Violencia de geénero contra las mujeres



Descargar 56.84 Kb.
Fecha de conversión11.12.2018
Tamaño56.84 Kb.
Vistas50
Descargas0

VIOLENCIA DE GÉNERO CONTRA LAS MUJERES
Mª Elena Simón Rodriguez. rodrilena@hotmail.com

(Artículo resumido y adaptado por la autora para la ocasión. El original completo se halla en el libro “Hijas de la Igualdad, herederas de Injusticias”, capítulo 6. Narcea S.A. de ediciones, Madrid, 2008-9).
La violencia contra las mujeres, que no contra “la mujer”, es un fenómeno generalizado y extendido por todo el mundo, altamente tolerado e incluso naturalizado como “normal” e inevitable, dadas las dimensiones que alcanza. Recomiendo decir “contra las mujeres” para visualizar la diversidad de las mismas y evitar una conceptualización esencialista: diciendo “la mujer”, parece que todas son como una, indistintas y carentes de subjetividad y personalidad individuales.

También podemos hablar de “violencia de género”. Esta forma de llamarle a la violencia machista contra las mujeres es parte del debate público más actualizado, está por tanto en construcción y evolución y se está intentando consensuar a niveles internacionales, pues el propio término “género” no es siempre bien usado ni bien aceptado. así es que vamos a aclarar también este significado, para poder entender mejor de qué se trata la violencia de género, pues es en base a ser mujer y lo que ello conlleva de sometimiento y consideración como inferior y objeto, que se sufre este tipo de violencia, es decir, por la adscripción al devaluado género femenino y no por características o por circunstancias personales.

Por otra parte, comprender el sistema de dominación llamado patriarcado, y la condición masculina dominante también nos dará pistas para interpretar el marco conceptual de la violencia de género.

Y, por último, vamos a traer aquí la definición de 1993, emanada de la Asamblea de la ONU, pues con ésta sabremos definitivamente de qué vamos a hablar:

Violencia de género contra las mujeres es:
Todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer,, así como las amenazas de tales actos, la coerción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada”.
Marco conceptual de la violencia de género

El reconocimiento de este tipo de violencia como un delito es muy reciente, tanto que en muy pocos años y en muchos países ha pasado de formar parte de los comportamientos varoniles aceptados como normales y quedar por ello impune, a constituir un delito. Por tanto, todavía existen multitud de confusiones al respecto y sobre todo de prejuicios, resistencias y reacciones para distinguirla de otras violencias, identificar su origen, calificarla como un mal social colectivo y considerarla como una conducta reprobable.

El sistema de dominación patriarcal genera y practica violencia para imponerse, tener éxito y reproducirse, como todo sistema de dominación, pues nadie se somete ni se deja encerrar ni torturar de forma voluntaria, ni disfruta con el maltrato. Es, por tanto, una forma de ejercicio del poder por parte de los varones para mantener la sumisión de las mujeres, mediante el empleo de la fuerza ya sea física, psíquica, económica, etc Esta violencia tiene diversas manifestaciones y está arraigada en la propia estructura social, así como en creencias, costumbres y símbolos y, por otra parte, en las prácticas relacionales entre los sexos, que van desde la violencia física hasta la económica, intelectual y psicológica.

La violencia contra las mujeres es la consecuencia de la discriminación y del desequilibrio de poder entre mujeres y hombres. Es, a un tiempo, violencia sexista, porque discrimina a las mujeres convirtiéndolas en causantes y objetos de esa violencia, y machista, porque arremete contra ellas para lograr su sometimiento. El objetivo de las acciones violentas contra las mujeres es, por tanto, el control de la persona mujer para obtener de ella dependencia y subordinación.



Ser mujer es el principal factor de riesgo para experimentar múltiples formas de violencia específica, que no se padecerían siendo hombre. Por ejemplo: la mutilación de los genitales, el incesto, la violación como estrategia de guerra y premio para los vencedores y el maltrato del compañero o excompañero íntimo, sea éste cónyuge o no.

Así es que podemos hablar de:



  • Violencia estructural: La violencia contra las mujeres está en la base de muchos de los pilares de nuestra organización social. Bien es verdad que poco a poco se debilitan estas rígidas estructuras patriarcales y van quedando incluso desdibujadas, pero no acaban de desaparecer. Prueba de ello son las resistencias a que las mujeres participen en igualdad de condiciones en los organismos de poder y sobre todo de algunos tipos de poder, como el económico, religioso o militar, por ejemplo. Aún no hemos aprendido a vivir en una sociedad libre de violencia machista.

  • Violencia simbólica: Todas las creencias, actitudes y saberes en relación a la superioridad de los varones en cuanto a fuerza, poder, inteligencia, libertades, etc… no hacen más que contribuir a que otras formas de violencia más observable y directa se mantengan, resistan e incluso se intensifiquen. A ello contribuyen los productos mediáticos, culturales y digitales de todo tipo: revistas, telenovelas, películas, juegos informáticos, cuentos, canciones, que realizan una influencia insoslayable en la educación sentimental de mujeres y hombres, alimentando fantasías románticas y de entrega en ellas y de control y dominio en ellos.

  • Violencia directa: Aquí podemos agrupar todas las formas visibles de violencia que las mujeres como tales padecen: golpes, lesiones, mutilaciones, violaciones y abusos sexuales de todo tipo, castigos corporales, encierros y prohibiciones, limitaciones a su movilidad, muertes, secuestros y desapariciones, torturas, humillaciones, enfermedades mentales provocadas por situaciones de terror continuado, etc…

Recomendamos aquí echar un vistazo al “Iceberg de la violencia de género”,

infografía de Amnistía Internacional, publicado en Internet en diversas páginas.
Volvamos a pensar en el sistema de dominación patriarcal y en las improntas de opresión que este sistema marca sobre las personas que no ostentan el poder (varonil o del padre), de las que muy pocas mujeres pueden escapar totalmente. Para ello nos vamos a ayudar de la clasificación que Iris Marion Young, profesora de Ciencias Políticas de la Universidad de Chicago, realiza en su obra de 1990 “La Justicia y la política de la diferencia”. Nos inspiramos en su pensamiento para comprender bien el por qué cualquier mujer puede estar expuesta y estar en riesgo de sufrir violencia machista.

Hablamos aquí de marcas de opresión, que suelen repetirse en todos los individuos que pertenecen a un grupo sometido. No es menester que se den todas las marcas a un tiempo en todas las personas de ese grupo, pero sí algunas de estas marcas en cada persona de ese grupo. Existen mujeres que se pueden librar individualmente de todas las marcas o de la mayoría, como excepción, o porque ostentan posiciones de privilegio; de otras, es imposible porque ocurren por la pertenecia al género devaluado femenino y, por tanto afecta a todas.



MARCAS DE OPRESIÓN

Pensando en cada una de ellas encontraremos explicaciones que nunca antes pudimos encontrar, sobre la violencia de género.También podemos trasladar esta observación a las poblaciones colonizadas en general.



Explotación: el trabajo, el ingenio, las energías, el tiempo y los saberes se extraen y aprovechan sin remuneración adecuada, en condiciones no pactadas, con exigencias desmesuradas, con deberes pero sin derechos.

Marginación: al tener peores condiciones y menos tiempo para la capacitación profesional, menos oportunidades laborales y de acceso a puestos de trabajo remunerados para poder vivir por sí mismas y mantener a sus criaturas, van quedando en los márgenes del sistema, en sectores de actividad sumergidos, discontinuos, irregulares, a tiempo parcial, como temporeras, sin posibilidades de promoción ni mejora y la mayor parte de las veces con cargas familiares y menores a su cargo, pues los padres no contribuyen, al ser desconocidos, negarse a pagar alimentos o haber desaparecido. Ellas constituyen las ¾ partes de pobres del mundo.

Corporalidad: La conceptualización a través del cuerpo: sexual, objeto de deseo, reproductor, sufriente, débil, bello. Siempre por delante, para su valoración o desprecio. A las mujeres casi todo les pasa gracias a su cuerpo o por culpa de su cuerpo.

Carencia de poder: Está claro que las mujeres sólo disfrutan de una pequeña parte del poder, delegado (llamado vicario, que quiere decir algo así como prestado) y únicamente en el ámbito hogareño, para las cosas pequeñas, de cada día: las decisiones respecto a la alimentación, la salud, el consumo de bienes comunes, la administración de los dineros corrientes. Pero en el conjunto de los ámbitos públicos y sociales: políticos, económicos y financieros, académicos, religiosos, ideológicos, científico-tecnológicos, culturales, militares y de representación social, las mujeres aún no alcanzan ni al 20%, pues en algunos sectores no hay casi ninguna.

Colonización cultural: La colonización cultural se expresa por medio del androcentrismo, es decir, de la visión masculina del mundo y de las relaciones sociales, donde lo masculino dominante lo impregna y lo define todo, como en la famosa frase de Protágoras: “el hombre es la medida de todas las cosas…” Este hombre de la ciencia y de la cultura, de la palabra y de la técnica, de la economía y de la industria, es el macho-hombre-varón. Para que incluya a la mujer hay que rehacer parte del pasado y sobre todo construir un presente inclusivo, para poder aspirar a un futuro de justicia y equidad.

Una de las manifestaciones de colonización cultural más llamativas es el lenguaje sexista, que oculta y minusvalora a las mujeres en su conjunto. Otra, es la herencia cultural que nos han dejado la literatura, las artes visuales y plásticas y el cine en todas sus vertientes y donde las mujeres están generalmente ausentes como sujetos y autoras pero tratadas en tanto que personajes creados por la mirada masculina y producto de sus fantasías y miedos, como objetos bellos, perversos, angelicales, delicados o prácticos.



Violencia: Y aquí ya llegamos al punto que más nos interesa en este apartado. Todos estos mecanismos de opresión que acabamos de describir, a veces no son suficientes para lograr el sometimiento sin más, así es que hay que aplicar acciones contundentes que produzcan sufrimiento, aversión o desvalorización de lo propio, humillación, pánico o anulación del deseo y la necesidad personal. La violencia contra las mujeres significa castigo ejemplar en otras, autocensura en una misma y en último extremo si esto sigue fallando, daño real que hace aprender para la próxima.
No obstante todas estas evidencias, la violencia de género se suele casi negar o enmascarar dentro de otras causas, argumentando que es lo mismo una violencia que otra. Por ejemplo: si una mujer sufre violencia por haber robado o por ser robada, no podemos hablar de violencia de género, pues es por el acto realizado o por su posición social, no por ser mujer, simplemente. La violencia que sufren los varones no suele ser por ser varones sino por pertenecer a una clase social desfavorecida o a un grupo étnico, meterse en líos, delinquir, arriesgarse innecesariamente.

La violencia en la pareja, la violación, incesto, hostigamiento sexual o prostitución forzada la sufren las niñas y las mujeres, sólo por el mero hecho de serlo.

Así es que para enmascarar este tipo de violencia o para desviar la atención hacia otro lado, ya que resulta muy cercana a todo el mundo y muy doloroso el hecho de reconocerla como tal, tanto para las mujeres como para los hombres, se han inventado mitos y leyendas, que pretenden, como todo mito y leyenda, explicar lo inexplicable por medio de hechos no comprobables, pero que de tanto repetirlos acaban por ser creídos por una enorme cantidad de gente.
CONSECUENCIAS Y EFECTOS DE LA VIOLENCIA MACHISTA


  • Es una causa de muerte e incapacidad entre las mujeres de edad reproductiva tan grave como el cáncer.

  • Causa más problemas de salud que los accidentes de tráfico y la malaria combinadas. Produce una gran cantidad de estados depresivos y enfermedades de difícil diagnóstico.

  • Más del 20% de mujeres a nivel mundial tienen problemas de salud por esta causa y tiene un impacto negativo directo en la maternidad, la planificación familiar y las ETS, incluyendo el VIH y el SIDA.

  • En América Latina, 1 de cada dos o tres mujeres (según las zonas) experimenta alguna vez en su vida agresión por parte de un compañero íntimo.

  • UNICEF informa que el 70% de la violencia contra las niñas y las adolescentes se comete en el seno de la familia.

  • Es uno de los motivos principales del suicidio femenino.

Para resumir, de nuevo recurrimos a explicaciones dadas por la Asamblea General de la ONU:

Esta violencia abarca, sin carácter limitativo,

La violencia física, sexual y psicológica en la familia, incluídos los golpes, el abuso sexual de las niñas en el hogar, la violencia relacionada con la dote, la violación por el marido, la mutilación genital y otras prácticas tradicionales que atentan contra la mujer, la violencia ejercida por personas distintas al marido y la violencia relacionada con la explotación; la violencia física, sexual y psicológica al nivel de la comunidad en general, incluídas las violaciones, los abusos sexuales, el hostigamiento y la intimidación sexual en el trabajo, en instituciones y en otros ámbitos, el tráfico de mujeres y la prostitución forzada; y la violencia física, sexual y psicológica perpetrada por el Estado, dondequiera que ocurra”
Tipos, ámbitos y expresiones de la violencia de género
Así pues, la violencia contra las mujeres, puede tener varias expresiones, todas ellas basadas en las relaciones de poder desigual entre hombres y mujeres.

Por otra parte, hay que pensar que todas las desigualdades y discriminaciones generan violencia, pues los seres humanos, todas y todos, nacemos libres y somos diversos pero no desiguales. Así es que para discriminarnos y someternos hay que utilizar mecanismos perversos de amenaza, coacción y fuerza, es decir, hay que ejercer una violencia contundente y continuada.

Por tanto, la violencia de género tiene muy diversas ramificaciones, tipos y modalidades y se da en muy diversos ámbitos y no sólo en las relaciones de pareja o conyugales, aunque esta modalidad llamada también intrafamiliar o doméstica, causa una gran alarma social, por el resultado de muerte que conlleva en multitud de ocasiones.

Vamos a seguir explicando la complejidad de este fenómeno, recurriendo a diversas clasificaciones.



MODALIDADES Y ÁMBITOS:

Maltrato conyugal, de pareja o expareja: Es una situación continuada en la que se produce alguno o la mayoría de abusos o maltratos. Muchas veces se le llama simplemente violencia doméstica o intrafamiliar. El maltrato conyugal es muy peligroso pues la víctima convive estrechamente con el agresor, incluso en la pura intimidad, con o sin presencia de otras personas. La repetición de estos actos produce prepotencia creciente en el hombre, que va menguando y minando la voluntad de la mujer y su capacidad de reacción, con lo cual el ciclo de la violencia (que describiremos en el punto siguiente) no se detiene sino que va en aumento.

Aborto selectivo de fetos femeninos: Es bien sabido que en China, al estar limitada la fecundidad de las parejas, a través de ecografías que confirman el sexo femenino, se solicitan y consiguen abortos selectivos de futuras niñas, En otros países también se realizan, sobre todo en la India, donde también se practican asesinatos de las hijas nacidas, aunque no se dé publicidad al respecto1. Esto es la mayor manifestación de misoginia y simbólicamente significa para otras mujeres el desprecio hacia su sexo, que pone a las nacidas en situación potencial de peligro. Lo cierto es que se están produciendo desequilibrios demográficos a favor de los hombres, lo que puede ser causa futura de violaciones e incestos peculiares, en los que todos los varones de una familia comparten sexualmente a una mujer, por falta de oportunidades de encontrar a otras. Este fenómeno ya está ocurriendo.

Abuso sexual de las niñas e incesto: Esta modalidad de abuso, está instalada en las costumbres de muchas familias y últimamente trasladada a internet, donde se oculta y no se habla de ello o ni siquiera se le da importancia. Es un tipo de violencia intrafamiliar y doméstica también, que daña irremisiblemente la integridad física de las niñas y deteriorará sus futuras relaciones sexuales adultas. Es un atentado contra la libertad de las niñas y una forma de sometimiento, que las mantiene en silencio, encerradas en sí mismas y aisladas. Puede causar a la larga también una acusación contra ellas, convirtiéndolas en culpables y causantes, por “haber consentido” y no denunciado, cuando la niña está coaccionada y es incapaz de delatar a su abusador, a causa del miedo, la ignorancia o la imposibilidad real para hacerlo.

Acoso sexual laboral, educativo o político: Esta figura de hostigamiento es muy reciente y va tomando forma a nivel internacional. Normalmente se produce en relaciones de poder desigual, donde las mujeres, jóvenes o no tanto, son contratadas, captadas o promovidas por sus atributos físicos, de belleza o/y juventud, sin que ellas puedan advertirlo en un principio, pues se les tienden trampas machistas para enmascarar el objetivo de perseguir y conseguir sus favores sexuales. Son situaciones muy confusas, ocultadas a otros ojos, disfrazadas por parte del hombre acosador de admiración, promesas de mejora, ansiedad amorosa y halago, aunque también llenas de palabras y gestos ofensivos u obscenos y, dado su perfil, (hombre acosador con poder) suelen causar graves daños y a veces consecuencias irreversibles.

Asalto sexual, secuestro y violación: La amenaza potencial de estas acciones se ciernen como un peligro latente en la vida de las mujeres desde la niñez; limitan los horarios y los espacios de sus movimientos, las mantienen retraídas para realizar ciertas actividades; en suma, controlan simbólicamente sus conductas y hacen que sus familias les limiten los permisos de entrada y salida al domicilio. Cuando se produce alguno de estos episodios causa un mal irreversible para la futura vida sexual de la mujer. Algunas veces se produce por parte de un grupo de hombres empoderados en exceso, que se turnan en el asalto y la violación y disfrutan viendo la humillación, el abandono y la indefencsión en que se encuentra la mujer. En algunas ocasiones los secuestros de chicas tienen como objetivo la apropiación sexual de su cuerpo, hasta que el secuestrador y violador se canse y desee cambiarla por otra u otras o acabe con su vida y otras veces es con fines lucrativos: someterlas a prostitución o filmar escenas con ellas para producir y comercializar videos o fotos a través de internet, pero en cualquier caso produce pánico y paralización, por el peligro potencial que supone.

Prostitución forzada: En multitud de ocasiones sabemos que las mujeres prostituidas lo son por no haber podido dejar de serlo: o bien por abandono de los padres de sus criaturas, por necesidad de supervivencia, pobreza extrema o por ser tratadas como simples mercancías para hacer negocios, controladas por proxenetas u organizaciones poderosas que les anulan hasta su personalidad, llegando hasta a retirarles sus documentos de identificación, drogándolas y escondiéndolas en lugares de difícil acceso. El tráfico internacional de mujeres desde los países en vías de desarrollo hacia los países industrializados, es uno de los fenómenos crecientes más alarmante, pues ellas quedan en total indefensión y en paraderos desconocidos, sin poder ni siquiera comunicarse con los clientes en la lengua del país de destino ni mucho menos con personas conocidas o familiares. Es la manifestación más flagrante de violación de los derechos humanos de las mujeres y una muestra muy llamativa de las desiguales relaciones de poder entre los sexos y de la violencia ejercida para mantenerlas. Aquí es patente el sentido del conocido dicho “el que paga manda”.

Mercantilización del cuerpo de las mujeres: Tráfico de mujeres y de niñas y explotación reproductiva: En todo el mundo es un hecho que las mujeres de todas las edades, pero sobre todo las más jóvenes, son productos de compraventa. Las familias más pobres venden a sus niñas, los bandidos las compran, se las rifan y las subastan. Todo porque es un gran negocio ofrecer a vírgenes, cambiar de chicas, alquilar la capacidad reproductiva para vender el “producto” de sus embarazos a demanda ajena y como gran negocio para atraer a clientes dispuestos a pagar cualquier cantidad. Las niñas también son traficadas como servidoras domésticas y sexuales en ejércitos. Existen varones turistas y visitantes que compran el himen de una niña en un país lejano. Enfin, las mujeres son tratadas como mercancías valiosas y devaluadas a un tiempo.

Feminicidio: Es bien sabido que México causa alarma mundial con los casos de asesinatos masivos de mujeres que previamente se han dado por secuestradas y desaparecidas. Tenemos la idea de que se concentran en zonas fronterizas localizadas de ese país, pero parece ser que es un fenómeno de mayor alcance y mucho más frecuente de lo que creemos saber. Los propósitos no se conocen, pero el hecho de que ser mujer sea un peligro potencial y por ello se corra un riesgo de muerte violenta, limita y paraliza de hecho los movimientos de muchísimas otras jóvenes, aterrorizadas por esa amenaza potencial y esa violencia anunciada e indeterminada contra ellas.

Mutilaciones y castigos físicos: También sabemos que las mujeres en ciertos países y en ciertas comunidades sufren mutilaciones genitales irreversibles, que les impedirán experimentar placer sexual, les producirán dolor continuo al realizar el coito, les dificultarán en extremo la expulsión de la hemorragia menstrual, les producirán enfermedades e infecciones y discapacidades físicas y les harán los partos mucho más dolorosos, si cabe. Todo ello se hace en nombre de la conveniencia para poder optar a ser casadas, única forma de supervivencia. Con estas mutilaciones se las considera maduras para contraer matrimonio y para ser aceptadas en sus comunidades.

En otros lugares reciben castigos ejemplares, como el ácido arrojado en el rostro cuando su conducta no parece adecuada, o la muerte de las viudas para que no resulten carga para otros hombres de su familia.

Todas estas violencias se ejercen contra las mujeres por el mero hecho de serlo, para intimidarlas, humillarlas, someterlas o tenerlas en estado de postración o de obediencia debida, para recordarles continuamente que ellas son como objetos, seres inferiores susceptibles de ser utilizadas en beneficio de otros que se consideran a sí mismos como superiores.
La violencia machista en la pareja
La violencia machista en la pareja o expareja, es uno de los aspectos más aireados y abordados en los últimos tiempos. Casi todas las legislaciones nacionales e internacionales de los países democráticos la contemplan en la actualidad, de una forma u otra. La violencia machista en la pareja se produce de forma habitual en muchos casos y con resultado de muerte en otros. En España se denomina legalmente “violencia de género”

La pareja disimétrica, donde se producen relaciones de poder desiguales y roles complementarios clásicos, es un buen caldo de cultivo para que emerja la violencia machista. Cuando los varones y las mujeres desempeñan roles de género -casi siempre, por cierto- el plato está servido de antemano. El guerrero necesita la vencida y conquistada, el amante sexual la amada complaciente, el rey la súbdita y sierva y el mago la discípula y seguidora. Para que todo esto se vaya logrando es menester que se acoplen pares de características opuestas pero complementarias, en las que una sustenta a la otra. Es menester que el guerrero desarrolle dominio y la vencida sumisión , el amante potencia y la amada disponibilidad, el rey autoridad y la súbdita obediencia, el mago voz y la discípula silencio.

La violencia en la pareja tiene consecuencias catastróficas, puesto que se produce en un ámbito considerado íntimo y privado y porque se da entre personas que han tenido, al menos durante algún tiempo, compromisos económicos o reproductivos, relación afectuosa o atracción erótico-amorosa. La violencia en la pareja reiterada y sostenida durante años es incomprensible a ojos de quienes no la padecen. Todo el mundo se cree con derecho a opinar sobre el maltrato a una mujer: se lo habrá ganado, algo habrá hecho, es que pone nervioso al marido, es que se pasa de liberal, si es así que se vaya, que lo denuncie, que no aguante, que cumpla sus deberes y no le ocurrirá, que aguante por los hijos, etc…

Pero la violencia en la pareja por parte del hombre se mantiene porque sigue unas pautas que la hacen circular, porque una vez comenzada crece y crece y porque se mantiene oculta a los ojos externos. Incluso el maltratador se muestra como educado, amable y buen compañero, fuera de su casa. El gran cambio, quizás podría ser, que en los últimos años ha pasado de ser explicada como crimen pasional o consecuencia lógica de un arrebato de celos, a ser considerada un delito específico que obliga a los poderes públicos a tomar medidas eficaces..

La violencia contra la mujer en la pareja pasa por unas fases determinadas que se repiten en un cierto orden de forma espiral, que popularizó Leonor Walker en una obra denominada “Las mujeres golpeadas” publicada en N.Y. en 1979 y que resumimos aquí sucintamente:

EL CICLO DE LA VIOLENCIA EN LA PAREJA

Fase de tensión:

Fase de paralización y sumisión:

Incidente agudo de violencia

Tregua amorosa:

Después de una pequeña tregua, otro buen día y sin motivo aparente vuelve la fase de tensión. Con el tiempo la fase de luna de miel desaparecerá y se pasará directamente de la fase aguda de violencia a la fase de tensión y así sucesivamente y durante años, las más de las veces.


EL CÍRCULO QUE ENVUELVE LA VIOLENCIA EN LA PAREJA

Para ir profundizando más y más en este duro problema, nos conviene seguir aportando más matices, para lograr comprender este tipo de violencia en su complejidad y así poder huir de ella, gracias a nuestros conocimientos, información y formación al respecto.

El maltratador se ve obligado, para poder continuar con su actividad delictiva, a crear un círculo casi blindado a su alrededor, en el que se encierren él y su víctima, pues sabe bien que no debe trascender a la comunidad, al vecindario, a la familia y a las amistades lo que él realiza con su mujer y también sabe que debe mantener a su mujer maltratada dentro del área exclusiva de su influencia, para que ésta no tenga contacto con personas u organizaciones que puedan aconsejarle dejar esa mala y violenta relación. Todos sus esfuerzos irán dirigidos a que ella se adhiera a sus opiniones y actitudes, sin posiblilidad de contraste o reacción.

Visualmente, podríamos describir la situación como cuando una araña teje toda su tela para atrapar a sus presas y una vez atrapadas, las convierte en figuras inertes, para su provecho únicamente y donde, por supuesto, tiene la facultad e incluso la necesidad de matarlas o despedazarlas.



Las siguientes expresiones de violencia en la pareja, sumadas y muchas veces simultáneas, constituyen maniobras imprescindibles para que el círculo o la telaraña de la violencia machista en pareja sobreviva.

  • Desvalorización

El principal interés del maltratador consiste en romper la autoestima de “su” mujer, tratándola de ignorante, despistada, inoportuna, imprudente, majadera y carente de habilidades de memoria o inteligencia. También se dedica a desvalorizar sus trabajos, sus salarios, sus hobbies, las aportaciones de su familia tanto económicas como de cobertura emocional, etc… Con ello la mujer va entrando en un complejo de gusano, que acabará arrastrándose para continuar con él, única fórmula que conoce para vivir o sobrevivir. ¿la frase más característica podría ser ¿Dónde vas a ir tú sin mí? o ¿Qué serías tú sin mí?

  • Expropiación intelectual

Aquí nos referimos al uso indebido que el maltratador hace de las ideas, consejos, opiniones y propuestas de “su” mujer, no citándola y presentándolas como suyas, incluso a ella misma, que llega a dudar de sus propios pensamientos, de su memoria, de sus propias experiencias y vivencias, provocándole una sensación de enfermedad mental, incluso llamándola continuamente loca y torpe. Esta sensación está en la raíz de la autodevaluación que las mujeres hacen de sus propias cualidades e iniciativas intelectuales, cuando hablan por boca de sus maridos o hijos o invitan a los varones a que las interpreten porque ellas no saben hablar ni expresarse tan bien como ellos.

  • Control y dominio

El maltratador desea conocer todos los movimientos de “su” mujer: si come, si entra, si sale, si está aquí o allá, con quién, qué hace, por qué, por cuánto tiempo, dónde. Muchas veces enmascara este control con interés, porque quiere saber si está bien, porque le reitera que la quiere, porque la reclama a su lado. Y ellas suelen caer en estas trampas machistas, creyendo ver en el control y el dominio un amor profundo. En la actualidad este tipo de control se suele producir de forma convulsiva y continua, con llamadas y mensajes de texto a través de los teléfonos móviles, esté la mujer donde esté, sin ningún respeto a sus actividades ni espacios propios.

  • Aislamiento social

El maltratador desea a “su” mujer sólo para él. Le molestan las amigas, la familia, las compañeras de trabajo, incluso que ella acuda a un curso, a una consulta médica, a una entrevista de trabajo, que lea ciertas cosas o vea ciertos programas de TV. No digamos si las relaciones amistosas, laborales o sociales son con otros hombres. En ese caso la tachará de buscahombres y mostrará sentimientos de posesión y celos. La cara amable del aislamiento social es la promesa de intimidad, confidencias, relaciones eróticas únicas e irrepetibles con él. Meter el mundo en la pareja aislándose de él, es para el maltratador la mejor garantía de continuidad, pues ella acabará por no tener más que la relación con él y así le será casi imposible cambiar, alejarse o prescindir de esa relación.

  • Amenazas

Cuando el maltratador emplea todas las maniobras anteriormente citadas y con ello no consigue sus propósitos, arremete con amenazas, intimidación, promesas negativas y un pequeño pero intenso muestreo de lo que puede llegar a suceder si ella no se pliega a sus exigencias y requerimientos. A veces hacen ostenctación de sus músculos o sus puños y narran otros episodios de pelea o ataque con otras personas, de los que ellos salieron vencedores.

  • Violencia física y violencia sexual

Cuando tampoco lo consigue con amenazas pasa a la acción física violenta, que, normalmente se adereza con el forzar a “su” mujer a que mantenga relaciones sexuales de cualquier tipo que él exija y que le demuestre ostensiblemente el placer que él le produce. La acción física violenta puede acabar con la vida de la mujer, pero lo más probable es que las marcas corporales de maltrato y agresión queden como improntas psicológicas también, se vivan como avisos de cosas peores, pero se disfracen ante los ojos ajenos, restándoles importancia o explicándolas con otras causas: tropezones, caidas fortuitas, cortes en la cocina, etc…A estas alturas del maltrato, las mujeres están convencidas de que su maltratador es más fuerte y que ellas no se pueden defender de sus ataques, así es que lo mejor es evitarlos.

  • Abuso patrimonial y económico

El maltratador no puede consentir que “su” mujer sea autónoma, independiente económicamente o que tenga algún interés fuera de su control. Muchas veces las mujeres guardan objetos queridos de su infancia o adolescencia, regalos, donaciones, papelitos con frases de su vida, libros, fotos, incluso muñecas o juguetes. Destrozando o haciendo desaparecer estos objetos propios que no lo incluyen a él, contribuyen al aislamiento.

Por otra parte se ocuparán de controlar sus ingresos, las rentas de su trabajos, las herencias o regalos en dinero y, si les es posible, intervendrán en sus cuentas bancarias, vaciándolas, para que la mujer no pueda disponer de lo suyo propio sin que pase por él la decisión. Este tipo de abuso produce mucha inseguridad en las mujeres que lo padecen, pues no se atreven a dar un paso en falso y sin respaldo económico, que es lo que el maltratador pretende.



Así es que podemos resumir y aclarar lo anterior esquematizando los tipos de maltratos y abusos machistas en la pareja.

Maltrato psicológico:

Maltrato físico

Abuso patrimonial y económico

Abuso sexual

10 Estrategias para prevenir la violencia de género

1.- Poner fin al silencio

2.- Apoyar a las mujeres. Contrarrestar la misoginia cultural.

3.- Incentivar la actividad física y deportiva

4.- Efectuar reformas legales y proponer el desarrollo de políticas públicas, apoyadas por campañas de sensibilización e información.

5.- Promover cambios culturales: usos, costumbres, roles y funciones

6.- Establecer formación con enfoque de género para profesionales de diversos ámbitos.

7.- Efectuar educación amorosa y sexual no sexista con la población joven

8.- Promover activamente la Coeducación para la Igualdad

9.- Usar lenguajes para la Igualdad

10.- Fomentar productos culturales no sexistas



1 MANIER, Bénédicte.

”Cuando las mujeres hayan desaparecido”. Ed. Cátedra Feminismos. Madrid, 2007



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos