Tecnologias de poder



Descargar 60.52 Kb.
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño60.52 Kb.

TECNOLOGIAS DE PODER

Hoy podemos considerar la problemática del poder en una dimensión estratégica muy diferente a la propuesta en otros momentos de la historia.


Es el filósofo Michel Foucault quien devela las cuestiones del poder y coloca a nuestro alcance, herramientas para visualizar las transformaciones que se efectuaron sobre los modos de ejercerlo y las diversas metodologías implementadas epocalmente.
En “Microfísica del poder” presenta dos modalidades de ejercicio de poder: el modelo de la lepra, característico de la sociedad feudal y el de la peste que representa los intereses de la sociedad disciplinaria opuesta al primer modelo.
La lepra como figura significativa porque se asocia al tratamiento estigmatizador que excluye y expulsa, tan característico en la edad media, utilizado para los leprosos.

Este modelo se denomina binario porque están los leprosos y los que no lo son. Estigmatiza porque los marca y además los coloca fuera del perímetro de las ciudades para que se pudran… es un castigo divino.

Este modelo binario deja a los buenos y sanos adentro, a los malos y enfermos afuera, constituyendo de este modo una comunidad purificada.

Vemos que actúa por “represión” directa sobre el leproso, el mendigo o el loco. Aquí el individuo deja de ser ciudadano y pasa a ser una masa amorfa con otros en su misma condición, de relegados y excluidos por la fuerza.

Este modelo aplica el poder como fuerza desde el exterior que se ejerce de modo negativo… denegando, prohibiendo, castigando.

Una concepción jurídica del poder que también es teológica y feudal. Es la ley que prohíbe, que se genera desde lo más alto de las estructuras del estado y se ramifica. Es un poder soberano. El par que se juega es soberanía obediencia.


La peste en cambio es un modelo diferente de ejercicio de poder que actúa basándose en el control, es ideado como dispositivo por la sociedad disciplinaria, acotando el espacio, cerrándolo para ejercer sobre el sujeto la vigilancia y el control. Aquí todo se deja registrado, hay un trabajo permanente de observación y registro de todo aquello que realiza el sujetado, interesa mucho como lo hace porque de allí se extraerá un plus de saber al servicio de más poder para el vigilador. Esta etapa se representa como paradigma del ARCHIVO.

Se asignan lugares fijos para cada uno, el lugar de la mujer, del varón, del loco, de la prostituta, del vigilante. Aquí el sujeto del significante es la función.

Todo está funcionarizado. El modelo es de orden y planificación, todo ordenado reticularmente, atravesado por la mirada del poder vigilador para que se transparenten los procesos y los sujetos otorgándole una visibilidad absoluta al vigilador.

Este es un poder que no actúa por represión porque es “normalizador”, es un poder difuso, imbricado en las capilaridades de las prácticas sociales.

La ley prohíbe, por lo tanto no es una concepción jurídica del poder, es una idea novedosa que se apoya en modificar a los sujetos, encaminarlos, dirigirlos, configurando subjetividad positivamente porque lo normalizan y al normalizarlo lo incluyen en el sistema.
Es un poder que hace hacer… el tiempo es oro, son técnicas disciplinarias para que se produzca más en todos los ámbitos.

Coacción disciplinarias para hacer los cuerpos mas rentables fue el gran intento del capitalismo.

El sujeto esta vigilado, acotado pero incluido. Es una concepción normalizadora del poder.
El principal carácter del poder es su positividad produce discursos, saberes y verdades conectándose a modo de red, interactuando por sus capilaridades y en constante transformación, donde hay anudamientos y cristalizaciones que marcan el lugar de las instituciones de poder, son esos puntos de poder, esas condensaciones formadas por la familia, la escuela, las clases sociales, la justicia etc.
Los sujetos portan discursos y prácticas instituidas, normatizadas, moralizadas y normalizadas ejercen un poder y no son conscientes de ello, cuanto más sutil es su ejercicio, más poderoso se vuelve.

Es un poder que no esta basado en la ley y por lo tanto no es soberano, este nuevo poder está apoyado en los discurso que son hablados sin ser consciente del mismo, es un poder instalado en la capilaridad de las prácticas y de allí su sutileza. Es un poder domesticador, de dominio y no de soberanía. Se muta del par soberanía – obediencia al par de dominador – dominado.


Este poder normalizador, esta sustentado por la verdad, va a en su búsqueda y para ello utiliza a sus legitimadores: los que detentan el conocimiento, el médico, el psicólogo, el maestro que portan un status y un salario.
Estos dos modelos el de la lepra y el de la peste, se complementan, son agónicos pues primero se separa lo sano - enfermo, lo considerado loco – cuerdo, lo normal – anormal, es decir primero se los divide binariamente, para luego aplicar sobre ellos la normatización, vigilancia y control.

Se complementan para producir en las instituciones, en las subjetividades marcas y efectos multiplicadores.


El guardián, ve lo que tiene delante de los ojos.

El clínico ve dentro del cuerpo.



El psicólogo ve dentro del alma.


Michel Foucault señala:

  • El poder no se posee como un bien, el poder es estrategia y se realiza cuando funciona.

  • El poder es del orden de la fuerza y pone en movimiento materias y funciones no formadas, “blandas”, no es una estructura.

  • El poder es un “diagrama”, un sistema físico inestable en continuo equilibrio – red de circulación de poder sin centro.

  • Los dispositivos de poder son los puntos de condensación en las complejas redes como las clases sociales, la familia, las instituciones.

  • No se ejerce siempre de igual modo, no tiene continuidad, es difuso.

  • El poder no está localizado, es un efecto de conjunto que penetra en todas las manifestaciones sociales.

  • Actúa por normalización y no por represión. Produce positivamente a los sujetos.

  • Cuando está solo en la ley (expresión jurídica del poder) tiene poco poder de sujetación.

  • El carácter del poder es positivo porque produce discursos, saberes y verdades que van a ser el sustento de toda práctica social.

  • El poder es múltiple y es un juego de fuerzas.

  • El poder es entendido como “la capacidad de unos para conducir las acciones de los otros”.

  • La coherencia del poder es que sus portadores no son conscientes ni llevan un plan determinado, en su lugar utilizan códigos y discursos médicos, psicológicos, jurídicos, pedagógicos.

  • La intención subjetiva es normalizar y llevar salud, educación justicia, felicidad.

  • El poder funciona no a pesar de no saber… funciona precisamente porque no saben que saben.

  • El poder es más poderoso cuanto mas sutil e imperceptible y los sujetos están desprovistos de toda capacidad de ver.

  • El poder es relacional, donde hay poder hay resistencia o contrapoder.

  • El poder funciona en la capilaridad de las prácticas sociales donde múltiples sujeciones y sometimientos construyen al sujeto positivamente.

  • La sociedad disciplinaria busca legitimar este poder por medio de la verdad y sus legitimadores.

  • Hay una tríada poder-saber-verdad.

  • Los discursos de las ciencias acumulan saber poder en relación a los niños, las mujeres, el sexo, los presos, los enfermos, etc. (se los controla, estudia, observa, se los interroga)

  • Como el sistema está obligado a buscar la verdad recompensa a todos sus legitimadores como los médicos, pedagogos etc. Con salario y status.

  • El poder AGRUPA, SOCIALIZA Y COMPONE por un lado (cuando la cooperación y la solidaridad se transforma en organización social y política = grupo).

  • Y SERIALIZA, INDIVIDUALIZA Y DESCOMPONE por otro lado (cuando unos pocos se apropian de la capacidad productiva de los muchos otros, este es el modelo del panóptico = serie).

  • El modelo del panóptico es polivalente. Sirve para

  1. optimizar la producción (en la fábrica)

  2. reformar la moral (en la cárcel)

  3. Difundir la instrucción (en la escuela)

  4. Controlar la reproducción (en la familia).

Pasamos al dispositivo del panóptico como opuesto al anfiteatro griego. Dispositivo arquitectónico que está al servicio del pueblo todos ven a unos pocos, los actores que interpretan el rol y se colocan la máscara. Allí se producía una sintonía casi mágica, una corriente de comunicación y empatía con los personajes representados.



EL DISPOSITIVO DEL PANOPTICO

En “La verdad y las formas jurídicas” M-F. Se plantea como surgió la prisión y las estrategias de poder sostenidas en las prácticas de vigilancia y control. Aquí muestra como el saber que en la Edad Media tiene que ver con la Indagación y la prueba, en la sociedad moderna se apoya en la sospecha.

La sospecha de que en cada sujeto se esconde un trasgresor o culpable de ahí que se vigila constantemente para ver si cumple o se desvía de la norma.

A partir de esta transformación el sujeto está dando examen siempre, examen de aptitud, de normalidad.
Comencemos nosotros por el dispositivo del panóptico, que M.F. utiliza para describir una modalidad fisgona que se instalará en la modernidad.

Describir este dispositivo para observar como opera, que funciones cumple y al servicio de que fue implementado.


Su inventor fue un tal Jeremy Bentham 1748-1832, filósofo. Economista y jurista inglés que tiene nuevas ideas sobre la educación de los niños y los prisioneros.

Su concepción del panóptico es para que desde un solo punto se pueda visualizar toda la parte interna de la institución u organización.


¿Cómo funcionaba? Se disponía a los individuos en celdas separadas de modo que no tuvieran relación entre sí, aún cuando cada uno realizara al mismo tiempo parte de un trabajo colectivo.

Este dispositivo pensado originariamente como carcelario, se extendió como diagrama y concepción a todos los rincones de la sociedad, a los ámbitos fabril, escolar, religioso, militar etc. Se instala así la concepción de la mirada institucional,

apoyada en el control disciplinario y accionar moralizante que conlleva un plus porque aquel que ejerce el control, constituye un saber observando a su vigilado que utilizará para afinar este instrumento de "normalización".
¿Cuales son sus efectos? Aliena, disocia, serializa, debilita ya que un individuo inmerso en dicho sistema, no puede apropiarse de su capacidad productiva.

El sujeto es gregario y lo grupal genera formas de cooperación y solidaridad que potencian la capacidad de sus componentes que se transforma en organización social y política.


Si miramos atentamente como funcionan, la cooperación y la solidaridad en nuestro sistema de vida, en nuestras sociedades, observamos que no pueden ser suprimidas pero si cooptadas y direccionadas en función de determinados intereses.
Las relaciones de poder instalaron asimetrías jerárquicas y discontinuidades; tanto es así que hoy, en Argentina, el nivel de asociacionismo y de pertenencia a diferentes grupos y organizaciones es 10 veces mayor en las clases dirigentes y poderosas que en la clase popular.
Es un modo de empobrecer también la vinculación porque la solidaridad y la cooperación puesta al servicio de un proyecto potencian y multiplica la capacidad política de los sujetos en cuestión.
Michel Foucault lo decía de otro modo: "el poder socializa, agrupa y compone, por un lado, pero individualiza, serializa y descompone, por el otro".

Divide y reinarás” es una consigna que Maquiavelo daba al príncipe. Si en cambio hablamos del campo de la comunicación en la operación psicosocial…… el

Todos a mí” es colocar la potencia productiva de la cooperación en beneficio del soberano. (del profesor, del padre, del coordinador).

Todos para todos” es cuando esa potencia de la cooperación se transforma en potencia política. Los ideales de la polis fueron, libertad, autonomía y autarquía.


Es así como hay grupos que detentan una supremacía en las relaciones de poder, dividiendo y serializando, impidiendo que los otros se organicen en forma grupal y solidariamente. Ese es el secreto a voces pero por descubierto no deja de ser eficaz.
El dispositivo se convertía así en un diagrama. Pero su función seguía siendo la misma: evitar que la cooperación productiva se convirtiera en solidaridad social y política.
En el ámbito de la psicología social y con nuestras herramientas podemos observar que cuando en el grupo imperan las jerarquías instituidas y estereotipadas, los miembros se individualizan, en el sentido de quedar aislados de los otros, por la competencia y la desconfianza.
Posponer la individualidad que no es igual a renunciar a la identidad. Esto lo vemos con el dispositivo de grupo operativo que justamente lo podríamos entender como contracara del dispositivo del panóptico, como contracara por su disposición espacial y efectos sobre la subjetividad.
Michel Foucault describe al dispositivo como un conjunto de elementos muy heterogéneos que van desde enunciados científicos hasta medidas administrativas; desde instituciones y disposiciones espaciales y arquitectónicas hasta discursos y prácticas morales. Son elementos discursivos y no discursivos. (Panóptico – arquitectura escolar del 80)

Dispositivo social es la red que puede establecerse entre todos estos elementos. Es los conglomerados de múltiples dispositivos de conjunto.

Con esta idea de maquinaria, de mecanismo, de red interactiva, explica lo que pasa dentro del dispositivo… que las instituciones sociales y las subjetividades, están estructuradas y organizadas al mismo tiempo para dar respuesta a alguna urgencia social. (Flia. Cambia, sujeto modifica)



Y que esta estructuración simultánea determina que se sienta, piense y actúe en determinada dirección.

Podemos pensar que las urgencias sociales aparecen en los momentos de crisis y la crisis se hace presente porque aquello que nos fue útil en determinado momento para pensar y abordar la realidad ya no nos sirve, no da respuesta.

Esta formación se da en un momento social e histórico determinado que cumple una función estratégica dominante: la de matrizar al mismo tiempo (como habíamos dicho) a las instituciones sociales y a las subjetividades.

¿Cómo se establece y se realiza esta función estratégica de matrizar? Nos dice que a partir de cierta manipulación de las relaciones de fuerza o de poder que intervienen en el campo social, permitiendo que se desarrollen en un sentido y no en otro como programas, bloqueando otras fuerzas o estabilizando y enmascarando ciertas prácticas.

Es un juego de poder íntimamente ligado al saber porque justamente se jerarquiza cierto tipo de saberes y conocimientos que soportan y avalan esas relaciones de fuerzas, que van a ir interconectando los elementos tan heterogéneos (discursivos y no discursivos) entretejiendo una red porque así se establecen modalidades específicas de vincularse. Vamos a tratar de ejemplificarlo.

Pensemos en una sociedad que va modificando su modalidad de producción, donde se instalan fábricas por doquier, el mundo se había ampliado por el descubrimiento de nuevos continentes, el desarrollo de los medios de comunicación, se multiplican así la producción y el comercio. Se comienza a necesitar grandes masas de individuos para cubrir puestos de trabajo.

En la producción mecanizada el tiempo comienza a tener una importancia que no tenía en la antigüedad, se vuelve eje de lo cotidiano con otro valor.

Antiguamente el hombre medía el tiempo con los ciclos de la naturaleza, comía cuando tenía hambre y descansaba cuando oscurecía. En este pasaje, el tiempo del hombre lo marca el ritmo de la máquina y las necesidades de la producción.

La energía humana y la de los animales, la energía del músculo fue reemplazada por la energía mecánica, que en su primera etapa fue sencilla de palanca, polea, relojes y en la segunda etapa nos encontramos con máquinas energéticas.

El sujeto humano deja de ser una fuente energía ciega y barata pero para poder incorporarse más eficazmente a la nueva etapa de la producción necesita ser escolarizado.

Así la instrucción popular estuvo atada a las necesidades de la producción, necesitaban saber leer y escribir, leer la hora, saber contar y pesar. Por lo mismo la instrucción al comienzo estuvo en manos de particulares.

Se van modificando los dispositivos sociales de una época porque ya no dan cuenta de las necesidades.

El autor cuenta que entre 1825-1830 vemos aparecer estrategias para fijar a los obreros de las primeras industrias pesadas en el mismo lugar que trabajaban. Se trataba de impedir la movilidad del empleo y para ello aplicaron diversas técnicas.

Se hace presión para que la gente se case, se procuran alojamientos, se construyen ciudades obreras con la astucia de tener que pagar el alquiler por adelantado y cobrando a fin de mes, con lo cual aparece la figura del sujeto endeudado, endeudado también en el consumo de almacenes y vinos por medio de agentes comerciales que eran parte de la patronal.

Se va formando en torno a todo esto un discurso el de la filantropía con el objetivo de la moralización de la clase obrera. Mas tarde aparecen asociaciones que se proponen directamente la moralización de los trabajadores.

A esto se le agrega el problema del trabajo de las mujeres y el de la escolarización de los niños que se toma como nodo central.

Quiero mostrarles que hay iniciativas locales que tienden a abordar las problemáticas como la escolarización y la solución de la vivienda que es apoyada reajustada, incentivada por sindicatos de patronos, cámaras de comercio, organizaciones religiosas que a su vez reinventan y modifican según las circunstancias del momento y del lugar. Entre todo esto y en conjunto se va obteniendo una estrategia, global, coherente, racional y no se puede decir ya quien la concibió.

El dispositivo social permite ver que no existe algo emergiendo de la nada en un momento determinado, sino que va surgiendo de las prácticas de los sujetos e instituciones y que este dispositivo se va modificando al calor de dichas prácticas.

No existe un poder omnipotente que organiza todo y decide ponerlo en práctica en tal o cual momento.

Es a partir de la urgencia social que se van formando nuevos dispositivos y reformulando otros existentes que entramados y relacionados entre si, van permitiendo dar respuesta.

Entonces el dispositivo de crianza, el de producción, el de la ciencia, el de la técnica, el de la familia, la educación, el de la salud, conforman un conglomerado de dispositivos de conjunto, que interrelacionados, con sus contradicciones, prácticas y discursos hacen al dispositivo social-histórico de la época que es la estrategia gral.

Intentaré ahora desarrollar como operó un dispositivo estratégico: el de la sexualidad.



La sexualidad organizada como dispositivo se transforma a partir de los S.XVII y XVIII en uno de los mecanismos de control privilegiados. El individuo es objetivado “para si mismo y para los demás”, (había que desentrañar los secretos y el sujeto es blanco de interese de distintas disciplinas, pedagógicas, sociológicas, siquiátricas).

En la segunda mitad del S.XVIII se descubrió la importancia del poder que el desarrollo de ciertos saberes tenía sobre la población, muy diferente a aquel que se implementaba sobre el sujeto-súbdito de la etapa monárquica (suplicio y ajusticiamiento). El descubrimiento y la implementación de las leyes que rigen los procesos biológicos sobre los organismos vivos transformaron a los individuos en entidades biológicas que pueden adquirir determinada dimensión para usarla como medio de producción y reproducción. (origen de la bio-política) y las técnicas del control disciplinario.

Así el control de la sexualidad y el desarrollo de las técnicas disciplinarias instalaron “la prohibición de hacer y la obligación de decir”.

Dirá M.F. la disciplina es el mecanismo de poder por el cual alcanzamos a controlar en el cuerpo social hasta los elementos más tenues por los que alcanzamos a los propios átomos sociales que son los individuos.

Se develan una serie de mecanismos por los cuales la sexualidad es confiscada por la familia conyugal, el sexo quedó atado solo a su función reproductora, el sexo es incompatible con una dedicación al trabajo generalizada e intensa.

Se somete con rigor la sexualidad en esta época victoriana hipócrita pero va acompañada de la proliferación de discursos “normalizadores” destinados a decir la verdad sobre el sexo. Es así como la ciencia y la técnica organizan los criterios de verdad que van a matrizar sujetos e instituciones.

La represión pasa fundamentalmente, no tanto por la prohibición, pasa más por las instancias de control y vigilancia montados por la pedagogía y la terapéutica. Saber para dominar, para domesticar… que también fue una consigna de las ciencias de la modernidad: conocer para conquistar y dominar.

Esta sociedad de la modernidad, es perversa, pudiéramos pensar que su perversión es fruto del acendrado puritanismo o como contrapartida por su hipocresía pero no, es perversa directamente.

Veamos… la monogamia heterosexual continuó siendo la regla interna del campo de las prácticas y de los placeres pero la pareja legítima, con su sexualidad regular tiene derecho por ende, a mayor discreción.

Tiende a funcionar como una norma más rigurosa pero más silenciosa.

Se estabilizó la sexualidad dentro del dispositivo familia, ahora se interroga la sexualidad de los niños, de los locos, la de los criminales, se interroga al placer de los homosexuales… se interroga a todas esta figuras de antaño apenas advertidas, hoy les toca avanzar y realizar su confesión, se las condena igual pero se las escucha. Recordemos “prohibición de hacer, obligación de decir”

Los niños demasiado avispados, los precoces, los colegiales ambiguos, sirvientes y educadores dudosos, maridos crueles o maniáticos, coleccionista solitarios… pueblan los consejos de disciplina, los reformatorios, las colonias penitenciarias, los tribunales y los asilos.

La multiplicación de estas sexualidades periféricas transformadas en perversas legitiman la existencia del discurso científico, el saber legitima el control, había que saber, conocer sobre el cuerpo para domesticar el alma, la voluntad, la conciencia. Toda una batería de nuevas disciplinas como el psicoanálisis, la pedagogía, la psiquiatría estuvieron al servicio de la “normalización” de la subjetividad.

El encadenamiento del saber-poder esta asegurado por las innumerables ganancias económicas, que gracias a la mediación de la medicina, la psiquiatría, de la prostitución y de la pornografía articulan el poder y el placer en mecanismos complejos de excitación e incitación.

Sexualizar el poder es la manera de volverlo apetecible. El S.XIX inscribe toda manifestación sexual en el círculo oficial de la medicina, la pedagogía, la religión, la justicia y la hace objeto de análisis y desentrañamiento. Genera conocimiento para utilizarlo en relaciones de dominación. Esto es dominación epistemológica.

Etapa que coincide con el capitalismo industrial y el desarrollo del poder burgués cuya eficacia se basa en la aparente división entre el espacio público y el privado pero que en realidad actuaron con una aceitada correspondencia interdependiente.
El espacio privado permite resguardarse de aquello que a partir de ahora acechará desde el espacio público: un “ojo” que pretende develar lo oculto en el interior del propio sujeto especialmente de aquellos que no se avienen a las nuevas reglas de juego.

Este dispositivo de la sexualidad que también denominaremos MIRADA INSTITUCIONAL, fundamentado en lo disciplinario, puede entenderse como una sustitución de la hasta entonces permanente presencia de la mirada divina. Permite ejercitar la mirada para que llegue a todos los rincones del espacio institucional en busca del pecado, la falta o algo para corregir.

Como no hay un ojo divino vigilante pues la racionalidad burguesa consolidada por los desarrollos de la ciencia hacen descreer de la religión, se impone entonces una mirada, una visibilidad humana e institucional que garantice la función del control social que hasta el momento solo aseguraban los factores religiosos.

El nuevo orden social esta basado en la lógica del trabajo y la producción, necesita de la disciplina para someter voluntades.



Pienso que hemos podido observar como se imbricaron estos dos bornes del par poder-saber en la modernidad.

LIC. BEATRIZ LEONARDI






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad