Tribunalsupremo sala de lo Penal



Descargar 1.18 Mb.
Página20/31
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.18 Mb.
Vistas1047
Descargas0
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   ...   31
desestimado.

VIGESIMOPRIMERO.- Por infracción de ley al tenor del párrafo 1º del art. 849 de la LECrim, denunciándose indebidamente aplicado el art. 250.6ª y 7ª con relación al art. 248 del Código penal vigente.
1.- El motivo se plantea para el supuesto de que prospere el precedente, en el que se denunciaba un error de hecho referido a la composición de la composición ejecutiva de Corporación Banesto.

2.- El motivo tiene un alcance limitado y está subordinado al resultado del anterior, considerando que la modificación del hecho solicitada y que ha sido rechazada, daría lugar a la inexistencia del delito de estafa del artículo 250.6ª y 7ª en relación con el artículo 248 del Código Penal vigente que ha sido finalmente la calificación jurídica adoptada por la Sala sentenciadora. No entramos en este momento en la cuestión de fondo sobre la tipificación más adecuada para los hechos que se han descrito con anterioridad, ya que este punto concreto se plantea, más adelante, en el motivo trigesimosegundo.


Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

VIGESIMOSEGUNDO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.2º de la Lecrim., por entender esta parte que ha existido error en la apreciación de la prueba, basado en documentos que obran en autos y que se designan más adelante en relación con las denominadas operación Centro Comercial Concha Espina y en relación con la operación Oil-Dor.
1.- Afirma que la sentencia incurre en error cuando establece, en relación con la operación Cementeras, que el recurrente se lucró con los fondos obtenidos en la operación en virtud del préstamo que recibió el 17 de Marzo de 1.994 de la Sociedad Montilsa por importe de 140.000.000 de pesetas al afirmar que no se ha acreditado el reembolso del principal intereses del préstamo.
Como documentos acreditativos del error señala el documento nº 38 aportado con el escrito de defensa del recurrente (Tomo XLV folios 13.989 a 13.996)de fecha 19 de Julio de 1.996 en el particular obrante al folio 13.993 correspondiente al modelo 193 acreditativo de liquidación de retenciones por pago de intereses entre otros a las sociedades Montilsa y Gay Cordon S.L.
Estima que este error en la apreciación de la prueba tiene especial importancia, en relación con la condena que se impuso al recurrente por las denominadas Operación Concha Espina y Oil-Dor.
2.- En relación con las Operaciones Centro Comercial Concha Espina y Oil Dor, la sentencia afirma tajantemente, por lo que respecta a la primera, que el recurrente y Arturo Romaní vendieron a través de este último, el 29% de las cuentas en participación a Dorna S.A por un precio de 1.103.218.928 de pesetas, de las que 118.200.029, correspondían al IVA. Declara asimismo que los dos acusados mencionados, a través de Montilsa, consiguieron un beneficio de 985.016.900 pesetas en cuanto habían obtenido gratuitamente la participación en el negocio.
Por lo que se refiere a la Operación Oil Dor, después de relatar minuciosamente todas las vicisitudes de su participación en los hechos, declara de forma clara y contundente que “de acuerdo con el plan establecido por los acusados Mario Conde y Arturo Romaní, el 30 de Junio de 1.992, la Sociedad Montilsa vendió a la Sociedad Redivere, de la familia García Pardo su participación en Oil Dor, a un precio de 270.000 pesetas la acción (en total 899.640.000 pesetas). De este modo los acusados Mario Conde y Arturo Romaní, a través de Montilsa, obtuvieron un beneficio de 866 millones de pesetas”.
3.- Lo que se pretende acreditar con el documento invocado, es que la entrega de 140 millones de pesetas por Montilsa al recurrente, lo fue en calidad de préstamo, lo que desvirtúa, en parte, lo anteriormente relatado.
La sentencia reconoce que de la Sociedad Montilsa salieron 140 millones de pesetas, en forma de préstamo, a la cuenta abierta a la Sociedad Mobiliaria de Castilla, más otros cuarenta millones de pesetas procedentes de Gay Cordon. Este dinero habría sido ingresado en una cuenta corriente abierta en el Banco Urquijo a nombre de Mario Conde.
En el apartado 12 del relato de hechos, referente a la operación Concha Espina, después de admitir como probado que dos cheques de un importe conjunto de 140 millones de pesetas, procedentes de Montilsa fueron ingresados en la cuenta corriente 00001501844 del Barclays Bank, abierta a nombre de Sociedad Mobiliaria de Castilla S.L., sociedad propiedad de Mario Conde, también declara probado que otros tres cheques, que ascienden a 180 millones de pesetas, fueron recibidos por Mobiliaria de Castilla, procedentes de Gay Cordon y Montilsa y, que posteriormente se dispuso de esa cantidad mediante un cheque que fue ingresado en la cuenta de crédito 3000275.1 abierta en el Banco Urquijo a nombre de Mario Conde.
4.- A continuación afirma la sentencia que no se ha acreditado que esta cantidad hubiera sido devuelta a Montilsa, ni que se hubieran pagado intereses como precio del préstamo.
Admitiendo el carácter documental, a efectos casacionales, del instrumento al que alude el recurrente, resulta evidente que, el examen de su contenido, nos permite afirmar tajantemente, que no tiene virtualidad probatoria de suficiente entidad como para evidenciar el error del juzgador.
El documento consiste en un impreso de declaración a la Hacienda Pública (modelo 193) de fecha de 19 de Julio de 1.996, es decir, muy posterior a los hechos que se trata de combatir, e incluso a la fecha de incoación de esta causa.
En dicho documento la Sociedad Mobiliaria Castilla que, como se ha dicho, era propiedad del recurrente, hace la mencionada declaración, deduciendo el pago de los intereses del préstamo que el recurrente afirma que había recibido de Montilsa. Aun admitiendo en parte y de forma hipotética la realidad de su contenido, lo que no se puede sostener, es que dicho impreso demuestre inequívocamente que la cantidad prestada fue devuelta.
Por otro lado, no se puede olvidar que se trata de una declaración de parte interesada a la Hacienda Pública, que ésta dio por buena sin realizar ninguna averiguación sobre su realidad. Una vez más hemos de repetir que, documentalmente no sólo no evidencia de forma incontrovertible el error del juzgador, sino que debemos añadir que existe un gran cúmulo de pruebas de sentido contradictorio, que han sido tenidas en cuenta por la Sala sentenciadora, como el informe de la policía judicial, la declaración testifical de Elena García Baquedano, persona de confianza de Arturo Romaní y la propia manifestación del recurrente, admitiendo haber recibido las cantidades anteriormente mencionadas.
Si lo que se pretende acreditar es que no es cierta la afirmación de que el acusado, tenía el dominio efectivo y real de las Sociedades Montilsa y Gay Cordon, el documento invocado resulta totalmente inoperante, ya que para nada afecta a este punto, y por otro lado, existen multitud de pruebas indiciarias que, racionalmente valoradas, han llevado a la Sala sentenciadora a declarar de forma irrefutable que no sólo existía esta titularidad real, sino que se declara la responsabilidad civil subsidiaria de Montilsa.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

VIGESIMOTERCERO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la LECrim., denunciando la indebida aplicación de los artículos 250.6ª y 7ª en relación con el art. 348 del vigente Código Penal (Operación Concha Espina) y del art. 529.7ª con relación al art. 528 del derogado Código Penal texto refundido de 1.973 (Oil-Dor).
1.- Se remite al precedente motivo en el que, en su opinión, se ha acreditado que la sociedad mobiliaria de Castilla satisface las cantidades correspondientes al préstamo que con fecha 17 de Marzo de 1.994, recibe de Montilsa S.L, dado que ese préstamo es la única cantidad que la sentencia declara que había sido recibida por el recurrente de los fondos procedentes de la operación Concha Espina y de la operación Oil-Dor. En su opinión el hecho de que el recurrente restituyera ese préstamo, descarta la concurrencia de un delito continuado de estafa, para cuya realización, el dominio por parte de Mario Conde, de Montilsa S.L habría sido un elemento decisivo.
2.- La parte recurrente vuelve a insistir en que no participó en todos los momentos de la operación penalmente relevantes, debido a la ausencia total de participación en relación con la adquisición de cuentas en participación o de acciones a través de la Sociedad Montilsa, con la finalidad de su posterior venta a la Corporación Banesto.
En consecuencia, estima que no tiene responsabilidad en la causación de eventuales perjuicios derivados de ambas operaciones a dicha entidad y que además no ha existido enriquecimiento ilícito, ni del acusado ni de personas físicas o jurídicas vinculadas con el mismo a través de Montilsa.

Por ello, estima que no existen los elementos básicos que integran la figura de estafa como delito patrimonial y se remite a lo expuesto en el motivo decimotercero, insistiendo en que, la concurrencia del perjuicio en el sujeto pasivo debe producirse necesariamente como consecuencia directa del engaño, entendido siempre de acuerdo con una causación mixta; el ánimo de lucro; y, como es lógico, la participación del sujeto activo en la ejecución del comportamiento típico descrito en el delito patrimonial examinado.


3.- El motivo, a pesar de canalizarse por la vía del error de derecho, introduce una serie de variantes en la declaración del relato fáctico, lo cual podría haber dado lugar a su inadmisión, pero una vez superado este trámite, debemos contestar que se dan los elementos necesarios para la existencia del delito de estafa, no solamente por la maniobra engañosa que constituye la esencia de esa figura delictiva y que aparece inequívocamente descrita, sino también por la participación directa y principal del recurrente en toda la secuencia de la operación, desde su puesta en marcha hasta la obtención del beneficio personal, que ha quedado perfectamente materializado al estudiar el anterior apartado.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.


VIGESIMOCUARTO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.2º de la Lecrim., por entender que ha existido error en la apreciación de la prueba basado en documentos que obran en autos y que se designan más adelante en relación con la denominada operación Oil-Dor.
1.- Señala que la sentencia impugnada lleva a cabo un pronunciamiento condenatorio en la Operación Concha Espina sobre la base de que, en razón de la composición ejecutiva de la Corporación Banesto, la conducta del recurrente habría producido un engaño suficiente a efectos de la tipificación de dicha operación como una estafa. Frente a dicha afirmación, se señala el acta de la Comisión Ejecutiva de la Corporación Industrial Banesto de 2 de Abril de 1.992 (pieza separada documental de la Instrucción Tomo 41, folios 136 a 138), como documento acreditativo del error en que ha incurrido la Sentencia en dicho apartado.
2.- La cuestión ya ha sido planteada en el precedente motivo vigésimo y hace referencia a la composición de la Comisión Ejecutiva de la Corporación Industrial Banesto, en la reunión celebrada el 2 de Abril de 1.992. Se vuelve a insistir en considerar, como error esencial, la atribución al Sr. Albiñana la condición de miembro de la Comisión Ejecutiva, cuando realmente era Secretario y Letrado asesor de la misma. Se trata de demostrar que a la reunión asistió un total de cinco Consejeros, siendo mayoría los tres acusados y condenados, añadiendo además que el recurrente llevaba la representación del Sr. Masaveu y de los Consejeros Sres. Albaitua y Lasarte, lo que en su opinión significa que eran mayoría a la hora de votar en sentido favorable al acuerdo autorizando la inversión en Oil Dor S.A, solicitando la corrección del relato fáctico en el sentido indicado.
3.- El documento aportado no introduce ninguna variante esencial, que obligue a modificar el relato de hechos probados, ya que su contenido mantiene sustancialmente el sustento fáctico que ha servido para la calificación de los hechos como un delito de estafa.
La Sala sentenciadora dispuso de una abundante prueba que permite mantener, en sus mismos términos, el relato de hechos probados, entre ellos, el acuerdo de aprobación de la incorporación de la integración de la Corporación Banesto en la estructura accionarial de Oil Dor, acordada el 12 de Mayo de 1.992, así como de actas posteriores, en las que consta una composición mayoritaria de vocales, que no participaron en la maniobra engañosa.
En todo caso, la determinación de la existencia del engaño, no viene condicionada por la composición de la Comisión Ejecutiva, sino por las afirmaciones mendaces y los datos falsos que se proporcionan a dicho órgano con objeto de que no surgieran problemas, en orden a la aprobación de lo que se presentaba como una operación beneficiosa por parte de los acusados, que silenciaban su interés personal y el lucro propio que les proporcionaba.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

VIGESIMOQUINTO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la Lecrim., como correlativo del motivo vigésimocuarto, denunciándose la infracción del art. 529.7ª con relación al artículo 528 del derogado Código Penal, texto refundido de 1.973 que se estima indebidamente aplicado.
1.- Partiendo del error de hecho anteriormente invocado, sostiene que la composición numérica del comité ejecutivo de la Corporación Banesto, permitía a los acusados, personalmente a través a través de la representación de otros, la posibilidad de adoptar un acuerdo válido.
2.- Sustancialmente se trata de sostener que el engaño tiene una estructura bilateral, es decir, presupone la nítida distinción, e incluso contraposición, de las dos partes, el sujeto activo y el sujeto pasivo. No habría engaño, ni, por tanto delito de estafa, si falta tal alteridad, puesto que nadie puede ser a la vez sujeto activo y pasivo, y nadie puede engañarse a sí mismo, vuelve a insistir que los acusados contaban con la mayoría social necesaria para adoptar el acuerdo que autorizó la inversión en Oil Dor en la sesión del día 2 de Abril de 1.992 de su Comisión Ejecutiva. Desaparecida la tipicidad por la inexistencia del autoengaño quedan excluidos también el error, el acto de disposición y el perjuicio que exige el tipo penal.
3.- Manteniéndonos en la integridad del hecho probado por no afectar, como ya hemos dicho a cuestiones sustanciales, la tesis jurídica que se sostiene por la parte recurrente respecto de la atipicidad de la conducta por la inexistencia de un engaño suficiente de carácter bilateral, será contestada al abordar el fondo de la cuestión que, de una manera más específica, se plantea en el motivo 32.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

VIGESIMOSEXTO.- Al amparo del art. 849.1º de la LECrim., por infracción de ley, estimándose indebidamente aplicado el art. 535 del Código Penal de 1.973, con relación a los arts. 529.7ª y 528 del derogado Código Penal.
1.- El motivo se refiere fundamentalmente a la Operación Cementeras y sostiene que el tipo penal de la apropiación indebida exige, en cuanto a su dinámica comisiva, la previa tenencia o posesión del objeto material por parte del infractor que ha de recibir éste de la persona del sujeto pasivo del delito, en virtud precisamente de alguno de los títulos jurídicos que obliga a entregar o devolver según establece el art. 535 del Código Penal de 1.973.
En su opinión, ninguna de las dos exigencias se cumplen en el caso de autos, en relación con el recurrente, en cuanto que la previa posesión del objeto material por parte del sujeto activo no se da en ninguna de las dos fases de la controvertida operación Cementeras. En efecto, en el primer momento de la operación, el acusado no recibe de Banesto los fondos o efectos distraídos para su administración, sino que Gay Cordón compra a Beta Cero las cuatro sociedades hormigoneras, lo que implica que las adquiere en propiedad por un título que transmite el pleno dominio y no obliga desde luego a entregar y devolver las mismas.
También señala que, en la segunda fase, las Sociedades Gay Cordón y Data Transmision Systems reciben determinados fondos de terceros –no de Banesto- y materializan las correspondientes plusvalías con cargo también al patrimonio de éstos terceros, no de Banesto. Son pues el grupo Valenciana y Portlan Iberia, -no Banesto ni Beta Cero-, quienes generan los sobreprecios y plusvalías, de quienes reciben los fondos Gay Cordón y Data Transmision System y quienes hacen frente al pago de aquellas.
Por lo que se refiere a la intervención del recurrente en los hechos constitutivos del delito de apropiación indebida, el relato de hechos probados de la sentencia que se impugna, no permite fundamentar la misma al no constar en absoluto su participación personal y establecer la propia sentencia que quien tenía el control efectivo de las sociedades Gay Cordón y Data Transmision System, era el otro acusado Arturo Romaní.

2.- En un solo motivo se plantean dos diferentes cuestiones, una la relativa a la existencia del delito de apropiación indebida y, otra, relacionada con la directa participación del recurrente en los hechos constitutivos del mencionado tipo delictivo. Parece que, con ello se viene a admitir dialécticamente, la existencia de la figura delictiva si bien, se contraargumenta sosteniendo que el autor era el otro acusado, Arturo Romaní, que tenía el control efectivo de las sociedades Gay Cordon y Data Transmision System. Asimismo sostiene que no ha habido empobrecimiento del sujeto pasivo, por lo que al no existir perjuicio, carece también de tipificación la conducta atribuida al recurrente.


3.- La sentencia recurrida, en el apartado relativo a la operación Cementeras, después de realizar un minucioso y cronológico relato de todas las operaciones que llevaron a la división y adjudicación del grupo y a la participación de Banesto en el precio total satisfecho por la compra, afirma de manera tajante y clara que los acusados Mario Conde y Arturo Romaní, con el propósito de procurarse un ilícito beneficio, aprovecharon la operación de las Hormigoneras, para hacer llegar determinados fondos, que de no intervenir los anteriores en uso de las facultades de administración que tenían concedidas en la entidad, deberían haber ingresado en las cuentas del Banco Español de Crédito a las Sociedades Gay Cordon y Data Transmision System, vinculadas con los anteriores y adquiridas con ese fin. Continua relatando las sucesivas transmisiones y en el apartado 9, de forma también concluyente, afirma que los acusados Mario Conde y Arturo Romaní se aprovecharon en propio beneficio de fondos depositados en cuentas corrientes de Data Transmision System y Gay Cordon, describiendo minuciosamente la forma en que se dispuso de esas cantidades por el recurrente.
4.- Conviene resaltar, una vez más, que el recurrente, según se dice entre otros en el apartado primero del relato de hechos probados, era Presidente del Banco Español de Crédito S.A y tenía facultades de disposición concedidas por razón de su cargo, lo que le atribuye sin lugar a dudas, la condición de Administrador de todos los bienes que por unas u otras razones, entrasen en la entidad bancaria, aunque dada la complejidad de una entidad de estas características, existieran muchas otras personas que tuviesen como función realizar materialmente la gestión directa de los bienes.
En consecuencia el precio derivado de la opción de recompra de las sociedades Ariforsa y Prebetong Este, que había adquirido inmediatamente antes por un precio mayor que el de adquisición, ingresó en el patrimonio de Beta Cero S.A, en el mismo momento en que se materializó dicha opción y no puede olvidarse que según el relato de hechos probados, Beta Cero S.A., era una sociedad participada en un 88% por Banesto y en el resto por la Sociedad Lombardía y Lacaci, luego resulta incontrovertible que se trataba de un patrimonio que pasaba a ser administrado por el recurrente en su condición de Presidente y Administrador de Banesto, por tanto las operaciones realizadas por Gay Cordon al comprar de Beta Cero las cuatro sociedades Hormigoneras y el derecho de opción de recompra ya ejercitado, lo que hacen es extraer de una sociedad controlada y dirigida en todo por Banesto y por tanto por el recurrente, una serie de beneficios que pasan también a otra sociedad distinta, pero de la titularidad y control del acusado y Arturo Romaní, consumándose de esta forma la apropiación de los fondos.
5.- En relación con la participación del recurrente en los hechos, que como ya hemos dicho se admiten como delictivos, no se puede olvidar que la sentencia afirma reiteradamente que los acusados Mario Conde y Arturo Romaní actuaron con el propósito de procurarse un ilícito beneficio y que se aprovecharon de los fondos depositados en las cuentas corrientes de Data Transmision System y Gay Cordon.
Desde una perspectiva dogmática, ello supone que esta conducta puede ser incluida tanto en el art. 14.1 del Código Penal de 1.973 en el que se consideraba como autor a los que tomaban parte directa en la ejecución del hecho, como en el art. 28 del Código Penal vigente, en el que se hace referencia a realizar el hecho conjuntamente.
Con arreglo a la teoría del dominio funcional del hecho, es evidente y así se desprende, no solamente del relato de hechos que describe la operación concreta que estamos examinando, sino de todas las referencias que a lo largo de las diferentes operaciones examinadas, ponen de relieve las estrechas relaciones personales entre ambos acusados. Desde una perspectiva formal y en atención a la realidad aparente, que se derivaba de la instrumentalización documental y registral de las sociedades, pudiera afirmarse que el ejecutor material de los últimos detalles, fuese el acusado Arturo Romaní, pero desde la búsqueda de la verdad material a la que nunca debe renunciar el proceso penal, por ser la esencia de su naturaleza, no cabe ninguna duda de que el recurrente tenía, no sólo el dominio funcional, sino incluso la capacidad y autoridad necesaria para que los planes delictivos, no se hubieran llevado a efecto, y no solamente no actuó así, sino que como ya se ha dicho, participa de manera clara en el lucro derivado de la operación relatada.
6.- En relación con las alegaciones relativas a la inexistencia de empobrecimiento en el sujeto pasivo, debemos consignar, como se hace en la impugnación realizada por el Fondo Nacional de Garantías, que es necesario distinguir entre el momento consumativo de la apropiación indebida y el agotamiento del delito, ya que el efecto sustancial de la apropiación se produce cuando los administradores y responsables de Beta Cero S.A (entre los que se encuentra el acusado), ordenaron la venta a Gay Cordon de las Sociedades Hormigoneras, por un valor convencional inferior al del mercado, siendo posteriormente en la fase de agotamiento cuando el acusado rentabiliza en provecho propio la operación al vender las hormigoneras a Portland Iberica. De esta manera se genera una plusvalía para Data Transmision y en consecuencia para los acusados, que utilizaban esa sociedad como pantalla, de 1.224.500.000.000 de pesetas.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

VIGESIMOSEPTIMO.- Por infracción de ley al amparo del artículo 849.1º de la Lecrim., denunciándose la aplicación errónea del art. 535 en relación a los arts. 529.7ª y 528 del Código Penal y consiguiente inaplicación del art. 546 bis a) del mismo texto legal (art. 298.1 del vigente Código Penal) solicitando la aplicación del delito de receptación.
1.- Sostiene que la narración de hechos probados sólo hace constar la existencia de un plan o acuerdo previo entre el recurrente y Arturo Romaní, sin relatar la concreta participación de Mario Conde en la ejecución del común concierto, bien personal, bien a través de sociedades instrumentales que pudiera controlar. La sentencia describe la intervención exclusiva del otro acusado Arturo Romaní, quien según el relato fáctico interviene personalmente o a través de sociedades cuyos administradores siguen instrucciones del mismo, en todas las fases de la operación Cementeras, objeto del presente motivo de casación, en las negociaciones, en la adopción de las pertinentes decisiones, en la materialización e instrumentalización de éstas.
En su opinión, la conducta del recurrente, descrita en el relato de hechos probados de la sentencia, constituye antes bien un delito de receptación, penado en el art. 546 bis a) del Código Penal de 1.973 (art. 298.1 del Código vigente), delito por el que no fue acusado.
2.- Se respeta el relato de hechos probados que han llevado a la Sala sentenciadora al calificar las afirmaciones fácticas sobre la operación Cementeras, como un delito de apropiación indebida, pero carga toda la responsabilidad penal a título de autor sobre el otro acusado Arturo Romaní, sosteniendo, como alternativa, que el recurrente sólo puede ser considerado como sujeto activo de un delito de receptación, penado en el artículo 546 bis a) del Código Penal de 1.973 (artículo 298.1 del Código vigente), delito por el que no fue acusado y, por tanto no puede ser condenado sin vulnerar el principio acusatorio.
3.- El delito de receptación, en su versión derogada del artículo 546 bis a) del Código Penal de 1.973, centraba el núcleo del tipo delictivo en el hecho de aprovecharse de los efectos provenientes de un delito contra los bienes, siempre que el sujeto activo tuviere conocimiento de su procedencia, sin que fuera necesario que supiese todos los antecedentes y detalles del hecho delictivo contra la propiedad del que procedían los bienes.
El vigente artículo 298.1 introduce algunos matices, aludiendo a un evidente ánimo de lucro, que estaba implícito en la anterior versión, añadiendo como conductas típicas, la ayuda a los responsables del delito para que se aprovechen de los efectos del mismo, así como la recepción, la adquisición o la ocultación de los efectos procedentes, tanto de delitos contra el patrimonio como contra el orden socioeconómico.
Como elemento negativo del tipo, exige que se trate de una persona que no haya intervenido ni como autor ni como cómplice.
4.- Como ya hemos indicado, al contestar a motivos anteriores, el sustento fáctico de la sentencia, que sirve de apoyo para imputar al recurrente el delito de apropiación indebida a título de autor, no deja resquicio alguno para incluir los hechos en la figura secundaria y residual de la receptación.

El recurrente era el Presidente y responsable máximo de la gestión de Banesto, que fue la entidad que llegó a un acuerdo con la familia Serratosa sobre la escisión del grupo Cementero, mediante la división y adjudicación recíproca de las sociedades que lo componían. De ello resulta que su protagonismo, no sólo fue directo y decisivo desde los comienzos de las complicadas operaciones que consuman el delito de apropiación indebida, sino que continuó a lo largo de todos los intercambios y ventas de acciones, a través de las numerosas sociedades instrumentales, que tratan de difuminar el seguimiento del dinero que le correspondía a Banesto.


La participación del recurrente a título de autor, que excluye por tanto la posibilidad de considerarle como un receptador, aparece reflejada, como ya se ha dicho, en afirmaciones tajantes del relato fáctico que le atribuyen, junto con Arturo Romaní, el propósito de aprovecharse de la operación de las hormigoneras, para procurarse un ilícito beneficio. No es necesario insistir en que se le atribuye de manera directa el aprovechamiento, en propio beneficio, de los fondos depositados en las cuentas corrientes de Data Transmission System y Gay Cordon.
En consecuencia su intervención y participación ha sido indiscutiblemente como autor, en la ejecución material del hecho delictivo que se le imputa.
Por lo expuesto el motivo debe ser


Compartir con tus amigos:
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   ...   31


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos