Y un sacerdote salesiano


Historia-de-vida del Sacerdote Salesiano Eliseo



Descargar 2.47 Mb.
Página9/25
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño2.47 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   25

3.4.5.6. Historia-de-vida del Sacerdote Salesiano Eliseo

1

2

3



4

5

6



7

8

9



10

11

12



13

14

15



16

17

18



19

20

21



22

23

24



25

26

27



28

29

30



31

32

33



34

35

40



41

42

43



44

45

46



47

48

49



50

51

52



53

54

55



56

57

58



59

60

61



62

63

64



65

66

67



68

69

70



71

72

73



74

75

76



77

78

79



80

81

82



83

84

85



86

87

88



89

90

91



92

93

94



95

96

97



98

99

100



101

102


103

104


105

106


107

108


109

110


111

112


113

114


115

116


117

118


119

120


121

122


123

124


125

126


127

128


129

130


131

132


133

134


135

136


137

138


139

140


141

142


143

144


145

146


147

148


149

150


151

152


153

154


155

156


157

158


159

160


161

162


163

164


165

166


167

168


169

170


171

172


173

174


175

176


177

178


179

180


181

182


183

184


185

186


187

188


189

190


191

192


193

194


195

196


197

198


199

200


201

202


203

204


205

206


207

208


209

210


211

212


213

214


215

216


217

218


219

220


221

222


223

224


225

226


227

228


229

230


231

232


233

234


235

236


237

238


239

240


241

242


243

244


245

246


247

248


249

250


251

252


253

254


255

256


257

258


259

260


261

262


263

264


265

266


267

268


269

270


271

272


273

274


275

276


277

278


279

280


281

282


283

284


285

286


287

288


289

290


291

292


293

294


295

296


297

298


299

300


301

302


303

304


305

306


307

308


309

310


311

312


313

314


315

316


317

318


319

320


321

322


323

324


325

326


327

328


329

330


331

332


333

334


335

336


337

338


339

340


341

342


343

344


345

346


347

348


349

350


351

352


353

354


355

356


357

358


359

360


361

362


363

364


365

366


367

368


369

370


371

372


373

374


375

376


377

378


379

380


381

382


383

384


385

386


387

388


389

390


391

392


393

394


395

396


397

398


399

400


401

402


403

404


405

406


407

408


409

410


411

412


413

414


415

416


417

418


419

420


421

422


423

424


425

426


427

428


429

430


431

432


(M.A): Ok bueno, buenas tardes eh…. Soy el estudiante Manuel Arteaga eh… de la mención de orientación, curso estudios en la casa de la Universidad de Carabobo, estoy presente con el padre Eliseo, sacerdote y le agradecemos de antemano el tiempo que nos ha ofrecido para conversar con él, gracias padre y, y nos gustaría que nos comentara eh, cuál es su historia de vida, su visión y su experiencia para tomarla en cuenta en el desarrollo de nuestra investigación.

(P.E): Gracias Manuel, que Dios te bendiga y bendiga a todos, pues yo tengo ahorita en este momento 54 años de edad, nací en Puerto Cabello hace 54 años, mi mamá y papá se conocieron porque bueno, los dos vivían en puerto cabello, mi papá vendía queso y mi mamá trabajaba en una farmacia y bueno mi papá iba a esa farmacia a vender queso y la que atendía en la farmacia era mi mamá, púes se enamoraron y se casaron je, je, je eh, ese entonces mi mamá pertenecía a una familia en cierta forma con posibilidades, mi papá en cambio, a una familia de muy muy pobre, pero pues cuando se casaron, pasaron a ser una familia muy pobre, porque mi papá se la llevó.

(M.A): mmm.

(P.E): ¿no? Y, y mi mamá pues, muy, muy, muy consecuente siempre con mi papá, diciendo a dónde iba, no fue fácil, las situaciones de, de pobreza, de mucha pobreza, pero sin embargo salían adelante, eh… soy el menor de tres hermanos, eh... y, y somos dos varones y una hembra, y bueno mi mamá siempre nos educó en la fe, mi papá también ha sido un hombre creyente, este con mi mamá aprendimos a ir a la iglesia y, y a ya que creciera nuestro amor por Dios y por la virgen María, este mi mamá pues es, es centro de mi vida, mi papá también lo es por supuesto, este, pero si la relación con mi mamá siempre ha marcado, como que todos, los pasos, qué he dado en mi existencia, este bueno tuve una infancia normal digámoslo así, este con todas las necesidades que puede haber en un hogar pobre pero mi papá con su trabajo, mi mamá siempre en la casa, esté el logro darnos lo, lo fundamental pues.

(MA): mmm.

(PE): Los estudios, comíamos, este en realidad pues que pasáramos hambre así, pues no, no pasábamos eh…hubo gente que nos tendía bastante la mano y mi papá se fue estabilizando la profesión de mí papá es en el área contable y bueno siempre trabajo por su cuenta no, esté y tuvimos eh. Por gracia de Dios la posibilidad por, por el trabajo de mi papá de que pusiéramos tener los estudios, ellos trataron de ponernos siempre de escuelas religiosas es de colegio de monjas.

(MA): Si.

(PE): Aunque no siempre se logró verdad? Este... Cuando yo tenía como cinco años por motivo precisamente de trabajo y por motivo precisamente de, de estudios, porqué bueno en puerto cabello a pesar de todo este eran todavía en aquella época aun, aun todavía en aquella época, este bue… En todos los trabajos eran a nivel de mar, pero quien tenía otro tipo de, de, de proyección pues tenía que emigrar a… valencia no, porque es como un pueblo y bueno todo era relacionado con el mar, entonces mi papá emigro a valencia y nos vinimos para valencia y nos vinimos para valencia y estando aquí en valencia empecé mis estudios, empecé a estudiar pues si al principio mi papá me puso, nos puso en un colegio a mi hermana y a mí, mi hermana estaba más adelantada que yo, en un colegio de, de monjas, dónde yo recuerdo que estudie kínder, ese colegio se llamaba la sagrada familia..

(MA): mmm.

(PE): quedaba donde queda hoy en día el colegio eh Universitario, Instituto Universitario de Nuevas Profesiones, en la Soublette.

(MA): Imagínese, woao, (je)

(PE): allí era el colegio de las monjas y mi hermana estudiaba allí pues, este recuerdo que entro una monjita, que entro en él y mi hermana pues eh aprendí a leer no, este fue un año muy bello, claro la situación económica de mi papá no era tampoco tan así, mi hermano si estudiaba en el don Bosco en ese tiempo, lo habían puesto en el don Bosco, y mi hermana en el colegio pero entonces después por la situación económica de mi papá, nos puso en colegios públicos no, estudiamos en un colegio público muy bueno, bueno no quiero pasar por alto, una maestra que no me acuerdo como se llama, pero en el, en una escuelita en su casa, se llamaba santa teresita allí estudié yo creo que un año, una cosa así, bueno pero después estudiamos en una escuela tanto mi hermana como yo este Lisandro Ramírez.

(MA): mmm.

(PE): Realmente que tengo recuerdos muy bellos allí, pero también recuerdos muy difíciles, no tanto a nivel de maestros, puede ser que a nivel de maestros y de y de y de educación fue muy buena, sino más bien a nivel de compañeros o sea eh… para mí no fue fácil como él, el encuentro de la sociedad… ¿no?

(MA): mmm me imagino.

(PE): quizás yo era siempre como muy centrado en mi mamá y entonces bueno me fue difícil como la adaptación en un mundo distinto, pero bueno fui, poco a poco.

(MA): claro.

(PE): A los golpes, yo recuerdo cuando, en sexto grado, todos los días tenía una pelea.

(PE) Y (MA): Riéndose simultáneamente.

(PE): pero bueno, son cosas de muchachos pero cosas que pasan.

(MA): Claro.

(PE): O sea yo no quería ir al, al, al escuela porque me encontraba en, en un sitio hostil.

(MA): Claro.

(PE): Buscaba todas y una mil excusas para no ir a la escuela.

(MA): Je-je

(PE): Sin embargo el si me fue gustando las materias yo que recuerdo que en números siempre fui malo pero en materias como historia, y sobre todo de de castellano y tal cuando yo empecé a ver que oye que salía bien, qué sabia las cosas, y que la maestra le gustaba como mi respuesta, eso para mí fue un incentivo, a pesar de que el, el ambiente de fraternidad vamos a decirlo así, con los compañeros era muy muy difícil ¿no?

(MA): Claro

(PE): Este, porque se metían conmigo, era porque se metían conmigo digo yo ¿no?

(MA): Je, je, je.

(PE): Je, je, je.

(PE): Y yo me defendía je, je, je.

(MA): Claro, obvio je, je, je.

(PE): Pero bueno lo cierto es que, que ahí nos preparaban cuando estábamos en esta escuela, unas monjitas que estaban al frente de un asilo, nos prepararon para la primera comunión, yo que, que yo tenía como una estructura en la mente así un poquitico de, de debe temor, yo siempre pensaba que había en mí, que, que mí me hacía daño pues no, cosa de muchachos porque tenía como ese trauma ¿no?

(MA): Claro.

(PE): Pero bueno yo hice mi primera comunión, me confesé, hice mi primera comunión, pero después que yo hice la primera comunión, qué recuerde, una de las cosas que yo más recuerdo es que mi mamá, cuando íbamos a la iglesia.

(MA): ya.

(PE): ¿Qué haces tú allí en esa caja? Je porque era el confesionario ¿no? este entonces confesándome ¿Qué eso? Entonces ella me decía y siempre eso para mí era un testimonio ¿no? o sea de alguna manera yo ahorita lo digo pues.

(MA): Que lo motivaba y lo llevaba.

(PE): Pero entonces hice mi primera comunión, bueno siempre recordare a la hermana Emilia, la quiero mucho, aunque nunca más la he podido ver.

(MA): no.

(PE): ¿no? pero si cuando me ordene de sacerdote, hablé con ella por teléfono.

(MA): Naguara.

(PE): Ahora sé que está en el tocuyo, y quisiera verla alguna vez, debe ser una hermana joven todavía relativamente, porqué cundo yo hice mi primera comunión, yo tenía diez años, nueve años, diez años la hermana tenía yo eso lo concluí después, pero ella tendría como diecisiete años, dieciocho años, era una monjita jovencitica, pues sería de las que estaban que ella me lleva a mí como unos ocho años ¿no?

(MA): Imagínese.

(PE): Ella debe ser como unos sesenta y dos años.

(MA): imagínese para ese entonces.

(PE): Que, qué que debe estar todavía joven pero relativamente pues, bueno este fue la que me preparo para la primera comunión y, y siempre la recuerdo con muchísimo cariño, bueno este lo cierto la confesión, la primera, la primera comunión en mi surgió un, ésa cuestión que tenía en la mente como que si yo no podía confesarme, como si yo no podía comulgar, cómo si yo tenía muchos pecados, cómo si yo tenía, no tenía el perdón de Dios, como un una cosa ahí, una angustia que me venía y yo tenía eso allí y siempre, siempre estaba allí.

(MA): ¿Era como un temor?

(PE): Si, entonces era como una obsesión, entonces yo tenía que hacer algunas cosas para que no me pasara nada algo malo pero eran todas cuestiones mentales ¿no? que si tenía que decir por poner un ejemplo, ni era eso, tenía que contar hasta diez y si no contaba hasta diez, me iba a pasar algo malo, cosas así.

(MA): mmm.

(PE): Era, era…mmm pero a pesar de eso pues, estaba yo en mi vida de muchachos y mi cosa y tal.

(MA): Aja.

(PE): Pero todavía eso era muy fuerte ¿no? entonces yo entre al Don Bosco, este ya habrían pasado varios años de, de primera comunión, y más nunca me habría ido a confesar nunca había ido a comulgar más nunca este bien ese ambiente tan bonito, y ese ambiente tan religioso, las canciones, yo recuerdo pues un canto a la virgen que es, es santa maría del camino que siempre que siempre me la rec…muy bello.

(MA): mmm.

(PE): Este eso me, me llenaba mucho, como a sentir la presencia de la virgen, la imagen, la estatua que estaba en la iglesia el padre que nos enseñaba a contar, eso me daba a mí como un no sé, una cosa tan bonita, tan bonita, tan bonita y recuerdo que había un compañero Antonio, un portuguesito este, él era como muy era muy amigo mío y veía en el confesaba y comulgaba cuando había las confesiones y yo no podía hacerlo, yo no podía y no podía, o sea pero era algo en mío, dentro.

(MA): Si, propio je, je, je.

(PE): Bueno, lo cierto es que, bueno me metí en un grupo llamado la legión de maría.

(MA): Que bueno.

(PE): Grupo juvenil lo llevaba un padre y un asistente salesiano, bueno total que este, un día decidí ir a confesarme. (Silencio)

(MA): Guao.

(PE): Dije yo, yo dije este, este alg… o sea todo esto es mentira, o sea yo sabía, yo decía que todo era mentira pero la, lo que rompió la mentira fue mi mamá, yo dije: mamá quiero que me digas una cosa: dime que todo eso es mentira, mi mamá, mi mamá es tremenda mi mamá me dijo.

(MA): mmm.

(PE): ¿Qué?, Qué es lo que es mentira?, Mamá todo eso? Yo creo entiendo, yo me di, yo creo, yo siento que mi mamá entendió que había algo que me atormentaba y que no sabía cómo decirlo y mi mamá me miro, me agarro y me dijo: “Claro que todo eso es mentira”

(Golpe de mano)

(MA): Se acabó.

(PE): Ese fue el momento en que yo sentí y salí bueno, la besé y le dije gracias, salí corriendo y me fui a confesar y yo sentí a Dios pues me perdonó que bueno, que todo aquello era mentira ¿no? ve y pues fue una experiencia muy bello, pero yo no me fui a confesar con ningún cura del Don Bosco porque me dio pena ja, ja, ja

(MA): ja, ja, ja

(PE): Me fui a confesar en la catedral, él padre con quien me confesé era un viejito, yo hoy entiendo que era monseñor enrique.

(MA): mmm.

(PE): El viejo arzobispo.

(MA): Guao.

(PE): ¿No? que le agradeceré toda la vida, porqué a pesar de que decían que era un hombre tan bravo, era un hombre tan bueno, y creo que era bravo litúrgicamente, en la liturgia, era si exigente, pero con, era un padre, yo fui me confesé, le dije, le dije “mire y le lo que me dijo: hijo Dios es un padre bueno; es un padre bueno; es un padre bueno, el no te toma en cuenta ningún pecado y es más, todo eso lo que tú estás diciendo, nada, nada de eso es enfrentar a Dios, eso es mentira y el te ama, y te perdona, y me dio el perdón (absolución) para mí eso fue una cosa extraordinaria.

(MA): Padre bueno.

(PE): Bueno yo me fui al cuarto de mi mamá donde rezaba mi mamá y ella tenía todas sus estampitas y tal y allí hable con Dios y ese día yo le dije a Dios, Jesús “yo quiero ser sacerdote”.

(MA): Que bueno.

(PE): Desde ese día, venia toda una serie de cosas, de mi infancia, de mi mamá, lo que haría, visto en el colegio, los pálpitos, todo, todo, se iba fraguando ¿verdad?

(MA): Claro.

(PE): y, y, y (aplauso) ese fue como un momento me vino a mí la idea eh o sea sentí esa presencia de Dios tan bondadosa Jesús es vida, Dios padre pues de ser sacerdote y ya desde allí empecé a hablar con los padres míos, yo quiero ser sacerdote y tal y bueno el grupo de la legión de maría y todo cambio entonces comulgaba, cantaba, bueno, todo, todo.

(MA): Todo, todo, que no había hecho antes.

(PE): Todo cambio, y bueno cuando salí del colegio, pues decidí entrar como salesiano, me aceptaron, pensé que iba a ser difícil para mí papá, por qué mi papá lo aceptara, pero es que mi papá es un hombre muy bueno, pero muy bravo je, je, je ¿no?

(MA): je, je, je.

(PE): Pero bueno yo agradezco también (aplauso) porque me enseñó aa ser recto, ¿no?

(MA): Si, le guio pues.

(PE): Verdad, verdad, porque si nosotros nos portábamos muy mal, eso era correazos, eso era… uno estaba derechito, entonces je, je, je.

(MA): Derechito, pórtese bien, pórtese bien.

(PE): je, je, je y mi mamá pues en su bondad y todo eso, o sea había una compenetración muy bueno allí en ese sentido, esté pero bueno, yo tenía miedo de decirle a mi papá porque pensé que él no lo iba a aceptar y tenía miedo de que mi mamá iba sufrir mucho.

(MA): A bueno (inicia sonido de, teléfono parroquial)

(PE): Este, bueno, por yo tenía una relación con mi mamá tan, tan, tan, intima vamos a decirlo así, tan sana pues, era muy sana, muy sana, pero era así muy íntima, y entonces, y yo también iba a sufrir mucho, pero yo quería irme, yo quería ser sacerdote, este pues las cosa no fue, no fue así, lo aceptaron muy bien, mi papá incluso me echo un chiste, mi papá siempre fue muy echador de broma, me decía este “yo me case con su mamá porque yo quise “yo le he dado estudios hasta ahora, entonces haga lo que usted quiera con su vida, con tal de que siempre sea algo bueno y esté si va a ser cura, me deja a mí el cepillo de la iglesia.

(MA): je, je, je.

(PE): La limosna, bueno y mi mamá lo acepto también bien, claro mi mamá si, si con la cuestión de que me iba a ir, que me iba a ir, que me iba ir, y, y bueno pero de todos modos, bien bueno llego el momento, me llevaron, me llevaron, ellos, fueron mi hermana al seminario de Los Teques, bueno ahí me quede ahí, los primeros días fueron terribles, de tristeza, porque no estaba con mi mamá, y me imagino que el de mi mamá fue mucho más triste, pero después, uff muy bien, la alegría de estar allí y cuando me visitaban, cuando yo venía de vacaciones, porque mi mamá siempre me quería mucho, yo sentía que ella estaba triste pero estaba contenta que estuviera allá y me ha apoyado mucho, yo siempre le preguntaba “mamá este, ¿tu estas contenta? Y ella me contestaba ¿tu estas contento?

(MA): mmm.

(PE): Yo le decía “si mamá, entonces ella me decía: si tu, estas contento, yo estoy contenta”

(MA): Que bueno.

(PE): Claro, después, ella estaba feliz de que yo estuviera en el seminario, cuando yo me ordené de cura, pues felicísima, me besaba la mano, o sea feliz de tener un hijo sacerdote.

(MA): Intenso.

(PE): Yo sentía, algunos decían que el celebraba la misa más bonita era yo, y cosas así, cosas de mamá je, je, je

(MA): Por cariño. Je, je, je

(PE): je, je, je pero, pero bueno este hice mi seminario y tal, y bue al principio del seminario, en los últimos años, antes de venirme, este si había una situación difícil, con mi papá pues, se enamoró de la secretaria que tenia y eso fue un poco duro para todos nosotros y decidió divorciarse de mi mamá, y se casó con otra señora, porqué era la secretaria, que por edad podría ser la hija de él.

(MA): mmm.

(PE): y bueno eso fue una ruptura muy fuerte, claro yo era el menor y ya yo estaba en el seminario cuando hubo el divorcio, sin embargo, la crisis, que fue como de cinco años antes, la vivimos.

(MA): mmm.

(PE): La vivimos sobre todo ver sufriendo a mi mamá, pero bueno este ellos quedaron amigos, mi mamá siempre tuvo ese sufrimiento, siempre, lo llevo hasta lo último, de que pues, de que no, no estaba con mi papá, sin embargo pues ella, lo supo, lo supo asumir y siempre nos decía “todo lo que pasa es bueno” “todo lo que pasa es bueno” pero bueno este, hice mi seminario y tal, este siempre he tenido alguna, algunas, algunas en mi…Como por mi estructura, unas algunas, algunas mmm como decir… me es como fácil, este, vivir angustias ¿no? pero que manejo por, por la gracia de Dios, pues, pues, y eso me ha servido mucho, para acompañar a mucha gente muy angustiada, o sea yo creo que Dios permitió eso en mi vida para poder darle la paz a mucha gente.

(MA): Ayudarle pues en su camino.

(PE):¿verdad? este no sé, el sentido del pecado, en mi a veces ha sido como, como, mmm así, como decirte, como una rigidez ¿no? no esto es pecado, esto no, eso no quizás, por la misma estructura que yo he vivido, sin embargo pues he logrado manejarlo pues con la gracia de Dios.

(MA): Bien.

(PE): Y creo que precisamente una de las cosas, pará eso, para poder dar paz y lo, porqué lo he logrado manejar en el nombre del señor, para poder transmitir a los demás pues.

(MA): Si.

(PE): Entonces pues eso ha estado presente, qué lo he vivido, en esa época, cuando estaba pequeño, pero después de grande, ya con, ya siendo libre de esas situaciones, lo he vivido desde el punto de vista del pecado y no sé qué ¿no?

(MA): sí, sí, sí.

(PE): pero, pero que gracias a Dios pues, ha sido manejado y, y lo tengo, como, como más bien como algo, como una herramienta y se cómo manejarlo, y, y, y creo que Dios se ha valido de eso, pues ¿no?

(MA): Si, eso es correcto.

(PE): Todo por la gracia de DIOS, todo por gracia de Dios, bueno y, y, me ordené de sacerdote en el año 1988 y este en la vega, en caracas, un barrio pues porque allí estaba el seminario nuestro, y yo desde, desde mucho tiempo he querido ser sacerdote para la gente pobre y ha sido mi opción, sin, sin, sin de desplazar sin… ¿Cómo se llama? Sin rechazar a la gente rica por supuesto ¿no?

(MA): mmm

(PE): Para todos, ha sido como para los jóvenes, pero siempre este eh… la población popular.

(MA): Los pobres pues, el servicio hacia ellos.

(PE): y, y si, y he dado gracias a Dios porque desde que me ordene sacerdote siempre he estado en medio de la gente más humilde ¿no? y también he estado en los servicios de la formación de los seminarios ¿no? y eso también me gusta bastante, bueno esté he estado en bueno, en ese sentido pues en la parte de formación me he dedicado mucho a la filosofía, y entonces doy clases de filosofía ¿no? He estado en, en, en petare siete años, mis primeros seis años de sacerdote fueron allí.

(MA): a qué bueno.

(PE): Y eso me fraguo mucho mi sacerdocio, porqué con la gente, con los muchachos con, con las comunidades.

(MA): Con los problemas, la sociedad.

(PE): Si, si, si.

(MA): Todo eso.

(PE): Este, eh con mucho dolor tener que asistir a muchos jóvenes asesinados, uf pero también eso es acompañar en momento de la muerte pero, pero si eso ha sido una cosa que ha marcado en mi sacerdocio positivamente por decir como sacerdote pero como oye una experiencia fuerte, pues ¿no? pero me ha ayudado a ser sacerdote este después este, esos primeros años en Petare, este me mandaron de director de una etapa de la formación y allí acompañaba mucho a una comunidad en Los Teques de gente muy pobre, barrio sucre después este me mandaron de vicario de los estu, de los estudiosos de los estudiantes de teología.

(MA): mmm.

(PE): y allí en la vega donde me ordene, también la vega pues en un barrio también encargado de la pastoral, después de allí volví a Petare, allí tuve un año, allí tuve dieciséis años después me mandaron a la guajira, estuve un año en manos de los más pobres que hay en Venezuela era.

(MA): Exactamente.

(PE): Considerado en aquel entonces yo, creó que todavía el municipio más pobre de Venezuela, era el municipio Páez de la Goajira.

(MA): ah, sí, sí.

(PE): No sé si los visitado ¿no? ¿no? bueno y desde hace once años, aquí en esta parroquia tan bella.

(MA): Sirviéndole a Dios a los pobres como dicen eh… padre Eliseo dentro de su experiencia como sacerdote, clérigo, dentro de esas alegrías y en esas alegrías y en esas tristezas ambas y las satisfacciones que ha tenido por supuesto en toda su experiencia sacerdotal, en algún momento ha dudado, algún momento se ha arrepentido, en algunas circunstancias que le haya sobrevenido dentro de su pastoreo, ¿le ha sobrevenido alguna situación difícil?

(PE): En realidad pues que yo haya pensado dejar mi sacerdocio, no gracias a Dios eh pensando que no, que no fuera lo mío no, lo que si me llegue a plantear en un momento es, es ¿Si Dios me pidiera dejar el sacerdocio? (Silencio breve) ¿lo haría yo? ¿Si me lo pide Dios? Pues claro porque es Dios el mismo.

(MA): Cierto.

(PE): Pero ¿me lo pedirá? o sea y porque me hice ese mantenimiento porque hubo un momento en mi vida en que yo me enamore.

(MA): mmm a ok.

(PE): y, y decía pero yo no quiero dejar el sacerdocio pues lógico eso si lo maneje y se manejo pues ¿no? ok bien verdad pero digamos pero el planteamiento estaba pues porque la persona cuando porque, que se enamoró de mi también, me decía y “cásate conmigo” y entonces y pero es que yo, yo yo, yo soy sacerdote y, y pero es, es, es un momento de crisis difícil pero bueno gracias a Dios, yo pienso que si todo lo tenemos en algún momento eh… amor bien manejado pues se, se, se, se convierte en una herramienta de crecimiento, yo no busque enamorarme si no que ese sentimiento vino y como era difícil como… entonces buena ella sintió lo mismo yo sentí lo mismo, bueno que hacemos.ehh..Bueno gracias a Dios, orientaciones y tal, acompañamiento este oh dirección espiritual pues, en camino bien la cosa ¿verdad? ¿Hay que buscar ayuda verdad?.

(MA): Si, ciertamente.

(PE): ya ve, pero, pero si eso bueno cásate conmigo me decía, pero la única vez “esto es de Dios” me decía ella en el momento, parecía que era de Dios, por lo bonito que había en los sentimientos, pues yo decía ¿pero Dios que quieres tú, quieres que yo deje el sacerdocio? Pero que yo sintiera que quería dejarlo nunca, me explico.

(MA): Claro.

(PE): O sea, pero si Dios me pide que lo deje…pero Dios me va a pedir eso? Y Dios no me lo pidió nunca.

(MA): ah ok.

(PE): En vez me pidió que siguiera y aquí estamos, gracias a Dios je, je, je.

(MA): Gracias a Dios y, y, y que es lo más hermoso, que le agradece a ese sacerdocio? A esa experiencias hermosas que ha tenido el padre Eliseo durante su tiempo aquí en esta iglesia, en esta parroquia que es lo más bello que ha vivido aquí, que ha experimentado.

(PE): ¿En esta parroquia? Sí, bueno mira es muchísima, muchísima, pero yo podría decir que la experiencia de, es una experiencia de…con de… con Dios y con la gente ¿no? en muchas cosas, en la comunidad, en el acompañamiento en la dirección espiritual, los jóvenes, los adultos eh… pero de manera muy muy muy particular en la confesión y en la eucaristía.

(MA): En la eucaristía en sí. Ok a usted padre bueno ciertamente su experiencia le ha marcado en muchos aspectos no de su vida como hombre y como sacerdote ciertamente en ese, proceso y claro como guía y ministro de Dios, eh usted, defínanos de una manera sencilla con sus propias palabras hasta este tiempo de trabajo, de labor ministerial de servicio a los pobres, ¿Qué es para usted o que considera usted que podríamos nosotros definir como espiritualidad dentro de su perspectiva como sacerdote de la iglesia como sacerdote de la iglesia católica y miembro por supuesto de las comunidades salesianas, como enfocaría usted, ése término o esa definición de espiritualidad?

(PE): Dejarse mover por el espíritu santo, en la propia vida, entonces hacer, actuar, pensar y, y si y, y bueno y ser, este de cuerdo al espíritu santo de Jesús ¿no? con carisma vamos a llamarlos así con, con, con ese estilo que uno ha asumido que es el estilo de Don Bosco, si, si salesiano ¿verdad?

(MA): Don Bosco, si, si salesiano.

(PE): Pero para mí eso es la espiritualidad, o sea que, de dejarme envolver por el espíritu santo al estilo de Don Bosco y vivirlo que impregne todo lo que soy pues ¿no? por lo menos este procurar, procurar, decidir la coherencia de eso en la propia vida, hay debilidades y todo pero estar en eso, vivir en esa corriente del espíritu y de allí llega para la espiritualidad.

(MA): Espíritu, como usted explicó, bueno, muy bien, bueno gracias padre por la experiencia que nos ha compartido más sobre todo a mí, y por supuesto su visión, su aporte es muy importante y trascendental para ese proyecto de espiritualidad que deseamos abordar y por supuesto, buscando siempre esa visión por parte de aquellos hermanos y ministros que han servido y que sirven a Dios, a su manera, a su objetivo y que han llevado al corazón de muchas personas a Cristo, ciertamente como usted dice, el amor a la eucaristía, el amor a la confesión, en ese contacto entre Dios y el hombre, que nos hace a nosotros llegar en ese camino, o abordar esa espiritualidad de una manera especial que nos acerca a esa paz interna que, que, queremos todos, muchas gracias.

(PE): Gracias, que Dios te bendiga y la virgen te acompañe.


3.5. Criterios de Fiabilidad y Validez de Significados en el Enfoque Biográfico
En los estudios cuantitativos, la confiabilidad tiene su manera de ser afrontada. En cada método cualitativo ha de ser resueltas por vías específicas. Indiferentemente de que sea el método, cada uno tiene su forma de estudiar la fiabilidad de sí mismo, en tal caso no se puede meter esta investigación por el redil de lo cuantitativo, si bien se está realizando un estudio con método cualitativo; en general, la confiabilidad se resuelve por el contraste de datos, sea por número, sea por repetición, sea por confirmación, en este caso como lo afirma Moreno (1998), la investigación se centra en la historia misma de la vida sin buscar nada distinto de lo que ella comunica, sino el sentido que en ella está presente. Ella misma genera su confiabilidad, cuando en la interpretación y en el análisis se hace referencia a los testimonios biográficos, centrándose exclusivamente en lo que ellos nos dicen.
Validez de Significados
Según Ferrarotti (1981), citado por Moreno (2002): “todo acto individual es una totalización de un sistema social” (p. 28).
Igualmente, en otro pasaje afirma que:
El acto como síntesis activa de un sistema social, la historia individual como historia social totalizada por una praxis: estas dos proporciones implican un camino heurístico que ve lo universal a través de lo singular, que busca lo objetivo sobre lo subjetivo, que descubre lo general a través de lo particular. (Ídem).
Por lo antes dicho, esto no tiene sentido preguntarse cuántas historias-de-vidas son necesarias para un estudio social. Con una es suficiente.
Esto es lo que implica la realización de una investigación con paradigma cualitativo, la validez de significados y su confiabilidad en las historias-de-vidas y relatos de vidas. Moreno (2002) afirma que la investigación se centra en la historia o relato misma de vida sin buscar nada distinto de lo que ella comunica, esto es lo que se llama emplear lo objetivo sobre lo subjetivo, es decir, lo subjetivo que el historiador/relatador narra cómo pasado de manera objetiva ante el co-historiador/co-relatador, sin modificar nada de lo subjetivo porque la validez y fiabilidad está en la fidelidad a la narración escuchada o leída.
Continuando con lo expresado por Moreno, es en el sentido, lo que está presente, el que pone las condiciones de posibilidad para que sea la que es y no otra, así el investigador se pondrá de frente con los significados, que construyen esa vida y esa historia/relato, al centrarnos en los significados bastará una historia/relato, pues en cada persona está la cultura y cada persona está en su cultura, ya que es en los significados esos complejos culturales que a partir de las prácticas de vidas comunes a un grupo humano determinado (comunidad o sociedad) y participadas por todos sus miembros, se constituyen como integraciones de esas mismas prácticas, de experiencias, valores y representaciones sociales.
Es aquí donde lo cualitativo, lo vivido, lo compartido, tiene mayor preponderancia sobre lo objetivo, lo observado, lo técnico del científico, siendo el investigador el que se encontrará de frente con los significados que construyen esa vida y esa historia, tal lo afirma a Ferrarotti cuando dice: “la sociedad está en cada persona, sólo se trata, por parte del investigador, descubrirla” (citado por Moreno, 2002), pues es el sujeto el que presenta subjetivamente lo que se ha de conocer, es el único hombre que existe en la realidad concreta y es a través de su historia/relato que se puede captar con toda su dinámica.
Éste lleva en sí toda la realidad social vivida, en él se concreta cada grupo social a que ha pertenecido y toda la cultura en la que ha transcurrido su existencia, es por esto que el conocer al sujeto se conoce el grupo y la cultura tal como se dan en concreto, de manera subjetiva vivida; queda de parte de los investigadores no sólo descubrirla, como anteriormente se mencionó, sino también utilizar de manera adecuada todo lo que implica el enfoque biográfico para que su objetividad sea la más fiel posible, así su validez y confiabilidad emerjan desde la historia/relato mismo, expuesta por el sujeto que hace la narración.
Todo investigador que procede a trabajar con el método historias de vida busca en ella la solución de un problema que previamente se ha planteado, y es a través de la realidad de un sujeto que puede aprehender los significados de la historia real, se sabe que una persona que narra su historia puede tener control sobre mucho de los datos de la misma, pero sobre los significados no tiene ningún control, ya que la persona no posee los significados, sino que es poseída por ellos, convirtiéndose de tal modo la historia-de-vida en un enfoque epistemológico para el estudio de las realidades sociales.
Es por esto que la presente investigación emerge bajo una confiabilidad segura y congruente, con un alto nivel de validez, ya que no sólo se produjeron ambas historias-de-vida, sino que observación por parte del co-historiador da mayor firmeza y fuerza al estudio que se está mostrando, siendo el modo de recolectar la información lo más correcto y acertado posible, empleando técnicas de análisis expuestas con anterioridad por Alejandro Moreno.


CAPÍTULO IV

INTERPRETACIÓN DE LOS TESTIMONIOS BIOGRÁFICOS

En un estudio donde se intenta comprender como viven su espiritualidad dos líderes religiosos y qué elementos emergen dentro de cada uno, tomando en cuenta su contacto con la comunidad donde se desenvuelven, fue guiando al co-historiador a una investigación inscrita en el amplio paradigma de los métodos cualitativos, es decir, de tipo pos-positivista, dentro de estos en el enfoque biográfico de Alejandro Moreno. A continuación se desarrollará a lo largo de este capítulo, la utilización de sus instrumentos de análisis, interpretación y hermenéutica, como vía de acceso a los significados que surgen de las dos historias-de-vida y donde sus testimonios, permiten determinar cómo emerge la empatía espiritual del venezolano.


4.1. La Interpretación en la Investigación Convivida con Historia-de-Vida
El presente trabajo con la investigación convivida y como ya se ha visto en el capítulo anterior, el diseño está enmarcado en tres fases, ya se realizó la primera y la segunda fase, a continuación ahora se presenta la última, la interpretación. ¿Qué instrumentos le sirven a la investigación convivida? a manera escrita se intentará dar respuesta a la misma.
4.2. Definiendo Algunos Conceptos
Veamos ahora algunos conceptos desarrollados por A. Moreno y el CIP:

4.2.1. Hermenéutica
La hermenéutica como método general e instrumento práctico de acceso a los significados que constituyen el sentido en las historias-de-vida y toda su realidad social, convirtiéndose en la nueva forma de concebir el conocimiento, una vía de acceso a un conocimiento, comprensión del ser a través del lenguaje.
Según Moreno (2002), se entiende como:
La teoría, método y arte de la interpretación. La hermenéutica en el uso moderno y actual, está encaminada al conocimiento, ya en cuanto conocimiento del conocimiento, ya en cuanto vía de acceso a un conocimiento (interpretación de textos). El círculo hermenéutico se puede entender de dos maneras: 1. Movimiento interpretativo que va del todo a las partes y de las partes al todo o del tema al contexto. 2. De un primer conocimiento –espontaneo, inmediato, ingenuo- a un conocimiento más profundo, más significativo y regreso a la comprensión, en nueva manera, de lo que se conoció en el primer momento. En este concepto de hermenéutica, se parte del conocimiento para llegar al conocimiento. (p. 20).
He aquí como la denotada interpretación, comprensión- hermenéutica ha pasado al primer plano no sólo en la filosofía contemporánea, sino sobre todo y para lo que aquí interesa, también en el ámbito de las ciencias sociales, que están abandonando definitivamente el viejo paradigma y entrando de lleno en otro impregnado de temporalidad, cualidad, comprensión e indeterminación.
El proceso hermenéutico que conlleva a encontrar los significados que le dan sentido a una realidad social, está constituido por tres momentos desarrollados simultáneamente en un proceso de interacción. Se trata de la interpretación-comprensión-aplicación. (Moreno, 2009).

La hermenéutica tiene como misión descubrir los significados de las cosa, interpretar lo mejor posible las palabras, los escritos, los textos y los gestos, así como cualquier acto u obra, pero conservando su singularidad en el contexto que forma parte. “Es el proceso por medio del cual conocemos la vida psíquica con la ayuda de signos sensibles que son su manifestación”. Según (Dilthey, citado en Martínez, M. 1989, p. 119).

















Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   25


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad