Sugerencias Guadalupanas



Descargar 0.86 Mb.
Página8/10
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño0.86 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
Becerra Tanco, Origen milagroso y De la Torre Villar y Navarro de Anda, Testimonios históricos -). Ahora bien, dicho argumento nos parece improcedente en los casos de Juan Diego y Juan Bernardino, ya que ellos sabían pronunciar sus propios nombres cristianos y no se ve por qué no pudieran llegar a pronunciar el de la Señora.

18 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 442 . Ya desde el siglo XVII y también en la actualidad, ante el hecho de que los españoles efectivamente corrompían, hasta cómicamente, las palabras indígenas, se proponen posibles nombres indios de la Señora. Cfr. Becerra Tanco, Origen milagroso, p. 321 y 322, Rojas Sánchez, Mario, Guadalupe Símbolo y Evangelización: la Virgen de Guadalupe se lee en Náhuatl, México: Othón Corona Sánchez, 2001, p. 34 y 35 (en adelante citado como Rojas Sánchez, Guadalupe), Siller Acuña, Clodomiro, Para comprender el mensaje de María de Guadalupe. Buenos Aires: Guadalupe, 19903, p. 93 y 94 (en adelante citado como Siller Acuña, Para comprender) y Flores Segura, Joaquín, Nuestra Señora de Guadalupe. México: Progreso, 1998, p. 37, nota 27 (en adelante citado como Flores Segura, Nuestra Señora ).

19 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p.163.

20 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p.163, 164 y 185.

21 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p.164.

22 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 143.

23 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 145.

24 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 185.

25 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículo 15 y Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 145 y 146.

26 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículos 23 y 118.

27 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 143.

...‘Xocóyotl’ era el título [...] del hijo menor [...]. Lejos, pues, de implicar menosprecio, acentúa la ternura y la estima...”. En Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 166.

Si bien noxocoyouh” es una expresión afectuosa que puede referirse también al hijo que requiere una atención particular, por estar enfermo, indefenso o desvalido, nos parece incorrecta traducirla “hijo mío el más desamparado”. Así lo hace Siller Acuña, interpretando además que Nuestra Señora al utilizar dicha expresión, estaría denunciando una situación de sometimiento, opresión, explotación y pobreza en que la conquista española habría sometido a los indígenas. Cfr. Siller Acuña, Para comprender, p. 66 y 67 y Siller Acuña, Anotaciones y comentarios. En AA VV, Conmemoración Guadalupana, Conmemoración Arquidiocesana, 450 años, México: Instituto Superior de Estudios Eclesiásticos, 1984, p. 151. (en adelante citados como Siller Acuña, Anotaciones y comentarios y AA VV, Conmemoración Guadalupana).

Sin duda ese no es el sentido con el que lo utiliza Ella en el relato, ni aquel con el que Juan Diego, utilizando la misma expresión (Hija mía la más pequeña, acompañada por distintos diminutivos), se refiere a la Reina del Tepeyac en los Versículos 50, 55, 66, 110 y 116.



Es, por otro lado, un buen ejemplo, de aquellas ...palabras y frases mexicanas [...] que en su idioma suenan bien a los que las entienden, vueltas en nuestro castellano, como están en su fuente, degeneran y desdicen del decoro y decencia, que en el mexicano les dan las partículas reverenciales propias de aquesta lengua, que no tiene la nuestra castellana; y así salen las palabras, tan nimiamente afectuosas, que parecen irreverentes y no dignas de la majestad de la Señora que las habló, y del respeto de Juan Diego cuando las dijo. En el mexicano, como lo afectuoso y lo tierno de ellas está embebido en lo reverencial del estilo de la lengua, suenan bien, y causan a un tiempo respeto y amor...”. En Florencia, Francisco de, La Estrella del Norte de México (1688). En De la Torre Villar y Navarro de Anda, Testimonios históricos, p. 374 y 375 (en adelante citado como Florencia, La Estrella).

28 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículo 22 y Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 165.

29 Cfr. Sahagún, Historia general, lib. VI, cap. XV, p. 339, León-Portilla, Miguel, Cuícatl y tlahtolli, en Estudios de cultura náhuatl (revista), vol. XVI, México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1983 [Instituto de Investigaciones Históricas], p. 53 y 55 (En adelante citado como León-Portilla, Cuícatl y tlahtolli) y Chitarroni, El modelo pedagógico, cap. II, subtítulo “Palabra salvadora y madurez personal”, p. 115 a 119.

30 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 164.

31 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículo 119, Sahagún, Historia general, lib. VI, cap. XI, p. 328, Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 322 y Duran, Diego, Historia de las Indias de Nueva España e islas de la tierra firme, México: Porrúa, 19842 (Colección “Biblioteca Porrúa”, n. 36 y 37), t. II, cap. VIII, p. 74 y cap. XV, p. 127 (en adelante citado como Duran, Historia de las Indias).

Diego Duran, fraile dominico, “...escribió de historia y religión de los indios, pero no reduciéndose a un trabajo académico, sino llenando sus escritos de sabrosas referencias a la vida cotidiana y al sentir indio, que él conocía de primera mano, puesto que, aunque nació en Sevilla en 1537, llegó a México a los 5 años y desde entonces convivió en Texcoco con los naturales, aprendiendo a perfección su idioma, de modo que puede hablar por sí mismo, a diferencia de Sahagún que depende de sus informantes.”. En Guerrero Rosado, Los dos mundos, p. 13 y 14.

32 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículo 118 a 120, Sahagún, Historia general, lib. VI, cap. IV, p. 306 y cap. V, p. 309 y 310 y Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 320, 322 y 323.

33 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 237. Nuestra Señora ante algunos protagonistas del acontecimiento manifiesta esa autoridad, aún cuando no escuchen una palabra pronunciada por sus labios, con su sola presencia o palabra-imagen (así por ejemplo con Fray Juan de Zumárraga).

34 Ver más adelante subtítulo “Suscita acciones obedientes”, p. 37.

35 Entrevista personal con el Doctor José Caamaño, julio de 2003.

36 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 167 y 413 y Sahagún, Historia general, lib. VI, cap. XXIII, p. 365.

37 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 415.

38 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 411, 454, 460 y 461.

39 Callahan, Philip y Smith, Jody, La Tilma de Juan Diego ¿Técnica o milagro?, Estudio analítico al infrarrojo de la Imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, México: Alhambra Mexicana, 1981, p. 75.

40 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 415.

41 Cfr. Chitarroni, El modelo pedagógico, Estado de la Cuestión, subtítulo “Estudios impactantes y desde variados enfoques científicos”, p. 31 a 34.

42 Cfr. Paredes, Toribio, Memoriales, México: El Colegio de México, 1996 [Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios, Biblioteca Novohispana], p. 537 a 540.

43 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 456.

La sociedad india, de población masculina disminuida por las guerras o por su dedicación al sacerdocio, veía muy bien que los nobles acogieran como esposas a muchas mujeres. Lo anterior ...no era permitido a muchos, como algunos piensan, sino sólo a todos los principales de mucha calidad y estima, a gente de valor, y no habían de tener más que las que pudiesen sustentar de comer y vestir...”. En Duran, Historia de las Indias, t. I, cap. X, p. 264.



Es por esto que los ...indios, y las propias indias, en un principio favorecieron encantados la poliginia de los blancos, porque la veían completamente de acuerdo con sus tradiciones; pero, siendo un pueblo tan cariñoso con sus hijos y tan disciplinado y ascético en sus relaciones sexuales, no estaban preparados para el escándalo de verlos después rechazar a esas ‘esposas’ y, lo que es peor, desamparar a sus propios hijos, so color de obedecer los preceptos de su religión. Para ellos eso era[...] perpetrar esa incalificable infamia de rechazar y abandonar a sus esposas e hijos...”. En Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 53.

44 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículos 29 a 33.

45 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 188.

46 Anónimo, Huehuetlatolli, que contiene las pláticas que los padres y madres hicieron a sus hijos, y los Señores a sus vasallos. todas llenas de moral y política. Recogida, arreglado y acrecentado por el Padre Fray Ioan Baptista de la Orden del Seraphico P. Sanct Francisco. Con privilegio. En México, en el conuento de Sanctiago Tlatilulco, por M. Ocharte, Año 1660, México: Comisión nacional conmemorativa del V centenario del encuentro de dos mundos, 1988, Amonestaciones en Tepeyac, p. 447 (en adelante citado como Anónimo, Huehuetlatolli).

47 Anónimo, Huehuetlatolli, Palabras de exhortación con que la madre así habla, instruye a su hija, p. 313.

48 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículo 28.

49 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 17.

50 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 153. Aclaramos que Monseñor Guerrero refiere la afirmación que citamos a la comunicación de Nuestra Señora de Guadalupe para con sus destinatarios indios y en cambio aquí, dándole mayor alcance, la asumimos refiriéndonos también a sus interlocutores españoles.

51 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 330 y 331. Vale también para esta cita textual la aclaración que realizamos en la nota anterior.

52 Así utiliza las palabras: Sancta, Dios, Obispo. Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 173.

También nos parece un rasgo de su precisión al hablar y al servicio de la finalidad que busca alcanzar la revelación del nombre árabe Guadalupe. Cfr. Chitarroni, El modelo pedagógico, cap. VI, subtítulo Marianismo español”, p. 246 y 247.



53 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículos 33, 43, 141 y 206 y Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 360.

54 Cfr. Chitarroni, El modelo pedagógico, cap. IV, subtítulo El vidente del Tepeyac en el Nican mopohua, p. 188 a 192.

55 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículos 31, 32 y 214 a 218.

56 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 358. Vale aquí, con respecto al nuevo alcance que damos a lo afirmado por autor al que remitimos, misma aclaración que hicimos en nota 50.

57 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 236 y cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículo 60.

58 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 333 y cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículos 134 a 140.

59 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículos 181 a 183 y Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 359 y 360.

60 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículo 214.

61 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículos 55 y 60.

62 Cfr. Siller Acuña, Anotaciones y comentarios, p. 146.

63 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 7.

64 Cfr. Chitarroni, El modelo pedagógico, cap. I, especialmente subtítulo “Método y actividades”, p.102 a 104.

65 Ricard, Robert, La conquista espiritual de México. Ensayo sobre el apostolado y los métodos misioneros de las órdenes mendicantes en la Nueva España de 1523-1524 a 1572, México: Fondo de cultura económica, 19862 (7ª. reimp. 2002), p. 104 (en adelante citado como Ricard, La conquista).

66 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 412, nota 7.

67 Ricard, La conquista, p. 104.

68 Ricard, La conquista, p. 105.

69 Ricard, La conquista, p. 105.

70 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 13.

71 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 115.

72 Ricard, La conquista, p. 104.

73 Ramírez, Santiago, El Mexicano. Psicología de sus Motivaciones, México: Grijalbo, 19775, p. 47.

74 Ricard, La conquista, p. 104.

75 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 173.

76 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 173.

77 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 116. En manejo de la fuente citada remitimos, una vez más, a aclaración de nota 50.

78 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 142.

79 Cfr. Chitarroni, El modelo pedagógico, cap. VI, subtítulo “Mentalidad contemporánea”, p. 247 y 248.

80 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 173.

81 Cfr. Segala, Amos, Literatura náhuatl. Fuentes, identidades, representaciones, México: Grijalbo, 1990 (Colección “Los Noventa”), p. 38 (en adelante citado como Segala, Literatura náhuatl).

82 Cfr. Elizondo, Virgilio, Guadalupe, Madre de la nueva creación, Navarra: Verbo Divino, 1999, p. 57 (en adelante citado como Elizondo, Guadalupe).

83 Cfr. Rojas Sánchez, Nican mopohua, Versículos 68, 97, 99, 148, 168.

84 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 124.

85 León-Portilla, Miguel en Sahagún, Los diálogos, cap. VII, p. 151, nota 14.

86 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 124 y Siller Acuña, Para comprender, p. 61.

87 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 124.

88 Testimonio oral del Padre Mario Rojas Sánchez, programa televisivo “Los enigmas de Guadalupe”.

89 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 121.

90 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p.121 y 412.

Y es muy significativa esa asociación del acontecimiento guadalupano con un hecho divino, originario y trascendente, aunque no sea cierto lo siguiente: según el Calendario Azteca de Tenochtitlán, ese año era “...el inicio de un nuevo siglo azteca, que duraba 52 años, y según su mitología el fin del mundo coincidiría con el final de un siglo, de manera que iniciar ese nuevo día [el de la estampación] significaba que tenía un nuevo siglo por delante”. En Flores Segura, Nuestra Señora, p. 59. Según el Códice Mendocino, un siglo azteca se había iniciado en el ya pasado año 1506. Cfr. Ross, Kurt (comentarista), El Códice Mendoza un inestimable manuscrito azteca, Barcelona: Ediciones del Serbal, 1985, p. 33. (En adelante citado como Ross, El Códice Mendoza).



91 Cfr. Flores Segura, Nuestra Señora, p. 59.

92 Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 121.

93 Cfr. Guerrero Rosado, El Nican mopohua, t. I, p. 122.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad