Seminario internacional de miami



Descargar 1.06 Mb.
Página2/3
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño1.06 Mb.
1   2   3

Tras una breve visita a Ferrara y a Francia Calvino quiso establecerse en Estrasburgo, pero el camino más directo a Estrasburgo estaba cerrado por razones de una guerra, y Calvino tuvo que tomar otro camino en el que debía pasar por Ginebra. En esta ciudad había triunfado la Reforma y al frente de los reformados estaba Guillermo Farel. Calvino llegó a Ginebra con la intención de pasar allí no más de un día, y luego seguir hacia Estrasburgo. Alguien avisó a Farel que el autor de Las Instituciones, estaba en la ciudad y se produjo así una entrevista en la que Farel persuadió a Calvino a quedarse en Ginebra para apoyar la obra reformada.106 Dos años después Farel y Calvino tuvieron una aguda fricción con las autoridades ginebrinas, viéndose obligados ambos a abandonar la ciudad. Calvino se estableció en Estrasburgo donde fue bien recibido por el reformador Martín Bucero. Durante los tres años que Calvino vivió en Estrasburgo pastoreó la comunidad de los refugiados franceses y organizó dicha comunidad basándose en los principios que recogía en las Las Instituciones.107 En Estrasburgo Calvino contrajo matrimonio con Idelette de Bure, viuda de un anabaptista, con quien fue muy feliz hasta que ella murió en 1549.108

Un cambio político en Ginebra hizo subir al poder a un partido favorable a Calvino y le pidieron que volviera. Urgido por Guillermo Farell, Calvino regresó a Ginebra de mala gana. En esta ciudad desarrollaría su obra como adalid de la Reforma, en el cuarto de siglo de vida que le restaba Calvino seria el líder religioso indiscutible de aquella ciudad y su influencia se extendería por gran parte de Europa. La labor de Calvino en Ginebra tuvo sus opositores, uno de los más destacados opositores fue Sebastián Castelio (1515-1563), erudito humanista natural de Saboya, partidario de la Reforma, quien aspiraba a convertirse en pastor. Por motivos doctrinales Calvino se lo impidió, viéndose Castelio en la necesidad de irse a Basilea. Más tempestuosa fue la relación de Calvino con el español Miguel Servet. Servet fugitivo de la Inquisición, de la que había escapado en la ciudad francesa de Vienne, llegó de paso a Ginebra donde fue reconocido por Calvino y juzgado por hereje. El proceso de Servet se complicó porque los enemigos de Calvino se animaron a defenderle. Servet fue condenado por las autoridades de Ginebra a la hoguera, siendo ejecutado el 27 de octubre de 1557. La ejecución de Servet fue una derrota para los opositores de Calvino porque de aquí en adelante nadie se atrevió a atacarle.109 En el año 1559 Calvino vio cumplirse uno de sus sueños, al ser fundada la Academia de Ginebra, bajo la dirección de Teodoro de Beza. En dicha academia se formó la juventud ginebrina según los principios calvinistas.110 Calvino falleció el 27 de mayo de 1564, fue enterrado envuelto en un saco de tela gruesa, como él había pedido, sin discurso fúnebre ni cánticos, en su tumba no se colocó ninguna señal que identificara el lugar donde fue enterrado.111

3. 4 Protestantismo Reformado en otras Regiones.

El Protestantismo Reformado que seguía los principios doctrinales y eclesiásticos colocados por Zwinglio y Calvino tuvo gran éxito en otras regiones de Europa. En países como Escocia y Holanda estas doctrinas se convirtieron en la religión oficial del estado. Las iglesias reformadas también se diseminaron en algunas regiones de Alemania, en Hungría, Bohemia, Francia e Inglaterra, naciones donde predominaban otras iglesias protestantes o el catolicismo.

3. 4. 1 Escocia.

En Escocia las ideas reformadas entraron casi en la misma época que en Inglaterra. Primero se sintió la influencia de las ideas luteranas que fueron combatidas por la Iglesia Católica, que condenaron en 1528 a la hoguera al primer mártir evangélico: Patricio Hamilton, ejecutado en San Andrés, lugar que era la capital eclesiástica de Escocia.112 En el año 1546 fue quemado vivo el portavoz más destacado en aquel momento de las ideas reformadas en escocia, George Wishart. La orden para la ejecución de este mártir la dio el cardenal David Beaton, arzobispo de San Andrés.113

El Calvinismo triunfó en Escocia gracias a la lucha a favor de la reforma mantenido por los protestantes escoceses entre los que se destacó Juan Knox (1505-1572). Knox formó parte del grupo de reformadores que deseando vengar la muerte de Wishart, atentaron contra la vida del Cardenal Beaton en 1546. Este grupo de protestantes se refugiaron en el castillo de San Andrés donde fueron sitiados por los católicos escoceses reforzados por tropas francesas. Tras varios meses de asedio el castillo fue tomado en 1547 y Knox fue enviado a las galeras francesas, como galeote, de donde pudo librarse en 1549.114

Juan Knox se dirigió primero a Inglaterra, donde la Reforma progresaba bajo el gobierno de Eduardo VI. Pronto tuvo que huir de Inglaterra ante la persecución desatada contra los protestantes por la reina católica María Tudor. De Inglaterra viajó a Ginebra donde se unió al reformador Juan Calvino. En el año 1555 la regente escocesa María de Lorena (1515-1560), se puso en contra de la reina inglesa María Tudor, ocasión en que los protestantes ingleses huyeron hacia Escocia. En ese momento Knox parte de Ginebra, apareciendo en Escocia como fiel portavoz de las ideas calvinistas, fundando la unión para la defensa de la fe, conocida como Convenant. Pero ante una nueva persecución desatada por María de Lorena, Knox regresa a Ginebra, donde, con la ayuda de colaboradores, tradujo la Biblia al idioma inglés.115

Mientras tanto el parlamento escocés enfrentó a la regente María de Lorena y a los partidarios del catolicismo, demandando la libertad de reforma. El parlamento invitó a los predicadores reformados que vivían en el exilio regresar a Escocia. En mayo de 1559 Juan Knox regresó a su patria. El 17 de agosto de 1560 el parlamento escocés aceptó una profesión de fe redactada por Knox, la cual era más calvinista que luterana; y se acordó abolir la misa.116 En diciembre de 1560 se inauguró la primera asamblea general de la iglesia reformada escocesa. Knox organizó la iglesia presbiteriana escocesa en la que había dos oficios fundamentales de liderazgo: los ministros y los ancianos.

En 1560 la regente de Escocia, María de Lorena, falleció y también a finales de ese año moría el joven rey de Francia, Francisco II (1544-1560), esposo de María Estuardo (1542-1587), reina de Escocia. La joven reina viuda regresó de Francia a Escocia en agosto de 1561. María Estuardo criada en el catolicismo, quien mandaba a celebrar misa en la capilla real del palacio de Holyrood, se convirtió en una enemiga de Knox, que desde la catedral de San Giles, en Edimburgo, tronaba en contra de la reintroducción de las ceremonias católicas en Escocia. La Reina insistía en celebrar misa en su capilla privada, Knox desde el pulpito protestó contra la idolatría de la “nueva Jezabel”.117

La política poco sensata de María Estuardo y sus aventuras matrimoniales la llevaron a perder el trono escoces, viéndose obligada a abdicar en 1567 a favor de su joven hijo Jacobo VI (1566-1625). Jacobo fue criado en la fe reformada, y en su coronación Knox predicó.118 Knox vivió para ver el triunfo final del Protestantismo reformado en Escocia. Este reformador falleció el 25 de noviembre de 1572, después de influir tanto en la religión como en el carácter de Escocia, más que cualquier otra personalidad de esta nación. La obra de Knox la continuaría Andres Melville (1545-1623), quien había enseñado como colega de Beza en Ginebra, desde 1568 hasta su regreso a Escocia en 1574.119

3. 4. 2 Francia.

La obra de Juan Calvino tuvo en Francia mayor eco que en otros países”.120 En la patria de Calvino sus obras fueron bien acogidas por los disidentes del catolicismo. En la primera mitad del siglo XVI los protestantes franceses, que eran pocos en número al principio, recibieron la influencia del luteranismo. Provenientes de Navarra y de ciudades fronterizas como Estrasburgo y Ginebra, libros y predicadores protestantes se infiltraban en Francia difundiendo la Reforma. A pesar de todo ello no se hallan noticias de grupos organizados como iglesias sino en fecha posterior a I555.121 Pero a partir de 1555, fecha en que Ginebra comenzó a tutorar a las comunidades protestantes francesas, el calvinismo progreso rápidamente en aquella nación. Entre 1555 y 1562 llegaron al menos 88 pastores procedentes de Ginebra para asumir la dirección de las comunidades protestantes principales.122 El principal papel en la difusión de las ideas reformadas en Francia lo jugaron predicadores enviados a Francia desde los centros del calvinismo: Ginebra, Lausana, Estrasburgo. Los misioneros calvinistas en secreto recorrían toda Francia propagando la doctrina reformada. A los calvinistas franceses se les conocía por el nombre de hugonotes; el origen de este nombre se cree que podría ser de la deformación de la palabra alemana Eidgenosse (confederado); aunque también existe la creencia que los protestantes de Tours se reunían por las noches en un local próximo a la puerta del rey Hugo.123 Entre los hugonotes se encontraban principalmente labradores, artesanos y comerciantes, pero también ganaron adeptos en la aristocracia francesa. Entre estos estaban Gaspar de Coligny (1519-1572), almirante de Francia, Antonio de Borbón (1518-1562), rey titular de Navarra, y su hermano Luis de Borbón (1530-1569), Príncipe de Condé.124

Las guerras de religión comenzaron en Francia con la matanza de Vassy cuando el 1 de marzo de 1562 el duque Francisco de Guisa (1519-1563), líder del partido católico, atacó una reunión de 1200 protestantes que se celebraba en aquella ciudad, 74 personas fueron muertas y más de un centenar heridos.125 Con la masacre de Vassy empezó la guerra civil que suele llamarse la primera guerra hugonote. Este primer conflicto no duró mucho tiempo, pero no tardó en brotar una segunda guerra, que, también, sería seguida por otras más. Se enumeran en total ocho guerras de religión en Francia entre los años 1562-1598. Durante la noche del 23 al 24 de agosto de 1572 ocurrió en París uno de los hechos más dramáticos de estas guerras: la matanza de San Bartolomé, un hecho infame de inhumana crueldad cometido por el bando católico contra los hugonotes. Esa noche en París ocurrieron los asesinatos más espantosos; la masacre continuó durante los meses siguientes por toda Francia. La noticia de los asesinatos perpetrados sobre los protestantes franceses recorrió toda Europa y alerto a los disidentes del catolicismo. En la lucha que acababa de iniciarse entre los católicos y sus adversarios no había límite para la crueldad ni lugar para la piedad.126

Las guerras de religión en Francia concluyeron con la ascensión al trono francés del rey de Navarra, Enrique de Borbón (1553-1610). Tras la extinción de la dinastía de Valois, Enrique de Borbón, como heredero de San Luis tenía derechos al trono de Francia. Pero los católicos no le aceptaban como rey por su condición de protestante, por tanto Enrique abjuró del protestantismo y subió al trono francés como Enrique IV en 1594. Para apaciguar a sus antiguos correligionarios protestantes firmó en 1598 el Edicto de Nantes donde aseguraba la libertad de culto público a los protestantes en veintenas de ciudades y en otros muchos lugares de Francia. A los protestantes se les aseguraban derechos cívicos y podían ejercer magistraturas y ser admitidos en universidades, escuelas y hospitales.127 Además, para garantizar la seguridad de los protestantes se les concedían por un período de ocho años todas las plazas fuertes que habían ocupado en el año 1597. Tras un largo reinado, Enrique IV murió asesinado en 1610 víctima del fanático asesino Francois de Ravaillac, quien estaba convencido de que el rey era todavía un hereje protestante.128

La proclamación del Edicto de Nantes no trajo la completa paz a Francia ya que seguían existiendo causas de fricción entre católicos y protestantes. En una monarquía donde se buscaba extender la autoridad del trono la posición semindependiente de los hugonotes irritaba a los gobernantes de Francia. Durante el reinado del hijo de Enrique VI, Luis XIII (1601-1643), hubo tres guerras, en las que los hugonotes y su causa tuvieron mucho peso. Estas luchas culminaron con el asedio de La Rochela y la capitulación de ésta el 29 de octubre de 1628,129 terminando su semindependencia política. Por el Edicto de Nimes (1629) conservaron sus privilegios religiosos, aunque sufrieron cada vez más la oposición de los jesuitas y de otras influencias católicas. Finalmente el Edicto de Nantes fue revocado por Luis XIV (1638-1715), en el año 1685, sufriendo los hugonotes de aquí en adelante la proscripción y la persecución.130

3. 4. 3 Holanda.

La Reforma Protestante avanzó a grandes pasos en los Países Bajos, estando asociada con la lucha por la independencia política. La región estaba comprendida por la unión de las tierras bajas situadas a la boca de grandes ríos bajo el dominio de los Habsburgos, más que por una entidad política. La población estaba dividida lingüística y racialmente, integrada por holandeses al norte, flamencos en el centro y valones franco-parlantes en el sur.131 Los Países Bajos eran en el siglo XVI parte de los estados gobernados por los poderosos monarcas Habsburgo hispanos, estando por tanto unido los destinos de los Países Bajos a la España católica. Los Países Bajos se componían por 17 provincias, teniendo la sede del gobierno central en la ciudad de Bruselas. Gracias al desarrollo del comercio internacional y la producción artesanal en las ciudades los Países Bajos eran la región más adelantada desde el punto de vista económico de toda Europa. El desarrollo económico de los países Bajos estaba en marcado contraste con el atraso imperante en la metrópoli española, que era un país atrasado que se caracterizaba por tener formas de producción marcadamente feudales.

En los Países Bajos la irrupción en escena de Lutero propicio una intensa inquietud religiosa. Las multitudes se apiñaban para escuchar a los predicadores mientras que las autoridades políticas y religiosas permitieron a la Reforma seguir su curso. Pero en los Países Bajos Carlos V (1500-1558), tenía mayor poder que en Alemania y organizó un mecanismo de represión que era una copia de la inquisición española. Para el último cuarto del siglo XVI el Calvinismo iba desplazando al Luteranismo, especialmente entre los holandeses, y en 1561, un valón que había estudiado en Ginebra, Guy de Bray, elaboró la Confesión Belga.132 La vigorosa teología calvinista sería la ideología de lucha que inspiraría a los holandeses en su lucha por defender las libertades contra el imperio español. Entre 1543 y 1545 empezó a hacerse notar en aquella región la influencia de las ideas del reformador Juan Calvino. En la Carta contra la Reforma promulgada en el año 1550 por los funcionarios que representaban a los gobernantes Habsburgo, se citaba a Calvino como un hereje peligroso y se proscribía su doctrina religiosa en los Países Bajos. Sin embargo el Calvinismo se difundía por gran parte de los Países Bajos, favorecido por los predicadores que venían de Francia y de Inglaterra. Para aquel tiempo el Calvinismo estaba organizado como iglesia, teniendo su centro en la ciudad de Amberes.133

Con la idea de eliminar la oposición política y las ideas reformadas el monarca hispano Felipe II (1527-1598), envió al duque de Alba al frente de fuerte tropas e instituyó un tribunal para extirpar la oposición. Los holandeses se sublevaron contra la metrópoli española liderados por el Príncipe de Orange, conocido como Guillermo el Taciturno (1533-1584),134 convirtiéndose éste en el principal caudillo de la rebelión holandesa que desembocó en la Guerra de los Ochenta Años (1568-1648). La guerra fue muy intensa caracterizada por acciones sangrientas en la que la represión del gobierno español encabezado por el duque de Alba cobró innumerable cantidad de víctimas. La venganza y ensañamiento del duque de Alba fue terrible. Sus tropas asaltaban ciudad tras ciudad, y en todas ellas violaron los términos de la rendición. Los prisioneros fueron masacrados contra todo derecho de ley, y sin juicio alguno, y varias ciudades fueron incendiadas. Hubo casos en que no sólo los combatientes, sino también mujeres, niños y ancianos fueron asesinados.135

Solo la lucha librada en el mar por los marineros y pescadores alcanzó éxito frente a las fuerzas hispanas. En el sitio de Leiden (1574), lograron levantar el cerco de las tropas españolas, cuando rompieron los diques y navegaron por los campos inundados en socorro de la ciudad asediada. El norte protestante se unió en las Provincias Unidas (Holanda), y en 1581 declaró su independencia repudiando la sumisión a Felipe II.136 El líder holandés, Guillermo el Taciturno fue asesinado, pero su hijo Mauricio de Nassau (1567-1625), encabezó la lucha en lugar de su padre. En 1607, España dio señales de considerarse vencida, y se acordó una tregua que finalmente llevó al reconocimiento de la independencia de la nueva nación protestante, de confesión calvinista.137

Mientras la lucha se desarrollaba la Iglesia Calvinista fue tomando forma en Holanda, sínodos sucesivos facilitaron este proceso. La iglesia holandesa adoptó la forma presbiteriana de gobierno, y el catecismo de Heidelberg y la confesión Belga. Cuando concluyó la lucha política el debate se abrió camino dentro de los calvinistas holandeses. La contienda haría que los teólogos holandeses se dividiesen entre infralapsarios y supralapsarios.138 A principios del siglo XVII la iglesia en las Provincias Unidas se vio envuelta en una disputa sobre la doctrina calvinista de la predestinación. Jacobo Arminio (1560-1609), un joven teólogo de Amsterdam que llegaría a ser profesor de la Universidad de Leyden, rechazó la predestinación calvinista; su colega Francisco Gomar (1563-1641) defendió la predestinación calvinista. Los seguidores de Arminio fueron conocidos como los Remostrantes y en un sínodo celebrado en Dort en 1618 y 1619 fueron condenados.

3. 4. 4 Alemania.

El elector del Palatinado, Federico III, llamado el “Piadoso” (1515-1576), fue educado desde joven en la religión protestante y desde 1560 se inclinó por la confesión reformada, haciendo del Calvinismo la religión oficial del Palatinado. Federico III pidió en 1563 a dos jóvenes doctores de la Universidad de Heidelberg, Zacharius Ursinus (1533-1583) y Gaspar Oleviano, que redactasen un catecismo. El Catecismo de Heidelberg fue publicado con la conformidad de Federico III y la de un sínodo reunido en Heidelberg. Federico III defendió el Protestantismo Reformado ante la dieta de Augsburgo en 1556. También, las ciudades imperiales libres del Sur de Alemania: Estrasburgo, Memmingen, Lindau y Constanza muy temprano abrazaron la fe reformada. Las iglesias reformadas progresaron en Frisia Oriental y en los principados de Cleveris, Juliers y Berg. También se encontraban iglesias reformadas en Nassau, Bremen, Hesse y Branderburgo.139

3. 4. 5 Suiza.

Durante la vida de Calvino las diferentes iglesias reformadas en Suiza comenzaron a acercarse hasta llegar a formar una sola. La unificación se fue logrando a pesar de las particularidades cantonales y las diferencias lingüísticas y culturales entre franceses y alemanes. Además los que seguían las doctrinas de Ulrico Zwinglio no aceptaban plenamente las ideas de Calvino respecto a la Cena del Señor. En 1549 Calvino y Bulliger (sucesor de Zwinglio como jefe de la iglesia de Zurich) llegaron a un acuerdo acerca de los sacramentos que fue aceptado por otros centros del protestantismo suizo.140 Tras la muerte de Calvino la posición influyente que este ocupara en Ginebra la tuvo Teodoro de Beza.

3. 5 Personajes Reformados Destacados.

Teodoro de Beza (1519-1605), teólogo calvinista de origen francés, nació en Berzelay de Borgoña. Nacido en una familia aristocrática, fue un niño precoz que recibió una excelente educación humanista. Su familia le mandó a estudiar abogacía, deseaba ser poeta hasta que unos años después fue víctima de una seria enfermedad, después de haber sanado de aquella enfermedad aceptó las doctrinas reformadas. Se fue a Ginebra y poco después se instaló como profesor de la Academia de Lausana donde se hizo famoso como erudito y maestro. Beza llegaría a ser el director de la Academia Teológica Ginebrina donde eran formados jóvenes para llegar a ser los pastores destinados a propagar el nuevo mensaje en las diversas regiones de Europa. Elegido sucesor de Calvino permitió que Ginebra siguiese siendo un centro de refugio para los perseguidos religiosos.141

El reformador suizo Enrique Bullinger (1504-1575), estudió en su juventud con los hermanos de la vida común y luego en la Universidd de Colonia donde se familiarizó con las obras de Erasmo, Lutero y Melanchthon. Fue el sucesor de Ulrico Zwinglio como jefe de la iglesia de Zurich, siendo elegido, a la edad de 27 años sucesor de Zuinglio como antistes de la iglesia de Zurich, cargo que conservó hasta su muerte en 1575. Bullinger rápidamente se estableció como un firme defensor del sistema eclesiológico desarrollado por Zwinglio. Mostró un interés particular por Inglaterra, ofreciéndole apoyo teológico a los monarcas ingleses. Escribió Las décadas y Diarium así como La Historia de la Reforma. Ayudó a dar forma a la Primera Confesion Helvética. En 1529 completó junto a Calvino el Consensus Tigurinus, un cuidadoso estudio de la Santa Cena que le dio unidad a la tradición reformada.142

Martín Bucero (1491-1551), nació en la ciudad alsaciana de Schlettstadt. Fue uno de los más importantes teólogos de la Reforma Protestante y es considerado el reformador de Estrasburgo y Alsacia. Su tolerancia religiosa hizo de Estrasburgo una ciudadela de refugio para los perseguidos por ideas religiosas. Bucero fue uno de los autores de la Confessio Tetrapolitana, que las cuatro ciudades imperiales libres del Sur de Alemania, Estrasburgo, Memmingen, Lindau y Constanza, firmaron oponiéndose a la enseñanza sobre la eucaristía de Martín Lutero. Tras la muerte de Ulrico Zwinglio en 1531, Bucero es el líder reconocido del protestantismo en las ciudades firmantes de la Confessio Tetrapolitana. Por oponerse al Interim de Augsburgo en 1548 fue desterrado, siendo acogido en Inglaterra por Tomás Cranmer, desempeñándose como Profesor Real de Divinidades en la Universidad de Cambridge.143 Bucero muere en febrero de 1551. Bajo el reinado de María Tudor (1553-1558) sus restos fueron exhumados y quemados, su tumba fue derrumbada, luego, fue reconstruida en 1560 en el gobierno de Isabel Tudor (1558-1603).144

Juan Ecolampadio (1482-1531), fue un reformador religioso suizo-alemán. En 1516 había sido predicador en Basilea y trabajó también con Erasmo en el Nuevo Testamento griego de este humanista. En 1520 estuvo en el convento de Altmunster; poco tiempo después se interesaría por las enseñanzas de Lutero. Más tarde regresó a Basilea para dedicarse por completo a la obra reformadora. Doctrinalmente, Ecolampadio estuvo de acuerdo con las ideas de Zwinglio, especialmente en cuanto al significado de la Cena del Señor. Ecolampadio había nacido en Weinsberg, una pequeña ciudad al norte de lo que hoy es Baden-Wurtemberg, pero que entonces era parte del Palatinado.145

Guillermo Farel (1489-1565), fue un destacado reformador de la Suiza de habla francesa, era vástago de una aristocrática familia de Francia. Farel fue discípulo del humilde erudito Le Fébre de Etaples, un humanista que escribió comentarios sobre las Escrituras y deseaba reformar la Iglesia Católica desde adentro. Farel huyó de Francia hacia Basilea, pasando luego a Estrasburgo. Paso luego a los cantones suizos franco parlantes donde ganó a muchos valdenses para la Reforma. Luego lo encontramos en Ginebra donde se encuentra con Calvino y lo convence en ayudarle a fortalecer la causa protestante en aquella ciudad.146

Wolfgang Capitón (1478-1541), fue un clérigo alemán, notorio reformador religioso. Nació en Haguenau, Alsacia, hijo de una humilde familia. Asistió a la escuela de latín en Pforzheim y estudió medicina y derecho en las universidades de Ingolstadt, Heidelberg y Friburgo, obteniendo el grado de Maestría en Ingolstadt y el doctorado en medicina y jurisprudencia en Friburgo (1498). Fue atraído al movimiento reformador de la Iglesia por la predicación de Zwinglio y la lectura de las cartas personales de Lutero. Capitón predicó la fe reformada en Basilea y en Mainz, posteriormente se mudó a Estrasburgo donde participó activamente en los asuntos de la Iglesia Reformada hasta su fallecimiento. Ayudó en la redacción de la Confessio Tetrapolitana y en la Concordia de Wittenberg, documento que propició el entendimiento con los luteranos.147

3. 6 Conclusiones.

Ulrico Zwinglio fue el iniciador de la reforma en Suiza y puso el fundamento para las iglesias reformadas, siendo su obra perfeccionada por Juan Calvino. Las iglesias reformadas sostuvieron principios capitales del Protestantismo como la justificación por la fe. El mérito de Calvino no estriba en su originalidad, sino en la sistematización orgánica de las tesis de los reformadores que le precedieron, sistematización que fue vertida a su obra capital: La Institución de la Religión Cristiana. Las iglesias reformadas se fueron esparciendo por Europa, contribuyendo grandemente en el desarrollo de la historia y la teología protestantes.

Examen de la Lección III.

1- ¿Quién fue Ulrico Zwinglio?

2- ¿Cómo y dónde murió Ulrico Zwinglio?

3- ¿Dónde nació Juan Calvino?

4- ¿Qué obra termino de escribir Calvino en Basilea en el año 1535?

5- ¿Cuáles fueron los dos mártires Protestantes ejecutados en Escocia en el siglo XVI?

6- ¿Cuáles son los dos oficios fundamentales de liderazgo que Juan Knox instauró en la iglesia presbiteriana escocesa?

7- ¿Por qué nombre se conocía a los calvinistas franceses y de donde proviene este nombre?

8- ¿Qué hecho dramático ocurrió en París durante la noche del 23 al 24 de agosto de 1572?

9- ¿Cómo la Iglesia Calvinista en Holanda fue tomando forma?

10- ¿Quién fue Teodoro de Beza?

LECCION IV

ENRIQUE VIII Y LA REFORMA INGLESA

4. 1 Introducción.

La ruptura de Inglaterra con Roma, consumada en el año 1534, no se debió exclusivamente a la iniciativa del rey Enrique VIII, sino que fue el último hecho de un largo proceso que arranca a finales del siglo XIV. Con anterioridad Juan Wyclif había iniciado un proceso de crítica a los males eclesiásticos existentes en Inglaterra en el siglo XIV. Su obra fue continuada y extendida por sus discípulos llamados los lollardos, quienes recorrían Inglaterra predicando y enseñando a la población, a la vez que les hacían llegar la Biblia traducida a la lengua inglesa. Entre los siglos XV y XVI en Inglaterra aumentó la desconfianza y la hostilidad hacia Roma debido a la gran cantidad de abusos cometidos por la jerarquía eclesiástica. Durante siglos la Iglesia Católica amasó grandes riquezas y se arrogó importantes privilegios políticos. Dicha Iglesia representaba un Estado dentro del Estado, siendo un obstáculo para el desarrollo del poder real y para el desarrollo de toda la nación. La aspiración a crear una Iglesia autónoma se consuma en la separación de Inglaterra de Roma, surgiendo una iglesia autónoma llamada Iglesia Anglicana. Además, las ideas humanistas y protestantes habían entrado a Inglaterra, influenciando en muchos estudiosos y eruditos en las universidades.

4. 2 Primeros pasos hacia la Reforma Inglesa.

Las obras de Lutero no tardaron en llegar a las universidades de Oxford y Cambridge, especialmente en esta última despertaron gran interés. En Cambridge había un grupo que estudiaba asiduamente la Biblia con la ayuda del Nuevo Testamento griego de Erasmo con su traducción latina. El más destacado miembro de este grupo era Tomás Bilney, quien había llegado a conocer algunos de los escritos de Lutero. Bilney fue quemado vivo en 1531, en Norwich, acusado de herejía, pero antes de morir había hecho una profunda impresión en Hugo Látimer (1490-1555), sacerdote graduado en Cambridge. Látimer jugaría un importante papel en el desarrollo de la reforma inglesa.148

Gran influencia en las ideas reformistas en Inglaterra jugaría Guillermo Tyndale (1494-1536). Nacido en una familia aldeana prospera, estudió primero en Oxford y, después, en Cambridge, donde recibió la ordenación clerical. Tyndale se propuso verter la Biblia al idioma del pueblo inglés para que pudiesen leerla aquellos que no sabían el latín. La mayor parte de su trabajo la hizo en el continente y aunque se hicieron esfuerzos por destruir sus traducciones impresas éstas llegaron a Inglaterra. Posteriormente en el siglo XVII la labor realizada por Tyndale sería de gran ayuda a los traductores de la Versión del Rey Jacobo. En el continente Tyndale fue acercándose cada vez más a la posición protestante. En 1535 fue capturado por las autoridades de los Países Bajos españoles que le encarcelaron en el castillo de Vilvoord, cerca de Amberes, siendo ejecutado el 6 de octubre de 1536 por estrangulamiento, y luego su cuerpo fue quemado.149

4. 3 El Cisma de Enrique VIII.

El rey inglés Enrique VIII (1491-1547), ascendió al trono en 1509. Durante sus primeros años de gobierno había mostrado ser un campeón del catolicismo, llegando incluso a escribir, con la ayuda de unos teólogos, una obra católica polémica (un tratado), en contra de Lutero. Como recompensa por esta acción había recibido del papa León X el título de “defensor de la fe”.150 En 1527, tras 17 años de matrimonio, el rey quiso divorciarse de su esposa catalina de Aragón, pidiendo al Papa que anulase su matrimonio. Catalina de Aragón era hija de los reyes católicos Isabel de Castilla y Fernando de Aragón y era tía del rey de España y Emperador del Sacro Imperio Romano-germánico Carlos V. Carlos V actuó diplomáticamente sobre el papa Clemente VII (1478-1534), para que no declarase nulo el matrimonio de su tía. Ante la negativa de Roma de concederle el divorcio y aceptar su matrimonio con Ana Bolena, Enrique VIII rompe con Roma y en 1531, en una asamblea general del clero inglés, es proclamado jefe supremo de la iglesia y el clero de Inglaterra.151

Al año siguiente el canciller de Inglaterra, el humanista Tomás Moro (1478-1535), convencido de la inutilidad de sus intentos por frenar a Enrique VIII en su propósito de divorciarse, dimitió de su cargo. Fue nombrado como primado de la iglesia en Inglaterra un oscuro sacerdote, Thomas Cranmer (1489-1556), que en enero de 1533 celebró el matrimonio entre Enrique y Ana Bolena. Más tarde, para legitimar su actuación, declaró nulo el matrimonio del rey con Catalina de Aragón. El papa Clemente VII excomulgó a Enrique VIII quien replicó en noviembre de 1534 con el Acta de Supremacía, que atribuía al soberano los derechos que antes correspondían al Papa sobre la Iglesia de Inglaterra.152 El monarca y el parlamento inglés promulgaron las nuevas y, hasta aquel tiempo, más importantes leyes en contra de Roma y del catolicismo. Todos los eclesiásticos ingleses fueron exhortados a que renunciaran a obedecer al Papa y en adelante reconocieran como única autoridad al rey de Inglaterra.153

Hubo en Inglaterra quienes protestaron, negándose a reconocer la supremacía del monarca sobre la Iglesia, estos inconformes pagaron con la vida su osadía. Entre ellos estaban varios cartujos, Juan Fisher (1469-1535) y Tomas Moro.154 En el año 1536 se iniciaron las confiscaciones de las propiedades de la Iglesia Católica en Inglaterra, este proceso duró años. En esa época fueron destruidos 376 monasterios y confiscadas grandes propiedades de terreno pertenecientes a la Iglesia. Así también, la influencia de los frailes disminuyó grandemente en las escuelas y las Universidades de Oxford y Cambridge.155 El producto de las propiedades expropiadas se utilizó para escuelas, para los profesorados de las universidades y del Colegio de la Trinidad de Cambridge, para pensiones de los ex monjes y para las defensas de las costas. Pero la mayor parte de dichos bienes fueron a engrosar el tesoro real o a parar a manos de los favoritos del rey.156

Ana Bolena dio a Enrique VIII una hija el 7 de septiembre de 1533, la futura Isabel I. Ana fue decapitada el 19 de mayo de 1536, acusada de adulterio. Enrique VIII aún se casaría cuatro veces más con Juana Seymour, madre de Eduardo VI, Juana murió 12 días después del parto. El rey viudo se casó con Ana de Cleves de la que se divorció el 9 de julio de 1540. La quinta esposa de Enrique fue Catalina Howard, decapitada el 13 de febrero de 1542, por el delito de adulterio. La última esposa del monarca ingles fue Catalina Parr, consorte real desde el 12 de julio 1543 hasta la muerte de Enrique el 28 de enero de 1547 (ver Apéndice IV).

4. 4 Eduardo VI y María Tudor.

A la muerte de Enrique VIII en 1547, le sucedió en el trono el hijo varón tenido con su tercera esposa Juana Seymour, Eduardo VI (1537-1553), quien contaba con nueve años al morir su padre. Eduardo fue un niño extremadamente enfermizo, se cree que sufría de una forma congénita de sífilis o de tuberculosis. Como el rey de Inglaterra era un niño dos “protectores” ejercieron sucesivamente el gobierno. Edward Seymour, Duque de Somerset dirigió el gobierno entre 1547-1549 y John Dudley, conde de Warwick, gobernó de 1549-1553. Somerset tendía hacia el luteranismo moderado del tipo de Melanchthon. Durante el gobierno de Warwick del calvinismo se hizo más fuerte, a Eduardo VI le atraía grandemente la teología convirtiéndose en un alumno dócil del reformador Juan Calvino, quien lo consideró un nuevo Josías.157

La tendencia a profundizar la Reforma Protestante se intensificó en aquel periodo. Los líderes del partido reformador en Inglaterra se inclinaban cada vez más hacia la teología reformada calvinista, teniendo grandes razones para esperar que su causa triunfara sin enfrentar gran oposición.158 Muchos reformadores del continente recibieron acogida en Inglaterra por aquellos días, entre los cuales estaban Pedro Mártir, Bernardino Ochino y Martín Bucero, a los que se les concedieron puestos importantes. En el año 1549 fue publicado un nuevo ritual, el Book of Common Prayer, donde apareció clarificado el ritual anglicano y donde se suprimía cualquier frase que hiciese referencia a la misa. En el año 1553, los Cuarenta y dos Artículos de la Religión, que señalaban la posición doctrinaria del Anglicanismo, fueron publicados bajo la autoridad del joven monarca. La formulación de dichos artículos fue mayormente obra de Cranmer. Eduardo VI murió en 1553 a los quince años, víctima de la tuberculosis, la tentativa por parte del duque de Northumberland de que le sucediese en el trono Juana Grey (1537-1554), sobrina-nieta de Enrique VIII terminó en fracaso.159

Le sucedió en el trono la mayor de sus hermanas, María Tudor (1516-1558), hija del primer matrimonio de Enrique VIII con Catalina de Aragón. María al igual que su madre y abuelos maternos era una ferviente católica que se propuso durante su gobierno lo imposible, hacer volver a Inglaterra al seno de la Iglesia Católico-romana. Para alcanzar este propósito contaba con el apoyo de su primo, el cardenal Reginaldo Pole (1500-1558). María Tudor había sido siempre católica, y para ella la reforma inglesa había comenzado con la deshonra de que había sido objeto en su juventud, cuando fue declarada hija ilegítima. María se propuso restaurar la fe católica en Inglaterra.160 Ochocientos reformadores huyeron de Inglaterra hacia el continente, tanto reformadores nacionales como extranjeros, al ver los esfuerzos de María Tudor por llevar a Inglaterra a la obediencia del Papa. Francia, Zúrich, Basilea, Ginebra, Estrasburgo, Heidelberg y Frankfort acogieron a los fugitivos.161 Para fortalecer su posición, María se casó con el heredero de Carlos V y futuro rey de España, el príncipe Felipe de España, unión que aumentó la impopularidad de María Tudor en Inglaterra. Con la ayuda de su esposo la reina comenzó inmediatamente una lucha sin cuartel contra la Reforma y sus partidarios. Tan pronto como la Reina se sintió segura sobre el trono comenzó a tomar medidas cada vez más represivas contra los protestantes. A finales del año 1554 Inglaterra regresó oficialmente al seno del catolicismo romano. Pero para lograr este propósito María tendría que deshacer lo hecho por su padre y su hermano; por tanto, se dictaron varias leyes abrogando las acciones del Parlamento bajo Enrique VIII y Eduardo VI, obligando a los eclesiásticos que se habían casado a separarse de sus esposas, y ordenando que se guardaran todos los días de los santos y demás festividades católicas.162

El 3 de enero de 1555 el parlamento votó el regreso a la obediencia a Roma. Ante la reacción y oposición de los protestantes radicales María Tudor desató una severa persecución que le valió el calificativo de “María la Sanguinaria”, bajo su gobierno fueron ejecutados 273 reformadores entre los que estaban Latimer, Ridley y Tomas Cranmer, este último nombrado arzobispo de Canterbury por Enrique VIII, los tres fueron quemados en Oxford.163 La muerte de María el 17 de noviembre de 1558 esfumó la última oportunidad de reconciliar a Inglaterra con Roma.164 El fallecimiento de la reina puso fin a la persecución contra los protestantes; le sucedió en el trono su hermana Isabel, hija del segundo matrimonio de Enrique VIII con Ana Bolena.165

4. 5 Isabel Tudor.

La nueva reina, Isabel Tudor (1533-1603), fue quien realmente fundó la Iglesia Anglicana. Su reinado abarcó casi medio siglo desde 1558 hasta 1603, y su nombre está relacionado con uno de los tiempos más gloriosos de Inglaterra, donde la prosperidad económica y el auge comercial fueron característicos. Con gran intuición la reina Isabel encarriló a Inglaterra por el camino que durante los siglos siguientes llevaría a la nación al vértice de su poderío político y económico.166 Una de las primeras medidas que tomó fue establecer una iglesia protestante independiente de Roma, que luego evolucionaría en la actual Iglesia Anglicana, solución intermedia entre el catolicismo y el calvinismo.

En 1563 los obispos anglicanos aprobaron los XXXIX artículos de fe, que llegarían ser la profesión de fe de la Iglesia Anglicana. En los Artículos se reconocía a la Biblia como la única base de fe, se reconocía que la Iglesia Católica había errado y se rechazaban los concilios, el purgatorio, las reliquias, las indulgencias y el culto a las imágenes, así como el empleo del latín en los oficios religiosos. Únicamente son mantenidos dos sacramentos, y los sacerdotes y obispos tienen derecho a casarse. Para 1559 fue promulgada una ley que reconocía a la Reina como gobernante supremo de la Iglesia de Inglaterra y se obligó a los eclesiásticos y a los funcionarios estatales hacer un juramento de fidelidad al soberano.167

Los jefes católicos exiliados en el continente llamaban a la reina Isabel hereje y usurpadora, y soñaban con poder derrocarla. En 1569 estalló en el norte de Inglaterra una rebelión católica que fue apoyada por el papa Pío V. el 25 de febrero de 1570 éste papa excomulgó a Isabel Tudor y liberó a los ingleses del deber de obedecer a la reina. La hostilidad hacia el papismo por parte de la mayoría de los ingleses se incrementó. En 1588 el monarca español Felipe II lanzó el fallido ataque de la armada invencible contra Inglaterra, la Armada vio frustrado su propósito por la resistencia inglesa, por el bloqueo de los holandeses protestantes y por el mal tiempo que favoreció la causa inglesa. La victoria sobre la Armada llenó de alivio a Isabel, que ya no habría de temer una invasión de la armada española a Inglaterra.

Isabel y sus consejeros idearon una iglesia que satisficiera a la mayoría de los ingleses y que protegiera a la nación de la guerra civil por motivos religiosos como ocurrió en Alemania y Francia. En un extremo del panorama religiosos quedaban los que deseaban regresar al catolicismo romano y en el otro los que pedían que la Reforma debía profundizarse a un más.168 Hacia fines del reinado de Isabel comenzaron a cobrar fuerza los “puritanos”, personas que tenían convicciones reformadas o calvinistas. Recibieron ese nombre porque insistían en que había que restaurar las prácticas y doctrinas del Nuevo Testamento en toda su pureza.169 Los puritanos no constituían una iglesia unida sino que había tendencias diferenciadas como eran los presbiterianos y los independientes. Ambos grupos tenían en común el rechazo de todo lo que recordara el catolicismo como altares y ornamentos litúrgicos y coincidían en la oposición al episcopado.

Los puritanos diferían entre sí con respecto al grado en que debían apartarse del anglicanismo y de sus prácticas religiosas. Algunos deseaban para la Iglesia de Inglaterra una forma de gobierno presbiteriana en oposición abierta contra la forma de gobierno episcopal, y la eliminación de todas las prácticas que recordaran al catolicismo. Uno de los más destacados presbiterianos del siglo XVI fue Tomas Cartwright (1535-1603), fue profesor de la Universidad de Cambridge de donde fue expulsado por sus ideas. Más radicales fueron los separatistas o independientes quienes abogaban por la separación total de la Iglesia Anglicana y la instauración de una forma de gobierno eclesiástico autónomo en cada congregación. Uno de sus líderes más notables fue Roberto Browne (c.1550-1633) graduado de Cambridge.170 Browne reunió una congregación separatista en Norwich en 1580, sufrió persecución, siendo encarcelado 32 veces y exiliado en 1582. A sus seguidores se le conocieron con el nombre de “brownistas”.171

4. 6 Inglaterra bajo los Estuardos.

A la muerte de Isabel Tudor, en 1603, al no tener la reina herederos directos le sucedió en el trono su primo segundo Jacobo VI Estuardo, rey de Escocia, quien subió al trono inglés como Jacobo I. Jacobo reinó en Inglaterra desde 1603 hasta 1625, siendo una época notable por la prosperidad debida en parte a que este rey evitó los embrollos de las guerras extranjeras. Durante el reinado de Isabel los puritanos habían sido perseguidos. Cuando el rey Jacobo se dirigía hacia Londres para tomar la corona un millar de pastores puritanos le entregaron una petición donde le pedían reformar el ritual y la disciplina de la Iglesia Anglicana. La petición dada al monarca pedía cambios, en general moderados, en la Iglesia Anglicana. En consecuencia se dio una conferencia de obispos y líderes puritanos en la corte de Hampton, en enero de 1604, tomándose allí la resolución de hacer una nueva traducción de la Biblia. Esta nueva versión se publicó en 1611 y se conoció en aquellos días como la “versión autorizada”, mejor conocida en la actualidad como The King James Version.172

Por aquella época un grupo de independientes o separatistas emigraron a Holanda. De entre ellos surge en la ciudad de Amsterdam la primera iglesia bautista, sus feligreses estaban agrupados alrededor de Juan Symth (1566-1612), un graduado de la Universidad de Cambridge. Los bautistas se diferenciaban del resto de los puritanos en el rechazo del bautismo infantil y en la insistencia de que el rito fuese impartido solo a creyentes adultos. Algunos bautistas se unieron a los menonitas. Uno de los amigos de Symth, Tomas Helwys, fundó la que parece haber sido la primera iglesia bautista en suelo inglés. Los bautistas se dividieron en bautistas generales y bautistas particulares, los primeros fueron de tendencia arminiana y los segundos calvinistas.173

Bajo el reinado del sucesor de Jacobo I, Carlos I, hubo al principio una cierta tolerancia. En 1633 fue proclamado arzobispo de Canterbury Guillermo Laud (1573-1645), éste persiguió a los puritanos, siendo encarcelados varios que habían escrito panfletos en contra del Anglicanismo. Laud procuró asegurar la uniformidad religiosa despidiendo al clero no conformista y clausurando organizaciones puritanas. El llamado Parlamento Largo destituyó a Laud en 1641, acusándole de alta traición y le encerraron en la torre de Londres; el 10 de eneros de 1645 fue decapitado.174

Cuando estalla la Revolución Inglesa el 25 de octubre de 1642 con la batalla de Edgehill la situación continuó indecisa entre puritanos y realistas entre los años 1643 y 1644, hasta que en la batalla de Naseby fue inclinado el equilibrio militar de manera decisiva en favor de los puritanos rebeldes que controlaban el parlamento inglés. El ejército parlamentario guiado por el líder militar puritano Oliverio Cromwell (1599-1658), venció al ejército real en las batallas de Marston Moor (1644) y de Naseby (1645). Como resultado de la victoria de los rebeldes el sistema eclesiástico anglicano fue abolido y se instauró en Inglaterra el presbiterianismo.175 Por aquel tiempo surgieron otros grupos de extremistas religiosos como fueron los Niveladores, los Cavadores, Los Hombres de la Quinta Monarquía y los Cuáqueros. Los Niveladores provenían en parte de los comerciantes londinenses descontentos; eran liderados por Juan Lilburne (1614-1657), un convertido de los bautistas. Los Cavadores protestaban contra la tenencia privada de la tierra y eran dirigidos por Gerardo Winstanley (1609-1676). Los Hombres de la Quinta Monarquía creían que Cristo regresaría pronto a la tierra e instauraría una monarquía milenial.176 Los Cuáqueros fueron fundados por Jorge Fox (1624-1691). Fox trabajó de joven como aprendiz de zapatero, pero a los 19 años, desilusionado con el estado de la religión, se dedicó a predicar. Hizo gran énfasis en la dirección del Espíritu y negó varios de los ritos y sacramentos de las iglesias oficiales. Alcanzó gran éxito, a pesar de sufrir persecución, y de ser golpeado y apedreado.177

De 1653 a 1658 Cromwell se convirtió en Lord Protector de la Mancomunidad de Inglaterra, Escocia e Irlanda (Commonwealth) de por vida para poder ejercer la máxima magistratura y la administración del gobierno en las Islas Británicas. Tras la muerte de Oliverio Cromwell y la renuncia al poder de su hijo y sucesor Richard, en 1659, la monarquía de los Estuardos fue restaurada. Carlos II Estuardo ascendió al trono en 1660. La Iglesia Anglicana y su episcopado fueron restituidas y los puritanos fueron perseguidos, siendo despedidos los clérigos que no aceptaron el anglicanismo. En este tiempo se destacaron entre los disidentes personalidades como Ricardo Baxter (1615-1691), quien fue uno de los más eminentes presbiterianos. Fue un prolífico autor que escribió El Eterno Descaso de los Santos. Más famoso fue Juan Bunyan (1628-1688), predicador bautista de Bedford. Sufrió prisión durante varios años. Es muy conocido por sus obras La Abundante Gracia para el Primero de los Pecadores y El Peregrino. También por aquellos días vivió Juan Milton (1608-1674), escritor puritano que estuvo muy relacionado con el gobierno de Cromwell y que corrió el riesgo de ser ejecutado durante la restauración de los Estuardos. Milton es famoso por haber escrito el Paraíso Perdido.178

4. 7 Conclusiones.

El éxito de la Reforma Anglicana en Inglaterra se debió a la habilidad del Soberano, que supo prepararla gradualmente sin precipitar las cosas y que encontró eco en el pueblo hastiado de los abusos cometidos por la jerarquía Católico-romana. El camino iniciado por Enrique VIII con la separación de Roma e instauración de una iglesia nacional protestante en Inglaterra fue profundizado por sus hijos Eduardo VI e Isabel I. El intento de María Tudor de regresar la Iglesia de Inglaterra al catolicismo concluyó en un rotundo fracaso. La sucesora de María, su hermana Isabel I, solidificó las bases de la Iglesia Anglicana. En época posterior el protestantismo siguió su curso con la aparición de nuevas denominaciones, muchas de ellas seguidoras de las doctrinas de las Iglesias Reformadas.



Examen de la Lección IV.

1- ¿Quién fue Guillermo Tyndale?

2- ¿Cuál fue la razón por la que Enrique VIII rompe con Roma?

3- ¿Quién sucedió a enrique VIII en el trono de Inglaterra?

4- ¿Qué se propuso María Tudor al subir al trono inglés?

5- ¿Por qué los puritanos recibieron este nombre?

6- Mencione dos puritanos famosos de Inglaterra.

7- ¿Cómo se llamaba el líder militar puritano inglés y en cuales batallas venció al ejército real?

8- ¿Quién fue el fundador de los Cuáqueros?

9- ¿Quién fue Juan Bunyan y cuales obras escribió?

10- ¿Quién fue Juan Milton y que obra le hizo famoso?

LECCION V

ANABAPTISMO: VIOLENCIA REVOLUCIONARIA Y PACIFISMO

5. 1 Introducción.

Se llama anabaptismo (del prefijo ανα, “de nuevo”, y βαπτιστής “el que bautiza”), a un grupo de sectas y creencias religiosas que tenían como rasgo común el bautismo, o rebautismo, de los adultos, a la vez que negaban el bautismo de los infantes. Los primeros grupos anabaptistas surgieron en diferentes regiones de Europa y no estaban unidos en una organización central, ni aun coincidían en los puntos doctrinales que abrazaban. Los adeptos de estos grupos creían que los creyentes no debían ser bautizados hasta que comprendieran el contenido de la fe, y como los niños no podían comprender los principios doctrinales ni el significado del Bautismo, éste solo debía administrarse a los adultos, considerando inválido el bautismo infantil. También rechazaban toda relación de la iglesia con el estado y muchos estaban convencidos que el cristiano no debía nunca participar en conflictos bélicos. El nombre de anabaptistas les fue impuesto por sus detractores con un sentido peyorativo.

5. 2 Los Primeros Anabaptistas.

Los anabaptistas surgieron en diferentes lugares de Europa en el siglo XVI, sin tener muchas veces relación los unos con los otros, aunque algunos grupos se influyeron mutuamente. Zurich fue uno de los primeros centros anabaptistas en Europa. En aquella ciudad se encontraba un grupo de creyentes, muy estudiosos de la Biblia, varios de ellos ilustrados, que intentaban forzar a Zwinglio a tomar medidas más radicales para conformar una congregación de verdaderos creyentes.179 Naturales de Zurich eran los líderes anabaptistas Conrado Grebel (1498-1526) y Félix Manz (1498-1527), ambos descendientes de familias prominentes, quienes iniciaron un movimiento radical que excedió en su contenido doctrinal al de Zwinglio.180

Conrado Grebel nació en Grüningen, fue uno de los seis hijos de Junker Jakob Grebel, magistrado de Grüningen (cantón de Zúrich), quien llegó a ser concejal de la ciudad de Zúrich. Grebel había estudiado en las universidades de Basilea, Viena y París. Al unirse al grupo de estudios que Zwinglio dirigía en Zúrich, se distinguió en literatura griega clásica, así como el estudio de la Biblia tanto en hebreo como en griego.181 Después de asistir durante seis años a la escuela latina de Zúrich, fue uno de los ochenta y un estudiantes de la Universidad de Basilea durante el invierno de 1514. Fue aquí que el apetito intelectual de Grebel fue estimulado por su primer contacto con el pensamiento humanista evangélico de Erasmo de Rotterdam.

Conrado Grebel fue el primero que inició el bautismo de creyentes adultos, o rebautismo, en la noche del 21 de enero de 1525, cuando el ex sacerdote Jorge Blaurock le pidió a Grebel, que lo bautizara. Esa noche junto a la fuente que se encontraba en medio de la plaza de Zurich, Grebel bautizó a Blaurock, quien acto seguido hizo lo mismo con otros hermanos.182 Alrededor de Grebel se reunió un grupo de creyentes llamados los Hermanos Suizos. En febrero de 1525 encontramos a Grebel y a Manz yendo de casa en casa testificando, bautizando y dando la Cena del Señor de acuerdo con el nuevo orden de los Hermanos Suizos.

Movido por un ardiente celo misionero fue Grebel a otras ciudades, siendo acogido en Schaffhausen, a unos pocos kilómetros de Zúrich, también en lugares como San Galo, Grebel y los suyos fueron acogidos con entusiasmo. Grebel, Manz y otros fueron arrestados por las autoridades de Zurich, que les juzgaron condenándoles a prisión perpetua porque les habían prohibido anteriormente que predicaran las ideas anabaptistas. Después de unos meses en prisión se escaparon, Manz fue apresado nuevamente y le ejecutaron, ahogándole en el río Limmat el 25 de enero de 1527. Al parecer Manz fue el primer mártir de la causa anabaptista, Grebel había fallecido unos meses antes víctima de una epidemia.183

Balthasar Hubmaier (1485-1528), fue el teólogo más representativo de los anabaptistas, y dejó abundantes escritos.184 Hubmaier, ex sacerdote católico, se doctoró en teología por la Universidad de Ingolstadt, donde fue alumno de Juan Eck. Luego estudió en la Universidad de Friburgo, y después fue profesor de teología en la Universidad de Ingolstadt, y rector de la misma en 1515.185 En 1523 Hubmaier se había convertido a la fe reformada arrastrando consigo a muchos de sus feligreses en Waldshut. Al principio estuvo en buenas relaciones con Zwinglio, pero en 1525 repudió el bautismo infantil. En aquel año fue bautizado y luego él bautizó a unos trescientos de sus seguidores. Por un tiempo estuvo en Zurich donde le encarcelaron y le torturaron. Puesto en libertad fue a Nikolsburg, en Moravia, ganando a miles de seguidores. Arrestado por orden de Fernando de Austria, hermano de Carlos V, fue juzgado en Viena, condenado a la hoguera y ejecutado el 10 de marzo de 1528.186

En la década de 1520 las ideas anabaptistas se diseminaron además de Suiza por Alemania, Austria y también en los Países Bajos. Juan Denck (1495-1527), fue un teólogo anabaptista alemán durante la Reforma, pensador humanista graduado en la Universidad de Ingolstadt. Estuvo en ciudades como Nuremberg, San Galo, Estrasburgo, Wors y Augsburgo, murió en Basilea víctima de la plaga.187 Pronto aquella primera generación pereció víctima de la persecución. Estos primeros jefes del movimiento eran eruditos, y casi todos ellos eran pacifistas. El movimiento se mezcló con el resentimiento popular y se fue haciendo cada vez más radical.188

Los anabaptistas pronto atrajeron gran oposición, tanto por parte de los católicos como de los reformadores. Aunque la oposición comúnmente se expresaba en términos teológicos los anabaptistas fueron indudablemente perseguidos porque se les consideraba personas subversivas.189 El martirio se convirtió en una de las características de los anabaptistas, entre ellos hubo muchos que sufrieron la persecución y el martirio por sus creencias. Al principio oscilaron entre el pacifismo y la militancia política, se apartaron de la reforma de Zwinglio y rechazaron la iglesia oficial. Por sus creencias radicales fueron perseguidos, de esta manera difundieron su mensaje como predicadores itinerantes por toda Alemania hasta Moravia en el Este y Frisia en el Norte.190

5. 3 La Gran Guerra Campesina (1524-1525).

Las revueltas campesinas no habían sido raras en la época feudal en Europa, motivadas por causas económicas y sociales. La guerra campesina en Alemania se debía a los impuestos que debían pagar los campesinos y al acceso limitado que estos tenían a los bosques, prados y ríos. Fue dirigida contra los señores laicos y eclesiásticos que controlaban la mayor parte de las tierras alemanas.191 Algunos han visto conexión entre los líderes rebeldes campesinos de Alemania con los anabaptistas y, por ejemplo, Tomas Munzer, líder de la revuelta en Sajonia rechazaba el bautismo infantil. Antes de la Guerra Campesina de los años 1524-1525, Alemania fue sacudida por la rebelión de la baja nobleza, conocida como la Guerra o Revolución de los Caballeros.

5. 3. 1 La Revolución de los Caballeros (1521-1522).

Antes de que estallase la guerra campesina ocurrió una insurrección de la baja nobleza alemana conocida como la Guerra de los Caballeros que tuvo sus líderes en Ulrico von Hutten (1488-1523), y en Francisco von Sickingen (1481-1523). La Guerra de los Caballeros comenzó con el ataque de las tropas de Francisco von Sickingen a las posesiones del Arzobispo de Tréveris en agosto de 1522. Este ataque al principio pareció exitoso pero finalmente Sickingen tuvo que retirarse, siendo sitiado en abril de 1523 en su castillo de Landstuhl, siendo tomada esta fortaleza el 7 de mayo y muerto Sickingen.192

5. 3. 2 Los “profetas” de Zwickau (1522-1524).

Nicolás Storch, un lanero de Zwickau, junto a Wittenberg, movido por algunas pseudoprofecías, inició un movimiento religioso-social al que se adhirieron en seguida varios sacerdotes, entre ellos Tomás Münzer (1490-1525). Müntzer desde un principio se unió a la reforma de Lutero quien lo recomendó como predicador principal de Zwickau. Müntzer se destacó en la lucha de los campesinos contra los terratenientes feudales. Los anabaptistas de Zwickau esperaban el reino de Dios sobre la tierra, apelando a las creencias quiliastas sostenidas por algunas sectas de la antigua Iglesia que proclamaban un período de mil años (ί) de perfecta justicia y paz sobre la tierra antes del fin del mundo.193

5. 3. 3 La Guerra de los Campesinos (1524-1525).

La Guerra de los Campesinos en Alemania comenzó con una serie de sublevaciones en la parte sur de Alemania. Tuvo entre sus promotores a representantes de la Reforma radical como Tomás Müntzer y el líder anabaptista Baltasar Hubmaier. Hubmaier estando en Suiza en 1523 se relacionó con Ulrico Zwinglio y en octubre de ese año participó en un debate en Zúrich, en el que manifestó su seguimiento a la Biblia y dejó entrever que no compartía la práctica del bautismo infantil. Allí conoció a quienes después se destacarían como líderes del anabaptismo. Se une a los campesinos sublevados en Waldshut en 1524 fundando la Hermandad Evangélica, siendo esta región el primer centro de campesinos sublevados.

En la región de Sajonia Tomás Müntzer incitó a los campesinos a dar muerte a sus opresores feudales. El periodo decisivo de la Guerra Campesina fue a comienzos de 1525, habiendo en aquel tiempo unos 40 000 campesinos organizados en tropas en el Sur de Alemania.194 Las tropas campesinas capitaneadas por Müntzer fueron aplastadas por los ejércitos feudales en la batalla de Frankenhausen (14 de mayo de 1525); los campesinos fueron horriblemente masacrados, por orden del duque de Lorena fueron degollados veinte mil campesinos rebeldes que se habían entregado a los ejércitos feudales. Thomas Müntzer, tras ser torturado, murió decapitado.195

5. 4 Los Anabaptistas de Münster (1534-1535).

En la ciudad de Estrasburgo, Melchor Hofmann (1495-1544), un peletero natural de Suabia, que había sido luterano desde 1523, y que luego se convirtió al anabaptismo, pretendía tener visiones proféticas. Comenzó a predicar el fin del mundo para el año 1533 y anunció que Estrasburgo sería la Nueva Jerusalén.196 Hofmann huyó a los Países Bajos donde logró hacer varios discípulos; en 1533 regresó a Estrasburgo, siendo encarcelado en esta ciudad. Sus discípulos Juan Matthys (ca. 1500-1534), y Juan de Leyden desearon instaurar el Reino de Dios en la tierra y con la ayuda de anabaptistas expulsados de los Países Bajos emigraron hacia la ciudad de Münster, en Westfalia, donde tomaron el poder en 1534. Antes de esto Münster se había declarado protestante; y en 1529 un joven capellán, Bernardo Rothmann, comenzó a predicar el mensaje de la justificación por la fe. Rothmann estaba más cerca del anabaptismo que del luteranismo y en 1533 quedó convencido de lo erróneo del bautismo de infantes. Como se negó a bautizar niños algunos de los personajes principales afiliados al luteranismo trataron de deponerlo pero debido a su popularidad no lo consiguieron. Pronto se divulgó la noticia de que la ciudad de Münster se había vuelto anabaptista y a este lugar concurrieron los discípulos de Melchor Hofmann.197

Los anabaptistas llegados a la ciudad comenzaron a tomar medidas para edificar allí la Nueva Jerusalén. Proclamaban que vendría pronto el reino de Dios, Münster sería la capital y los pobres recibirían la tierra por heredad. Muy pronto los anabaptistas fueron tantos en Münster que lograron apoderarse de la ciudad.198 Los líderes anabaptistas en Münster eran Juan Matthys y Juan de Leiden. El siguiente paso fue expulsar de la ciudad a los católicos, y luego, a los protestantes moderados que no aceptaban el anabaptismo. El antiguo obispo católico de Münster reunió un ejército y comenzó asediar la ciudad. En una salida efectuada contra los sitiadores, Juan Matthys muere, y le sucede en el liderazgo Juan de Leiden.

Debido al conflicto bélico y al éxodo de muchos hombres, la población femenina de Münster sobrepasaba a la masculina, y Juan de Leiden decretó la poligamia. Por ley, toda mujer en la ciudad tenía que estar casada con algún varón. En una acción desesperada, Juan de Leiden salió con un puñado de hombres, y derrotó en una escaramuza a las tropas del obispo.199 Debido a esta victoria Juan de Leyden se convirtió en el rey de la Nueva Jerusalén, y consideró que debía conquistar toda la tierra.200 Tras una serie de fuertes combates la ciudad fue tomada por las tropas del obispo de Münster, siendo masacrados los rebeldes, siendo restablecida la autoridad del obispo en la ciudad.

5. 5 Anabaptismo Pacifista.

La caída de Münster le puso fin al anabaptismo revolucionario. Pronto se comenzaron a escuchar las voces de quienes decían que la tragedia de Münster se debía a que se había abandonado el pacifismo original, que era parte de la verdadera fe”.201 El anabaptismo radical, violentamente reprimido, estaba condenado a desaparecer; extendiéndose, en cambio, el anabaptismo pacifista. Como vimos la corriente pacifista del anabaptismo había aparecido ya tempranamente en Zurich con Grebel, y se extendió por la parte meridional de Alemania, Austria y Moravia. En los Países Bajos los líderes anabaptistas Menno Simons (1496-1561) y David Joris (1501-1556), a consecuencia de la tragedia de Münster y del posterior rechazo al anabaptismo, desaprobaron la violencia y orientaron a sus seguidores a seguir el pacifismo.

Menno Simons nació en los Países Bajos, fue educado para el sacerdocio católico y alcanzó un buen dominio del latín y alguna familiaridad con el griego. Había comenzado un estudio cuidadoso de la Escrituras cuando la ejecución de anabaptistas en su natal Frisia le conmovió. Llegó a la conclusión que la Iglesia Católica, Lutero, Zwinglio y Calvino estaban en el error al practicar el bautismo de infantes, y que solo el bautismo del creyente era válido. Menno Simons se convirtió al movimiento anabaptista en 1536, siendo bautizado por Obbe Phillips, un anabaptista discípulo de Hoffmann, quien rechazaba la violencia de los anabaptistas de Münster.202

Menno Simons fue ordenado ministro anabaptista y tuvo que sufrir persecución. Vivió por varios años como fugitivo y proscrito en los Países Bajos, lugar que luego abandonó para finalmente asentarse en las tierras pertenecientes a un noble, que le brindó refugio, en Holstein, región perteneciente al reino de Dinamarca. Viajó por todo el noroeste de Europa animando y respaldando a los perseguidos, tanto por medio de la predicación como escribiendo tratados que defendían la fe y estilo de vida que aquellos, que habían abrazado la nueva fe, llevaban. Al tiempo de su muerte ya era el líder indiscutido de los anabaptistas en los Países Bajos y el norte de Alemania.203 A sus seguidores se les llamo menonitas, en honor a él. Aunque los menonitas se abstenían de participar en cualquier acto de subversión, pronto fueron considerados subversivos por muchos gobiernos, pues se negaban a participar de la vida común de la sociedad y se negaban a portar armas. La persecución los hizo esparcirse por toda Europa. David Joris se distanció y se enfrentó con Menno Simons por razones doctrinales. El asunto más espinoso fue el relativo al papel de la Escrituras, Joris consideraba como fe muerta tratar la letra de la Biblia como la única autoridad. Los anabaptistas consideraban las Escrituras como un principio, mientras que Joris hizo un principio de la experiencia mística y las revelaciones.204

Una rama de los menonitas llamados los amitas, del nombre de Jacob Ammann, de fines del siglo XVI, trataron de volver a una disciplina más estricta. Los hutteritas del nombre de Jacob Hutter (1500-1536), torturado y quemado en 1536, practicaron la comunidad de bienes por generaciones. Fueron numerosos en Moravia, sufriendo severamente durante la Guerra de los Treinta Años (1618-1648). Un remanente de ellos se refugió en Hungría y posteriormente, a finales del siglo XVII, emigraron a Rusia donde se les acogió por su laboriosidad. Un grupo relativamente tardío fue la Iglesia de los Hermanos o Taufers, su fundador fue Alejandro Mack. El origen de este grupo puede fecharse en 1708, cuando unos pequeños grupos de personas influenciados por el pietismo y deseosos de tomar la Biblia como única regla y guía se bautizaron por inmersión en el río Eder. Antes de 1750 varios grupos acosados por la persecución emigraron a América del Norte, asentándose en Pensilvania.205 En la actualidad hay en el mundo más de 2 millones de integrantes del movimiento anabaptista; los mayores grupos anabaptistas son los menonitas, los schwenckfelders, los hermanos hutteritas y los amish.206 En la actualidad los menonitas son la principal rama del movimiento anabaptista del siglo XVI, siguen insistiendo en el pacifismo, y dedicándose frecuentemente al servicio social.207

5. 6 Otros Grupos Anabaptistas.

Dentro del movimiento anabaptista hubo algunos que sostuvieron posiciones radicales como el humanista Juan Denk (?-1527), quien enseñaba una luz interior superior a toda Escritura y veía en Cristo solo el mayor ejemplo humano de amor a imitar; sostenía que todos los cristianos pueden vivir sin pecar. Compartía las opiniones de Denk su compañero Luis Haetzer, decapitado en Constanza en 1529. El predicador radical Hans Hut propagó las ideas anabaptistas entre las clases trabadora del sur de Alemania. Hut se consideraba profeta y predicaba que la perfección de los santos sería seguida inmediatamente por la destrucción del Imperio Germánico por los turcos.208

Algunos anabaptistas italianos comenzaron a sostener posiciones antitrinitarias, estas ideas parecen haber sido influenciadas por el pensamiento del español Miguel Servet. Los antitrinitarios crecieron en número en la región de Venecia, donde en 1550 celebraron un concilio donde formularon una declaración de creencias. Las persecuciones pronto los dispersaron y muchos de ellos buscaron refugio en Moravia o en los territorios bajo el dominio de los turcos. Otro grupo antitrinitario se asentó en los Grisones, que en aquel tiempo era una república independiente ubicada entre Suiza e Italia.209 A los italianos radicales antitrinitarios pertenecía Mateo Gribaldi (?-1564), ex profesor de derecho en Padua y Giovanni Valentino Gentile (1520-1466), quien estuvo en Ginebra de donde huyó para no ser castigado por sus ideas, pero finalmente fue decapitado en Berna. Jorge Biandrata (1515-1588), estuvo primero en Ginebra pero prudentemente se trasladó a Polonia en 1558, lugar en el que llegó a ser médico de las familias gobernantes de Polonia y Transilvania; en Transilvania ayudó a formar una denominación unitaria que alcanzó reconocimiento legal.210

Miguel Servet (1511-1553), era un eminente médico partidario de la Reforma radical. Las doctrinas de Servet estaban influenciadas por el neoplatonismo por un lado, y por el anabaptismo, por el otro.211 Había nacido en la villa de Villanueva de Sijena, en Aragón, en el año 1511. Fue un joven precoz que siendo adolescente ya conocía el latín, griego y hebreo, dominando también las matemáticas y la filosofía escolástica. A los 17 años su padre le envió a estudiar derecho en la Universidad de Toulouse.212 Servet rechazaba el bautismo de infantes, la doctrina trinitaria y la predestinación; creía que el reino milenial de Cristo estaba por iniciarse pronto. Escribió dos libros antitrinitarios: De trinitatis erroribus y Dialogorum de trinitate. De Iustitia Regni Christi. Una obra polémica que le hizo famoso fue Christianismi Restitutio, compuesta por seis tratados sin conexión cada uno con los otros, en los que el autor pretende restituir el cristianismo a su estado primitivo.213 En 1542 Servet editó la traducción revisada y anotada de la Biblia de Sanctes Pagnino (1470-1536), a la que añadió un prefacio y notas que recomendaban el estudio de la cultura hebrea para una mejor comprension del texto bíblico.214 Servet era un hombre de brillante talento, realizando a la ciencia médica señalados servicios; se adelantó a Hervey por su teoría de la circulación pulmonar de la sangre.215 En páginas anteriores se habló de como Servet fue aprisionado en Ginebra y juzgado en días de Calvino, y finalmente fue ejecutado en la hoguera.

El antitrinitarismo tuvo un notable desarrollo en Polonia, influenciado por las ideas del humanista italiano Lelio Socino (1525-1562) y de su sobrino Fausto Socino (1539-1604), a la doctrina elaborada por ellos se le denominó socinianismo. Lelio Socino nació en el seno de una distinguida familia de juristas; mientras estudiaba derecho en Padua estudió intensamente la Biblia. Se entregó al movimiento reformista y encontró refugio primero en Venecia y luego en los Grisones. Se relacionó con las iglesias protestantes y con sus líderes, tuvo relaciones amigables con Calvino y Bullinger. Lelio Socino era una persona modesta, cortés y profundamente religiosa, aunque era un escéptico que deploró la ejecución de Servet.216 La muerte de éste hizo que Lelio Socino se fijara en la doctrina trinitaria, pero sus ideas no se publicaron durante su vida.

Fausto Socino fue instruido más en las letras que en las leyes, desde niño sintió inclinación por las ideas reformadas. En la edad adulta abandonó Italia, dirigiéndose a Basilea, luego estuvo en Transilvania y finalmente en Polonia donde vivió un cuarto de siglo hasta su muerte. Lideró en Polonia un grupo de anabaptistas antitrinitarios, ellos formularon sus creencias en el Catecismo Racoviano, por el nombre de la ciudad de Rakow, centro de los socinianos. Los socinianos polacos eran misioneros activos que llevaron sus ideas a Volkinia, en la actual Ucrania.217 El socianismo fue suprimido de Polonia mayormente por los esfuerzos de los jesuitas. Esta creencia halló algunos partidarios en los Países Bajos y en Inglaterra, donde tendría no poca influencia.218

5. 7 Conclusiones.

El anabaptismo era la manifestación de una corriente del Cristianismo que a través de los siglos ha llevado a grupos de creyentes a separarse del resto de las personas para vivir una fe más pura y consagrada, acorde con los principios del Evangelio. Se caracterizó por ser un movimiento muy amplio que comprendía diferentes corrientes con una amplia variedad doctrinal. La mayoría de sus primeros líderes, a pesar de no estar de parte de la violencia, fueron masacrados por las autoridades. Una sección del anabaptismo se hizo partidaria de la violencia revolucionaria como método que les ayudaría a tomar el poder político e implantar el reino de Dios en la tierra. Finalmente prevaleció la corriente que optó por el pacifismo como los menonitas y los huteritas.

Examen de la Lección V.

1- ¿A qué se llama anabaptismo?

2- ¿Quién fue el primero que inició el bautismo de creyentes adultos o rebautismo?

3- ¿Quién fue Balthasar Hubmaier?

4- ¿Quiénes fueron los líderes de la Guerra de los Caballeros?

5- ¿En qué batalla fueron vencidas las tropas campesinas capitaneadas por Müntzer?

6- ¿Quiénes fueron los líderes anabaptistas en Münster?

7- ¿Quién fue Menno Simons?

8- ¿Cuáles son los mayores grupos anabaptistas en la actualidad?

9- ¿Quién fue Miguel Servet?

10- ¿Cómo se denominó a la doctrina elaborada por Lelio Socino y Fausto Socino?

LECCION VI

LA CONTRARREFORMA

6. 1 Introducción.

Se llama Contrarreforma al movimiento reformador efectuado dentro de la Iglesia Católica para enfrentar a la Reforma Protestante y al mismo tiempo corregir algunos de los males de que adolecía el catolicismo en el siglo XVI. La acción de la Contrarreforma se caracterizó por la lucha ideológica y por tratar de conquistar por las armas las regiones ganadas por la Reforma Protestante. Donde la victoria militar era alcanzada se trató de reconvertir a las masas protestantes al catolicismo. El Concilio de Trento y la fundación de la orden de los jesuitas surgieron del programa de la Contrarreforma. El programa de la Contrarreforma se caracteriza por reflejar dos tipos de esfuerzos: uno para consolidar la organización y la ideología de la Iglesia; y otro para eliminar el movimiento reformador protestante sin tener en cuenta con qué medios se llevaría a cabo esta liquidación.

6. 2 La Contrarreforma o “Reforma Católica”.

Antes de comenzar la Reforma Protestante existía en una parte del catolicismo una tendencia espontánea que intentaba mejorar la Iglesia Católica. Pero aún se estaba muy lejos de una renovación seria y profunda, siendo los resultados muy pobres. La mayor fuerza en oposición a una reforma de la Iglesia Católica partía, sobre todo, de la Curia romana. Fue necesario que Lutero y demás reformadores llamasen la atención general de la jerarquía católica de la necesidad de un cambio religioso. Ya en España el cardenal Jiménez de Cisneros, arzobispo de Toledo, apoyado por la reina Isabel la Católica, había iniciado una reforma del clero hispano; reforma que había combatido el relajamiento de las costumbres de los eclesiásticos y mejorado la enseñanza y preparación de los sacerdotes. El cardenal Cisneros fue el fundador de la Universidad de Alcalá y entre 1514 y 1517 se ocupó de la edición de la Biblia llamada “Complutense”.219

El término Contrarreforma, se plantea que fue acuñado por el historiador alemán Leopoldo von Ranke (1795-1886). Se entiende por Contrarreforma la represión del protestantismo mediante la coacción y el poder religioso, político y militar. Representando, por tanto, la suma de los esfuerzos políticos, procesales, ejecutivos y realizados por los príncipes y la jerarquía católico-romana para recuperar el terreno perdido por la confesión católica frente a los protestantes.220 La Reforma Católica o Contrarreforma fue el instrumento principal de la Iglesia Católica en su lucha contra la expansión de la Reforma Protestante. El catolicismo reunió sus fuerzas y su energía y tomó medidas decisivas de defensa. De esta manera limitaron el daño causado por el movimiento protestante, lo repararon en parte y, sobre todo, hicieron muy difícil su repetición en otros países.221

La época de la Contrarreforma fue fructífera en el surgimiento de nuevas órdenes religiosas que se propusieron como meta el arreglo de las costumbres, la predicación de las doctrinas católico-romanas en clara oposición a la ideología protestante, la evangelización y la enseñanza. Gran parte de las congregaciones de clérigos regulares nacen en el siglo XVI: los teatinos (1524), barnabitas (1533), jesuitas (1540), somascos (1540), clérigos regulares enfermeros o Camilos (1582), clérigos regulares de la Madre de Dios (1595), y en el siglo XVII asistimos al nacimiento de los escolapios (1617). Algunas órdenes religiosas antiguas fueron reformadas, evolucionando hasta ser fundados nuevos grupos como los capuchinos y los carmelitas descalzos, con Teresa de Ávila (1515-1582) y Juan de la Cruz (1542-1591).222

El programa contrarreformista muchas veces se caracterizó por apelar a la coerción sobre las masas y al empleo de la violencia. Todos los tipos de violencia fueron permitidos ejercerlos sobre los no católicos.223 Podemos definir a la Contrarreforma como “la represión del protestantismo mediante el poder político y militar”.224 El programa de la Contrarreforma se caracterizaba por consolidar la organización y la ideología de la Iglesia Católica y por intentar liquidar el movimiento reformador sin tener en cuenta que medios eran usados para acabar con el protestantismo.225 En los países donde gobernaban los Habsburgo las autoridades políticas y religiosas desde un principio atacaron a la Reforma, destacándose estos monarcas como campeones de la Contrarreforma. Los Países Bajos y Bohemia fueron dos regiones donde se manifestó la lucha de la contrarreforma católica contra los reformados protestantes.226

En los países Bajos la agitación iba en aumento y el monarca Felipe II, de la rama de los Habsburgo españoles, inició una cruenta represión contra las ideas protestantes y libertarias que los habitantes de aquella nación sustentaban. La Guerra de los Ochenta años (1568-1648), fue un conflicto que enfrentó al imperio colonial español contra los flamencos y holandeses. Los monarcas españoles no pudieron reconquistar todo el territorio rebelde; en la parte norte de los Países Bajos surge un estado que se llamó las Provincias Unidas (Holanda) donde floreció la religión reformada (Calvinismo). La parte sur de los Países Bajos fue reconquistada por los españoles quienes suprimieron el protestantismo, restaurando, por tanto, el catolicismo. La presencia de las tropas hispanas permitió al catolicismo vencer a la Reforma en la parte meridional del País. En los Países Bajos meridionales (Bélgica), los jesuitas fueron los agentes más activos del catolicismo. En 1595 había en esta región 420 padres de la Compañía de Jesús, para 1626 eran ya 1574. Ellos compraron edificios y jardines en las ciudades y fundaron varios colegios y seminarios donde educaban a los jóvenes.227

6. 3 El Concilio de Trento.

Se llama Concilio de Trento a la serie de reuniones celebradas en la ciudad imperial de Trento, en la alta Italia. El Concilio inaugurado en 1545, duraría con interrupciones y desplazamientos hasta el año 1563, con tres períodos de sesiones.228 La apertura del Concilio de Trento fue el 13 de diciembre de 1545. En marzo del año 1547 el Concilio fue trasladado a la ciudad de Bolonia. Los delegados decidieron trasladar la sede ante la amenaza de epidemia, que desde hacía tiempo se difundía en Trento, como también al intento de escapar de la tutela del emperador Carlos V. En septiembre de 1549, ante la dura oposición del Emperador, el Papa suspendió el Concilio. Bajo el pontificado de Julio III (1487-1555), el Concilio fue reabierto en el año 1551. En 1552 ante la amenaza de invasión por parte de los protestantes alemanes se acordó la suspensión del Concilio por dos años. Finalmente el Concilio se reanudó un año después de su convocación, en enero de 1562, y prosiguió con celeridad, aunque entre dificultades y divergencias, hasta finales del año siguiente, llegando a su conclusión definitiva el 4 de diciembre del año 1563.229

El Concilio de Trento fue la negación del diálogo con la Reforma y sus representantes, recalcando las posiciones antiprotestantes. El Concilio aprobó la doctrina del purgatorio y de los merecimientos obtenidos por las buenas obras.230 Además confirmó el culto a las imágenes, mantuvo los siete sacramentos, rechazando la comunión con las dos especies, recalcando la presencia real de Cristo (transubstanciación), inventó el confesionario y negó a los laicos la Biblia y la misa en lengua vulgar.231 El Concilio redactó en forma definitiva los principios de la Contrarreforma, cortó toda posibilidad de reconciliación con los protestantes, y fortaleció el avance de la Iglesia Católico, ya avivada, y en parte purificada, en los territorios perdidos hacia el protestantismo y en las tierras abiertas a la fe por las exploraciones, las conquistas y el comercio de los siglos XV y XVI.232

En Trento se aprobó la creación de los seminarios en cada diócesis; haciendo énfasis en la educación de los sacerdotes, en la quinta sesión del Concilio se dictaminó que en las catedrales debería haber un programa para la preparación e instrucción del clero.233 Además, la prohibición general de acumulación de beneficios. Frente a la Reforma Protestante que establecía la Sagrada Escritura cono única regla de fe (sola Scriptura), el Concilio de Trento reafirmó la importancia, junto a la Biblia, de la Tradición. En la obra del Concilio de Trento, se encuentra la iniciativa y el espíritu de los jesuitas: en la institución del Índice, destinado a guardar a los católicos de lecturas peligrosas; en la redacción de un catecismo, en el que la fe se fija en formulas netas. Se enriquece la iconografía con la difusión de temas, especialmente, los combatidos por los protestantes, tales como: La Inmaculada Concepción y los referentes al Sacramento de la Eucaristía.234

El Concilio de Trento señaló el camino de la Reforma Católica, la reafirmación del dogma católico y el programa de lucha antiprotestante. La maquinaria administrativa de la Iglesia fue revisada y fortificada. Trento a pesar de su historia accidentada, del escaso número de prelados que asistieron, y de los obstáculos presentados por los gobernantes antes de permitir que los decretos fueran promulgados, marcó el nacimiento de la Iglesia Católica moderna.235

6. 4 Ignacio de Loyola y los Jesuitas.

Una de las instituciones que de un modo práctico contribuyó a la obra de renovación tridentina, designada como Contrarreforma, fue la Compañía de Jesús.236 Don Íñigo López de Riquelme, fundador de la Compañía de Jesús o jesuitas, nació en el año 1491 en Loyola, en el País Vasco. Pasó su adolescencia entre los pajes de la corte real y se destacó pronto por su inclinación militar y por sus dotes diplomáticos. El joven Íñigo combatió en las guerras franco-españolas, siendo gravemente herido en el sitio de Pamplona por parte de los franceses, en 1521.237 Una bala de cañón le fracturó una pierna y el joven militar estuvo sufriendo durante varias semanas, el sufrimiento se prolongó porque el hueso hubo de ser nuevamente quebrado y arreglado. Un tiempo después fue operado nuevamente de la pierna para tratar de corregir un defecto del hueso fracturado. Durante las semanas de convalecencia Íñigo se libró del tedio y aburrimiento leyendo libros de temas religiosos.238 Los libros que leyó fueron La Vida de Cristo y La Vida de los Santos; como carecía casi de educación, esto, junto a los sufrimientos físicos recién llevados, le llevaron a meditar profundamente en la pasión de Cristo y en el sufrimiento de los santos, dejando en él un impacto imborrable.239 Las lecturas y meditaciones le llevaron a toma la decisión de consagrarse a la vida monacal, que era la manera de mostrar la devoción por Dios dentro del catolicismo medieval.

Al concluir el periodo de convalecencia se dirigió al monasterio benedictino de Montserrat, al oeste de Barcelona, donde hizo voto de pobreza. De Montserrat marchó al pueblo de Manresa donde emprendió el camino del asceta; ayunaba, rezaba y pedía su comida de puerta en puerta, cuidaba de los enfermos, asistía a misa y leía libros de devoción entre ellos La Imitación de Cristo. En Manresa, basado en su propia experiencia, elaboró la forma primitiva de su libro Ejercicios Espirituales.240 En marzo de 1523 partió hacia Palestina como misionero. Llegó a Jerusalén el 1 de septiembre de ese mismo año. Pronto tuvo que abandonar la Tierra Santa por orden del provincial de la Orden Franciscana.241

Cuando regresa a Europa pasa por Venecia, Génova y Barcelona, en esta última ciudad Ignacio decide estudiar. Ya con unos treinta años se vio en el colegio en medio de jovencitos donde aprendió el latín. Luego se dirige a la Universidad de Alcalá de Henares para estudiar teología. En Alcalá cayó bajo la sospecha de la Inquisición que le encarceló para luego dejarle en libertad. Ignacio toma la resolución de dirigirse a la Universidad de Salamanca para continuar allí sus estudios. A los dos meses de estar en Salamanca fue puesto nuevamente en prisión, cuando le liberaron le pusieron restricciones con respecto a lo que podía predicar y enseñar.242

De Salamanca Ignacio viajó a Paris para continuar sus estudios en la Universidad de Montaigu. Sus esfuerzos para adoctrinar a los demás siguiendo sus métodos singulares le volvieron a traer problemas con la Inquisición, por eso actuando con mayor cautela se reunía con un grupo de seis compañeros universitarios entre los cuales estaban dos que llegarían a estar entre sus seguidores más preciados: Salmerón y Lainez.243 El 15 de agosto de 1534 Ignacio y seis de sus compañeros tomaron el triple voto de pobreza, castidad y obediencia, y les fue dada la comunión por el único del grupo que era sacerdote.244

Así surge la Sociedad (Compañía) de Jesús, aprobaba en 1540 por el papa Pablo III mediante la bula Regimini militantis Ecclesiae.245 Los jesuitas habían de tener la organización de un ejército, sus miembros serían soldados de Dios. Habrían de guerrear bajo la dirección del Papa, y con este fin hicieron un voto especial de hacer todo cuanto el Papa les ordenara. Sus integrantes habían de hacer votos de castidad y de pobreza y obediencia a sus superiores; no poseerían vienes, salvo para sus colegios y universidades. Ignacio fue elegido unánimemente como el primer General de los jesuitas.246

Ignacio de Loyola se caracterizó por ser un gran organizador, la Orden Jesuita, de la cual fue su general hasta su muerte en 1556, parecía por su organización y disciplina rígida más una institución militar que religiosa. Los jesuitas no estaban obligados a salir de la sociedad, sino que permanecían en ella y dirigían sus esfuerzos para ganarse la simpatía de las personas influyentes y de los soberanos.247 Entre los jesuitas la formación sería especialmente prolongada: comenzando con dos años de noviciado, estudios en una Facultad teológica hasta alcanzar los grados universitarios y un tercer año de noviciado al concluir los estudios. La profesión solemne viene a tener lugar unos diecisiete años después del ingreso en el noviciado. Entre ellos se admite cualquier tipo de ministerio, a excepción de la tarea parroquial estable, además se prescribe una obediencia especial al Papa. Se dedicaron a ganar a las élites sociales para el catolicismo consagrándose a la educación de los jóvenes de las familias nobles y acomodadas de Europa. El método educativo de los jesuitas encontró su formulación clásica en la Ratio studiorum Societatis Jesu.248 En los colegios jesuitas se daba gran importancia al estudio del griego y el latín, así como a las matemáticas y la filosofía. Con el objetivo de ganar el mayor número posible de partidarios, creaban escuelas y organizaban funciones teatrales. Les presentaban a las multitudes los predicadores más capaces y no perdían ocasión para revestir sus actos de toda pompa. Resucitaban todas las ceremonias y fiestas, destacando el carácter vistoso de cada acto eclesiástico y de cada manifestación de los sentimientos religiosos. El propósito de todo esto era lograr la mayor influencia en los creyentes y ganarles para el Catolicismo.249

Los jesuitas, fruto del catolicismo español, fueron el instrumento más activo de la Contrarreforma. La tarea de combatir a los protestantes se convirtió en la principal misión de los jesuitas. Tuvieron un desarrollo extraordinario, 16 años después de fundada la orden ya tenía alrededor de mil miembros. Estaban presentes en Italia, en Francia, en España y Portugal. También estaban presentes en Alemania combatiendo a los protestantes y en Irlanda fortaleciendo a la Iglesia Católica irlandesa.250

Los jesuitas dieron un gran impulso a las misiones fuera de Europa en América, la India, China y Japón. En 1541 se inició la labor misionera en ultramar entre los jesuitas cuando Francisco Javier (1506-1552), partió hacia la India acompañado por otros dos jesuitas. Francisco Javier desembarcó en la ciudad de Goa en 1542 y debido al impulso que dio a la labor misionera le llamaron el apóstol de la India. En aquellas tierras logró una gran cantidad de conversiones, muchas veces apoyado política y militarmente por las autoridades coloniales portuguesas. Los resultados logrados por Francisco Javier despertaron el interés en la misiones y dieron renombre a los jesuitas. Francisco Javier falleció en Cantón 1552 cuando intentaba entrar al territorio chino. Su sucesor en la India, el jesuita Roberto de Novile, aplicó con éxito los mismos métodos que usaba la Compañía en Europa; se esforzó en ganarse a las clases altas y a los “intocables” solo les alcanzaba la hostia consagrada en el extremo de un palo. Los jesuitas también llegaron a Japón donde lograron conversiones al catolicismo, especialmente en la región de Nagasaki. En el año 1587 el gobernante Hideyoshi persiguió a la comunidad católica japonesa, expulsando a los jesuitas. En 1614 el shogún Tokugawa Yagasu reinició la persecución.251

En las Américas los jesuitas tuvieron misiones en el Canadá y en las colonias españolas. Su gran éxito misionero lo tuvieron en América del Sur con los indios guaraníes, en el Paraguay, donde vivieron el gran éxito de la colonización jesuítica. En Paraguay crearon un estado teocrático regido por los padres jesuitas, organizando comunidades indígenas alrededor de las misiones. Los jesuitas llegaron a Paraguay hacia el año 1600 enviados por el rey de España y Portugal, estableciendo su gobierno sobre los indios guaraníes en la misiones.252 El apogeo de las misiones en el Paraguay ocurrió entre los años 1650-1750. Los jesuitas habían establecido una red extensísima de misiones que alcanzaba desde el norte de Argentina hasta la parte sur de Brasil.253

La capital oficial de las misiones era La Candelaria donde tenía su residencia el Superior de las misiones y desde allí administraba todo el territorio tanto en lo eclesiástico como en lo temporal. De la Candelaria salían caminos a todas las partes del territorio. En cada una de las misiones dos padres jesuitas eran los directores, el mayor era elegido por su experiencia del país y conocimiento de la lengua guaraní. El segundo, llamado “compañero”, actuaba como lugarteniente del primero. El trabajo y los bienes eran comunitarios, no obstante daban a cada familia guaraní una porción de terreno que debía cultivar.254 Las viviendas de los indígenas eran colectivas y se ubicaban por lo general alrededor o cerca de la iglesia edificada por los padres jesuitas. El plan trazado en la ubicación de las edificaciones en cada misión urbano se aplicó sistemáticamente en todos los pueblos. En el centro había una plaza mayor, que quedaba cerrada por la iglesia, la casa o residencia de los religiosos, el colegio o escuela y los demás edificios administrativos, por un lado. Por el otro lado se encontraban las viviendas de los indígenas.255 En Paraguay existían unas treinta misiones, que constituían un vasto latifundio en el que laboraban más de 200 000 indígenas.256

En 1546 el Papa escogió a Salmerón y a Laínez como teólogos pontificios que le representaran en el Concilio de Trento. Estos teólogos jesuitas fueron los máximos defensores de la reafirmación de la autoridad papal frente a los protestantes y también ante los propios obispos y el clero. Gregorio XIII (1502-1585), dio a los jesuitas el derecho de realizar negocios comerciales bancarios.257 Los jesuitas para obtener medios para alcanzar sus propósitos se dedicaron a la especulación y a la usura. De esta forma llegaron a poseer enormes latifundios, manufacturas, bancos y hasta colonias en el Nuevo Mundo.258

6. 5 Renacimiento de la Inquisición.

Ya en la época de los reyes católicos había sido restituida la inquisición en España, en el año 1480, completamente bajo autoridad real y con inquisidores nombrados por la corona española. Muy pronto se convirtió en un terrible instrumento represivo bajo la dirección del inquisidor Tomás de Torquemada (1420-1498). El objetivo fundamental de la Inquisición española en ese momento era reprimir a los judíos y musulmanes que se negaban aceptar el bautismo. Pero durante el reinado de Felipe II que comprendió desde 1556 a 1598 la Inquisición estuvo mejor organizada en España y fue más despiadada que en cualquier otro lugar. Los gobernantes hispanos alentaban a la Inquisición a combatir y desarraigar todo disentimiento de la fe católica.259

Bajo la presión del cardenal Carraffa, quien abogaba por una severa represión de toda divergencia del Catolicismo, el papa Pablo III (1468-1549), reorganizó la Inquisición general el 21 de julio de 1542. En esta reorganización se siguió en gran parte el modelo español. Ante el empuje de la Inquisición desapareció rápidamente el débil comienzo del protestantismo italiano. Así se forjó una de las armas más formidables de la Contrarreforma católica en su lucha contra los protestantes y todo tipo de disidentes.260

Además de protestantes y disidentes religiosos varios pensadores y científicos fueron enjuiciados por la Inquisición. En 1599 fue condenado por la Inquisición el filósofo Tomasso Campanella (1568-1639), quien escribió en 1602, estando en la cárcel, su utopía La Ciudad del Sol, en 1634 consiguió huir a Francia. En el año 1600 fue condenado y quemado en Roma Giordano Bruno (1548-1600). En 1619 el filósofo naturalista italiano Lucilio Vanini (1585-1619) fue llevado a la hoguera en Toulouse. Durante el pontificado de Urbano VIII (1568-1644), fue incluida en el Índice (1643) la obra de Nicolás Copérnico (1473-1543), De revolutionibus.261 En 1632 también Galileo Galilei (1564-1642) es citado ante la Inquisición y condenado en virtud de la transgresión de una prohibición supuestamente decretada en 1616. Ante la presión que este sabio sufrió se retractó, el 22 de junio de 1633, siendo condenado a arresto domiciliar en su villa de Arcetri. Así se llegó así a la casi silenciosa emigración de los científicos en el seno de la Iglesia Católica. Italia y España, bajo la férula de la Inquisición, se quedaron sin estudiosos de las ciencias naturales.262

6. 6 El Arte Barroco.

El Barroco fue un período de la historia de la cultura occidental que produjo obras en el campo de la literatura, la escultura, la pintura, la arquitectura, la danza y la música, y que abarca aproximadamente, desde el año 1600 hasta 1750. Con el nombre de barroco se designa al estilo o manera que predominó en Europa en las artes plásticas, la música y la literatura en el siglo XVII, y que después se prolonga bajo la denominación de rococó hasta la mitad del siglo XVII.263 La arquitectura barroca, sustituyó a la severidad de la arquitectura renacentista italiana. Uno de los centros más influyentes es la Roma papal, centro de un arte contrarreformista que deriva hacia un barroco exuberante. El arte barroco se convirtió en una expresión de la Contrarreforma para influenciar a las masas católicas. Se puede afirmar que el arte y la arquitectura barrocos son fruto directo de la Contrarreforma.264 Entre los años 1580 y 1670, los papas del Barroco convirtieron a Roma en un gigantesco escenario teatral dedicado a acoger a los millones de peregrinos que la visitaban, ofreciéndoles el brillante espectáculo del triunfo del Catolicismo. El barroco fue un instrumento más en manos de la jerarquía católica para promover la Contrarreforma. El primer promotor de este impulso es el papa Sixto V, que, en su corto pontificado (1580-1585), puso las bases de un plan global de recristianización de Roma completado por sus sucesores, siendo edificados una gran cantidad de edificios y monumentos para exaltar al papado y a la Iglesia. La renovación de la capital del papado dejaba paso, así, a la Roma triunfante de la Contrarreforma.265

Las primeras manifestaciones del arte barroco aparecen en la arquitectura religiosa, siendo Italia la cuna del Barroco.266 Por tanto son características de esta época las iglesias edificadas por los jesuitas. Los jesuitas, así como otras órdenes religiosas, demandaban una arquitectura religiosa que estuviera enfocada en captar la atención de los adoradores a los sacramentos y otros elementos claves de la adoración católica, apelando a los sentidos y a alcanzar el perfeccionamiento de las vidas de los feligreses. Una de las primeras iglesias en reflejar este nuevo espíritu de valores es la iglesia de Il Gesú, en Roma, iglesia central de los jesuitas.267 Las numerosas iglesias edificadas por los jesuitas siguiendo el ejemplo de Il Gesú llenaban los requisitos para favorecer su campaña proselitista a favor del catolicismo. Los cánones el estilo barroco fueron trazados desde la ciudad de Roma.268 La iglesia de San Ignacio de Loyola es otra iglesia barroca edificada por los jesuitas en Roma, construida en 1626 y dedicada a San Ignacio de Loyola, el fundador de la Compañía de Jesús. El arte barroco influido por los principios de la Contrarreforma está interesado en mostrar la fuerza y la riqueza de la Iglesia Católica.269

6. 7 El Índice de los Libros Prohibidos.

En el 1558 el papa Pablo IV promulgó en Roma la primera edición del Index.270 Éste fue instaurado por sugerencia del Concilio de Trento: “En 1564, Pío VI, siguiendo las recomendaciones de las sesiones XVIII y XXV del Concilio de Trento, publicó un primer Index de libros prohibidos”.271 El Índice de los libros prohibidos fue repetidamente puesto al día según iban apareciendo nuevos libros cuyas doctrinas u opiniones la Iglesia Católica no aceptaba y por tanto condenaba, en el año 1948 fue cuando se hizo la última revisión del Índice.272 Desde los primeros tiempos de la Reforma la Iglesia Católica mandó incautar libros protestantes. Se les quemó como ocurrió en Lovaina a partir del año 1520. Progresivamente se fue instalando un mecanismo de vigilancia y represión estricta. A partir de 1540, la venta ambulante de libros protestantes en países católicos tropezaba con serias dificultades. Fueron llevados a la cárcel numerosos vendedores de libros ambulantes, siendo muchos de ellos quemados en la hoguera. Para información de libreros y de fieles, las autoridades católicas comenzaron a redactar Indices librorum probibitorum.273

6. 8 Conclusiones.

La Contrarreforma fue el programa desplegado por la Iglesia Católica en su lucha contra la Reforma Protestante. El Concilio de Trento y la creación de la Compañía de Jesús fueron los instrumentos que mejor expresaron la ofensiva católica contra la disidencia protestante. También fue renovada la Inquisición como instrumento de lucha y represión, y se instauro el Index de los libros prohibidos con el objetivo de censurar toda literatura protestante o de cualquier otra índole considerada peligrosa por las autoridades clericales romanas. La Contrarreforma también influyo en el arte propiciando un nuevo estilo llamado Barroco que buscaba influenciar sobre las masas para atraerlos y mantenerlos en el seno de la Iglesia Católica.

Examen de la Lección VI.

1- ¿Por quién fue acuñado el término Contrarreforma?

2- ¿Qué se entiende por Contrarreforma?

3- ¿Cuáles puntos doctrinales aprobó el Concilio de Trento?

4- ¿En qué año fue aprobada la Compañía de Jesús?

5- ¿Dónde los jesuitas tuvieron su gran éxito misionero?

6- ¿Cuáles pensadores y científicos fueron enjuiciados por la Inquisición?

7- ¿Qué fue el Barroco?

8- ¿Dónde aparecen las primeras manifestaciones del arte barroco?

9- ¿En qué año se promulgó en Roma la primera edición del Index?

10- ¿Qué medidas tomo la Iglesia católica para censurar los libros de tendencia protestante?

LECCION VII

LA REFORMA EN OTRAS NACIONES

7. 1 Introducción.

Hubo países donde el Protestantismo no alcanzó tanto éxito como en Alemania, Holanda o Inglaterra. Entre estas naciones están España, Polonia, Bohemia (país checo), Hungría y Transilvania. En estas naciones la labor católica contrarreformista combatió con éxito las ideas protestantes y logró la reconversión de una parte de los reformados al catolicismo. Esta labor contrarreformista fue llevada a cabo principalmente por los jesuitas que fueron favorecidos entre otras cosas por las victorias obtenidas por el campo católico durante la Guerra de los Treinta Años.

7. 2 Protestantismo en España.

España fue una nación donde el Protestantismo no fue tan fuertemente arraigado como en otras naciones europeas. Solo una minoría, por lo general letrada, abrazaron las ideas protestantes. La monarquía hispana se levantó en el siglo XVI como la campeona del Catolicismo y la Contrarreforma en Europa Occidental. Por tanto, los protestantes españoles fueron duramente perseguidos por los reyes y la Iglesia que usaron eficazmente su brazo represivo, la Inquisición, para ahogar toda disidencia religiosa. La historia de los protestantes hispanos es una serie de persecuciones, reuniones clandestinas, muertes y exilios; la historia de estos valientes testigos es digna de tenerse en cuenta.

7. 2. 1 Protestantes Españoles.

El contacto de España con Alemania y los Países Bajos propició la introducción del protestantismo en la Península Ibérica. En 1519 fueron enviados a España los primeros escritos de Lutero, y al año siguiente fue vertido al español su comentario sobre Gálatas. A partir de esta fecha, continuaron infiltrándose, principalmente procedentes de los Países Bajos, libros protestantes. En 1524 en un navío proveniente de Flandes con destino a Valencia fueron incautados dos toneles llenos de libros protestantes.274 Hacia fines del reinado de Carlos V (1516-1556), se fundaron las primeras comunidades o iglesias protestantes, en Valladolid y en Sevilla. Uno de los principales promotores del protestantismo fue Julián Hernández (?-1560), conocido como “Julianillo”, por su pequeña estatura.275 Julianillo fue apresado por los agentes de la Inquisición que le incautaron dos toneles en los que traía una gran cantidad de ejemplares del Nuevo Testamento traducido por Juan Pérez de Pineda.276

En la ciudad de Sevilla había un grupo de seguidores de las ideas reformadas, siendo uno de sus integrantes el renombrado predicador de la catedral, el doctor Constantino Ponce de la Fuente (1502-1560). Además en las afueras de la ciudad estaba el monasterio de San Isidoro del Campo en el que los monjes habían sido influenciados por las doctrinas protestantes. Doce de estos monjes decidieron abandonar el monasterio para por distintos caminos dirigirse a Ginebra. Al cabo de un año los doce se pudieron reunir en dicha ciudad, en este grupo se encontraban Juan Pérez de Pineda, Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, quienes jugaron un papel relevante en la tarea de verter las Santas Escrituras al castellano. A los pocos días de haber huido este grupo la Inquisición comenzó una gran redada entre los sospechosos de abrazar ideas reformadas. En Sevilla aproximadamente ochocientas personas fueron encarceladas por la Inquisición, y en la ciudad de Valladolid unas ochenta.277

Se piensa que Agustín Cazalla (1510-1559), canónigo de Salamanca y doctor en teología, fue uno de los que esparció las primeras semillas de la Reforma Protestante en España. Cazalla fue predicador y capellán del emperador Carlos V, a quien acompañó por toda Europa durante nueve años. A su vuelta a Valladolid en 1552 se fue reuniendo a su alrededor un grupo, muchos de los cuales eran sus familiares, cuyas ideas eran protestantes.278 En Valladolid la vivienda de la familia Cazalla se convirtió en una domus-ecclesia donde se celebraban funciones catequéticas y litúrgicas protestantes, siendo, además, un foco de irradiación de las doctrinas reformadas. La familia de don Pedro Cazalla y su esposa doña Leonor de Vivero (padres de Agustín Cazalla), tenía nueve hijos. También pertenecían al grupo protestante miembros de las familias de Poza y Alcañices, emparentadas entre sí y amigas de la familia Cazalla. El núcleo de algunos de estos grupos de protestantes lo formaban familias nobles con antecedentes raciales judíos, cuyo acceso a los cargos políticos y eclesiásticos podría verse frenado por la importancia que a mediados de la centuria decimosexta se volvió a otorgar a la limpieza de sangre.279

La Inquisición investigó y desarticuló estos grupos protestantes y con los prisioneros realizó aparatosos autos de fe como escarmiento. “La celebración de un auto de fe en lugar público era el desenlace ordinario de la actividad inquisitorial durante un determinado período. En él se promulgaban las sentencias conclusivas de los procesos, las cuales se ejecutaban inmediatamente después”.280 Un auto de fe era además un acto público que se esperaba sirviera de escarmiento a los condenados y de advertencia a quienes secretamente tuviesen ideas disidentes con respecto al catolicismo. El primer auto de fe contra los protestantes se efectuó en la plaza Mayor de Valladolid el 21 de mayo de I559, y en él catorce personas fueron muertas, mientras otras dieciséis fueron castigadas públicamente de distintos modos. El tribunal inquisitorial hallando culpables a algunos de los procesados, determinó celebrar con ellos un aparatoso auto de fe.281 En el segundo auto de fe, celebrado en la misma ciudad el 8 de octubre de ese año, los muertos fueron trece, y dieciséis los castigados.

La noche entre el 21 y el 22 de agosto de 1559; fue detenido por la Inquisición el arzobispo de Toledo fray Bartolomé Carranza de Miranda (1503-1576), acusado de herejía. Al día siguiente tuvo lugar la primera audiencia en el tribunal de Valladolid, comenzaba así el proceso inquisitorial más largo de la historia de España.282 Carranza era acusado de que en un catecismo escrito por él había proposiciones heréticas y de haber tenido relaciones con personas juzgadas por abrazar ideas protestantes. El Arzobispo apeló a tribunales superiores y al Papa. En mayo de 1567 llegó a Roma para ser enjuiciado. Según parece el papa Pío V estaba convencido de la inocencia de Carranza deseando que en Roma se vendiese públicamente el Catecismo.283 La sentencia de Carranza fue dictada el 14 de abril de 1576, condenándole a la abjuración de dieciséis proposiciones encontradas en sus escritos y a la privación por cinco años del gobierno de su obispado.284 El rey Felipe II se destacó por ser un gran oponente contra los protestantes y el protestantismo.

7. 2. 2 Reformados Exiliados.

Ante el peligro que amenazaba sus vidas muchos simpatizantes de las ideas reformadas escaparon de España, asentándose en diferentes lugares de Europa. Pronto aparecieron iglesias protestantes españolas en las ciudades de Amberes, Estrasburgo, Ginebra, Hesse y Londres.285 Juan Pérez de Pineda (1500-1567) fue uno de los sevillanos que habían huido antes de estallar la persecución. Se asiló primeramente en Ginebra donde vivió varios años, fue pastor de una congragación protestante e imprimió sus obras. Luego pasó a Francia donde fue predicador en Blois y capellán de la duquesa Renata de Ferrara (1510-1575), en el castillo de Montargis. Al morir dejó sus bienes para costear la impresión de una Biblia en castellano.286

Juan de Valdés (c. 1500-1541), hermano de Alfonso de Valdés, fue un reconocido erasmista. Era de ascendencia noble y fue formado por una amalgama de la herencia católica, Erasmo y los místicos del norte. Procuró la reforma del catolicismo en su tierra natal, cayendo bajo la sospecha de la Inquisición. Se refugió en Italia yendo primero a Roma en 1531, y después a Nápoles,287 donde se dedicó a los estudios bíblicos y al camino de los místicos. Alrededor de él se formó un círculo de discípulos devotos, muchos de ellos permanecieron en la comunión de la Iglesia Católica, como el poeta veronés Marco Antonio Flaminio (1498-1550), Pietro Carnesecchi (1508-1567), protonotario y secretario de la corte papal, ejecutado por la Inquisición en 1567.288 Pero otros de sus discípulos como Pedro Mártir (1500-1560), y Bernardino Ochino (1487-1564), rompieron abiertamente con el catolicismo.289

Juan Díaz (1510-1546), nació en Cuenca patria de los hermanos Valdés. Estudió teología en Alcalá de Henares y en París. A principios de 1545 fue a Ginebra con Mateo Budé y Juan Crespin para conocer aquella iglesia y relacionarse con Calvino. En compañía de Claudio Senarcleus se dirige a Alemania, deteniéndose algunos días en Basilea y Estrasburgo. Acompañó a Martín Bucero como representantes de las iglesias reformadas a la Dieta de Ratisbona en el año 1546. Juan Díaz fue asesinado por su hermano Alfonso Díaz, quien era jurisconsulto en la curia romana como abogado del tribunal eclesiástico de Rota. Alfonso viajó a Alemania y primero trató de convencer a su hermano que adjurase de las ideas protestantes, ante la negativa de éste planificó fríamente su asesinato que efectuó con la ayuda de un criado.290

Jaime de Enzinas, hermano de Francisco de Enzinas, fue un protestante español que estudió en la Universidad de París. Viajó a los Países Bajos para estudiar en Lovaina. En enero de 1541 se encontraba en Amberes con la intención de publicar un catecismo protestante, traducido por él a la lengua castellana. Su familia le persuadió a viajar a Italia donde fue apresado y juzgado por la Inquisición que le condenó a ser quemado en la hoguera, fue ejecutado en 1546. Francisco de San Román (ca. 1510-1542), fue un comerciante español al que sus negocios le llevaron a Flandes y Alemania. Fue detenido en Amberes y entregado a los frailes dominicos inquisidores que le incautaron libros de Lutero, Melanchton y Ecolampadio, pero fue dejado en libertad posteriormente. En Ratisbona se presentó ante Carlos V y tuvo varios discursos llamándole a aceptar el protestantismo; el Emperador terminó por ordenar que fuese detenido y conducido a España para que el Santo Oficio le abriera proceso por hereje; fue quemado en un auto de fe en Valladolid el 23 de abril de 1542.291

Antonio del Corro (1527-1591), natural de Sevilla, fue un escritor y humanista protestante español. Fue monje jerónimo en el monasterio de San Isidro del Campo, de donde huyó con otros once frailes en 1557. Convertido al Calvinismo, pasó de Ginebra a Lausana, donde estudió en su famosa Academia con profesores como Teodoro de Beza. En 1559 se trasladó a Nérac, corte calvinista de la reina de Navarra Juana III de Albret (1528-1572). En 1573 Corro estaba en Londres lugar donde pasaría el resto de su vida.292

7. 2. 3 La Biblia Protestante Española.

La obra más relevante de los exiliados españoles fue la traducción de la Biblia al castellano. En el año 1543, en Amberes, Francisco de Enzinas (1518-1552), publicó su versión del Nuevo Testamento para la cual usó el texto griego de Erasmo. Encinas había estudiado entre 1541 a 1542 en la Universidad de Wittenberg, siendo discípulo de Melanchton. En octubre de 1543 fue impreso en Amberes, en la prensa de Esteban Mierdmanno, el Nuevo Testamento de Enzinas. Planificaba verter el texto del Antiguo Testamento a la lengua castellano cuando muere, víctima de la peste, en el año 1552. Al año siguiente se edita la Biblia de Ferrara que era la traducción al español del Antiguo Testamento por los judíos Jerónimo de Vargas y Abraham Usque.293 Juan Pérez de Pineda (1500-1567), huyó de España y se refugió en Ginebra donde publicó los comentarios de Juan de Valdés a las Epístolas de San Pablo. En 1556 publicó su versión del Nuevo Testamento, y más tarde la versión de los Salmos. Juan de Valdés (1509-1541), tradujo los Salmos del hebreo al castellano, y también tradujo del griego al castellano parte del Nuevo Testamento.294

Sin embargo, la versión bíblica más importante la realizaría Casiodoro de Reina (1520-1594), quien había llegado a Ginebra huyendo de la Inquisición. Casiodoro sintió gran desagrado por la ejecución de Serveto en Ginebra por lo que se vio obligado a exiliarse repetidamente, primero en Frankfort, y luego en Londres y en Amberes. Luego de muchas penurias y contratiempos, pudo por fin ver publicada su Biblia en 1569. En el año 1602, Cipriano de Valera publicó la revisión de la Biblia de Casiodoro que vendría a ser la versión bíblica más usada por los protestantes hispanoparlantes.295

Casiodoro de Reina tiene el mérito de ser el primero en hacer una versión bíblica completa en español. Esta labor le ocupó prácticamente casi toda su vida y tuvo que enfrentar una gran cantidad de adversidades como fue persecución, escases, deuda y una mala salud. Se le llamó la Biblia del Oso porque tenía en su portada un oso apoyado en un árbol del que pende un panal de miel, del cual se alimenta. La Biblia del Oso puede llamársele una Biblia católica obra de un protestante. Tiene la característica de que contenía los libros apócrifos a los que Casiodoro parece concederles el mismo valor que a los libros canónicos como lo demuestran las notas en que los menciona para confirmar alguna doctrina.296 Además de su traducción castellana de la Biblia, Casiodoro de Reina es autor de un libro acerca del evangelio de San Mateo impreso en Francfort en 1573.297

Esta Biblia fue corregida por Cipriano de Valera (1532-1602), quien la convirtió en una auténtica Biblia protestante, eliminando de su texto los libros apócrifos. Valera consideraba que los apócrifos no solo carecían de la autoridad de los libros canónicos, sino, que pensaba que los apócrifos se contradecían respecto a puntos doctrinales. También Valera suprimió de esta versión los comentarios que Casiodoro de Reina había incluido, así también, eliminó notas exegéticas y lingüísticas. Esta versión sería la usada por la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera en 1861 como el texto para ser usado para evangelizar a los países de habla hispana.298 Valera escribió en el año 1588 una obra en contra del catolicismo titulada Tratado del Papa y de la Misa; también en 1597 publicó una traducción de la Institución de la Religión Cristiana de Calvino.299

Antes de concluir esta sección haremos referencia a Juan Ferreira de Almeida (1628-1691), singular personalidad del protestantismo de habla portuguesa. Era natural de Lisboa y emigró a Holanda a mediados del siglo XVII donde se hizo calvinista. Fue predicador en Amsterdam y en las posesiones coloniales holandesas en Asia. La obra más relevante de su vida fue la traducción de la Biblia a la lengua portuguesa. En 1681 publicó en Amsterdam el Nuevo Testamento y posteriormente el resto de la Biblia. 300

7. 2. 4 La Inquisición Española.

La Inquisición estuvo presente en la Península Ibérica desde el siglo XIII, apareciendo en la corona de Aragón en el año 1232 con el objetivo expreso de combatir la herejía cátara que desde el sur de Francia se habían extendido al territorio aragonés. En 1237 tuvo lugar el primer auto de fe en Cataluña: 45 personas se reconciliaron con el Catolicismo, 15 sufrieron la condena y fueron exhumados los restos de 18 difuntos. Luego en la segunda parte del siglo XIV la Inquisición medieval entró en un letargo, reduciéndose su actividad. Pero volvió a resurgir en 1478 con elementos renovados bajo los auspicios de los Reyes Católicos Fernando e Isabel. El 1 de noviembre del año 1478 el papa Sixto IV concedió a de los Reyes Católicos la facultad de nombrar inquisidores en Castilla.301 El propósito esencial de la reinstauración de la Inquisición española era combatir el criptojudaísmo de los conversos judíos al cristianismo (los llamados “marranos”), y también, tratar el problema de los moriscos que aún no habían sido completamente controlados porque todavía Granada era un estado musulmán independiente.302

En el año 1483 fue nombrado inquisidor general sobre toda España el dominico fray Tomás de Torquemada (1420-1498). Torquemada desempeñó el cargo con todo el celo y rigor que necesitaba el tribunal del Santo Oficio como también se le conoció a la Inquisición, su celo le ganó el triste prestigio de juez despiadado y celoso defensor del Catolicismo. Torquemada se rodeó de colaboradores y organizó tribunales en otras ciudades de la Península Ibérica. Poco a poco fue redactando las Instrucciones o cuerpo legislativo por el que se guiaría la Inquisición española, estas leyes serian revisadas en 1561 por orden del inquisidor general Fernando de Valdés Salas (1483-1568), redactando un nuevo código que estaría vigente por muchos años.303

En 1536 comenzó en España una persecución contra los que habían abrazado las ideas de Erasmo, los llamados erasmistas. Fueron procesados Juan de Vergara y María Casalla, y también son perseguidos Bernardino Tovar, Miguel de Eguía y fray Alonzo de Virués.304 Luego serían víctimas de la Inquisición las personas acusadas de seguir ideas protestantes como los acusados en Valladolid y Sevilla. La persona acusada podía ser azotada y torturada, si se arrepentía y confesaba, abjurando públicamente y pidiendo ser readmitido en el seno de la Iglesia Católica, se le reconciliaba. Si la persona no adjuraba y se mantenía firme en su creencia era condenado a la relajación; los condenados a relajación eran ejecutados en la hoguera. Los relapsos eran las personas reincidentes después de haber sido reconciliadas. Todos los bienes pertenecientes a los condenados eran confiscados, una parte de los bienes pasaban al tesoro real, y otra, a las arcas de la Inquisición.305

Las condenas y las retractaciones de los arrepentidos se hacían públicas en un acto público llamado auto de fe en el que se hacia la proclamación pública de las sentencias del tribunal una vez terminados los procesos investigativos. El auto de fe consistía en un acto solemne y complicado que estaba destinado a impresionar a la multitud, resaltar el horror del crimen de los condenados, fomentar el odio contra ellos y el aborrecimiento de la llamada herejía. Los autos de fe se convirtieron en actos propagandísticos de los inquisidores.306 Fueron espectaculares los autos de fe efectuados en Sevilla en 1559 y 1560 y en Madrid en 1680, inmortalizado este último por el pincel del pintor Francisco Rizzi.307 En 1559 se hizo una revisión del Índice de los Libros Prohibidos de la Inquisición Española, esta era una revisión de la primera edición de 1551. Por disposición real se ordenó que todo librero debiera tener una copia del referido Índice a disposición del público. Esta disposición también prohibía bajo pena de muerte la importación de libros en lengua castellana que no obtuvieran una licencia del Consejo Real.308

7. 3 Protestantismo en Italia.

En Italia había hombres que simpatizaban con la Reforma, siendo éstos numerosos en Venecia. En esta ciudad fue impreso en 1530 en el idioma italiano el Nuevo Testamento por Brucciolini, y en 1532 la Biblia completa. En Nápoles se reunía el grupo de tendencia protestante bajo el liderazgo del exiliado español Juan de Valdés al que hicimos referencia anteriormente; uno de sus discípulos, Benedetto de Mantua (1490-1556) es conocido por su autoría del libro Del Beneficio de Cristo Crucificado. También integraban este grupo Pedro Mártir Vermigli (1500-1560), quien fue prior del monasterio de San Pedro en Nápoles y posteriormente profesor de teología en Estrasburgo y Oxford, y Bernardino Ochino (1487-1564), ex vicario general de la orden de los capuchinos. Otro amigo de este grupo era Galeazzo Caraccioli, marqués de Vico, quien posteriormente estaría estrechamente relacionado con Calvino en Ginebra.309 A este grupo pertenecían varias damas de la nobleza italiana como Catalina Cibo (1501-1557), duquesa de Camerino; Victoria Colonna (1490-1547), marquesa de Pescara, y Julia Gonzaga (1513-1556), duquesa de Trajetto y condesa de Fondi.310

En el año 1542 Occhino y Vermigli fueron finalmente acusados de herejía en Roma, ambos huyeron a Ginebra para salvar sus vidas. El papa Paulo III intervino con gran energía, y a instancias del cardenal Caraffa organizó la Inquisición en Italia, la cual, con la misma eficacia que la española aunque sin la dureza de ésta, disolvió los círculos protestantes que se habían organizado debido a la actividad reformista de Occhino y Vermigli.311 En la ciudad de Ferrara durante un tiempo hubo un ambiente favorable a las ideas protestantes que contó con la protección de la duquesa Renata de Francia (1510-1575), hija del monarca francés Luis XII (1462-1515), y esposa del duque de Ferrara Hércules II de Este (1508-1559). La atmósfera de la ciudad fue por un tiempo favorable a la libertad religiosa, estando las cátedras de la Universidad en manos de profesores de tendencia liberal.312

Víctima de la Inquisición italiana fue Giordano Bruno (1548-1600), quien fue condenado a ser quemado bajo la acusación de herejía. Bruno ingresó en 1562 en la orden de los dominicos en Nápoles, siendo un decidido defensor de la astronomía copernicana. En 1576 tuvo que huir acusado de herejía, iniciando una vida errante por Europa. Finalmente fue entregado a la Inquisición de Venecia en 1592. Extraditado a Roma, fue encarcelado por ocho años y ejecutado el 17 de febrero del año 1600.313

7. 4 Polonia.

El luteranismo se extendió a la costa oriental del Mar Báltico, a partes del sur de Finlandia y en Polonia; en Europa Central alcanzó algunas regiones de Bohemia, Moravia, Hungría y Transilvania.314 El luteranismo en Polonia no tuvo tanto éxito ya que gran parte de la población aceptó las doctrinas calvinistas y el socinianismo. En Polonia y en Lituania muchos pastores luteranos se pasaron al protestantismo reformado.315 Los partidarios del Protestantismo que habían huido de naciones fuertemente católicas como Italia encontraron refugio en Polonia.316 Bajo el gobierno del rey Segismundo II Augusto (1548-1572), el protestantismo (luteranos, calvinistas, hermanos bohemios y otros), estaban presentes en diferentes lugares de Polonia. Cuando este rey falleció y fue a elegirse un nuevo monarca los protestantes se unieron en Varsovia en un convenio para asegurar sus libertades bajo el futuro gobierno. Los reyes que siguieron a Segismundo II, el húngaro Esteban Báthory (1575-1586), y el sueco Segismundo III (1566-1632), eran rígidamente católicos. Gracias a estos monarcas y a la obra desplegada por los jesuitas la mayor parte de Polonia se mantuvo fiel al catolicismo.317 Los jesuitas llegaron a tener un gran aliado en el trono de Polonia, el rey Juan Casimiro (1609-1672), quien había pertenecido a la orden de los jesuitas antes de ascender al trono en 1649; con el apoyo de los reyes de Polonia los jesuitas edificaron una gran cantidad de establecimientos y colegios.318 Siendo combatidos y perseguidos por los reyes de Polonia los protestantes polacos se batían en retirada y no pocos emigraban hacia las regiones luteranos de Alemania.319

7. 5 Bohemia.

En Bohemia a comienzos del siglo XVII el Calvinismo comenzó a ganar importancia. Una buena parte de los pobladores seguía estando en rebeldía contra el catolicismo inspirados en las ideas de Juan Huss. Las ideas reformadas llegaron a ser tan populares en Bohemia que hacia finales del siglo XVI se dice que el 90 % de la población eran protestantes. “La batalla de la Montaña Blanca en 1620 significó el desastre para los protestantes y para los hermanos bohemios”.320 Tras esta batalla el monarca Fernando II de Habsburgo (1578-1637), dio gran impulso a la restauración católica, que había comenzado ya en 1556 con el llamamiento de los jesuitas a la ciudad de Praga.321 En la recatolización del país, subsiguiente a aquella victoria católica, jugaron un papel preponderante los jerarcas eclesiásticos de la Iglesia Católica y los jesuitas. Después de la Guerra de los Treinta Años la población de Bohemia había descendido de 2 500 000 a 800 000 personas. Pero Bohemia estaba en situación de reponerse de sus pérdidas, y en lo sucesivo permaneció casi totalmente católica.322

7. 6 Hungría y Transilvania.

En Hungría y Transilvania desde temprano el movimiento husita encontró simpatizantes entre los que rechazaban la corrupción de la Iglesia Católica local. Pronto fue hecha una traducción bíblica al idioma húngaro por dos sacerdotes simpatizantes de las ideas husitas. En el año 1526 los húngaros fueron derrotados por los turcos en la batalla de Mohacs, siendo una considerable porción del país ocupada por los turcos quienes favorecieron más a los protestantes que a los católico-romanos. Algunos húngaros que estuvieron en Wittemberg regresaron a su país llevando las enseñanzas de Lutero y de Melanchthon, entre ellos Matthías Biró de Deva, un gran predicador que fue llamado el Lutero húngaro, y Esteban Kis de Szeged, doctor en teología por la Universidad de Wittemberg. Ambos hombres posteriormente pasaron del luteranismo al protestantismo reformado (Calvinismo). En Hungría la mayor parte de la nobleza se inclinó al lado del Calvinismo. A finales del siglo XVI los protestantes constituían la mayor parte de la población de Hungría y de Transilvania, posteriormente comenzó la reconversión de muchos de ellos al Catolicismo por la obra de los jesuitas.323

Entre los jesuitas de Hungría se destaca Pedro Pázmány de Panasz (1570-1637), nacido calvinista, jesuita después de su reconversión al catolicismo, llegó a ser arzobispo de Gran y cardenal católico. Pero a pesar de los esfuerzos las ideas protestantes siguieron recibiendo estímulos desde Transilvania, y en el tratado de Linz de 1645, los protestantes obtuvieron una completa libertad de culto en toda Hungría. Hasta la expulsión de los turcos por el emperador Leopoldo I (1640-1705), y la unión de Hungría y Transilvania bajo los Habsburgo, no obtuvo la Iglesia católica la supremacía en estos territorios.324 En Hungría y Transilvania los grupos calvinistas sobrevivieron, siendo focos de oposición religiosa y política al gobierno imperial de Viena.325

7. 7 Conclusiones.

En naciones como España, Hungría, Polonia, Transilvania y Bohemia la Reforma no logró afianzarse profundamente, a pesar de que una importante porción de sus habitantes abrazaron la Reforma. En estos países las ideas reformistas fueron combatidas y reprimidas por los católicos contrarreformistas quienes lograron la reconversión de parte de la población al catolicismo, siendo auxiliados en esta tarea por los jesuitas y la jerarquía eclesiástica católica. Los protestantes que se resistieron a las ideas católicas tuvieron que huir de su patria o fueron muertos como ocurrió en Bohemia. La Inquisición jugó un papel fundamental en la lucha ideológica reprimiendo ferozmente a los protestantes como sucedió en España e Italia.

Examen de la Lección VII.

1- ¿En cuáles ciudades españolas se fundaron las primeras comunidades protestantes hacia finales del reinado de Carlos V?

2- ¿Cuándo se efectuó el primer auto de fe contra los protestantes en España?

3- ¿Quién fue Antonio del Corro?

4- ¿Cuál fue la obra más relevante de los exiliados españoles?

5- ¿Quién tuvo el mérito de ser el primero en hacer una versión bíblica completa en español? Hable sobre esta versión bíblica.

6- ¿En qué consistía un auto de fe?

7- ¿Quién fue Giordano Bruno?

8- Hable del Protestantismo en Polonia.

9- ¿Quién fue llamado el Lutero húngaro?

10- ¿Quién fue Pedro Pázmány de Panasz?

LECCION VIII

EL PROTESTANTISMO DEL SIGLO XVII EN ADELANTE

8. 1 Introducción.

Desde el siglo XVII en adelante el protestantismo ha tenido retrocesos y éxitos. En la primera mitad del siglo XVII el protestantismo en Europa Central sufrió el ataque de la Contrarreforma. El Catolicismo renovado y reavivado por la Contrarreforma reclamó los territorios que había perdido frente al Protestantismo. Resultado de esto fue la Guerra de los Treinta Años, conflicto en el cual, además de las razones de credo que le provocaron, intervinieron también cuestiones políticas. Esta guerra asoló a los países de Europa Central y concluyó con el tratado de Westfalia (1648), que reconoció la existencia de diferentes confesiones en Alemania. De la Alemania destruida por la cruenta guerra saldría un movimiento renovador del cristianismo, y especialmente del luteranismo, llamado pietismo el cual influiría grandemente. Posteriormente otros movimientos influirían en el pensamiento teológico protestante y nuevas denominaciones surgirían. En esta lección haremos mención de algunos hitos del mundo protestante, aunque debido a la magnitud del tiempo al que hacemos referencia (siglos XVII-XXI), pasaremos por alto muchos acontecimientos y personalidades relevantes dentro del Protestantismo.

8. 2 La Guerra de los Treinta Años.

La Guerra de los Treinta Años (1618-1648), fue un conflicto que enfrentó a protestantes y católicos. La guerra estalló en Bohemia en 1618, cuando los estados checos se opusieron al absolutismo Habsburgo. El Reino de Bohemia, del que formaban parte Bohemia, Moravia y Silesia, era parte del Sacro Imperio Romano-germánico. La población de Bohemia debido a su herencia husita y a la inmigración de luteranos alemanes, era mayormente protestante. En 1617, el emperador Matías (1557-1619), hizo nombrar rey de Bohemia a su sobrino el archiduque Fernando de Estiria (1578-1637), un acérrimo enemigo de los protestantes que había sido educado por los jesuitas.326 Cuando, en una reunión en Praga, el Consejo Real se negó a prestarles oído a los reparos de los protestantes, éstos tiraron por una ventana a dos funcionarios católicos. El episodio, conocido como la “Defenestración de Praga”, marcó el inicio de la Guerra de los Treinta Años

Los estados checos (Reino de Bohemia) en abierta rebeldía contra el Imperio eligieron como su rey al elector del Palatinado Federico V (1596-1632), quien era de confesión reformada calvinista. Los príncipes alemanes luteranos no apoyaron a Federico V y los rebeldes checos tuvieron que enfrentarse al emperador Fernando II, apoyado por Maximiliano de Baviera y por tropas españolas comandadas por el general Tilly.327 Federico V y los checos fueron vencidos en 1620, y Federico fue forzado a huir del país. Los líderes checos de la sublevación fueron ejecutados, sus bienes confiscados y la Iglesia Católica se encargó de llevar a cabo la Contrarreforma en el Reino de Bohemia, donde por lo menos, nueve décimas partes de la población no era católica. Los católicos tuvieron a su disposición todos los medios de violencia, los sacerdotes iban acompañados del ejército para forzar a los protestantes a volver Al catolicismo.328

El triunfo del partido católico causó gran consternación entre las potencias protestantes. No se trataba únicamente de una cuestión de religión, sino también de política dinástica. La Casa de Austria, que reinaba en España, y a la cual habían pertenecido por varias generaciones los emperadores de Alemania, se estaba volviendo demasiado fuerte. Por tanto, a fines de 1625 algunas naciones protestantes (Inglaterra, Holanda y Dinamarca) se unieron en una liga protestante para intervenir en el Imperio.329 En 1625 el rey de Dinamarca, Cristian IV (1577-1648), invadió los territorios imperiales comenzando una campaña militar en el norte de Alemania. El emperador Fernando II llamó en su ayuda al aventurero Albrecht Wallenstein (1583-1634). En 1626 las tropas de la Liga Católica comandadas por Johann Tserclaes, conde de Tilly (1559-1632), vencieron a los daneses y durante los dos años subsiguientes las tropas católicas devastaron gran parte del territorio protestante de Alemania del norte.330 Fernando II y Cristián IV hicieron las paces mediante el Tratado de Lübeck, firmado en 1629. Al firmar este tratado el Rey de Dinamarca se comprometió a retirarse de la contienda.331

En 1630 el rey de Suecia Gustavo II Adolfo Vasa (1594-1632), intervino en la contienda, invadiendo los territorios imperiales, en defensa de los derrotados protestantes alemanes. El rey de Suecia recibió el apoyo del primer ministro francés, el Cardenal Richelieu (1585-1642), quien, aunque era católico, buscaba el engrandecimiento de Francia.332 Gustavo Adolfo era un luterano convencido, y se dolía profundamente de las atrocidades que cometían los católicos contra los protestantes en Alemania y en Bohemia. La habilidad militar del Rey de Suecia le llevaría a lograr importantes victorias frente a los católicos. Al principio la campaña militar de Gustavo Adolfo en Alemania fue difícil, los príncipes luteranos alemanes no se atrevieron apoyarle desconfiando de las intenciones del monarca sueco y por temor a las represalias del Emperador. Gustavo Adolfo al frente de sus tropas marchó lentamente, estableciendo su autoridad en el norte de Alemania, tratando con decoro a los habitantes de las ciudades conquistadas y absteniéndose de los robos y rapiñas que los ejércitos de la época acostumbraban hacer sobre los vencidos. Los triunfos y la moderación del rey de Suecia le fueron convirtiendo en un héroe legendario. Los príncipes de Sajonia y Brandeburgo se aliaron al rey de Suecia. El general Tilly se vio obligado a presentar batalla al ejército protestante y fue decididamente derrotado en los campos de Leipzig. Aprovechando la ventaja obtenida, Gustavo Adolfo envió a sus aliados sajones a invadir a Bohemia, mientras él penetraba hacia el sur de Alemania donde volvió a derrotar nuevamente al ejército católico de Tilly e invadió a Baviera el principal miembro de la Liga Católica.333

El ejército del príncipe de Sajonia conquistó Praga y el Emperador Fernado II llamó en su auxilio al general Wallenstein quien, levantando un nuevo ejército católico, expulsó a los sajones de Bohemia. Posteriormente a Wallenstein se le unió los restos del derrotado ejército de la Liga Católica y se apresuró a enfrentar al ejército sueco. La batalla efectuada el 16 de noviembre de 1632 en los campos de Lutzen fue un encuentro sangriento donde el ejército de Wallenstein fue destrozado. En esta batalla el rey Gustavo Adolfo perdió la vida. La muerte del rey sueco fue un duro golpe para la causa protestante.334

Los suecos continuaron la guerra dirigidos por el hábil canciller Axel Oxenstierna (1583-1654). Continúo un periodo de escaramuzas en que ninguno de los dos bandos alcanzaba la preponderancia militar. Mientras tanto Wallenstein había entrado en negociaciones con Suecia y Francia, se piensa que su propósito final era independizarse del Emperador y coronarse rey de Bohemia. Wallenstein fue asesinado el 25 de febrero de 1634 por sus propios soldados como resultado de las intrigas imperiales. Los suecos y sus aliados fueron vencidos por un ejército constituido por tropas españolas e imperiales en la batalla de Nordlingen el 5 y 6 de septiembre de 1634. Tanto los imperiales como los protestantes estaban inclinados a firmar la paz; el 15 de julio de 1635 se firmó en Praga la paz entre el Emperador y Sajonia.335

Sin embargo, el Cardenal Richelieu intrigó para continuar la guerra, deseoso de obtener ganancias territoriales para Francia a costa de los Habsburgo. La católica Francia pactaba con la Suecia Luterana, la guerra perdía su carácter confesional para convertirse en una lucha para obtener ventajas políticas. Alemania dividida fue el campo de batalla, los ejércitos la atravesaron nuevamente, trayendo mayor devastación a una tierra ya agotada por años de guerra.336 Finalmente, tras largas y complicadas negociaciones, se llegó a la Paz de Westfalia, que se firmó el 27 de octubre de 1648, y le puso fin a la Guerra de los Treinta Años. Los principales beneficiados fueron Suecia y Francia, pues la primera obtuvo territorios en las costas del Báltico y del Mar del Norte, y la segunda extendió sus fronteras hasta la región del Rin. En cuanto a lo religioso, se dictaminó que cada cual podría seguir su propia religión, siempre que ésta fuese la católica, la luterana o la reformada, y que esa libertad se extendería, no solamente a los líderes políticos, sino también a sus súbditos. También se llegó a la decisión de que cada edificio o institución religiosa sería de la confesión a que hubiera pertenecido en el año 1624.337

8. 3 El Pietismo.

Alemania fue una de las regiones europeas más castigadas por la Guerra de los Treinta Años, pero fue precisamente entre los protestantes alemanes que surgiría un movimiento renovador del Cristianismo. Ya durante los días difíciles de aquella terrible guerra hubo evidencias de renovación espiritual. En 1612 en víspera de la guerra apareció el primer libro del místico Jacobo Böhme (1575-1624), cuyas enseñanzas influyeron en varios lugares de Europa y en la formación de personas que jugarían un destacado papel en las filas del Protestantismo. También en aquellos días vivió Pablo Gerhardt (1607-1676), uno de los más grandes himnólogos luteranos, algunos de cuyos himnos serían vertidos al inglés por Juan Wesley. El rasgo más importante del despertar espiritual que ocurrió en los años posteriores a la Guerra de los Treinta Años fue el pietismo.338

Felipe Jacobo Spener (1635-1705), luchó por lograr la renovación espiritual del luteranismo. Nació en Ribeauvillé, estudió asiduamente la Biblia y otros libros religiosos; la lectura de la obra El Verdadero Cristianismo del gran místico alemán Juan Arndt (1555-1621) le despertó. Spener estudió en Estrasburgo y Ginebra la exégesis bíblica, además de otras materias. En aquellas ciudades Spener conoció las prácticas de las iglesias reformadas que le parecieron admirables. Tras haber sido profesor en la Universidad de Estrasburgo llegó a ser pastor en Fráncfort del Meno, en el año 1666. En Fráncfort fundó las pequeñas asambleas de edificación mutuas llamadas collegia pietatis (escuelas de piedad), reuniones donde se reunían una vez por semana los feligreses más destacados para fomentar el desarrollo espiritual individual a través del estudio de la Biblia, la oración y la meditación. Puesto que las personas que asistían a estas reuniones parecían separarse de las masas de fieles, recibieron el nombre de “pietistas”. El pietismo trató de sustituir una ortodoxia rígida y formalista por una fe viva y práctica, e insistió en la santificación que ha de poseer el cristiano y en la conversión personal.339 La obra de Spener publicada en 1675, Pia Desideria (Deseos piadosos), contiene la doctrina esencial del pietismo y le confirmó como el principal portavoz del movimiento. En esta obra defendía muchas de sus ideas con las que trataba de inculcar en los fieles la autodisciplina, les llamaba a la abstención de los naipes, el baile, el teatro y la moderación en el comer, beber y en el vestir.340

Spener tuvo varios seguidores, el más famoso de ellos fue Augusto Hermann Francke (1663-1727). Francke fue influenciado por las ideas de Spener cuando, a la edad de catorce años, se matriculó en la Universidad de Erfurt. En Erfurt, Francke se unió a uno de los grupos de estudio bíblico que los estudiantes de dicha universidad habían fundado al estilo de los collegia pietatis de Spener. Posteriormente paso a estudiar a la Universidad de Leipzig donde se graduó en 1685 llegando a trabajar en aquel plantel como docente. En Leipzig funda el collegium philobiblicum (colegio de los amantes de la Biblia), que era un grupo de estudiantes asiduos de las Sagradas Escrituras, en el que se combinaba un estricto trabajo exegético en las lenguas bíblicas, acompañado con la lectura devocional, y cuyo ejemplo pronto hizo surgir grupos semejantes en todo el territorio de Alemania.341 En Leipzig Francke sufrió oposición, siendo obligado a abandonar aquella universidad. Gracias a la recomendación de Spener, Francke vino a ser profesor de la Universidad de Halle en el año 1695. En gran parte debido a la influencia de Francke, la Universidad de Halle llego a ser el centro principal del pietismo; de las aulas de Halle salieron muchos misioneros. El pietismo llego a ser contagioso y se extendió por las iglesias luteranas.342

Uno de los egresados más destacados de Halle fue el conde Nicolás Luis von Zinzendorf (1700-1760), influenciado por el ambiente pietista de Halle como también por el luteranismo más tradicional de Wittenberg. Zinzendorf no pudo estudiar teología, que era su deseo, puesto que su familia le destinara al servicio civil y le obligó a estudiar derecho.343 De 1719 a 1720, hizo un viaje de estudios a Francia y Holanda; poseía una mente alerta y activa, por lo que entabló amistad con personas de otras confesiones, incluso católicas, por lo que comenzó a pensar en las posibilidades de una unión ecuménica entre las iglesias. Zinzendorf llegó a la conclusión de que lo único importante es la religión de corazón y el amor del pecador perdonado por su Salvador. En 1727 un carpintero de Moravia llamado Christian David solicitó su protección para sí y para algunas comunidades de moravos, que eran perseguidos por los Habsburgo. Zinzendorf les acogió en sus dominios de Lusacia, cercanos a la frontera con Bohemia. Allí fue fundado un poblado que los refugiados llamaron Herrnhut (la protección del Señor), lugar que se convirtió en el nuevo centro de la Unidad de los Hermanos Moravos.344

La comunidad de Herrnhut permitió a Zinzendorf fomentar su idea ecuménica y se consagró desde entonces a anunciar el Evangelio y fomentar el diálogo entre las distintas confesiones, dirigiendo numerosas misiones y viajes. Fue consagrado obispo de los Hermanos Moravos en Berlín, el 20 de mayo de 1737. La disposición de los Hermanos Moravos de ir a cualquiera parte en el servicio de Cristo dio al movimiento un fuerte impulso misionero que no ha perdido nunca, muy pronto se afincaron en varios países europeos. En 1732 dos moravo, Leonardo Dover y David Nitschmann iniciaron una misión en las Antillas Danesas. En 1733 Cristian David y otros fueron a predicar a Groenlandia, dos años después un contingente moravo liderado por Augusto Gottlied Spangenberg (1704-1792), emigró a la colonia de Georgia en América del Norte; de Georgia la obra morava alcanzaría Pensilvania, pasando posteriormente a otros territorios de América. A la muerte de Zinzendorf, en 1760, la Iglesia Morava estaba firmemente establecida de manera que su deceso no trajo ningún inconveniente. La dirección de los Moravos recayó en Spangenberg quien fue llamado de América a Herrnhut para dirigir la Iglesia Morava, que bajo su sabia dirección creció y se fortaleció.345

8. 4 El Metodismo.

Juan Wesley (1703-1791), fue un clérigo anglicano y teólogo cristiano británico, nacido en Epworth, Lincolnshire, Inglaterra. Sus abuelos habían estado entre los clérigos no conformistas expulsados del ministerio en 1662 durante la restauración de los Estuardos. Su padre Samuel Wesley (1662-1735) había preferido el ministerio establecido en la Iglesia Anglicana.346 Juan Wesley y su hermano Carlos (1707-1788), estudiaron en la Universidad de Oxford donde crearon un grupo donde se buscaba la consagración, este grupo era parecido a los collegia pietatis que Spener había sugerido. Algunos de sus compañeros de estudio, probablemente con espíritu de burla, dieron a este grupo el nombre del “club santo” y más tarde les llamaron “metodistas”.347

Un miembro importante del “club santo” ingresó a principios de 1735, Jorge Whitefield (1714-1770). Whitefield recibiría la ordenación al ministerio anglicano en junio de 1736, comenzando una sorprendente carrera de predicador no igualada por ningún otro predicador anglosajón durante el siglo XVIII. Sus palabras elocuentes derretirían los corazones de las personas en dos continentes. Viajó a América del Norte donde predicó con poder el mensaje del amor y la gracia de Dios. En 1740 predicó en Nueva Inglaterra, siendo uno de los predicadores que conmocionaran a los creyentes del Nuevo Mundo durante el llamado “primer gran avivamiento”.348

Juan Wesley fue ordenado diácono de la Iglesia Anglicana en el año 1725, y sacerdote en 1728. Entre 1736 a 1737 viajó como misionero a la colonia de Georgia, en el viaje trabó amistad con un grupo de hermanos moravos. Durante la navegación una tormenta amenazaba con hundir el navío. Wesley tuvo la oportunidad de ver la tranquila confianza en Dios del grupo de moravos que iban en el barco. La experiencia ministerial de Wesley en Georgia estuvo llena de experiencias desalentadoras, por eso, finalmente convencido de que había fracasado como ministro, decidió regresar a Inglaterra. Cuando regresó volvió a relacionarse con los moravos quienes le ayudaron en su búsqueda de la fe y de su propio sentido de dignidad.349

Wesley se relacionó con el moravo Pedro Boehler que se convirtió en su mentor en asuntos religiosos, Boehler organizó en Fetter Lane, Londres, una “sociedad” de la cual Wesley fue uno de los miembros fundadores. Tras varias conversaciones Wesley se convenció que no tenía verdadera fe y que por tanto debía dejar de predicar. Boehler le dijo que predicara la fe hasta que la alcanzara, y que cuando la tuviese continuase predicando por que la tenía. Finalmente el 24 de mayo de 1738 Wesley alcanzó la experiencia espiritual que tanto deseaba.350 Ese día participaba de una reunión de la comunidad morava de Londres y mientras se leía la introducción de Lutero a la Epístola a los Romanos sintió su corazón transformado.351 Esta experiencia espiritual transformó su vida y ministerio, a partir de entonces Wesley no volvió a dudar de su salvación. Wesley visitó en Alemania la comunidad morava de Herrnhut y conoció a Zinzendorf. En septiembre de 1738 Juan Wesley estaba de regreso en Londres, él y su hermano Carlos comenzaron a predicar cada vez que se le presentaba la ocasión. A comienzos de 1739 Jorge Whitefield estaba desarrollando una destacada obra en Bristol, donde en febrero empezó a predicarles a los mineros del carbón en Kingswood. Whitefield invitó a Juan Wesley a ir a Bristol, comenzando en aquel lugar a predicar al aire libre. A partir de entonces su ministerio le llevaría a recorrer Inglaterra, Escocia e Irlanda.352 La predicación de Juan Wesley, como también la de Whitefield, atraía principalmente a las personas de clase media y baja. A pesar de la ignorancia y la prevalencia de los vicios, en muchas personas había un hambre espiritual que no satisfacía los servicios de la religión oficial. Entre éstos la predica de Wesley y de Whitefield encontraba una respuesta favorable. Wesley organizó a sus convertidos en “sociedades”, que de cierta manera se asemejaban a aquella en la cual él participaba en Oxford, o la que el moravo Pedro Boehler había organizado en Fetter Lane. Una de las primeras sociedades metodistas estaba en Bristol y otra en el establecimiento de una fundición londinense. Durante la vida de Wesley las sociedades se multiplicaron, entretejidas estas en una organización inclusiva. Wesley organizó grupos de sociedades en circuitos, los cuales eran atendidos por un superintendente, se cree que a la muerte de Wesley en Gran Bretaña había 17 668 metodistas.353

Wesley y el metodismo naciente necesitaban quien compartiera la tarea de proclamar el Evangelio. Junto a Juan Wesley estaba su hermano Carlos, también ministro anglicano, también varios clérigos anglicanos se les unieron. Con el tiempo se le sumaron predicadores laicos quienes les ayudaron a llegar con su mensaje a las masas. Entre los predicadores laicos hubo también algunas mujeres.354 Con el tiempo poco a poco el Metodismo se fue segregando de la Iglesia Anglicana, tanto en Inglaterra como en Norteamérica. A la muerte de Wesley en 1791 fue organizada formalmente la Iglesia Metodista Wesleyana. El Metodismo tuvo un crecimiento que lo convirtió en el cuerpo de protestantes no conformista más grande de Inglaterra, y el segundo mayor, después de los bautistas, en los Estados Unidos.355

En Norteamérica el metodismo llegó después del año 1950, en 1766 se organizó una sociedad metodista en Nueva York; otras sociedades fueron organizadas pronto en Maryland. En 1769 Wesley envió un misionero a Nueva York y otro a Filadelfia. En 1777 había seis circuitos metodistas en Virginia y uno en Carolina del Norte con 4 000 miembros. Francisco Azbury (1745-1816), fue el organizador del metodismo norteamericano. Nacido en Inglaterra desde muy temprano en su vida estuvo envuelto en el movimiento metodista. Fue un predicador laico enviado por Wesley a las Trece Colonias, a las que llegó en 1771, pasando allí los días difíciles de la Guerra de Independencia (1775-1783). Fue nombrado superintendente de la Iglesia Metodista en los Estados Unidos, durante su ministerio los metodistas crecieron de 15 000 que había a su llegada hasta aproximadamente 200 000 feligreses al año de su muerte.356

Es preciso hacer aquí una breve referencia al Ejército de Salvación, grupo que tiene raíces wesleyanas. William Booth (1829-1912), fue el fundador y primer general del Ejército de Salvación. Nació cerca de la ciudad inglesa de Nottingham, tras experimentar el nuevo nacimiento (hacia 1844), se comprometió como pastor metodista para más tarde iniciarse como misionero independiente. El Ejército de Salvación, a diferencia de muchas de las otras denominaciones, tuvo gran cuidado en ocuparse de las masas urbanas, no solo en cuanto a la vida religiosa, sino también en lo que tenía que ver con sus necesidades materiales, y se distinguió por su obra caritativa, auxiliando a los pobres, dándoles comida, albergue, trabajo, etc. Dadas las condiciones de la vida urbana en los Estados Unidos el Ejército de Salvación tuvo gran éxito en las urbes de Norteamérica.357

8. 5 Pensamiento Teológico en Europa

Los movimientos de renovación religiosa dentro del protestantismo originaron una corriente de pensamiento y una erudición que colocaron a Alemania en la primera fila de los estudios teológicos.358 Hay que tener en cuenta el amplio movimiento intelectual que estaba ocurriendo y que ya había iniciado con el humanismo. Luego el movimiento racionalista abrió otras fronteras al pensamiento que llevaría a poner las bases del pensamiento liberal teológico. En Alemania se estaba gestando una intensa actividad cultural en la filosofía, la literatura y la música. Este movimiento estuvo primero centrado en las universidades alemanas creciendo posteriormente en el siglo XIX. Esta corriente habría de alimentar el deísmo y el iluminismo, e influiría en los estudios bíblicos y teológicos. Juan Lorenzo von Mosheim (1694-1755), profesor en Helmstadt y en Gottinga escribió Institutiones Historiae Ecclesiásticae una historia del cristianismo en la cual trato de ser objetivo basándose en los hechos. Así abrió una nueva era en la historia del cristianismo. Juan Astruc (1684-1766), profesor de medicina en París, y Juan Gottfried Eichhorn (1752-1827), profesor de lengua orientales en Jena y en Gottinga, enseñaron que había varios documentos en el Génesis, opinión que más tarde sería aceptada axiomáticamente por los eruditos que aplican la crítica histórica a los estudios bíblicos.359 La obra póstuma de Hermann Samuel Reimarus (1694-1768), Defensa para los Adoradores Racionales de Dios había incitado a muchos eruditos bíblicos a tomar en serio el reto del estudio crítico de las Escrituras.360

A inicios del siglo XIX, la revolución industrial ocurrida en los países más desarrollados tecnológicamente había hecho fuerte impacto en casi toda Europa, y hasta en algunas zonas de América, afectando no solo la economía, sino todos los aspectos de la vida. La revolución industrial contribuyó a la idea del progreso, haciendo que las gentes miraran con optimismo hacia el futuro. La ciencia aplicada se había mostrado capaz de producir riquezas y comodidades, por tanto, las posibilidades futuras no parecían tener límites.361

Un teólogo influyente en Alemania habría de ser Friedrich Schleiermacher (1768-1834), quien provenía de una larga familia de pastores y capellanes reformados, su padre, sus dos abuelos y uno de sus bisabuelos habían sido clérigos.362 Schleiermacher fue influenciado por el pietismo y por el romanticismo, movimiento cultural que tuvo su gran auge en los años mozos de Schleiermacher. En el año 1799 publicó su obra Sobre la Religión: Discursos a las Personas Cultas que la Desprecian, donde ya se apreciaban los rasgos generales de su pensamiento teológico, aunque todavía el sello del romanticismo es mucho más marcado de lo que sería después. En 1821 y 1822, publicó La Doctrina de la Fe obra en la que exponía su pensamiento teológico en toda su madurez.363 Schleiermacher trató de entender la religión por medio del afecto. La esencia del pensamiento de Schleiermacher era que: “La religión no se basa en la razón pura, ni tampoco en la razón práctica o moral, sino en el afecto (en alemán, Gefühl)”.364 Para él el afecto religioso no es algo sentimental, ni una emoción pasajera, o una experiencia que aparece momentáneamente, sino más bien es el sentimiento profundo que nos lleva percatarnos de modo directo de la existencia de Aquél quien es la base de toda la existencia, tanto la del hombre como la del Universo que nos rodea. El afecto religioso toma forma en toda comunidad religiosa, cuya función es comunicar la experiencia constitutiva de la comunidad para que todos puedan participar del mismo afecto.365

Otra personalidad influyente en Alemania fue el filósofo Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831), quien comenzó su carrera académica como estudiante de teología en la Universidad de Tubinga. Hegel consideró que la teología era demasiado estrecha para entender, no solo el fenómeno religioso, sino toda la realidad. Y era necesario comprender esa realidad, no como una unidad, sino como un todo. Esto fue lo que él propuso en varias de sus obras, particularmente en la Enciclopedia de las Ciencias Filosóficas en Compendio, publicada en 1817.366 Hegel aplicó el término dialéctica a su sistema filosófico y a su lógica centrada en el devenir, la contradicción y el cambio, proponiendo la famosa triada de tesis, antítesis y síntesis. El entendimiento de la naturaleza dinámica de la razón y de la realidad le permitió desarrollar su relevante filosofía de la historia. Para él la historia es el desdoblamiento del Espíritu mediante un proceso lógico en el que se plantea primariamente una tesis, para luego encontrar una antítesis dentro de ella misma, y finalmente dar solución al conflicto en una síntesis.367 Al dominar la filosofía de Hegel el pensamiento occidental, surgen sistemas teológicos que entendían que el cristianismo era la culminación de la dialéctica del Espíritu.368

Albrecht Ritschl (1822-1889), fue otro teólogo relevante del siglo XIX. Para Ritschl la religión, y particularmente el cristianismo, no es cuestión de especulación racional, ni tampoco de sentimiento subjetivo, sino de vida práctica. Él se convenció de que la especulación intelectual nunca podría llevar a la doctrina cristiana, porque el propósito de la religión no es el conocimiento metafísico, sino el valor moral.369 Influenciado por el sistema filosófico de Hegel el erudito de Tubinga Ferdinand Christian Baur (1792-1860), se dedicó a exponer el desarrollo de la teología del Nuevo Testamento. Para Baur en el Nuevo Testamento encontramos el conflicto entre cristianismo judaizante de Pedro, y los intereses más universales de Pablo. Y el conflicto entre esta tesis y antítesis se resuelve en la síntesis del Cuarto Evangelio o del cristianismo del siglo II.

Otro destacado pensador fue el historiador Adolph von Harnack (1851-1930), quien veía en la historia de los dogmas el abandono gradual del mensaje original de Jesús. Para Harnack Jesús predicó la paternidad de Dios, la fraternidad universal, el valor infinito del alma humana, y el amor. Pero después, en proceso que abarcó muchos años, fue que Jesús vino a ser el centro del mensaje.370 David Friedrich Strauss (1808-1874), publicó la obra Vida de Jesús, en la que afirmaba que no se podía creer literalmente en los milagros o en otra referencia a lo sobrenatural. Para Strauss el Nuevo Testamento no es una simple crónica; sino un testimonio de la fe de los que creyeron en Jesús.371

8. 6 América, Tierra de Libertad.

Las Trece Colonias ubicadas en la costa oriental de América del Norte fueron colonizadas primeramente por personas provenientes en su mayoría de las Islas Británicas. Las Trece Colonias guardaban al principio muy poca relación entre sí. Cada una dependía directamente de la metrópoli inglesa. Los primeros intentos de colonización fueron fallidos. En 1584 Walter Raleigh (1552-1618), recibió de la reina Isabel I permiso para colonizar la costa de Norteamérica. Raleigh nombró aquel territorio “Virginia” en honor de Isabel, la “Reina Virgen”. Pero sus esfuerzos, primero en 1585 y después en 1587, fracasaron. Los colonos del primer contingente regresaron desalentados a Inglaterra, y los del segundo desaparecieron. Fue en la primavera de 1607 que verdaderamente comenzó la colonización permanente de Virginia cuando ciento cinco colonos pusieron pie cerca de la desembocadura de un río que llamaron James, en honor del rey Jacobo I Estuardo. Con ellos iba un capellán, pues parte del plan de la Compañía de Virginia, bajo cuyos auspicios tenía lugar el proyecto colonizador, era establecer en el país la Iglesia de Inglaterra y predicarles a los colonos y también a los indígenas.372

Otra de las colonias fundada fue Maryland (Tierra de María), iniciada por católicos ingleses, aunque se fundó sobre la base de la libertad religiosa, ya que la gran mayoría de sus habitantes eran protestantes. La colonia de Pennsylvania fue fundada por el cuáquero William Penn (1644-1718). En el año 1620 llegaron a América del Norte a bordo del barco Mayflower ciento un colonos, hombres, mujeres y niños; que se asentaron en Plymouth, en la Bahía de Massachusetts. Éstos eran puritanos separatistas que se habían separado de la Iglesia Anglicana y se les conoció como los “padres peregrinos”. Los puritanos fundaron varios establecimientos alrededor de la Bahía de Massachusetts. En el año 1636 fundaron Hartford y Connecticut, y en 1638 New Haven, establecimiento que más tarde se uniría a la colonia de Connecticut. El área donde estaban estas colonias fue conocida como Nueva Inglaterra y en un principio aquellas colonias eran republicas cristianas donde los cristianos manejaban la iglesia y el estado y eran regidas por normas cristianas.373

En un principio las congregaciones de Massachusetts trataron de imponer sus conceptos confesionales sobre todas las personas, segregando a aquellos que tenían otras ideas religiosas. Los cuáqueros sufrieron a manos de ellos por tener ideas diferentes a los puritanos.374 La intolerancia religiosa que existía obligó a algunos a abandonar las colonias puritanas. El más famoso de ellos fue Roger Williams (1603-1683), quien llegó a Massachusetts en 1631. Tras negarse a servir de pastor en Boston, declaró que los puritanos de esa colonia se equivocaban al darles a los magistrados civiles la autoridad de hacer cumplir los mandamientos que tienen que ver con las relaciones de la persona con Dios.375 Williams encontró intolerancia y persecución por parte de los puritanos de Massachusetts por lo que tuvo que huir de aquel lugar y fundó la colonia de Rhode Island en la bahía de Narragansett, en tierras compradas a los indios. La colonia fundada por Williams se llamó Providence y el principio fundamental de ésta sería la libertad de conciencia y religión.376 La iglesia que Williams había erigido en Providence se hizo bautista. Uno de sus miembros bautizó a Williams y éste a su vez lo bautizó a él y a los demás feligreses. A fines de 1637 la señora Ana Hutchinson fue expulsada de la colonia de Massachusetts, entre otras razones, por pretender haber recibido revelaciones personales. Ella y otras dieciocho personas fundaron la comunidad de Portsmouth en una isla cerca de Providence, también a base de la libertad de conciencia. Poco después un grupo procedente de Portsmouth fundó Newport, al otro extremo de la misma isla. En 1644 Roger Williams viajó a Inglaterra, y obtuvo del Parlamento Largo (1640-1660), la autorización necesaria para darle legalidad a la nueva colonia ante las autoridades inglesas. Los diversos poblados quedaron unidos bajo el nombre de “Plantaciones de Providence”, siendo regida la nueva colonia por un gobierno democrático.377

8. 7 Primer y Segundo Avivamientos.

Desde muy temprana entre los colonos norteamericanos algunos habían hecho énfasis en la importancia para la vida cristiana de una experiencia personal. Dicho énfasis cobró mayor ímpetu con una serie de acontecimientos que tuvieron lugar desde el año 1734 cuando aparecieron en Northamton, Massachusetts, las primeras manifestaciones del Primer Avivamiento, el pastor de esa ciudad era el clérigo Jonathan Edwards (1703-1758). Edwards se había formado intelectualmente en la universidad de Yale, siendo un calvinista tradicional. Llevaba años predicando en Northampton sin obtener resultados sorprendentes, cuando él mismo se maravilló al ver la respuesta que su predicación comenzó a provocar, cuando muchos de sus feligreses dieron señal de un cambio espiritual.378

El Primer Gran Avivamiento ocurrió en la tercera y cuarta décadas del siglo XVIII, y fue una temprana etapa de la conversión en masa de personas carentes de religión en las Trece Colonias en vísperas de la Guerra de Independencia. La conversión en masa lograda en parte por “avivamientos” y en parte por la predica “evangelista” cuyo fin era alcanzar a los no cristianos fue característica de la vida religiosa de Norteamérica. Este avivamiento fue reforzado por Jorge Whitefield, quien viajó a Norteamérica en siete ocasiones para predicar la Palabra. El primer avivamiento se extendió por las Trece Colonias principalmente por medio de los presbiterianos y congregacionalistas.379 Este Primer Gran Avivamiento alcanzó también a las Islas Británicas, siendo notable en Escocia e Inglaterra. Los escritos de Jonathan Edwards tuvieron una amplia difusión en Gran Bretaña.380

A fines del siglo XVIII, comenzó en Nueva Inglaterra un Segundo Gran Avivamiento semejante al primero. Unos pocos años antes había tenido lugar la Guerra de Independencia y la proclamación de independencia el 4 de julio de 1776, cuando los delegados de las Trece Colonias, reunidos en un Congreso Continental en Filadelfia, proclamaron la independencia de la corona británica. Como los británicos reaccionaron violentamente la guerra duró varios años hasta que Gran Bretaña suspendió las hostilidades, reconociendo la libertad de sus antiguas colonias.381

Después de la proclamación de independencia las gentes empezaron a tomar su fe con mayor seriedad, y reformaban sus costumbres para consagrarse a Dios. El Segundo Gran Avivamiento tuvo lugar entre los años 1790-1840. Al principio el avivamiento fue sostenido por destacados teólogos, siendo uno de los más relevantes predicadores el rector de la Universidad de Yale, Timothy Dwight, nieto de Jonathan Edward.382 Por el año 1800 comenzaron los llamados Camp meetings o reuniones campestres, donde la gente se agrupaba para escuchar los mensajes de predicadores durante varios días. Como preparación para recibir la Cena del Señor centenares de personas se agrupaban y eran exhortados por los predicadores a prepararse para recibir la Comunión. Varias denominaciones tenían parte en los avivamientos pero los más favorecidos en crecimiento numérico fueron los bautistas, metodistas y los Discípulos de Cristo.383

En el siglo XIX surgen en los Estados Unidos movimientos religiosos restauracionistas, llamados así porque pretendían restaurar las verdades del Evangelio. El Restauracionismo, llamado también Primitivismo tuvo gran influencia en muchas de las congregaciones de Norteamérica a principios del siglo XIX. Los restauracionistas rechazaban la idea de que la Reforma había ocurrido solamente en el siglo XVI, por tanto sostenían que era deber de ellos completar la obra de la Reforma. Los restauracionistas sostenían un concepto radical del principio Sola Scriptura. Por tanto exigían evidencias bíblicas para cada una de sus propuestas, fomentando el principio de que había que volver a las enseñanzas de la Biblia.384

Uno de estos movimientos fue los Discípulos de Cristo. Tomas Campbell (1763-1854) era un ministro de la Iglesia Presbiteriana de Secesión del norte de Irlanda, que llegó a América en 1807 y comenzó un ministerio en el oeste de Pennsylvania. Campbell rompió con los presbiterianos secesionistas pero continuó predicando, en agosto de 1809 organizó la Asociación Cristiana de Washington, por el nombre del condado de Pennsylvania en que tuvo origen, y preparó una “Declaración y alocución” que desde entonces ha sido considerada un documento esencial de los Discípulos de Cristo. Pronto se le unió su hijo Alexander Campbell (1786-1866), quien ayudó a su padre. El sistema eclesiástico adoptado por los Discípulos fue el congregacionalismo.385

Otro movimiento religioso tuvo su origen en Guillermo Miller (1782-1849), un granjero bautista de Low Hampton, Nueva York. Debido a su estudio exhaustivo de la Biblia, en especial el libro del profeta Daniel, comenzó a predicar a partir de 1831 que el segundo advenimiento de Cristo ocurriría entre 1843-1844.386 Miller creía en un retorno físico, visible y pre-milenial de Cristo y la purificación de la tierra por fuego. A finales de la década de 1830 la influencia de Miller se acrecentó cuando otros predicadores se le unieron para proclamar el advenimiento de Jesús. Ministros como el cristiano conexionista Josué V. Himes (1805-1895), el metodista Josías Litch (1806-1886), y el presbiteriano Carlos Fitch (1805-1844), jugaron un papel crucial en convertir el movimiento de Miller en uno de los movimientos más influyentes de mediados de la centuria decimonona en los Estados Unidos.387 Miller ganó a miles y miles de seguidores. A pesar de que el Señor Jesús no regreso sus seguidores fieles se agruparon en varias denominaciones adventistas entre ellas la Iglesia Adventista Cristiana, la Iglesia Adventistas del Séptimo Día y la Iglesia de Dios Conferencia General.388

Otro movimiento surgido por aquellos días fue el de los Mormones, su fundador fue José Smith (1805-1844). Smith dijo haber desenterrado cerca de Manchester, Nueva York, en 1827, un libro escrito en hojas de oro, el Libro de Mormón, suplementario de la Biblia. Tras la muerte de José Smith a manos de una turba que le linchó, los Mormones liderados por Brigham Young (1801-1877), emigraron hacia el Oeste asentándose a orillas del lago salado en Utah. Los Mormones han sido infatigables misioneros que han ganado muchísimos adeptos en Norteamérica y en el resto del mundo.389

8. 8 Inicio de las Misiones Extranjeras.

Los avivamientos del siglo XIX estimularon la actividad misionera entre los protestantes. En 1793 Guillermo Carey (1761-1834), y un compañero se embarcaron hacia la India para iniciar allí la primera empresa de la Sociedad Misionera Bautista. Como la Compañía de la India Oriental ejercía un monopolio sobre los territorios indios pertenecientes al Imperio Británico, Carey y su colega se establecieron en el territorio de Serampore (cerca de Calcuta), dominado por Dinamarca. Carey y sus asociados tradujeron e imprimieron parte de la Biblia y también la Biblia completa a varios de los idiomas que se hablaban en la India y en Asia Oriental, inclusive el Chino.390

En el año 1815 la Sociedad Misionera de Londres había iniciado obra misionera en diferentes localidades de la India. En ese mismo año los bautistas ingleses habían comenzado misiones, por medio de los hijos de Carey en Birmania y en la Indias Orientales. También los bautistas y lo metodistas de Inglaterra iniciaron misiones en Ceilán. Roberto Morrison había llegado a China en 1807 enviado por la Sociedad Misionera de Londres.391 Otro misionero que predicó en China fue Timothy Richard, quien pertenecía a los bautistas de Inglaterra. Richard se interesó en trabajar fundamentalmente entre los eruditos y los dirigentes de la sociedad china. Toda su vida abogó por la fundación de universidades cristianas en las principales ciudades de la China como un medio para que el cristianismo se propagase en aquellas tierras.392

En China también trabajo Samuel I. Shereschewsky un judío lituano que emigró a los Estados Unidos donde se convirtió al cristianismo. Shereschewsky era miembro de la Iglesia Protestante Episcopal, su iglesia le envió a China como misionero, y allí se dedicó a la traducción de la Biblia y del Libro de Oración Común. Pero el más notable de los misioneros protestantes en China en el siglo XIX fue J. Hudson Taylor. Partió para la China en el año 1853; años más tarde se vio obligado a regresar a Inglaterra por razones de salud, entonces se dedicó a tratar de despertar interés en la China y a contribuir a la difusión de literatura cristiana en uno de los dialectos chinos. Cuando Taylor pudo reemprender el trabajo activo en China se dedicó a organizar la sociedad misionera que recibió el nombre de China Inland Mission, con el propósito fundamental de que todos los chinos tuvieran la oportunidad de oír la predicación del Evangelio.393

Adoniram Judson (1788-1850), fue la figura misionera más notable entre los evangelistas que predicaron en Birmania. Judson era un norteamericano de origen congregacionalista, uno de los fundadores de la Junta Norteamericana de Comisionados para Misiones Extranjeras. Tras muchas vicisitudes, Judson y su esposa embarcaron hacia la India. Al principio Judson y su esposa pretendieron establecerse cerca de Carey pero las autoridades británicas se lo impidieron. Entonces decidieron emprender su obra en Birmania, donde uno de los hijos de Carey, Félix, era médico, y donde el poderío de Gran Bretaña no se había extendido todavía. Los Judson tradujeron la Biblia al idioma local y en 1817 los bautistas norteamericanos les enviaron un impresor y apareció la traducción birmana del Evangelio de Mateo. Dos años después lograron la primera conversión, sus esfuerzos comenzaban a producir frutos, cuando estalló la guerra entre Gran Bretaña y Birmania. Judson y los primeros misioneros vieron pocas conversiones, pero un tiempo después, gracias a un converso de la tribu de los karens, comenzó una conversión en masa entre los miembros de esa tribu.394

El más notable misionero en África fue el escocés David Livingstone (1813-1873). Livingstone nació en un humilde hogar de Escocia, los escasos recursos económicos de su familia no le permitieron gozar durante su niñez de una educación formal, comenzó a trabajar a los diez años de edad. Su interés en la lectura era tal que, al tiempo que trabajaba, colocaba un libro frente a sí. De noche, tras una larga jornada de trabajo, asistía a la escuela durante dos horas. Así pudo obtener una educación fundamental que le permitió emprender estudios médicos y teológicos cuando se sintió llamado al trabajo misionero.395

En el año 1884 llegaron a Corea los primeros misioneros protestantes, procedentes de los Estados Unidos. Estos eran principalmente metodistas y presbiterianos y tuvieron gran éxito. Desde un principio fundaron iglesias que desde sus mismos inicios pudieran sostenerse a sí mismas, con dirigentes nacionales, y capaces de ser a su vez centros de obra misionera. Esta estrategia propicio que el Protestantismo desde un principio tuviera éxito en Corea.396

8. 9 Cristianos Relevantes del Siglo XIX.

En el siglo XIX hubo una pléyade de líderes cristianos que se destacaron como predicadores y misioneros. Uno de éstos fue Carlos Grandison Finney (1792-1875), quien nació en Warren, en el estado de Connecticut, provenía de la tradición presbiteriana. En 1821, mientras estudiaba derecho en Adams, Nueva York, tuvo una experiencia espiritual que cambió su vida. Según sus palabras tuvo en aquel momento su experiencia de justificación por la fe y el bautismo del Espíritu Santo. En 1823 fue comisionado por la Iglesia Presbiteriana para predicar el Evangelio iniciando un fructífero ministerio en el cual llamaba a las personas a una entrega total a Cristo y una pureza y santidad estrictas.397 Proclamó la Palabra con gran éxito en los EE UU y en Inglaterra, ganando muchas almas. No fue solamente en América del Norte que Finney vio al Espíritu Santo caer sobre los oyentes y postrarlos en tierra. En Inglaterra, durante los nueve meses de evangelización, grandes multitudes se postraron también mientras él predicaba. 398

Jorge Müller (1805-1898), era natural de Prusia, a la edad de 20 años se convirtió en un círculo pietista de Halle. En 1829 marchó a Inglaterra como misionero, fundó y mantuvo orfanatorios en Bristol confiando solo en la fe y en la oración para conseguir los recursos materiales para la manutención de los internos de los orfanatorios.399 Müller luchó en oración para conseguir las dadivas y bendiciones de las manos de Dios. Oró con perseverancia y fe, y Dios le respondió con el mismo grado definitivo premiando su fe.400 En cada una de las necesidades por las que pasaban los orfanatorios fundados por Müller, el Señor les concedía exactamente lo que necesitaban, en muchas ocasiones hasta el último centavo que necesitaban y en el momento mismo que el desastre era inminente. Müller decía que había que ser “importunos en la súplica” y confiar en que recibirían la respuesta a sus oraciones.401

Carlos Haddon Spurgeon (1834-1892), fue un pastor bautista británico, llegando a ser un reconocido predicador al que se le llamó el “Príncipe de los Predicadores”. A los 19 años vino a ser pastor de una vieja iglesia en Londres y en una década su prédica fervorosa y elocuente había atraído multitudes tan grandes que en 1861 fue erigido el Tabernáculo Metropolitano con capacidad para dar asiento a 5 000 personas. Fue un incansable trabajador, fundador de asilos para huérfanos y de una escuela para la preparación de ministros evangélicos. También fue editor de una revista mensual y autor de varios libros;402 llegando a publicar más de 2 000 sermones y una obra en 49 tomos intitulada El Púlpito Metropolitano.403

Dwight Lyman Moody (1837-1899), nació en Northfield, Massachusetts. A la edad de 13 años dejó la escuela y a los 17 marchó a Boston a trabajar en una zapatería. En Boston, asistió a la Iglesia Congregacional de Mount Vernon donde se convirtió. En 1873 viajó a Inglaterra, donde organizó varias campañas evangelizadoras con gran éxito. A su regreso a EE.UU. continuó con sus campañas evangelizadoras que le llevaron a Brooklyn, Filadelfia, Boston, Baltimore, Saint Louis, Cleveland y San Francisco. En 1886 organizó la Sociedad de Evangelización de Chicago, que después se convirtió en el Instituto Bíblico Moody.404 Una gran cantidad de personas fueron ganadas por este evangelista para Cristo. R. A. Torrey, que lo conoció lo consideraba el hombre más grande del siglo XIX, es decir, el hombre que había sido más usado por Dios para ganar almas.405

8. 10 Protestantismo Contemporáneo.

En la época contemporánea el Protestantismo siguió difundiéndose por todo el mundo, pasando a tener un papel preponderante en las naciones jóvenes que adquirieron su independencia en el siglo XX. Nuevos movimientos y escuelas teológicos hicieron aparición en escena. El movimiento ecuménico surge unificando a muchas iglesias en un movimiento solidario mundial. También surge el movimiento carismático que trae una renovación al Protestantismo Evangélico.

8. 10. 1 El Movimiento Ecuménico.

En los siglos XIX y XX surge un movimiento de acercamiento entre diferentes denominaciones protestantes llamado ecumenismo. En países como Estados Unidos, se mezclaban inmigrantes de varios países; presbiterianos, metodistas, bautistas y episcopales quienes vivían en constante contacto. Esto hacia que las barreras confesionales fueran debilitándose. Pero lo que le dio verdadero ímpetu al movimiento ecuménico fue el movimiento misionero porque las diferentes denominaciones colaboraban con el propósito de alcanzar a las naciones que no habían oído el mensaje cristiano. Las diferentes sociedades bíblicas misioneras incluían miembros de diferentes denominaciones. Todo esto promovió la creación y fortalecimiento del movimiento ecuménico. En Estados Unidos y Gran Bretaña hubo una serie de reuniones misioneras: en Nueva York y Londres en 1854, Liverpool en 1860, Londres nuevamente en 1878 y 1888, y por último en Nueva York en 1900, reunión que fue llamada Conferencia Ecuménica Misionera.406

La más notable reunión internacional e interdenominacional se efectuó en el año 1910 en la ciudad escocesa de Edimburgo, esta reunión marcó un hito para el movimiento ecuménico e influyó poderosamente en los cuarenta años siguientes. Los delegados a esta reunión representaban a las diferentes sociedades misioneras y estuvieron de común acuerdo a la hora de formular proyectos para el futuro. De la conferencia de Edimburgo salieron dos organizaciones, la conferencia Mundial sobre Fe y Orden, y el Consejo Cristiano Universal por Vida y Obra, los dos cuerpos que después de 1914 se unificaron para formar el Consejo Mundial de Iglesias. Edimburgo 1910 alistó a un grupo de hombres que habrían de jugar un destacado papel en el crecimiento del movimiento ecuménico. Entre ellos estaban Carlos H. Brent (1862-1929), obispo de la Iglesia Protestante Episcopal; Guillermo Temple (1881-1944), quien sería más tarde vice presidente del Consejo Misionero Mundial y primer presidente de la comisión provisoria que preparó el Consejo Mundial de Iglesias.407

En 1927 se celebró en Lausana, Suiza, la primera conferencia de Fe y Orden y diez años después se efectuó la segunda conferencia de Fe y Orden en Edimburgo. Las discusiones y documentos publicados hicieron evidente que había llegado el momento de organizarse en una organización internacional. Las comisiones después de 1937 prepararon un anteproyecto de estatutos para fundar el Consejo Mundial de Iglesias, pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), imposibilitó realizar este proyecto. En 1948 fue cuando se pudo efectuar la asamblea constituyente que dio forma al Consejo Mundial de Iglesias. El concilio celebró su segunda reunión 1954 en la ciudad de Evanston, cerca de Chicago, donde proclamó la resolución de permanecer unidos y presentar un frente común al mundo no-cristiano.408

8. 10. 2 El Movimiento Pentecostal-Carismático.

El movimiento carismático o pentecostal es un fenómeno religioso que ha alcanzado a una buena parte del Protestantismo Evangélico. El Pentecostalismo es una continuación del movimiento de santidad del siglo XIX que adoptó nuevas formas. Entre sus primeros líderes estuvieron Charles F. Parham, fundador de una escuela bíblica en Topeka, Kansas; y William J. Seymour (1870-1922), un predicador afroamericano que dirigió un gran avivamiento religioso en Los Ángeles, California, en la calle Azusa (1906). El Avivamiento de la Calle Azusa fue una reunión de avivamiento pentecostal histórica que fue dirigida por William J. Seymour. Comenzó con una reunión el 14 de abril de 1906, en la Iglesia Metodista Episcopal Africana y continuó hasta casi 1915. El movimiento pentecostal enfatiza los dones del Espíritu Santo, hablar en lenguas y sanidad divina. También promueve una forma emotiva y libre de adoración, caracterizada por continuas alabanzas a Dios. Del movimiento pentecostal original surgieron numerosas denominaciones como las Iglesias de Dios, las Asambleas de Dios, la Iglesia Cuadrangular y el movimiento Solo Jesús.409

A finales de 1906, la mayoría de los líderes de la Calle Azusa se separaron para formar otras nuevas congregaciones. Las diferencias doctrinales abundaban, muchas organizaciones y denominaciones independientes surgieron del reavivamiento inicial. Lo ocurrido en la Calle Azusa es comúnmente considerado como el comienzo del Pentecostalismo moderno. En la actualidad hay más de 500 millones de pentecostales y carismáticos en todo el mundo. Los puntos principales del Pentecostalismo son: Cristo como Salvador; Cristo bautiza en el Espíritu Santo; Cristo como Sanador; y como el Rey que viene.410 El movimiento pentecostal ha influido enormemente en el movimiento Carismático emergente, en el Protestantismo histórico y también en el Catolicismo.411

8. 10. 3 Teólogos Destacados.

En la época contemporánea ha habido un gran número de teólogos destacados. Uno de ellos fue el sueco Gustavo Aulén (1879-1977), quien escribió Christus Victor, o Los tres Tipos Principales de Doctrina de la Expiación, donde plantea que interpretaciones tradicionales sobre la expiación no tomaban suficientemente en cuenta la importancia de los poderes del mal, sobre los cuales Jesucristo es vencedor. El teólogo Anders Nygren (1890-1971), en su obra Agape y Eros, plantea que la doctrina de la gracia y el amor de Dios era radicalmente distinta de lo que el mundo no cristiano entiende por “amor”. Pero el más destacado teólogo del siglo XX fue Karl Barth (1886-1968), quien estudió teología en Berna, en Tubinga y en Berlín, donde pronto fue cautivado por Harnack y su conocimiento de la historia del pensamiento cristiano. Más tarde recibiría la influencia de las obras de Kant y de Schleiermacher. Barth es visto como el fundador de una nueva escuela llamada por algunos “teología dialéctica” por otros “teología de la crisis”, y otros le denominan “neo-ortodoxia”. Alrededor de Barth se congregaron varios teólogos distinguidos como Emil Brunner, el pastor luterano Friedrich Gogarten (1887-1968), y el erudito en estudios del Nuevo Testamento Rudolf Bultmann.412 Barth fue uno de los representantes de la Iglesia Confesante que se opuso al nazismo. El 31 de mayo de 1934 la Iglesia Confesante se reunió en Barmen y pronunció la Confesión de Barmen redactada principalmente por Barth. Barth fue expulsado por los nazis de Alemania y de su puesto en la Universidad de Bonn en 1935.413 La Iglesia Confesante fue un movimiento evangélico en la Alemania del período nazi cuando el gobierno de Hitler intentaba imponer a las iglesias de Alemania un férreo control. La base teológica de la Iglesia Confesante quedó establecida en la Declaración de Barmen.414

Durante los tiempos difíciles del ascenso del fascismo en Europa y la Segunda Guerra Mundial se destaca en Alemania Martin Niemöller (1892-1984), pastor luterano en Berlín y conocido crítico del gobierno de Hitler, fue arrestado y encarcelado por espacio de ocho años. Niemöller fue uno de los fundadores del movimiento de la Iglesia Confesante, junto a personalidades como Dietrich Bonhoeffer, en oposición a la política nazificante de Hitler. Al finalizar la guerra se incorporó hasta el final de sus días al movimiento pacifista; llegó a ser presidente del Consejo Mundial de Iglesias en 1961. El pastor y teólogo Dietrich Bonhoeffer (1906-1945), publicó en 1937 El Costo del Discipulado, donde trataba de mostrar la importancia y aplicación del Sermón del Monte para la vida contemporánea. Bonhoeffer fue arrestado por la Gestapo en abril de 1943. En la prisión, y después en el campo de concentración, se ganó el respeto tanto de sus carceleros como de sus compañeros de infortunio, fue ahorcado el 9 de abril de 1945.415

Otro teólogo destacado antes y después de la guerra fue el checo Joseph Hromádka (1889-1969), decano de la Facultad Teológica Comenius, en Praga.416 Debido a la ocupación nazi de Checoslovaquia Hromádka emigra a EE UU donde enseñó en el Seminario Teológico de Princeton. Al finalizar la guerra regresa a su país, las ideas teológicas de Hromádka concordaban en muchos puntos con las de Barth; estaba convencido de que la primera tarea de un teólogo es criticar y enmendar la proclamación y la vida de la iglesia a la luz de la Palabra de Dios.417

Emil Brunner (1889-1965), fue un pastor y teólogo protestante que sirvió como profesor de Teología Dogmática en Zurich. En los primeros tiempos de su carrera fue un teólogo liberal que enfatizaba la dimensión social y ética de los Evangelios. Tras la Primera Guerra Mundial (1914-1918), su pensamiento se volvió crítico con la teología liberal. Brunner insiste en la necesidad de la revelación bíblica para definir el carácter distintivo del Cristianismo. A pesar de tener afinidad con Barth mantiene su distancia de teólogo defendiendo la “teología natural”, considerando que todos los seres humanos tienen un conocimiento, limitado, pero valioso de Dios.418

Paul Tillich (1886-1965), fue un filósofo y teólogo protestante. Los primeros pasos de su carrera los dio en su natal Alemania, ante el ascenso del nazismo emigra a Estados Unidos, donde pasó el resto de su carrera como profesor en el Seminario Teológico Union. Tillich siempre se consideraba como un teólogo de la cultura, se interesaba en la psicología moderna, así como en el existencialismo y las religiones orientales. Creía que la tarea de la teología era ante todo apologética, y que a fin de llevarla a cabo debía basarse en la filosofía. Para lograr esto proponía el “método de correlación”, que consistía en analizar las preguntas existenciales que la vida lleva a plantearnos para luego contestarlas en términos del Evangelio.419

Rudolf K. Bultmann (1884-1976), se hizo famoso por sus estudios bíblicos, especialmente en lo que los eruditos bíblicos llaman “crítica de las formas”. Se contaba entre los proponentes de la “teología dialéctica”, término que continuó usándose tras su ruptura con Barth y Brunner. Bultmann proponía que para poder interpretar el Nuevo Testamento, la primera tarea era “desmitologizarlo”. Para él el Nuevo Testamento había sido escrito dentro de un marco mitológico, por tanto era necesario distinguir entre lo que en él hay de mítico y lo que es la esencia del mensaje cristiano, Bultmann llama a este proceso desmitologización.420

Jürgen Moltmann nace en Hamburgo en el año 1926. En 1944 fue llamado a filas del ejército nazi; entre 1945-1948 fue uno de los muchos jóvenes prisioneros de guerra alemanes en Bélgica. Cuando recibió la libertad estudio teología en Götinga, donde la mayoría de los profesores, seguidores de Karl Barth, formaron parte de la Iglesia Confesante. Moltmann ha sido profesor de teología sistemática en Bonn (1963) y en Tubinga (1967). A través de sus libros, visitas y conferencias frecuentes, ha hecho un fuerte impacto en Estados Unidos. Ha mantenido el diálogo con los teólogos latinoamericanos de la liberación. Moltmann fue influenciado por Barth y por el filósofo marxista Ernst Bloch.421 Ha escrito Teología de la Esperanza y El Dios Crucificado, sus obras bien pueden ser el inicio de una nueva etapa en el desarrollo teológico. Afirma que la esperanza es la categoría fundamental de la fe porque Dios no ha terminado todavía su obra en el mundo, Dios se nos acerca y nos llama a partir del futuro.422

8. 11 Conclusiones.

En los siglos XVII y XVIII el protestantismo enfrentó diversas dificultades como fue la reacción católica para tratar de devolver a las masas a Roma. Producto de esta reacción católica ocurrió el desencadenamiento de la Guerra de los Treinta Años, conflicto, que en su primera parte, enfrentó a católicos y protestantes. También en estas centurias el protestantismo fue renovado por nuevos movimientos como el pietismo y el metodismo. En los siglos XVIII y XIX ocurrieron avivamientos religiosos en Norteamérica e Inglaterra. Por esa época toma impulso el movimiento evangelístico de las misiones a países no cristianos. Por la influencia de corrientes filosóficas como el racionalismo surgen tendencias que colocan las bases para el pensamiento liberal teológico. En el siglo XX surge el movimiento ecuménico que busca un acercamiento interdenominacional y también encontramos en esa centuria un grupo destacado de teólogos que tuvieron una gran influencia en el pensamiento teológico y social actual.



Examen de la Lección VIII.

1- ¿Cómo se conoce el episodio que señaló el inicio de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648)?

2- ¿Cómo se llama al acuerdo que puso fin a la Guerra de los Treinta Años, y cuáles fueron los resultados políticos y religiosos de esta paz?

3- ¿A quién se considera el principal portavoz del pietismo?

4- ¿Quién fue William Booth?

5- Explique el pensamiento teológico de Schleiermacher.

6- ¿Quiénes eran los “padres peregrinos” y en qué año llegaron a América del Norte?

7- ¿Quién fue Guillermo Miller? ¿Qué creía y predicaba?

8- ¿Quién fue el más notable misionero en África?

9- ¿En qué año se pudo efectuar la asamblea constituyente que dio forma al Consejo Mundial de Iglesias?

10- ¿Quién fue el más destacado teólogo del siglo XX? Hable sobre su vida y obra.

CONCLUSIONES

La Reforma Protestante fue un exitoso movimiento de crítica hacia las prácticas y teología católica que produjo la separación de los protestantes de la Iglesia Católica. Las iglesias protestantes surgidas de la Reforma se caracterizaron por sus diversas formas de expresión y por la diversidad doctrinal que las diferenciaban a cada una de las otras. Pero a pesar de esta diversidad había una gran cantidad de creencias que les era común, como por ejemplo, la centralidad de la Biblia, la fe en Jesús y la salvación por gracia. La Reforma fue aceptada por sujetos de diferentes estratos sociales, de manera que personas de diferentes niveles económicos estaban unidos por la idea de alcanzar una auténtica renovación espiritual.

La Reforma del siglo XVI ocurrió porque en aquellos días agitados en el que predominaba un sentimiento individualista las personas se sintieron necesitadas de una teología más sólida y más viva que aplacase satisfactoriamente su sed espiritual, cosa que en el Catolicismo no hallaban. Millones de personas aceptaron los principios reformados, aun naciones como Inglaterra, Escocia, Holanda, Suecia, Dinamarca, Noruega, varios cantones suizos y los principados y ciudades libres del norte de Alemania, se separaron de Roma para adherirse a la Reforma. La Iglesia Católica también hizo “su reforma” conocida como la Contrarreforma en la que fueron fortalecidos los principios católicos de una manera conservadora. La Contrarreforma también sustento la lucha ideológica de Roma contra los protestantes, lucha que también tuvo sus momentos de violencia represiva con la reinstauración de la Inquisición y las persecuciones religiosas que en ocasiones llegaron al conflicto armado como ocurrió durante la Guerra de los Treinta Años.

El Protestantismo se ha caracterizado por el surgimiento de nuevas denominaciones que han multiplicado el confesionalismo, pero al mismo tiempo el movimiento ecuménico ha acercado entre sí a las diferentes iglesias. Las iglesias protestantes en su mayoría han estado conscientes del mandato evangélico dado por el Señor Jesús de hacer “discípulos a todas las naciones” (Mateo 28: 19), esforzándose por evangelizar a los inconversos en sus propios países y en otras naciones. La labor misionera de las iglesias protestantes ha contribuido a la propagación del cristianismo por todo el mundo, permitiendo que en naciones donde en el pasado no había presencia cristiana haya en la actualidad millones de protestantes evangélicos. Las misiones comenzadas con grandes esfuerzos y al principio con pocos resultados han dado con el tiempo abundantes frutos. Si en el pasado la mayoría de los cristianos, incluidos los protestantes, estaban en su gran mayoría concentrados en el hemisferio norte, la tendencia del cristianismo en la actualidad es de crecimiento en el sur subdesarrollado, que es el área geográfica donde se van concentrando la mayoría de los cristianos.

El protestantismo se ha caracterizado por la división y multiplicación de nuevas denominaciones, existiendo en la actualidad diferentes denominaciones que siguen diferentes líneas interpretativas de la Biblia. Además de las iglesias protestantes históricas surgidas en los días de la Reforma posteriormente surgieron otras diferentes ramas influenciadas por los movimientos de reavivamiento. Los movimientos surgidos se caracterizan por una gran variedad de creencias y prácticas religiosas. A pesar de la variedad de denominaciones protestantes existe una unidad doctrinal en las creencias fundamentales de las diferentes confesiones protestantes que es el resultado de la teología heredada de la Reforma y del rechazo de la teología católica.

BIBLIOGRAFÍA

Abellán, José Luis. Historia Crítica del Pensamiento Español. Tomo II. La Edad De Oro. Madrid: Espasa-Calpe, S. A., 1979.

Baker, Robert A. Compendio de la Historia Cristiana. Editorial Mundo Hispano, 2003.

Boyer, Orlando S. Biografías de Grandes Cristianos. Deerfield, Florida: Editorial Vida, 1983.



Biografía de Miguel Servet. Servetus International Society, www Servetus. Org, sf.

Cavallo, Guglielmo, y Roger Chartier, directores. Historia de la Lectura en el Mundo Occidental. Buenos Aires: Altea, Taurus, 2001.

Cortes Peña, Antonio Luis, coordinador. Historia del Cristianismo III. El Mundo Moderno, volumen III. Madrid: Editorial Trotta, S. A., 2006.

Cummings, Brian. The Literary Culture of the Reformation. Oxford, U. K.: Oxford University Press, 2002.

Dayton, Donald W. Raíces Teológicas del Pentecostalismo. Buenos Aires: Nueva Creación, 1991.

Delumeau, Jean. La Reforma. Barcelona: Editorial Labor, S. A., 1967.

Doyle, R. C. La Historia de la Reforma de la Iglesia. Newtown, Australia: Moore Theological College, 1995

Erasmo de Rotterdan. Elogio de la Locura. La Habana: Editorial Arte y Literatura, 1984.

Fitzer, Gottfried. Lo que Verdaderamente Dijo Lutero. México D. F.: M. Aguilar, Editor, S. A., 1972.

García-Villoslada, Ricardo. Historia de la Iglesia en España, volumen III-2º. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, de La Editorial Católica, S.A., 1979.

González, Justo Luis. Breve Historia de la Preparación Ministerial. Barcelona: Editorial CLIE, 2013.

editor general. Diccionario Ilustrado de Interpretes de la Fe. Editorial Clie, s f.

Historia del Cristianismo, volumen II. Miami: Editorial Unilit, 1994.

Historia del Pensamiento Cristiano, volumen III. Nashville: Editorial Caribe, Inc. Una división de Thomas Nelson, Inc., 2002.

Historia de las Misiones. Buenos Aires: Editorial la Aurora, 1970.

Hertling, Ludwig. Historia de la Iglesia. Barcelona: Editorial Herder, 1989.

Hurlbut, Jesse Lyman. Historia de la Iglesia Cristiana. Editorial Vida, sf.

Irwin, G. H. Juan Calvino. Su Vida y su Obra. México D. F.: Casa Unida de Publicaciones, S.A., 1947.

Iserloh, Erwin. Martín Lutero y el Comienzo de la Reforma (1517-1525), sd.

Janáceck, Josef. La Reforma. La Habana: Enciclopedia Popular, 1966.

Knight, George R. Nuestra Identidad. Origen y Desarrollo. Avenida Doral, Florida: Asociación Publicadora Interamericana, 2007.

Küng, Hans. El Cristianismo. Esencia e Historia. Madrid: Editorial Trotta, 2006.

Latourette, Kenneth Scott. Historia del Cristianismo, volumen II. El Paso: Casa Bautista de Publicaciones, 1959.

Lenzenweger, Josef y otros. Historia de la Iglesia Católica. Barcelona: Editorial Herder, 1989.

Lutero, Martín. De Servo Arbitrio, sd.

McEnhill, Peter y George Newland. Fifty Key Christian Thinkers. Londres: Routledge, Taylor & Francis Group, 2005.

Martina, Giacomo. La Iglesia de Lutero a Nuestros Días. I Época de la Reforma. Madrid; Ediciones Cristiandad, 1974.

Menéndez Pelayo, Marcelino. Historia de los Heterodoxos Españoles, tomo II. Madrid: La Editorial Católica, 1978.

Norberg-Schulz, Christian. La Decoración como Obra de Arte Total en El Correo: El Barroco. Diciembre de 1987.

Palenque Saínz de la Peña, Amado. Las Artes Plásticas en el Barroco. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1989.



Las Artes Plásticas en el Renacimiento. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1989.

Paris, Edmond. La Historia Secreta de los Jesuitas. Ontario, California: Chick Publications, 2006.

Phelps, Eric Jon. Vatican Assassins: “Wounded in the House of my Friends”. Newmanstown, PA: Eric Jon Phelps, 2004.

Ramos, Marcos Antonio. Nuevo Diccionario de Religiones, Denominaciones y Sectas. Miami: Editorial Caribe, Inc., 1998.

Soergel, Philip M. Editor. Arts and Humanities through the Eras: The Age of the Baroque and Enlightenment 1600-1800. Farmington Hills, MI: Thomson Gale, 2005.

Timm, Alberto R. El Santuario y el Mensaje de los Tres Ángeles. Lima: SALT & ESCUELA DE POSGRADO. Universidad Peruana Unión, 2004.

Vilanova, Evangelista. Historia de la Teología Cristiana. Tomo I. De los Orígenes al Siglo XV. Barcelona: Editorial Herder, 1987.

Vila, Samuel. Historia de la Inquisición y la Reforma en España. Sd, sf.

Walker, Williston. Historia de la Iglesia Cristiana. Kansas City, Missouri: Casa Nazarena de Publicaciones, sf.

White, Elena G. de. El Conflicto de los Siglos. Avenida Doral, Florida: Asociación Publicadora Interamericana, 2007.

APÉNDICES

Apéndice I: Las 95 tesis de Martín Lutero.

Las 95 tesis de Martín Lutero contra la venta de indulgencias”.423

Por amor a la verdad y en el afán de sacarla a luz, se discutirán en Wittenberg las siguientes proposiciones bajo la presidencia del R. P. Martín Lutero, Maestro en Artes y en Sagrada Escritura y Profesor Ordinario de esta última disciplina en esa localidad. Por tal razón, ruega que los que no puedan estar presentes y debatir oralmente con nosotros, lo hagan, aunque ausentes, por escrito. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén



1. Cuando nuestro Señor y Maestro Jesucristo dijo: “Haced penitencia...”, ha querido que toda la vida de los creyentes fuera penitencia.

2. Este término no puede entenderse en el sentido de la penitencia sacramental (es decir, de aquella relacionada con la confesión y satisfacción) que se celebra por el ministerio de los sacerdotes.

3. Sin embargo, el vocablo no apunta solamente a una penitencia interior; antes bien, una penitencia interna es nula si no obra exteriormente diversas mortificaciones de la carne.

4. En consecuencia, subsiste la pena mientras perdura el odio al propio yo (es decir, la verdadera penitencia interior), lo que significa que ella continúa hasta la entrada en el reino de los cielos.

5. El Papa no quiere ni puede remitir culpa alguna, salvo aquella que él ha impuesto, sea por su arbitrio, sea por conformidad a los cánones.

6. El Papa no puede remitir culpa alguna, sino declarando y testimoniando que ha sido remitida por Dios, o remitiéndola con certeza en los casos que se ha reservado. Si éstos fuesen menospreciados, la culpa subsistirá íntegramente.

7. De ningún modo Dios remite la culpa a nadie, sin que al mismo tiempo lo humille y lo someta en todas las cosas al sacerdote, su vicario.

8. Los cánones penitenciales han sido impuestos únicamente a los vivientes y nada debe ser impuesto a los moribundos basándose en los cánones.

9. Por ello, el Espíritu Santo nos beneficia en la persona del Papa, quien en sus decretos siempre hace una excepción en caso de muerte y de necesidad.

10. Mal y torpemente proceden los sacerdotes que reservan a los moribundos penas canónicas en el purgatorio.

11. Esta cizaña, cual la de transformar la pena canónica en pena para el purgatorio, parece por cierto haber sido sembrada mientras los obispos dormían.

12. Antiguamente las penas canónicas no se imponían después sino antes de la absolución, como prueba de la verdadera contrición.

13. Los moribundos son absueltos de todas sus culpas a causa de la muerte y ya son muertos para las leyes canónicas, quedando de derecho exentos de ellas.

14. Una pureza o caridad imperfectas traen consigo para el moribundo, necesariamente, gran miedo; el cual es tanto mayor cuanto menor sean aquéllas.

15. Este temor y horror son suficientes por sí solos (por no hablar de otras cosas) para constituir la pena del purgatorio, puesto que están muy cerca del horror de la desesperación.

16. Al parecer, el infierno, el purgatorio y el cielo difieren entre sí como la desesperación, la cuasi desesperación y al seguridad de la salvación.

17. Parece necesario para las almas del purgatorio que a medida que disminuya el horror, aumente la caridad.

18. Y no parece probado, sea por la razón o por las Escrituras, que estas almas estén excluidas del estado de mérito o del crecimiento en la caridad.

19. Y tampoco parece probado que las almas en el purgatorio, al menos en su totalidad, tengan plena certeza de su bienaventuranza ni aún en el caso de que nosotros podamos estar completamente seguros de ello.

20. Por tanto, cuando el Papa habla de remisión plenaria de todas las penas, significa simplemente el perdón de todas ellas, sino solamente el de aquellas que él mismo impuso.

21. En consecuencia, yerran aquellos predicadores de indulgencias que afirman que el hombre es absuelto a la vez que salvo de toda pena, a causa de las indulgencias del Papa.

22. De modo que el Papa no remite pena alguna a las almas del purgatorio que, según los cánones, ellas debían haber pagado en esta vida.

23. Si a alguien se le puede conceder en todo sentido una remisión de todas las penas, es seguro que ello solamente puede otorgarse a los más perfectos, es decir, muy pocos.

24. Por esta razón, la mayor parte de la gente es necesariamente engañada por esa indiscriminada y jactanciosa promesa de la liberación de las penas.

25. El poder que el Papa tiene universalmente sobre el purgatorio, cualquier obispo o cura lo posee en particular sobre su diócesis o parroquia.

26. Muy bien procede el Papa al dar la remisión a las almas del purgatorio, no en virtud del poder de las llaves (que no posee), sino por vía de la intercesión.

27. Mera doctrina humana predican aquellos que aseveran que tan pronto suena la moneda que se echa en la caja, el alma sale volando.

28. Cierto es que, cuando al tintinear, la moneda cae en la caja, el lucro y la avaricia pueden ir en aumento, más la intercesión de la Iglesia depende sólo de la voluntad de Dios.

29. ¿Quién sabe, acaso, si todas las almas del purgatorio desean ser redimidas? Hay que recordar lo que, según la leyenda, aconteció con San Severino y San Pascual.

30. Nadie está seguro de la sinceridad de su propia contrición y mucho menos de que haya obtenido la remisión plenaria.

31. Cuán raro es el hombre verdaderamente penitente, tan raro como el que en verdad adquiere indulgencias; es decir, que el tal es rarísimo.

32. Serán eternamente condenados junto con sus maestros, aquellos que crean estar seguros de su salvación mediante una carta de indulgencias.

33. Hemos de cuidarnos mucho de aquellos que afirman que las indulgencias del Papa son el inestimable don divino por el cual el hombre es reconciliado con Dios.

34. Pues aquellas gracias de perdón sólo se refieren a las penas de la satisfacción sacramental, las cuales han sido establecidas por los hombres.

35. Predican una doctrina anticristiana aquellos que enseñan que no es necesaria la contrición para los que rescatan almas o confessionalia.

36. Cualquier cristiano verdaderamente arrepentido tiene derecho a la remisión plenaria de pena y culpa, aun sin carta de indulgencias.

37. Cualquier cristiano verdadero, sea que esté vivo o muerto, tiene participación en todos los bienes de Cristo y de la Iglesia; esta participación le ha sido concedida por Dios, aun sin cartas de indulgencias.

38. No obstante, la remisión y la participación otorgadas por el Papa no han de menospreciarse en manera alguna, porque, como ya he dicho, constituyen un anuncio de la remisión divina.

39. Es dificilísimo hasta para los teólogos más brillantes, ensalzar al mismo tiempo, ante el pueblo. La prodigalidad de las indulgencias y la verdad de la contrición.

40. La verdadera contrición busca y ama las penas, pero la profusión de las indulgencias relaja y hace que las penas sean odiadas; por lo menos, da ocasión para ello.

41. Las indulgencias apostólicas deben predicarse con cautela para que el pueblo no crea equivocadamente que deban ser preferidas a las demás buenas obras de caridad.

42. Debe enseñarse a los cristianos que no es la intención del Papa, en manera alguna, que la compra de indulgencias se compare con las obras de misericordia.

43. Hay que instruir a los cristianos que aquel que socorre al pobre o ayuda al indigente, realiza una obra mayor que si comprase indulgencias.

44. Porque la caridad crece por la obra de caridad y el hombre llega a ser mejor; en cambio, no lo es por las indulgencias, sino a lo mas, liberado de la pena.

45. Debe enseñarse a los cristianos que el que ve a un indigente y, sin prestarle atención, da su dinero para comprar indulgencias, lo que obtiene en verdad no son las indulgencias papales, sino la indignación de Dios.

46. Debe enseñarse a los cristianos que, si no son colmados de bienes superfluos, están obligados a retener lo necesario para su casa y de ningún modo derrocharlo en indulgencias.

47. Debe enseñarse a los cristianos que la compra de indulgencias queda librada a la propia voluntad y no constituye obligación.

48. Se debe enseñar a los cristianos que, al otorgar indulgencias, el Papa tanto más necesita cuanto desea una oración ferviente por su persona, antes que dinero en efectivo.

49. Hay que enseñar a los cristianos que las indulgencias papales son útiles si en ellas no ponen su confianza, pero muy nocivas si, a causa de ellas, pierden el temor de Dios.

50. Debe enseñarse a los cristianos que si el Papa conociera las exacciones de los predicadores de indulgencias, preferiría que la basílica de San Pedro se redujese a cenizas antes que construirla con la piel, la carne y los huesos de sus ovejas.

51. Debe enseñarse a los cristianos que el Papa estaría dispuesto, como es su deber, a dar de su peculio a muchísimos de aquellos a los cuales los pregoneros de indulgencias sonsacaron el dinero aun cuando para ello tuviera que vender la basílica de San Pedro, si fuera menester.

52. Vana es la confianza en la salvación por medio de una carta de indulgencias, aunque el comisario y hasta el mismo Papa pusieran su misma alma como prenda.

53. Son enemigos de Cristo y del Papa los que, para predicar indulgencias, ordenan suspender por completo la predicación de la palabra de Dios en otras iglesias.

54. Oféndese a la palabra de Dios, cuando en un mismo sermón se dedica tanto o más tiempo a las indulgencias que a ella.

55. Ha de ser la intención del Papa que si las indulgencias (que muy poco significan) se celebran con una campana, una procesión y una ceremonia, el evangelio (que es lo más importante) deba predicarse con cien campanas, cien procesiones y cien ceremonias.

56. Los tesoros de la iglesia, de donde el Papa distribuye las indulgencias, no son ni suficientemente mencionados ni conocidos entre el pueblo de Dios.

57. Que en todo caso no son temporales resulta evidente por el hecho de que muchos de los pregoneros no los derrochan, sino más bien los atesoran.

58. Tampoco son los méritos de Cristo y de los santos, porque éstos siempre obran, sin la intervención del Papa, la gracia del hombre interior y la cruz, la muerte y el infierno del hombre exterior.

59. San Lorenzo dijo que los tesoros de la iglesia eran los pobres, mas hablaba usando el término en el sentido de su época.

60. No hablamos exageradamente si afirmamos que las llaves de la iglesia (donadas por el mérito de Cristo) constituyen ese tesoro.

61. Está claro, pues, que para la remisión de las penas y de los casos reservados, basta con la sola potestad del Papa.

62. El verdadero tesoro de la iglesia es el sacrosanto evangelio de la gloria y de la gracia de Dios.

63. Empero este tesoro es, con razón, muy odiado, puesto que hace que los primeros sean postreros.

64. En cambio, el tesoro de las indulgencias, con razón, es sumamente grato, porque hace que los postreros sean primeros.

65. Por ello, los tesoros del evangelio son redes con las cuales en otros tiempos se pescaban a hombres poseedores de bienes.

66. Los tesoros de las indulgencias son redes con las cuales ahora se pescan las riquezas de los hombres.

67. Respecto a las indulgencias que los predicadores pregonan con gracias máximas, se entiende que efectivamente lo son en cuanto proporcionan ganancias.

68. No obstante, son las gracias más pequeñas en comparación con la gracia de Dios y la piedad de la cruz.

69. Los obispos y curas están obligados a admitir con toda reverencia a los comisarios de las indulgencias apostólicas.

70. Pero tienen el deber aún más de vigilar con todos sus ojos y escuchar con todos sus oídos, para que esos hombres no prediquen sus propios ensueños en lugar de lo que el Papa les ha encomendado.

71. Quién habla contra la verdad de las indulgencias apostólicas, sea anatema y maldito.

72. Mas quien se preocupa por los excesos y demasías verbales de los predicadores de indulgencias, sea bendito.

73. Así como el Papa justamente fulmina excomunión contra los que maquinan algo, con cualquier artimaña de venta en perjuicio de las indulgencias.

74. Tanto más trata de condenar a los que bajo el pretexto de las indulgencias, intrigan en perjuicio de la caridad y la verdad.

75. Es un disparate pensar que las indulgencias del Papa sean tan eficaces como para que puedan absolver, para hablar de algo imposible, a un hombre que haya violado a la madre de Dios.

76. Decimos por el contrario, que las indulgencias papales no pueden borrar el más leve de los pecados veniales, en que concierne a la culpa.

77. Afirmar que si San Pedro fuese Papa hoy, no podría conceder mayores gracias, constituye una blasfemia contra San Pedro y el Papa.

78. Sostenemos, por el contrario, que el actual Papa, como cualquier otro, dispone de mayores gracias, saber: el evangelio, las virtudes espirituales, los dones de sanidad, etc., como se dice en 1ª de Corintios 12.

79. Es blasfemia aseverar que la cruz con las armas papales llamativamente erecta, equivale a la cruz de Cristo.

80. Tendrán que rendir cuenta los obispos, curas y teólogos, al permitir que charlas tales se propongan al pueblo.

81. Esta arbitraria predicación de indulgencias hace que ni siquiera, aun para personas cultas, resulte fácil salvar el respeto que se debe al Papa, frente a las calumnias o preguntas indudablemente sutiles de los laicos.

82. Por ejemplo: ¿Por qué el Papa no vacía el purgatorio a causa de la santísima caridad y la muy apremiante necesidad de las almas, lo cual sería la más justa de todas las razones si él redime un número infinito de almas a causa del muy miserable dinero para la construcción de la basílica, lo cual es un motivo completamente insignificante?

83. Del mismo modo: ¿Por qué subsisten las misas y aniversarios por los difuntos y por qué el Papa no devuelve o permite retirar las fundaciones instituidas en beneficio de ellos, puesto que ya no es justo orar por los redimidos?

84. Del mismo modo: ¿Qué es esta nueva piedad de Dios y del Papa, según la cual conceden al impío y enemigo de Dios, por medio del dinero, redimir un alma pía y amiga de Dios, y porque no la redimen más bien, a causa de la necesidad, por gratuita caridad hacia esa misma alma pía y amada?

85. Del mismo modo: ¿Por qué los cánones penitenciales que de hecho y por el desuso desde hace tiempo están abrogados y muertos como tales, se satisfacen no obstante hasta hoy por la concesión de indulgencias, como si estuviesen en plena vigencia?

86. Del mismo modo: ¿Por qué el Papa, cuya fortuna es hoy más abundante que la de los más opulentos ricos, no construye tan sólo una basílica de San Pedro de su propio dinero, en lugar de hacerlo con el de los pobres creyentes?

87. Del mismo modo: ¿Qué es lo que remite el Papa y qué participación concede a los que por una perfecta contrición tienen ya derecho a una remisión y participación plenarias?

88. Del mismo modo: ¿Que bien mayor podría hacerse a la iglesia si el Papa, como lo hace ahora una vez, concediese estas remisiones y participaciones cien veces por día a cualquiera de los creyentes?

89. Dado que el Papa, por medio de sus indulgencias, busca más la salvación de las almas que el dinero, ¿por qué suspende las cartas e indulgencias ya anteriormente concedidas, si son igualmente eficaces?

90. Reprimir estos sagaces argumentos de los laicos sólo por la fuerza, sin desvirtuarlos con razones, significa exponer a la Iglesia y al Papa a la burla de sus enemigos y contribuir a la desdicha de los cristianos.

91. Por tanto, si las indulgencias se predicasen según el espíritu y la intención del Papa, todas esas objeciones se resolverían con facilidad o más bien no existirían.

92. Que se vayan, pues todos aquellos profetas que dicen al pueblo de Cristo: “Paz, paz”; y no hay paz.

93. Que prosperen todos aquellos profetas que dicen al pueblo: “Cruz, cruz” y no hay cruz.

94. Es menester exhortar a los cristianos que se esfuercen por seguir a Cristo, su cabeza, a través de penas, muertes e infierno.

95. Y a confiar en que entrarán al cielo a través de muchas tribulaciones, antes que por la ilusoria seguridad de paz.

(Wittenberg, 31 de octubre de 1517)”.

Apéndice II: Carta de Martín Lutero al Papa León X.

Carta de Martín Lutero al Papa León X en el año 1520”.424

Martín Lutero saluda al Sumo Pontífice León X en el nombre de Cristo Jesús, nuestro Señor. Amén.



Como uno de los monstruos de este siglo, con los cuales ya en el tercer año tengo que ver y luchar, me siento obligado a dirigir la mirada hacia ti y a recordarte, Beatísimo Padre León. Principalmente, ya que en varias partes se considera que tú sólo eras para mí la causa de mi contienda, jamás puedo dejar de pensar en ti. Y aunque tus aduladores impíos se hayan enfurecido contra mí sin causa alguna, me vi compelido a apelar desde tu sede a un concilio futuro, sin tomar en cuenta para nada las vanísimas disposiciones de tus predecesores Pío y Julio, quienes por absurda tiranía prohíben esto mismo. Yo, no obstante, mientras tanto nunca aparté mi mente de tu Beatitud, de modo que no deseara con todas las fuerzas lo mejor para ti y para tu sede, y que no dejara de rogar a Dios, en cuanto a mí concernía, por este mismo camino con preces solícitas y gemebundas. Es cierto que comencé a despreciar a aquellos y triunfar sobre ellos, que trataban hasta ahora de asustarme con la majestad de tu autoridad y de tu nombre. Pero veo que queda una cosa que no puedo menospreciar, la cual constituye la causa por lo que vuelvo a escribir a tu Beatitud. Comprendo que me acusen por mi temeridad, considerando una grave falta mía el hecho de no haber respetado ni siquiera a tu persona.

Yo por mi parte, para confesar abiertamente el asunto, sé que sólo he dicho cosas magníficas y óptimas sobre ti donde quiera que tuve que referirme a tu persona. Si en verdad hubiera procedido de otra manera, yo mismo no podría aprobarlo de modo alguno y corroboraría en todo sentido el juicio de ellos sobre mí, y nada haría con mayor gusto que cantar la palinodia de esta temeridad e impiedad mías. Te llamé Daniel en Babilonia, y cualquier lector comprende perfectamente con qué esclarecido celo defendí tu insigne inocencia frente a tu contaminador Silvestre. En efecto, tu reputación -cantada por los escritos de tantos hombres con gran frecuencia en todo el orbe- y la lama de tu vida irreprensible son tan célebres y augustas como para ser atacadas de cualquier manera por nadie, aunque su forma fuese muy grande. No soy tan torpe como para censurar a quien todo el mundo elogia. Más bien, ha sido y será siempre norma mía no agredir ni siquiera a los que la opinión pública vitupera. No me deleito en los crímenes de nadie, porque yo mismo conozco bastante la viga grande en mi ojo y no puedo ser el primero en arrojar una piedra contra la adúltera.

En verdad, por lo general he arremetido con vehemencia contra las doctrinas impías y no he sido moroso en satirizar a mis adversarios, no por sus malas costumbres, sino a causa de su impiedad. De ello me arrepiento tan poco que resolví perseverar en este ferviente celo, desdeñando el juicio de la gente y siguiendo el ejemplo de Cristo, quien en su ardor llama a sus enemigos generación de víboras, ciegos, hipócritas e hijos del diablo. Y Pablo reprende al mago como hijo del diablo de todo engaño y de toda maldad, y a ciertos falsos apóstoles los llama perros, obreros fraudulentos y falsificadores de la Palabra. Si aceptas el juicio de esos hombres delicados, nadie sería más mordaz e inmoderado que Pablo. ¿Quién es más áspero que los profetas? Por cierto, la insensata multitud de los aduladores hizo los oídos de este siglo tan delicados que, tan pronto como notemos que no se aprueba todo lo nuestro, enseguida gritamos que nos muerden, y cuando no podemos repeler la verdad de otra manera nos escabullimos bajo el pretexto de la mordacidad, la impaciencia y la inmodestia.

¿Para qué serviría la sal si no muerde? ¿Para qué el filo de la espada si no corta? Maldito el que hiciere en forma fraudulenta la obra del Señor. Por ello, excelentísimo León, ruego me tengas disculpado con esta carta y te convenzas que yo jamás he pensado nada malo con respecto a tu persona, y además, soy un hombre que te desea lo mejor para siempre jamás y que no quiere tener contiendas con nadie por su moralidad, sino solamente por la palabra de la verdad. En todo lo demás cederé a cualquiera, pero no puedo ni quiero abandonar ni negar la Palabra. Si alguien tiene otra opinión de mí o ha comprendido mis escritos de otra manera, el tal se equivoca y no me ha entendido bien.

Sin embargo, ni tú, ni persona alguna podría negar que tu sede, llamada curia romana, es más corrupta de lo que jamás fuera Babilonia ni Sodoma. En cuanto yo comprendo, se caracteriza por una impiedad deplorable, desesperanzada y evidente. Ciertamente la detesté y me indigné, porque bajo tu nombre y con el pretexto de la Iglesia Romana fue escarnecido el pueblo de Cristo. Y así resistí y me opondré siempre a esa sede, mientras en mí viva el espíritu de la fe. No aspiro a cosas imposibles, ni espero que por mí solo esfuerzo se pueda conseguir nada en esta confusísima Babilonia, donde tantos aduladores con furia me combaten. Pero reconozco que soy deudor de mis hermanos y debo advertirles para que se pierdan menos o en menos grado por las pestes romanas. Tú mismo no ignoras que hace muchos años, desde Roma no inundan al orbe sino ruina de las posesiones, de los cuerpos y de las almas, como asimismo pésimos ejemplos de todas las cosas más abominables. Estas cosas son para todos más claras que el día, y la iglesia romana, que a su tiempo fuera la más santa, se transformó en una licenciosa cueva de ladrones, en el lupanar más impúdico de todos, en el reino del pecado, de la muerte y del infierno, de manera que ni el anticristo, si viniera, podría excogitar algo que pudiese añadir a semejante maldad.

Mientras tanto, tú León, estás como un cordero entre lobos, como Daniel en medio de los leones, y como Ezequiel vives entre escorpiones. ¿Qué puedes oponer tú solo a esos monstruos? Aunque agregues a ti tres o cuatro cardenales, eruditísimos y óptimos, ¿qué significarían éstos entre tantos? Todos tendríais que perecer con veneno antes que pudieseis anticiparos dictando un decreto para remediar la situación. No hay esperanza para la curia romana. La ira de Dios la sobrevino hasta el fin. Odia los concilios, teme ser reformada, no puede mitigar el furor de su impiedad, y cumple con el epitafio de su madre, de la cual se dice: “Curamos a Babilonia, y no ha sanado; dejémosla”. En verdad habría sido tu obligación y el deber de los cardenales, subsanar estos males, pero esa gota se ríe de la mano sanadora, y ni el carro ni el caballo obedecen a las riendas.

Siempre me ha dolido debido a este efecto, óptimo León, que hayas sido hecho Papa en esta época, mientras eras digno de tiempos mejores. La curia romana no merece tenerte a ti, ni a hombres que te sean parecidos, sino a Satanás mismo, quien en verdad manda más que tú en esa Babilonia.

¡Ojalá dejaras a un lado esta dignidad de la cual tus enemigos acérrimos alardean que es tu gloria, y más bien te sostuvieras con la entrada de un modesto puesto privado de sacerdote o vivieras de herencia paternal! Jactarse de esa gloria merecen sólo los iscariotes, los hijos de perdición. ¿Qué haces en la curia, estimado León? Solamente esto: cuanto más malvado y execrable sea alguno, con tanto más éxito usará tu nombre y tu autoridad para arruinar los patrimonios y las almas, para multiplicar los crímenes y para suprimir la fe y la verdad, y toda la Iglesia de Dios. ¡Oh, en verdad, infelicísimo León, que estás sentado en un trono sumamente peligroso! Te digo la verdad porque deseo tu bien. Si Bernardo se compadece de su Papa Eugenio, aunque hasta ese tiempo la sede romana, si bien ya en aquel entonces corruptísima, gobernaba con mejor esperanza, ¿cómo no nos lamentaremos habiendo tenido en trescientos años tanto incremento de corrupción y perdición? ¿No es cierto que bajo este vasto cielo no hay nada más corrupto, más pestilencial y más odioso que la curia romana? Incomparablemente sobrepasa la impiedad de los turcos, de modo que es ahora una boca abierta del infierno la que en tiempos pasados fuera la puerta del cielo. Y es una boca tal que no puede ser cerrada a causa de la ira de Dios. Nos queda una sola posibilidad, la de llamar a algunos y protegerlos para que no caigan como dije, en las fauces de Roma.

Mira, mi Padre León, esta es la causa y el motivo por los que he atacado tan violentamente esta sede pestilente. De ninguna manera me propuse arremeter contra tu persona, de modo que esperaba merecer tu gratitud, cuando notaras que he obrado en tu bien al atacar tan vigorosa y enérgicamente esa cárcel tuya y aún más tu infierno, puesto que será provechoso para ti, para tu salvación y para la de muchos otros, cuanto el ímpetu de todos los ingenios pueda alegar contra la confusión de esa impía curia. Ejercen tu oficio los que hacen mal a ella; glorifican a Cristo los que la execran de todas las maneras; en resumen, son cristianos los que no son romanos.

Para ampliar mis declaraciones, jamás se me ocurrió agredir a la curia romana o disputar sobre algo con respecto a ella. Cuando vi que todos los remedios para salvarla eran inútiles, la desprecié, y dándole carta de repudio, le dije: “El que es sórdido, sea sórdido todavía; y quien es inmundo, sea inmundo todavía”. Me dediqué a plácidos y quietos estudios de las Sagradas Escrituras para ser útil por su intermedio a los que me rodean. Cuando hice algunos progresos en estos estudios, Satán abrió los ojos, y por medio de un indómito afán de gloria, incitó a su siervo Juan Eck, insigne adversario de Cristo, para llevarme inesperadamente a una disputación con el fin de captarme alguna palabrita sobre el primado de la iglesia romana que incidentalmente se me escapara.

Entonces, aquel fanfarrón engreído, espumajeante y frenético se jactó que arriesgaría todo por la gloria de Dios y por el honor de la Santa Sede Apostólica e inflado por la esperanza de poder abusar para sí de tu potestad, confiaba con toda seguridad en salir victorioso. No se preocupaba tanto del primado de Pedro como de su propio primado entre los teólogos de este siglo, creyendo que para ese fin lo ayudaría en gran manera si triunfara sobre Lutero. Cuando el debate terminó mal para este sofista, una furia increíble exasperó a ese hombre, puesto que se dio cuenta de que sólo a él se debía cuanto yo alegaba para vergüenza de Roma.

Y permíteme, por favor, excelente León, defender en esta oportunidad alguna vez mi propia causa y acusar a tus verdaderos enemigos. Supongo que sabes que trató conmigo el Cardenal de San Sixto, tu legado, hombre imprudente e infeliz, y aun infiel. Cuando yo y todo mi caso lo había puesto en sus manos por reverencia de tu nombre, no trató de restablecer la paz, lo cual habría podido conseguir fácilmente con una sola palabra, puesto que yo en aquel entonces prometí guardar silencio y terminar la controversia, si se mandase a mis adversarios hacer otro tanto. Pero el hombre buscaba su gloria. No contento con este arreglo, empezó a justificar a mis adversarios, a darles plena libertad y a ordenarme que me retractase, cosa que no figuraba entre sus instrucciones. Aquí, cuando las cosas esta han muy bien encaminadas, por su importuna tiranía se pusieron mucho peores. De todo el desarrollo posterior Cayetano tiene toda la culpa, no Lutero, porque no permitió que yo guardase silencio y me mantuviera quieto, como en aquel tiempo anhelaba de todo corazón. ¿Qué más podía hacer?

Después vino Carlos von Miltitz, también nuncio de Tu Beatitud. Mediante muchas y variadas negociaciones, viajando de un lado a otro y no omitiendo nada para reparar el estado de la causa perturbada por la temeridad y soberbia de Cayetano, consiguió finalmente -también con el auxilio del Ilustrísimo Príncipe Elector Federico- tener conmigo una y otra vez entrevistas personales. Nuevamente cedí a tu nombre. Estaba dispuesto a callar y a aceptar como árbitro ya sea al arzobispo de Tréveris o al obispo de Naumburgo. Así se arregló el asunto. Cuando este plan fue puesto en práctica con buenas perspectivas, Eck, el otro y mayor enemigo tuyo, irrumpió con la disputación de Leipzig que había establecido contra el doctor Carlstadt. Cuando surgió una nueva cuestión acerca del primado del Papa, inesperadamente dirigió contra mí sus armas, destruyendo completamente el convenio de paz. Mientras tanto, Carlos von Miltitz espera; mas no se llega a una decisión. No es extraño, porque Eck con sus mentiras, simulaciones y artimañas, había perturbado todo completamente; lo había exasperado y confundido de tal manera que, sin importar a qué lado se hubiese inclinado el veredicto, se habría producido un incendio mayor. Eck buscaba su gloria, no la verdad, mientras que yo no omití nada de lo que me correspondía.

Confieso que en esta ocasión salió a la luz no poco de la corruptela romana. Pero si en esto se hizo algo mal es culpa de Eck, quien emprendiendo una tarea que sobrepasaba sus fuerzas, mientras buscaba furiosamente su propia gloria, reveló la ignominia romana a todo el orbe. Él es aquel enemigo tuyo, estimado León, o mejor, el de tu curia. Del ejemplo de ese solo hombre podemos aprender que no hay enemigo peor que el adulador. Pues, ¿qué hizo con su adulación sino un mal que ningún rey hubiera podido promover? Hoy hiede el nombre de la curia romana en el orbe y languidece la autoridad papal; la famosa ignorancia tiene mal renombre. De todo ello no se sabría nada, si Eck no hubiese perturbado el plan de paz mío y de Carlos. El mismo lo nota claramente indignándose tarde y en vano por la edición de mis libros. En esto debió pensar en aquel tiempo cuando en su calidad de emisario buscaba loca y totalmente su gloria como un caballo que relincha, sin anhelar otra cosa que su interés en contra del tuyo y con gran peligro para ti. El muy vanidoso esperaba que yo me detendría y me callaría a causa del temor de tu nombre, puesto que no creo que él basara sus presunciones sólo en su ingenio y su erudición. Como ahora ve que confío mucho en mí y sigo hablando, se arrepiente tarde de su temeridad, dándose cuenta que hay alguien en el cielo que resiste a los soberbios y humilla a los presuntuosos, si es que efectivamente lo comprende.

Catálogo: cuba
cuba -> Desarrollo humano reflexivo y creativo
cuba -> Antes de imprimir este boletín, piensa bien si es necesario hacerlo. Una tonelada de papel implica la tala de 15 árboles. Cuida el medio ambiente
cuba -> ¨la orientación en el contexto de la municipalización de la educación superior¨
cuba -> Estudio inductivo e histórico, sobre 1 de reyes manual Del Estudiante
cuba -> Antes de imprimir este boletín, piensa bien si es necesario hacerlo. Una tonelada de papel implica la tala de 15 árboles. Cuida el medio ambiente
cuba -> Antes de imprimir este boletín, piensa bien si es necesario hacerlo. Una tonelada de papel implica la tala de 15 árboles. Cuida el medio ambiente
cuba -> A. F. I. Sc. “eu’93
cuba -> Antes de imprimir este boletín, piensa bien si es necesario hacerlo. Una tonelada de papel implica la tala de 15 árboles. Cuida el medio ambiente
cuba -> Antes de imprimir este boletín, piensa bien si es necesario hacerlo. Una tonelada de papel implica la tala de 15 árboles. Cuida el medio ambiente


Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad