Seminario Internacional de Miami 14401 Old Cutler Road Miami, fl 33158



Descargar 0.72 Mb.
Página6/8
Fecha de conversión10.05.2019
Tamaño0.72 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8

Pregunta apologética. ¿Cómo debemos evaluar el culto cristiano hoy?

a. El culto cristiano se mide por el número de personas que adoran.

b. El culto cristiano se mide por la calidad de la predicación de la Palabra.

c. El culto cristiano se mide por los signos de la presencia del Espíritu Santo.

d. El culto cristiano se mide de acuerdo a los méritos de aquel que está siendo alabado y la fidelidad por el cual se sirve.

LECCIÓN SEIS
APOLOGÉTICA Y LOS SACRAMENTOS
INTRODUCCIÓN

Hay una gran variedad y diferencia de opinión en cuanto a los sacramentos entre las iglesias y denominaciones. La Iglesia Católica Romana tiene siete sacramentos: bautismo, confirmación, eucaristía, el matrimonio, la ordenación, la penitencia y la unción de los enfermos. Las iglesias protestantes históricas tienen dos: el bautismo y la cena del Señor. Los mormones bautizan a los muertos y tienen rituales especiales en sus templos. Algunos grupos cristianos, como los Amigos (Cuáqueros) y Ejército de Salvación no practican ningún sacramento en sus iglesias.

La palabra sacramento viene del latín sacramentum, que viene de sacer, o sagrado. Para la Iglesia Católica Romana, los sacramentos son medios por los cuales Dios da gracia a los participantes. Para los protestantes, hay una amplia gama de puntos de vista; algunos ven los dos sacramentos como un conducto de la gracia, otros los ven como un instrumento espiritual del mensaje del evangelio y un significante número sostienen que los sacramentos son signos didácticos que apunta al evangelio. Algunos evangélicos prefieren usar el término ordenanza en lugar de sacramento, tratando de evitar la asociación de las ordenanzas con las ideas romanistas.

Los sacramentos están relacionados con la santidad. La santidad es el estado espiritual cuando el Espíritu Santo está presente en la vida del creyente. Es una condición cuando el pecado esta en mortificación y la obediencia por fe es evidente en el creyente. El creyente es llamado a arrepentirse de su pecado antes de venir a la Cena del Señor (I Cor. 11). Cuando las iglesias permiten a los pecadores no arrepentidos participar, de esta manera, la iglesia se convierte en cómplice de los pecados de estos pecadores (II Juan 10-11).




Petición de Ted Kennedy y la respuesta del Papa Benedicto

El fallecimiento del senador Ted Kennedy en los EEUU, desató un debate sobre el papel de su fe católica y el aborto. Al principio de su carrera política, Ted Kennedy fue pro-vida. Más tarde, su punto de vista cambió y se convirtió en una voz fuerte por los derechos de la mujer a interrumpir un embarazo en aborto. La petición de oración por el senador Kennedy, como fue leída en su funeral el 29 de agosto de 2009, revela la lucha de la conciencia que Ted tenía que tratar.




"Santísimo Padre, le pregunté al presidente Obama para entregar personalmente esta carta a usted. Como él mismo es un hombre de profunda fe, entiende la importancia para mí fe católica, y estoy profundamente agradecido.

Espero que esta carta te encuentre en buen estado de salud. Rezo para que usted tenga todas las bendiciones de Dios para que le dirija a nuestra Iglesia e inspira a nuestro mundo en estos tiempos difíciles.
Le escribo con profunda humildad para pedirle que reze por mí ahora que mi salud se deteriora. Fui diagnosticado con cáncer de cerebro hace más de un año, y, a pesar de que continuo con el tratamiento, la enfermedad está haciendo su daño en mí. Tengo 77 años de edad y estoy haciendo la preparación para el siguiente pasaje de la vida.


He tenido la oportunidad de ser parte de una familia maravillosa, y mis padres, especialmente mi madre, mantuvieron su fe católica en el centro de nuestras vidas. Ese don de la fe ha sostenido, alimentado y proporcionado consuelo para mí en las horas más oscuras. Yo sé que he sido un ser humano imperfecto, pero con la ayuda de mi fe, he tratado de caminar recto."

"Quiero que sepa, Su Santidad, que en mis casi 50 años de cargos de elección popular, yo he hecho mi mejor esfuerzo para defender los derechos de los pobres, abrir las puertas abiertas a las oportunidades económicas para que trabajen, he luchado contra la discriminación de los inmigrantes, para ampliar el acceso a servicios de salud y educación. Me he opuesto a la pena de muerte y luchó para poner fin a la guerra. Esos son los temas que me han motivado y han sido el foco de mi trabajo como senador de los Estados Unidos.

También quiero que sepa que a pesar de que estoy enfermo, me comprometo a hacer todo lo posible para lograr el acceso a servicios de salud para todos en mi país. Esta ha sido la causa política de mi vida. Yo creo en la protección de la conciencia para los católicos en el campo de la salud y seguiré abogando por eso entre mis colegas en el Senado y trabajar para desarrollar una política global de salud nacional que garantice la atención de la salud para todos.

Siempre he tratado de ser un católico fiel, Su Santidad, y aunque me he quedado corto a través de las debilidades humanas, nunca he dejado de creer y respetar las enseñanzas fundamentales. Sigo rezando por las bendiciones de Dios sobre usted y nuestra Iglesia, y seré más que agradecido por sus oraciones por mí."

Dos semanas más tarde, el Papa respondió, por escrito, como de costumbre, a través de un alto funcionario del Vaticano:




"El Santo Padre ha leído la carta que le encomendó al presidente Barack Obama, quien amablemente se le presentó durante su reciente reunión. Se entristeció al saber de su enfermedad, y me ha pedido que os asegure su preocupación y su cercanía espiritual. Él está especialmente agradecido por su compromiso de oración por él y por las necesidades de la Iglesia universal.

Su Santidad reza que en los próximos días es posible que se mantenga en la fe y la esperanza, y puedes conceder a la gracia preciosa de la entrega gozosa a la voluntad de Dios, nuestro Padre misericordioso. Invoca a usted el consuelo y la paz prometida por el Salvador resucitado a todos los que comparten sus sufrimientos y la confianza en su promesa de vida eterna.

Encomendándoos a vosotros ya los miembros de su familia a la amorosa intercesión de la Bienaventurada Virgen María, el Santo Padre imparte de corazón su bendición apostólica como prenda de la sabiduría, consuelo y fortaleza en el Señor." 29


Reflexión sobre la petición de Ted Kennedy y la respuesta del Papa

Para gran alivio de los políticos católicos que apoyan el aborto, y para el disgusto de los que no lo apoyan, el Papa imparte su "bendición apostólica" a un líder en el Senado de los EE.UU. que era pro-aborto. El Papa no pidió la prohibición de los católicos pro-aborto de la Misa. Aunque en sus encíclicas el Papa habla en contra del aborto, él dio su bendición apostólica a los que lo promueven.

Pregunta: ¿Cómo sería la causa pro-vida en los EE.UU. si el Papa hubiera escrito a Ted mientras él estaba vivo y lo llamará al arrepentimiento por su papel en permitir y promover el derecho de las madres para abortar a sus niños? ¿Por qué el Papa permite que Ted Kennedy y otro pro-abortista, participen en la Misa y reciban la bendición apostólica? ¿Muestra la bendición papal de un pro-abortista que los líderes romanos católicos son cómplices en el movimiento pro-aborto? Esta repitiendo la iglesia romana el error de apoyar los genocidios humanos llevadas a cabo en las cruzadas, o por la Inquisición, o en contra de los indios americanos, o por medio de la esclavitud africana o por su silencio contra el nazismo alemán y el fascismo italiano, antes y durante la Segunda Guerra Mundial?

La lección seis pide y propone respuestas a una variedad de preguntas acerca de los sacramentos. El papel de la apologética es la defensa y promoción de la verdadera naturaleza de los sacramentos, así como alertar a los cristianos a las tendencias y las prácticas idólatras asociadas con los sacramentos.



Semana Seis. Primera Pregunta. ¿Por qué los sacramentos?

"En el medio del jardín hizo crecer el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal" (Génesis 2:9).



El signo sacramental. Los primeros signos sagrados para la humanidad eran dos árboles especiales; el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal. A Adán y Eva Dios se les dio instrucciones de no comer del fruto de estos árboles, porque morirían (Génesis 2: 17). La primera pareja, a través de la tentación de Satanás, decidió desobedecer y comió del árbol del conocimiento del bien y del mal y así cayeron en el pecado.

La continuación de los signos sacramentales. A lo largo de la historia de salvación Dios dio señales de su presencia y requiere una respuesta santa de su pueblo. El supremo signo dado al hombre sucedió en otro árbol; Jesús murió en la cruz de madera del Calvario para pagar por los pecados de su pueblo.

La circuncisión de los varones, los sacrificios de sangre en los altares en las tiendas y todas las ceremonias del templo, incluyen sangre, son parte de los rituales externos y las ceremonias religiosas del pueblo judío en el Antiguo Testamento. La muerte de Jesús en la cruz significaba el fin de todas las ceremonias del Antiguo Testamento. El sistema de sacrificios y el sacerdocio desaparecieron con la destrucción del templo en el año 70. Los católicos romanos desarrollaron un sistema de siete sacramentos. Los protestantes practican dos sacramentos u ordenanzas: el bautismo y la cena del Señor. Solo estos dos son considerados sacramentos porque fueron instituidos por Cristo y practicados por los apóstoles. El bautismo en agua fue instituido por el Señor en la Gran Comisión (Mateo 28: 19 - 20). La cena del Señor fue instituida por el Señor la noche antes de su muerte (Mateo 26: 26 - 30). Los apóstoles practicaban el bautismo en agua, a partir del día de Pentecostés (Hechos 2: 37 - 39) y partieron el pan de la cena del Señor el mismo día (Hch. 2, 42; I Corintios 11: 23-32).

Los protestantes no consideran la confirmación, el matrimonio, la ordenación, la penitencia y la extremaunción, como sacramentos, ya que no fueron practicados o instituidos por Cristo y practicados por los apóstoles.

La esencia de los sacramentos. La esencia de los sacramentos tiene que ver con Jesucristo, que murió en la cruz del Calvario. Él instituyó los sacramentos, con el propósito de conmemorar su muerte y celebrar su resurrección. El bautismo con agua es un símbolo externo de la realidad de que los creyentes están espiritualmente sepultados con Cristo y por fe conectados con Cristo resucitado. Los elementos de la cena del Señor (vino significa la sangre de Jesús y el pan, su cuerpo) nos llevan a reflexionar sobre aquel que ofreció su cuerpo y sangre en la cruz por nosotros.

Los sacramentos cristianos celebran la sacralidad de la vida. El bautismo nos recuerda que hemos nacido en el pecado y que los hijos de Dios necesidad la sangre limpiadora de Jesús. El participar en la cena del Señor viene con la exhortación a examinar nuestra vida para reconciliarse con Dios, el prójimo y consigo mismo. Practicar la idolatría y vivir en inmoralidad son antitéticos al participar en los sacramentos. La iglesia, como la comunidad del reino de Dios, debe predicar sobre la vida sagrada y en la celebración de los sacramentos, practicar visiblemente la sacralidad. No hacer eso significa que el Señor ha quitado su candallero de nuestra iglesia y la gloria de Dios se ha apartado.

Pregunta apologética. ¿Qué signos nos ha dado Dios para nosotros mostrar quién es él?


Semana Seis. Segunda Pregunta. ¿Por qué se bautizan?

"Bautizándolos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo" (Mt. 28: 19).

La razón principal por la cual las personas se bautizan es la obediencia al mandato de Jesús a los discípulos. En la Gran Comisión Jesús ordena a sus discípulos ser bautizados con agua en el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo. Junto con el bautismo, los discípulos deben ser enseñados sobre"todo lo que os he mandado."

¿Qué discípulos han de ser bautizados? La Iglesia Católica Romana y la mayoría de los protestantes históricos responderá a esta pregunta diciendo que los creyentes y sus hijos. Esto se basa en la promesa dada en Hechos 2: 39, en el momento de los primeros bautismos. En la tradición bautista los discípulos presentan una confesión de fe antes del bautismo.

Mientras que los pedobautistas (baptismo de niños) aceptan el bautismo de los niños y de los adultos, los Bautistas, por lo general, rebautizan o no aceptan el bautismo de los niños porque no es considerado un bautismo. La práctica del re-bautismo puede conducir a una variedad de conflictos teológicos. La principal es que bautizarse de nuevo cambia el enfoque del bautismo de ser bautizados en Cristo y sus promesas, al ser bautizado en la membrecía de una iglesia local. Otra tendencia que puede surgir es que el bautismo de adultos se convierta en un signo del compromiso del hombre con Dios en lugar de recibir la señal del pacto de Dios con el hombre. La debilidad de la posición de bautizar a los hijos de los creyentes es el supuesto (de algunos) que si los niños son bautizados son salvos para recibir este bautismo. Esto se conoce como sacramentalismo, donde se supone que la gracia de Dios viene a través de los sacramentos.

Le dije a un buen amigo y compañero de trabajo mío, que yo sería re-bautizado en su iglesia si él se re-circuncidara por mi médico. Él sabiamente rechazó la oferta, ya que ambos el re-bautismo y la circuncisión nunca fueron ordenados por el apóstol y, ciertamente, no son necesarios para la salvación.

La síntesis apropiada para la iglesia es aceptar el bautismo en agua que se hace en nombre del verdadero Dios uno y trino, y llamar a la gente a confesar a Jesús como su Señor y Salvador. Si el bautismo se hizo en el nombre de un dios que no es bíblico, como es el caso del bautismo mormón, entonces un "nuevo bautismo" se justifica.

El bautismo de agua es incompleto sin el bautismo del Espíritu Santo. El bautismo en agua no es suficiente. El signo externo del bautismo con agua apunta a la necesidad del bautismo interno del Espíritu Santo. El cristiano debe ser regenerado por el Espíritu Santo. Tal renacimiento trae limpieza espiritual y el poder en su vida. Por el poder del Espíritu Santo, el cristiano es capaz de morir al pecado y vivir por el poder de la resurrección del Señor resucitado (Romanos 6: 3 a 14). El creyente, muestra la recepción del Espíritu Santo por la confesión de la fe en Jesucristo. La verdadera fe es el primer signo de una nueva vida en el creyente. La fe es parte del fruto o la obra del Espíritu Santo en la vida del creyente.
Si el niño es bautizado debe ser instruido sobre la necesidad de ser bautizado por el Espíritu Santo. Eso viene por fe en Cristo Jesús. El adulto que es bautizado debe dar pruebas de su bautismo en el Espíritu Santo. En ambos casos, el bautismo con agua debe ser completado con el bautismo del Espíritu Santo. En ningunos de los casos, el bautismo con agua es el canal para recibir el bautismo con el Espíritu Santo.

El creyente es llamado a “vivir su bautismo.” Hay que morir al pecado todos los días y vivir por fe en Cristo resucitado. ¿Cuántas personas bautizadas viven voluntariamente en pecado? ¿Qué debe ser la respuesta y responsabilidad de la iglesia? ¿Dejarles tranquilos o tocar la conciencia con la denuncia del pecado y el anuncio del evangelio de salvación?



Pregunta apologética. ¿Puede una persona entrar en el cielo sin ser bautizado? a. No, puesto que Jesús mandó que la gente sea bautizada, sólo los cristianos bautizados como adultos pueden ser salvados. b. No, la gracia de Dios viene a través del sacramento del bautismo. c. Sí, el criminal que murió con Jesús en la cruz, así como todos los creyentes del Antiguo Testamento no fueron bautizados sin embargo, se salvaron.
Semana Seis. Tercera pregunta. ¿Quién puede participar de la Cena del Señor?

"Pruébese cada uno a sí mismo, y coma así el pan y beba de la copa" (I Cor. 11: 28).



La Pascua y la Cena del Señor. La Cena del Señor fue instituida por Jesús en Mateo 26. A pesar de que la cena se celebró a finales de la Pascua, no era una "Pascua Cristiana." La Pascua, la celebración de la liberación del pueblo de Dios de Egipto por el derramamiento del cordero Pascual, fue cumplida por Jesús Cristo, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. La Cena del Señor celebra la redención del pueblo de Dios en el mundo a través del Cordero de Dios que murió en la cruz de Calvario y mira hacia la tierra nueva cuando se celebra con la fiesta de las bodas del Cordero.

La Cena del Señor y el discipulado. Los discípulos originales de Jesús participaron en la institución de la Cena del Señor. Esto no fue una campaña de sanidad, ni un evento evangelístico. A pesar de que Jesús quería que los niños vengan a él, ellos no fueron invitados a esta cena. Los discípulos son llamados a examinarse a sí mismos. Un discípulo debe preguntarse a sí mismo si es fiel a Cristo y si es un verdadero seguidor de Cristo.

La Cena del Señor como una comida de pacto. Jesús ofreció la copa del nuevo pacto. Se celebra el nuevo pacto con Jesús. Se celebra el perdón de los pecados. Se celebra la unidad del Cuerpo de Cristo. Se celebra el hecho de que Jesús nos alimenta espiritualmente por su Palabra y el Espíritu. Se celebra con la esperanza de la celebración final en la fiesta de las bodas del Cordero.

Cuando la Cena del Señor se convierte en una comunión con pecadores no arrepentidos, entonces es una maldición para aquellos pecadores que participan. El apóstol Pablo advierte a los fieles en Corinto que, entre ellos "muchos enfermos y debilitados, y muchos duermen (muertos)." Dios toma en serio a la condición espiritual de los participantes.

Es la responsabilidad de los presbíteros en las congregaciones anunciar a los cristianos las condiciones para participar en la Cena del Señor. También, el pastor o predicador debe explicar lo que es la Cena del Señor y cuáles son las condiciones para participar. Cuando estas responsabilidades no son observadas se muestra que la iglesia está muerta espiritualmente. El anuncio del evangelio y la práctica del evangelio deben acompañar la celebración de la Cena del Señor para que este sacramento sea aceptable.

La celebración de la Cena del Señor es un tiempo especial para mostrar la unidad de la iglesia en Cristo. Los participantes muestran su unidad con Cristo y su separación del mundo y del pecado. Por eso, cuando hay practicas de idolatría, inmoralidad, abuso y explotación, estas deben ser denunciadas y resueltas antes de la participación en la Santa Cena. Por esta razón, los protestantes originales dejaron de participar en la Misa católica, por la presencia de varias supersticiones asociada con la Misa y también por la participaron de personas no arrepentidas de sus pecados. Los cristianos abolicionistas no permitieron a los traficantes de esclavos participar en la Cena del Señor, mostrando que la venta y compra de personas no era bíblica (I Tim. 1: 10) y que los esclavos cristianos deben ser considerados más que esclavos, sino como hermanos. Igualmente, los que votan a favor y los que practican el aborto deben abstener de la Santa Cena. La Cena del Señor no es para los que permiten y participan en la matanza de los niños no nacidos. La Santa Cena muestra con quien estamos unidos y cual es nuestra misión en común.



Pregunta apologética. ¿Practican los cristianos el canibalismo cuando dicen que están comiendo el cuerpo de Cristo y bebiendo la sangre de Cristo?

a. Sí, si la Cena del Señor es la alimentación del cuerpo y la sangre de Cristo, entonces es canibalismo espiritual.

b. No, esto no es canibalismo, pero la Cena del Señor es la recreación del sacrificio de Jesús.

c. No, el consumo de los símbolos que representan el cuerpo de Cristo son signos y sellos y no es literal.

d. No, ¡pero no hay poder en la sangre!

Semana Seis. Pregunta Cuatro. ¿Qué relación tienen los sacramentos con su vida espiritual?

"Pedro les dijo:" Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para el perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para vosotros y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos el Señor Dios llamare" (Hechos 2: 38, 39).



El hombre secular no ve la necesidad para el bautismo. Hay muchas personas que piensan que los seres humanos son nacidos buenos y sin pecado. Si es verdad, tales personas no necesitan el bautismo para el perdón de pecados, porque no han pecado. El hombre secular no ve el pecado como una transgresión contra Dios o una muestra de que estamos destituidos de la gloria de Dios. Para él, el pecado es un error, una mala decisión.

Sólo los pecadores son bautizados. La gente buena no necesita el bautismo. Algunas personas se bautizan para demostrar a los demás lo buenos que son. En efecto ellos piensan que son mejores que otros que no están bautizados. El bautismo se convierte en una “buena obra” para justificarse ante Dios y la iglesia. De hecho, de acuerdo con tal pensamiento, si uno no está bautizado a la manera como exigen los hombres de la iglesia, algunos piensan que no son salvos o no puede ser miembro en plena comunión en la iglesia.

Gracias a Dios, no son los hombres pecadores quiénes deciden quién va a ser salvo, porque según nuestra naturaleza pecaminosa, vamos a estar equivocados y no tenemos el derecho dictar los términos de nuestra salvación. Solo Dios salva y Él nos dice que somos salvados por la gracia de Dios y por fe en Cristo Jesús.



Los pecadores están en necesidad de salvación. Sólo Dios puede proporcionar una salvación. Sin embargo, la salvación no viene a través de la participación en el bautismo en agua. Eso es sacramentalismo. El sacramentalismo es practicada por las iglesias, que obligan a la gente a ser rebautizado de acuerdo a su particular modo de bautismo. El Nuevo Testamento no enseña tal rebautizo. La salvación sólo viene por la fe en Jesucristo.

Los mormones bautizan a los vivos para los muertos. Eso está basado en I Cor. 15: 29, donde Pablo hace referencia a una práctica de los corintios. Siendo que Jesús no enseño está practica y que esta práctica no es mencionado de nuevo no debemos considerarlo parte de la doctrina apostólica.



El bautismo en agua apunta al bautismo del Espíritu. Todos los creyentes deben ser bautizados por el Espíritu Santo para ser salvos. El bautismo del Espíritu comienza con la regeneración (nuevo nacimiento) y continúa con la santificación (morir al pecado y vivir por la fe en Jesucristo). En la regeneración, el Espíritu Santo trae nueva vida espiritual. El pecador, muerto en sus transgresiones y pecados, es visitado por el Espíritu Santo y recibe una vida nueva. Esta nueva vida se genera por la presencia de la Palabra de Dios, la semilla incorruptible del Espíritu Santo (I Pedro 1: 23). La nueva vida se manifiesta por la fe en Jesucristo como Señor y Salvador. La vida nueva es la causa de arrepentimiento y de crecimiento en la santidad. Romanos 6: 3-11 nos enseña que los creyentes son bautizados en la muerte de Jesús y unidos a Cristo en su resurrección. Eso significa que a causa de la muerte y resurrección de Jesús, el creyente puede morir al pecado y vivir por fe en Cristo.

Pregunta apologética. ¿Cuál es la definición de un bautista bíblico?

a. Un bautista bíblico es un creyente que ha sido bautizado por inmersión.

b. Un bautista bíblico es un creyente que ha sido bautizado por inmersión, así como en el Espíritu Santo.

c. Un bautista bíblico es un creyente que ha sido bautizado por el Espíritu Santo.

d. Un bautista bíblico es un creyente que ha sido bautizado por el Espíritu Santo y con agua.
Semana Seis. Pregunta Cinco. ¿Por qué las iglesias celebran los sacramentos?


"Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles y la comunión, en el partimiento del pan y en las oraciones" (Hch. 2, 42).

La Cena del Señor en el día de Pentecostés. Hay eruditos ortodoxos y conservadores, que no creen que el partimiento del pan en el versículo 42 se refiera a la Cena del Señor. ¿Tal vez esta es una reacción exagerada al sacramentalismo de las iglesias tradicionales? O bien, la frase "partir el pan" ¿sólo se refiere a comer el desayuno, almuerzo, cena o una merienda?

¿Podemos aplicar el refrán, “uno es conocido por la compañía que mantiene?" La expresión "partimiento del pan" en el versículo 42 esta “en compañía” de la doctrina apostólica, la comunión o compañerismo y la oración. Estas son actividades de culto que se instituyeron el día de Pentecostés, y continúan hoy en día.



Los sacramentos continúan hoy en día. Cuando yo era un plantador de iglesias en Sabana Grande de Boya, República Dominicana, algunos miembros de la iglesia vinieron a nuestra casa una mañana del domingo para decir que varios líderes de la iglesia habían sido puestos en una cárcel local. ¿Su crimen? Llevaban los elementos del pan y el vino a un pueblo vecino para celebrar la Cena del Señor. Las autoridades locales querían que ellos trabajaran el domingo en la corta de caña de azúcar. Ellos decidieron ir a la cárcel. Los guardias dejaron ir a los cristianos después de haber celebrado la Cena del Señor en su celda. Cumplieron con su tarea, independientemente de su situación adversaria.

Enseñé en Cali, Colombia, en la primavera de 2011 y el Pastor Javier Gil informó que, durante los últimos años, que había bautizado a más de 80 personas. Esto significa que el evangelio es predicado, los pastores, ancianos y miembros de la iglesia están llevando a muchas personas a Cristo, la iglesia está creciendo y Dios es glorificado. ¡Qué alegría celebrar la Cena del Señor con los nuevos creyentes! Somos una familia espiritual, la familia de Dios, que se está formando para vivir con el Señor para siempre.


En el norte de California, cerca de San Francisco, la Iglesia Reformada de América ha alentado a los pastores hispanos a utilizar sus templos para la evangelización y el crecimiento de la iglesia. Durante los últimos años, más de 200 hispanos han sido bautizados y participan en la Cena del Señor. La participación en los sacramentos del Señor es una gran bendición personal, así como una bendición comunal.

No todos celebran la Cena del Señor igual. La mayoría de las iglesias evangélicas no permiten que un mormón celebre junto con ellos la Santa Cena. ¿Por qué? Es porque los mormones no creen que el Padre sea eterno, que Jesús sea eterno y que el Espíritu Santo sea una persona divina. La Cena del Señor de los mormones también es basada en las instrucciones del Libro de Mormón.30

¿Qué de la Misa de la Iglesia Católica Romana? La doctrina de Dios trino no es el obstáculo, sino la definición de la Misa como “el sacrificio de Cristo ofrecido de manera sacramental.31



Pregunta apologética. ¿Por qué es la Cena del Señor cristiana como una comida sencilla de pan y vino?

a. La Cena del Señor cristiana conmemora el cuerpo quebrantado y la sangre derramada de Jesúsn

b. La Cena del Señor cristiana es una recreación litúrgica del sacrificio glorioso de Jesús en Jerusalén.

c. La Cena del Señor cristiana es un tiempo de consumo espiritual de la gracia y el poder de Dios.

d. La Cena del Señor cristiana es un recordatorio de que los buenos hombres mueren por la gente buena.

Semana Seis. Pregunta Seis. ¿Por qué los sacramentos importantes para la sociedad?

"Tú preparas una mesa delante de mí, en presencia de mis enemigos" (Salmo 23: 5).



Los sacramentos son un acontecimiento común y público. En lugares donde los cristianos son perseguidos, los cristianos todavía se reúnen en secreto con el fin de recibir la predicación, orar, alabar, bautizar y celebrar la Cena del Señor. Mi padre era un evangelista reformado en Holanda durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de que se escondía de los nazis alemanes, los domingos recibió invitaciones para dirigir los servicios de adoración en las casas de los creyentes. La naturaleza comunitaria y sacramental de la Iglesia no puede ser arrancada de raíz. La verdadera adoración y los sacramentos instituidos por Cristo continuarán hasta que Él vuelva en gloria.

Los sacramentos son un testimonio a los no creyentes. Cuando los no creyentes sean testigos de un bautismo o la celebración de la Cena del Señor, es inevitable que la cuestión viene a la mente en cuanto a si deben o no ser bautizados o si deben participar en la Cena del Señor. Por esa razón, el pastor explica lo que es el bautismo o la Cena del Señor y lo que no lo es.

Los sacramentos son una invitación a los no creyentes a ser creyentes. Ambos sacramentos permitan el no creyente a investigar en cuanto a su relación con Dios. Su interés no es sólo una preocupación humanista. El Espíritu Santo usa los sacramentos visiblemente para enseñarles sobre la importancia del arrepentimiento del pecado, la fe en Jesucristo y la esperanza de celebrar la comunión con Cristo en la gloria.

Los sacramentos nos llaman a la reconciliación con Dios y con los demás. Cada vez que la Cena del Señor se celebra los participantes están llamados a resolver sus diferencias antes de participar. Esto demuestra el amor pastoral del Buen Pastor, que espiritualmente preside sobre la Santa Cena. El pastor tiene que anunciar la necesidad de buscar reconciliación en la congregación cuando la Cena del Señor se celebra.

Uno se pregunta sobre el uso frecuente de los sacramentos. Si la participación frecuente en la Cena del Señor aumentaría el arrepentimiento y la santidad, hay que celebrarlo todos los días. Sin embargo, como es el caso de la Misa romana, la participación frecuente en la misa hace poco o nada para detener la idolatría relacionada con la Eucaristía romana. Los protestantes originales consideran la Misa como una idolatría porque la Misa se considera como un sacrificio espiritual y sacramental del sacrificio de Cristo. El Día 30 del Catecismo de Heidelberg pregunta 80 menciona: "¿Qué diferencia hay entre la Cena del Señor y la Misa papal? La respuesta es, "... ... la Misa enseña que el Cristo viviente está siendo a diario ofrecido por ellos por los sacerdotes, y que Cristo está presente corporalmente en forma de pan y el vino y por lo tanto debe ser adorado en ellos. Y por lo tanto la misa, en el fondo, no es más que una negación del único sacrificio y pasión de Jesucristo, (es) una idolatría maldita." Si fuera diferente, el sacerdote debe explicarlo bien a los participantes.32

Pero, más preocupante todavía, es la condición espiritual de los participantes en la Misa o la Santa Cena. Cuando en la Iglesia no existe santidad en los participantes, la Iglesia llega a ser cómplice en el aborto, en la fornicación, en el adulterio, en los genocidios, en el abuso familiar, en el militarismo y en muchos pecados personales y comunales. La Iglesia deja de ser luz y sal de la tierra. Cuando la iglesia no denuncia los pecados, no practica la disciplina eclesiástica y no exige el arrepentimiento sincero de los participantes en los sacramentos, pues, ya no existe el candelero del evangelio de Cristo en tal culto (Efesios 2: 5).

Pregunta apologética. En su opinión, ¿Cómo opera la realidad espiritual en la celebración del bautismo y la Cena del Señor?
Semana Seis. Pregunta siete. ¿Cómo están los sacramentos y el culto relacionados?


"Pero yo os digo, que no beberé de este fruto de la vid a partir de ahora hasta el día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre" (Mateo 26: 29).

La verdadera adoración es la elevación espiritual del espíritu del creyente a los lugares celestiales. Dicho culto se produce cuando el creyente estudia la Palabra de Dios, vive por la fe, ora, canta, testifica, sirve al Señor y cuando se reúne en comunidad con otros creyentes en la adoración colectiva. Pablo escribe a los colosenses: "Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces van a aparecer con él en gloria" (Col. 3: 1, 2).

En el bautismo, recibimos la promesa de que nuestra vida está enterrada con Cristo resucitado. En la Cena del Señor, Jesús promete celebrar la Cena con nosotros en el cielo. La verdadera adoración consiste en la comunión del Dios celestial con los santos terrenales y los santos promovidos; y los elementos de los sacramentos, nos señalan en esa dirección.

Tanto la oración personal y oración comunitaria se dirigen a nuestro intercesor celestial, Jesucristo, que presenta nuestras oraciones al Padre. Nuestras alabanzas se ofrecen como sacrificio espiritual a nuestro Sumo Sacerdote celestial, que a su vez los ofrece al Padre.

El Padre celestial nos habla a través del Hijo y del Espíritu Santo. En la adoración se recibe la proclamación de la Palabra de Dios, se estudia la Palabra de Dios y espiritualmente Dios se comunica con los creyentes. En el culto, el mensajero de Dios predica y explica la Palabra de Dios y da testimonio de Cristo, y así Dios nos habla.

No hay necesidad de sacerdotes humanos para estar entre Dios y su pueblo. Ya, Cristo es nuestro sumo sacerdote. Por eso, no es necesaria la co-mediación de María, madre de Jesús, ni los santos en los cielos ni los sacerdotes en la tierra. El sistema sacerdotal de los mormones no es necesario.33

Los siervos de Dios representan a Dios en la tierra. Después de Pentecostés, los creyentes son declarados profetas, reyes y sacerdotes para Dios en su reino en la tierra. Su reino en la tierra tiene su fuente en el cielo y espiritualmente se convertirá en una realidad visible terrenal hasta el retorno del rey. Como profetas, los creyentes hablan por Dios (Hch. 2, 17). Como sacerdotes, los creyentes oran a Dios, hacen sacrificios espirituales preparan y participan en la adoración (I Pedro 2, 9l 10). Como reyes, los creyentes gobiernan con Cristo (Apocalipsis 1: 6). Nuestros líderes de la iglesia nos entrenan en estos ministerios (Efesios 4: 11, 12).

Hay continuidad entre el cielo y la tierra. Cuando Jesús instituyó la Cena del Señor, fue un día antes de ser crucificado. En Mateo 26: 29, promete beber del fruto de la vid, junto con los creyentes en la nueva tierra.

La simplicidad de las promesas y las prácticas de la Cena del Señor puede llevar al abuso. Algunos padres se encargan de que los niños pequeños tomen el pan y el vino de la Cena del Señor. Esto se hace a pesar de la advertencia del apóstol Pablo que los participantes deben examinarse a sí mismos a menos que comen juicio para sí mismos. En el Antiguo Testamento, la edad de responsabilidad para participar en los ritos ceremoniales fue la edad de 12 años. Los jóvenes creyentes deben profesar su fe a los ancianos de la iglesia y esperar a la edad de responsabilidad antes de convertirse en miembros comulgantes en la iglesia.

La celebración de los dos sacramentos es una celebración de la santidad de Dios para el pueblo cristiano. Tal santificación que brilla por el evangelio de Cristo Jesús es una luz en un mundo muy oscuro. Los creyentes deben proteger a los sacramentos, para que la iglesia no abuse y así perder la luz del candelero del evangelio de Cristo.



Pregunta apologética. ¿De qué manera la celebración de la Cena del Señor se relaciona con el cielo?

LECCIÓN SIETE
LA APOLOGÉTICA Y LA ÉTICA CRISTIANA

INTRODUCCIÓN


La ética se refiere a los valores y las costumbres de la gente (ethne). La ética cristiana tiene que ver con los valores y las acciones de los cristianos. La lección siete sólo puede empezar a hacer mención de lo que la ética cristiana consiste, pero vale la pena hablar de sus inicios. Mucho de lo que se presenta como la ética cristiana hoy en día no es más que la ética centrada en el hombre.


Las preguntas se centrarán en Mateo 22: 37-40.


Jesús le dijo: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente." Este es el primer y gran mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas" (Mateo 22: 37-40).

 
Responderemos siete preguntas sobre la relación del mandamiento más grande de Dios, el amor, el corazón, el alma, la mente, el prójimo y a uno mismo. También vamos a preguntarnos si nuestra ética refleja la ética de nuestro Señor Jesucristo. El autor escribió una carta que fue publicada por el diario The Miami Herald, en relación a los esfuerzos del gobierno municipal de Miami que busca cerrar los esfuerzos en las calles para alimentar a los desamparados.


La alimentación de personas sin hogar34


La amenaza de Arriola, Administrador de la Ciudad de Miami, para detener a los que distribuyen comida al aire libre para las personas sin hogar, tiene que ser retirada (20 de octubre de 2006, Herald).

Como voluntario de la iglesia involucrado con la distribución de alimentos, y un participante en las reuniones para discutir estos temas con funcionarios de la ciudad, he propuesto continuar y modificar la alimentación al aire libre.

¿Por qué no dejar la elección a las personas sin hogar en cuanto a si entrar o no en una casa designada o seguir comiendo al aire libre? Reunirnos con personas sin hogar en Casa Camilo (una de las opciones) no aumenta la estética de la ciudad de Miami. Por otro lado, los turistas no se molestan al ver a gente de la iglesia dando alimentación a personas en una línea bien organizada a lo largo del río de Miami.

La contención del Ayuntamiento de que las iglesias y personal de programas de alimentación al aire libre son un problema es tan sospechosa como la solución obligatoria. ¿Cuándo se han reunido los administradores de la ciudad con las personas sin hogar (han reportado 300) para obtener su punto de vista?
La siguiente declaración fue escrita varios años después en una carta al editor de The Miami Herald.

La ciudad de Miami desistió de sus amenazas contra las personas que alimentan a los desamparados en las calles. La Iglesia Old Cutler continuó con sus esfuerzos, pero siguió el llamado por parte de la administración de la ciudad de Miami para detener la alimentación sin hogar.



Penal para alimentación a personas sin hogar35


Re: "Fin de la Línea" (28 de marzo de 2010), dos voces principales están ausentes de la ordenanza propuesta para reducir la alimentación en la calle: 1) las personas sin hogar que se alimentan y 2) los grupos que se alimentan en la calle . El ministerio a la gente sin hogar de la Iglesia Old Cutler (OCPC) ha estado orando, aconsejando, compartiendo lecciones de la Biblia y sirviendo almuerzos y bebidas cada domingo desde hace más de siete años. Es gratificante cuando la gente que dejan vivir en la calle regresa y nos dan las gracias por estar ahí en su momento de necesidad. El gobierno municipal tiene que apoyar y cooperar con programas a largo plazo de la alimentación en lugar de establecer normas que tipifiquen como delito estos actos de caridad religiosos (Santiago 1:26,27).


Hace varios años, los tribunales de Miami emitieron fallos que incluyeron centros de alimentación designados. Casa Camilo es un lugar para alimentar, pero nos resulta demasiado peligroso para alimentar desde allí. En la actualidad nuestro centro de alimentación está por debajo del puente de la autopista 95 por el río de Miami, está a cientos de metros de distancia de los parques, empresas y hogares. Los voluntarios recogen la basura antes de irnos. Como un ministerio de la iglesia, nosotros consideramos nuestra responsabilidad de proveer agua potable, instalaciones sanitarias y otras funciones cívicas para las personas sin hogar.

Vamos a encontrar soluciones reales para las personas sin hogar y como lo hacemos nosotros, no tenemos miedo de compartir "el pan nuestro de cada día".

Este ministerio para personas sin hogar sigue funcionando todos los domingos. Es una asociación entre Old Culter Presbyterian Church, el West Kendal Kiwanis Club, Community Church del Sur de Kendall, Iglesia Luterana St. Thomas y la Iglesia Bautista Cornerstone. Entre 75 a 125 hombres y mujeres (a veces niños) reciben una o dos bolsas de comida, preparadas por las iglesias, así como un breve sermón sobre el evangelio de Jesucristo. El ministerio a los sin hogar es otro ejemplo del amor del Buen Pastor a sus ovejas perdidas a “estos de mis hermanos más pequeños".




Semana Siete. Primera Pregunta. ¿Cuál es la relación entre Dios y el mandamiento más grande?


"Jesús le dijo: 'Amarás al Señor tu Dios ...’" (Mateo 22: 37).

Lo opuesto al amor es el odio. Cuando Jesús le respondió a la pregunta de los fariseos sobre el mandamiento más grande, repitió lo que está en Deuteronomio 6: 5. Lo dijo a los fariseos, una clase de personas que eran muy religiosos, pero que odiaban al Señor Jesús.

Una gran cantidad de seudo-cristianos piensan que están amando a Dios sobre todas las cosas, pero en realidad, ellos odian al Dios verdadero. Odian el saber que el Padre, Hijo y Espíritu Santo son eternos. Odian a la soberanía de Dios en la elección y la ira eterna de Dios para los impíos. Odian al oír un testimonio sobre que Jesús es el Señor en público. Odian que se les diga que el aborto es un asesinato, que la homosexualidad es una abominación a Dios y que la confiscación de la propiedad privada es un robo prohibido por el octavo mandamiento.



La gente quiere las ventajas de la ética cristiana, pero niegan el origen de la misma. Cuando MINTS estaba estudiando la forma de cómo trabajar en China, uno de los contactos dijo que podría trabajar con su seminario, siempre y cuando no se les enseñará que Jesús es el Señor. El gobierno chino quiere una presencia cristiana e incluso algunos de sus valores, pero rehúsan someterse al Señor. Lo mismo es cierto en los Estados Unidos. Hay políticos que dicen que son cristianos o mormones, sin embargo, apoyan la práctica del aborto, derechos especiales para homosexuales y el uso de fondos públicos para los pecados que la Biblia condena.

La ética cristiana debe relacionarse con el Dios verdadero. Dios no se deja sin un testimonio de su carácter y voluntad. Los primeros cuatro mandamientos del Decálogo36 exigen al cristiano a actuar por amor a Dios.

El primer mandamiento del Decálogo nos enseña a eliminar todos los demás dioses. Esto significa que si los ídolos de esta índole están en la comunidad del pacto, vamos a identificarles, eliminarles y no servirles. Los ídolos más poderosos en el mundo evangélico de las Américas son los falsos dioses y vienen en el nombre de Cristo. El Cristo humanista es un Jesús que te hace sentir poderoso, te hace sentir bien, te hacer sentir auto-realizado. Los lemas de este Cristo son, "Nosotros creemos en ustedes." "Usted puede hacerlo." "Es todo para ti". Los mormones van un poco más lejos, se deifican a los seres humanos para convertirles en dioses.

El segundo mandamiento del Decálogo requiere la eliminación de todas las imágenes de Dios. Dios no puede ser representado por cualquier otra imagen que sí mismo. Jesús es la imagen suprema de Dios. Él se revela a través de la Palabra.

El tercer mandamiento del Decálogo prohíbe el abuso del nombre de Dios. Vanas repeticiones, invocando el nombre de Dios con fines mágicos, falsas promesas, falsas profecías y promesas en su nombre y otros abusos están prohibidos.

El cuarto mandamiento del Decálogo exige al pueblo de Dios adorar y descansar en Dios. Contrariamente al pensamiento popular, el domingo no es un día de fiesta para la familia, el deporte o para trabajar. Es el día del Señor, en primer lugar. Tiene beneficios para las reuniones familiares, para descansar del trabajo innecesario y por un momento especial para el ministerio y las misiones. Pero es un día para poner a Dios primero, tanto como comunidad y a nivel personal.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad