Semana Socio médica. Crecimiento y Desarrollo



Descargar 36.51 Kb.
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño36.51 Kb.


  • Semana 2. Socio médica.

Crecimiento y Desarrollo

  • 1.2.3. Maduración neurológica.

  • 1.2.4. Maduración biológica.

  • 1.2.5. Características psicológicas en las diferentes etapas de la edad infantil.

la maduración neurológica, es un proceso que se inicia a lo largo de la tercera semana del embarazo con la formación de la placa neural constituyéndose así, la primera estructura específica y exclusiva del sistema nervioso, de la que surgen dos nuevas formaciones: el tubo neural, que originará el sistema nervioso central, y la cresta neural, que dará lugar al sistema nervioso periférico. A partir de este momento, el sistema nervioso irá perfilando nuevas estructuras e incrementando su masa.

Hacia la mitad del embarazo las neuronas comienzan a cubrirse de una grasa denominada mielina. Este proceso, llamado mielinización, proseguirá a lo largo del primer y segundo año de edad. Posteriormente continúan creciendo las prolongaciones neuronales (axones y dendritas) y la elaboración de interconexiones entre las células nerviosas, la sinapsis. La proliferación de dendritas y la mielinización de los axones son los responsables fisiológicos de los progresos observados en el niño.

El conjunto de estos cambios cada vez más complejos hace posible lo que conocemos como “desarrollo psicomotor”, es decir, la capacidad del niño para desarrollar reacciones motoras progresivamente más adecuadas y de mayor destreza en respuesta a los factores del ambiente que percibe, gracias a su dominio cada vez más preciso de la unidad funcional formada por el nervio y el músculo.

Esta destreza creciente en los movimientos se aprecia inicialmente en cabeza y cuello y prosigue en dirección descendente: cintura escapular, columna, cintura pelviana y finalmente piernas y pies, reflejando este orden la propia maduración del Sistema Nervioso Central; considerado como un proceso preestablecido con una secuencia clara y predecible, es decir, el progreso es en sentido céfalocaudal y de proximal a distal.

El desarrollo psicomotor del niño es un proceso continuo, progresivo e irreversible, es decir, los avances ya adquiridos no se pierden, tienen una secuencia fija, por tanto, para que aparezca una función determinada se requiere la adquisición previa de una función de base, por ejemplo el niño no puede andar antes de aprender a sentarse, ni puede sentarse antes de dominar la musculatura del cuello.

Este proceso de desarrollo psicomotor es la manifestación externa de la maduración del Sistema Nervioso Central.

Existen factores que favorecen el desarrollo psicomotor y otros que lo obstaculizan. Entre los factores que lo favorecen están: una buena nutrición, un sólido vínculo madre-hijo y una estimulación sensorial adecuada y oportuna.

Dentro de los factores que frenan el desarrollo psicomotor se encuentran:



  • Condiciones que pueden producir un daño neuronal irreversible como son: hipoxia mantenida, hipoglicemia e infecciones o traumatismos del SNC.

  • Ausencia de un vinculo madre-hijo adecuado y falta de estimulación sensorial oportuna.

  • Condiciones congénitas o adquiridas durante la gestación, o posterior al parto que pueden alterar el desarrollo del niño y los

  • Factores de riesgo, sean estos: prenatales como: infecciones intrauterinas por virus de inclusión citomegálica; perinatales como hipoxia, prematurez extrema, hipoglicemia, infecciones neonatales, entre otras y factores postnatales como: el hipotiroidismo, traumatismos y meningitis.

el desarrollo psicomotor en la etapa infantil la que abarca desde que el niño nace hasta la culminación de la etapa escolar.

Los niños sanos siguen un patrón de desarrollo o de adquisición de habilidades, definidas a través de hitos básicos, fáciles de evaluar, que nos permiten conocer el estado de la motricidad gruesa, motricidad fina, sociabilidad y lenguaje; estos hitos se explicarán en cada una de las etapas de la edad infantil.

La etapa de Recién Nacido es extremadamente importante, ya que en ella se consolidan los cambios producidos durante el parto y continúa la adaptación al medio extrauterino.

El recién nacido es un sujeto inmaduro desde el punto de vista de funcionamiento de su sistema nervioso, se considera un ser indefenso dependiente del adulto, presenta reflejos incondicionados que le garantizan el funcionamiento de los sistemas vitales del organismo y los reflejos defensivos o protectores que le permiten interactuar con los estímulos físicos del medio ambiente al que se enfrenta por primera vez, como son: el reflejo respiratorio, de succión y deglución, todos ellos básicos para el mantenimiento de la vida desde el momento del nacimiento.



Existen en esta etapa otros reflejos como son: Incurvación del tronco, extensión cruzada y natatorio, los que desaparecen antes de los dos meses.

El reflejo de Moro o del abrazo, el magnus o tónico del cuello y el de la marcha, desaparecen entre los 4 y 5 meses, el de prehensión palmar y plantar, y el de Landau, se mantienen hasta los 6 meses.

Otro reflejo presente a partir de los 4 a 6 meses es el de paracaídas, el que no desaparece. El reflejo de hociqueo, de orientación o de búsqueda desaparece entre los 12 y 18 meses y el reflejo de Babinski desaparece a los 2 años.

Como puede observarse en la medida que pasa el tiempo algunos reflejos van apareciendo y otros desapareciendo, lo que denota un progreso en la maduración. El retraso de su aparición o persistencia, más allá del tiempo previsto, debe hacer sospechar retraso del desarrollo.

Usted puede profundizar en el estudio y la exploración de estos reflejos en el libro de texto Temas de Medicina General Integral, Volumen 1, capítulo 4: Atención al niño y en la clase práctica de la semana 2 de la asignatura Pediatría 1.
En el recién nacido son frecuentes las respuestas generalizadas reflejas, es decir, el niño realiza la mayoría de las funciones básicas características del sistema nervioso más maduro, aunque en forma incompleta o limitada.


  • Cierra los ojos a la luz y tiene débil reflejo pupilar. Puede ver, presentando nistagmo optoquinético, el campo visual es estrecho y la visión binocular y de color son limitadas.

  • El gusto está presente.

  • Escucha una vez aireadas las trompas. La función laberíntica está presente.

  • Puede estornudar, bostezar, toser, tener hipo o eructar. Llora como respuesta al estímulo doloroso.

  • En decúbito prono mueve la cabeza hacia un lado y la levanta y realiza movimientos con los cuatro miembros.

El progreso normal del desarrollo psicomotor se realiza en dos vertientes: desaparición de reflejos de inmadurez, por una parte y aparición progresiva de nuevas funciones, por la otra.
La actividad rectora del desarrollo psíquico en esta etapa, es la comunicación del niño con el adulto, fundamentalmente con la madre. Cuando el adulto le habla al niño, le acerca objetos para que los mire y palpe y le proporciona sonidos, está ofreciendo la estimulación necesaria para el desarrollo sensorial, condición indispensable para la maduración del cerebro y su adecuado desarrollo psíquico.
El período de lactante, donde el proceso de crecimiento y desarrollo es acelerado y el desarrollo psicomotor por meses se caracteriza por:

  • Primer mes: El niño ya es capaz de fijar la vista por corto tiempo en una luz u objeto brillante que se mueva en su campo visual: adopta postura tónica.

  • Segundo mes: Aparece en el lactante la sonrisa social como manifestación emocional positiva de respuesta a un estímulo externo agradable, que puede ser un objeto o la palabra del adulto. En relación al desarrollo del lenguaje comienza a vocalizar e inicia el gorjeo.

  • Tercer mes: Ya tiene el control del cuello y la cabeza no cae hacia atrás. Cuando se le mantiene en posición erecta sostiene brevemente la cabeza en posición vertical, sin caer a los lados.

En el cuarto mes de vida el niño puede juntar ambas manos hacia el centro, la coordinación de la vista y la mano le permiten agarrar un objeto puesto a su alcance, siempre que se le facilite la maniobra. Sin embargo, no hay pinza digital, se lleva la mano a la boca y extiende los brazos.

En relación con el lenguaje el niño logra el sonido de consonante más vocal, por ejemplo “Cu-cu, co-co”

Quinto mes: En este tiempo el niño gira sobre su abdomen. Primero lo hace de prono a supino y luego a la inversa. Se interesa porque lo mantengan sentado. Sostiene firmemente la cabeza.

A los 6 meses: el niño se mantiene sentado y se apoya hacia delante sobre sus brazos, logra pasar los objetos de una mano a la otra. Todavía no hay lordosis: la columna forma un arco completo cervicodorsolumbar.

En esta etapa el niño es capaz de reconocer la voz de una persona allegada, y buscar con la vista objetos que caen frente a él. El niño imita sonidos propios o de otras personas. A partir de esta edad debe además comenzar a gatear.

Ya en el séptimo mes la prensión se hace entre el pulgar y la palma de la mano. Además, inclina todo el cuerpo para alcanzar un objeto y lo transfiere de una mano a otra.

A los 8 meses comienza a aparecer la pinza digital. Puede realizar, entre el pulgar y el índice la prensión de una pequeña migajita de pan y apoyar la mano en su borde cubital. En este mes comienza ha articular ma-má, pa-pá, ta-tá.

Durante el noveno mes su fuerza muscular en ambos muslos y cintura pélvica lo capacitan para sentarse solo. Entre los 9 y 10 meses presta atención cuando escucha su nombre y comienza a pronunciar palabras como por ejemplo mamá, papá y leche.

A los 10 meses gatea y a los 11 se para con apoyo.

A los 12 meses el niño da pasos con apoyo y ejecuta órdenes sencillas.

En esta edad se manifiesta la crisis del primer año que expresa la contradicción entre: la creciente necesidad de comunicación con el adulto y las posibilidades reales del niño para comunicarse, y el hecho que el desarrollo del lenguaje pasivo es más amplio que el del activo. Esta crisis debe resolverse con el dominio del lenguaje que se alcanza en la etapa siguiente.

Ahora bien, se consideran logros de esta etapa:



  • el comienzo de la marcha en posición erecta,

  • el desarrollo del lenguaje, donde alcanza a pronunciar alrededor de 10 a 20 palabras y

  • el comienzo de la actividad con los objetos

En el control motor grueso los logros fundamentales de esta etapa son:



  • la postura sentado sin apoyo, que se logra entre los 6 y 8 meses y

  • la marcha, que se logra a los 12 meses.

Para que esto suceda, no sólo deben ocurrir cambios en el tono muscular y desaparecer los reflejos arcaicos Ej. Reflejo de prensión plantar, sino que además deben adquirirse reflejos de madurez como el reflejo de paracaídas. En el control motor fino, el logro fundamental es la manipulación. Para que ésta se inicie, a los 3 meses, debe perderse el reflejo de prensión palmar. El desarrollo de esta función sigue con la exploración visual de las manos en la línea media que el niño realiza a los 4 meses, y termina con la adquisición de la pinza índice-pulgar madura a los 12 meses.

El cambio fundamental en el desarrollo motor del lactante es la desaparición progresiva de la hipertonía fisiológica del RN y su reemplazo por hipotonía, que se hace máxima hacia los 10 meses de vida.


la etapa transicional o temprana, en ella el niño tiene como actividad rectora el desarrollo de la actividad con los objetos en acción conjunta con el adulto.

  • A los 14 meses, ya camina sin apoyo

  • A los 15 meses, sube escaleras tomado de una mano y corre con el cuerpo rígido; puede construir una torre de 3 a 4 cubos. Comienza a alimentarse solo, usando cucharita.

  • A los 2 años, se señala la nariz, la boca y los ojos, construye frases de tres palabras y corre.

A los 3 años da su apellido y sexo, se alimenta solo, copia una cruz, se abotona su camisa y sube escaleras sin apoyo
Es característico de esta etapa el interés por los objetos preguntándose qué es y para qué sirve, de esta manera se propicia el desarrollo de los movimientos, del lenguaje y del resto de los procesos psíquicos.

En este momento resulta significativo el desarrollo que alcanza el lenguaje, que incluye el perfeccionamiento de la comprensión del lenguaje de las otras personas, lo que se conoce como lenguaje pasivo, y la formación del propio lenguaje activo del niño. Este se convierte en el instrumento de conocimiento y acceso a la realidad.

A los 18 meses el niño dice grupos de palabras gesticulando y ya a los 24 meses realiza oraciones cortas de tres a cuatro palabras.
Desde el punto de vista cognoscitivo se desarrolla en esta etapa el pensamiento visual por acciones; el niño piensa acerca del objeto en la medida en que realiza acciones con él, apareciendo de forma incipiente el pensamiento visual por imágenes, es decir, el niño piensa acerca del objeto a partir de la imagen mental que se ha formado del mismo.

Se inicia la función simbólica de la conciencia, el pequeño logra separar el objeto de la acción y como resultado comienza a tener la posibilidad de manera consciente de cumplir una acción con objetos que no le corresponden, o sea, utiliza el objeto como sustituto. Por ejemplo cuando el niño arrastra una escoba como si fuera un caballo.

Comienza a interactuar con los demás niños en actividades conjuntas desarrollándose el juego por imitación. Surge además el lenguaje egocéntrico, el niño durante la actividad habla para sí expresando su propósito con antelación a la acción práctica, previendo y regulando su conducta. Ejemplo: cuando el niño juega con un frasco de medicamento en sustitución de un carrito, emite el sonido del motor y expresa verbalmente las acciones que realiza. En la esfera emocional se produce la crisis de los tres años, también conocida como la crisis de “yo solito” la que marca el paso a la siguiente etapa evolutiva, es una crisis de identidad que indica la comprensión de su existencia como ser independiente y a distinguir sus necesidades y sentimientos.

Por ejemplo cuando el niño se reconoce así mismo frente al espejo o se identifica en una foto como yo.

Pueden aparecer comportamientos negativistas, rebeldes, caprichosos, actitudes egoístas, y el empleo de pronombres posesivos y personales como por ejemplo: yo, mi, mío.
Durante la etapa temprana pueden aparecer como problemas psicológicos:

La ansiedad de separación,

Las fobias,

Los trastornos excitatorios,

Las pesadillas, terrores nocturnos y

Los celos y perretas.

Se debe prestar atención especial a escaleras, balcones, conductores y salidas de electricidad y recipientes con sustancias tóxicas, para evitar accidentes en esta etapa.
En el período preescolar el crecimiento físico toma un ritmo más lento, lo cual determina un compromiso particular y diferente frente a la ingestión de alimentos si lo comparamos con el período anterior. En este período se presenta la llamada anorexia fisiológica: el niño come menos y su comportamiento es irregular en este sentido, lo cual constituye un hecho normal que debe comunicarse a los padres para eliminar ansiedades, preocupaciones y la creación de hábitos incorrectos de alimentación que gravitan sobre toda su vida futura.

Es un período de gran desarrollo psicomotor con el que se logra un aumento de la posibilidad de trasladarse y relacionarse con el medio ambiente que lo rodea. Se perfeccionan las habilidades motoras y el aprendizaje es rápido, para que al final del período esté preparado para el ingreso en la escuela.

En esta etapa el niño realiza juegos en cooperación con otros niños, repite frases, nombra objetos de memoria y baja las escaleras sin agarrarse, cumple reglas relacionadas con el establecimiento de los hábitos higiénicos, alimentarios, de sueño-vigilia.

A los 5 años el niño dibuja copiando un cuadrado; conoce los colores primarios; y hace juegos de competición. Define los objetos por su uso.

Esta etapa termina a los 6 años donde el niño puede copiar un triángulo, diferencia entre mañana y tarde, derecha e izquierda.

La actividad fundamental o rectora es el juego de roles ya que posibilita todas las adquisiciones psicológicas del periodo.


En el juego de roles el niño a través de la reproducción del comportamiento de los adultos comienza a captar y asimilar las normas y roles sociales; entrena la voluntad y los sentimientos al tener que interactuar con los demás niños, tener sus opiniones en cuenta, recibir sus valoraciones, ponerse de acuerdo en el juego; realiza esfuerzos atencionales, memorísticos e imaginativos, para crear y mantener un argumento de juego; las acciones con objetos sustitutos favorecen el desarrollo del pensamiento; se entrena el lenguaje pues el niño necesita comprender y hacerse comprender en la situación de juego.

En cuanto a la sexualidad imitan los roles de sus padres, continúan haciendo preguntas sobre la concepción y el nacimiento, se hace más clara la conducta en cuanto a su rol sexual.

La etapa pre escolar se conoce como edad de los ¿por qué? ya que en el área intelectual se producen grandes avances, como son:


  • Enriquecimiento del lenguaje con aumento del vocabulario.

  • Aparece el lenguaje explicativo, necesario para la interacción con los adultos y coetáneos.

  • Desarrollo del pensamiento visual por imágenes.

  • Aumento de la capacidad de la concentración de la atención.

  • Existe un enriquecimiento de la imaginación y el niño logra conservar la información en memoria durante más tiempo

En esta etapa el desarrollo de la personalidad se caracteriza por:



  • Surgimiento de nuevos motivos de conducta de los niños como son: los relacionados con los intereses respecto al mundo de los adultos, los relacionados con el juego y los de autoafirmación y autoestima.

  • Desarrollo de los sentimientos de orgullo y vergüenza, que aparecen ligados a la evaluación que hacen los adultos del comportamiento de los niños en estas edades. Y

  • Mayor desarrollo de la voluntad pues surge el autodominio y el control voluntario de la conducta, el niño adquiere la habilidad de subordinar las acciones a motivos considerablemente alejados de la acción en sí misma.

El preescolar en ocasiones puede mostrar hiperactividad, agresividad, timidez y perretas.

Durante este período el adulto debe estimular los motivos cognoscitivos en el niño y reconocer cada vez más su necesidad de autonomía. Así mismo debe trasmitirle afecto, seguridad, confianza, elogiarlo cuando lo merezca, promover la disciplina sin utilizar la humillación como vía, mantener una buena comunicación con él y promover la autoconfianza.

Es importante la existencia de un ambiente familiar adecuado y estable.


Con la entrada del niño a la escuela, se inicia la etapa escolar y surge una nueva crisis de identidad, resultado del contacto con otros niños que presentan subjetividades diferentes a la suya. Las nuevas exigencias sociales, emocionales e intelectuales que surgen ante el niño con la entrada a la escuela son factores que también inciden en la crisis.

Es necesario señalar que en los niños que han estado en instituciones educativas desde edades más tempranas, tienden a tener una repercusión menor de esta crisis, porque estos niños han sido socializados en un ambiente que puede tener varios aspectos en común con la escuela.


Este período de la vida es relativamente estable y termina con el estirón preadolescente. Se desarrollan los procesos intelectuales y una gran actividad física.

La etapa termina en el sexo femenino con la aparición de los cambios prepuberales, como son la aparición del vello axilar y pubiano y el desarrollo primario de las mamas, lo que ocurre alrededor de los 10 años de edad.

En el varón termina con la aparición del vello axilar y las modificaciones de la voz, aproximadamente a los 12 años de edad.
La actividad rectora de la etapa es el estudio, el que facilita el desarrollo cognoscitivo que se caracteriza por:


  • A los 7 años el niño es capaz de copiar un rombo y se sabe los días de la semana.

  • A los 8 años, cuenta a la inversa desde 20 a 1, dice la hora hasta los cuartos y realiza juego sujeto a reglas.

  • Con 9 años el niño es capaz de repetir los meses del año en su orden, da cambio para monedas y lee por propia iniciativa y

  • A los 10 años escribe cartas cortas y hace trabajo creador simple.

Algunas de las características psicológicas de esta etapa son:




  • Continúa el juego de roles con cambio en la duración y contenidos.

  • Aparece el juego de reglas., como por ejemplos: el juego de damas y parchís.

  • Formación de la autovaloración del escolar. En ello se incluyen no sólo cualidades valiosas de otras personas, sino sus propias cualidades.

  • Comienza a desarrollar un lenguaje coherente que le permite la comunicación y el desarrollo de la actividad intelectual.

  • Aparece el maestro como figura clave del desarrollo de la personalidad del escolar, el que constituye una autoridad hasta aproximadamente el 4to grado. A partir del quinto grado aparece la criticidad hacia el maestro.

Otro aspecto importante en la etapa escolar es la posición que se ocupa en el grupo, los escolares que son aceptados por sus coetáneos, desarrollan una autovaloración más adecuada y características personológicas que favorecen su desarrollo individual, mientras que los rechazados pueden subvalorarse y adquirir características y rasgos negativos como la timidez y el retraimiento.

Existen otras características psicológicas en esta etapa que ustedes podrán revisar en el capítulo Desarrollo Ontogenético que aparece como folleto complementario de psicología en el CD de la asignatura.

En cuanto al desarrollo de la sexualidad al final de la etapa:


  • Se intensifican las relaciones interpersonales entre los sexos.

  • Existe un mayor predominio de los grupos mixtos, heterosexuales y

  • Empieza la maduración sexual con la aparición de los caracteres sexuales secundarios siendo más precoces las hembras.

En la etapa escolar es frecuente encontrar problemas de salud, como son:



  • trastornos de inadaptación al ambiente

  • rechazo a la escuela

  • trastornos de aprendizaje

  • déficit de atención

  • hiperactividad

  • agresividad,

  • retraimiento

  • timidez

  • indisciplinas escolares

  • trastornos del sueño y

  • enuresis

A su vez pueden continuar algunos problemas de la etapa anterior como son la malcriadez y la anorexia psicológica entre otros.
En el caso de que aparezcan algunos de estos problemas de salud o persistan de etapas anteriores se hace necesario una evaluación integral del niño y su familia que oriente a los profesionales de la salud sobre la etiología de los mismos y de esta forma tratar sus causas.

Siempre será necesario orientar a los padres para que realicen un manejo social y afectivo adecuado con el niño, transmitiéndoles cariño, seguridad y confianza, evitar la sobreprotección, rigidez y la inconsistencia, se le debe hablar, escuchar y explicarles por que se toman determinadas medidas. Es importante que exista un ambiente familiar adecuado y estable.


Pasaremos ahora al estudio de otro aspecto importante del desarrollo, el control de esfínter, el que está determinado por dos factores fundamentales: la maduración del sistema neurológico y el condicionamiento impuesto por la sociedad.

El control del esfínter anal puede realizarse con ²€enamiento apropiado entre 1 y 2 años de edad, mientras que el control del esfínter vesical puede ejercerse durante el día después de los 3 años y en el día y la noche después de los 5.

Sin embargo algunos niños realizan su control mucho antes; estos son los límites para considerar el diagnóstico de enuresis, aunque existen variaciones según factores culturales.
Para enseñar el control de la vejiga se pone al niño a orinar a horas determinadas, durante el día preferiblemente, relacionadas con hechos de la rutina diaria, de modo que él pueda establecer una asociación; por ejemplo, al despertar por la mañana, después de la siesta, antes y después de la comida, al regresar de la calle y al acostarse. Hasta que el niño haya aprendido a indicar cuándo desea orinar, generalmente hay que ponerlo a orinar 8 o 9 veces al día. Al principio cuando el niño obtiene éxitos manifiesta una ligera satisfacción.
La respuesta a la enseñanza dependerá en grado considerable al clima emocional que exista en el hogar. Conflictos entre padres e hijos centrados en la enseñanza de la evacuación, pueden suscitar el negativismo en el niño y retrasar la adquisición de los hábitos regulares. La enseñanza se puede facilitar si la madre es capaz de percibir señales de advertencia y presta atención a ellos. Las primeras advertencias son: agitación, lloriqueo, irritabilidad e inquietud. La disposición para el aprendizaje implica: conciencia de que la vejiga o el recto están llenos, capacidad para retener hasta ser colocado en el inodoro y capacidad adecuada para relajar el esfínter.

Le proponemos revisar los aspectos relacionados con la enseñanza de la micción y las edades en que se logra el control vesical, en el libro de texto “Temas de pediatría”, capitulo: Crecimiento y Desarrollo, que parece en el CD de la asignatura.


Pasaremos ahora a estudiar la maduración biológica:

El concepto de maduración biológica surge de la necesidad de poseer una medida de la edad de desarrollo o madurez fisiológica, aplicable a todo el período de crecimiento dada la gran variedad de este proceso. Este concepto de maduración se puede definir como las transformaciones sucesivas a través del tiempo, desde la concepción hasta la adultez.

En la actualidad, existen dos métodos fundamentales aplicables a la evaluación de la madurez fisiológica: la edad ósea y la edad dental.
Para la determinación de la edad ósea es necesario recordar que el desarrollo óseo transcurre en etapas, por las que pasan los distintos centros de osificación y las epífisis, lo que se puede apreciar a través de una imagen radiográfica, donde se distingue el área osificada radioopaca por su contenido en calcio, del área cartilaginosa radiotransparente.
En la práctica, la zona más utilizada es la mano y el carpo, por tres razones fundamentales:


  • La pequeña radiación que requieren en el examen radiográfico.

  • La distancia que los separa de las gónadas, así como

  • La gran cantidad de epífisis y huesos redondos en evolución que poseen y que, a su vez, ofrecen amplia información.

Existen una serie de métodos para evaluar el desarrollo óseo así como la edad promedio de aparición de los centros de osificación de la mano y la muñeca por sexo, los que sugerimos revise en la bibliografía propuesta para el tema.
Por último la edad biológica también se obtiene al valorar el desarrollo dentario, este se realiza mediante dos procedimientos: uno es a través del empleo de radiografías, lo que permite conocer el grado de calcificación alcanzado por los dientes que se encuentran aún sin brotar dentro de los maxilares.

El otro procedimiento para evaluar la edad dental consiste en el recuento de los dientes que han brotado; primero se lleva a cabo la dentición temporal que brota entre los seis meses y los 2 años y, después, la dentición permanente.

La dentición se inicia generalmente a los seis meses de edad con una secuencia característica, pero que presenta gran variabilidad individual y familiar.

En el capitulo II Crecimiento y Desarrollo del tomo I de Pediatría que se encuentra en la bibliografía propuesta para el tema le recomendamos revisar la tabla 6.24, la que muestra el tiempo de erupción y mudanza de la dentición primaria y el de erupción de la dentición permanente.


Complete el siguiente cuadro con las características del crecimiento y desarrollo en las etapas: Transicional, Preescolar y Escolar, para lo cual debe tener en cuenta:

Para el desarrollo de las tareas docentes le recomendamos se apoye en la revisión de la bibliografía básica del tema que se encuentra en el CD de la asignatura.


Al finalizar la actividad orientadora de hoy podemos concluir que:

  • El desarrollo psicomotor es un proceso continuo, progresivo e irreversible, considerado la expresión externa de maduración del Sistema neurológico del niño a través de la elaboración de reacciones motoras progresivamente más adecuadas.

  • El desarrollo psicomotor está determinado por los cambios cualitativos y cuantitativos que se producen a nivel del sistema neurológico y los factores ambientales.

  • La edad ósea y el desarrollo dentario constituyen los indicadores más utilizados en la valoración del proceso biológico del crecimiento y el desarrollo.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad