Tribunalsupremo sala de lo Penal


D) RECURSO DE MARIA VICTORIA DE LA MUELA MIALDEA Y PATRICK HENRRY MAUNDER



Descargar 1.18 Mb.
Página17/31
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño1.18 Mb.
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   31

D) RECURSO DE MARIA VICTORIA DE LA MUELA MIALDEA Y PATRICK HENRRY MAUNDER. Accionistas Acusación Particular. Tomo III. Folios 1.260 a 1.300.

PRIMERO.- Al amparo del art. 5.4 de la LOPJ., por estimar que la sentencia recurrida infringe por falta de aplicación el artículo 24.1 de la Constitución Española, causando una evidente indefensión a esta parte.
1.- Señala que solicitó durante la instrucción de la causa la responsabilidad civil del propio Banco Español de Crédito S.A (Banesto), solicitud reiterada en el trámite del art. 793.2 de la LECrim., y no resuelta ni siquiera en la sentencia, habiéndose producido, de este modo, una actuación arbitraria tanto en la instrucción como en la resolución de las cuestiones previas en el juicio oral y en la propia sentencia, todo lo cual es causa de indefensión para la parte recurrente.
2.- La cuestión es idéntica a la suscitada por la Acusación Particular que encabeza Francisco Cardín en su motivo tercero por lo que damos por reproducida la contestación allí formulada.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

SEGUNDO.- Por quebrantamiento de forma amparado en el art. 850.2º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por haber omitido la citación de Banesto como Responsable Civil Subsidiaria para su comparecencia en el acto del juicio oral.
1.- El motivo es una reproducción por otra vía de la cuestión anteriormente planteada.
2.- Nos remitimos a todo lo expuesto con anterioridad para dar por contestado este motivo.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

TERCERO.- Por infracción de ley al amparo del artículo 849.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por inaplicación del art. 540 del anterior Código Penal y art. 284 del nuevo Código Penal, en relación con los artículos 15 bis del anterior Código Penal y 31 del nuevo Código Penal.
1.- El motivo reproduce una cuestión anteriormente planteada, en torno a la inaplicación del delito de maquinaciones para alterar el precio de las cosas y considera que todos, sus elementos constitutivos, aparecen reflejados en la declaración de hechos probados.
2.- Como en motivos anteriores de análogo contenido, la impugnación se centra en invocar que, los llamados artificios contables, constituyen un delito de maquinaciones para alterar el precio de las cosas, por lo que considera irracionales los juicios de valor efectuados por el órgano juzgador.

Sin perjuicio de la contestación dada a la pretensión del Ministerio Fiscal y del Fondo Nacional de Garantía de Depósitos Bancarios sobre naturaleza jurídica de los hechos que se recogen en el apartado IX bajo la rúbrica de Artificios Contables, debemos insistir en que no existe base fáctica ninguna ni elementos documentales probatorios, que pongan de relieve la existencia de maniobras específicamente especulativas y destinadas a alterar el precio de las cosas.



Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

CUARTO.- Por infracción de ley al amparo del artículo 849.2º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por estimar que existe error de hecho en la apreciación de la prueba.
1.- Cita como documentos los que han sido invocados por los otros accionistas recurrentes.
De manera más concreta alude al que contiene la “presentación a Patrick Mander facilitado al actor el 15-1-93, incluido en el peritaje de Enrique Roldua, anexo I, que según su tesis destaca el incremento de los beneficios de la entidad, así como el importante volumen de los recursos propio de Banesto que se estima un 16% superior al exigido por el Banco Internacional de Pagos de Basilea, tal y como se recoge en la página 50 de la memoria o informe anual de 1.992.
2.- Desde la perspectiva de la existencia ya declarada de falsedades contables, los documentos invocados no añaden ningún dato relevante que puede influir en la calificación jurídica de los hechos ya que el informe pericial citado no puede tomarse como base para la construcción de un delito de maquinaciones para alterar el precio de las cosas.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

QUINTO.- Al amparo del artículo 849.2º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por estimar que existe error de hecho derivado de documentos que obran en las actuaciones.
1.- Señalan que existen documentos que acreditan que los acusados intervinieron en la desfiguración de la situación económica de Banesto y centra la acusación en Mario Conde y Arturo Romaní, el primero como Presidente de Banesto y Banesto Corporación y el segundo Consejero Ejecutivo para el área Industrial y de Empresas participadas, Consejero Delegado de la Corporación y posterior Presidente de la misma.
Citan la Carta del Presidente, Tomo 102 y 108 documental pág 7 a 10, en la que se destaca la existencia de un importante nivel de beneficios en el banco, del que dice estar perfectamente preparado para afrontar el futuro, aprovechando la ocasión para resaltar la ampliación de capital que iba a tener lugar por importe de 130.000.000.000 de pesetas. Dichos documentos están incluidos en el informe anual del año 1.992.
Posteriormente se remite a la resolución de fecha 28 de Diciembre de 1.993 del Consejo Ejecutivo del Banco de España, por medio de la cual se procedió a la sustitución del Consejo de Administración de Banesto y en la que se hace referencia a un agujero patrimonial de 503.000.000.000 de pesetas, lo que acredita que la situación del banco era conocida por los Administradores del mismo y que por lo tanto fue imputada dolosamente a los inversionistas.
Finalmente acude a manifestaciones de testigos que comparecieron en el acto del juicio oral y cuyo contenido, como es evidente no constituye documento a efectos casacionales.
2.- En relación con la pretensión concreta que se produce en el presente motivo, ya hemos declarado con anterioridad que efectivamente el acusado Mario Conde y el Consejero Delegado Enrique Lasarte, son los responsables principales de la desfiguración de la situación económica de Banesto, pero ello constituye exclusivamente un delito de falsedad documental contable, sin que existan elementos de hecho que acrediten suficientemente la existencia de maquinaciones para alterar el precio de las cosas.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

E) RECURSO DE LA ASOCIACION PARA LA DEFENSA DEL ACCIONISTA, CREACIONES BERBEGAL S.A Y UNA SERIE DE ACCIONISTAS. Acusación Particular. Tomo IV. Folios 1373 a 1.413.
* El recurso es idéntico al formulado por Eduardo Pérez Rubio y otros que figura al Tomo III, folios 1.227 a 1.246, por lo que damos por reproducidas las contestaciones a las cuestiones planteadas.


F) RECURSO DEL BANCO ESPAÑOL DE CREDITO.


  1. * Acusación Particular. Tomo III. Folios 1.301 a 1.324.


PRIMERO.- Por infracción de ley al amparo del art. 849.1º de la LECrim., por haberse infringido el art. 69 bis del Código Penal de 1.973 (artículo 74 del Código Penal de 1.995) por su no aplicación al no apreciar la continuidad delictiva en la denominada Operación de Retirada de Caja de 300.000.000 de pesetas.
1.- El motivo es repetición de lo suscitado por el Ministerio Fiscal y el Fondo de Garantías de Depósitos y otras acusaciones, por lo que nos remitimos a la contestación dada en los correspondientes apartados.
2.- Se da por reproducida la contestación dada a idéntica cuestión ya abordada.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.

SEGUNDO.- Por infracción de al amparo del nº 1º del art. 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por haber infringido el art. 113 del Código Penal de 1.973 (y en su caso el art. 114 del Código vigente), al aplicarlo incorrectamente en la Operación Retirada de Caja de 300.000.000 de pesetas.

1.- El motivo se plantea, aún para el supuesto de que no se estime la existencia del delito continuado y pone de manifiesto que, según consta en la propia querella del Ministerio Fiscal, con fecha 10 de Enero de 1.994 se incoan en la Fiscalía General del Estado diligencias de investigación en función de la denuncia presentada por la Federación Estatal de Banca y Ahorro de Comisiones Obreras, por lo que, en su opinión, todavía no había transcurrido el plazo de 5 años, señalado por la sentencia, ya que el cómputo para la prescripción comienza a correr el 6 de Abril de 1.989.


Entiende que no puede considerarse un acto de mero trámite la presentación de una querella por el Ministerio Fiscal, e incluso llega a sostener que la denuncia presentada por la Federación de Banca y Ahorro de Comisiones Obreras ante la Fiscalía General del Estado, ya interrumpía la prescripción y ello porque el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal atribuye a dicho Ministerio Público el carácter de autoridad.
2.- Se da por reproducida la contestación formulada a las mismas cuestiones planteadas por el Ministerio Fiscal y otras acusaciones.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.

TERCERO.- Por infracción de ley al amparo del nº 1º del art. 849 de la LECrim., por haberse infringido el art. 114 del Código Penal de 1.973 en relación con el 113 del propio texto, referente a la participación de Jacks Hachuel en la operación denominada Carburos que considera prescrita.
1.- El motivo coincide con idéntica cuestión planteada por el Ministerio Fiscal, el Fondo de Garantía y otras acusaciones. Cita la sentencia de 26 de Julio de 1.999 en la que se señala que recogiendo la doctrina de la Sentencia de esta Sala de 25 de enero de 1.994, aunque no haya existido una resolución judicial que recogiendo algún dato incriminatorio, cite como imputada a una persona (o acuerde las diligencias necesarias para su plena identificación), ha de entenderse que el procedimiento ya se está dirigiendo contra el culpable. Como ocurre también cuando un imputado o testigo, en su declaración implica a otra persona, que para nada figuraba antes en las actuaciones, poniendo en conocimiento del juzgador un determinado comportamiento punible, pues desde ese momento en que el dato incriminador se introduce en el procedimiento penal, sin necesidad de ulterior resolución judicial, ya queda interrumpida la prescripción.
2.- Se reproduce la respuesta dada anteriormente a esta cuestión.
Por lo expuesto el motivo debe ser estimado.


V. RECURSO DE LOS CONDENADOS.


  1. RECURSO DEL ACUSADO MARIO CONDE CONDE.


SEGUNDO.- El motivo primero ya ha sido tratado como cuestión previa, y el segundo, se formaliza al amparo del artículo 5.4 de la LOPJ., por vulneración del derecho a un procedimiento con todas las garantías, en razón de la falta de imparcialidad de los peritos designados por el Juez, previsto en el art. 24.2 de la Constitución.
1.- En su opinión, la prueba pericial practicada por los Inspectores del Banco de España, durante la instrucción y reproducida en el juicio oral y de la cual ha hecho uso la sentencia, en la fundamentación jurídica condenatoria, vulnera el derecho fundamental del recurrente a un proceso público con todas las garantías, toda vez que dentro del contenido mínimo del proceso penal, figura la exigencia de que la pericia se realice por expertos imparciales, objetivos e independientes, como garantía ineludible en toda diligencia pericial ordenada por el órgano jurisdiccional.
Señala que esta cuestión ha sido suscitada por la parte recurrente, desde el inicio del procedimiento y recuerda que, se tramitó un incidente de recusación, previo al amparo constitucional, que fue rechazado por la Sala, por considerar que la cuestión había sido resuelta por auto de 4 de Noviembre de 1.997 por el que se decidía el incidente de recusación de los peritos. No obstante, la propia resolución reconoce que, el planteamiento de la cuestión, puede hacerse en el eventual recurso contra la sentencia.
Sostiene que los expertos no eran imparciales, objetivos e independientes y la tramitación de la causa, ha venido a demostrar la parcialidad de los peritos designados por el Juez Instructor, circunstancia vedada en su día para esta parte por el secreto de las actuaciones y sólo conocida con posterioridad.
A continuación relata las vicisitudes surgidas a lo largo de la tramitación de la causa y vuelve a insistir que, dos de los peritos a los que designa por sus nombres, eran absolutamente incapaces de llevar a cabo una revisión imparcial, objetiva y neutra, de unas operaciones que les habían venido ocupando en los años precedentes, ya que tenían un interés partidario y habían auxiliado y asesorado al Ministerio Fiscal, en la preparación de la querella, así como que estaban vinculados a una de las partes acusadoras, al Fondo de Garantías de Depósitos en Establecimientos Bancarios.
2.- La parte recurrente, no realiza un rechazo en bloque de toda la prueba pericial que se ha llevado a efecto, en una causa de las dimensiones y naturaleza de la presente. Centra su tacha de parcialidad en torno a dos funcionarios del Banco de España, que auxiliaron al Ministerio Fiscal en la preparación de la querella.
La recusación ya se planteó ante el Juez de Instrucción que la denegó, reiterando esta decisión la Sala, resolviendo un recurso de queja por extemporáneo. Compartimos plenamente la cita que hace la parte recurrente, respecto de que toda persona tiene derecho a recusar a jueces y peritos y que la razón del sistema es muy clara, ya que el perito es un auxiliador del juez. Se debe partir de la imparcialidad y de la objetividad de quienes asesoran a los Tribunales, aunque sus opiniones no vinculen y por ello, cuando en el perito concurre una causa de recusación (parentesco con el querellante o el reo, interés directo o indirecto en la causa o en otra semejante, amistad interna o enemistad manifiesta), cualquiera de las partes puede advertir esta tacha legal, para mejor preservar la justicia de la decisión judicial. La imparcialidad y la objetividad son denominadores comunes, con las correspondientes matizaciones, de jueces y peritos.

3.- Los informes de los organismos oficiales, que bien lleguen a la causa a petición del órgano jurisdiccional o que, de alguna otra manera, se incorporen a la misma tienen, en principio, el valor y la eficacia que corresponde a la competencia técnica de los organismos de que procedan, con garantías de imparcialidad y objetividad. Ciertamente no están exentos de la posibilidad de error, pero la parte, que está instruida convenientemente de su contenido, tiene la posibilidad de someter dicho informe a debate contradictorio, mediante la cita de los peritos al juicio oral o bien articulando contraprueba para cuestionar las conclusiones que puedan derivarse de su contenido.


En el caso presente se ha respetado el principio de igualdad de armas en el proceso ya que las pericias utilizadas por las partes acusadoras, han sido sometidas a contraste con las que presentaron las defensas, proporcionando al órgano juzgador, la posibilidad de evaluarlas conforme a los criterios de la lógica y la razón que debe imponerse a cualquier veleidad de arbitrariedad.
4.- Dadas las características del caso que nos ocupa, se presenta como perfectamente lógico, que el Juez de Instrucción solicitara del Banco de España la designación de técnicos especializados, para desentrañar las complejas operaciones que eran objeto de investigación.
Al tratarse de un organismo público, cuya finalidad esencial es la de velar por la seguridad, fiabilidad y transparencia del sistema financiero, se debe suponer que actuaron con absoluta imparcialidad y objetividad y que sus informes estaban presididos por criterios técnicos que indudablemente, podrán ser discutidos, pero que no por ello revelan que hubiera un interés, ni personal, ni institucional en tergiversar y falsear, los análisis realizados sobre la situación financiera de la entidad bancaria sometida a inspección y a investigación judicial.
Los funcionarios encargados de realizar los informes actuaban, al mismo tiempo, en el cumplimiento de un deber que les habría sido específicamente encomendado y actuaron con objetividad y con sometimiento a la ley y al derecho. Los peritos no respondían a ningún mandato, ni estaban sometidos a directrices o instrucciones de los órganos rectores de la institución a la que pertenecían y no existe la más mínima constancia de que acomodaran sus dictámenes a órdenes recibidas.
5.- En este caso concreto, la pericia recayó, además, sobre un amplio bagaje documental que obraba en la entidad bancaria sometida a inspección e investigación, por lo que las conclusiones, acertadas o desacertadas, no eran el producto de una creación de bases fácticas artificiales o caprichosas, sino el resultado de aplicar sus conocimientos técnicos, sobre una voluminosa y compleja documentación, cuya autenticidad no puede ser discutida.
En todo caso, cualquiera que haya sido la iniciativa o el origen de la inspección, las conclusiones obtenidas se han incorporado, como ya se ha dicho, a un proceso penal y es en su seno donde se debe debatir el contenido y el objeto del informe. Se trata de datos o elementos probatorios que deben ser valorados con arreglo a los criterios propios del proceso penal, independientemente de cual pueda ser su efectividad o virtualidad en otros ámbitos ajenos a la causa penal.
6.- Nos queda por examinar los efectos que, sobre la imparcialidad de dos de los peritos, haya podido tener el hecho de que asesoraran al Ministerio Fiscal en la redacción de la querella.
No se debe olvidar que el artículo 277 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, exige que en la querella se incluya una relación circunstanciada de los hechos, lo que supone, en un caso como el presente, un necesario conocimiento de los antecedentes y un imprescindible asesoramiento de técnicos especializados que permitan dar coherencia y la claridad precisa, a la puesta en conocimiento del Juez, de unos hechos, que pretenden poner en marcha un proceso penal, con las derivaciones, de toda índole, que la decisión judicial de admitir la querella, ocasiona en los implicados o querellados.
Es preciso señalar que, en este caso, el Ministerio Fiscal recibió una denuncia de la Federación Estatal de Banca y Ahorro de Comisiones Obreras y que ello dio lugar a que se realizase una investigación previa, al amparo del artículo 5 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal y del artículo 785 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en la que los peritos actuaron como órganos de auxilio y asesoramiento sin ninguna otra implicación en las actuaciones.
Podrá sostenerse que fueron peritos de la acusación pública, pero ello en nada afecta a su imparcialidad y objetividad, del mismo modo que los peritos propuestos por los acusados gozan también de competencia, imparcialidad y objetividad. No se puede sostener que unos son parciales, porque refuerzan la tesis acusatoria y otros imparciales y objetivos porque sostienen tesis contradictorias y favorables a las defensas.
En definitiva se trata de la confrontación probatoria de pericias discrepantes, cuya valoración corresponde al órgano juzgador.
7.- Por último y en relación con la postura de que el Banco de España, a través del Fondo de Garantía de Depósitos en Establecimientos Cambiarios, ha sido parte en la presente causa, lo que invalida la prueba pericial, se deben hacer las siguientes precisiones.
El Fondo es una institución creada por Real Decreto Ley 4/1.980 de 28 de Marzo que la atribuye una personalidad jurídica pública, con plena capacidad para el desarrollo de sus fines, en régimen de derecho privado y con sujeción a normas reguladoras de las Entidades Estatales autónomas y de las sociedades estatales.
Cualquiera que sea la participación del Banco de España en la Comisión Gestora del Fondo, lo cierto es que, como se pone de relieve por la representación procesal del Fondo, su personación en esta causa obedece a una decisión del Congreso de los Diputados, que insta al Fondo de Garantías de Depósitos en Establecimientos Bancarios a proceder por la vía que estimen más conveniente.
En todo caso nos encontraríamos ante unos peritos pertenecientes a un organismo oficial, que no ha sido parte en la causa y que han actuado con arreglo a criterios técnicos y objetivos, que sin perjuicio de sus efectos en la fase de instrucción, se erigieron medios de prueba al ser objeto de debate contradictorio en el momento del juicio oral.

La tesis de la parte recurrente nos llevaría a la imposibilidad de utilizar peritos pertenecientes a organismos oficiales en todos los casos en que se personare el Abogado del Estado para defender los intereses de las Administraciones Públicas. La posibilidad legal de la existencia de estos peritos, está expresamente contemplada en el artículo 465 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, cuando al referirse a los honorarios e indemnizaciones de los peritos, exceptúa a los que tuvieren retribución fija satisfecha por el Estado, por la Provincia o por el Municipio a los que habría que agregar ahora las Comunidades Autónomas.


En consecuencia es evidente que los peritos no sólo no estaban incursos en ninguna causa de recusación, sino que desempeñaron su misión con objetividad e imparcialidad.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

TERCERO.- Se formaliza al amparo del artículo 5.4 de la LOPJ., por vulneración de precepto constitucional al haberse lesionado el contenido esencial del artículo 24.2 de la Constitución por infracción del principio acusatorio.
1.- Sostiene que ha sido condenado por hechos por los que no había sido acusado, lo cual ha impedido que pudiera ejercitar debidamente el derecho de defensa, conforme a los principios de igualdad de armas y de contradicción de las partes. Se alega la indefensión por haberse incorporado a la acusación, dentro de la Operación Cementeras, los hechos relativos a las hormigoneras Ariforsa y Prebetong Este, circunstancia ésta conocida a través del trámite de conclusiones definitivas y que por esta razón no fue planteada antes en el debate preliminar establecido en el art. 793.3 de la LECrim.
Considera que estos hechos, nunca integraron la acusación que, bajo la genérica denominación de la “Operación Cementeras”, se planteó contra el recurrente al inicio del juicio oral. Para ello se remite al auto de apertura del juicio oral, para comprobar, que allí se hablaba de un perjuicio por importe de 1.224.000.000 de pesetas que habrían ocasionado los acusados a Banesto en virtud de las operaciones realizadas sobre acciones de dos sociedades Hormigoneras distintas, es decir las representativas del capital de Hormifasa y Prebetong de Aragón.

La modificación mencionada, conllevaba una nueva acusación delictiva, de la que no había tenido noticia en ningún momento anterior, por lo que se le provocó una palmaria indefensión material.


Estima que esta actuación no tiene cabida en el margen reconocido por el art. 793.7 de la Lecrim., para las conclusiones definitivas. Señala que, como es sabido, la posibilidad de cambios o modificaciones queda reducida a la tipificación penal de los hechos, a la apreciación de un mayor grado de participación o ejecución o a la concurrencia de circunstancias de agravación de la pena.
Destaca, que se pasa de una calificación delictiva simple como estafa, a la apreciación de una continuidad delictiva por apropiación indebida, precisamente por introducir, como hecho nuevo, la compraventa de acciones de dos hormigoneras, además de las ya señaladas.
Solicita por último, la declaración de nulidad de la condena por la operación Cementeras en la parte atribuida a las sociedades Ariforsa y Prebetong del Este.
2.- La sentencia recurrida, al abordar las cuestiones previas, trata la alegación formulada por el recurrente, en el sentido de haber sufrido indefensión con ocasión de haberse incorporado a la acusación dentro de la Operación Cementeras, los hechos relativos a las hormigoneras Ariforsa y Prebetong Este, circunstancia que, según expone, fue conocida por el acusado en el trámite de conclusiones definitivas y que, por esa razón no fue planteada antes en el debate preliminar previsto en el artículo 793.3 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.
Es cierto que, como reconoce la sentencia recurrida, en el auto de apertura del juicio oral, sólo se hizo referencia a las hormigoneras Hormifasa y Prebetong Aragón, pero añade que la prueba practicada en el juicio oral ha versado extensamente sobre las operaciones de venta de las hormigoneras Ariforsa y Prebetong Este, a las que no se mencionaban en el auto, estimando que las defensas han tenido cumplida oportunidad de someter el hecho a contradicción.
En relación con el contenido de la acusación, es una doctrina reiterada a lo largo de los tiempos, que el auto de procesamiento constituye una resolución motivada y provisional, por la que se declara a una persona concreta como formalmente imputada, al tiempo que se le comunica la existencia de una determinada imputación fáctica para que pueda defenderse de ella, con plenitud de medios. En definitiva, se trata de una decisión interna o provisional que, de alguna manera, al establecer la legitimidad pasiva de la persona procesada o imputada representa, al ser requisito indispensable y previo de la acusación, una medida protectora del mismo, evitando así que la voluntad de quien acusa sea requisito suficiente para abrir el juicio.
Esta doctrina tradicional, aplicable a las causas tramitadas por el procedimiento ordinario, estaba de acuerdo también en que el auto de procesamiento no delimitaba el objeto del proceso, ya que éste quedaba fijado inicialmente, por los escritos de calificación provisional, que equivalen a lo que en el proceso civil representa la demanda.
3.- En el Procedimiento Abreviado, como es sabido, no existe auto de procesamiento, por lo que el artículo 790.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal contempla el traslado de las actuaciones al Ministerio Fiscal y a las acusaciones personadas, para que soliciten, si lo estiman procedente, la apertura del juicio oral formulando el escrito de acusación, en el que se delimita inicialmente el objeto del debate en el juicio oral, si se cumplimentan todos los extremos previstos en el artículo 650 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.
Si el Juez de Instrucción considera fundada la petición de apertura del juicio oral, lo acordará así dictando en el correspondiente Auto, que tiene solamente la virtualidad de pronunciarse sobre la procedencia o no de abrir el trámite de plenario, sin que, como ya se ha dicho, delimite el objeto del debate, que es tarea que corresponde a las acusaciones en sus respectivos escritos de conclusiones provisionales.
Contra el auto de apertura del juicio oral, no se concede recurso alguno, porque se considera como una mera decisión formal habilitante de celebración del mismo, en cuyas sesiones tendrá lugar el debate sobre el verdadero objeto del proceso, y que incluso puede ser modificado a tenor del resultado de las pruebas.

Como señala la sentencia de 22 de Diciembre de 1.993, lo relevante para el proceso penal, no es el mero hecho natural o relato de un acaecimiento realmente producido, sino sus aspectos transcendentes para la subsunción, esto es, aquellos hechos naturales fijados normativamente y que integran el tipo penal a aplicar. El hecho de la vida objeto del proceso, ha de tomarse en cuenta y ser fijado en el momento de la acusación, señalando aquellos extremos fácticos que integran el substrato de los elementos típicos que componen el precepto penal, cuya aplicación se solicite.


4.- Pero es que en el caso que nos ocupa, no se ha producido acusación sorpresiva ni se ha vulnerado el principio acusatorio, no sólo por las razones que se han expuesto anteriormente, sino porque, como pone de relieve una de las acusaciones particulares, (Fondo de Garantías de Depósitos), en su escrito de conclusiones provisionales de fecha 17 de Mayo de 1.996 en el apartado A) de la conclusión primera se incluyen referencias a la compra de participaciones de Prebetong Este y Ariforsa por el precio de 53.747.500 pesetas y a la simultánea opción de recompra de esas participaciones por Cementos del Mar (Grupo Serratosa), por 386.000.000 pesetas, opción ejercitada en el mismo acto, así como la cesión hecha por Beta Cero (Banesto) a Gay Cordon S.A., de dichas participaciones por el precio inicial de compra, lo que permitió a Gay Cordón cumplimentar la citada opción de recompra, con una ganancia ilícita de 332.254.500 pesetas en perjuicio del Banco.
Estas operaciones estuvieron presentes, no sólo a lo largo de la investigación del Juez de Instrucción, sino que fueron objeto de debate probatorio en las sesiones del juicio oral. En todo momento los acusados fueron informados y conocieron la totalidad de los hechos relativos a la denominada Operación Cementeras y tuvieron ocasión de defenderse, por lo que no fueron sorprendidos por la inclusión de nuevos hechos, ni se vulneró el principio acusatorio, ni se les causó indefensión.
Como señala la sentencia recurrida, la operación Cementeras, debe calificarse como un solo hecho, en sentido jurídico-penal, luego las circunstancias relativas a las dos hormigoneras mencionadas, forman parte de la total dinámica comisiva que se imputa a los acusados.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.

CUARTO.- Se formaliza al amparo del art. 5.4 de la LOPJ., por vulneración del artículo 24.2 de la Constitución en cuanto que no se le ha reconocido el derecho a un proceso con todas las garantías.
1.- El motivo se refiere a la operación “Centro Comercial Concha Espina” y estima que se ha fundamentado la condena en elementos probatorios inexistentes, ya que no ha existido una prueba válida sobre la que asentar la intervención o utilización, en esta operación, de la sociedad Gestión de Títulos y Estudios S.A., (en adelante GESTIESA).
Señala que la prueba utilizada por el Tribunal para recoger la intervención de la Sociedad GESTIESA es una prueba inexistente. Admite y reconoce que la sociedad GESTIESA ha sido objeto de invocación por el Ministerio Fiscal, cuyos representantes, tanto en su escrito de conclusiones como en el trámite del informe oral, trajeron a colación la intervención de GESTIESA como adquirente del 29% de las cuentas en participación sobre el negocio inmobiliario, vinculado con la esquina del Bernabeu.
Pone de relieve que el Ministerio Fiscal basó su actividad probatoria, sobre un informe remitido al Juzgado de Instrucción nº 3 por la Agencia Tributaria en Junio de 1.998. La incorporación a las actuaciones, siempre a tenor del informe del Ministerio Fiscal, se habría producido a través de la pieza de investigación patrimonial del acusado Arturo Romaní, y considera que ese informe de la Agencia Tributaria e incorporado por el Ministerio Fiscal, no es una prueba que pudiera tomar en consideración el Tribunal. En su opinión, los informes de la Agencia Tributaria no constituyen una prueba documental con valor probatorio y no ha sido una prueba practicada en el juicio oral, ni han sido ratificadas, por no haber comparecido ninguno de los firmantes de dichos informes.
Por todo lo anterior, termina solicitando la declaración de nulidad de la condena por la operación Centro Comercial Concha Espina, toda vez que la misma se fundamentó exclusivamente en informes de la Agencia Tributaria, que no constituyen prueba válida y que al haber sido tomados en consideración por el Tribunal sentenciador provocaron la vulneración del derecho a un proceso con todas las garantías.
2.- El motivo está formulado de forma incorrecta y ambigüa. Su enunciado se centra en la denuncia de la vulneración de derecho a un proceso con todas las garantías, lo que implica una formulación genérica, que después concreta en la inexistencia de elementos probatorios válidos para fundamentar la intervención o utilización en la operación “Centro Comercial Concha Espina” de la Sociedad de Gestión de Títulos y Estudios S.A. (GESTIESA). De esta manera parece que debía orientar el motivo hacia la existencia de un error de hecho, en la apreciación de la prueba o hacia la presunción de inocencia.
Reconoce la existencia de un informe de la Agencia Tributaria, realizado con ocasión de la investigación patrimonial del acusado Arturo Romaní, en el que constan detalles y circunstancias que se incorporan al hecho probado, pero sostiene que dicha prueba es nula, lo que lleva aparejada, en su opinión, la nulidad de la condena que se le ha impuesto por la operación antes citada.
3.- El informe de la Agencia Tributaria sobre el patrimonio de Arturo Romaní, figura en la pieza separada relativa a este acusado. En la sentencia se dice que, el recurrente Mario Conde y Arturo Romaní, utilizando una sociedad denominada Gestión de Títulos y Servicios S.A. (GESTIESA), que con posterioridad se convirtió en Apolo Inversiones y Servicios, adquirieron un 29% de las cuentas en participación, sin que se abonare cantidad alguna por la cesión. Esta sociedad GESTIESA, cedió con posterioridad esa participación del 29% a la Sociedad MONTILSA. Más adelante se afirma rotundamente en la sentencia que, el recurrente y Arturo Romaní tenían a su disposición los fondos que llegaron a esta sociedad MONTILSA procedentes de la operación del Centro Comercial Concha Espina.
4.- Del examen de las actuaciones no se desprende la existencia de vulneración de precepto constitucional alguno, en cuanto que las afirmaciones fácticas que han quedado transcritas se derivan de una prueba válida, practicada fundamentalmente durante el juicio oral, con las debidas garantías de publicidad, oralidad y contradicción.

Es cierto, y así lo señala el Ministerio Fiscal, que el informe de la Agencia Tributaria utilizado por la acusación pública, no fue objeto de traslado a las partes, pero no puede negarse que fue debatido en el juicio oral y que no constituía un dato que fuera desconocido a la parte recurrente. La cuestión estuvo presente a través del interrogatorio a numerosos testigos, cuyas manifestaciones figuran en los folios del acta del juicio oral, citados por el Ministerio Fiscal y además fue tratado en sus informes por los peritos del ICAC.


Asimismo el tema de GESTIESA fue introducido en el objeto de la causa, a través del escrito de conclusiones provisionales de Arturo Romaní en el que se pone de relieve, todo el proceso seguido desde el momento en que José Contreras Torres, en nombre de la Sociedad mencionada, suscribe un contrato de cuentas en participación con Manuel García Pardo, el día 19 de Julio de 1.989.
5.- Lo verdaderamente esencial a los efectos que pretende el recurrente, es sí las afirmaciones fácticas que se recogen en la sentencia, responden a una prueba válida manejada en el procedimiento, en condiciones que permitieran a la parte afectada su contradicción, o si se trata de pruebas ocultas de las que no ha podido defenderse ocasionándole indefensión. Ya se ha dicho que se realizó prueba sobre estos extremos y que la sentencia recurrida, afirma que el recurrente y Arturo Romaní obtuvieron su ilícito beneficio a costa de la Corporación Banesto, a través de la Sociedad Montilsa que tenían en su esfera de dominio. Así se acredita y motiva en dos apartados de los folios 199 y ss de la sentencia, en los que va desgranando toda la prueba valorada incluyendo las manifestaciones del propio recurrente. Con objeto de no reiterar argumentos de la sentencia recurrida, damos por reproducido el contenido de los diferentes y abundantes puntos dedicados al análisis de la prueba, lo que permite prescindir del informe de la Agencia Tributaria, impugnado por la parte recurrente.
6.- También se desprende de la sentencia que, en el tramo final ejecutivo del delito de estafa que se le imputa al recurrente, la Sociedad que recibe los ilícitos beneficios no es ya GESTIESA sino MONTILSA, a la que la primera había cedido su titularidad del 29% de las cuentas en participación de la operación relacionada con el Centro Comercial Concha Espina. Con ello se pone también de relieve que, el error que se imputa a la sentencia sobre la suma total de los porcentajes en las cuentas en participación, no existe ya que es un dato evidente e incontrovertible, como ha quedado expuesto, que la Sociedad MONTILSA recibió de GESTIESA el 29% de la cuenta en participación, por lo que esta última desaparece del negocio y es sustituida por la primera, sin que por tanto sea correcto sumar dos veces el porcentaje de las cuentas.
En consecuencia, estimamos que no se ha vulnerado el derecho a un proceso con todas las garantías, ya que las afirmaciones fácticas de la sentencia, se han obtenido a través de pruebas válidas, contrastadas y suficientemente conocidas por la parte recurrente por lo que no se le ha causado indefensión.
Por lo expuesto el motivo debe ser desestimado.



Compartir con tus amigos:
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   31


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad