Ttema planificación de rrhh



Descargar 200.5 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión16.05.2018
Tamaño200.5 Kb.
Vistas136
Descargas0
1   2   3

La obtención de los Certificados de Aptitud de Directores y Profesores de las Escuelas Particulares de Conductores está regulada en los artículos 45 a 48 del Real Decreto 1295/2003, de 17 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento regulador de las Escuelas Particulares de Conductores.




Obtención del Certificado de Aptitud de Profesor de Formación Vial
El Certificado de Aptitud de Profesor de Formación Vial podrá obtenerse superando los cursos o pruebas que al efecto se convoquen. Para tomar parte en los cursos o pruebas será necesario:
a) Estar en posesión, como mínimo, del título de Educación Secundaria Obligatoria o del título de Técnico (Formación Profesional de Grado Medio), o acreditar documentalmente que se poseen estudios equivalentes o superiores.

b) Ser titular del permiso de conducción ordinario de la clase B, al menos, válido y en vigor que habilita para conducir vehículos con cambio de marcha manual, con una antigüedad mínima de dos años.

c) Poseer las aptitudes psicofísicas que actualmente se exigen al grupo 2 de conductores, según lo dispuesto en el artículo 45 del Reglamento General de Conductores. Por excepción, quienes, sin poseerlas, estén en posesión de un permiso de clase B o un permiso extraordinario de la clase B, sujeto a condiciones restrictivas con, al menos, una antigüedad mínima de dos años, obtenido al amparo de lo dispuesto en el artículo 7.2 del Reglamento General de Conductores, aprobado por Real Decreto 818/2009, de 8 de mayo, podrán obtener un Certificado de Aptitud de profesor de formación vial limitado a enseñanzas de carácter teórico.
Las pruebas serán de carácter objetivo y en ellas se valorarán los conocimientos, la aptitud pedagógica y la experiencia práctica.
Prueba previa de selección. Los aspirantes serán sometidos a una prueba previa de selección que consistirá en la realización de dos pruebas eliminatorias, una teórica y otra práctica. La prueba teórica, consistirá en contestar por escrito a un cuestionario de 30 preguntas sobre normas relativas a conductores, vehículos y circulación, señales reguladoras de la circulación y cuestiones de seguridad vial. Para superar la prueba teórica y acceder a la prueba práctica es necesario contestar correctamente, al menos, el 90% de las preguntas. La prueba práctica versará sobre técnica y dominio de la conducción y circulación en vías urbanas e interurbanas abiertas al tráfico general, conduciendo un turismo con cambio de marchas manual y tendrá una duración mínima de veinticinco minutos. Dicha prueba, va encaminada a comprobar la aptitud y experiencia del aspirante en el manejo del vehículo y sus mandos y en el cumplimiento de las normas y señales reguladoras de la circulación, así como su comportamiento y actitudes en relación con los diversos factores que intervienen en el tráfico, la conducción eficiente y la capacidad de adaptación a las incidencias y situaciones de la circulación, con especial atención a la seguridad. Quienes superen dicha prueba práctica pasarán a realizar el curso.
El curso, que tendrá carácter teórico y práctico, constará de dos fases: una de enseñanza a distancia y otra de formación presencial en el centro donde el curso se celebre.
La fase de enseñanza a distancia tiene carácter teórico. En las evaluaciones de esta fase, cada una de las materias o asignaturas será calificada con un máximo de diez puntos. Para superar cada materia o asignatura será necesario contestar correctamente, en cada evaluación, al menos, el 70% de las preguntas. Las materias o asignaturas son las siguientes:
a) Normas y señales reguladoras de la circulación vial.
b) Cuestiones de seguridad vial, técnica de conducción y circulación económica, medio ambiente y contaminación, accidentes de circulación, causas, factores que intervienen en los mismos.
c) Reglamentación general de vehículos y en especial de los vehículos pesados, transporte de personas y mercancías, prioritarios y especiales.
d) Seguro de automóviles.
e) Normativa por la que se regula los permisos de conducción, sus clases y las pruebas de aptitud a realizar para su obtención.
f) Normativa por la que se regula el aprendizaje de la conducción y los centros de formación de conductores.
g) Pedagogía y Psicología aplicadas a la conducción.
h) Mecánica y entretenimiento simple de los automóviles.
i) Comportamiento y primeros auxilios en caso de accidente de tráfico.

Fase de formación presencial. Los solicitantes que superen todas las materias o asignaturas de la fase de enseñanza a distancia pasarán, por orden de la calificación obtenida, a realizar la fase de presencia que tendrá una duración de diez semanas, aproximadamente, tiempo que se destinará, proporcionalmente, a enseñanzas teóricas y su aplicación práctica. Esta fase del curso se calificará por el sistema de evaluación continua, con posibilidad de recuperación de evaluaciones no superadas, con pruebas que demuestren la integración y globalización de conocimientos.


Finalizados los cursos o las pruebas, se expedirá el Certificado de Aptitud de Profesor de Formación Vial a quienes los hubieran superado, los cuales serán inscritos en el Registro de profesionales de la enseñanza de la conducción a que se refiere el párrafo h) del artículo 5 del texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, quedando exentos de las pruebas de control de conocimientos para la obtención del permiso de conducción.
No será necesario que realicen la parte práctica de los cursos o pruebas quienes vayan a obtener un certificado de aptitud limitado a enseñanzas de carácter teórico.
Obtención del Certificado de Aptitud de Director de Escuelas de Conductores
Para obtener el Certificado de Aptitud de Director de Escuelas de Conductores será necesario estar en posesión del Certificado de Aptitud de Profesor de Formación Vial o de Profesor de Escuelas Particulares de Conductores y superar una prueba que consiste en contestar por escrito, en un tiempo máximo de cuarenta minutos a un cuestionario de diez preguntas por cada uno de los apartados del programa que son: la normativa que regula las escuelas particulares de conductores; tramitación administrativa de conductores y vehículos; conocimientos generales de organización y gestión de empresas y su aplicación a las Escuelas Particulares de Conductores; y psicología de las organizaciones.
Para superar la prueba será necesario contestar correctamente al menos, el 85% de las preguntas. La superación de esta prueba servirá de base para la obtención y expedición del certificado de aptitud de Director de Escuelas de Conductores.
Como se puede observar tanto en el caso de la obtención del Certificado de Profesor de Formación Vial como en el de Director de Escuela Particular de Conductores se trata de una formación exhaustiva que refleja la importancia que se da a la formación de quienes a su vez se encargarán de la formación de los futuros conductores.

1.4. Formación vial del formador o psicólogo-formador de centros de sensibilización

De conformidad con lo dispuesto en el apartado undécimo de la Orden INT/2596/2005 de 28 de julio por la que se regulan los cursos de sensibilización y reeducación vial para los titulares de un permiso o licencia de conducción, los cursos de sensibilización y reeducación vial serán impartidos por formadores y psicólogos-formadores.


Para obtener el título de formador, serán necesarios los siguientes requisitos:


  • Haber obtenido el certificado de Profesor de Formación Vial

  • Tener tres años de experiencia en la formación de conductores.

  • Haber realizado con aprovechamiento el curso de formación que se disponga a tal fin, cuyo contenido dotará a los formadores de los conocimientos teóricos y metodológicos necesarios para impartir los cursos de sensibilización y reeducación vial.

Para obtener el título de psicólogo-formador será necesario:




  • Haber obtenido el título de Licenciado en Psicología

  • Haber realizado con aprovechamiento el curso de formación que se disponga a tal fin, cuyo contenido proporcionará los mínimos conocimientos teóricos y metodológicos necesarios para intervenir en los cursos de sensibilización y reeducación vial.

Los interesados que, reuniendo los requisitos indicados deseen realizar los cursos de Formadores o Psicólogos-Formadores, deberán dirigirse al Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial (INTRAS) de la Universidad de Valencia, grupo de investigación Facthum.lab (Factor Humano y Seguridad Vial).



1.5. El certificado de aptitud profesional

La Directiva 2003/59/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de julio de 2003, relativa a la cualificación inicial y a la formación continua de los conductores de determinados vehículos destinados al transporte de mercancías o de viajeros por carretera, establece una nueva formación obligatoria para determinados conductores profesionales. Por una parte, se establece una cualificación inicial que debe obtenerse con independencia del permiso de conducción y, por otra, una formación continua dirigida a mantener actualizados los conocimientos inicialmente exigidos. Las materias sobre las que se exigen conocimientos afectan fundamentalmente a la actividad de transporte a que se dedican profesionalmente estos conductores.


El Real Decreto 1032/2007, de 20 de julio, (BOE de 2 de agosto de 2007) por el que se regula la cualificación inicial y la formación continua de los conductores de determinados vehículos destinados al transporte por carretera, regula las condiciones para la obtención del certificado de aptitud profesional, acreditativo de la correspondiente cualificación inicial, y de la realización de los cursos de formación continua, necesario para la conducción por vías públicas españolas de vehículos de empresas establecidas en cualquier Estado miembro de la Unión Europea, para la que resulte obligatorio estar en posesión de permisos de conducción de las categorías C1, C1+E, C, C+E, D1, D1+E, D o D+E, definidas en el Reglamento General de Conductores, aprobado por el Real Decreto 772/1997, de 30 de mayo.
El certificado de aptitud profesional de cualificación inicial
El certificado de aptitud profesional será expedido por los órganos competentes para el otorgamiento de autorizaciones habilitantes para la realización de transporte público discrecional de viajeros y mercancías por carretera. Para su obtención se requiere superar un examen, antes de que pasen seis meses de la realización de un curso de formación. El examen consta de 100 preguntas de test (25 para la ampliación de la actividad de viajeros a mercancías y viceversa). Las respuestas correctas valen 1 punto, las erróneas se penalizan con -0,5, las no contestadas no puntúan. Para aprobar es necesario al menos 50 puntos. Hay preguntas comunes a mercancías y viajeros, preguntas específicas de mercancías y preguntas específicas de viajeros.
Los exámenes son convocados y realizados, al menos seis veces al año, por las Comunidades Autónomas competentes.
Los aspirantes podrán realizar los cursos de formación en cualquier parte del territorio nacional pero deberán concurrir a las pruebas que se convoquen y realicen por los órganos competentes en aquel territorio en el que tengan su residencia habitual.
Se establece un sistema escalonado en cinco años para que los conductores no obligados a obtener la cualificación inicial, por haber realizado esta actividad antes de las fechas de entrada en vigor de las nuevas normas, realicen los cursos de formación continua a los que sí están obligados.
No se exigirá certificado de aptitud profesional a los conductores de los siguientes vehículos:
a) Aquellos cuya velocidad máxima autorizada no supere los 45 kilómetros por hora.

b) Los que se utilicen por los servicios de las Fuerzas Armadas, la protección civil, los bomberos y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, o bajo el control de las mencionadas fuerzas y organismos.

c) Los que estén siendo sometidos a pruebas en carretera para fines de mejora técnica, reparación o mantenimiento, o bien sean nuevos o transformados y aún no se hayan puesto en circulación.

d) Los utilizados en situaciones de emergencia o que se encuentren destinados a misiones de salvamento.

e) Los utilizados en las clases prácticas destinadas a la obtención del permiso de conducción o del certificado de aptitud profesional.

f) Los utilizados para realizar transporte privado particular de viajeros o mercancías definido en el artículo 101 de la Ley 16/1987, de 30 de julio, de Ordenación de los Transportes Terrestres y 156 de su Reglamento, aprobado por el Real Decreto 1211/1990, de 28 de septiembre.



g) Los que transporten material o equipos para el uso del conductor en el ejercicio de su profesión, siempre que la conducción del vehículo no represente la actividad principal de dicho conductor.
El certificado de aptitud profesional acreditará que el conductor a cuyo favor haya sido expedido ha superado los cursos y exámenes exigidos para la obtención de la cualificación inicial de los conductores. Este certificado se expedirá sin plazo de validez predeterminado, si bien su vigencia quedará subordinada a que su titular siga, dentro de los plazos previstos en este real decreto, los cursos de formación continua que resulten pertinentes.
El certificado de aptitud profesional acreditativo de la cualificación inicial de los conductores podrá obtenerse en base a las modalidades ordinaria y acelerada. La modalidad ordinaria consistirá en la asistencia a un curso de formación de 280 horas de duración y la superación de un examen y la modalidad acelerada consistirá en la asistencia a un curso de formación de 140 horas de duración y la superación de un examen. En ambos casos el examen deberá superarse en un plazo no superior a seis meses contado desde la finalización del curso.
Junto al certificado de aptitud profesional, el órgano competente expedirá a cada uno de los aspirantes que hubiesen aprobado el examen de cualificación inicial la correspondiente tarjeta de cualificación. Dicha tarjeta se expedirá con un período de vigencia máximo de cinco años.
El certificado de aptitud profesional de formación continua
La formación continua, permite a los conductores actualizar los conocimientos esenciales para el ejercicio de su función, haciendo especial hincapié en la seguridad en carretera y la racionalización del consumo de carburante. Dicha formación tiene por finalidad profundizar y revisar los conocimientos adquiridos con la obtención del certificado de aptitud profesional acreditativo de la cualificación inicial. A fin de dar cumplimiento a la exigencia de formación continua, los conductores deberán superar un curso de una duración de 35 horas cada cinco años. No obstante, dicho curso podrá realizarse en períodos discontinuos, siempre que éstos se impartan por un mismo centro autorizado, dentro de un mismo año natural y ninguno de ellos tenga una duración inferior a 7 horas.
El curso de formación continua deberá seguirse, por primera vez, antes de que transcurran cinco años desde que se expidió el certificado de aptitud profesional acreditativo de la formación inicial, debiendo repetirse a partir de entonces, al menos, cada cinco años.
Únicamente podrán realizar los cursos de formación continua previstos en este capítulo quienes, previamente, sean titulares del certificado de aptitud profesional acreditativo de la formación inicial y se encuentren en posesión de un permiso de conducción en vigor de algunas de las categorías C1, C1+E, C, C+E, D1, D1+E, D o D+E.
Los conductores que hayan dejado de ejercer la profesión y no dispongan de una tarjeta acreditativa de su cualificación profesional en vigor deberán seguir un curso de formación continua antes de reanudarla.
Cada vez que un conductor acredite haber superado un curso completo de formación continua conforme a lo previsto en este real decreto, el órgano competente, previa comprobación de que su permiso de conducción se encuentra vigente, le expedirá una nueva tarjeta de cualificación, que sustituirá a la anterior y cuyo período de validez máximo alcanzará, asimismo, a los cinco años siguientes a la fecha en que hubiesen concluido las preceptivas 35 horas de formación.

2. LA EDUCACIÓN A LO LARGO DE LA VIDA

El proceso educativo se inicia a la edad más temprana posible y se prolonga a lo largo de toda la vida. En cada edad y etapa del desarrollo humano afrontamos el fenómeno del tráfico de una forma diferente y usamos la vía pública de forma distinta en función de multitud de variables. Esta diversidad necesita, un tratamiento educativo diferenciado por lo que los objetivos, contenidos, procedimientos y actitudes de la Educación Vial varían en función de la edad y el contexto.



2.1. La educación vial infantil

La Educación Vial es junto a a formación vial el mejor medio para abordar el factor humano en el tráfico desde una perspectiva preventiva pues es uno de los medios más eficaces de generar hábitos de conducta e inculcar a los niños actitudes de conciencia ciudadana, hábitos viales y hábitos auditivos, visuales y psicomotóricos relacionados con las nociones espaciales, de tal modo que los niños sean más seguros como peatones y usuarios de vehículos pero también para que en un futuro como conductores se incorporen al tráfico de un modo más activo sean más responsables y tengan menos accidentes.


Educación vial reglada
En la Educación Vial de los menores influirá el tiempo que se le dedique en los currículos escolares a través de las materias transversales que deben mantenerse en las diferentes etapas educativas (infantil, primaria y secundaria obligatoria) y en todas las áreas del currículo y también la influencia que sobre ellos ejerce el comportamiento de los mayores que es en ocasiones poco ejemplificadora. La Educación Vial “reglada” se complementa con otras actividades educativas a través de los parques infantiles de tráfico, teatro, actividades de la policía local, programas de educación vial familia-escuela, etc...
El Código de la Circulación del año 1934 prescribía la obligatoriedad de impartir enseñanzas sobre normas de circulación y consejos de prudencia por los centros escolares. En 1970 se promulga la Ley General de Educación, lo que supuso un importante cambio en la incorporación de contenidos, propuestas metodológicas y desarrollo en el aula y en 1973 la Dirección General de Ordenación Educativa aprueba las orientaciones pedagógicas para el desarrollo de la Educación Vial en los ciclos inicial, medio y superior de la E.G.B, lo que supone un claro cambio.

En los años 1980 y 1981, con la publicación de los programas renovados para Preescolar y E.G.B., se logra la incorporación definitiva de la Educación Vial al sistema educativo quedando integrada en los cursos de Preescolar y Ciclo Inicial en el área de experiencias; en los cursos 3º, 4º y 5º en el área de ciencias sociales; y en el Ciclo Superior en la subárea de educación ética y cívica. Además en 1980, entró en vigor el Plan Nacional de Seguridad Vial, que supuso un impulso para la incorporación de la Educación Vial, promoviéndose desde la divulgación mediante campañas para los padres y maestros, con un interés especial en los peatones y estableciéndose la continuidad de los concursos nacionales de dibujo y de parques infantiles de tráfico.
En noviembre de 1985, se creó en Salamanca, el Centro Superior de Educación Vial de la Dirección General de Tráfico que desarrolla una importante labor de promoción de Educación Vial mediante el diseño de programas y recursos didácticos, la planificación de investigaciones, la formación de docentes y otros profesionales implicados en la Educación Vial como los Policías Locales o los Monitores de Parques Infantiles.
La Ley de Ordenamiento General del Sistema Educativo (LOGSE 1990) incorporó la Educación Vial como tema transversal, es decir una enseñanza no asociada a un área determinada de conocimiento sino que debía estar presente en todas las áreas curriculares a lo largo de las diferentes etapas educativas con carácter de permanencia y de forma global. Sin embargo, el hecho de que estos temas se localizaran en los currículos no fue suficiente sino que era necesario su concreción en los proyectos educativos de centro y en los proyectos curriculares de cada etapa por lo que en la práctica educativa diaria quedó reducida a clases esporádicas y en el cumplimiento de la Ley, por parte de las editoriales de libros de texto.
En la Ley Orgánica de calidad de la enseñanza (LOCE) de 23 de diciembre de 2002 se concreta el desarrollo de la educación vial a través de los temas transversales del currículo y se recogen en diferentes objetivos propios de las diversas etapas educativas, contenidos relacionados con la Educación Vial.
En España, a partir de la promulgación de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE), la Educación Vial se aborda, no sólo como un tema transversal incluido en los proyectos curriculares de etapa y en las programaciones de área, sino como parte de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. El responsable directo de impartir la Educación Vial en los diferentes países europeos, es el propio profesor/a, que suele verse apoyado por la Policía Local y otros expertos en la materia.
La Educacion Vial hoy en día en los colegios se sigue enfrentando a varios problemas que deben superarse: definir de modo claro lo que entendemos por educación vial, y disponer de docentes con formación y materiales suficientes y adecuados para impartir las enseñanzas correspondientes.


Los padres y adultos como educadores viales y modelo de comportamiento
La Educacion Vial infantil de los colegios, debe completarse y reafimarse en el ámbito informal por los padres y adultos que convivan con ellos, que pueden por un lado supervisar estrechamente la conducta de los menores y por otro servir de modelo a seguir teniendo un comportamiento responsable y coherente. Los estudios demuestran que los niños cuyos padres tienen más accidentes o cometen más infracciones son más proclives a sufrir accidentes o a vulnerar las normas de tráfico.
Por ello la mayor parte de los programas de Educación Vial se realizan para que los padres refuercen y mejoren sus conductas viales y con ello ayudar a mejorar el comportamiento vial de sus hijos, en concreto los programas están dirigidos a:


  • Fomentar el respeto a las leyes de tráfico

  • Generar hábitos positivos de los padres hacia sus hijos.

  • Concienciar a los padres les de la importancia de su labor como educadores viales.

  • Fomentar la necesidad de un cambio de actitudes y de pasividad ante el tema.

  • Hacerles entender cómo se debe utilizar la vía como medida de prevención de los accidentes de tráfico.

  • Fomentar los desplazamientos a pie, dejando de usar si es posible el vehículo privado.



2.2. Educación vial para jóvenes

Las estrategias de educación vial para jóvenes deben fundamentar su intervención sobre los factores de riesgo: el consumo de alcohol y otras drogas y la velocidad y que ellos mismos identifiquen estos factores como causas de los accidentes, así como los efectos físicos y legales del consumo de estas sustancias en la conducción centrados en espacios y tiempos de ocio. Sin olvidar el condicionamiento social y conductual que supone el grupo para los jóvenes. También debe destacarse la importancia del uso de la bicicleta y del ciclomotor pues los alumnos de los últimos cursos de Educación Primaria y también los de Secundaria Obligatoria se inician en su uso para sus desplazamientos habituales.

.


Catálogo: Galerias -> la-dgt -> empleo-publico -> oposiciones -> doc -> 2014
2014 -> La señalización variable. Conceptos. Tipos de señalización variable. El panel de mensaje variable. Aspectos y normativa técnica. Criterios de diseño y uso de mensajes en los paneles de mensaje variable indice
2014 -> Principios de biomecánica del accidente de tráfico. Biomecánica: definicióN, principios. Mecanismos lesivos. Fases de un accidente. Factores que determinan la lesividad. Biomecánica de las lesiones según area anatómica y tipo de accidente
2014 -> Parte: 1 Movilidad Segura
2014 -> Tema 28 principios en la investigación aplicada a la movilidad. Tipos de investigacióN. Los programas europeos y nacionales de i+D+i
2014 -> Nulidad o lesividad y pérdida de vigencia de las autorizaciones administrativas para conducir: procedimiento, declaración y efectos. Requisitos para la recuperación del permiso o licencia de conduccióN
2014 -> Sistemas de información al servicio de la Política Vial III. Sistemas de Información relativos a la exposición y la movilidad. Indicadores
2014 -> Tema 68 Educación y Seguridad Vial
2014 -> La señalización variable. Conceptos. Tipos de señalización variable. El panel de mensaje variable. Aspectos y normativa técnica. Criterios de diseño y uso de mensajes en los paneles de mensaje variable indice
2014 -> Parte 1: Movilidad Segura Elaborado en 2014
2014 -> Temario Oposiciones estt


Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos