Visto Bueno El Ministro



Descargar 85.5 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión07.08.2018
Tamaño85.5 Kb.
Vistas33
Descargas0
  1   2   3
Catálogo: juridica -> Engroses
Engroses -> Voto particular que presenta el ministro José fernando franco gonzález salas en relación a la acción de inconstitucionalidad 62/2009, resuelta por el pleno de la suprema corte de justicia de la nacióN
Engroses -> Contradicción de tesis número 44/2000-pl antes 59/99-ps
Engroses -> Juicio ordinario civil federal 1/2000
Engroses -> Amparo directo 14/2011 quejoso: ponente: ministro josé ramón cossío díaz secretario: julio veredín sena velázquez
Engroses -> Amparo directo en revisióN 3466/2014
Engroses -> Sr. Ministro
Engroses -> Amparo directo en revisióN 6141/2014 quejoso: ministro ponente: arturo zaldívar lelo de larrea secretaria: ana maría ibarra olguíN
Engroses -> Empleo de la fuerza pública el dieciséis de julio de dos mil siete
Engroses -> Amparo directo en revisióN 5443/2015. recurrente principal y quejoso adhesivo



CONTRADICCIÓN DE TESIS 242/2010

SUSCITADA ENTRE el SEGUNDO tribunal colegiado en materia penal del PRIMER circuito y EL TERCER tribunal colegiado del vigésimo circuito

PONENTE: MINISTRO ARTURO ZALDÍVAR LELO DE LARREA

SECRETARIA: CARMINA CORTÉS RODRÍGUEZ

Visto Bueno

El Ministro:

México, Distrito Federal. Acuerdo de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente a la sesión del día treinta de marzo de dos mil once.



Cotejado:

V I S T O S; y,

R E S U L T A N D O:

PRIMERO.- Por oficio número **********, recibido el veintinueve de junio de dos mil diez, en la Oficina de Certificación Judicial y Correspondencia de esta Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Magistrado Presidente en funciones del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, denunció la posible contradicción de criterios, entre los sostenidos por dicho órgano colegiado y el Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito.
SEGUNDO.- Por acuerdo de fecha cinco de julio de dos mil diez, el Presidente de esta Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ordenó formar y registrar el expediente relativo a la denuncia de contradicción de tesis referida, con el número 242/2010, así como requerir al Presidente del Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito, para que remitiera copia certificada de la ejecutoria pronunciada en el juicio de amparo directo 289/2004.
TERCERO.- Mediante acuerdos de fechas cuatro, trece y veintiséis de octubre dos mil diez, el Presidente de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tuvo por recibida la copia certificada de la ejecutoria respectiva, y al considerar debidamente integrado el expediente de la presente denuncia de contradicción de tesis, en el último de dichos acuerdos, ordenó dar vista al Procurador General de la República, a fin de que expusiera su parecer en el plazo de treinta días, y turnar el presente asunto al señor Ministro Juan N. Silva Meza, para la elaboración del proyecto de resolución.

CUARTO.- Por acuerdo de siete de enero de dos mil once, el Ministro Presidente de la Primera Sala Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, ordenó returnar los autos a la Ponencia de su adscripción para el efecto de elaborar el proyecto de resolución respectivo.
QUINTO.- El Agente del Ministerio Público de la Federación, mediante oficio **********, formuló pedimento en el sentido de que el dictamen toxicológico es suficiente para determinar que el inculpado manejaba el automóvil bajo el influjo del estupefaciente denominado cocaína, sin que resulte necesario demostrarlo con otras pruebas.

C O N S I D E R A N D O:

PRIMERO.- Esta Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, es competente para conocer y resolver sobre la presente denuncia de contradicción de tesis, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 107, fracción XIII, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 197-A de la Ley de Amparo; y 21, fracción VIII, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación; así como en los puntos Segundo y Cuarto del Acuerdo Plenario 5/2001, publicado en el Diario Oficial de la Federación el veintinueve de junio de dos mil uno; por tratarse de una contradicción suscitada entre criterios de Tribunales Colegiados de Circuito, en asuntos que son de naturaleza penal de la exclusiva competencia de esta Sala.

SEGUNDO.- La presente denuncia de contradicción de tesis proviene de parte legítima, en virtud de que fue formulada por el Magistrado Presidente en funciones del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, que es uno de los órganos colegiados entre los que se suscitó la probable contradicción de tesis, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 107, fracción XIII, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 197-A de la Ley de Amparo.
TERCERO.- Las consideraciones de las ejecutorias pronunciadas por los Tribunales Colegiados de Circuito, que dieron origen a la denuncia de contradicción, son las siguientes:
A) El Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito, al resolver el doce de noviembre de dos mil cuatro, el amparo directo penal **********, sostuvo, en la parte que interesa, lo siguiente:
QUINTO.- Suplidos en la deficiencia de la queja, en términos del artículo 76 bis, fracción II, de la Ley de Amparo, los conceptos de violación son fundados.--- Previo al estudio del asunto y para una mejor comprensión del tema a dilucidar, se transcribe el texto del artículo 61, párrafo segundo, del Código Penal de la entidad, que dice: (transcribe).--- En efecto, este Tribunal advierte que para estimar fundado el primer agravio del órgano técnico acusador, la Sala responsable partió de una hipótesis equivocada que la llevó a considerar que se actualizaba la agravante prevista en el segundo párrafo del artículo 61 del Código Penal para el Estado de Chiapas, pues de las pruebas que describió el Representante Social estimó que se demostró que el quejoso el día del evento delictivo se encontraba bajo el influjo de la cocaína, al haberse encontrado metabolitos secundarios de dicho estupefaciente en su orina.--- Circunstancia que vulnera las garantías de legalidad y seguridad jurídica que prevén a favor del quejoso los párrafos segundo y primero, respectivamente, de los artículos 14 y 16 de la Constitución Federal, porque al valorar la pericial química e interrogatorios del experto…, transgredió el principio de valoración de la prueba que surge de los artículos 178 y 257 del Código de Procedimientos Penales para el Estado de Chiapas, vigente en la época de los hechos, porque les dio el alcance probatorio que no tienen, como más delante se expondrá.--- Los preceptos constitucionales y legales, establecen lo siguiente: ‘Artículo 14.’ (transcribe).--- ‘Artículo 16.’ (transcribe).--- ‘Artículo 178.’ (transcribe).--- ‘Artículo 257.’ (transcribe).--- Para una mejor reflexión del tema, es necesario transcribir el contenido de los agravios del Representante Social acusador, que la Sala responsable estimó fundados: (transcribe).--- El Tribunal de Alzada, después de declarar fundados los agravios del Ministerio Público, únicamente analizó aquél en que el Representante Social apelante alegó que, contrariamente a lo estimado por el Juez a quo, el dictamen en toxicología emitido por el perito…, reunía los requisitos que exigen los artículos 178 y 257 del Código de Procedimientos Penales para el Estado de Chiapas, sin hacer pronunciamiento en relación con los diversos argumentos del órgano técnico acusador respecto del dictamen etílico practicado al quejoso por los doctores…, respectivamente, peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado y Policía Federal Preventiva, y grado de culpabilidad en que fue ubicado, pues al respecto determinó: (transcribe).--- De la parte considerativa transcrita se advierte que la Sala responsable, para estimar fundado una parte del primer agravio del Ministerio Público, se sustentó principalmente en el dictamen en materia de toxicología practicado al sentenciado, aquí quejoso…, y en los interrogatorios practicados al emitente de dicha experticial, por ende, resulta importante insertar en forma textual el contenido de dichas diligencias.--- Dictamen químico de veinte de julio del dos mil dos, emitido por el perito Químico Fármaco Biólogo…, adscrito a la Subdirección de Servicios Periciales de la Sub-Procuraduría General de Justicia del Estado de Chiapas (fojas 43 a 44 tomo uno de la causa penal), el cual dice textualmente lo siguiente: (transcribe).--- Diligencia de veintiséis de julio de dos mil dos, relativa al interrogatorio practicado al perito Químico…: (transcribe).--- Diligencia de once de octubre de dos mil dos, relativa al interrogatorio practicado al perito químico…: (transcribe).--- Diligencia de diecisiete de febrero de dos mil tres, relativa al interrogatorio practicado al Perito Químico…: (transcribe).--- Ahora bien, la autoridad responsable, después de exponer los motivos por los cuales consideró fundada una parte del primer agravio del órgano técnico acusador, estimó que de la pericial química en toxicología y dictamen de causalidad quedó acreditado que el accionante del juicio constitucional faltó a un deber de precaución y cuidado, porque aproximadamente a las… del…, en el kilómetro… de la carretera…, Chiapas, bajo el influjo de estupefacientes (cocaína) y en exceso de velocidad, conducía el vehículo marca…, tipo…, modelo…, color azul, placas… del Estado de Chiapas, lo que provocó la volcadura del mismo, que ocasionó a…, alteraciones en su anatomía que les hizo perder la vida, mientras que a…, les causó lesiones que por su naturaleza tardaban en sanar más de quince días y ponían en peligro la vida, por ende, concluyó que la conducta del quejoso encuadraba en los delitos de lesiones y homicidio culposos, previstos y sancionados por los artículos 116, 117, 120, 123 y 124, fracción II, en relación con el diverso numeral 61, segundo párrafo, del Código Penal para el Estado de Chiapas.--- Ahora bien, se estima equivocada la conclusión a la que llegó la Sala responsable, respecto al alcance probatorio del dictamen rendido para determinar si en la orina del ahora quejoso se encontraron metabolitos de estupefacientes o psicotrópicos, para en base al mismo encuadrar la conducta típica en el segundo párrafo del artículo 61 del Código Penal para el Estado de Chiapas, que sanciona con mayor severidad a quienes a consecuencia de actos u omisiones culposos calificados como graves, causen más de un homicidio o concurre éste con lesiones que ponen en peligro la vida, cuando el conductor se encuentre en estado de ebriedad o bajo el influjo de estupefacientes u otras sustancias que produzcan efectos similares.--- Así, para que la acción culposa atribuida al peticionario encuadre en la hipótesis del segundo párrafo del artículo 61 del Código Penal para el Estado de Chiapas, se requiere probar, que en el momento de conducir el automotor estaba bajo el efecto de bebidas embriagantes o de estupefacientes, en el caso concreto, respecto de este último, cocaína.--- Hecho que no quedó probado, porque no es lo mismo considerar el efecto de la sustancia sobre una persona, que el tiempo de cobertura para la detección de metabolitos en la orina.--- Así, por ejemplo, la cocaína tiene un tiempo de cobertura de hasta siete días, dato que se corrobora con la opinión que externó el químico Fármaco Biólogo…, al responder a la pregunta siete del interrogatorio de once de octubre de dos mil dos (foja 292 del tomo uno de la causa penal), donde señaló que no era posible saber con exactitud el tiempo que puede permanecer en el cuerpo de una persona el alcaloide después de consumido, ya que el metabolismo de cada una era diferente, pero estimaba que los metabolitos podían permanecer hasta siete días después del último consumo; es decir, si una persona obtiene un resultado positivo en su muestra de orina por cocaína, eso significa que la ha usado al menos una vez durante la última semana, pero ello no es indicativo que esté bajo los efectos de la misma, pues sería absurdo sostener que una persona esté bajo sus efectos por toda esa temporalidad; por ende, al confundir ese hecho la responsable vulneró las garantías de legalidad y seguridad jurídica que prevén a favor del quejoso los párrafos segundo y primero respectivamente, de los artículos 14 y 16 de la Constitución Federal, con transgresión al principio de valoración de la prueba que surge de los artículos 178 y 257 del Código de Procedimientos Penales, vigente en la época de los hechos, por darle a la pericial en toxicomanía un alcance que no tiene, pues confundió el tiempo del efecto de la sustancia sobre el quejoso con el tiempo de cobertura para la detención de metabolitos en la orina, siendo que el aspecto normativo del tipo lo que exige es que la conducta se realice bajo su influencia.--- Ahora bien, de los preceptos constitucionales y legales se pone de manifiesto que en los juicios del orden criminal los gobernados gozan de las prerrogativas de legalidad y seguridad jurídica, ello obliga a las autoridades judiciales a examinar las pruebas dentro del marco legal, por ende, tratándose de opiniones de peritos, el numeral 257 del Código Adjetivo Penal vigente en la época de los hechos, facultaba al Tribunal de apelación para apreciar los dictámenes periciales según las circunstancias del caso, pero, tal facultad discrecional no permite dar a una opinión técnica del alcance que no tiene.--- Se dice lo anterior, porque aun otorgando eficacia demostrativa plena en términos de los artículos 178 en relación con el 257 del Código de Procedimientos Penales del Estado de Chiapas, vigente en la época de los hechos, al dictamen pericial en materia de toxicología emitido por el experto Químico Fármaco Biólogo… y diligencias que fueron invocadas por el Agente del Ministerio Público apelante en los agravios planteados para fortalecer la opinión médica y que tomó en cuenta la responsable para modificar la sentencia de primera instancia, sólo se puede advertir en forma científica el método que utilizó el experto oficial el veinte de julio del dos mil dos, para descubrir los metabolitos secundarios de cocaína en la orina del quejoso, es decir, el significado clínico de ese resultado sólo indica que el inconforme había consumido la sustancia en algún momento durante el tiempo de cobertura de la prueba; sin embargo, no es concluyente de que en el momento en que ocurrió el accidente que trajo como consecuencia que dos personas perdieran la vida y dos salieran con lesiones que pusieron en peligro su vida y tardan en sanar más de quince días, estuviera bajo el influjo de la cocaína, como lo sostiene la responsable.--- Como se dijo con antelación, no es sinónimo el tiempo del efecto de la sustancia sobre una persona, que el tiempo de cobertura para la detección de metabolitos en la orina. El primero tiende a ser más corto que el segundo, por esa razón es que una persona puede estar completamente libre de los efectos de la sustancia y aún así marcar positivo en una prueba de detección.--- Así, para poder afirmar que el quejoso el día del evento delictivo se encontraba bajo el influjo de la cocaína, es necesario conocer en forma científica el tiempo que dura el efecto de la droga en el cerebro de un ser humano, pero del examen toxicológico que se le practicó y del interrogatorio al experto oficial no se advierte ese hecho, razón por la cual se sostiene que la Sala llegó a una conclusión equivocada al valorar dicha prueba.--- Lo anterior se corrobora en el hecho que refirió el propio perito, al contestar el interrogatorio que se le formuló el veintiséis de julio de dos mil dos, en el sentido de que los resultados positivos de la prueba tienen que corroborarse con un espectofotómetro de masas.--- En todo caso, para poder tener por demostrado el aspecto normativo del tipo, no fue suficiente lo establecido en el dictamen y cobraban especial relevancia dos de los cuestionamientos que se efectuaron al perito en la diligencia practicada el once de octubre de dos mil dos, consistentes en: ‘7.- Que diga el perito si de acuerdo a sus conocimientos técnicos y científicos en su conclusión manifieste si se encontraba (el activo) bajo los influjos o efectos del alcaloide cocaína’ y ‘8.- Que diga el perito si de acuerdo a la cuantificación o grado de metabolitos encontrados en la corporeidad del inculpado puede determinarse si se encontraba bajo los influjos de la alcaloide’, pero indebidamente fueron desechadas tales preguntas, quedando tal aspecto indefinido o irresoluto.--- Al respecto, en la página de internet http://www.adicciones.org/diagnostico/pruebas_orina.html,material propiedad intelectual del Dr. **********, se hace la siguiente distinción: (transcribe).--- En la página de internet, http://www.seup.org/seup/grupos_trabajo/manualIntoxicaciones/capitulo24.pdf, se hace la siguiente distinción: (transcribe).--- En la página de internet, Fuente: http://www.manantiales.org.ar/ar/areaclinica.htm, se hace la siguiente distinción: (transcribe).--- En la página de internet, fuente: http: //escuela.med.puc.cl/publicaciones/neurologia/cuadernos/2001/01.html., se hace la siguiente distinción: (transcribe).--- En la página de internet, Fuente: www.elmundosalud.com, se hace la siguiente distinción: (transcribe).--- Así, de las opiniones técnicas que se han precisado en los párrafos precedentes, corroboran la conclusión de este órgano colegiado, y que se estima acorde con el conocimiento general, relativo a que no es sinónimo es tiempo del efecto de un narcótico, en el caso la sustancia cocaína sobre una persona (su conducta), que el tiempo de cobertura para la detección de metabolitos en la orina.--- En efecto, de las opiniones técnicas científicas mencionadas se destaca lo siguiente:--- a) Que la vida media de consumo de la cocaína es de una a seis horas según la vía de administración.--- b) Que las intoxicaciones que duran más allá de cuatro a seis horas sugieren absorción continua de cocaína.--- c) Que la detección en orina de la cocaína se localiza hasta cuarenta y ocho o setenta y dos horas después del consumo en consumidor no habitual y hasta siete días después en crónico.--- d) Que no es sinónimo el tiempo del efecto de la sustancia sobre el cerebro que el tiempo de cobertura para la detección de metabolitos en orina.--- Estas amplias consideraciones ponen de manifiesto que la Sala responsable incurrió en error al valorar la prueba, porque al dictamen pericial en materia de toxicología emitido por el experto… y a las diligencias que fueron referidas por el Agente del Ministerio Público apelante en los agravios planteados, les dio un alcance que no tienen, pues estimó que de ellas se evidenciaba que el quejoso el día del evento delictivo se encontraba bajo los efectos de la cocaína, cuando se pone en evidencia que una cosa es el tiempo que duran los efectos de la droga en el cerebro de un ser humano, según la forma de consumo (de una a seis horas, según las opiniones referidas), mientras que otra lo es la cobertura que tiene ésta para su detección (metabolitos en la orina), que según el propio perito es de hasta siete días.--- Por esta razón, como se dijo, es que una persona puede estar completamente libre de efectos de la sustancia, y aún así marcar positivo en una prueba de detección.--- Luego, si de las pruebas que describió el órgano técnico en el agravio que consideró fundado la responsable, se advierte que el quejoso resultó positivo a la cocaína con metabolitos secundarios en la orina, ese hecho es insuficiente para estimar que en el momento en que cometió la conducta que se le reprocha se encontrara bajo el influjo de la droga, por ende, se considera que el actuar de la Sala responsable fue incorrecto, pues el hallazgo de metabolitos secundarios en la orina prueba que se consumió el estupefaciente, pero no el tiempo del consumo ni sus efectos; máxime que nadie refiere que lo hubiera visto administrándose la cocaína por inhalación, endovenosa u otra, o que estuviera bajo el efecto de la misma en el momento en que ocurrió el accidente que trajo como consecuencia que dos personas perdieron la vida y dos salieron con lesiones que ponen en peligro la vida y tardan en sanar más de quince días.--- En ese tenor, si el quejoso resultó positivo a la cocaína, porque se encontraron metabolitos secundarios en su orina, ello sólo significa que ha usado al menos una vez durante la semana la droga, pero no demuestra que estuviera bajo sus efectos; máxime que el perito Químico Fármaco Biólogo…, en el momento cercano a los hechos tomó la muestra de orina al quejoso y señaló que éste se encontraba consciente, bien orientado en sus tres esferas, pues así se advierte de la pregunta y respuesta número seis, del interrogatorio de once de octubre de dos mil dos (foja 291 del tomo I de la causa penal).--- Así, si el accidente ocurrió aproximadamente a las cinco horas del veinte de julio de dos mil dos y el examen en toxicología practicado al quejoso fue en la misma fecha, horas después, porque así se advierte del contenido del mismo e interrogatorios a que fue sometido el perito oficial, conlleva a estimar que el peticionario de amparo pudo haber consumido la cocaína, pero se desconoce cuándo, pudiendo ser, incluso, días antes del accidente, pues los metabolitos en la orina se detectan hasta cuarenta y ocho o setenta y dos horas después del consumo y su cobertura dura hasta siete días, hecho este último que también refirió el aludido perito.--- En ese orden de ideas, al no estar demostrado que el peticionario de amparo el día del evento delictivo estuviera bajo los efectos de la cocaína, es obvio que la responsable en la emisión del acto reclamado valoró inadecuadamente la pericial en toxicomanía rendida por el perito oficial, atendiendo además a los interrogatorios que se le formularon y con ello los artículos 257, en relación con el 178, ambos del Código de Procedimientos Penales local, y con ello transgredió en su perjuicio las garantías de legalidad y seguridad jurídica, que prevén a su favor los artículos 14 y 16 de la Constitución Federal, por lo que, con fundamento en el artículo 80 de la Ley de Amparo, procede conceder el amparo y protección de la Justicia Federal al quejoso…, para el efecto de que la autoridad responsable deje insubsistente la sentencia reclamada y dicte una nueva en la que siguiendo los lineamientos de esta ejecutoria considere que el dictamen en toxicología practicado al inconforme e interrogatorios a que fue sometido el experto oficial, que no se vincularon al resto de las constancias para demostrar tal extremo, aspecto no combatido en sus agravios por el Ministerio Público, son insuficientes para demostrar que el acusado conducía bajo el influjo de la aludida droga y en base a ello, encuadrar su conducta en la hipótesis normativa del segundo párrafo del artículo 61 del Código Penal para el Estado de Chiapas.--- Sin embargo, como dicho argumento resultó esencial para que la Sala responsable modificara la sentencia de primera instancia e incrementara la pena de prisión al peticionario de amparo, en la nueva sentencia deberá analizar el agravio del órgano técnico acusador respecto a la valoración de los dictámenes etílicos practicados al quejoso por los doctores…, peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado y Policía Federal Preventiva, pues en relación con este tema no se pronunció, lo que impide a este órgano colegiado proceder a su análisis, pues de hacerlo se sustituiría a la responsable.--- Además, la responsable deberá exponer los motivos a través de los cuales estimó fundado el segundo agravio del órgano técnico acusador para ubicar al peticionario de amparo en un grado medio de culpa, pues en el considerado duodécimo, sólo hizo referencia a los errores jurídicos en que incurrió el Juez de origen para imponer la pena de prisión y expone los motivos por los cuales ubica la culpa del quejoso en el punto medio, pero soslayando que tratándose de los agravios del Ministerio Público, éstos deben ser examinados de manera estricta y en caso de ser fundado exponer los motivos de ello, a fin de que el quejoso esté en aptitud de impugnar el fallo en caso de que sea contrario a sus intereses.--- Concesión de amparo que se hace extensiva respecto a los actos de ejecución reclamados al Comandante Regional de la Agencia Estatal de Investigaciones Zona Costa, ya que siendo inconstitucional el acto de la ordenadora, lo será su ejecución, acorde con la jurisprudencia número 89, sostenida por el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, visible en la página 71, Tomo VI, Materia Común del Apéndice al Semanario Judicial de la Federación 1917-2000, del tenor siguiente: ‘AUTORIDADES EJECUTORAS, ACTOS INCONSTITUCIONALES DE LAS.’ (transcribe)”.
El criterio anterior, originó la emisión de la tesis que es del tenor siguiente:
Novena Época

Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito

Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta

Tomo: XXI, abril de 2005

Tesis: XX.3o.8 P

Página: 1397
DICTAMEN TOXICOLÓGICO PRACTICADO EN MUESTRA DE ORINA. ES INSUFICIENTE PARA ACREDITAR QUE EL INCULPADO MANEJABA EL AUTOMÓVIL BAJO EL INFLUJO DEL ESTUPEFACIENTE COCAÍNA, SI ESE ESTADO NO SE CORROBORA CON OTROS MEDIOS DE PRUEBA (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE CHIAPAS). El artículo 61 del Código Penal del Estado de Chiapas dispone que se aplicará pena de prisión cuando el conductor de un vehículo, encontrándose en estado de ebriedad o bajo el influjo de estupefacientes u otras sustancias que produzcan efectos similares, cause más de un homicidio o concurra éste con lesiones que pongan en peligro la vida. Ahora bien, para considerar acreditado que el activo al momento de conducir el automotor estaba bajo el efecto del estupefaciente cocaína se requiere del dictamen toxicológico, sin embargo, es insuficiente el dictamen que determina que la muestra de orina es positiva por consumo de cocaína, si ese estado no se corrobora con otras pruebas. Así, al valorarse la pericial en toxicomanía, en términos del artículo 257 del Código de Procedimientos Penales del Estado de Chiapas, no debe confundirse el efecto de la sustancia sobre una persona, con el tiempo de cobertura en la detección de metabolitos en la orina, pues el primero tiende a ser más corto que el segundo, razón por la cual una persona puede estar completamente libre de los efectos de la sustancia y aún así marcar positivo en una prueba de detección, por lo que esto último, por sí solo, no acredita que la conducta se realizó bajo la influencia de la sustancia, aspecto exigido en el tipo penal, en todo caso, el significado clínico de ese resultado será que el inculpado consumió la sustancia durante el tiempo de cobertura de la prueba, sin embargo, dicha experticial no es concluyente de que en el momento en que ocurrió el accidente estuviera bajo el influjo de la cocaína”.

TERCER TRIBUNAL COLEGIADO DEL VIGÉSIMO CIRCUITO.
Amparo directo **********. 12 de noviembre de 2004. Unanimidad de votos. Ponente: **********. Secretaria: ********** del Porte.

Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos