologías para una buena praxis en psicodiagnóstico. (Demanda, ética y limites)
La responsabilidad civil que rige sobre los profesionales de Psicología que evalúa una buena praxis desde los medios por sobre los resultados. Se le demanda que haya procedido correctamente. Deberá garantizar que sus conclusiones sean verosímiles y válidas. Las mismas serán cualificadas como tal, si el proceso del cual son producto, ha sido desarrollado con los parámetros de rigurosidad científica. Para un psicodiagnóstico valido no solo el acto técnico apoyado en el uso de instrumentos confiables será fundamental sino también al proceso complejo integrado por una rigurosidad y adecuada utilización, y análisis y posterior elaboración de conclusiones.

Lo verdadero, lo valido y lo verosímil: Hablar de verdad significaba la existencia de una idea en correspondencia con un objeto de la realidad. Una idea sería verdadera independientemente del modo por el medio del cual se haya arribado a la misma. Otra cosmovisión toma a lo verdadero como un enunciado que se corresponde con una realidad, entendía en términos de construcción intersubjetiva generada y regulada por reglas estatuidas por la comunidad disciplinaria. Está en función de cómo se ha producido ese conocimiento.

Además el profesional está obligado a buscar la verosimilitud en el proceso diagnóstico: “credibilidad en relación a la red de relaciones en la que estamos insertos, tanto la persona a la que pretendemos conocer como a nosotros mismos”. VALIDEZ: es válido todo método que detecte lo que se pretende investigar. Los instrumentos sin embargo no muestran inmediatamente las características del sujeto sino que son construcciones del profesional por medio de un proceso inferencial que tuvo en cuenta observables iluminados por la teoría y la experiencia de quien los piensa. Por eso a la hipotesis no puede adjudicársele verdad pero sí puede pretenderse verosimilitud y validez, es decir que se haya construido como producto y elaboración de un procesos riguroso.



Acerca de las consecuencias metodológicas derivadas de tal posición epistemológica en psicodiagnóstico: El método HD dice que ante una hipotesis obtenida, se derivan consecuencias observacionales. Para alcanzar conclusiones validas el psicodiagnosticador debe observar recurrencias, que se justifica desde la insistencia de la evidencia. Este método introdujo algo en el rol del psicólogo: la observación participante. Además introdujo la estandarización de variables. Entonces las recurrencias, la observación participante, el control de variables y el uso de instrumentos confiables aseguraban la validez del psicodiagnóstico dentro del marco del método HD.

Sin embargo se opaca una realidad: por más riguroso e insistente que sea el observable, por más controlado n su propia proyección se haya mantenido el psicólogo, por más extrema obediencia a la estandarización, por más confiabilidad que demuestren los test, estos datos no aparecen inmediatamente y de modo automático sino que derivan de conclusiones diagnósticas. Se ha naturalizado el proceso de construcción de hipotesis. El HD ha dejado el aspecto de la reflexión, que toma en cuenta la construcción del diagnóstico. Las recurrencias desde la lógica ABDUCTIVA surgen como derivación de necesidad, concluye probables. En la observación participante, se ha reconocido la incidencia del psicólogo con su ideología, historia, formación, experiencia.



1679- Las técnicas proyectivas en áreas diferentes del ámbito clínico.


  1. Las TP en el área educacional: Los problemas más frecuentes con que se enfrente el psicólogo refieren a la prevención y/o diagnóstico de problemas de aprendizaje y orientación profesional.

  • Los trastornos del aprendizaje: (grafico, desiderativo, CAT). Para el diagnostico se busca analizar la correlación entre los niveles de pensamiento lógico y la estructuración del Yo. Las TP pueden detectar el estilo de los mecanismos de defensa básicos del entrevistado y la estructura de sus relaciones objetales, así como la intensidad de impulsos agresivos o auto agresivos. En la evaluación debe hablarse el cómo y el porqué del problema del aprendizaje. El porqué son las condiciones que han hecho posible que el sujeto eligiera la sintomatología y no haya podido defenderse del rol que se le había adjudicado. El cómo es la modalidad por medio de la cual el pensamiento inhibe la función con comportamientos cognitivos confusos o lábiles. Las Tp permitirán: a) evaluar la capacidad del pensamiento para construir un relato o dibujo con organización coherente para vehiculizar una emoción b) apreciar el deterioro que se produce en el pensamiento cuando éste es invadido por el afecto, c) tener una oportunidad para detectar la norma de la incongruencia.

  • La orientación vocacional: Se busca establecer cuáles son los conflictos que dificultan la elección, cómo juegan en éstos las identificaciones, ansiedades y fantasías, para ver de qué manera el psicólogo puede ayudarlo a arribar a una elección lo más autónoma posible.

  1. Las TP en el área laboral: El énfasis se pone en el pronóstico de desempeño del individuo, y no en diagnosticar su personalidad. Además debe tenerse en cuenta la exigencia temporal y la necesidad de incluir pruebas específicas para determinado cargo. Se debe partir para eso de las exigencias del trabajo para buscar en las pautas de la prueba los datos necesarios.

  2. Las TP en el área forense: Son citadas por un tercero. Lo que la diferencia es lo definitiva que puede llegar a ser una sentencia. Los rasgos esenciales a evaluar serán:

-Diagnóstico para discriminar el sustrato psicótico o psicopático de un acto de agresión en un juicio penal.

- Evaluar el grado de peligrosidad o recuperabilidad de un preso a fin de decidir su destino carcelario y plan de rehabilitación.

- Evaluar el daño sufrido de acuerdo con las características de personalidad previa a una situación traumática en juicio de daños y perjuicios.

-Establecer el nivel de competencia y lucidez de un aciano cuando se cuestiona la validez de un testamento de herencia

- Establecer el grado de responsabilidad de una joven que querella por ser víctima de violación.

-Evaluar los rasgos de personalidad y actitud parental de una pareja que solicita adopción.

- Hacer una evaluación comparativa de la capacidad de protección y cuidado de cada uno de los padres en una disputa por la tenencia de los hijos.

- Detectar el peligro de recidiva en padres que han sometido a un niño a abusos o maltratos.



1781 – Apuntes sobre la entrevista semidirigida.


  1. La entrevista semidirigida: Es la técnica psicológica insustituible del psicodiagnóstico por su carácter proyectivo.

La entrevista en su cualidad INICIAL: En tanto entrevista supone un intercambio de índole fundamentalmente verbal que se lleva entre un psicólogo y un consultante con el fin de dar rta a una demanda. La misma puede realizarse espontáneamente por el entrevistado o por un tercer. Es inicial porque es el primer encuentro cara a cara con el entrevistador.

La entrevista en su cualidad PROYECTIVA: Las TP son instrumentos construidos con el objeto de promover distintos tipos de conductas. El supuesto básico es que la conducta es funcional, tiene la función de exteriorizar la estructura y dinámica de la personalidad. Se le da al individuo un material amorfo que debe ser estructurado activa y espontáneamente. No se trabaja con preguntas preestablecidas. No es posible estandarizarla o prever intervenciones adecuadas, se da en el despliegue de la intervención. Inicia con un estímulo ambiguo y poco estructurado a la vez “hábleme de usted”. Siempre se le proporcionara un marco al sujeto en el cual apoyarse: la definición de la situación (encuadre). En un momento disminuye la ambigüedad del relato del entrevistado por ejemplo cuando nos pedimos que nos describa un hecho. Es el momento dirigido donde en entrevistador focaliza interrogando para no perder un aspecto que considera relevante. Luego viene la tarea exploratoria donde se recaba información que el entrevistado no ha dicho o no ha referido de manea espontánea. Sin embargo lo proyectivo sigue: si bien el campo temático se acorta, puede continuar exteriorización su peculiar manera de ser. La interrogación es permisiva, abierta respecto de la manera de responder. Todo esto sirve para la confianza entre sujetos y para posteriormente elaborar una batería de técnicas adecuadas a la demanda que tenga en cuenta las hipotesis presunticas establecidas en los primeros encuentros.

Entrevistas mediatizadas por otras técnicas proyectivas: Con los test ocurre lo mismo, de más ambiguo a mas focalizado manteniendo la cualidad proyectiva.

La entrevista de devolución: En el encuentro final, tiene como objetivo trabajar con el consultante sobre algunas hipotesis presuntivas que se han establecido. El profesional pondrá a consideración del consultante sus inferencias lo cual contribuye a la validez del diagnóstico. Muchas veces se introducen nuevas variables por la cualidad final del encuentro que pueden ser estímulo para el entrevistado y emergen aspectos que no habían aparecido.

  1. Señalamientos teórico- metodológicos para el abordaje de la entrevista semidirigida.

El campo psicológico: Se puede entender como el emergente complejo del vínculo Entrevistador – entrevistado que se lleva a cabo en un espacio, en un tiempo particular, en un contexto y en cualquiera de los ámbitos de trabajo psicológico a través de una particular relación que se funda entre ambos con propósitos definidos. Casullo lo sintetiza:

-Entre los participantes se estructura una relación de la que depende todo lo que en ella acontezca.

-Se debe procurar que el campo se configure especialmente por las variables que dependen del entrevistado.

-La relación entre ambos delimita y determina el campo de la entrevista y todo lo que en ella acontece.

- El campo de la entrevista es dinámico.

- para obtener el campo particular de la entrevista debemos contar con un encuadre fijo.



- El entrevistador controla y dirige la entrevista favoreciendo que sea el entrevistado quien configure el campo.

El encuadre: Consiste en determinadas reglas, indicaciones, y acciones previstas y planificadas por el entrevistador. Es un marco fijo que delimita, contiene y estabiliza la situación del campo de la entrevista y su dinámica. Es dijo pero no rígido, puede variar de acuerdo a las características del consultante, la demanda, el ámbito de donde proviene la solicitud, el marco teórico conceptual del psicólogo y su formación eficiente (actitud profesional). Además influye la modalidad personal e idiosincrática del entrevistador, su historia de vida, su práctica, contexto institucional donde despliega su práctica y el conocimiento sobre sí mismo si ha transitado la experiencia analítica. El encuadre facilita la observación de fenómenos psicológicos relacionados en cómo el entrevistado lo percibe. Consiste en la transformación de ciertas variables en constantes. Variables a mantener constantes:

  • Modalidad del entrevistador

  • Definición de roles, funciones. SOSTENER el rol.

  • Explicitación de la tarea a desarrollar. Momentos, etapas secuenciales. Contrato.

  • Procedimientos técnicos.

  • Tiempo estimado para cumplimentar el proceso.

  • Lugar

  • Cantidad estimada de encuentros, fechas y horarios.

  • Objetivos del psicodiagnóstico

  • Expresión textual de consignas, pautas formales, de contenido e interpretación de los instrumentos de diagnóstico.

  • Entrevista de devolución oral al consultante con especificidad al ámbito.

  • Informe escrito con adecuación a quien lo solicita.

  • Honorarios.

El manejo ineficiente del encuadre nos hace perder información valiosa al momento de generar las hipotesis.

El psicólogo, variable interviniente: el marco teórico que usa el sujeto otorga significado a los fenómenos observables: el entrevistador por ende será parte del fenómeno a estudiar e interpretar. La percepción no es neutral. El entrevistador condiciona los fenómenos que allí tienen lugar. Es una variable interviniente en su condición de observador participante: el psicólogo modifica el campo por su sola presencia, cada subjetividad es un estímulo para el otro. Si él es conciente del rol que protagoniza, usara cada vez con mayor habilidad los artificios técnicos para controlarse como variable en el proceso: por eso puede regular sus intervenciones, reflexionar sobre las reacciones que les despierta el entrevistado, permitir sin prejuicios el despliegue subjetivo del otro, y realizar su práctica en forma racional y rigurosa.

Disociación instrumental: cuando no se produce se da una identificación proyectiva masiva: A) Anulación del rol actitudinal del psicólogo, desequilibrio en el manejo de la disociación instrumental. B) la imposibilidad de sostener el encuadre. C) no puede interpretar los fenómenos transferenciales. D) La contratransferencia da lugar a la actuación. E) Desaparece la asimetría. La disociación instrumental se produce cuando el entrevistador manifiesta una actitud de interés y respeto a través de la escucha y la mirada captan con sensibilidad el discurso, registrando por escrito, conteniendo el bloqueo verbal y las expresiones afectivas durante el momento libre. También durante el momento dirigido cuando el entrevistador formula las intervenciones de manera cuidadosa con la misma atención y respeto. Así el entrevistado percibe que el entrevistado es capaz de comprenderlo, de ponerse en su lugar. Entonces es un artificio técnico, un procedimiento actitudinal planificado y deliberadamente implementado. La función es estimular el discurso del entrevistado, graduando el impacto emocional y niveles de desorganización que pudieran producirse, contribuyendo a que el campo psicológico sea propicio para generar un encuentro empático para el logro de los objetivos.

Transferencia – contratransferencia: Todas las formas de relación que se establece entre dos o más personas están atravesadas por vivencias y vínculos previos que se actualizan en el momento presente. En muchos casos la transferencia tiende a dirigir la conducta del entrevistador hacia la acción: prever y evitar el riesgo de la actuación conduce a pensar sobre la actitud que corresponde asumir. Freud habla de regla de abstinencia que supone cierta suspensión de sus convicciones, preconceptos y prejuicios para poder dar cuenta con la reflexión de la singularidad del sujeto al que intenta comprender a partir del acontecer de la entrevista, evitando actuar la contratransferencia. Puede usar la información que ambas le dan para inferir la modalidad vincular que caracteriza al sujeto, las causas que la originaron.

Ansiedades: Bleger dice que la ansiedad o angustias es un estado de desorganización del organismo y la intensidad varía de un mínimo como señal de alarma a un máximo en el pánico. Es una organización desequilibrante que tiene efectos a nivel psicológico y físico-corporal. Freud distingue a la angustia y la presenta como causa o efecto de la represión. Primero la represión separa la representación de la energía libidinal y muda como angustia. También funciona como señal, recordando al yo la amenaza de castración.

Klein describe la ansiedad como la cualidad emocional intrínseca a un tipo de relación y un modo defensivo. Habla de 2 tipos de ansiedad: A) La que se origina en la posición esquizoparanoide, ansiedad paranoide (se presente ante el temor a la disolución de la divalencia objetal objeto bueno o malo- que mantiene disociados afectos contradictorios) en ella el miedo es el afecto predominante. B) Posición llamada depresiva, se instala el conflicto ambivalente (sucede la amenaza de pérdida del objeto amado por el odio o rechazo que se le tiene al mismo tiempo –objeto bueno y malo). La derivación es la ansiedad depresiva siendo el afecto la tristeza. En el proceso psicodiagnóstico al principio de observa ansiedad paranoide por la amenaza que sufre el yo ante lo desconocido. Luego da paso a la ansiedad depresiva por el cuidado del objeto y el temor al daño o a la pérdida del mismo. La entrevista final puede producir fantasía de pérdida y temor ante el destino de lo acontecido. Es tarea del psicólogo distinguir cual ansiedad se corresponde con las características idiosincráticas.



Entonces: ANGUSTIA es un afecto (producto herramienta del yo). La ANSIEDAD es una respuesta del yo.

  1. Recomendaciones para la entrevista:

  • Respetar las consignas y los momentos de la entrevista. El control de variables refiere a las consignas: enunciarlas de manera adecuada, como los tiempos. Decir “de lo que usted quiere DE USTED “es más correcto.

  • Explicar el paso a la segunda consigna, del tiempo dirigido “a partir de este momento voy a hacerle algunas preguntas”

  • Errores como muletillas o expresiones que debemos neutralizar “bien” “seguro”.

  • Tener presente los objetivos del psicodiagnóstico.

  • Interrogar en su justa medida: darnos cuenta del límite del sujeto respecto de una temática.

  • Retomar textualmente los dichos del entrevistado al interrogar.

  • No teñir los dichos del entrevistado con nuestros propios sentidos.



1777- Procedimientos metodológicos para la administración, análisis y construcción de la Entrevista Inicial.
La entrevista inicial:

  1. Respecto al proceso de construcción inferencial, 3 aclaraciones centrales:

  • El proceso inferencial comienza desde el mismo momento en que se produce el primer contacto con el entrevistado

  • Los datos son construcciones, productos de una interacción dialéctica entre las categorías previas de quien los construye y los observables.

  • Los observables se transforman en indicadores en la medida en que descripciones pueden ser vinculadas con conceptos psicológicos. Observable se transforma en indicador porque puede referirnos a un concepto psicológicamente relevante, y lo recortamos como significante porque poseemos conceptos previos.

¿Por dónde empezar?  Tomar notas de sensaciones, impresiones, intuiciones, sentimientos o pensamientos que le suscita el entrevistador durante la entrevista y luego que el entrevistado se va. Realizar varias lecturas de la entrevista para que las categorías previas comiencen a resaltar observables. Compartir con otro la lectura de la entrevista. Tomar los criterios de significación de datos. El alumno debe destacar aquellos datos que:

  • No son esperables o reflejan la edad, nivel educacional, etc.

  • Insisten de diversas maneras en el discurso

  • Pueden ilustrar algunas de las áreas de la investigación (Familia nuclear actual, familia de origen, datos sobre infancia, distintos momentos vitales, pareja, trabajo, estudio, tiempo libre, amistades aspectos sobre la salud).

  • Dan cuenta del contexto en el que vive y significa la realidad el sujeto.

  • Tienen que ver con el modo en que el sujeto ha reaccionado a intervenciones, gestos, pautas, que ha propuesto el investigador.

El estudiante deberá explicar las siguientes dimensiones del sujeto:

  • Modalidad defensiva

  • Modalidad vincular

  • Fenómenos transferenciales y contratransferenciales.

  • Aspectos más o menos adaptativos en relación al concepto de salud.

  • Aquello que caracteriza y expresa modos singulares de expresión subjetiva.

Una vez tomados los datos significativos deben articulares con los otros datos significativos y con la teoría.

  1. Diferencia entre H presuntiva y diagnostica. Para pasar de la primera a la segunda debe haber evidencia empírica, argumentación racional (justificación) y articulación teórica (explicación y comprensión).

  2. Diferencia entre H presuntiva y pautas de interpretación genéricas asociadas a los indicadores. Estas pautas son producto de estudios e investigaciones.

  3. Articular niveles inferenciales y niveles de profundidad de las hipotesis (presuntiva-diagnostica)



Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos