Tema la percepción introduccióN. La sensacióN 1 la base de la percepción



Descargar 6.39 Mb.
Página1/4
Fecha de conversión08.05.2019
Tamaño6.39 Mb.
  1   2   3   4


TEMA 3. LA PERCEPCIÓN

INTRODUCCIÓN.
1.- LA SENSACIÓN

1.1 la base de la percepción

1.2 clasificación de los órganos sensoriales

1.3 los umbrales de la sensación
2.- LA PERCEPCIÓN

2.1características de la percepción

2.1.1 Proceso bipolar

2.1.2 Proceso de información-adaptación

2.1.3 Proceso de selección: la atención

2.2 cómo percibimos

2.2.1Configuración del campo perceptivo

2.2.2Esquemas perceptivos

2.2.3Factores subjetivos

2.3 trastornos de la percepción: ilusiones y alucinaciones

INTRODUCCIÓN.

La relación que mantenemos los seres humanos con el mundo que nos rodea se fundamenta en nuestras percepciones. El conocimiento que vamos obteniendo hace posible nuestra adaptación al medio natural, lo que implica, muchas veces, su transformación de acuerdo con nuestras necesidades, intereses y deseos. El dominio que tenemos sobre la naturaleza, que justifica la posición hegemónica que nuestra especie tiene dentro de ella, lo hemos conseguido gracias, sin duda alguna, a nuestras excepcionales capacidades cognoscitivas.

Pero el conocimiento humano es una actividad compleja, es un largo proceso que va desde la obtención de la información a través de nuestros sentidos (percepción) hasta la elaboración y el procesamiento de esa información por parte del pensamiento abstracto.

Entramos en contacto inmediato con la realidad a través de nuestros sentidos. Es el conocimiento más básico que tenemos y se llama conocimiento sensible, experiencia o percepción. Ésta no consiste, como se suele creer, en la mera recepción de la información por parte de nuestros órganos receptores, sino que supone una elaboración de esta información de acuerdo con determinados factores subjetivos y un tipo de leyes. Así pues, la percepción es un fenómeno complejo, que va más allá de mera sensación y que involucra a toda la persona.


1.- LA SENSACIÓN

Antes de hablar de la percepción, es preciso estudiar la sensación, un proceso más básico, sin el cual, la percepción no sería posible.


1.1 la base de la percepción

Vemos la luz y los colores; oímos los sonidos, ruidos, degustamos sabores, captamos diferentes olores, cuando nuestra piel entra en contacto con diferentes objetos, sentimos dureza o blandura, calor o frío y, en ocasiones, dolor. En todos estos casos, hablamos de sensaciones.



La sensación es un fenóme­no originado por la excitación de un órgano sensorial. Esta excitación (fase física) es pro­ducida por un estímulo físico o químico. Dicha excitación genera una corriente nerviosa que va del órgano en cuestión hasta el cerebro (fase fisiológica), y segidamente se produciría la captación propiamente de una cualidad (fase psíquica). Gracias a este proceso, entramos en contacto con la realidad exterior (captando colores y sonidos, etc) o bien con cier­tos esta­dos internos (captando do­lor, sed, etc).

Así pues, hablamos de sensación para referirnos a la captación de cualidades sensibles (visión del color, audición del sonido, etc) a través de nuestros sentidos; pero, también se emplea este término para designar a las cualidades sensibles propiamente dichas (un color, un sonido, etc).
1.2 clasificación de los órganos receptores
Como hemos visto, la sensación se origina cuando el órgano de un sentido (receptor) es estimulado por una energía física (color, olor, etc.). Tradicionalmente, siempre se ha pensado que los sentidos eran cinco; pero esto ha cambiado; actualmente los científicos enumeran hasta once sentidos distintos clasificados en tres tipos. Por un lado estarían los exteroceptores que recogen información del mundo exterior (son los cinco sentidos clásicos : vista, oído, olfato, gusto y tacto (este último diversificado en: calor, frío, presión y dolor). Por otro lado, estarían los propioceptores, que nos informan sobre los músculos y los movimientos del cuerpo (el sentido cenestésico y el vestibular o del equilibrio). Por último los interoceptores, que nos informan del estado de nuestros órganos internos o vísceras.


1.3 los umbrales de la sensación

Para que se dé una sensación com­pleta no basta con que exis­ta un estímulo. Éste debe exci­tar los órganos senso­riales con una determi­nada intensidad y duración para que pueda ser captado y tengamos concien­cia de él. Esto significa que nues­tros sentidos sólo fun­cionan co­rrectamente den­tro de ciertos límites a los que llamamos "umbrales de la sensación". Este concepto pertenece a la psicofísica que estudia la relación entre la sensación y el estímulo.
- UMBRAL MÍNIMO: es la can­tidad más pequeña de estímu­lo necesaria para que se produzca una sensación consciente. Por ejem­plo, la intensidad míni­ma de luz con la que podemos dis­tinguir formas o colores, o el sonido más suave que pode­mos oír. Cada sentido posee su propio umbral míni­mo; po­demos decir que unos son más potentes que otros y esto varía de una especie a otra (la vista del águila es más potente que la nuestra, el oído de un perro capta soni­dos más agudos que el nues­tro).
- UMBRAL MÁXIMO: Es la cantidad de estímulo más allá de la cual, no notamos ningún aumento de la sensación. Ejemplo: si aumentamos progresivamente la intensidad de luz de una habitación, llegará un momento que no notemos dicho aumento.
- UMBRAL DIFERENCIAL: es la cantidad de estímulo necesaria para que el sujeto note un cambio en la sensación o la cantidad de estímulo que hay que sumar o restar al estímulo inicial para notar un aumento o disminución de la sensación. Es decir, el um­bral dife­rencial indica la sensibili­dad o finura de un sentido para captar pequeñas varia­ciones en el estímulo (ej.: cuántos puntos hay que subir el volumen de la radio para notar el aumento; cuan­tos gramos hay que añadir a un kilo de sal para notar más peso).

2.- LA PERCEPCIÓN.
Hemos hablado hasta ahora de cómo se producen las sensaciones, pero lo cierto es que nunca percibimos sensaciones sueltas sino objetos compuestos de varias sensaciones al mismo tiempo (intenta percibir una mancha de color sin ver al mismo tiempo su forma). El sujeto nunca capta la información que le viene del mundo exterior en forma de un cúmulo desorganizado de colores, sonidos, sabores, olores, etc, sino como algo estructurado, como un complejo de cosas u objetos.

Por tanto, podemos hacer una distinción fundamental entre sensaciones y percepciones: se llama SENSACIÓN a cada cualidad concreta obtenida por uno de nuestros sentidos (un olor). La PERCEPCIÓN, sin embargo, es siempre un conjunto de sensaciones captadas al mismo tiempo y que forman una unidad y con un cierto orden, ya sea un obje­to (una manzana) o una escena completa (un paisaje). Es decir, la percepción es un proceso constructivo por el cual vamos más allá de las sensaciones organizando y captando conjuntos o totalidades dotadas de sentido.

2.1 características de la percepción
a) La percepción como un proceso bipolar

Se suele pensar que al percibir algo, este libro, esta mesa, este ruido que llega de la calle, etc, somos totalmente pasivos y receptivos; es decir, que nuestras percepciones son reflejos absolutamente exactos de la realidad (copias de las cosas). Sin embargo, esto no es cierto. La percepción es un proceso bipolar que depende, en parte, de las características de los estímulos que activan los órganos de los sentidos, y en otra parte, de las características de la persona que percibe (de sus experiencias, motivaciones, actitudes, personalidad, etc). No somos, por tanto, meros espectadores; la percepción es un fenómeno activo en el que interviene toda la persona.
b) La percepción como un proceso de información-adaptación

La percepción tiene un papel esencial en nuestra existencia. Nos proporciona información sobre el mundo posibilitando formas muy desarrolladas de pensamiento (ciencia, filosofía, etc); pero, sobre todo, posibilita nuestra adaptación al medio en que vivimos. El resto de los animales, por lo general, perciben especialmente aquello que les permite sobrevivir, lo que demuestra ese carácter adaptativo de la percepción. Si el hombre cuenta con una riqueza perceptual más grande se debe a que es más desvalido y necesita utilizar más medios que ninguno.

El fenómeno de la constancia perceptiva, muestra claramente la función adaptativa de nuestras percepciones. Los estímulos que percibimos de nuestro entorno varían continuamente: cambios de color por la intensidad de a luz, variación de las formas por la perspectiva, variación del tamaño por la distancia. Sin embargo nosotros los percibimos, como si no cambiaran, de manera constante. Percibimos un huevo como ovalado aunque desde cierta perspectiva pueda parecer redondo; cuando hay una disminución de la luz, los objetos mantienen su color; cuando nos despedimos de un amigo y lo vemos alejarse por la calle, no percibimos que está encogiendo increíblemente sino que para nosotros conserva su tamaño.

La constancia de nuestro mundo perceptual favorece nuestra adaptación. Si lo que percibimos variase continuamente, sería mucho más difícil reconocer los objetos y, por tanto, sobrevivir.


  1. c) La percepción como un proceso de selección: la atención


La función adaptativa de la percepción explica su carácter selectivo. Percibimos unas cosas y no otras; la percepción es selectiva y esta selección se realiza mediante lo que llamamos atención. La atención es un mecanismo de selección activa de la información recibida.

Existen una serie de factores que afectan a la atención:



- Factores externos: posición del estímulo respecto al observador, tamaño, color, luminosidad, movimiento y cambios, novedad, intensidad, etc.

- Factores internos: fundamentalmente el interés (determinado por las necesidades del momento, motivaciones personales, impulsos básicos, gustos, ocupaciones profesionales, etc). Prestamos atención (y, por tanto, percibimos) a lo que nos interesa; y pasa desapercibido lo que no nos interesa
  1. 2.2 cómo percibimos

  2. 2.2.1 Configuración del campo perceptivo


Los psicólogos asociacionistas veían la percepción como un conglomerado de sensaciones aisladas que el sujeto asocia de manera mecánica de acuerdo con su experiencia pasada. Pero ello, como demostraron los miembros de la Escuela de la Forma (o Teoría de la Gestalt), es falso. Siempre percibimos un “todo organizado”, una forma o figura que es más que la simple suma de las partes (sensaciones) que lo componen y es anterior a ellas (figuras 1 y 2)

f
ugura 1 figura 2

Cualquiera de nuestras per­cepcio­nes, por muy simple que sea, consta por lo menos de dos elementos: una


Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad