Universidad de San Carlos de Guatemala Facultad de Odontología Área de Odontología Sociopreventiva



Descargar 7.09 Mb.
Página8/25
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño7.09 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   25


TIEMPO Y TIPOS DE GRABADO

La capacidad para preparar superficies para adhesión de compositas ha aportado mucho a los servicios restaurativos y preventivos. El incremento de adhesión al esmalte aumenta el éxito y la vida de estos materiales. Aun así varios investigadores han examinado las cualidades retentivas del esmalte del diente temporal, observando que las técnicas convencionales de grabado producen superficies menos retentivas que en esmalte de permanentes.


El grabado ácido con ácido ortofosfórico al 37% provoca en el esmalte una superficie irregular con una alta energía superficial, lo que duplica la superficie a adherir. Estas irregularidades consisten en una microcapa porosa de 5 a 50 um de profundidad. El grabado ácido en el esmalte produce tres patrones según el lugar del prisma adamantino que trate, tipo I, II y III.
El grabado ácido de la dentina fue introducido por Fusayama y col. en 1979. Pashley y Carvalho en 1997 han afirmado que en la dentina este proceso de grabado ácido clásicamente provoca lo siguiente: incrementa la permeabilidad transdentinal, remueve la capa de barrillo dentinario, elimina el contenido mineral de la dentina intertubular en una profundidad de 2-7 um y expone un armazón microporoso de fibras colágenas.

La existencia de la capa aprismática de esmalte en dientes deciduos pueden evitar la penetración adhesiva dentro de la superficie del esmalte. La retención mecánica es reducida y puede calcularse como una perdida grande de adhesión de dientes deciduos observada en test clínicos después de dos años comparada con superficies de dientes permanentes. La remoción de la capa aprismática resulta en una penetración adhesiva.

La presencia de la capa aprismática particularmente en la superficie del esmalte de piezas primarias han sido reportadas por un número de trabajadores. Esta estructura, la cual parece no tener las delineaciones prismáticas normales, puede interferir con la formación de porosidades, reduciendo la adhesión para tales superficies.
Usando microscopía electrónica de barrido, estudios actuales verificaron los efectos de acondicionamiento ácido sobre los prismas de esmalte de dientes temporales, con diversos tiempos de grabado concluyendo que se requiere más investigación que permita verificar la eficacia de diferentes tiempos con técnica de grabado ácido. El grabado ácido es la elección más útil para la retención en el esmalte de selladores y restauraciones con compuesto debido a su simplicidad y eficacia. Nordenvall, et al. Y otros han reportado que tiempos prolongados de hasta cuatro minutos serían necesarios para dientes temporales.

El ácido fosfórico de 35-40% con un tiempo de aplicación de 15 a 60 seg para dientes permanentes y primarios, demuestra la producción de adhesión adecuada para la resina, mientras que reduce la pérdida de superficie del esmalte

Yumiko Hosoya reportó estudios detallados sobre la eficacia del grabado de esmalte primario, especialmente en las capas intermedia e interna con grabadores clínicos. Él observó las capas de esmalte primario esmerilado a múltiples profundidades grabadas por un minuto con gel de ácido fosfórico al 40% con el microscopio de barrido electrónico e indicó que se requieren más estudios de la influencia de los tiempos de grabado.

Marco Franchi y Silverstone, et al. Han descrito tres tipos de patrones de grabado después de la exposición de los prismas del esmalte a soluciones grabadoras:(2)



  • Tipo I: remoción preferencial del material del centro del prisma dejando la periferia intacta.

  • Tipo II: remoción preferencial de la periferia del centro, dejando el centro del prisma relativamente sin afectar.

  • Tipo III: un patrón de grabado más aleatorio en el cual las áreas adyacentes de la superficie del diente corresponden a tipos I y II mezcladas con regiones en las cuales el patrón no se pudo relacionar con la morfología del prisma.

Luciane comparó dientes temporales, jóvenes y maduros permanentes usando variados tiempos de grabado entre 15 y 60 seg encontrando que el grabado de 15 seg de los dientes temporales dio la mayor irregularidad de la superficie más consistentemente. Su trabajo respaldó la idea de un periodo de grabado más corto aunque las correspondientes profundidades de grabado y resistencias de adhesión no se analizaron. Marcelo Fava, et al. Encontraron que la superficie del esmalte grabada con ácido fofórico al 36% a 20 seg obtuvo una formación de poros microscópicos con la disolución preferencial dentro de los primas del esmalte, caracterizando el patrón del tipo I. Hosoya observó que el patrón tipo II fue el más prevalenciente en dientes temporales; no obstante, el tiempo empleado, la región grabada y la profundidad del esmalte; también especuló que el acondicionamiento con ácido por 10 y 20 seg produciría alteraciones no satisfactorias. Por otro lado, Carrasi, et al. Reportaron que el patrón tipo I era frecuente con tratamiento por 15 y 30 seg.

López Barreda, en su investigación encontró que el grabado con ácido fosfórico al 37% durante 60 seg sobre esmalte de dientes anteriores primarios produce mayor resistencia al desalojo de la resina que el grabado a 30 seg. De acuerdo con este estudio, con las características observadas entre el grabado por 30 seg y el de 60 seg se puede decir que el grabado a 60 seg presenta un patrón más uniforme de afectación del tejido adamantino que a 30 seg creando una superficie con mayor posibilidad de resistencia al desalojo. Deborah A encontró que las microfotografías del SEM mostraron los tres patrones de grabado y un incremento gradual en la profundidad de grabado con el aumento de tiempo de grabado de 15 seg: 9 micras, 30 seg: 12 micras y 60 seg: 14 micras. Sin embargo, después de los 120 seg de grabado se observó un incremento significativo en la profundidad de hasta 50 micras.

Ten Cate nos dice que la profundidad máxima que se puede adquirir en un grabado es de tan solo 10 micras, lo cual coincide con los resultados mostradondo similitud que varia de 9 a 8.1 micras.
GRABADO DEL ESMALTE EN DIENTES TEMPORALES: EVALUACIÓN CON MICROSCOPIA ELECTRÓNICA DE BARRIDO

El propósito de este estudio fue comparar la disolución preferencial que existe en los prismas del esmalte en dientes primarios al aumentar el tiempo de grabado de 30 a 60 y 90 seg con ácido fosfórico al 37% categorizando los patrones de grabado que se presentaron y, mediante corte longitudinal del diente, observar la profundidad de los mismos mediante microscopio electrónico de barrido.

Resultados: los resultados correspondientes a la presencia de patrón de grabado en el grupo a 30 seg corresponde a 100% de la muestra, sin definición de patrón de grabado y una afectación del esmalte en tan solo 60% (figura 1). El grupo a 60 seg corresponde 100% al patrón II (figura 2). El grupo de 90 segundos corresponde 100% al patrón I (figura 3). Los resultados d ela estadística descriptiva correspondiente a la profundidad de grabado en el grupo de 30 seg fue de 9.0 micras; grupo de 60 seg de 8.7 micras y el grupo de 90 seg de 8.1 micras.

DISCUSION

La problemática que se obtuvo en este estudio para diferenciar los mismos tipos de grabado de una manera clara, es que cada paciente presenta una diferente composición histológica, la solubilidad del contenido mineral en cada diente es diferente, porque cada individuo presenta diferencias en su contenido mineral corporal. En el grupo 1 de grabado a 30 seg se encontró en las microfotografías una afectación poco clara y de manera irregular en cuanto a porcentaje de esmalte desmineralizado coincidiendo de esta manera en que el contenido mineral varía en cada persona según lo descrito por Shwartz.

Nordenvall, et al. Compararon dientes primarios, jóvenes y maduros permanente usando distintos tiempos de grabado entre 15 y 60 seg. Encontraron que el grabado a 15 seg en los dientes primarios dio la mayor irregularidad de la superficie del esmalte. Su trabajo respaldó la idea de un corto periodo de grabado aunque las correspondientes profundidades de grabado y resistencias adhesivas no se analizaron. Los resultados obtenidos no coinciden con lo anterior debido probablemente a que se estudiaron dientes primarios anteriores y el estudio antes mencionado se realizó en molares primarios utilizando la misma concentración de ácido grabador.
CONCLUSIÓN

El grabado a 30 seg no proporciona un buen patrón al no observarse una definición de irregularidades presentes en esmalte, únicamente se observó una desmineralización de 60 % de la superficie del esmalte y otra lisa.(8)

El grabado a 60 seg produce una modificación de 100% del esmalte por desmineralización del tipo II de acuerdo con los patrones descritos por Gwinnet y Silverstone. El grabado a 90 seg produce una desmineralización de 100% del esmalte con un patrón de grabado tipo I, en donde se localiza desmineralizado el centro o corazón del prisma del esmalte.Los resultados de este estudio muestran que un tiempo de grabado de 120 seg en esmalte de dientes primarios no incrementan la fuerza adhesiva comparada con tiempos de grabado de 15, 30 o 60 seg. Desde que la profundidad de grabado aumenta dramáticamente entre 60 y 120 seg, no hay una mejora correspondiente en la fuerza de adhesión.


MATERIALES RESTAURATIVOS IDEALES PARA DENTICIÓN PRIMARIA Y PERMANENTE

MATERIALES IDEALES DE RESTAURACIÓN EN DENTICIÓN PRIMARIA

Entre los materiales de restauración ideales que con mayor frecuencia se utilizan actualmente en odontopediatría, podemos citar los siguientes: la amalgama de plata, los composites, coronas, cementos de ionómero de vidrio. (9)
AMALGAMA DE PLATA:

La amalgama de plata sigue siendo un material válido para la restauración de dientes temporales que deberá permanecer en la boca un corto período de tiempo y cumplirán bien con su cometido. Teniendo en cuenta que en los niños la demanda estética no es tan importante como en adultos, la amalgama conserva su eficacia como material restaurador para dientes temporales hasta la erupción de los permanentes. Sabemos no obstante que la frecuencia de su utilización en odontopediatría seguirá descendiendo en los próximos años en favor de materiales estéticamente más valorados, aunque en momentos presenten algunos inconvenientes en la técnica de aplicación trabajando con niños.


ESTUDIO:

Pronóstico neurológico en niños con y sin exposición a mercurio en amalgamas

Ensayo aleatorizado de siete años de observación longitudinal
INTRODUCCIÓN: Aunque se han realizado ensayos aleatorizados a gran escala que incluían a niños y cuyos resultados han demostrado una ausencia de efectos neuroconductuales como consecuencia de la exposición al mercurio de la amalgama, no se han comunicado los hallazgos neurológicos de dichos estudios.

METODOS: Los autores llevaron a cabo un ensayo aleatorizado, prospectivo que exploró la seguridad de la amalgama dental, en el que 507 niños de edades entre 8 y hasta 12 años fueron asignados a tratamiento bien con amalgama o bien con composites de resina. Durante los siete años de seguimiento, los autores llevaron a cabo exploraciones clínicas neurológicas anuales, incluyendo una evaluación de signos neurológicos duros (SND), presencia de temblor y signos neurológicos blandos (SNB).

RESULTADOS: Los autores no hallaron diferencias significativas entre los grupo de tratamiento en cualquiera de las medidas neurológicas. Los grupos no difirieron en cuanto a la presencia o ausencia de SND o temblor, o en la presencia o ausencia o severidad de los SNB en cualquier punto. Como es esperable, las puntuaciones de la severidad de los SNB disminuyeron conforme aumentaba la edad.

CONCLUSIONES: Incluso los niveles de exposición a amalgama en este estudio (una media de 7,7-10,7 superiores de de amalgama por sujeto a lo largo de los siete años de seguimiento), los autores concluyeron que la exposición al mercurio de la amalgama dental no afecta de forma adversa al estado neurológico.

IMPLICACIONES CLINICAS: La evidencia actual es que los potenciales efectos neurológicos o neuroconductuales de la exposición a amalgama de mercurio en niños son irrelevantes.

COMPOSITES:

Actualmente, la Odontología Preventiva ha presentado grandes avances, sin embargo, todavía pueden ser observadas situaciones de gran destrucción coronaria que afectan principalmente los molares Primarios.


Los niños con defectos dentales del desarrollo, destrucciones coronarias extensas producto de la caries dental o un traumatismo, traen como consecuencia la presencia de cavidades complejas que plantean un desafío en la planificación del tratamiento restaurativo del paciente pediátrico, debido a las dificultades inherentes a la técnica empleada, además de los problemas de conducta que pudiera presentar el paciente.
Las restauraciones odontopediátricas son el resultado de la combinación dinámica de materiales desarrollados con mejores propiedades y de técnicas comprobadas clínicamente en estudios experimentales "in vitro" e "in vivo". Por otra parte, los principios estéticos se han tornado cada vez más importantes en la práctica odontológica; es así, como la utilización de nuevos materiales y técnicas alternativas permiten al Odontólogo complementar la restauración funcional con la estética y, por ende, crear mayor conciencia a los pacientes respecto a la importancia de los servicios odontológicos.
En general, para el tratamiento de las cavidades complejas en dientes primarios, las coronas preformadas bien sean de acero inoxidable, de acero inoxidable con frente estético, o de policarboxilato, constituyen el tratamiento de elección.
El tratamiento restaurador para dientes primarios con amalgama y coronas de acero inoxidable constituye una alternativa que se ha mantenido hasta la actualidad. Sin embargo, es importante indicar que aún cuando las coronas de acero cumplen con los requisitos funcionales, en algunos casos fallan en la apariencia estética y características adhesivas, debido a factores como la contracción de polimerización, la filtración marginal, la baja resistencia al desgaste, técnicas muy laboriosas donde se requiere de instrumental especial y prolongado tiempo de trabajo, así como, reducción de tejido dentario en ocasiones excesiva.
Imparato J.C y cols. (2004) y Parisotto R y cols. (1999), han planteado el uso de procedimientos alternativos para las destrucciones coronarias complejas, como son: adhesión de fragmentos dentarios "restauración biológica", amalgama adhesiva, carillas de esmalte, restauraciones metálicas fundidas, restauraciones con resinas compuestas realizadas directamente en la cavidad bucal o mediante la técnica indirecta, entre otras.
Estos estudios han permitido mejorar las características de las resinas compuestas y de los sistemas de unión, favoreciendo la tendencia a preparaciones y restauraciones más conservadoras, de mejor apariencia estética, con una mejor unión a la estructura del diente y con liberación de fluoruros.
El Centro de Pesquisas de Dentistas Odontopediátricos de la Facultad de Odontología de la Universidad de Sao Paulo (Brasil), citado por Guedez A (2003) y Catala M (2005), así como Vega La RM (2001), Thordrup M y cols. (2006) y Franco F (2001), proponen las restauraciones con resinas compuestas fotocuradas mediante la técnica indirecta, en destrucciones coronarias extensas y en pacientes que no aceptan una atención clínica prolongada, cuyo objetivo es permitir la rehabilitación estética y funcional de las estructuras dentarias perdidas, logrando incrustaciones de resinas compuestas con buena adaptación a la preparación dentaria.
Pocas investigaciones se han reportado sobre restauraciones indirectas con resinas compuestas en dientes primarios y permanentes posteriores jóvenes. Por tanto, el presente estudio pretende conocer el comportamiento clínico de las restauraciones con composite realizadas a través de la técnica indirecta para proponer su uso en el tratamiento restaurador en el paciente pediátrico. (5)
ESTUDIO:

OBJETIVO: Evaluar el comportamiento clínico de las restauraciones con resinas fotocuradas a través de la técnica indirecta como alternativa para el tratamiento de cavidades complejas en dientes primarios y/o permanentes posteriores jóvenes.

MATERIAL Y MÉTODO: Ocho niños que asistieron al Servicio de Odontopediatría "Santa Elena", en Mérida, Venezuela, fueron incluidos en este estudio, reacondicionando un total de ocho dientes, para posteriormente evaluar el comportamiento clínico: estado periodontal, estado pulpar, restauración presente, satisfacción estética del paciente y estado y adaptación marginal de la restauración. Todas las restauraciones fueron evaluadas a los 8 días y a los 3 meses de realizados los tratamientos. Los datos fueron analizados utilizando el paquete estadístico SPSS versión 13.0 (SPSS INC, Chicago, IL, Estados Unidos de América). Se realizó un análisis estadístico descriptivo de todas las variables estudiadas y un análisis cualitativo no paramétrico aplicando el Test Chi-cuadrado y Exacto de Fisher.

RESULTADOS: Al tercer mes del tratamiento se observa que el comportamiento clínico es exitoso en un 100%, excepto la presencia de placa bacteriana (62,5%) y la satisfacción estética del paciente (87,5%). Sin embargo, al aplicar el Test Chi-Cuadrado y Exacto de Fisher no existen diferencias estadísticamente significativas (p=0,302, 0,606 y 0,304).

CONCLUSIONES: Las restauraciones indirectas con resinas compuestas constituyen una alternativa de tratamiento para dientes primarios o permanentes posteriores jóvenes con cavidades complejas.

CORONAS

La pérdida prematura de un molar primario debido a caries y patología pulpar, ha sido reconocida como uno de los factores etiológicos más severos de los problemas dentales en el campo de la Odontopediatría. Las secuelas de la caries provocan dolor, infección, movimiento de los dientes adyacentes hacia el espacio perdido y maloclusiones así como alineamiento deficiente de la dentición mixta o permanente, extrusión de molares antagonistas e inclusión de premolares. El exitoso tratamiento pulpar descrito por Sweet en 1930 permitió a los odontólogos preservar la dentición primaria en la arcada dental; no obstante fue necesario hallar un nuevo tipo de restauración adecuado para evitar la posterior fractura del diente temporal. No fue hasta 1950, cuando Engel desarrolló las primeras técnicas para el uso de coronas metálicas.


Posteriormente Mink describió con detalle las modificaciones sobre aquellas coronas que presentaban problemas de adaptación. La evolución de la tecnología, los cambios en los materiales, los avances en las terapias pulpares, la anestesia y el control de la conducta, han ayudado a que las coronas sean el material de elección para la restauración de dientes primarios en muchos casos. La preocupación de los padres, por la escasa estética de las coronas preformadas, surgió ya desde su inicio. Por ello, en los últimos años, se han desarrollado distintas alternativas con el fin de mejorar no solo la calidad de las restauraciones sino también la estética. El objetivo que nos proponemos con esta revisión bibliográfica es describir los distintos tipos de coronas utilizadas en dentición primaria, así como las indicaciones y técnicas específicas para cada tipo de corona.
Coronas metálicas preformadas para sector posterior

Las coronas de acero ofrecen las mejores ventajas como materiales de restauración, siempre que se coloquen correctamente: durables, económicas y funcionalmente satisfactorias. Se conservan hasta la exfoliación, manteniendo un buen crecimiento y desarrollo de los maxilares con una dimensión vertical adecuada. Sin embargo tienen un inconveniente, su pobre estética, que puede ser un obstáculo en el momento de plantear el tratamiento.


Coronas metálicas preformadas con frente estético para el sector posterior

Desde los años 50 cuando Humphrey introdujo la corona preformada de acero-cromo, se ha utilizado como restauración semipermanente en dientes primarios y permanentes jóvenes con caries extensas. Desde esa época hasta la actualidad se han incorporado pequeñas modificaciones

para mejorar el aspecto estético de las primeras que se fabricaron. Las indicaciones de las coronas metálicas con frente estético son exactamente las mismas que las coronas de acero inoxidable convencionales y la técnica de preparación tampoco defieren en nada de la anterior. Ante la demanda de los padres para mejorar la estética oral de sus hijos, numerosos estudios han propuesto alternativas con varios materiales, entre ellos el ionómero de vidrio o composite. Las primeras coronas de acero inoxidable con frente estético de estos tipos aparecieron en la mitad de los años 90.
Coronas metálicas preformadas con frente estético para el sector anterior

La elección de materiales estéticos para restauraciones anteriores en dientes temporales es una dificultad de la odontopediatría. A la mayoría de los padres no les gusta la apariencia de las coronas preformadas de acero. Por ese motivo, Carrel y Tanzilli evaluaron coronas metálicas completamente recubiertas de resina para dientes anteriores. El resultado fue que pasado un año, apenas el 32% de las coronas estaban intactas; por ello, los autores concluyeron que no eran la mejor opción. Para resolver el problema estético de una manera funcional y efectiva, existen en el mercado coronas preformadas de acero con resina en la cara vestibular.


Coronas de acetato para el sector anterior

Las coronas de acetato nos sirven como preforma


Coronas de composite fototermocuradas

Este tipo de coronas presentan una adaptación de la restauración a los márgenes buena, su superficie es homogénea y libre de poros, lo que les da una buena estética y mayor resistencia a la abrasión que las restauraciones directas con composite. Sin embargo, tienen como inconvenientes la larga duración de su elaboración, pero el hecho de poder realizar el tratamiento en dos períodos, hace que cada una de las dos fases por separado sea de corta duración, con lo que se evita el cansancio del niño. Otra desventaja es la necesidad de disponer de un horno de polimerización cuya compra no se justifica, si sólo se utiliza para este tipo de restauraciones

No hay que olvidar que para este tipo de restauraciones es preciso seleccionar previamente el color adecuado. Las indicaciones de este tipo de coronas son las mismas que las especificadas para las coronas estéticas para frente anterior, especialmente para resolver problemas estéticos en casos de caries del biberón.
Coronas de resina acrílica para el sector anterior

Estas coronas presentan un aspecto estético muy aceptable y una adaptación marginal correcta. La técnica necesita el uso de laboratorio, y por lo tanto se eleva el coste. Las indicaciones son las mismas que las descritas para restauraciones del frente anterior.



CEMENTOS DE IONOMERO DE VIDRIO:

Los cementos de ionómero de vídrio (CIV) son materiales muy versátiles y con distintas presentaciones para varias aplicaciones clínicas. La incorporación de los ionómeros modificados con resina ha aumentado las posibilidades de uso de este material y también su estética. Los CIV poseen unas características interesantes para su uso en odontopediatría, como adhesión química a la estructura dentaria, gran biocompatibilidad, y especialmente, liberación de flúor. A pesar de sus ventajas, no siempre serán el material de elección por lo que el clínico debe conocer la composición, características, ventajas e inconvenientes y limitaciones de cada material para poder utilizarlo de forma individualizada.


Los CIV fueron introducidos en la profesión dental en los años 70 como sustitutos de los cementos de silicato, resultado de la combinación de las propiedades biológicas y adhesivas de los cementos de silicato y los cementos de policarboxilato de cinc. Desde entonces ha sido un material muy estudiado y en el que se han introducido numerosas modificaciones. Pronto se sugirió su uso en odontopediatría por su fácil aplicación y las características restauradoras específicas de la dentición temporal. Las mayores ventajas de este material son la capacidad de unión química al esmalte y dentina, la liberación de flúor a largo plazo y un coeficiente de expansión térmica similar a los tejidos dentarios que permite su amplio uso como material restaurador, base o cementado, estando especialmente indicado para pacientes con alto riesgo de caries. Entre sus inconvenientes cabe citar la baja resitencia al desgaste y a la compresión, estética relativamente pobre, y en cuanto a la técnica de aplicación, sensibilidad a la humedad durante la fase de fraguado.
Los ionómeros de vidrio que se encuentran actualmente en el mercado amplían el abanico de posibilidades restauradoras en el niño; no obstante, el uso de cada tipo de material se limita a ciertas situaciones clínicas que el odontólogo debe conocer, para poder asegurar el éxito en sus tratamientos. Debido al uso ampliamente extendido de las resinas compuestas, pueden infravalorarse las valiosas características de los CIV. Futuras investigaciones pueden llegar a superar o minimizar los inconvenientes de dichos materiales.

CAPITULO X

Tratamiento restaurador atraumático e Ionómeros de vidrio

TRATAMIENTO RESTAURADOR ATRAUMATICO

Entre los diversos recursos empleados a través de la historia para el control de la caries destaca la técnica de restauración atraumática (TRA), que a mediados de los años 80 fue probada en África y en el decenio de 1990 se incorporó de manera definitiva, con el aval de la Organización Mundial de la Salud y con el apoyo del gobierno holandés, en los programas de salud dental de Tailandia, China y países de África.



ORIGEN Y CLASIFICACIÓN DE LA TÉCNICA

La técnica de restauración atraumática se desarrolló dentro del marco del programa de atención primaria de la salud bucal de la Escuela Dental de Dar es Salaam, en la República de Tanzania, África, en respuesta a la necesidad de encontrar un método para preservar los dientes cariados en personas de todas las edades que viven en países en desarrollo y en comunidades menos favorecidas. La duración lograda se ha estimado en cinco años, según los estudios publicados. Intervenciones similares se emprendieron luego en Tailandia (sureste asiático) en 1991, Zimbabwe (África) en 1993 y Pakistán (sur de Asia Central) en 1995 y en China en el año 2001; de igual manera, se han llevado a cabo proyectos de intervención en los que se ha aplicado la técnica de restauración atraumática en países latinoamericanos como Perú y Ecuador.

En la técnica de restauración atraumática, los tejidos cariados se retiran con instrumentos manuales y luego la cavidad resultante, así como las fosetas y fisuras adyacentes, se restauran y sellan con un material adhesivo, por lo general ionómero de vidrio.

En el proceso de sellado, a manera de extensión de la técnica de restauración atraumática, los dientes con fosetas y fisuras profundas, así como aquellos con caries incipientes (en el esmalte), se sellan con ionómero de vidrio de alta densidad.

A diferencia de los métodos convencionales, la técnica de restauración atraumática es indolora en la mayor parte de los casos, no requiere el uso de equipo odontológico eléctrico y ofrece eficacia a bajo costo.
T.R.A. EN LA PRÁCTICA PRIVADA

Si bien el Tratamiento Restaurador Atraumático surge como una alternativa para alcanzar poblaciones de riesgo a través de una técnica prescindente de energía eléctrica y equipos de aire comprimido, el éxito de los reportes científicos y la aceptación de su uso en la población infantil lo catapultó a las prácticas privadas como una estrategia de mínima invasión y mayor confort indicada en Odontopediatría.

El antecedente más directo del T.R.A. es la técnica de Massler para inactivación de lesiones, por la cual se elimina el tejido cariado con cucharillas de Black y posteriormente se coloca un material de restauración intermedia a base de eugenolato de cinc (IRM). Esta técnica fue preconizada como un paso fundamental para el tratamiento en pacientes de alto riesgo cariogénico, evidenciado por la presencia de múltiples lesiones cariosas.
INSTRUMENTAL Y MATERIAL REQUERIDO PARA APLICAR EL ART.

Antes de proceder a realizar ART, es necesario contar con todos los materiales y equipamiento requeridos. Estos incluyen:

• Soportes apropiados para el operador y paciente.

• Instrumentos dentales manuales.

• Material restaurador.

• Insumos

• Fuente de luz.

Los instrumentos utilizados en ART se dividen en: instrumental de examen, instrumental de apertura cavitaria, instrumental para remoción de caries, e instrumental de colocación de material



Material necesario para ART:

Cemento de ionómero de vidrio Papel de articular

Iluminación: Una buena iluminación es necesaria para una buena visión del campo operatorio. Se puede usar luz natural, en condiciones extremas, sin embargo, la luz artificial es más confiable y se puede dirigir al punto particular de interés. Puede tomar la forma de lámpara frontal, lentes con una fuente lumínica adicionada o luz anexada al espejo bucal.

Además de lo anterior, se requiere de un recipiente con agua para enjuagar el sitio operatorio. Debe ser de acero inoxidable para esterilizarlo, o bien de plástico desechable.



IONÓMERO DE VIDRIO COMO MATERIAL DE RESTAURACIÓN

El ionómero de vidrio, parte fundamental de la técnica de restauración atraumática, fue sintetizado por los ingleses A.D. Wilson y B.E. Kent en 1969. De acuerdo con Sueo Saito, citado por Carrillo (2000), la palabra ionómero designa un polímero que forma enlaces covalentes dentro de las cadenas largas, y enlaces iónicos entre ellas. Son esas características las que confieren a este material su gran poder de adhesión.

Para el uso clínico, la preparación del cemento de ionómero de vidrio consiste en la mezcla de dos componentes, uno en polvo y otro líquido. El polvo es un vidrio especial, compuesto básicamente de flúor, aluminio y silicio, que debe sus propiedades opalescentes a la presencia de fluoruro de calcio. El líquido, que es una solución electrolítica de copolímeros con radicales carboxilo, recibe el nombre químico de ácido polialquenoico.

El ionómero de vidrio como material de restauración está indicado en lesiones cariosas de una superficie; en aquellas que abarcan dos o más superficies no ofrece tanta resistencia.

En los casos de caries activa, de elevada frecuencia en la dentición primaria, el ionómero de vidrio puede usarse como material de restauración temporal, gracias a su facilidad de manejo y a la liberación prolongada de flúor.

Uso del Ionómero de Vidrio en ART

Basado en estudios recientes, ART puede usarse en los siguientes casos:

• Obturaciones de una sola superficie, especialmente en dentición permanente.

• Obturaciones de una sola superfi cie en dientes temporales (China, 2001).

• Obturaciones de cavidades clase V, donde la estética no es primordial.

• Obturaciones semi-permanentes de una o varias superfi cies, de tamaño pequeño a mediano, no siendo su indicación rutinaria.

• Obturaciones semi-permanentes de cavidades clase III.

• Sellado de fisuras.
Biocompatibilidad del ionómero de vidrio con la pulpa dental.

Existe buena biocompatibilidad del ionómero de vidrio con la pulpa dental, aunque al inicio del endurecimiento se produce una respuesta inflamatoria leve, ésta se resuelve por sí sola sin complicaciones después de 24 horas, asimismo el ionómero de vidrio no causa reacción inflamatoria gingival.

La única desventaja del ionómero de vidrio, comparado con otros materiales de restauración convencionales, es su desgaste de superficie y su menor dureza, situación que se minimiza al lado de sus ventajas y propiedades.

Un gran número de publicaciones han certificado que la biocompatibilidad de la pulpa con el ionómero de vidrio es satisfactoriamente buena.



Liberación de flúor del ionómero de vidrio.

El ionómero de vidrio, cuando endurece, se caracteriza por liberar flúor en pequeñas cantidades, de manera lenta y constante, lo que produce un efecto cariostático.

El polvo del cemento de ionómero de vidrio contiene ingredientes cristalizados ricos en calcio fluorurado. Después de que el polvo y líquido han sido mezclados y la reacción ácido/base se ha iniciado, el ión flúor negativo es liberado desde el polvo junto con los iones positivos de Ca Al y Na.

Los cementos de ionómero de vidrio liberan un alto grado de flúor al inicio, debido a que la mayoría del flúor liberado es almacenado en la superficie de la restauración. El porcentaje de liberación de flúor continuo declina algunos meses después y posteriormente se estabiliza en un nivel constante. El flúor liberado procedente del interior de la restauración es solubilizado en la superficie. El uso de pastas dentales, geles y soluciones que contengan fl úor pueden iniciar la refluoruración de la restauración de ionómero de vidrio.

Algunos ionómeros de vidrio liberan menos flúor que otros, debido a que su grado de solubilidad es menor que otros. Los ionómeros de vidrio liberan mayor porcentaje de flúor que los otros cementos dentales, silicatos, compómeros y compuestos resinosos, por lo tanto, es el material de elección en el Tratamiento Restaurativo Atraumático.

Adhesión química del ionómero de vidrio con el esmalte y dentina.

El ionómero de vidrio se une químicamente al esmalte y a la dentina, lo que proporciona un sellado adecuado en la cavidad. La unión adhesiva dada por los materiales restauradores hace posible la conservación de la estructura dental, sin embargo, los bordes de la restauración de ionómero de vidrio deben mostrar un grosor de película no menor de 0.5 mm para evitar la fractura de la restauración en los márgenes.

El proceso inicial de unión surge por medio de la formación de puentes de hidrógeno entre los grupos carboxílicos y la hidroxiapatita de la sustancia dura de la dentina.

Ionómero de vidrio como sellador de fosas y fisuras.

El ionómero de vidrio puede usarse, también, como sellador de fosas y fi suras. El enfoque ART utiliza el mismo ionómero de vidrio tanto para restauraciones, como para sellantes.

El sellar fosas y fisuras con ionómero de vidrio puede controlar la caries dental y prevenir su ocurrencia. La presencia y viabilidad de microorganismos debajo de los sellantes ha sido investigada. Se ha demostrado que, cuando el sellante permanece intacto, la cantidad de microorganismos viables que permanecen bajo éste, decrece con el paso del tiempo. La actividad destructiva de las bacterias remanentes disminuye, por lo que son incapaces de producir destrucción dentaria. Esto tiene lógica, puesto que las bacterias remanentes se quedan sin su fuente de nutrientes, lo que determina que los sellantes tienen la capacidad de detener el proceso carioso.

Aún cuando, los sellantes de ionómero de vidrio se hayan perdido parcial o totalmente, usualmente hay un beneficio para el paciente, debido a la liberación de flúor desde el material, lo que permite un endurecimiento del esmalte.

Indicaciones

La experiencia ha demostrado que los sellantes de vidrio ionómero permanecen en fosas y fi suras profundas, las que corren mayor riesgo de sufrir una lesión cariosa. En cambio, los sellantes pueden caerse rápidamente en fosas y fi suras poco profundas. Por esto, solo aplique sellantes en fosas y fi suras profundas que muestren signos de caries dental temprana.



Porque usar ionómeros de vidrio

Este material se adhiere químicamente al diente lo que permite reducir perdida de tejido sano en la preparación de la cavidad. La liberación de flúor de la restauración nos ayuda a reducir el riesgo de caries y estimula la propia reminaralización interna del diente. ART solo el tejido dental infectado es removido dejando la dentina afectada para su recuperación.

Como vemos en el caso presentado es un material biocompatible que no causa ninguna irritación en la pulpa o encía con un coeficiente de expansión termal similar al diente

EFICACIA DEL IONOMERO EN LAS DISTINTAS CLASES DE RESTAURACIONES:

Además de las ventajas técnicas que representan su rápida aplicación, la buena humectación y su adhesión química al tejido dental duro, el ionómero de vidrio, como todo material biocompatible que libere flúor, favorece la remineralización de las estructuras dentarias obturadas y de las que se encuentran adyacentes.

De igual manera, estudios in vitro han demostrado una menor colonización y adhesión microbiana en las zonas restauradas con este material, en comparación con otros como la amalgama y la resina compuesta. Estas características implican la inhibición del proceso carioso, en la medida en que impiden la formación y acumulación de placa bacteriana, con el consecuente debilitamiento del material restaurador.

La literatura recopila investigaciones que se han propuesto evaluar la durabilidad de los tratamientos basados en la técnica de restauración atraumática. Estudios que abarcan un tiempo breve (p. ej., un año) señalan cifras de buenos resultados de 80 a 95% en la restauración de cavidades de una sola superficie en las clases I y V, de 55 a 75% en la clase II, y de 32 a 55% en las clases III y IV.

En un metaanálisis que recopiló la información publicada hasta septiembre de 2003, Frencken, Amerongen y Holmgren (2004) dividieron la literatura en dos períodos (publicaciones de 1987 a 1992 y de 1995 en adelante). El análisis concluyó que en el primer período las restauraciones de una superficie realizadas con amalgama presentaron mayor durabilidad que las realizadas con la técnica de restauración atraumática, después de uno, dos y tres años de seguimiento. Sin embargo, en el segundo período evaluado no se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los dos métodos de restauración .

Holmgren y Lo (2001) señalaron que el éxito de la técnica, a dos años y medio de haberse aplicado en una población preescolar china, fue de 75% en cavidades con clasificación de Black I y V y de 27,5% en aquellas con más de una superficie o compuestas. De igual manera, estudios realizados a dos años en la población adulta señalaron que hasta 7% de las restauraciones habían fracasado principalmente por caries recurrente o por desgaste o fractura del ionómero de vidrio, que fue el material empleado en las restauraciones. Al mismo tiempo, 34,5% de los sellos aplicados habían fracasado.

En estudios que abarcaron plazos de tres años, la eficacia de las restauraciones de una superficie y la de las restauraciones compuestas y de más de una superficie se estimó en 82,5 y 48,7%, respectivamente. Al comparar este método con la técnica convencional de restauración con amalgama, se encontraron diferencias estadísticamente significativas en eficacia: 82,5% con la técnica atraumática y 79,6% con la técnica convencional.

En conclusión, de acuerdo con lo publicado hasta la fecha, durante los primeros tres años las técnicas de obturación con amalgama y de restauración atraumática no muestran diferencia estadísticamente significativa en cuanto a la permanencia de las restauraciones en cavidades de una superficie de dientes permanentes. Sin embargo, por las limitaciones de durabilidad ya señaladas, la técnica de restauración atraumática no es apropiada para el tratamiento definitivo de cavidades de más de una superficie o compuestas.



TIPOS DE IONÓMEROS:

  1. Ketac Molar Easy Mix / Polvo 12,5 g. + líquido 8,5 ml.

INDICACIONES:

  • Restauraciones de clase V donde la estética no sea primordial.

  • Restauraciones de clase I donde no está comprometida la oclusión.



  1. Vitremer

Indicaciones

  • Restauraciones estéticas del tipo III y V.




  1. Vitrebond / 1 Polvo 9 g. + 1 Líquido 5,5 ml. + Block de mezcla + Cucharita

INDICACIONES:



  • Como revestimiento de base debajo de cualquier tipo de restauración, como composites directos o indirectos, amalgamas y restauraciones metálicas.


CAPITULO XI

Sellantes en odontología


SELLANTES DE FOSAS Y SIFURAS (SFF)

La caries dental afecta más las superficies oclusales de las piezas posteriores tanto de la dentición primario como de la permanente. El proceso de esta enfermedad se inicia desde la aparición de micro porosidades, como un resultado de la desmineralización, hasta la ocurrencia de la cavitación, por lo tanto, se ha incrementado la preocupación sobre el rol de la prevención para detener la caries.

Hoy en día, la prevención y el tratamiento de la caries dental deben estar basados en la detección apropiada de la caries en sus etapas más tempranas, es decir, no sólo detectar cavidades sino también signos tempranos de desmineralización y actividad de la enfermedad. Por lo que existen varios métodos; entre ellos encontramos los sellantes de fosas y fisuras.

En el momento en que la unión de grabado ácido del esmalte fue descrito por primera vez por Buonocore en 1955, la adhesión fue una nueva tecnología, y un paso lógico en su uso era la prevención de la caries de fosas y fisuras. Por lo tanto, los métodos de resina sellante nacieron.

Estos han demostrado ser agentes efectivos en la prevención de la caries dental, sobre todo en aquellas superficies con alto riesgo de esta enfermedad y en donde los floruros tienen efectos limitados (superficies interproximales y las fosas y fisuras). Los sellantes son películas delgadas plásticas que se colocan para evitar la iniciación de caries y detener la progresión de está mediante una barrera física que inhibe los microorganismos y partículas de comida se acumule en las fosas y fisuras.

“Los selladores son una importante tecnología de prevención de la caries dental, lo ideal es utilizar en combinación con la educación del paciente, a partir de higiene oral personal, fluoruros y visitas regulares al dentista." (Siegel)

Se han tratado de determinar en qué situaciones se debe colocar un sellante; en varias conferencias se examinaron los factores determinantes de los sellantes tanto para programas comunitarios como a nivel individual; las recomendaciones fueron las siguientes:



  • Evaluación del riesgo de caries del individuo y el diente son importantes como determinantes de la necesidad del sellante.

  • Los sellantes deben ser utilizados para prevenir las caries en los dientes en situación de riesgo. (sellante preventivo)

  • Los sellantes deben ser utilizados para tratar los dientes con caries incipientes o caries limita a los pozos de esmalte y fisuras. (sellantes terapéuticos)

  • Dientes sellados deben ser evaluados periódicamente para el sellador la integridad y la retención.


Tipos de Sellantes

Desde que Cueto y Buonocuore publicaron en 196, su trabajo sobre la primera aplicación de sellantes de fosas y fisuras, mucho es lo que se ha investigado, publicado y discutido sobre esta interesante medida de prevención de la caries dental. Los sellantes que estos utilizaban eran sustancias derivadas de los cianocrilato; pero se dejaron de utilizar por ser biodegradables.

Hasta la fecha hay 4 generaciones de selladores de fisuras basados en resina. La 1ª generación son los polimerizables con luz ultravioleta, que ya no se fabrican, la 2ª los autopolimerizables, la 3ª los fotopolimerizables con luz visible, y la 4ª y más reciente, los fotopolimerizables con luz visible a los que se ha añadido flúor.

Hoy en día no parece haber diferencias de efectividad clínica (ni retención, ni reducción de caries) entre las 3 generaciones que están en el mercado. Además, existen selladores de fisuras basados en vídrio ionómero. En éstos la retención es menor comparado con los selladores de resina, pero permiten una reducción de caries similar a los anteriores, debido a su liberación de flúor.

Particularmente se recomiendan en los casos de molares parcialmente erupcionados, en los que parte del sistema de fisuras se encuentra cubierto por mucosa y no es posible el buen aislamiento necesario para aplicar los selladores de resina.

Los materiales más utilizados para el sellado de fosas y fisuras son las resinas aplicadas mediante técnica adhesiva. Algunos tipos de cementos de vidrio ionomérico también han sido utilizados como selladores, con la ventaja de una excelente adhesión al diente sin necesidad de realizar grabado ácido y la liberación constante de fluoruros, aunque tienen una menor retención –por su menor profundidad de penetración, debido a su viscosidad– y sufren mayor atrición o desgaste durante la masticación.

Estudios de corto plazo de los cementos de vidrio ionomérico convencionales utilizados como sellantes han demostrado a menudo altas perdidas del material de las fosas y fisuras oclusales pero usualmente sin un incremento concomitante en la caries, posiblemente porque el esmalte ingiere flúor a partir de este cemento. Las esperadas mejoras en la adhesión clínica en los cementos de vidrio ionomérico modificado con resina al esmalte no se han dado y las propiedades mecánicas de los cementos son obviamente insuficientes para soportar las fuerzas oclusales de la masticación. También se ha especulado que “los pobres porcentajes de retención reportados en los sellantes de vidrio ionómero pueden ser una función de la interfase permeable del material de vidrio ionomérico y el esmalte”. Muchos de los estudios que están en un rango de 6 meses hasta un seguimiento de 5 años han reportado caries menores, caries similares o más caries con los cementos de vidrio ionomérico que con las resinas cuando los utilizaron como sellantes de fosas y fisuras. Siguiente a la perdida temprana de la retención de los cementos, está el potencial para un mayor porcentaje de caries en un período de largo plazo.



Las técnicas mas populares de selladores hacen uso de sistemas de resinas que se colocan en las superficies oclusales de los dientes. El objetivo de los selladores es que las resinas se introduzcan en las fosas y fisuras para que las aíslen de las bacterias orales y de otros residuos.

Muchos tipos de resinas, con relleno o sin el, se han utilizado con este fin. Estos sistemas incluyeron cianoacrilatos, poliuretanos y bis-GMA. Los productos comerciales disponibles se basan tanto en las resinas de poliuretano como en la resina bis-GMA. La resina bis-GMA puede ser polimerizada de forma convencional mediante la activación química gracias a la iniciación con el peróxido de amina o mediante fotoactivacion. La resina sin relleno se puede suministrar como material transparente con o sin color. Las que contienen relleno son opacas, y su presentación es del color del diente o blanca.

Estos agentes tienen baja viscosidad para que fluyan con facilidad hacia el fondo de las fosas y fisuras, además de mojar el diente. Para obtener la humectación y la posterior retención mecánica del sellador, primero se acondiciona la superficie con un grabado acido, tal y como se describió antes. Las propiedades físicas de estos productos se parecen más a las resinas de obturación directa sin relleno que a las compuestas.

Si el dentista esta incomodo cuando sella una lesión potencial de caries y cree que se debe realizar una inspección visual de la lesión, se puede realizar otra maniobra conservadora. Esta consiste en la preparación de una cavidad minima y la colocación de una restauración adherida a dentina y esmalte junto con la aplicación posterior de sellador.Con esta intervención se sella la mayor parte de la superficie oclusal. Esta técnica se denomina restauración preventiva de resina (RPR). La aplicación de la RPR tiene una tasa de éxito del 75% después de 9 años, que es bastante elevada, incluso al compararse con las obturaciones tradicionales de amalgama.


SELLANTES DE FOSAS Y FISURAS EN SUPERFICIES INTERPROXIMALES

Los sellantes de fosas y fisuras han demostrado que no solo pueden prevenir caries dental sino también pueden actuar de forma terapeútica en superficies oclusales; bajo la misma perspectiva y basados bajo los conceptos de odontología minimamente invasiva, se ha comenzado a desarrollar el concepto de sellar las lesiones interproximales cuando estas se encuentran en C1 y C2 y no existe evidencia de cavidad en oclusal. Funciona bajo el mismo concepto de interponer una barrera física entre los microorganismos adentro del diente y su alimentación externa, los carbohidratos fermentables. Cuando hay evidencia de lesiones en C1 y C2, se coloca un separador entre los dientes para permitir abrir un ligero espacio entre los dientes. Se espera un par de días y cuando el paciente regresa debe observarse un espacio pequeño que permitirá diagnosticar más fácilmente de forma directa; se coloca una protección en el diente opuesto a trabajar para que no le afecte el ácido grabador que se colocará en el área a trabajar de la misma forma que se procede con un sellante tradicional; se lava y se seca y se coloca como sellador, ya sea un adhesivo o un sellante directamente. (12) Se toma una lija para evitar dejar un exceso de material y dejarlo pulido. Si hay necesidad se repite en la otra pieza afectada. Los resultados radiográficos y microbiológicos por el momento parecen ser prometedores, pues aunque en no todos los casos se remineraliza completamente, si se ha observado arresto de las caries en la mayoría de los casos. Se necesitan estudios a largo plazo y mayor investigación para poder determinar la efectividad de este método.



TECNICA ADHESIVA DE LOS SELLANTES DE FOSAS Y FISURAS
En los años 70 los primeros estudios clínicos ya demostraban una buena retención de los selladores y su efectividad en la prevención de la caries que fueron posteriormente demostradas por estudios a largo plazo publicados a finales de los 806. Si bien los selladores utilizados consistían en resinas autopolimerizables, a lo largo de las últimas décadas han aparecido nuevos materiales de resina, se ha generalizado el uso de selladores fotopolimerizables, se ha modificado en parte la técnica de aplicación (introducción de adhesivos hidrófilos), se han estudiado otros materiales y nuevas técnicas (ameloplastia).

El estudio de Horowitz, et al. fue el primero que estudió un período de tiempo significativo, cinco años. Los autores hallaron una retención completa del sellador en el 42% de los casos y en el caso de pérdida parcial del sellado la incidencia de caries fue del 7% respecto al 41% en los dientes que no habían sido sellados. El estudio de Facal, et al. relaciona la retención del sellado con la higiene oral del paciente y deja claro que si no variamos las condiciones de aplicación del sellador, la retención de éste se ve afectada negativamente cuando hay índices altos de placa bacteriana.



PROFILAXIS

El primer paso a realizar para la colocación de un sellador de fisuras es realizar una profilaxis de la superficie del esmalte es decir, eliminar la placa y los detritus orgánicos. Estos depósitos se han eliminado por varios métodos: copas o cepillos rotatorios con pastas abrasivas, o bien puntas ultrasónicas.

De Craene, et al. analizaron las fuerzas de adhesión de selladores dependiendo de la técnica de preparación del esmalte y obtuvieron los mejores resultados con Prophy-jet con diferencias estadísticamente significativas. Sin embargo, Brockmann no obtuvo diferencias estadísticamente significativas en su trabajo. Otros autores han investigado con métodos más agresivos. García Godoy demostró que con la técnica de ameloplastia se consigue una mayor penetración del sellador que con las técnicas no invasivas de profilaxis del esmalte. Asimismo, Xalabardé, et al. Demostraron una mejor adaptación del sellador con la técnica ameloplástica y al mismo tiempo que no existían diferencias de adaptación entre los selladores con o sin relleno.

Otro método controvertido es la abrasión por óxido de aluminio, mientras que al principio de su introducción en odontología muchos autores creían que la rugosidad que producía en el esmalte ya era suficiente para la adhesión de resinas sin la necesidad de grabado ácido, posteriormente varios estudios han demostrado que las fuerzas de adhesión son significativamente menores cuando se aplica solamente el óxido de aluminio que cuando se combina la abrasión con el grabado ácido del esmalte.

Después de la profilaxis del esmalte, clásicamente, se desaconsejaba hacer una fluorización puesto que el flúor hace que el esmalte sea más resistente al grabado ácido del esmalte. Sin embargo, en este sentido, Koh, et al. mostraron que la aplicación de flúor no tiene efectos clínicos negativos en la retención del sellado, ni tampoco en las fuerzas de adhesión in vitro. Warren también obtuvo resultados similares.
Concentración y tiempo de grabado

El tiempo de grabado de la superficie del esmalte puede variar de 15 a 60 segundos en dentición permanente sin sobrepasar el máximo puesto que un ataque demasiado prolongado permite que los componentes minerales disueltos vuelvan a precipitarse como fosfatos sobre la superficie atacada. Inicialmente Buonocore utilizó para el grabado del esmalte ácido fosfórico al 85% durante 60 segundos. Posteriormente Gwinnett y Buonocore publicaron un análisis más detallado del efecto de varias concentraciones de ácido.

La concentración ideal de ácido fosfórico se ha establecido entre el 35 y el 37% que es con la que se produce la máxima disolución de calcio del esmalte. A concentraciones más elevadas se disuelve menos porque se produce una rápida precipitación de las sales de fosfato dicalcio dihidratado, protegiendo la superficie del esmalte.

El tiempo de grabado clásicamente recomendado ha sido durante muchos años 60 segundos para dentición permanente. En los años 70 se recomendaba grabar el esmalte deciduo el doble de tiempo debido a su naturaleza menos prismática. Sin embargo, el primer trabajo que comparaba la retención de un sellador en esmalte primario grabado 60 o 120 segundos no demostraba diferencias significativas. Posteriormente se observó que al grabar menos tiempo se reduce también la posibilidad de contaminación del esmalte y el tratamiento es mejor aceptado por los niños de corta edad

En los últimos años, los resultados de trabajos realizados in vitro sobre fuerza de adhesión así como clínicos han llevado a la conclusión que el tiempo de grabado, tanto para dientes permanentes como deciduos se puede reducir a 15 segundos.




Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   25


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad