Servicio de Emergencias Hospital Gral de Agudos Dr



Descargar 59 Kb.
Fecha de conversión05.06.2018
Tamaño59 Kb.
Vistas99
Descargas0


La transversalidad de la violencia en el marco de la atención de los Equipos de Salud Mental de Guardias de hospitales generales de agudos en la CABA”

Área de trabajo: Políticas de salud: políticas sociales, servicios de salud, obras sociales, calidad de atención, recursos humanos y economía de la salud

Autoras: Lic. Laura Pelazas (Psicóloga)

laura_pelazas@hotmail.com

Lic. Claudia A. Pugliese (Trabajadora Social)

claudiapugliese@yahoo.com.ar



Pertenencia institucional:

Servicio de Emergencias – Hospital Gral. de Agudos Dr. Enrique Tornu

Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Introducción

En el presente trabajo se abordará la problemática de la violencia en una de las principales puertas de acceso al sistema de Salud: la guardia de un hospital general del GCBA. Cabe mencionar que las intervenciones en violencia no solo pueden pensarse hacia aquellos sujetos que demandan de la atención, demanda que en la mayoría de los casos es necesario deconstruir para llegar a instancias en que la violencia se visibilice. Consideramos relevante que para el abordaje de la violencia con la población, se revean instancias de trabajo que impliquen la visibilizacion de la violencia institucional que se manifiesta en las lógicas cotidianas de trabajo.

Desde aquí, postulamos que hay diferentes intervenciones a las que apuntamos en un marco interdisciplinario, articulándose en la práctica. Específicamente hacemos referencia a las actuaciones1 de la Psicología y el Trabajo social.

Por un lado, se tratará de relevar los indicadores que den cuenta de que un sujeto está padeciendo esta situación y por otro lado, se propiciará establecer las coordenadas para que los primeros efectos de salud se den en ese encuentro con el equipo de profesionales intervinientes. De manera permanente y conjunta se planteará la necesidad de articulación inter e intrainstitucional para el abordaje de la problemática en cuestión, así como la necesidad de trabajo con las representaciones inter e intrainstitucionales.

Y por último, se planteará la importancia de sostener y fortalecer el trabajo permanente y la construcción de herramientas que permitan abordajes integrales dentro del equipo de salud que se desarrolla en los espacios de guardia hospitalaria diariamente.

Una aproximación a la dinámica institucional y las implicancias de la violencia en la institución

A partir de lo mencionado, si el eje del trabajo es el abordaje de la violencia, no es posible omitir que ésta atraviesa la dinámica de las instituciones desde la propia práctica de los profesionales y agentes de salud, así como desde las representaciones de los sujetos que demandan la atención. La violencia institucional se manifiesta tanto en las barreras materiales y simbólicas de acceso al sistema de salud, hasta en las prácticas y gestiones que se desarrollan en el proceso de salud – enfermedad – atención.

En función del título generado para este apartado, resulta pertinente dar algunas características o aspectos generales que hacen a la institución y a las lógicas que se producen en su interior. Para ello es sumamente vital establecer que la institución a la que nos referimos se enmarca en el ámbito de lo público o comúnmente denominado “estatal”, dentro de este en el ámbito de ciudad de Buenos Aires y dentro del sistema de salud, el cual está regido por políticas específicamente de salud y en un marco de políticas sociales. Este marco, permite hacer apreciaciones con relación a características propias a este tipo de instituciones, en las cuales la burocracia y la falta de superación de barreras simbólicas y materiales, son aspectos naturalizados en la institución. La no identificación de estos problemas genera la reproducción automática de los mismos dentro de la institución. Visibilizar estos andamiajes es un paso necesario en la superación de los mismos.

Siguiendo en la línea de entender el funcionamiento de las instituciones resulta pertinente hacer mención a la idea de juego como facilitador para entender la dinámica y las lógicas de funcionamiento de las instituciones y de los grupos y dispositivos que las integran. Autores como Hugo Spinelli trabajan esta idea en profundidad analizando a los agentes y profesionales de salud como actores o jugadores dentro de un espacio laboral al cual se compara con la idea de juego. Este análisis nos facilita pensar que dentro de las instituciones de salud, y tomando el hospital como la más compleja, el abordaje de la violencia como competente dentro del mismo, se torna más que complejo. A partir del análisis institucional, se observan dentro de las instituciones compartimentos o servicios estancos que perduran con esquemas que se autorreproducen, en los cuales se manejan viejos y complejos paradigmas, entre los cuales lo interdisciplinario solo se presenta como una enunciación políticamente correcta. Pensar en el abordaje de la violencia implica plantearse hacia el interior de los equipos qué representaciones se manejan respecto de la misma, con el objetivo de elaborar estrategias conjuntas hacia un abordaje integral de la salud, que contemple el trabajo en la deconstrucción de violencia como parte de ésta. Las dificultades que queremos plantear con relación a los aspectos institucionales, son a nuestro criterio primordiales para poder explicar cómo se trabaja en ámbitos con historias institucionales tan complejas, cargadas de prejuicios, estereotipos y modelos que tienden al control y a la mirada hegemónica de cada disciplina.

Hay una primera tarea que deben hacer los trabajadores de salud mental como equipo. Esta tarea se trata de informar a las especialidades médicas que los efectos de la violencia es un tema de competencia en salud. Para esto, será de suma importancia que el trabajador de salud mental les muestre a los otros integrantes de la guardia que está formado para intervenir sobre la situación. El equipo de Salud Mental de las Guardias de hospitales generales que se ha incorporado recientemente en los equipos de salud se encuentra altamente capacitado para el abordaje de la violencia dentro del ámbito de salud y mas específicamente como una problemática dentro del mismo. Una particularidad de esta inserción es la experiencia de residencia que la amplia mayoría posee en términos de capacitaciones específicas y la constante capacitación a la que accede permanentemente. Asimismo, cabe mencionar que se plantean como puntos específicos a trabajar dentro del equipo de salud. Se intervendrá en este nivel, directamente sobre aquellos prejuicios que aún están instalados respecto de lo que es el concepto de salud en un Hospital General y de las incumbencias que plantea el abordaje de la problemática de la violencia en estos espacios. Entre los obstáculos más frecuentes que rodean a esta problemática, podemos mencionar los aspectos legales o judiciales que la rodean y que de alguna manera involucran directamente al profesional o agente de salud. Este obstáculo que se convierte en prejuicio, de alguna manera estructura la posición y los roles esperados con relación al equipo de salud mental tendiendo a las confusiones con relación a las competencias de cada integrante.

La práctica diaria en el abordaje de la violencia implica reconocerla como un tema de salud, en el cual la convergencia de las distintas disciplinas posibilitara un abordaje integral de la salud. Será un trabajo de las especialidades no médicas, derribar ciertos mitos. Los mitos más frecuentes que hemos detectado es que el Trabajador social se encargará de lo judicial y el psicólogo consolará al que exprese su sufrimiento en llanto. Ni los diagnósticos sociales ni los psi, son una pieza instalada en relación a definir un problema en una guardia. Esto va cambiando poco a poco, pero para que ocurra será necesario que el equipo vaya construyendo sus abordajes teniendo en cuenta a sus interlocutores. Circunscribiendo en cada caso los posibles históricos y sociales así como trabajando en forzar sus límites. De lo contrario, las intervenciones solo remitirán a derivaciones que no siempre cumplen con la expectativa del sujeto que consulta.



Visibilización de la violencia

La problemática de la violencia se ha visibilizado de manera considerable en los últimos años, por ende la demanda de atención con relación a la misma se configura de maneras muy particulares. En función de esto, es vital tomar en consideración la necesidad de la capacitación y preparación de los equipos y dispositivos que se encuentran en las instituciones de salud para posibilitar una construcción de la demanda que habilite al sujeto a explicitar que se encuentra padeciendo una situación puntual de violencia.

La violencia rara vez se presenta en la guardia de manera explícita. Usualmente la demanda se encuentra escondida tras una consulta traumatológica, clínica o quirúrgica. Es por ello que resulta imperante el trabajo dentro de los equipos de salud para poder articular las intervenciones trabajando sobre indicadores concretos que sean funcionales y pertinentes para cada disciplina.

Por distintos medios y a través del tiempo, es de capital importancia que aumenten las derivaciones. Casos de violencia hay, sólo se trata de poder dar nuevas respuestas. Profesionales y pacientes deberán comprobar que vale la pena trascender lo privado del hogar para construir una salida posible. Esta salida deberá ser planteada por el profesional como un proceso. Pero será necesario que el profesional cuente con las herramientas para dar paso a ese proceso.

Al hospital general llegan distintas instancias de presentación: -desde los ataques de angustia, producidos por el terror; pasando por las presentaciones que se muestran con un grado de anestesia psíquica que el profesional percibe como preocupante, hasta las serias lesiones físicas.

La forma de acercamiento planteada en cado caso, será de armado artesanal. Como se ha planteado en párrafos anteriores, son muy pocos los casos en los que el paciente viene directamente solicitando una consulta por este tema.



Buscando algunas respuestas en la experiencia

Para abordar algunas de las cuestiones que son inherentes a la problemática, trabajaremos con alguna casuística.

El pequeño M, de 5 años, llegó a la guardia en compañía de personal del jardín de infantes al cual asiste diariamente. En el establecimiento habían notado que el niño, presentaba marcas en el cuerpo, además de ausencias reiteradas durante el ciclo escolar, y cuando acudía lo hacía desaseado y estaba extremadamente delgado.

En primera instancia M fue atendido por pediatría que constató las nuevas lesiones, así como lesiones de larga data. Se produjo la derivación a Trabajo Social, quién a su vez solicitó la intervención a Psicología. Dada la gravedad de los elementos en juego se discuten las medidas a implementar trabajando en las instituciones que competen directamente a la posibilidad de que un niño cuente con un ambiente sano.

Unas horas más tarde, se hizo presente en la guardia la madre del niño. A partir de una entrevista en profundidad mantenida con la madre, se estableció una aproximación a la situación por la que se encontraba atravesando M. El niño vivía con su padre y sus dos hermanos mayores (de 7 y 9 años) desde que el tenía aproximadamente un año, momento en que la madre de los niños decidió abandonar el hogar debido a la violencia física y psicológica ejercida por su pareja / padre de los niños sobre ella. Desde ese momento, la madre tuvo una escasa vinculación con los niños y rearmó una nueva familia. De hecho la madre se presentó en la guardia con su hija de 4 años y con un embarazo en curso. Refería no poder hacerse cargo del niño al momento de la intervención.

En paralelo a este accionar, se mantuvieron entrevistas breves con el niño y se intentó hacer una aproximación en cuanto a la vinculación del mismo con la madre.

El padre de M, fue llevado por personal policial para realizar una declaración en la comisaria. Esto surge a partir de la intervención al Consejo de Niños / as y Adolescentes de GCBA, que se había realizado tanto desde la institución educativa como desde el hospital.

Realizando una evaluación diagnóstica de la situación que se planteaba en el marco de la urgencia, y tomando en consideración indicadores en cuanto al bienestar del niño, se estableció comunicación con el Consejo de Derechos. Se hizo entonces, presente en la guardia personal de esta institución quienes informaron que el niño debería permanecer en la guardia frente a la ausencia de alternativas para su externación. Se les transmitió que el htal. Tornu no cuenta con internación pediátrica, por lo que el niño debería permanecer en la Guardia. Dado que no plantearon alternativas frente a esto, se trabajó con el concepto del menor riesgo posible. La guardia del Hospital General no se constituye en el lugar mas propicio para que permanezca un niño sin un acompañamiento permanente, pero se evaluó que era el mejor con el que se contaba.

Dentro del escenario planteado, la violencia institucional se visualiza atravesando las prácticas que entorpecen la búsqueda de estrategias. La decisión que tomó el Consejo de Derechos generó que el niño permanezca en la Guardia del Hospital Tornú por un período de más de cinco días. Más adelante se retomara este punto.

Se intentó trabajar con la familia ampliada pero sólo se obtuvieron datos de tías paternas, quienes se hicieron cargo de los dos otros hermanos que permanecían en el hogar paterno.

Durante el primer día que el niño permaneció en la Guardia, la madre del niño debió realizar distintas diligencias, por lo que egresó e ingresó a la institución en varias oportunidades. Esto posibilitó mantener breves entrevistas en el transcurso del inicio de la internación. Se observó que la madre del niño no manifestaba predisposición para proporcionar los medios materiales para acoger a su niño. Por otro lado, no dio cuenta de percibir el riesgo al que se encontraba expuesto su niño. La violencia que el padre del niño ejercía con él y con el resto de sus hermanos no solo era violencia física, sino una fuerte impronta de violencia psicológica. Aunque de más esta mencionar que la violencia psicológica esta implícitamente presente en todos los demás tipos de violencia.

La intervencion en este caso particular implica contextualizar la situación de extrema vulnerabilidad en la que se encontraba el niño, partiendo de un abordaje desde la singularidad, pero al mismo tiempo requiere establecer que el entorno familiar también se constituye en víctima de un sistema que propicia practicas que dejan descubiertas a los sujetos de toda posibilidad de redes familiares, laborales y sociales, por mencionar algunas de las redes que consolidan la formación de lazos sociales. El ámbito de la salud se presenta como una gran lupa que evidencia la falta posibilidades de los sujetos en cuanto a cuidado en términos de salud integral, anclados en falencias desde los ámbitos familiares, laborales, sociales y barriales por parte del Estado. La continuidad y consolidacion de políticas que focalizan la obtención de resultados dependiendo casi exclusivamente de la responsabilidad de los sujetos, basadas en un individualismo extremo, generan un escenario fértil para la reproducción de situaciones de vulnerabilidad en los que la violencia se presenta en todas sus expresiones. “(…) no poner en perspectiva los determinantes socioeconómicos culturales y ambientales suele crear el escenario para la culpabilizacion de las victimas. (…)” (CASTIEL . ALVAREZ DARDET DIAZ 2010) Desde las instituciones hasta los sujetos que las integran y aquellos que hacen uso de los servicios que estas prestan, la violencia se hace carne y se torna una práctica que plantea una cierta naturalización, complejizando de esta manera las posibilidades de abordaje..

Desde las perspectivas planteadas, se ha realizado una breve descripción de una intervención que buscó articular acciones y estrategias en función de buscar el bienestar general del niño en el marco de la problemática de la violencia.

Devenires psíquicos

A través de la viñeta anterior nos surge la necesidad de trabajar determinadas condiciones que hacen a la estructuración psíquica.

Para que haya infancia, un niño debe constituirse dentro de una institución. Lo ideal es que esta institución sea la familia. La institución nos brinda su amparo y también los malestares que sufrimos dentro de la misma. La institución debería brindarle al pequeño ser hablante un deseo que no sea anónimo. Esto implica una condición necesaria para el advenimiento de una subjetividad.

M tenía un lugar en la relación entre un hombre y una mujer. Diferente es no tenerlo. No obstante este era un lugar devastador.

A través de las entrevistas se pudo detectar que la progenitora del niño no se conectaba con ejercer la función de los cuidados maternos. El lugar de los niños en la vida de esta mujer, dependía de a qué hombre ella le daba descendencia. Cuando la relación con el padre del niño terminó, casi sepultó su relación con los hijos que tenían en común. Y comenzó a tener otros con su nueva pareja.

M, por otra parte, había quedado, para el padre muy anudado a la separación de la madre y era depositario de todas las descargas del hombre. Esto fue algo que se pudo construir a través del juego del niño. Juego donde se representan un padre, un padrino, un niño y una mujer a través de guantes descartables que oficiaron de juguetes.

Durante las horas de juego que el niño desarrolló en el hospital pudo llegar a constituir dos preguntas importantes. El destino que los adultos den a esas interrogaciones infantiles, será fundamental para el lugar que M pueda ocupar en su futuro.

Primera pregunta: -¿Yo soy malo?

Segunda pregunta: -¿Papá es malo?

En la primera pregunta el niño está intentando explicarse la situación. Intenta no estar desamparado frente al capricho del Otro, es un intento de lectura, de hoja de ruta. En la segunda pregunta puede poner afuera lo malo, pero esto de todos modos lo vuelve indefenso ante alguien que puede gozar de él. Las primeras respuestas de los adultos profesionales intervinientes, estuvieron destinadas a sancionar su ausencia de responsabilidad infantil.

Creemos fundamental restituir un orden donde el niño pueda confiar en los adultos, estableciendo que son estos los que deben cuidar a un niño. Las respuestas pasaron de lo absoluto del ser malo, a lo relativo del portarse mal. Los niños pueden portarse mal aún sin saberlo y los adultos también. Alguien nos tiene que enseñar a cuidarnos y a saber las ventajas de portarse bien.

El comienzo de este proceso es un comienzo de salida a la situación de ser una víctima de la violencia que responde pasiva o violentamente a este ser en el mundo. Es necesario para salir que se pueda construir a dónde ir desde lo material y lo simbólico. En eso tenemos que seguir trabajando desde estos espacios.



Algunas reflexiones finales

Resulta extremadamente complejo poder plantear alternativas de abordaje en la problemática de la violencia en contextos que se presentan cada vez mas violentados desde las mismas políticas que definen a los dispositivos de intervención. Asimismo, para no plantear de manera negativa las posibles conclusiones a las que se ha llegado, se considera que la búsqueda de trabajo con el otro, apelando a la necesidad de la interdisciplinariedad plantea un escenario en el cual es posible trabajar con la población estableciendo algunos espacios de fuga en la lógica institucional.

El otro con quien desarrollo mi práctica se constituye en mi propia red para generar vínculos que den cuenta de estructuras receptoras de las demandas de la población. La búsqueda permanente de trabajar en las propias representaciones de los equipos en temáticas tan polémicas como lo es la violencia nos permite ubicarnos de una manera distinta frente a aquel que concurre a una institución pública con una demanda concreta.

BIBLIOGRAFIA



  • Agamben, G. , “Infancia e historia” Ed- Adriana Hidalgo, Buenos Aires 2001-

  • Castiel, Luis David; Alvarez – Dardet Diaz Carlos: “ La salud persecutoria: los limites de la responsabilidad” Ed. Lugar Buenos Aires, 2010.

  • Cazzaniga, Susana: “El abordaje de la singularidad”- articulo ficha de cátedra, carrera de Trabajo Social - Escuela Superior de Trabajo Social de la Universidad Nacional de La Plata, 1997.

  • Foucault, Michel:”El nacimiento de la clínica: una arqueología de la mirada médica”, 1966. Siglo XXI, Editores

  • Freud, Sigmund:”Nuevos caminos de la terapia analítica” (1919). Tomo XVII, en Obras completas. Amorrortu, Editores

  • Freud, Sigmund “Pegan a un niño” Tomo XVII, Ed. Amorrortu, 1985.

  • Freud, Sigmund:”El malestar en la cultura” (1927). Tomo XXI, en Obras completas. Amorrortu, Editores

  • Gastao Wagner Sousa Campos:”Gestion en Salud. En defensa de la vida” - 2000 - Lugar Editorial.

  • Lacan J. “El Seminario Libro 12: Problemas cruciales del siglo XII”. Inedito

  • Lacan J. Intervenciones y textos II “Dos notas sobre el niño”. Ed. Manantial, Buenos Aires, 1998.

  • Menéndez, Eduardo L.: “Modelos de atención de los padecimientos: de exclusiones teóricas y articulaciones practicas” en: “Salud Colectiva” Spinelli Hugo compilador, 2004 - Lugar Editorial

  • Morin, Edgar: “Introducción al pensamiento complejo” - 1996 - Gedisa Editorial.

  • Hartman, Alicia: “Aun los niños- Psicoanaalisis y subjetividad del niño en nuestra época.”Ed. Letra Viva, marzo 2003, Bs. As.



1 En tanto actores sociales inmersos en un campo de disputas constantes. Campos simbólicos y materiales en los que se disputan espacios concretos de poder.


Catálogo: saludypoblacion -> ixjornadas -> ponencias
ponencias -> Abstract 4: Modalidad de abordaje y atención en salud mental
ponencias -> Salud Mental Germani
ponencias -> El acceso a los servicios de salud mental de niños y niñas en situaciones de maltrato. Ciudad de Buenos Aires (2005-2010)
ponencias -> Titulo del trabajo
ponencias -> Trabajo y Salud: La exposición a plaguicidas de los trabajadores hortícola del cinturón verde de Córdoba Autores
ponencias -> Factores sociales e individuales que explican la dependencia funcional de los Adultos Mayores de cuatro ciudades latinoamericanas
ponencias -> El adulto mayor: ¿objeto de cuidados o sujeto de derechos? Análisis de la legislación de los Centros Residenciales para adultos mayores en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
ponencias -> Articulación entre la formación de grado y residencias en el primer nivel de atención, en el marco de una estrategia de atención primaria integral
ponencias -> Sentidos y exposición al riesgo a partir de interacciones virtuales en adolescentes y jóvenes de la ciudad de Buenos Aires
ponencias -> Desarrollo de habilidades psico-sociales en adolescentes: una intervención de promoción de salud


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos