Termómetros sociales



Descargar 63 Kb.
Fecha de conversión16.08.2018
Tamaño63 Kb.
Vistas20
Descargas0
Catálogo: wp-content -> uploads
uploads -> Psicologia
uploads -> Docente: Carmen Martín Cuadrado (iaap, agap, sepa, feap) Lugar
uploads -> Erich neumann docente: Ana Ibáñez (sepa, iaap, feap) Lugar
uploads -> Informacion práctica sobre la asignatura
uploads -> Sílabo información general
uploads -> Curriculum vitae marta mena 2015 sintesis curricular
uploads -> Psicología del adolescente
uploads -> Issn 1809-452x rev. Bras. Psiquiatr., Por delante de impresión Epub 31 de agosto 2017

TERMÓMETROS SOCIALES

Entrevista de Pablo Oberhoffer.
Charla con Fabio Lacolla sobre los Síntomas Sociales

- ¿Encontrás alguna relación entre los trastornos de la ansiedad y las adicciones?
Lacolla: A esta altura, sobre todo en la realidad de este país, quizá no hay que pensar en patologías individuales sino en patologías sociales, lo que se llamamos sociopatologías. Creo que la mayoría de las patologías actuales son producto de algo que tiene que ver con lo social, pensadas como emergente de lo social, porque no podemos disociar a las patologías del entorno. La teoría psicoanalítica plantea que las patologías surgen de la escena primaria, del vínculo familiar; pero pasa que la sociedad ya se comió a la familia, por eso la enmarcamos en lo que serían las sociopatologías. Y los trastornos de ansiedad son producto de la sociedad, porque son patologías globalizadas, la ansiedad tiene que ver con querer ya; con adelantarse, con que las cosas pasen rápido, y vos fijáte que toda la tecnología, la globalización, está al servicio de lo inmediato, de lo instantáneo; la alimentación, la comunicación, todo está al servicio del imperativo categórico del “ya” y la ciencia no escapa de ese plano. Entonces, el trastorno de ansiedad. Porque también se piensa que una tóxicodependencia es producto de un trastorno de ansiedad, así como una fobia, como un ataque de pánico. En ese sentido es un síntoma social. No es un síntoma privado, no es un síntoma individual. Las fobias en general tienen que ver con algo externo a uno, es un síntoma personal en relación con algo que está afuera, ya sea el miedo a la gente, el miedo a lugares abiertos, o a lugares cerrados, lo cual eso hace que se produzcan inhibiciones, entonces, esas inhibiciones lo que hacen es requerirle a la persona una espera, se espera que esa inhibición se destrabe y aparezca lo que uno ansía, ansiedad, ansia, deseo, por ahí va la cosa. Y aparentemente no hay tiempo, no hay tiempo para esperar, porque la sociedad no te da tiempo. Yo no sé cómo todavía los días siguen teniendo veinticuatro horas, porque contra eso todavía no se pudo, pero yo supongo que en diez o veinte años se va a hacer otra convención, como se hizo en algún momento, y se va a decir que el día no tiene veinticuatro, tiene, no sé, veintisiete. Entonces, en ese sentido me parece que el mayor problema de la ansiedad es el tiempo. Y uno es tiempo. Uno es una historia, una sucesión de sucesos sucedidos. Claro, para cada cosa se necesita un tiempo, si lo pensás desde la psicología evolutiva se necesita un tiempo para destetarse, un tiempo para caminar, un tiempo para acceder al lenguaje, un tiempo para ir al colegio, un tiempo para ser adolescente, para desarrollarse, etcétera. Esos tiempos ahora están totalmente trastocados. Vos lo ves, por ejemplo, hablando de lo social, en una foto, vos veías en una foto a una chica de catorce años y era una nena, hoy esa misma nena vestida de determinada manera parece una piba de veinte y pico, entonces ahí hay un desfasaje de tiempo y a mí me parece que el trastorno de ansiedad tiene que ver con el tiempo, con no poder esperar, con no poder demorarse en esa ansiedad, entonces es como si te estuvieran empujando desde atrás, tenés que resolver tu deseo en cuestión de minutos. Las terapias también tienen un tiempo, pero ese tiempo cada vez es más corto, entonces de alguna manera pasan a ser como un tiempo virtual, un tiempo mágico. El psicoanálisis postulaba hace cuarenta años que un tratamiento debía durar diez años, ocho, quince, y ahora la gente, primero que no se banca tanto tiempo de espera, entonces, aparece el mercado de las terapias breves, que de todos los psicomercados es el que mas demanda tiene. La gente quiere curarse rápido, es como tomar el modelo hegemónico de la medicina donde a vos te duele el estómago, vas al médico, te revisa, te diagnostica, te médica y se te pasa el dolor, o en el peor de los casos, te interviene quirúrgicamente para resolver ese dolor, entonces, un proceso patológico del organismo en quince días se resuelve. La mente tiene otros tiempos, que no es el tiempo del cuerpo. Para que uno pueda modificar determinadas cosas necesita de tiempo, entonces, esa es la gran contradicción entre la ansiedad y el tiempo.


- Podría decirse que esta gran contradicción que planteás está relacionada con la presión social hegemónica actual.
Lacolla: Claro, porque suponéte en un ataque de pánico, una persona sube a un colectivo, está viajando y de pronto se empieza a sentir mal, y empieza a tener los síntomas más comunes de los trastornos de ansiedad o de ataque de pánico, entonces le empieza a agarrar taquicardia, se empieza a sentir nerviosa, le falta el aire, empieza a mirar para todos lados, comienza a transpirar y supone que bajándose del colectivo, de hecho muchas veces ocurre, se calma, ahora, ¿qué pasaría si alguien estuviera al lado de esa persona y le dijera: -esperá?
- La introducción del tiempo.
Lacolla: Exacto. Recuerdo, por ejemplo, en el Hospital Borda, con esquizofrénicos, cuando vos empezabas a entablar un mínimo vínculo, vos le decías al paciente: Esperá que te voy a traer un vaso de agua, y ese era un símbolo, porque en realidad lo que le estabas diciendo, cuando el paciente estaba medio exaltado, te presto un poco de tiempo para que vos en esa espera sepas que va a venir alguien que te va a devolver un poco de identidad. Entonces iba a buscar el vaso de agua y a los tres minutos se lo traía, en esos tres minutos incorporaba en ese día de ese paciente un fragmento de tiempo. Y además tiene que ver también con la soledad, porque lo que pasa con el trastorno de ansiedad es que uno tiene miedo de que no venga nadie, de que no haya nadie, decís: ¿Que voy a esperar? Si te digo: esperá que ahora vengo, te voy a traer un vaso de agua, te estoy prometiendo de alguna manera que yo vuelvo, entonces esa espera se hace como más amortiguada, no tan ansiógena. En el trastorno de ansiedad muchas veces pasa que no hay nadie, entonces eso es lo que te pone ansioso, es como un chico cuando se pierden la plaza y se angustia, se pone ansioso, inclusive tiene casi los mismos síntomas de lo que podría ser un ataque de pánico, mira y no ve a la mamá, hasta que la ve, y ahí se calma, más que verla es ver que la mamá lo mira, porque cuando la mamá lo mira le está dando identidad, le está diciendo: vos sos fulano y yo estoy acá mirándote. No importa la distancia, es como cuando un chico sale corriendo en la plaza pero cada diez pasos se da vuelta para ver si la mamá está atenta. Entonces acá nos metemos con el desamparo, con la soledad. La sociedad de consumo es una sociedad casi onanista porque es un consumo individual, muy pocas cosas se consume grupalmente, por eso la potencia de los grupos, tanto en la tóxicodependencia como en los grupos de fobia.
En los casos de fobia, es el grupo lo que sostiene, porque en el grupo esperan todos juntos, no es lo mismo que vos escales una montaña, aparezca una tormenta y estés solo, esperando que esa tormenta pase a que estés con un grupo de cinco, seis personas, que entre todos, se prestan un poquito de tiempo cada uno, entonces se la bancan un poco más. Históricamente en todos los procesos de ansiedad, como puede ser una guerra, nadie pelea solo, el que pelea solo pierde, entonces, siempre es grupal, siempre se juntan para hacer algo, aunque sea para esperar juntos. No sé, se me ocurre la sala de espera en un hospital, no es lo mismo que vos estés esperando un turno solo a que estés con otro, porque estás con otro y charlás aunque sea de tu dolencia, o del tiempo, o de lo que sea, pero esa espera se comparte, entonces eso hace reducir esa potencia de tiempo vacío, entonces se llena el tiempo de compartir con otro.


- Pensaba que incluso si no se charla, basta con el solo hecho de saber la presencia de otro, de saberse presente con otros.
Lacolla: Claro, porque estás acompañado, sabés que en caso de emergencia está el otro al lado que te puede dar una mano; y aunque no te la dé, sabés que está ahí. Es como un nene cuando duerme, duerme solo pero si escucha voces se duerme más tranquilo, por eso los nenes siempre se duermen primero que los padres, salvo que sea un bebé, que le pasan otras cosas y que además justamente no dejan dormir para no sentirse solos. Por eso decimos que la presión social le muerde los talones a Aquiles. Históricamente en las universidades, a las facultades le dicen carreras y ahí está instalado el tema de la competencia y sus codazos.

- ¿Por qué?
Lacolla: Porque es ver quién llega primero, ¿por qué? Porque hay un patrón de éxito, hay un patrón de eficacia, una estandarización de adónde hay que llegar: a los veinte sino tenés un trabajo tenés que estar estudiando algo. A los treinta hay que empezar a producir eso que cosechaste a los veinte, y a los cuarenta cuidar la salud y la cuenta bancaria, si tuviste la suerte de tenerla. Toda una carrera, lo cual no está mal, el tema es la presión subliminal que se mete a través de los medios, de los medios de comunicación, de la calle, del “llame ya”. Ese “llame ya” no es alguien que en ese momento te está diciendo que llames ya, es una grabación, pero te lo dicen como si te lo estuviera diciendo esa persona en vivo y en directo. Entonces aparece lo instantáneo, y lo instantáneo no tiene ni pasado ni futuro, ni siquiera es presente, porque viste que el presente cuando pasa ya pasó y si no pasó todavía no es presente, entonces es esa cosa del instante que divide al pasado del futuro. La sopa y el café devinieron instantáneos. Antes estaba la abuela con la olla preparando la sopa, sentías el olor, entonces un sobrecito mató a la abuela porque ya no hay sopa y desaparecieron los cucharones. El café es una amenaza para los bares y los mozos. Por eso, en tu casa si vos hacés un café de filtro hay un olor que remite a lo ancestral de la abuela, de la vieja, y ahora no hace falta, es todo instantáneo, es más, sin plata, a través de un crédito podés comprarte un departamento o un auto, estamos en la sociedad de las casas instantáneas. Fijate que en Argentina a la casa le decimos techo, como un ideal al cual acceder; en cambio los españoles le dicen piso, como un ideal del cual arrancar.
Entonces el consumo te consume. Te consume la cabeza y te consume el cuerpo. La droga, por ejemplo, está al servicio de eso, la droga es un cronómetro, es como si te fumaras un reloj, ¿por qué? Porque la droga te incorpora tiempo, la marihuana te lentifica, la cocaína te acelera, tiene que ver con el tiempo, lo que pasa es que no cualquiera puede acceder a una tóxicodependencia, decían hace muchos años que adicto no era el que quería sino el que podía.
- Tiene que haber una predisposición psicológica para acceder a la drogodependencia.

Lacolla: Claro, algunos desarrollan una adicción, otros desarrollan un ataque de pánico, otros desarrollan una fobia, y cuando digo todos, no quiero decir que todos somos potenciales adictos o potenciales fóbicos, lo que pasa también es que es una enfermedad silenciosa, muy pocos consultan, ahora un poco más porque hay mas información. ¿cómo tenés casuística de las adicciones? Es muy difícil tenerla porque los datos salen de los hospitales, es raro que un adicto consulte en un hospital, entonces no sabés cuántos hay, sí sabés cuántos cardiacos, personas que tienen cardiopatía porque en algún momento consultan en un hospital, en un sanatorio y entonces hay un dato que te dice este año vinieron cien, pero adictos, por ahí van cien pero hay diez mil. Y con el ataque de pánico pasa algo parecido, porque recién en los últimos cinco, seis años se empezó a informar que eso que te pasaba se llama así, y que hay un tratamiento, que hay una forma de curarlo, etcétera, pero antes había una desinformación y a vos te pasaban esos tembleques que le decían antes o surmenage, el surmenage ahora se llama estrés y el estrés relacionado al trabajo es el burn out, pero son terminologías que de alguna manera explican un cuadro psicopatológico o psicofísico. Otro marco de pensamiento es la psicosomática que a esta altura también se piensa en lo somatopsíquico, es decir, cómo un problema físico afecta a nuestra psiquis. Ahora la gente está más formada, y entonces vos dirás, ¿antes no existía un fóbico? Sí, claro que existía, lo que pasa es que no se conocía el síndrome. Es como los embarazos, ¿cómo sabemos ahora que hay muchos embarazos que se pierden, que no se llega a formar el embrión, por ejemplo? Bueno, porque ahora el ¨Evatest¨ a las horas de la ovulación ya te marca que hay un embarazo pero antes las mujeres se enteraban a los tres meses que estaban embarazadas, o porque tenían vómitos o mareos, pero no necesariamente siempre que estás embarazada tenés vómitos o mareos, entonces dicen: ahora se pierden más chicos. No es que se pierden más chicos, lo que pasa es que la información, por esto de la velocidad que hablábamos antes, te informa mucho antes el cuadro. Antes la gente pensaba que era un problema de la menstruación. Bueno, como eso un montón de cosas, que son contradictorias, la información por un lado te ayuda pero por otro lado te trastorna, porque si vos enumerás los síntomas de un ataque de pánico son, no sé, ¿cuántos son, diez puntos?, y vos empezás a tachar: esto lo tengo, esto no lo tengo. Entonces, esa sobredosis de información para alguien que no está en el tema también es peligrosa. Es como ahora con el tema de la droga del paco, de la pasta base. Está bien, los medios de comunicación están hablando del paco, de la pasta base, lo cual hace que sea un acto preventivo por un lado, pero informativo por el otro, como fue en su época el tema del Poxiram cuya droga es el tolueno que los chicos que aspiran, muchos chicos se enteraron de eso a través de los medios y de cómo era el procedimiento para consumirlo. Lamentablemente la sociedad, que somos nosotros mismos, muchas veces no está preparada para recibir tanta información. Internet también te da una información carente de tiempo de proceso. Básicamente es un síntoma social, y como síntoma social se tiene que trabajar en comunidad, en grupo.

- Síntomas sociales que, según lo que fuiste planteando, están muy marcados por la dependencia, el desamparo, por la soledad, por la angustia, digo, parecerían ser algunos de estos síntomas, los que acabo de nombrar por lo menos, comunes a las tóxicodependencia por un lado y comunes a toda una sociedad.
Lacolla: Claro, porque las cosas que nos pasan están al servicio de algo.
- ¿Cómo sería eso?
- Lacolla: Una enfermedad está al servicio de algo, es una señal que te dice que algo anda mal. El problema no es el ataque de pánico, el problema es cómo llegaste ahí, cómo se desarrolló que llegaras a tener ese síntoma porque ni el termómetro tiene la culpa de la fiebre, ni el revólver tiene la culpa del homicidio, ni el espejo tiene la culpa de tu cara como dice Liliana Felipe. La despenalización de la droga ¿con qué tiene que ver? Con eso, con acusar al revólver. Entonces en ese sentido me parece interesante pensar a las adicciones como un problema sanitario, no como un problema judicial, mi problema central no son los narcos ni cómo me queda la gorra. El problema no es el porro, el problema es el padecimiento. Y vos fijáte que el psicoanálisis no habla del padecimiento, habla de demanda, es decir que el dolor, el padecimiento, la necesidad de ser atendido, sino se transforma en demanda no habría prestación posible, por lo tanto no habría posibilidad de cura, lo cual es una locura. Porque es una obligación ética de un profesional de la salud estar ahí cuando el paciente padece, no sólo cuando demanda. Y como te enterás del padecimiento? Saliendo a la calle. En ese sentido, me parece que nuestro lugar como profesionales de la salud es estar cerca del padecimiento, lo preventivo me parece interesante, como toda enfermedad, se puede tomar a tiempo, pero eso depende de cada uno, y eso depende con la información que cada uno tenga. Mucha gente consulta de última y a veces es demasiado tarde para intervenir.
-En adicciones suele ser frecuente este tipo de consultas.
-Lacolla: Sí, pero hay una gran diferencia, antes atendías a un paciente que decía: Yo hace siete años que consumo cocaína, o decía: Hace seis años que consumo marihuana. Con la pasta base no van a poder decir eso porque a los dos años se mueren. No va a haber un paciente que diga: Yo hace siete años que consumo paco, porque no llega gracias al nivel de toxicidad que tiene eso.
Y otra vez volvemos al tiempo y a la aceleración. En situaciones de marginalidad, de exclusión, personas que dejaron de recurrir al tetrabrick están tomando actualmente la cachuña, que es alcohol fino de la farmacia mezclado con lo que sea, y que también viene a jugar esta misma función del paco.
Lacolla: Claro, el mercado hace que haya que abaratar costos, es el mercado que impone marginalmente qué tipo de consumo hay que tener de acuerdo al bolsillo, el paco es eso, con lo que sale un porro tenés varios pacos.
- La eficacia máxima y al menor costo posible.
-Lacolla: Por ejemplo, en relación al alcohol no puede ser que un litro de alcohol salga más barato que un litro de leche, eso es una locura. La cerveza es más barata que la leche, entonces, un pibe no va a comprar una leche, aparte que en la mayoría de los kioscos no venden leche. Fijáte que en los sectores marginales se dan menos los ataques de pánico porque viven más en comunidad, en la villa viven todos juntos, en el country no, porque entre casa y casa hay trescientos metros, en cambio en la villa entre casa y casa hay treinta centímetros, las paredes son finitas, o sea, siempre hay gente, hay ruidos, entonces es más difícil que alguien desarrolle un ataque de pánico porque siempre está con alguien, ya sea para destruirse o para construir algo, pero siempre está con alguien. Muchas veces cuando se habla de adicciones se dice la reinserción, ¿la reinserción a dónde? A veces el adicto está más insertado en la sociedad real que el propio profesional, por eso primero hay que reinsertar al psicólogo.
-¿Cómo sería eso?
-Lacolla: Claro, patear la calle, cuántos psicólogos hay que no se mueven del consultorio desde años, tienen diez pacientes por día, y no salen a la calle, no recorren. Yo tengo muchos amigos psicoanalistas que jamás hicieron un trabajo comunitario, jamás salieron a la calle, ni siquiera a dar una charla a un colegio, esa gente ve la realidad a través del inconsciente de un sujeto, de la semántica de un noticiero o de una ficción literaria, y eso es una locura, entonces a esos colegas hay que reinsertarlos, porque en definitiva no son mala gente, solo que configuran una cultura “hamburguesada”. Hay que volver al aroma de la sopa de verdura y para eso hay que dar vueltas por el barrio.
- Gilles Deleuze plantea el control existente desde los medios masivos de comunicación, que apela a lo inmediato, a la inmediatez, apela a la eficacia y eficiencia extrema, donde la competencia es desgarrante y desgarradora, denota la existencia de una presión que ahoga muchas veces a los individuos.
Lacolla: Falta de aire tiene que ver con el control, que no es lo mismo que la evaluación. La institucionalización popular del control se resume en la tarjeta de teléfono. La línea control te hace creer que el control es tuyo cuando en realidad los que te controlan son ellos, te controlan que no te pases del límite. Fijate que en España al control remoto le dicen mando. El control en realidad es un subcontrol, porque el control tiene que ver con otra cosa, hay otros que controlan, es como la metáfora de George Orwel, el escritor de la novela futurista ¨1984¨, el Gran Hermano que te vigila es el gran ojo que te mira, una buena idea que devino en una mala utilización por la gente del espectáculo.
-Que vigila y controla.
-Lacolla: El control hace que vos no tengas la autonomía suficiente para manejarte socialmente. Porque si yo te estoy controlando no sabés si te tenés que parar o te tenés que sentar porque se supone que alguno de esos dos actos yo te los voy a censurar. Si hace veinte años querías encontrar a una persona tenías que ir a la policía, al registro civil. Hoy te comprás un CD y buscás a la persona que vos quieras. El ¨Thruman Show¨ tenía que ver con eso, con controlar la vida de una persona durante las veinticuatro horas, una película que me parece que de alguna manera da testimonio de cómo estamos. Ahora, por otro lado habría que evitar caer en una lectura paranoica del control, aunque a mi me cueste un poco.

Insisto con el ejemplo del colectivo, por más que el colectivo esté lleno y me agarra un ataque de pánico, yo me siento solo. Si yo supiera que puedo contar con el que tengo al lado, me calmo, pero yo sé que no puedo contar, ¿qué le voy a decir “Présteme un poquito de su tiempo”?, no, porque esa persona seguramente dice: “Mire, recién tiré”. Entonces ahí uno se siente solo y además el colectivo limita, como la claustrofobia limita, y ahí se suma el tema del espacio, tiempo y espacio, en general las fobias tienen que ver con el espacio, con la invasión del espacio individual.


-La anticipación de un posible ataque, de una posible escena terrible.
-Lacolla: Exactamente, entonces, todo está al servicio de la evitación, evitar el ahogo, evitar la taquicardia, evitar que eso temido y peligroso acuda a mi vida cotidiana. La tóxicodependencia teatraliza la evitación, porque es como el disfraz, es ponerse un disfraz, es como el que se toma un vinito para acercarse a una señorita, digamos, se pone algo en el cuerpo que modifica su sistema nervioso para animarse, en ese sentido el alcohol, al usarse con fines farmacológicos, es una droga legal, digo esto porque el alcohol está dentro del patrón alimentario, cualquiera puede tomar alcohol si lo toma medidamente, el desvío de su uso está al servicio de evitar, y evitar qué es? Evitar es encontrarse con que uno está solo.
- A pesar de estar rodeado de tanta gente.
Lacolla: A pesar de estar rodeado de tanta gente. Uno en general está solo, el tema es pensar que eso no es un impedimento sino que es una potencialidad, en las relaciones amorosas muchas veces pasa que se arman vínculos para estar con otro, para no sentirse solo, entonces ese vínculo pasa de ser un medio para convertirse en un fin en sí mismo. Entonces, cuando me vinculo amorosamente con alguien y siento que esa pareja es un fin en sí mismo, siento como que llegué, que lo logré, pero el problema es que más allá de esa persona que a mí me da identidad no hay nada, está el vacío, es lo que se llama el vacío existencial, entonces, lo que se trata de evitar siempre es el vacío existencial, la sensación del yo no existo. Entonces, la evitación está al servicio de eso, de decir “Bueno, ¿quién soy?” Y el quien soy me lo da la mirada del otro, el grupo, la gente, la tribu, como en el barrio cuando sos chico: Chau, Pablo, te decía una vecina, alguien te nombra, sos, te otorga existencia.


Entrevista publicada en Facebook - Docente Fabio Lacolla.

Escuela de Psicología Social de la Patagonia.

Primera Escuela Patagónica de Psicodrama.




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos