Violencia de genero entre menores, y violencia de genero en el ambito intrafamiliar



Descargar 127.16 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión05.02.2018
Tamaño127.16 Kb.
Vistas63
Descargas0
  1   2   3   4
Catálogo: bitstream -> 10953.1
10953.1 -> Palabras clave: mobbing, acoso, laboral, psicológico, discriminación
10953.1 -> Portada tfg
10953.1 -> Los riesgos psicosociales: especial referencia al estrés laboral Sergio Ramírez Pareja
10953.1 -> De donde venimos
10953.1 -> Índice resumen Palabras clave. Abstract Justificación
10953.1 -> Introducción al concepto: ¿QUÉ es el mobbing?
10953.1 -> Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas
10953.1 -> Portada tfg
10953.1 -> Trabajo Fin de Grado
10953.1 -> Summary – introduccióN – metodología – estructura del índice 6

IGUALDAD Y NO DISCRIMINACIÓN”.
VIOLENCIA DE GENERO ENTRE MENORES, Y VIOLENCIA DE GENERO EN EL AMBITO INTRAFAMILIAR”.

RESUMEN:
El presente proyecto trata sobre la igualdad adaptado a las relaciones de menores ya sean las relaciones que mantienen estos con sus parejas, lo que es reconocido por ley como violencia de genero, o la relación mantenida con sus padres, lo que es reconocido como violencia intrafamiliar. Ambos tipos de violencia lesiona el derecho constitucionalmente reconocido como la igualdad formal y material entre sujetos, ya que este tipo de violencia hunde sus raíces en una falsa creencia superioridad del menor con respecto a su pareja o a sus progenitores.
Palabras clave: menor, igualdad, violencia de genero, acoso, ámbito intrafamiliar.
RESUMEN INGLES:
This proyect is about equiality in relationships of children, whether they maintain whith their partners or whith their parents, which the law recognizes as gender violence or in the case of violence in the family recognized as domestic violence. Both types of violence violating the right to equiality between people.

INDICE:
VIOLENCIA DE GENERO ENTRE MENORES Y VIOLENCIA DE GENERO EN EL AMBITO INTRAFAMILIAR:

INDICE


  1. INTRODUCCIÓN

  2. VIOLENCIA DE GENERO COMO DISCRIMINACIÓN.

2.1. DESIGUALDAD COMO CAUSA FUNDAMENTAL DE LA VIOLENCIA DE GENERO. LAS RELACIONES DE PODER.

2.2. RELACIONES EN PAREJA DE MENORES EN EL CONTEXTO SOCIAL.

2.3. LA CONSTITUCIONALIDAD DE LA RESPUESTA PENAL A LA VIOLENCIA DE GÉNERO

2.4. RESPUESTA JURÍDICA A LA VIOLENCIA DE GENERO EN LA JURISDICCIÓN DE MENORES.

2.5. PERSPECTIVA LEGAL DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN RELACIÓN A LOS MENORES

2.6. LA PROTECCIÓN DE LOS MENORES ANTE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

3. ASPECTOS PROCESALES

3.1 LA DEFENSA DE LOS MENORES POR LA FISCALÍA:  El principio de oportunidad,  Desistimiento del procedimiento (art. 18 LORPM), Sobreseimiento del expediente y problemática (ART. 19 LORPM),

3.2. MEDIDAS CAUTELARES APLICABLES.

3.3 RESPUESTAS JUDICIALES A LA VIOLENCIA DE GENERO CON VICTIMAS MENORES DE EDAD.

3.4 MENOR COMO SUJETO PASIVO DE LA VIOLENCIA DE GENERO EN PAREJA.

3.5. LA ADOLESCENTE COMO SUJETO PASIVO DE LA VIOLENCIA DE

GÉNERO EN PAREJA.

4. EL MARCO JURÍDICO DE TUTELA: LA LEY ORGANICA 1/04 DE MEDIDAS DE PROTECCION INTEGRAL CONTRA LA VILENCIA DE GÉNERO.

4.1 CAPACIDAD JURIDICA DEL MENOR.

4.2 CIRCUNSTANCIAS DE LA RELACION PARA CONSIDERAR LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN PAREJA

4.3 MENOR COMO SUJETO PASIVO DE LA VIOLENCIA DE GENERO EN PAREJA.

4.4 MENOR SUJETO PASIVO DE LA VIOLENCIA (ESTADISTICAS).

4.5 MENOR SUJETO ACTIVO.

5. VIOLENCIA DE GENERO ENTRE MENORES EN LA PROVINCIA DE JAÉN.

5.1 SISTEMA DE DECLARACIÓN UNICA: JAEN PIONERO.
6. ACOSO MEDIANTE LAS NUEVAS TECNOLOGIAS

6.1 CIBERACOSO EN PAREJA DE MENORES

6.2 ACTUACIONES DESDE LOS PODERES PUBLICOS FRENTE AL CIBERACOSO
6.3 ACOSO MEDIANTE REDES SOCIALES ESTADISTICAS (CIBERACOSO)

7. VIOLENCIA INTRAFAMILIAR.


7.1 PAPEL DE LA MADRE EN LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR COMO CAUSA DE DESIGUALDAD.

7.2 VIOLENCIA INTRAFAMILIAR EN ANDALUCIA

7.3 DIVERSIFICACIÓN DEL RÉGIMEN JURÍDICO DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO E INTRAFAMILIAR (AMBITO ESTATAL).

8. CONCLUSIONES




VIOLENCIA DE GENERO ENTRE MENORES:

  1. INTRODUCCIÓN:

A lo largo de este proyecto se desarrollará como se ve afectado el derecho a la igualdad de los sujetos puesto en relación con la relación en pareja entre menores, ya que aunque la relación mantenida por estos no tenga una dosis de convivencia, si es cierto que puede ser reputada como violencia de genero, ya que hunde sus raíces en un intento de sumisión del menor frente a su pareja. Desigualdad que nuestra constitución española (CE) niega tajantemente, promulgando la necesidad de que sea inviolable el derecho a la igualdad tanto en su ámbito formal como material. Por ello, se puede entender este tipo de conductas como violencia de género al producirse en pareja, pero deberá contener los requisitos necesarios. Igualmente abordaremos en dicho proyecto todo lo relacionado con la violencia de género en parejas de menores, el acoso mediante las nuevas tecnologías, y la violencia en el ámbito intrafamiliar. Todos estos temas serán tratados a lo largo de dicho proyecto, ya que todos ellos tienen un elemento fundamental, y es que dichas conductas se ejercitan del menor frente a su pareja, o frente a su madre, por el hecho de que entiende que goza de una posición jerárquicamente superior, algo inadmisible por el derecho constitucional al reconocer la igualdad entre sujetos y la prohibición de llevar a cabo tal discriminación.


  1. VIOLENCIA DE GENERO COMO DISCRIMINACIÓN.

Todo tipo de violencia ejercida por un hombre contra una mujer, ya goce esta de una edad más o menos avanzada, y siempre que sea realizada en el marco de una relación afectiva, se entiende como violencia de género en pareja. Esta violencia hunde sus raíces en una desigualdad de sexos patente, ya que el sujeto activo de la violencia de género entiende que se encuentra en un escalafón superior al de la mujer, que lo faculta para ejercitar este tipo de conductas. La violencia de genero en pareja vulnera el articulo 14 de la Constitución Española (CE).

Muchos autores, entienden que este tipo de comportamientos, tiene su germen, en el hecho de que el hombre entiende que la mujer ocupa una posición secundaria o inferior, entendiendo que la mujer es algo parecido a una posesión propia, dándose lugar a una vulneración total del derecho a la igualdad entre sujetos.

En cuanto a la postura de la doctrina opina que no se somete a la mujer a este tipo de violencia por los rasgos biológicos que las distinguen de los hombres, ni por la falsa creencia de entender que esta goza de mayor “debilidad”, sino que estas conductas son realizadas a causa directa de una serie de roles aún existentes en nuestra sociedad, en los cuales se le asigna un puesto de subordinación a la mujer, siendo esto una muestra de una sociedad patriarcal y con valores rudimentarios. 1

En la propia ley de violencia de genero creada en el año 2004, la denominada “Ley integral de violencia de género”, se deja claramente determinado, el hecho de que la discriminación, es una situación de desigualdad entre géneros, en la cual prevalece el poder de los hombres sobre las mujeres, algo que en una sociedad democrática, e igualitaria, carece de fundamento, al ser una situación totalmente discriminatoria, ilícita y denigrante para la mujer.



    1. DESIGUALDAD COMO CAUSA FUNDAMENTAL DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO. LAS RELACIONES DE PODER.

La violencia de género en pareja de menores de edad se entiende como una muestra clara de desigualdad en pareja, igual que ocurre en los casos de mayores de edad, generándose un perjuicio severo a la víctima y a sus derechos. Los tribunales españoles durante décadas han reflejado en sus pronunciamientos jurisprudenciales el hecho de que no se penaliza la violencia de genero por el sexo del sujeto pasivo o sujeto activo, sino que se penaliza especialmente estos hechos por el hecho de que el sujeto activo pretende someter al sujeto pasivo mediante este tipo de violencia, al creerse superior a la mujer.


Los expertos en la materia han realizado numerosos análisis en los cuales queda constancia de que un menor ejerce la violencia contra su pareja a causa directa de que este entiende que se encuentra en una posición superior a la de su pareja, y esto se origina por la existencia de una serie de factores y siempre siguiendo un proceso especifico. 2


  • El primer paso para dar lugar a este tipo de desigualdad en pareja es la diferenciación en géneros (femenino y masculino).

  • La segunda causa es la valoración de géneros, la cual da lugar a la segunda desigualdad en pareja a esta edad, llegándose a la conclusión de que se produce una infravaloración del género femenino y una sobrevaloración del género masculino.

Gran parte de los autores que hablan sobre violencia de género en menores, entienden que a partir de la desigualdad, y de ese falso conocimiento de superioridad sobre la mujer, la violencia contra estas surge de forma casi natural, y de una forma invisible llegando a normalizarse, constituyendo esto una forma de sometimiento de la mujer al hombre.

Por esto, los expertos entienden que el factor fundamental para evitar este tipo de desigualdades es la educación que ha de transmitirse a los menores, ya no solo en el ámbito intrafamiliar, sino también en el ámbito educativo, ya que los menores transcurren gran parte de sus horas diarias en los centros educativos, y como tal, son estos quienes deben intentar incidir de forma directa en los menores, para crear una conciencia igualitaria y erradicar desigualdades3. Los propios expertos establecen el hecho de que en muchas ocasiones los docentes podrían tener constancia de quienes podrían ejercer conductas violentas sobre su pareja, y que menores gozan del perfil de maltratador por su forma de actuar. 4


Pero es evidente que los casos de maltrato de género entre menores está reportando un notable aumento. Por ello, muchos autores entienden como necesario el modificar estas creencias y los mensajes que recibimos de las mismas fuentes, que son factores que inciden decisivamente en el menor debiendo realizarse esto mediante la educación que recibe el menor como causa fundamental, debiendo instruir a este en una sociedad fundada en valores como la igualdad de género.
2.2 RELACIONES EN PAREJA DE MENORES EN EL CONTEXTO SOCIAL.
Las relaciones entre menores, obviamente se producen en el seno de una sociedad concreta, la cual los influencia directamente, y desarrolla su personalidad la cual se encuentra vinculada directamente con el proceder de estos. Debe decirse que la sociedad en la cual se desarrollan este tipo de comportamientos se encuentra fundada en valores sexistas y androcéntricos que originan situaciones de desigualdad y discriminación de género, siendo esto, a causa de una jerarquía de valores predominantes, asociados a lo masculino y a la posición dominante de este.
En este tipo de sociedad se origina una serie de estereotipos de hombres y mujeres con características comunes pero diferenciadas para cada género, algo que hace que se produzca la desigualdad entre hombres y mujeres. Estos estereotipos sociales de hombres y mujeres condicionan de forma clara las relaciones en pareja, y los menores debido a su corta edad el experto entienden que son fácilmente moldeables por la sociedad en la cual desarrollan su actividad diaria.


    1. LA CONSTITUCIONALIDAD DE LA RESPUESTA PENAL A LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Este tema ha sido muy debatido en nuestra sociedad, ya que se planteaba el hecho de que en ocasiones pudiera chocar el derecho a la igualdad entre hombres y mujeres con la protección de la victima en casos de violencia de género. Esta cuestión llegó incluso al Tribunal Supremo, el cual debió determinar si realmente, chocaba el derecho a la igualdad de los sujetos con la especial protección que las leyes de violencia de género le otorga a la mujer en estos casos. Se alegaba ante los tribunales ya que se entendía que la constitución en su artículo 14CE, dejaba claramente establecido la “igualdad entre hombres y mujeres, tanto formal, como material”. Entendiéndose esta igualdad entre hombres y mujeres, como una igualdad de trato ante la ley, no pudiendo crearse legislación que favoreciera al género femenino y afectara al masculino y viceversa.

Se reclamó que en cumplimiento de este derecho a la igualdad constitucional, no debía sancionarse más gravemente el hecho de que fuera el hombre quien llevara a cabo la actuación. 5

Finalmente este debate llega al Tribunal Constitucional (en adelante TC), el cual se pronunció rechazando esta posible desigualdad, justificando para ello, que esta violencia tiene especial importancia, porque hunde sus raíces en un maltrato derivado de una desigualdad de género, creada en el marco de una relación afectiva, y que sitúa a la mujer en un plano inferior al del hombre. Siendo esto, una conducta intolerable, y que había venido produciéndose desde años y décadas atrás.6

Por ello el alto tribunal, se esfuerza en su pronunciamiento por dejar asentado el hecho de que no es más importante el sexo del autor y victima, sino que el trato punitivo especial, se fundamental, en que este tipo de comportamientos son reputados como graves debido a que hunden su procedencia en una desigualdad totalmente infundada, en la cual, el hombre que ejercita dicha violencia, entiende que ostenta una posición superior a la de su pareja.

Siendo esto, totalmente prohibido por la Constitución Española (en adelante CE). Por ello, el TC descarta totalmente que se esté produciendo una discriminación de los varones, en favor de la mujer, entendiendo que dichas medidas legislativas son totalmente acordes al derecho constitucional y a la igualdad entre hombres y mujeres.7

Por tanto, se entiende que esta agravante de género es totalmente constitucional ya que es una medida de política criminal que se basa en el reconocimiento de la especial gravedad de las agresiones propinadas contra la mujer en el marco de una relación de pareja, pero en ningún caso se penaliza especialmente porque quien cometa este tipo de conductas sea de genero masculino. El tribunal alega que esta especial importancia se produce por los hechos históricos que nos muestran la sumisión histórica de la mujer.8

El TC en la Sentencia “STC 59/2008, de 14 de Mayo” deja claramente establecido que en ningún caso existe una violación del derecho de igualdad entre sujetos, sino que se está intentando proteger a la mujer de posibles agresiones de este tipo que hunden sus raíces en un intento de sumisión a la mujer. “Por ello, El TC ha establecido que el tratamiento diferenciado de supuestos de hecho iguales tendrá una justificación objetiva y razonable cuando esté basado en diferencias entre mujeres y hombres en ámbitos concretos de la realidad social y no depare unas consecuencias desproporcionadas en atención a la finalidad perseguida por dicha diferenciación “. 9

Por ello, el alto tribunal entiende que en este tipo de casos lo que se esta produciendo es una discriminación positiva, que abarca la dimensión formal del principio de igualdad, reconociendo las diferencias entre individuos. El tribunal califica esta desigualdad como legitima. “Martín Vida señala que para que se pueda considerar como legitima este tipo de discriminación, deberán mediar una serie de aspectos fundamentales, los cuales son”:

A) Que las personas que se benefician de la medida se encuentren en situación de desventaja por su pertenencia activa o no, consciente o no, a un cierto colectivo. Pertenencia determinada por la posesión de algún rasgo completamente inmutable e íntimamente ligado, en tanto que definitorio de su identidad, a su dignidad como ser humano.

B) La aplicación de la medida debe suponer un beneficio inmediato para la persona o personas que pertenecen al grupo discriminado.

C) el objetivo consiste en eliminar la desventaja que sufre la persona a la que va dirigida esta medida. Pero debe decirse que el ámbito aplicación de la medida es colectivo, por ello, tanto la Ley 1/2004 como la STC 59/2008 se fundamentan en la acción positiva como medio para hacer efectivo el precepto de igualdad constitución, no planteando estos conflicto de inconstitucionalidad.

Así pues, “el TC declaró que la igualdad reconocida en el articulo 14 de la CE no implica una prohibición de diferenciación, sino que es compatible con el trato diferenciado cuando la diferencia jurídica persiga un fin discernible y legítimo y las consecuencias de la diferencia no sean desproporcionadas”10

Por ello, como antes ya se decía el tribunal se fundamenta para resolver este tipo de conflictos en el hecho de que se dota de especial gravedad a este comportamiento, por las connotaciones de la situación, por ello las medidas adoptadas por la ley de medidas de protección integral se entienden totalmente constitucionales, ya que se fundamentan en el hecho de que esta violencia contra la mujer se suscita a causa de un trato desigualitario, no por otro tipo de causas.11

2.4 RESPUESTA JURÍDICA A LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN LA JURISDICCIÓN DE MENORES.

En este ámbito es fundamental conocer qué tipo de respuesta nos presenta la jurisdicción de menores ante este tipo de violencia de genero en pareja. Nos encontramos con el “II Congreso para el estudio de la violencia contra las mujeres”, el cual fue desarrollado en Sevilla los días 28 a 29 de Noviembre de 2011. La celebración de este congreso tuvo como fin debatir sobre la violencia de genero en parejas adolescentes, y proporcionar por la jurisdicción de menores respuesta a todas aquellas cuestiones que se presentaron, ya que es un tema de actualidad que genera mucho conflicto a la hora de poder llevar a cabo la resolución de este tipo de casos, y debe decirse que nuestro poder legislativo no ha prestado mucha atención a este tipo de violencia.12


La violencia de género en parejas adolescentes goza de un tratamiento específico enmarcada esta modalidad delictiva dentro del marco de la LO 5/00 (Ley Orgánica de responsabilidad penal del menor, en adelante LORPM) el cual ha merecido hasta ahora escasa atención dentro de la doctrina jurídica publicada tras los diez primeros años de vigencia de dicha Ley.13
En este congreso se pone de relieve el hecho de que la violencia de genero en pareja de menores de edad no alcanza la gravedad que alcanza la ejercitada por mayores de edad, y es esta la causa que justifica que no se haya regulado por una ley especifica. Tambien es cierto que los casos de violencia de genero en menores en muchos casos no son denuniciados. Y esto ocasiona que no se tenga una cifra superior de este tipo de violencia, porque como podremos comprobar posteriormente son muchas las menores que por miedo no denuncian.

Este tipo de maltrato llevado a cabo por menores de edad suele ser maltrato psíquico, amenazas, etc. Siendo la carga de violencia física de una menor entidad que la que se produce en los casos de violencia de genero suscitados en mayores de edad, donde actualmente estamos comprobando el hecho de que son un número muy elevado de mujeres las que mueren anualmente en nuestro país, en manos de sus parejas, y las consecuencias son nefastas, en gran parte de los casos acaba en muerte.


En dicho congreso se plasmó el hecho de que el índice de mortandad es muy inferior al llevado a cabo por los mayores de edad, y por igual la entidad de las lesiones tampoco alcanza la gravedad de las suscitadas por mayores de edad, tiene una dosis de gravedad inferior. Pero en las estadísticas que podemos obtener de los informes elaborados o de los tribunales españoles, no muestran índices de mortandad de las menores, sino índices de violencia de genero. Pero los recursos en este tema son limitados, ya que en las bases de datos las sentencias por violencia de genero, homicidio etc. Entre menores no son publicadas, ya que la ley de protección de datos lo prohíbe, para intentar proteger de forma mas eficaz la intimidad de la menor.
Pero también debe decirse, que los menores que ejercen este tipo de comportamientos agresivos contra sus parejas, no solo lo realizan sobre estas, sino que en muchos casos la figura materna se ve lesionada de una forma directa por el menor. Ya que el menor no solo lleva a cabo comportamientos violentos contra su pareja sino que su madre también puede sufrir este tipo de comportamietos en determinados casos. Esto se produce debido a que el menor tiene una falsa creencia fundamentada en la desigualdad, que hace que este se entienda autorizado para llevar a cabo estas conductas.
Es por ello, que se contempla en el ámbito de la violencia de género entre menores, la violencia ejercida por menores en el ámbito intrafamiliar frente a su madre, ya que también hunde sus raíces en un comportamiento machista, y desigualitario propio de una sociedad patriarcal. Pero son dos conceptos que no pueden entenderse cómo unidos, ya que la violencia que ejercen en el ámbito familiar, es independiente a la que ejercen contra su pareja, teniendo un tratamiento jurídico distinto.
Esta es la causa que determina que a aquella violencia ejercitada por el menor en el ámbito familiar contra figuras como la materna se determine, violencia de genero intrafamiliar. Y la violencia ejercitada por el menor contra su pareja se entienda violencia de género en pareja. Por igual se le aplicará la ley de responsabilidad del menor, para exigirle a este, que cumpla con la responsabilidad de la violencia ejercitada.14
Una vez se comprueba que el menor ha ejercitado este tipo de comportamientos violentos ya sea contra su pareja o contra sus progenitores, y siempre atendiendo a la violencia ejercitada se le aplicará la medida provisional correspondiente. 15


2.5 PERSPECTIVA LEGAL DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN RELACIÓN A LOS MENORES

La igualdad es un principio constitucional, recogido en el artículo 14 de la CE del año 1978, la cual pone de manifiesto que todos los ciudadanos son iguales ante la ley. Igualdad que ha de ser tanto formal, como material, sin posibilidad de que sea admitida ningún tipo de desigualdad, que pueda generar algún conflicto de derechos de la persona, o lesionar la dignidad de esta.16

En aquellos casos en los cuales quien sea autor o sujeto activo de la violencia de género en pareja, sea un menor de 18 años la competencia para su enjuiciamiento corresponde a los Jueces y Juzgados de Menores, y la ley que regula este tipo de comportamientos y procedimientos será “la Ley Orgánica 5/2000, de 12 de Enero”, y sus correspondientes disposiciones, por las que se regula la responsabilidad penal de los menores”.17

La jurisdicción de menores goza de una serie de principios y características distintas a los de la jurisdicción ordinaria, ya que no puede juzgarse igual a un menor, ni adoptar m medidas cautelares o definitivas iguales a las aplicadas a los mayores de edad.

La Recomendación “87 del Comité de Ministros del Consejo de Europa afirma que “Los jóvenes son seres en evolución y por tanto todas las medidas adoptadas al respecto deberan tener un carácter educativo”. Así ocurre en nuestra legislación, donde las medidas que pueden imponerse a los menores infractores, forman parte de un régimen de sanciones específico, con una finalidad educativa y que se adoptan valorando fundamentalmente su interés.18

La LORPM se aplica para exigir responsabilidad al menor, que deberá ser mayor de 14 años y menor de 18 años, por haber realizado tratos que son considerados como violencia de genero contra sus parejas. La conducta realizada por el menor, debe ser considerada como delito o falta y ha de estar tipificado en el código penal. “La propia ley define la naturaleza de su procedimiento como “formalmente penal pero materialmente sancionador-educativo”. Se considera al menor responsable penalmente de sus actos y de las consecuencias que acarrean y la respuesta del sistema es eminentemente educativa”.

La LORPM adopta un modelo mixto, compaginando la responsabilidad que se le ha de imponer al menor, con una medida educativa que favorezca la reinserción del menor, para erradicar este tipo de conductas. Este modelo de responsabilidad sigue las directrices marcadas por la normativa relativa a la justicia de menores emanada de la ONU y del Consejo de Europa. Las Reglas mínimas de las Naciones Unidas para la Administración de la Justicia de Menores, “Reglas de Beijing”, de 1985; las Directrices de las Naciones Unidas para la prevención de la delincuencia juvenil, “Directrices de Riad”, de 1990; las Reglas de las Naciones Unidas para la protección de los menores privados de libertad, de 1990; la Recomendación nº 87 del Comité de Ministros del Consejo de Europa, sobre reacciones sociales ante la delincuencia juvenil y la Convención de los Derechos del Niño de 20 de Noviembre de 1989.
Esta unión de normas busca siempre proteger el interés del menor, compaginándolo con la necesidad de que este responda por los hechos cometidos.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos