1. Las Abejas y La Gente



Descargar 0.93 Mb.
Página10/25
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño0.93 Mb.
Vistas747
Descargas0
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   25

Planes Para el Manejo

El aumento y bienestar de la colonia de abejas de miel depende de:

• la capacidad de aovar de la reina;

• la habilidad de la población de obreras de mantener a favorable temperatura el nido de cría, y de alimentar la cría, (i.e. tamaño y edades de la población de obreras);

• disponibilidad de néctar y polen (o almacenes de miel durante períodos de escasez).

• espacio en la secciones apropiadas de la colmena para la expansión del nido de cría, y el almacenar de miel. *

[ * Productive management of honey bee colonies, C.L. Farrar, American Bee journal, vol. 108, nos. 3-10. ]

Los planes de manejo apícolas tienen el objeto de aumentar o mejorar estos componentes. El nivel de sofisticación de una operación apícola determina hasta cual punto los planes de manejo pueden afectar los componentes.

En la apicultura de alta tecnología se pueden usar reinas genéticamente seleccionadas, las colonias se pueden alimentar de sirope de azúcar y suplementos de polen, y se pueden mover las colonias con cada estación para seguir las afluencias de néctar (apicultura migratoria). Tales planes no están al alcance de proyectos apícolas de escala pequeña o son impráctos por el costo.

Para el agricultor de escala pequeña el plan de manejo más práctico es el que no pide componentes caros. La labor es usualmente el componente más barato a su alcance. Los planes que tienen el fin de asegurar suficientes almacenes y espacio para la colonia dependen sólo de la labor.

Planes de manejo que aseguran suficiente miel almacenada en la colmena para las épocas de escasez sólo dependen del reconocimiento de su importancia. No se necesita ni más esfuerzo ni más labor. Aún así es el aspecto más olvidado del manejo de abejas (y por eso el más costoso). El abejero con demasiado frecuencia es el peor enemigo de las abejas.

La tentación de quitar toda la miel al fin de la afluencia de miel a veces es demasiado grande para el abejero. Sacar la miel y venderla rinde ganancias inmediatas; dejándola dentro de la colmena para el uso de las abejas durante el periodo de escasez es una inversión para el futuro, o una ganancia aplazada.

Una cantidad suficiente que se deje en la colonia durante el periodo de escasez asegura que la colonia sobreviva y esté en buenas condiciones al comienzo del próximo periodo de aumento. Sin suficientes almacenes, la colonia puede morir de hambre o puede quedar tan débil que no pueden defenderse contra el pillaje.

La apicultura que se descuida de este aspecto del manejo se puede llamar la apicultura de "acordeón". El abejero pasa cada época de aumento y de afluencia de miel incrementando el número de colonias sólo para perder la mayoría durante el siguiente periodo de escasez. El abejero de acordeón fluctúa entre un número grande de colonias y un número reducido.

El segundo plan de manejo más práctico para proyectos apícolas de pequeña escala es la manipulación de la colmena. Esto es el manejar del espacio de la colonia, aumentándolo y aminorándolo donde y cuando se necesita.

La colonia no sólo necesita más espacio para almacenar la miel durante la afluencia, sino que necesita espacio para la expansión del nido de cría, durante el periodo de aumento. Las abejas abren espacio para la cría, comiéndose el polen y la miel alrededor de la cámara de cría, así libran esas celdas para que la reina empolle, pero esta forma de expansión es un proceso lento y puede limitar la capacidad de aovar de la reina. Cuando esto ocurre se dice de la colonia que está "limitada por la miel" porque el nido de cría, esta dentro del confín de las celdas de miel. Un nido de cría, apiñado y limitado por la miel es el mayor factor que estimula la enjambrarán.

Cambiando los panales llenos de miel situados al limite del nido de cría, por unos vacíos el abejero puede aliviar la condición de "apiñamiento" mucho más rápido que las abejas. Así le da más espacio a la reina para aovar y la colonia crece más rápido a su máxima población.

Por otra parte, durante el período de escasez la colonia necesita menos espacio porque la población se está disminuyendo. El abejero debe quitar de la colmena los espacios o panales desusados. así compacta la colonia y permite que las abejas puedan defenderse mejor contra pillaje y los animales nocivos.

En la manipulación de la colmena para crear o reducir espacio, es importante recordar que la buena práctica de la apicultura requiere el entendimiento del ciclo anual de la colonia y el manejo de operaciones al tiempo apropiado. Una manipulación hecha al tiempo correcto del ciclo puede ser infalible en dar el resultado buscado. La misma manipulación hecha a un tiempo mal escogido casi siempre falle.
La buena apicultura =


un buen entendimiento de los ciclos de la colonia



manipulaciones al tiempo apropiado



colonias fuertes


La buena apicultura

El entendimiento del ciclo de la colonia del tiempo apropiado para manipular la colmena crece con la experiencia. Es el arte de la apicultura.

Los siguientes son los tres problemas del manejo que el abejero siempre tiene que confrontar:

• determinar la fecha de la afluencia principal del néctar;

• aumentar la población de las colonias en preparación para la afluencia principal de néctar.

• decidir que hacer con las colonias durante el período de escasez.

La determinación de la fecha de la afluencia principal de néctar se basa en experiencia con el sitio. Pide que el abejero observe las abejas en el medio ambiente. La determinación de la afluencia principal viene de un buen entendimiento de las abejas y su relación al medio ambiente.

La siguiente es una lista de datos para ayudar a determinar cuando ocurre la afluencia de néctar principal. La mayoría de estos detalles no son actividades que se puedan considerar terminadas una vez hechas sino que son observaciones que hay que continuar mediante la práctica de la apicultura.

• Hacer estudios para identificar las plantas del sitio que son las mayores productoras de néctar y polen. Notar a cuales plantas las abejas visitan, especialmente ésas que atraen gran número de abejas.

• Hacer estudios de las épocas del floración de estas plantas. Tomar en cuenta las condiciones climáticas (presentes y anteriores) que causan buenas afluencias de néctar en estas plantas.

• Hacer apuntes estacionales del aumento y la disminución de peso de unas colonias que están sobre balanzas.

• Apuntar las costumbres agrícolas del lugar (cosechas, uso del terreno, etc.)

• Examinar archivos climáticos, datos sobre el terreno, y las variaciones altitudinales del lugar. Relacionar ésto a la flora y a las afluencias de néctar.

• Hablar con otros apicultores. Los antiguos residentes del lugar muchas veces tienen un sentido astuto del ciclo de las afluencias de néctar.

En la preparación para la afluencia principal del néctar el cálculo de las manipulaciones del manejo es critico en el aumento de las poblaciones de las colonias. Aunque las abejas por naturaleza aumentan la población durante períodos de fuentes abundantes, el abejero debe asegurar que suba a lo máximo la población antes de o durante la afluencia de néctar, y no después.

Específicos puntos que requieren atención durante este periodo son:

• la presencia de la reina y el comportamiento de la reina de cada colonia;

• el sitio para el apiario (un apiario es un grupo de colmenas; también se llama colmenera);

• la colocación de las colmenas dentro del apiario para evitar problemas de confusión y pillaje y para facilitar el trabado dentro del apiario (cuando se confunden, las pecoreadoras regresan a una colonia equivocada; en el caso del pillaje, colonias fuertes le quitan la miel a las más débiles.);

• métodos de alimentación y tipos de alimentos (ésto no es aplicable a proyectos de pequeña escala;

• control de enfermedades e insectos;

• la prevención de la enjambrazón.

• hacer espacio adecuado en la colmena para el nido de cría, y para el néctar;

Estos puntos se detallan en los siguientes capítulos.

El cuidado de las colonias después de la afluencia es critico al éxito de la apicultura. Muchas veces recibe poca atención, porque los abejeros con frecuencia no ven el futuro resultado del cuidado durante el periodo de escasez. Este problema es especialmente común con labradores de nivel de subsistencia para quienes la existencia y la realidad se basa sólo en el presente.

De todos modos es importante acordarse que la cosecha de miel de este año se basa en el cuidado durante la escasez del año pasado.

Las opciones para el cuidado durante la escasez son:

• ignorar las colonias -- la alternativa de menos mérito, pero desafortunadamente la práctica más común (especialmente entre agricultores de pequeña escala);

• usar el excedente de abejas para aumentar el número de colonias;

• matar las colonias (sólo es práctico en sitios de inviernos fríos, y donde se encuentran fácilmente abejas "empaquetadas");

• usar las abejas para construir panales para el uso futuro (ésto requiere alimentarlas con sirope de azúcar, que es demasiado costoso para el agricultor de pequeña-escala);

En regiones templadas:

• reducir el número de colonias para invernarlas, matando o juntando las colonias débiles;

• invernar las colonias donde están, mudándolas a otro sitio más protegido, o invernarlas bajo techo.

En los trópicos o subtrópicos:

• mantener las colonias con poblaciones reducidas.

La esencia del desarrollo es la mejor utilización de los medios. La esencia del desarrollo apícola es la mejor utilización de las abejas y las plantas nectaríferas.

Cada apiario tiene su limite de colonias según la cantidad de plantas melíferas disponibles; cada abejero tiene un limite de tiempo para dedicar al cuidado de las colonias. Un proyecto apícola eficaz lógicamente trata de usar a mejor ventada las plantas nectaríferas del sitio con un mínimo de colonias bien manejadas. Porque la colonia fuerte produce más excedente de miel este plan aminora el costo de equipo y reduce la labor necesaria mientras aumenta la cosecha de miel.



Cosecha de miel

Un buen abejero entiende las abejas, reconoce las necesidades de la colonia, y planea para satisfacer esas necesidades.





Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   25


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos