Sigmund Freud



Descargar 112.47 Kb.
Fecha de conversión11.12.2018
Tamaño112.47 Kb.
Vistas3
Descargas0


Sigmund Freud

ISFDyT N°31 - Profesorado de Educación Primaria 2°B Psicología del Desarrollo y del Aprendizaje II

Profesoras: Yañez Nor, Alexia

Zampallone, Patricia

Integrantes: Astesano, Daiana

Cabezas, Agustina

Lelong, Ma. Alejandra

Muñoz, Marianela








Introducción

En el siguiente trabajo haremos una explicación de las fases del desarrollo libidinal . La pulsion sexual falta en la infancia y se despierta en la pubertad. El recién nacido trae consigo gérmenes de mociones sexuales que siguen desarrollándose durante cierto lapso. Las fases de desarrollo libidinal son cuatro: Fase oral que va desde los 0 - 2 años, Fase sádico anal 2-3 años, Fase Fálica de 3 -5 años, Fase genital que se da en la adolescencia.

La primera y segunda fase se organizan en pregenitales; en zonas genitales que todavia no han alcanzado su papel hegemónico. En la fase oral los labios del bebe se comportaron como una zona erógena. Se asocia con la satisfacción de la necesidad de alimentarse. Esta fase se caracteriza por pulsiones parciales como las inhibiciones sexuales en el período de latencia, como el asco, sentimiento de vergüenza, reclamos ideales en lo estético, y en la moral. Otra de las características son la exteriorizaciones de la actividad sexual infaltil es el chupeteo, es decir el mamar con fricción para buscar placer propio, es decir el contacto de succión con la boca repetido riítmicamente que no tiene por fin la nutrición. El autoerotismo, es quizás la característica más importante en esta fase porque la pulsión no esta dirigida a otra persona, se satisface en el cuerpo propio. La siguiente fase, que como ya mencionamos anteriormente, se denomina sádico anal, y se produce alrededor de los 2-3 años. La actividad es producida por la pulsión a través de la musculatura del cuerpo. Una de las características es que al niño le empiezan a salir los dientes, como también se retienen las heces. Entre las zonas erógenas del cuerpo se encuentra una que desempeña un papel fundamental. Tanto en los varones como en las niñas se relaciona con la micción.

Fase Fálica (de los 3 a los 5 años)

Podemos decir que Freud hace una diferencia en cuanto a la sexualidad de varones y mujeres, realiza una distinción en la del varon porque la de la mujer le es un continente desconocido, es por esto que emite la descripción del complejo de Edipo en este último caso, y su psicología está dirigido al varón.

En el caso del niño el primer objeto sexual es el pecho materno, el cual se vuelve paradigmático para todo vínculo de amor.

El niño ve al padre como un rival perturbador y a quien quiere eliminar y sustituir. También quiere sustituir a la madre como objeto de amor al padre, que es tomado como una actitud femenina. La actitud edípica pertenece a esta fase y va a hacer el fundamento por la angustia de castración, es decir, de interés narcicista hacia los genitales.

En la prehistoria el onamismo de la primera infancia, cuya sofocación por parte de las personas encargadas de la crianza, activa el comportamiento de castración. El hecho de que siga mojandose en la cama sería el resultado del onamismo, en donde se apreciaría su sofocación como una inhibición genital.

La acción de espiar con las orejas el coito de los progenitores a edad muy temprana da lugar a la primera exitación sexual, es decir en el punto de partida para todo el desarrollo sexual.



El complejo de Edipo en la niña pequeña esconde otro, inicialmente la madre fue para ambos el primer objeto, pero comienza a tener una actitud de tierna dependencia hacia el padre, donde tiene una necesidad de eliminar a la madre y ocupar su puesto, porque hay una eliminación del zalo.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos