Una experiencia de promoción de la salud con niños y niñas en los asentamientos “Los Pinos” y “La Veredita” del barrio de Villa Soldati



Descargar 74.61 Kb.
Fecha de conversión18.11.2018
Tamaño74.61 Kb.

Una experiencia de promoción de la salud con niños y niñas en los asentamientos “Los Pinos” y “La Veredita” del barrio de Villa Soldati
Residencia Interdisciplinaria de Educación para la Salud

Sede Instituto de Zoonosis Luis Pasteur


Gabriela Guerra (Lic. en Ciencias de la Educación) gabrielalaurag@hotmail.com

Agustina Angriman (Lic. en Psicología) agusangriman@hotmail.com

Daniela Zarowsky (Lic. en Sociología) dzarowsky@gmail.com

Gabriela Trunzo (Lic. en Ciencias de la Comunicación) gabrielatrunzo@hotmail.com


Resumen
Somos un equipo que forma parte de la Residencia Interdisciplinaria de Educación para la Salud (RIEpS), un posgrado de capacitación en servicio del sistema de residencias del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En el marco de una rotación por el Centro de Salud y Acción Comunitaria Nº 24 (CeSAC Nº 24) realizamos acciones enmarcadas en diferentes problemáticas de salud ambiental en los asentamientos “Los Pinos” y “La Veredita”, del barrio de Villa Soldati.
A partir del trabajo en terreno y del conocimiento de la población decidimos tomar, desde noviembre de 2010, como destinatarios de una parte de nuestro proyecto, a las/os niñas/os de dos a doce años de los mencionados asentamientos. Estas/os niñas/os tienen sus derechos vulnerados; entre ellos el derecho a la salud integral, es decir, a la satisfacción de necesidades de alimentación, vivienda, educación, vestido, cultura y ambiente saludable. Viven en un contexto de hacinamiento, con escasez de espacios de juego y tienen un acceso inequitativo a recursos y bienes culturales, entre otras condiciones desfavorables de vida.
Por tal motivo, comenzamos a desarrollar un espacio de promoción de la lectura y expresión artística con el objetivo de favorecer el acceso a bienes culturales y el ejercicio del derecho al juego. Este proyecto de intervención se enmarca en una perspectiva de derechos, género y promoción de la salud.
Concluimos el presente trabajo reflexionando sobre nuestras prácticas, repensando la intervención y analizando sus fortalezas, debilidades, dificultades y desafíos.
Introducción
Somos un equipo que forma parte de la Residencia Interdisciplinaria de Educación para la Salud (RIEpS), un posgrado de capacitación en servicio del sistema de residencias del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Nuestra sede se encuentra en el Instituto de Zoonosis Luis Pasteur y en el marco de una rotación programada por el Centro de Salud y Acción Comunitaria Nº 24 (CeSAC Nº 24) realizamos, desde 2009, acciones enmarcadas en diferentes problemáticas de salud ambiental en los asentamientos “Los Pinos” y “La Veredita”.
Estos asentamientos se encuentran delimitados por las avenidas Mariano Acosta, Riestra, Ana María Janer y la calle Portela en el barrio de Villa Soldati, zona sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).
Respecto a la organización de los servicios de salud, esta área se sitúa a seis cuadras del CeSAC N° 24, perteneciente al Área Programática del Hospital General de Agudos “Dr. Parmenio Piñero” correspondiente a la Región Sanitaria II.
El asentamiento “Los Pinos” comenzó a formarse aproximadamente en el año 2004, en un terreno perteneciente al Instituto “Hermandad de Sacerdotes Operarios”, que se fue poblando gradualmente con familias que se encontraban en situación de emergencia habitacional (Arbía, J. et al., 2008).
En relación a “La Veredita”, comenzó a establecerse en el mes de diciembre de 2009 y se encuentra próximo a “Los Pinos”. Se trata de casas construidas sobre las veredas de la calle Portela entre las avenidas Riestra y Ana María Janer. Ambos asentamientos difieren en cuanto al acceso a los servicios, las construcciones de las casas y el número de viviendas.
A lo largo de este tiempo y de las intervenciones realizadas hemos ido conociendo cada vez más a la población y a las instituciones de esta área geográfica. También, fuimos identificando problemáticas de salud directa e indirectamente vinculadas a las condiciones del ambiente en el que viven esas personas.
A partir del trabajo en terreno decidimos tomar como población destinataria, de una parte de nuestras acciones en la zona, a las/os niñas/os de dos a doce años de los mencionados asentamientos. Estas/os niñas/os viven en un contexto de hacinamiento, con escasez de espacios de juego y tienen un acceso inequitativo a recursos y bienes culturales, entre otras condiciones desfavorables de vida.
Por tal motivo, desde noviembre de 2010, comenzamos a desarrollar un espacio de promoción de la lectura y expresión artística desde una perspectiva de salud integral para promover el acceso a bienes culturales y el derecho al juego.
Fundamentación
El trabajo con niños/as de dos a doce años se sustenta en el conocimiento, a partir de nuestra inserción en el barrio, de la vulnerabilidad de este grupo etario. Nos referimos especialmente a los padecimientos que derivan de la no efectivización de los derechos humanos básicos, entre ellos el derecho a la salud integral, es decir, a la satisfacción de necesidades de alimentación, vivienda, educación, vestido, cultura y ambiente tal como se enuncia en la Ley Básica de Salud de la Ciudad de Buenos Aires (Nº 153). Este proyecto de intervención se enmarca en una perspectiva de derechos, género y promoción de la salud.
Trabajar desde una perspectiva de género implica tener en consideración las distintas dimensiones socio-simbólicas que estructuran las relaciones entre mujeres y varones o entre lo que se considera lo femenino y masculino en cada momento histórico (Bonder, 1998) y cómo las relaciones de género se articulan con las distintas relaciones de poder que estructuran lo social (clase, etnia, edad, etc.).
Según lo establecido por la Carta de Ottawa (1986), “la promoción de la salud consiste en proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma”. Para este trabajo podemos destacar dos de las estrategias propuestas por dicha declaración: el reforzamiento de las acciones comunitarias y el desarrollo de aptitudes personales.
La perspectiva de promoción de la salud busca incorporar a las prácticas la complejidad de condiciones que hacen (o podrían hacer) más saludables a las personas y a los conjuntos sociales. Es necesario reconocer los desiguales contextos en los que se ubican los individuos con los que trabajamos, y adecuar nuestras prácticas a las diferentes situaciones y necesidades. Esta mirada implica que no se pueden comprender ni analizar los procesos de saludenfermedad independientemente de las condiciones de vida y del ambiente (OMS/ OPS, 1998).
El ambiente en el que viven estos/as niños/as incide de manera negativa sobre su proceso de salud-enfermedad. El hacinamiento, el espacio físico reducido de las casas y los pasillos, así como los microbasurales en las calles del barrio pueden dificultar el desarrollo en la niñez, una etapa que se caracteriza por la curiosidad y la exploración del medio que los/as rodea, y por ello, en este ambiente, se encuentran expuestos a riesgos.
Según la Encuesta Anual de Hogares 2008 de la CABA, la Comuna 8 el área en la que viven estos/as niños/as presenta el mayor porcentaje del grupo etario entre 0 y 14 años (26,4 %) en comparación al promedio general que es de 16,1 %. Asimismo, tiene el promedio más alto de hogares en situación de hacinamiento, un 24,4 %, mientras que la media de la Ciudad es de 9,7 %.
En este contexto, nos encontramos con niños/as que colaboran con sus padres en el cartoneo, que ayudan a criar a sus hermanos/as, o que pasan mucho tiempo solos/as en sus casas. Estas condiciones de vida hacen que el juego y las relaciones con los/as otros/as no sean parte de lo cotidiano o una posibilidad de tiempo prolongado.
Muchas veces, el hecho de que los/as niños/as permanezcan encerrados/as en sus casas o deambulando por los asentamientos se debe a que los/as padres/madres necesitan salir a trabajar y no tienen con quién dejarlos. Asimismo, la poca oferta de vacantes en la educación inicial/primaria obstaculiza el ingreso de esto/as niños/as al sistema educativo y, en consecuencia, dificulta el acceso a bienes educativos/culturales y la vinculación con otros/as niños/as de su edad. En la CABA, según la abogada Dalile Antúnez, Coordinadora del área de Igualdad Educativa de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), “En el 2010 más de 6000 niños quedaron fuera de la educación inicial por falta de vacantes en escuelas estatales. De ellos, 4879 quedaron en lista de espera para ingresar a establecimientos dependientes del Ministerio de Educación y 1230 fuera de establecimientos que dependen del Ministerio de Desarrollo Social porteño” (Peker, 2011).
Teniendo en cuenta que nuestro proyecto no pretende sustituir a la escuela ni naturalizar las dificultades para el acceso al sistema educativo en esta población, pensamos constituir un espacio para favorecer el acceso a bienes culturales 1. De esta forma se intenta propiciar el ejercicio de los derechos, la capacidad de asumir responsabilidades y promover el pensamiento crítico (Dakessian, 2008). También, se busca favorecer un desarrollo saludable en su aspecto motor, cognitivo, social y emocional.
Los obstáculos para acceder a los bienes culturales no son sólo económicos. En este sentido, la accesibilidad a ciertos bienes se relaciona también con la posibilidad de pensarse como destinatarios de los mismos. “Al mismo tiempo que organiza la distribución de los bienes materiales y simbólicos, la sociedad organiza en los grupos y los individuos la relación subjetiva con ellos, las aspiraciones, la conciencia de la que cada uno puede apropiarse” (García Canclini, 1990: 35).
De este modo el acceso a los bienes culturales, como por ejemplo el libro, no garantiza su apropiación, ya que es necesario tener dispositivos institucionales y propuestas metodológicas que trabajen en relación a las representaciones sociales, los vínculos de los/as niños/as con éstos, sus creencias y percepciones. Los diversos usos de los bienes culturales, afirma Bourdieu, no sólo se explican por la manera como se distribuye la oferta o por la posibilidad económica para adquirirlos, sino también, y por sobre todo, por el capital cultural y educativo que permite a los sujetos consumir y disfrutar­ de estos bienes (Bourdieu, 1988).
En este sentido nuestro proyecto tiene como propósito promover la participación de los/as niños/as en la vida cultural y artística. Nuestro trabajo se enmarca en la Convención sobre los Derechos del Niño que garantiza el derecho de todos los/as niños/as “al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes” (art. 31, inc. 1).
Adherimos también a la Declaración de Lima sobre Arte, Salud y Desarrollo que establece que “el arte es una necesidad y un derecho humano que garantiza el acceso a los bienes simbólicos y a la producción universal de sentido con identidad (…) Dado que el arte es una expresión integradora de las dimensiones psíquicas, emotivas, sociales, culturales, racionales, físicas y espirituales de los individuos y las sociedades y que promueve procesos de transformación, es un verdadero puente para la salud y el desarrollo” (OPS/OMS, 2009: 2,3).
Habilitar un espacio para jugar con la palabra, con el cuerpo, la exploración, la expresión artística y encontrarse con distintas lecturas promueve un desarrollo saludable, propicia vínculos entre los/as niños/as, y en algunos casos, entre ellos/as y sus padres/madres, hermanos/as, y su comunidad, conociendo y aprehendiendo normas, valores y costumbres, entre otras cosas. Además, tienden a generar sentidos promoviendo la pertenencia a un grupo y el desarrollo de la identidad tanto individual como colectiva. Ofrecer otros modos de acceder al universo simbólico de la cultura pone en juego la construcción de la subjetividad y también permite ampliar las posibilidades expresivas y comunicativas (UNICEF, 2008).
En nuestro proyecto, las lecturas2 constituyen uno de los ejes que estructuran los encuentros con los/as niños/as. En este sentido “(…) la lectura ayuda a las personas a construirse, descubrirse, a hacerse un poco más autoras de su vida, sujetos de su destino, aun cuando se encuentren en contextos sociales desfavorecidos” (Petit, 2001). Las lecturas posibilitan sumergirse en otros lugares y tiempos, conocer otros universos culturales, abren un espacio para relacionarse con otros a la vez que permiten el despliegue de un espacio propio. Las lecturas fortalecen la capacidad de comprensión y enriquecen la habilidad para expresar ideas.
“La conformación del lector es un proceso que comienza antes de que el/la niño/a sepa leer y escribir. En la relación con sus padres (otros) va explorando el mundo que lo rodea, a través del lenguaje va descubriendo el sonido de las palabras y apropiándose de la mismas para comunicarse con los otros y expresarse. Hablando y escuchando en situaciones placenteras se adquiere el gusto por el lenguaje que va a servir de base para luego escuchar historias, ver y leer libros” (Dakessian, 2008: 16). Para constituirse como lector, es importante la familiaridad física con los libros y que a lo largo de este proceso alguien actúe como mediador (pares o adultos), en un marco de afecto y confianza, entre los libros y los/as niños/as. El mediador transmite el gusto por la lectura, facilita el acceso y a la vez permite que el/a niño/a se acerque al libro de forma autónoma realizando su propio recorrido. Es decir, que el lector pueda elegir qué leer, en que momento, con quién y en el lugar que más le guste.
Objetivos generales
Promover el acceso a bienes culturales y a espacios de juego de los/as niños/as de los asentamientos “Los Pinos” y “La Veredita” para efectivizar el derecho a la salud integral.
Objetivos específicos


  • Contribuir a un desarrollo saludable, en su aspecto motor, cognitivo, social y emocional.




  • Facilitar un espacio físico para el desarrollo de actividades de expresión artística, lecturas y juego que permita ejercer derechos y asumir responsabilidades colectivas.




  • Constituir un espacio de encuentro entre los/as niños/as (pares) y también entre ellos/as y los adultos (mediadores) con una modalidad de vínculo que aliente el cuidado del otro y de sí mismo.


La experiencia
Los encuentros se realizan los días lunes de 14 a 16 horas, en el comedor Traskartón ubicado frente a los asentamientos. La actividad se inicia con una recorrida por las casas de “Los Pinos” y “La Veredita” para buscar a los/as niños/as que ya han asistido a los encuentros y se invita a otros/as a participar comentándoles a los padres/madres la propuesta.
Cada encuentro comienza con la presentación de los/as niños/as y del equipo. Se realiza una actividad en conjunto sustentada en distintos tipos de juegos, música, sonidos, relatos y bailes. En este primer momento se busca generar un clima distendido y de confianza. La práctica y conocimiento de los lenguajes artísticos promueven la integración y el desarrollo social de los/as niños/as, y ofrecen la oportunidad para que ellos/as comprendan que todos/as pueden vivir este tipo experiencias. En algunas ocasiones se realizan juegos teatrales para promover la expresión oral y corporal. También, se proponen juegos que propicien la interacción entre ellos/as. Se busca acercar recursos para despertar la curiosidad y el interés, como por ejemplo sonidos de animales. Estas actividades son introductorias al desarrollo del encuentro.
En un segundo momento se despliega una manta en el piso donde se colocan libros que llevamos teniendo en cuenta el eje temático que vamos a desarrollar. Para la elección de los libros se tienen en consideración autores, ilustradores, géneros literarios e historias que busquen problematizar estereotipos, aborden una diversidad de temáticas, etc. Los/as niños/as exploran los libros según sus intereses y lo realizan de distintas maneras: algunos/as de forma individual pero permaneciendo con el grupo; otros/as prefieren alejarse para realizar la lectura; a otros/as les gusta compartir el libro con compañeros/as.
En muchas ocasiones elegimos un libro para narrar en voz alta para todo el grupo o en pequeños grupos, ya que nos permite compartir las distintas interpretaciones de la historia y generar un espacio de escucha. Al finalizar este momento se guardan la manta y los libros entre todos/as.
En un tercer momento se propone a los/as participantes el desarrollo de actividades plásticas. Según lo planificado en cada ocasión, este momento está más pautado por alguna consigna o el trabajo de un tema en particular. En otras oportunidades se busca la expresión más libre. Algunas veces se propone pintar con acuarelas, otras con témperas, crayones, lápices y plasticolas. En ocasiones nos encontramos con que hay niños/as que no conocían algunos de estos recursos. Este momento los/as niños/as lo disfrutan mucho.
Por último, en el momento de cierre se comparte lo trabajado en el día mientras se toma la merienda. Luego de guardar los materiales utilizados acompañamos a los/as niños/as a sus casas.
Si bien esta división en momentos permite la organización de los encuentros, éstos no son estáticos y pueden intercambiarse en función de lo planificado y de lo que acontece.
Hasta el presente se han trabajado distintas series de encuentros sobre una misma temática, entre ellas, “leyendas”; “personajes fantásticos”; “la naturaleza”; “lo que les gusta y lo que no les gusta”; “el grupo”.
A lo largo de los encuentros se intenta propiciar un ámbito confiable, de intercambio, de respeto y se busca generar el trabajo colectivo. Nuestro rol como equipo coordinador es el de mediador y facilitador. En este sentido, se propone a los/as niños/as la aproximación a nuevos relatos y juegos o a mundos por pintar y crear. Este acercamiento se lleva a cabo desde la palabra, desde lo afectivo y desde la convicción de la importancia del hacer con otros/as.
Por otra parte, cabe destacar que cada reunión se planifica previamente y se preparan los materiales para realizar las actividades. Dichas planificaciones se piensan considerando lo que acontece en los encuentros y las propuestas o comentarios de los/as niños/as. A posteriori se realiza un registro en el que se sistematiza quiénes asistieron, lo sucedido, la presencia/ausencia de conflictos, el grado de interés manifestado, la dinámica grupal y algún otro aspecto a destacar.
La mayoría de los materiales producidos por los/as niños/as son guardados por el equipo en una caja que se encuentra en el comedor para que ellos/as dispongan de sus producciones. Además, en una oportunidad realizamos con los/as niños/as una visita, por invitación de la bibliotecaria, a una biblioteca del Centro Educativo Carrillo.
Por otra parte, se completa una ficha de cada niño/a a partir de unas preguntas a sus padres/madres o cuidadores/as. Estas preguntas contemplan: fecha de nacimiento, escolaridad, si se atienden en el CeSAC 24 o en otro efector, si realiza alguna actividad de juegos, deportes, arte en otro espacio del barrio, si juega o lee en la casa.
Antes de comenzar con el proyecto realizamos visitas a las instituciones de la zona que trabajan con niños/as para conocer espacios destinados a esta población que fomenten el juego, la expresión artística y la lectura. En este sentido, hemos relevado que en la zona la oferta de actividades culturales y/o recreativas se encuentra concentrada en Villa Fátima y el barrio Ramón Carrillo (ambos cercanos a los asentamientos) y que la asistencia de los/as niños/as de los Los Pinos y La Veredita es escasa. También como equipo realizamos capacitaciones en promoción de la lectura y gestionamos donaciones de libros a distintas editoriales.
Repensando la intervención
En este tiempo de trabajo con niños/as, como equipo hemos visualizado algunas fortalezas, debilidades y dificultades, y en relación a estas últimas, se han buscado estrategias para resolverlas.
A partir del análisis de la experiencia que venimos llevando a cabo destacamos algunas fortalezas. En primer lugar, la continuidad de la actividad en el mismo lugar y horario. Por otra parte, la consolidación de un espacio de encuentro e intercambio, donde las/os niñas/os han construido un vínculo con las coordinadoras y entre ellas/os. Además, la construcción de este espacio permitió que los niños/as puedan expresarse a partir de lenguajes artísticos y el juego. En este sentido, la obtención de una diversidad de libros de literatura infantil nos permite abordar propuestas más ricas en cuanto a contenidos y temas trabajados. Asimismo, ser un equipo conformado por diferentes disciplinas (ciencias antropológicas, ciencias de la comunicación, ciencias de la educación, psicología, sociología) permite complejizar la mirada, visualizar distintas facetas del proyecto y de lo que acontece con los/as niños/as, así como enriquecer la acción.
En lo que respecta al espacio que se ha constituido, la diversidad de edades presenta una desafío al momento de proponer actividades y lograr captar el interés de los/as participantes. Asimismo, los juegos y las consignas relacionadas con lo colectivo muchas veces son tomados de manera individual, con poco intercambio. El equipo intentó resolver estas dificultades proponiendo una división en grupos por edades, con consignas adecuadas a cada edad, y trabajando en algunos encuentros la importancia de lo grupal.
Otra de las dificultades que encontramos fueron situaciones de peleas, con insultos y agresiones físicas, entre los/as niños/as. Al reflexionar sobre las situaciones, pensamos que el contexto en el cual estos/as niños/as viven (amenaza de desalojo, precariedad laboral de los padres, de la vivienda, presencia de policías y gendarmes, entre otras) puede influir en los modos de relacionarse y expresarse. Consideramos que vivir en estas condiciones es sin duda una situación violenta. En este sentido, el equipo intenta abordar estos conflictos proponiendo una modalidad de vínculo que aliente el cuidado del otro y de uno mismo. Es por ello que se establecieron reglas para el grupo y se ha trabajando el por qué de las mismas.
Por otro lado, en relación al funcionamiento del equipo, al inicio de las actividades no se diferenciaban claramente los roles de las coordinadoras en los encuentros y algunos aspectos del encuadre de trabajo no habían sido explicitados en el equipo. A partir de esto, se consensuaron algunas reglas internas para mejorar el desarrollo de las actividades.
Asimismo, identificamos como debilidades, el hecho de que por el momento no se han realizado actividades que incluyan a los padres, las madres y las familias. Cabe destacar que, así como no hay espacios de juego para los/as niños/as, tampoco existen lugares que posibiliten momentos de juego, distracción y recreación entre ellos/as y sus padres/madres o familias. Pensamos que habilitar un espacio que incluyan a padres/madres e hijos/as podría favorecer la continuidad de las propuestas en la cotidianeidad del vínculo. Por ejemplo, compartir lecturas y/o juegos que han iniciado en el espacio y luego continuar estas actividades en la vida diaria. Pensamos que poder instalar el préstamo de libros a partir de una biblioteca en el comedor facilitaría este proceso.
Por último, consideramos que la ubicación de nuestra sede fuera del barrio es una debilidad, ya que no nos permite estar diariamente en los acontecimientos cotidianos. A pesar de esta lejanía física conocemos dónde viven los/as niños/as, a las familias, hemos establecido un vínculo con ellas y algunas nos referencian en determinadas situaciones.
Para finalizar, el desarrollo de acciones con niñas/os en contexto de pobreza nos genera interrogantes que nos interpelan como profesionales de la salud:


  • ¿Qué alcance tienen nuestras intervenciones en el contexto en el que viven estos/as niños/as?




  • ¿En qué medida favorece este proyecto la equidad en el acceso a los bienes culturales a largo plazo?




  • ¿Cómo pensar las intervenciones de promoción de la salud cuando la garantía de los derechos que hacen a la salud integral de las personas, depende de políticas públicas que trascienden la intervención local de un equipo de residentes del sistema de salud?

Bibliografía


  • Arbía, J. et al. (2008) ASIS Los Pinos: Una realidad, diferentes miradas, Residencia de Medicina General, CeSAC Nº 24, Hospital Piñero, CABA.

  • Bogomolny, M. (2007) “Leer es contagioso”. En: Arte palabra. Voces en la poética de la infancia, Buenos Aires, Lugar Editorial.

  • Bonder, Gloria (1998) “Género y subjetividad: avatares de una relación no evidente”. En: Género y Epistemología: Mujeres y Disciplinas. Programa Interdisciplinario de Estudios de Género, Universidad de Chile.

  • Bourdieu, P. (1988) La distinción. Criterios y bases sociales del gusto, Madrid, Taurus.

  • Convención sobre los Derechos del Niño (1989) Naciones Unidas.

  • Dakessian, M. et. al. (2008) Vichando historias: sistematización de experiencias de promoción de la lectura para el fortalecimiento de familias, niños, niñas y adolescentes afectados por el VIH-sida, Buenos Aires, UBATEC S.A.

  • Dirección General de Estadísticas y Censos (2008) Encuesta Anual de Hogares, Ministerio de Hacienda, GCABA.

  • García Canclini, N. (1990) “La sociología de la cultura de Pierre Bourdieu”. En Bourdieu, P., Sociología y Cultura, México, Grijalbo.

  • Ley Básica de Salud Nº 153 (1999) Ciudad de Buenos Aires.

  • OMS/OPS (1986) Carta de Ottawa para la promoción de la salud.

  • OMS/OPS (2009) Declaración de Lima sobre Arte, Salud y Desarrollo.

  • OMS/OPS (1996) Promoción de la salud: una antología. Publicación científica N° 557, Washington DC.

  • Peker, L. (2011) “Que los cuide la abuela”, Página 12, 28 de enero. Disponible en: tp://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-6285-2011-01-30.html>.

  • Petit, M. (2001) Lecturas: del espacio íntimo al espacio público, México, Fondo de Cultura Económica.

  • UNICEF (2008) Arte y Ciudadanía. El aporte de los proyectos artístico culturales a la construcción de ciudadanía de niños, niñas y adolescentes, Buenos Aires.




1 Cuando nos referimos a bienes culturales estamos pensando en aquellos productos y recursos que forman parte de las expresiones culturales de una sociedad en un momento dado.

2 Utilizamos el concepto de “las lecturas” ya que concebimos que no hay una sola lectura posible sino que cada lector da sentido y resignifica aquello que lee.



Catálogo: saludypoblacion -> ixjornadas -> ponencias
ponencias -> Abstract 4: Modalidad de abordaje y atención en salud mental
ponencias -> Salud Mental Germani
ponencias -> El acceso a los servicios de salud mental de niños y niñas en situaciones de maltrato. Ciudad de Buenos Aires (2005-2010)
ponencias -> Titulo del trabajo
ponencias -> Servicio de Emergencias Hospital Gral de Agudos Dr
ponencias -> Trabajo y Salud: La exposición a plaguicidas de los trabajadores hortícola del cinturón verde de Córdoba Autores
ponencias -> Factores sociales e individuales que explican la dependencia funcional de los Adultos Mayores de cuatro ciudades latinoamericanas
ponencias -> El adulto mayor: ¿objeto de cuidados o sujeto de derechos? Análisis de la legislación de los Centros Residenciales para adultos mayores en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
ponencias -> Articulación entre la formación de grado y residencias en el primer nivel de atención, en el marco de una estrategia de atención primaria integral
ponencias -> Sentidos y exposición al riesgo a partir de interacciones virtuales en adolescentes y jóvenes de la ciudad de Buenos Aires


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad