10 Política y Economía



Descargar 1.24 Mb.
Página6/11
Fecha de conversión31.05.2018
Tamaño1.24 Mb.
Vistas293
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11
55f:
"Este poder de actuar a discreción para el bien público, sin hacerlo conforme a lo prescrito por la ley, y aún contra ella en ciertos casos, es lo que se llama «prerrogativa». [...]" (§ 160)

"[...] la prerrogativa no es otra cosa que el poder de hacer un bien público, sin regla alguna." (§ 165)

"La vieja pregunta acerca de este asunto de la prerrogativa vuelve a plantearse: ¿Quién podrá juzgar si se ha hecho recto uso de este poder? Y respondo: [...] al pueblo no le queda otro remedio que apelar a los cielos. [...]" (§ 168)

ñ Algunos paradigmas explicativos de la política
Basta leer a Spinoza en su Ética como para darnos cuenta los verdaderos factores propulsores de la conducta humana.
ñ § El uso de la naturaleza
Recordemos que el juego en los niños es una aplicación que se extenderá al ser adultos: el juego de los varones tiene un fin laboral, comercial y defensivo; y el de las niñas del arte culinario, del manejo psicológico, etc. Era tan feo jugar siendo niños a un juego que no nos gustara, como cuando se es adulto y se debe trabajar en lo que a uno no le agrada.

Así como cuando éramos pequeños y nos ingeniábamos con los elementos primarios de la Naturaleza y hacíamos nuestras chozas, armas, etc., hacíamos nuestro mundo de fantasía. Ahora, al ser "grandes" aún seguimos haciendo lo mismo. Entre los integrantes gubernamentales se ofrecen cargos, instrumentos, armas, jerarquías, etc. La tecnología, los edificios y demás, no son otra coa que lo mismo pero mejor confeccionados. Así también, análogamente, los recovecos que encuentran los infantes en el potrero que les sirve para apropiarse y hacer de ellos su sitio y dominio de juegos, el adulto lo hace no sólo en los dominios del ecosistema natural, sino también en esa sociedad que es fruto de aquél. Teníamos en aquellos años nuestros amigos de edad superior que hacían chozas mejores que las que podíamos hacer nosotros, y al ir a casa pensábamos que ése era un estamento diferente y seguro, cuando en realidad es siempre una extensión de los juegos y de la habilidad de adaptarse a la Naturaleza. El mismo Marx "observaría" esto aunque de otra manera, en sus Manuscritos al indicar que la «enajenación» es el «extrañar el juego de la infancia»60a:


"[...] Ahora nos preguntamos ¿cómo llega el hombre a enajenar, a extrañar su trabajo? [...]"
El uso de la razón fuera de la Naturaleza trae conflicto, tanto como correr contra el viento. Si por ejemplo, en una casa hace falta leños para calentarse ante un riguroso invierno, estará contra lo natural depredar todo un monte por ello ya que con poco habría sido suficiente; y si se le hace, luego vendrán los inevitables desequilibrios del ecosistema. Lo adecuado es usar la razón dentro del esquema natural. Lo mismo será para un Estado ante el apropio y usufructo natural.
ñ § El poder
Lo más común al hablar de «política seria» es escuchar decir que su fundamento es el «poder». Es ésta, entre otras, una cuestión errada; sobretodo porque es el «poder» un factor más entre tantos otros y porque no le corresponde a ésta la pretendida «seriedad». No podemos ser serios si pretendemos dominar al prójimo.

Esta falsa idea la tenemos ya en Rousseau74b:


"Ahora bien, como los hombres no pueden engendrar nuevas fuerzas, sino solamente aunar y dirigir las que existen, no les queda otro remedio, para subsistir, que formar por agregación una suma de fuerzas a que pueda superar la resistencia, ponerlas en juego mediante un sólo móvil y hacerlas actuar de consuno."
y también en Weber92:
"[...] cuando se dice que un problema es «político», cuando se dice que un ministro de gabinete o un oficial es un funcionario «político», o cuando se dice que una decisión está «políticamente» determinada, siempre se hace referencia a que existen intereses en la distribución, mantenimiento o transferencia del poder, [...]."
Estas confusiones trajeron aparejados distintos aspectos del complejo político. Por ejemplo, en Bobbio y Metteucci al clasificar las formas de poder en económica en ideológica y política09c, a esta última se la subdivide en dos: como el dominio del hombre sobre el hombre, o bien como medio para obtener un fin.

No menos significativas son los interpretadores de Foucault. Por ejemplo, tenemos a Díaz y Heler24:


"[...] Conviene aclarar que no siempre que se dice poder se está expresando dominio. Hay discursos que entrañan dominio, es decir, imperio sobre el otro. Pero también hay poder sin dominio. Poder como voluntad de hacer, de realizar de lograr. El discurso no es siempre dominio, pero siempre es poder, o mejor dicho deseo de poder."
o bien a Machado05a:
"La cuestión de la fuerza o potencia puede considerarse por lo menos en tres sentidos: 1. [Por] los intercambios fisicoquímicos y energéticos, [...]. 2. [Por] los excesos de fuerza en la esfera moral y política [... 3. Por la reflexión] sobre el papel de la fuerza como tal, desde el punto de vista del individuo y la sociedad, en relación con el acrecentamiento efectivo del potencial científico y técnico desde los comienzos de la industrialización. [...]"

"[...] En Foucault, encontramos, no una teoría de la potencia, sino los elementos de una teoría de poder [... Nos dice:] «...sólo existe el poder ejercido por los unos sobre los otros; el poder únicamente existe en acto por más que, desde luego, se sitúe en un campo de posibilidad [...].»"


No faltan tampoco otras concepciones, como lo es la siguiente en Deleuze23a:
"Postulado de la propiedad, el poder sería la «propiedad» de una clase que lo habría conquistado. Foucault muestra que el poder no procede de ese modo, ni de ahí: no es tanto una propiedad como una estrategia, [... El] poder carece de homogeneidad, pero se define en las singularidades, [...]."
o bien como «poder coactivo» según Arendt02 por el control del totalitarismo sobre el ciudadano, el populacho y las masas.

Ya desde Aristóteles el término «poder» comprende parecidas concepciones:


- como fuerza actuante

- fisicalista (velocidad de la energía)

- psicologista (dominio coactivo)

- como probabilidad (cuantificación de la posibilidad)

- como potencial (latente causa de un acto a darse)
ñ § La economía
Resultará llamativa para muchos esta aserción de Marx60:
"[...] Las únicas ruedas que la Economía Política pone en movimiento son la codicia y la guerra entre codiciosos, la competencia."
Y notablemente ha sido sustancialmente él quien ofrece el modelo económico como explicativo de todas las relaciones humanas. Todo quehacer, toda actividad social pública o privada, siempre es movida por un balance económico.

Este enfoque es muy cierto pero, como todos, adolece de un inconveniente; a saber, el mismo que los otros. Es decir, que será la economía sólo uno de los tantos motivos hegemónicos de la política.


ñ § El amor
Dejando de lado las consideraciones socialistas de las utopías y ucronías clásicas (Moro, Bacon, Campanella, Owen, Andreae, Harrington, Merciere, Saint-Simón, Fourier, Proudhon, Babeu, Cabet, etc.), podemos afirmar que la explicación hegemónica del paradigma político ideal es la cristiana.

Basta observar los ambientes de paz y armonía de muchas familias e instituciones evangélicas cómo viven. Ellos convergen sus principios a los reales axiomas de Cristo. Es, sin duda alguna, el «amor al prójimo» un factor altamente directriz en las sociedades humanas —y por qué no extenderlo a las de los demás seres del reino biológico.

Respecto del derecho de propiedad que Locke ve en la transacción del synolon de la Naturaleza, lo bueno y genial de la sabiduría ejemplar cristiana es que en Jesús no existen tales intereses o perspectivas, sino sólo el «amor» desinteresado.

La «utopía» en política no consiste en sus raíces metafísicas, sino en la mala e incorrecta aplicación de las mismas.

Usar el intelecto solamente para organizar la sociedad es un error. Lo que se está haciendo es utilizar la inteligencia del hemisferio cerebral izquierdo y por ello se está utilizando sólo lo formal o información. Esto es entrópico y no desencadenará otra consecuencia que consideraciones materialistas y corruptas. Sólo será aquello brindado por el hemisferio cerebral derecho, es decir, por el orden, lo que nos guiará a toda vital organización. Esto último equivale a decir que, lo que sentimos, expresado en términos trascendentales como el amor, es el ser negentrópico que podrá ordenar al mundo que nos rodea de una forma no conflictiva. Todos, hasta el menos cuerdo, sabe sentir lo bueno. Sólo el más inteligente es aquél propenso a los mayores vicios.
ñ § La manutención de la especie
Este es el paradigma de Schopenhauer y al cual adherimos.

Todo puede explicarse bajo este modelo; ya sean las mismas explicaciones que los otros paradigmas como asimismo cuestiones que éstos no pueden contemplar. Aun, como es de esperar, toma fundamento este modelo y se hace de verdadero hegemónico político, contemplando como secundarios a todos los demás.

Las «pragmáticas universal y trascendental» de Habermas y Apel, como sociológica y filosófica, respectivamente, son un acercamiento interesante a las formas de no violencia política. Concretamente esta última, conocida como ética del discurso, presupone una comunidad ideal y ejemplificadora de las condiciones a priori del entendimiento humano. Sus «condiciones de posibilidad» lingüística presuponen implícitos dados previos en toda comunicación y que no pertenecen a la conciencia —con-objetividad de la realidad empírica. Es a ella, como entre tantas otras disciplinas de lo ético, que debieran fundirse con el paradigma que se presenta.

ñ Algunos autores que coinciden en sus enfoques
Seguidamente y a modo ilustrativo podemos ver cómo la línea empirista liberal inglesa coincide en sus autores base dada por Hobbes41, Locke55 y Rousseau74. Por ejemplo, con respecto a la necesidad primigenia de la «autoconservación» del ciudadano, nos dicen, respectivamente:
"La causa final, fin o designio de los hombres (que naturalmente aman la libertad y el dominio sobre los demás) al introducir esta restricción sobre sí mismos (en la que los vemos vivir formando Estados) es el cuidado de su propia conservación y, por añadidura, el logro de una vida más armónica; es decir, el deseo de abandonar esa miserable condición de guerra que, tal como hemos manifestado, es consecuencia necesaria de las pasiones naturales de los hombres, [...]."41b
"[...] En virtud de la ley fundamental de naturaleza, un hombre debe conservarse a sí mismo hasta donde le resulte posible; y si todos no pueden ser preservados, la salvación del inocente ha de tener preferencia. [...]"55g (cap. 3, § 16)

"[...] la primera y fundamental ley positiva de todos los Estados es el establecimiento del poder legislativo. Y la primera y fundamental ley natural que ha de gobernar el poder legislativo mismo, es la preservación de la sociedad [...]."55g (cap. 11, § 134)


"[En el hombre, su] primera ley es velar por su propia conservación, sus primeros cuidados son los que se debe a sí mismo, [...]."74c
a la idea del «soberano como ser colectivo»:
"[...] Es, en efecto, la unidad del representante, no la unidad de los representados lo que hace la persona una, [...]."41d (PARTE II, cap. 16)

"[...] la esencia del Estado, que podemos definir así: una persona [...]. El titular de esta persona se denomina SOBERANO, y [...] cada uno de los que le rodean es SÚBDITO suyo."41d (PARTE II, cap. 17)

"El único camino [...] es conferir todo su poder y fortaleza a un hombre o a una asamblea de hombres, todos los cuales, por pluralidad de votos, pueden reducir sus voluntades a una voluntad. Esto equivale a decir elegir un hombre o una asamblea de hombres que represente su personalidad; [... La] la multitud así unida en una persona se denomina ESTADO, en latín CIVITAS. [...]"41d (PARTE II, cap. 17)
"[...] «Estado» [es] una comunidad independiente: a lo que los latinos llamaban civitas, [...]."55h
"[El] soberano, que no es más que un ser colectivo, [...]."74g (Libro II, Cap. I)

"[El] Estado o la ciudad no es más que una persona moral cuya vida consiste en la unión de sus miembros, y su cuidado más importante es el de su propia conservación, [...]."74g (Libro II, cap. IV)


con respecto a la «fuerza holística de la mayoría»:
"El único camino [...] es conferir todo su poder y fortaleza a un hombre o a una asamblea de hombres, todos los cuales, por pluralidad de votos, pueden reducir sus voluntades a una voluntad. Esto equivale a decir elegir un hombre o una asamblea de hombres que represente su personalidad; [... La] multitud así unida en una persona se denomina ESTADO, en latín CIVITAS. [...]"41b
"Porque como lo que hace actuar a una comunidad es únicamente el consentimiento de los individuos que hay en ella, y es necesario que todo cuerpo se mueva en una sola dirección, resulta imperativo que el cuerpo se mueva donde lo lleve la fuerza mayor, es decir, el consenso de la mayoría. [...]"55i
"Ahora bien, como los hombres no pueden engendrar nuevas fuerzas, sino solamente aunar y dirigir las que existen, no les queda otro remedio, para subsistir, que formar por agregación una suma de fuerzas a que pueda superar la resistencia, ponerlas en juego mediante un sólo móvil y hacerlas actuar de consuno."74b
y con respecto al derecho de propiedad:
"[...] es inherente a la soberanía el pleno poder de prescribir las normas en virtud de las cuales cada hombre puede saber qué bienes puede disfrutar y qué acciones puede llevar a cabo sin ser molestado por cualquiera de sus conciudadanos. [...]"41e
"[Cada] hombre tiene [...] una propiedad que pertenece a su propia persona; y a esa propiedad nadie tiene derecho, excepto él mismo. El trabajo de su cuerpo y la labor producida por sus manos podemos decir que son suyos. [...]"55j
"En general, para autorizar en un terreno cualquiera el derecho del primer ocupante, se requieren las condiciones siguientes: [...] tercero, que se tome posesión de él, no con una vana ceremonia, sino con el trabajo y el cultivo, único signo de propiedad [...]."74h
ñ El significado del término «Estado»
Mucho se ha escrito al respecto del concepto de «Estado». Se pretende explicar el propio ajustado a la disciplina de los sistemas de la Teoría del Control.

Haciendo historia, vemos que ya en la época medieval tenemos raíces del concepto. Por ejemplo en Maquiavelo58b:


"Todos los estados, todas las soberanías que tienen o que han tenido autoridad sobre los hombres, han sido y son, o repúblicas, o principados." (cap. I)

"Los príncipes construyen las fortalezas para mantenerse con más facilidad en sus estados, frecuentemente amenazados por los enemigos exteriores, y para contener el primer ímpetu de una revolución. [...]" (cap. XX)


lo mismo que en Hobbes41c:
"[...] gracias al arte se crea ese gran Leviatán que llamamos república o Estado (en latín civitas) que no es sino un hombre artificial, aunque de mayor estatura y robustez que el natural para cuya protección y defensa fue instituido; y en el cual la soberanía es un alma artificial que da vida y movimiento al cuerpo entero; [...]."41c (Introducción)

"[...] la multitud así unida en una persona se denomina ESTADO, en latín CIVITAS. [...]"41c (PARTE II, cap. 17)

"[...] la esencia del Estado, que podemos definir así: una persona [...]. El titular de esta persona se denomina SOBERANO, y [...] cada uno de los que le rodean es SÚBDITO suyo."41c (PARTE II, cap. 17)

"La NUTRICIÓN de un Estado consiste en la abundancia y distribución de materiales que conducen a la vida [... Tierra y mar] Dios los ha puesto libremente ante nosotros, [...]."41c (PARTE II, cap. 24)


Es interesante aquí tomar el punto de vista que tiene otro autor sobre la obra precedente. Nos referimos a Carl Schmitt. Este intérprete obtiene conclusiones interesantes. Por ejemplo los significados y conceptos que extrae79:
"[...] el Leviathan sea el Estado y el Behemoth la revolución [...]." (p. 20)

"[...] en el texto del libro el vocablo «Leviathan» sólo aparece citado tres veces. [... Una como un] ser artificial, un animal artificiable, automatón o machina. [Otra como] el nacimiento del Estado: por medio de un contrato que cada uno celebra con los demás, [... Y, finalmente, como el] titular del poder supremo, rector y gobernador del Estado, [...]." (p. 18 y 19)


Siguiendo, a Locke55k:
"[...] «Estado» [es] una comunidad independiente: a lo que los latinos llamaban civitas, [...]." (cap. 2, § 133)

"[...] la mayoría tiene el derecho de actuar y decidir en nombre de todos." (cap. 8, § 95)

"[...] Porque como lo que hace actuar a una comunidad es únicamente el consentimiento de los individuos que hay en ella, y es necesario que todo cuerpo se mueva en una sola dirección, resulta imperativo que el cuerpo se mueva donde lo lleve la fuerza mayor, es decir, el consenso de la mayoría. [...]" (cap. 8, § 96)

"Para entender el poder político correctamente, y para deducirlo de lo que fue su origen, hemos de considerar cuál es el estado en que los hombres se hallan por naturaleza. Y éste es un estado de perfecta libertad [...]. Es también un estado de igualdad, [... No] es, sin embargo, un estado de licencia [, es decir,] no tiene, sin embargo, la libertad de destruirse a sí mismo, ni tampoco a ninguna criatura de su posesión, excepto en el caso de que ello sea requerido por un fin más noble que el de su simple preservación. [...]" (cap. 10, § 4-6)


En la modernidad citamos, entre varios; a Rousseau74d:
"Este paso del estado de Naturaleza al estado civil, produce en el hombre un cambio muy importante, sustituyendo en su conducta el instinto por la justicia y dando a sus acciones la moralidad que le faltaba antes. Sólo entonces, cuando la voz del deber se cede al impulso físico y el derecho al apetito, el hombre, que hasta entonces no había mirado más que a sí mismo, se ve obligado a obrar con arreglo a otros principios y a consultar su razón antes de escuchar sus inclinaciones. [...]"64 (Libro I, Cap. VIII)

"[El] Estado o la ciudad no es más que una persona moral cuya vida consiste en la unión de sus miembros, y su cuidado más importante es el de su propia conservación, [...]."64 (Libro II, Cap. IV)


a Tocqueville89:
"El imperio moral de la mayoría se funda, también, sobre este principio: que los intereses del mayor número deben ser preferidos a los del menor. [...]"
a Hegel38:
"La idea universal se manifiesta en el Estado. [...]" (Introducción General, cap.2, p. 102)

"Llamamos Estado al individuo espiritual, al pueblo, por cuanto está en sí articulado, por cuanto es un todo orgánico. [...]" (Introducción General, cap.2, p. 103]

"El Estado es, por tanto, el objeto inmediato de la historia universal. En el Estado alcanza la libertad su objetividad y vive en el goce de esta objetividad. [...]" (Introducción General, cap.2, pp. 103-104]
a Mill64:
"[...] La voluntad del pueblo significa, en realidad, la voluntad de la porción más numerosa y activa del pueblo, de la mayoría, o de aquellos que consiguieron hacerse aceptar como tal mayoría. [...]"
a Marx60:
"[...] en el estado ascendente de la sociedad, la decadencia y el empobrecimiento del obrero son producto de su trabajo y de la riqueza por él producida. [...]"
a Weber09b,92:
"Por estado debe entenderse una empresa institucional de carácter político en la cual y en la medida en la cual el aparato administrativo tiene con éxito una pretensión de monopolio de coacción física legítima, en vista de la actuación de los ordenamientos".09b

"[...] el Estado es una relación de hombres que dominan a otros hombres, [...]."92


Ya en la contemporaneidad, por ejemplo, dice Gramsci70 que el Estado es la unión de la «sociedad civil (consenso hegemónico) con la sociedad política (coerción dictatorial)».

Todos estos autores se están refiriendo a lo mismo pero explicándonos la cuestión desde distintas miras. Este tema, el «estado» e interpretado según lo hace la Teoría de Sistemas de Control que defendemos, consiste en verlo como un todo fluir social causalístico (behaviorístico) poseyendo un estado interno.

Maquiavelo nos habla de un «estar» del principado; Hobbes lo hace por su parte con monstruo orgánico viviente mayestático; Locke, Rousseau, Tocqueville, Mille y Weber como aplicado a la fuerza del hombre en sociedad; Hegel a lo que él llama «idea universal»; Marx como plasmación del capitalismo; y Gramsci como vínculo gobernante-gobernado.

Es, precisamente, ese «estar» de los ciudadanos lo que denominamos Estado. O bien, es el «estado del ciudadano» lo que muestra su posición como tal. Es decir, que el ciudadano se muestra en su arte, política, ciencia, etc., a través de ponderabilidades.

¿Qué se quiere decir con ponderabilidades?... Es simple, pues, que cada estar del individuo de una sociedad es posible mensurarlo por grados, de tal forma de poder observarlo y ejercer sobre él un gobierno —cuidado, no hablamos de dominio. Los Indicadores Trascendentales que en otra parte de este libro se ha expuesto y desarrollado, permitirán ponderar dichos estados respectivos en cada punto de interés del ciudadano, mostrando al efecto una totalidad como «vector de estado interno». Así, podemos hablar de un Estado ciudadano como suma de todos los estados individuales.

Llevemos esto a expresiones potables. Si estamos interesados, por ejemplo, en los Indicadores Trascendentales de humor, amor y solidaridad de la gente del pueblo, ellos se ordenarán en cada individuo de la siguiente manera:


«estado» del individuo = ei = [H A S]T

y en el conjunto social
«Estado» de la sociedad = E = [e1 e2 ... en]T

Que el Estado así entendido se ordene en tres poderes, o en uno solo, o bien que refleje tal o cualquier cosa, ello no impide este punto de vista. Solamente se quiere mostrar cómo es dada la etimología o sentido del término que usamos según signifiquen (sean signos de) un referente.

De más estará decir las ventajas que tiene este enfoque de control. Puede realimentarse, estimarse, etc., y hasta ser predictivo.



ñ


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos