Santiago, veintidós de septiembre de dos mil ocho



Descargar 0.73 Mb.
Página7/11
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño0.73 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11
TRIGESIMO SEPTIMO: Que con él merito de los elementos de prueba analizados anteriormente con ocasión del delito de secuestro del sacerdote Antonio Llidó Mengual y lo analizado además circunstanciadamente en el razonamiento Vigésimo Noveno, de la concurrencia en él del acusado en él en calidad de autor de éste, se desestima la petición de absolución por falta de antecedentes fácticos para hacerlo; asimismo, se desestima la absolución, con lo razonado por ese mismo capítulo al responder a la defensa del acusado Juan Manuel Guillermo Contreras Sepúlveda, en relación con aplicar la amnistía y prescripción en esta causa.

TRIGESIMO OCTAVO: Que el acusado Miguel Krassnoff Martchencko, en su declaración indagatoria de fojas 289, tomo I A, señala que fue destinado a la Dirección de Inteligencia Nacional, DINA, por los mandos superiores del Ejército, desconoce porqué razón tuvo que desempeñar labores en esa repartición, supone que encontraron en él alguna característica destacada, fundamentalmente por su desempeño en la Escuela Militar. La DINA, agrega, era dirigida por el coronel Manuel Conteras Sepúlveda y él pasó a cumplir funciones como analista sobre materias específicas relacionadas con movimientos u organizaciones terroristas subversivas clandestinas y criminales existentes en la época, particularmente lo relacionado con el Movimiento de Izquierda revolucionario MIR; para dichas actividades señala que dependía directamente del Director de Inteligencia y se desempeñaba en el cuartel general ubicado en las calles Marcoleta y Bilbao entrando por Vicuña Mackenna, en una calle corte de nombre Belgrano o Belgrado; explica que además por sus funciones de analista y por diversas acciones, tales como enfrentamientos o allanamientos efectuados por diferentes unidades militares aparecieran antecedentes relacionados con el MIR, tales como documentación, armamentos o explosivos, concurría a recintos que entiende eran de tránsito de detenidos para tomar contacto inicial o preliminar con estas personas y fundamentalmente para retirar documentación o antecedentes incautados y proceder a efectuar los análisis correspondientes y desarrollar a partir de dichos antecedentes el trabajo de análisis; añade que en algunas oportunidades concurrió al recinto ubicado en Londres 38, en escasas oportunidades al recinto ubicado en calle José Domingo Cañas cuya numeración desconoce y posteriormente al recinto de Villa Grimaldi, expresa que en dichos recintos recavaba antecedentes que decían relación con las actividades de las personas detenidas y que estaban involucradas en el señalado movimiento terrorista, para lo cual él se identificaba con su tarjeta de identidad militar, haciendo presente quien era y que actividad desarrollaba; explica que normalmente los diálogos eran cortos, las personas habitualmente eran indocumentadas o como se comprobó después, tenían carnés de identidad falsos; señala que terminada las conversaciones aludidas se abocaba de inmediato al análisis de la documentación incautada a fin de poder estructurar tanto la organización como el funcionamiento del MIR o movimiento terrorista clandestino, el que funcionaba desde antes del 11 de septiembre de 1973, ejecutando acciones delictivas que explica continuando con operaciones de ese orden para estabilizar el nuevo régimen. Razón por la cual la DINA accionó para poner término a dicha actividad; en todo caso, agrega, el no tenía mayor ingerencia en la forma quien que se organizaba la DINA, en atención a su grado de teniente; solamente en ocasiones puntuales, asevera, tenía personal a su mando, los que eran sub oficiales que colaboraban con su trabajo cuando se trataba por ejemplo de trasladar alimentos u otros elementos a los cuartes de la DINA al cual él debía concurrir;
Niega haber participado en detenciones o en malos tratos, torturas, ni desaparición, de las personas que se encontraban en los cuarteles de la DINA; como tampoco recibió ninguna orden relacionada con estas situaciones, ni observó que otros funcionarios de la DINA actuaran en forma indebida con los detenidos.
En lo atinente a la desaparición del sacerdote Antonio Llidó Mengual, que según el tribunal le informa, se trata de un sacerdote español, señala el acusado Krassnoff que no tiene antecedentes del hecho; que mientras trabajó en DINA no tomó conocimiento que algún cuartel se mantuviera detenido a algún sacerdote, ni que él haya tomado conocimiento que durante sus investigaciones referidas al MIR, que dentro de las filas de este movimiento hayan existido personas investidas como sacerdotes católicos, ni vinculadas al área eclesiástica.
TRIGESIMO NOVENO: Que no obstante la negativa antes señalada, los antecedentes que en contra de Miguel Krassnoff Martchenko, existen en el proceso, para atribuirle responsabilidad en calidad de autor del secuestro del sacerdote Llidó Mengual, las siguientes presunciones, además de los que se mencionan con ocasión de dicho hecho punible:
La que emana de la orden de investigar del tomo II B, fojas 92, y también a fojas 48 tomo III C, al aseverar Cecilia Jarpa Zúñiga, a fojas 104, que el día 01 o 02 de octubre de l974, se encontraba al interior del Hospital “Sótero del Río” de Puente Alto, en forma circunstancial por haber sido su antiguo trabajo cuando se presentaron dos hombres y una mujer todos de civil, identificándose como agentes de seguridad de la DINA; quienes le manifestaron que los acompañase con el fin de dar una declaración, ante lo cual no opuso resistencia, ya que con anterioridad habían sido detenido algunos amigos de ella quienes eran militantes del Mir; que la conducen a una camioneta de color azul tipo furgón en la cual se encontraba otro individuo al volante, enseguida la suben, le ponen de inmediato tela adhesiva en sus ojos y lentes oscuros, agarran sus manos por atrás y luego de 30 minutos la conducen a un lugar desconocido, trasladándola al interior de una pieza, en la que por el ruido existente hay bastantes personas, lugar en que cambia el trato hacia ella procediendo a darle golpes y empujones a la vez que felicitaban al grupo que la detuvo, una mujer a la que reconoce como Marcia Alejandra Merino es interrogada acerca de si la conoce la cual confirma su relación con el Mir, y en forma inmediata es llevada a otra pieza donde es torturada “ en la parrilla”, siendo interrogada acerca del paradero de Humberto Sotomayor y de Miguel Henríquez Froeden, el cual era Secretario General del Mir, todo lo cual duró tres días. Que el día 05 de octubre en horas de la tarde, la trasladan a una pequeña pieza de madera, donde se encontraban cerca de 15 a 20 detenidos y en esta pieza se encontraba ya con anterioridad un sacerdote de nombre Antonio Llidó Mengual, el cual era español, el que estaba en malas condiciones físicas producto de las torturas sufridas en el interrogatorio pero con un estado de ánimo alto, optimista y solidario con el resto de los detenidos; que alrededor del 10 o 12 de octubre el sacerdote Llidó fue trasladado junto a un grupo de detenidos a un recinto de detención de nombre “Cuatro Álamos” donde a fines de mes ella también es llevada, lugar en el cual se entera que el sacerdote Llidó había permanecido en ese lugar en la pieza N° 13 hasta el día 25 de octubre, fecha en que fue sacado de ese lugar junto con otros detenidos. Y precisa que durante su permanencia en el Centro de Detención e Interrogación de calle José Domingo Cañas, pudo constatar la presencia de los siguientes agentes de seguridad: Marcelo Moren Brito, capitán de ejército; Miguel Krassnoff Martchenko, teniente de Ejército; Capitán Max. Verdadero nombre Maximiliano Ferrer Lima; el teniente Pablito posteriormente se enteró que se trataba del Oficial Fernando Lauriani Maturana; Osvaldo Romo Mena; “El Troglo” que se llamaba Basclay Humberto Zapata Reyes, conocido como “El Príncipe Valiente”, por lo general era del grupo operativo de Osvaldo Romo.
La presunción que proviene del dicho de Luz Arce Sandoval, de fojas 134, quien señala que al 11 de septiembre de l973 pertenecía al Partido Socialista, siendo detenida y torturada en varias oportunidades por la DINA; que a fines de julio de 1974 es llevada a Londres 38 donde se entera que su hermano se encuentra detenido y le plantean que coopere con la DINA a cambio de la vida de ambos; que a fines de agosto a todos los que se encontraban detenidos en la calle Londres los llevan a Cuatro Álamos que a esa fecha pertenecía a Carabineros; el 12 de septiembre la van a buscar Osvaldo Romo y Basclay Zapata Reyes, y la llevan al cuartel Ollagüe, ubicado en calle José Domingo Cañas 1367, donde permanece hasta el 18 de noviembre de 1974, fecha en que es trasladada al cuartel de Villa Grimaldi y precisa que a cargo del grupo Halcón de la DINA estaba el entonces teniente de ejército Miguel Krassnoff Martchenko, a cargo del grupo Águila, el teniente de carabineros Ricardo Lawrence Meire o Mires, que eran los que torturaban y los que estaban encargados de la represión del Mir,
La inculpación que proviene de la declaración de Félix Edmundo Lebretch Díaz Pinto, de fojas 269, en cuanto señala que al 11 de septiembre de l973 trabajaba como profesor de la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile y como funcionario de la Dirección General de Deportes; que en la madrugada del 01 de octubre de 1974, alrededor de las 01.15 horas fue detenido en su morada de la comuna de la Reina en Santiago, por un grupo de sujetos de civil, reconociendo entre ellos a Osvaldo Romo Mena con quien había tenido contacto un tiempo atrás debido a que acudía al sector poblacional de Lo Hermida con un grupo de teatro, siendo trasladado junto a su cónyuge, a un primo de ésta y a su hija de tres años, a un lugar desconocido que no pudo ver al vendársele los ojos, trasladándolo a un sector cerrado muy pequeño, como una despensa, donde se encontraban hacinadas una diez o doce personas, las que eran sacadas y luego regresadas al lugar, retornado ellas en muy malas condiciones al ser torturadas con corriente eléctrica, lo que él también padeció; señalando que entre estas personas se encontraba el sacerdote Antonio Llidó de nacionalidad española, nacido en Valencia, el que era moreno de pelo tieso como erizo, delgado, quien le contó que había sido sacerdote en Quillota; agregando al respecto que por el dicho de otras personas supo que el Padre Antonio Llidó estuvo prisionero en Cuatro Álamos en una celda que se denominaba Celda N° 13; precisando que logró saber que entre las personas que estaban a cargo de José Domingo Cañas estaba un sujeto al que apodaban “Capitán Miguel” y que después supo que correspondía a Miguel Krassnoff, a quien ha logrado ver a través de la prensa y que mientras estuvo en el recinto de José Domingo Cañas; enfatizando que con esta persona tuvo contacto directo debido a que propició un encuentro entre su esposa Gilda y él en el interior de ese recinto; su esposa en esa época, asevera se encontraba embarazada de siete meses, era una cantante lírica que nada tenía que ver con actividades políticas, pero la tenían en ese lugar para presionarlo.
La imputación que proviene de las declaraciones de Marcia Alejandra Evelyn Merino Vega, de fojas 274 y siguientes del tomo I A, y fojas 324 tomo II, en cuanto esta refiere que luego de ser detenida y trasladada al cuartel de la DINA denominado Londres 38 o Yucatán, una de las personas que reconoció en Londres 38 fue a Miguel Krassnoff en una diligencia en la cual la pusieron frente a una persona que después supo era de apellido Meneses, para que ella dijera si era o no del MIR, ante lo que ella respondió que si y obviamente porque estaba sin venda en los ojo; agregando que una vez que ella dijo que esta persona era del Mir, Miguel Krassnoff le dijo “ bien flaca, te lo ganaste” y le pasó una cajetilla de cigarrillos. Agrega la declarante que desde Londres 38 fue llevada a José Domingo Cañas en donde nuevamente se enfrentó a Miguel Krassnoff, el que le dijo que le iba a trasladar a Cuatro Álamos, con la condición de que ella le informara respecto de las conversaciones que otras presas políticas que se encontraban ahí tuvieran, ella le pidió que por favor no le hiciera pasar por esa situación, que prefería que le impusieran cincuenta años de cárcel. Indica que en ese momento para ella Krassnoff era como un juez, un verdugo, que tenía poder sobre su vida y su libertad; hasta ese momento ella no había visto dentro de la DINA a algún agente con más graduación que él; y explica que pese a su petición Krassnoff la mandó a Cuatro Álamos donde vió a Muriel Dockendorf y Adriana Urrutia, esta última con una pierna lacerada, al parecer por aplicación de corriente. A las presas de Cuatro Álamos ella les pidió que no hablaran nada delante de ella debido a que Krassnoff la iba a obligar a hablarle de sus declaraciones; en Cuatro Álamos, agrega, estuvo tres o cuatro días, hasta que fue sacada de ahí por el propio Krassnoff, que se dio cuenta que no iba a funcionar el sistema, que había impuesto; expresa además que Krassnoff junto a Osvaldo Romo y otro sujeto que apodaban “el Troglo”, al que ya había divisado en Londres 38 y que después supo que se llamaba Basclay Zapata, la sacaron de Cuatro Álamos y la trasladaron a otro cuartel de la DINA que identifica como José Domingo Cañas; en ese cuartel, precisa, ya no se le aplicó tortura física, empleándose con ella métodos psicológicos en los que participaba Miguel Krassnoff. En lo atinente a la imputación que de los dichos de la declarante provienen en contra del acusado ella señala que personalmente ella nunca vió en José Domingo Cañas materialmente torturar a Miguel Krassnoff, pero si daba las órdenes para ello, muchas veces desde su oficina lo escuchó gritar mientras estaban torturando a una persona “denle no más, denle no más”; en ese momento se le viene a la mente el tono de voz de Krassnoff, enfatiza la deponente; y añade que en José Domingo Cañas también actuaba Marcelo Moren Brito quien tenía más graduación que militar que Krassnoff, pero en el hecho quien realmente mandaba era este último.
e) La imputación que proviene del atestado de Osvaldo Enrique Romo Mena, de fojas 292 tomo I A, y extrajudicialmente en la orden de fojas 327, al aseverar éste que participó en la detención junta al Troglo o Basclay Zapata en varias detenciones de personas pertenecientes al MIR lo que hacía junto a otros que sólo conocía por sus apodos, equipos que se formaba con gente que estaba a disposición para hacer operativos y que funcionaban en el cuartel de Villa Grimaldi o Terranova, con quienes salió en diferentes días y a diferentes horas del año 1974 y parte de 1975, durante horas del toque de queda; que las referidas detenciones fueron programadas por un organismo que se denominó Dirección de Inteligencia Nacional con la sigla DINA que estaba a cargo por el entonces coronel Manuel Contreras Sepúlveda y como subjefe al brigadier Pedro Espinoza Bravo, reemplazado en octubre de 1975 por Eduardo Iturriaga Newman; precisando en lo pertinente que la DINA operaba con dos grandes grupos, el grupo Caupolicán a cargo de Marcelo Moren Brito y el grupo Tucapel cuyo nombre no recuerda; El grupo Caupolicán estaba compuesto por equipos llamados Halcón 1 y Halcón 2; Halcón 1 a cargo de Miguel Krassnoff Martchenko del cual formaba parte con Basclay Zapata, “el Cara de Santo”, “el Muñeco”, “el Negro Paz” y “el Pulga”; agrega sobre la desaparición de personas por agentes de la DINA, que ignora como se produjeron, ya que, desde los cuarteles de la DINA las personas salían vivas y eran trasladadas en helicóptero o avión a Villa Baviera y desde ahí no se sabía más de ellos; sobre la persona que se le interroga con el nombre de Antonio Llidó Mengual, manifiesta que se trataba de un sacerdote seminarista que ya no ejercía su ministerio, era simpatizante de los Cristianos por el Socialismo y de origen español. Expresa que Antonio Llidó fue detenido en junio o julio de 1974 en la Cuesta Barriga por un equipo a cargo del teniente de carabineros Luis Carevic Cubillos, quien pertenecía en la época al Regimiento Yungay; lo que supo por los dichos de Manuel Leyton Robles, que era un chofer de la DINA que trabajaba con él, quien también le contó que Llidó fue llevado al cuartel de la DINA ubicado en la calle José Domingo Cañas, de ahí fue llevado a Cuatro Álamos; también según le manifestó Leyton, por orden de sus jefes en la DINA desde Cuatro Álamos trasladó a Llidó a “Colonia Dignidad”, que es un recinto que hay en las afueras de Parral, a cargo de unos alemanes; en Colonia Dignidad, según Leyton, entregó a Llidó a un oficial de Ejército de nombre Fernando Gómez Segovia, después de lo cual regresó a Santiago. Precisa que toda la información que tiene sobre Antonio Llidó se la proporcionó Leyton mediante carta que le envió a Brasil cuando él se encontraba en ese país en el año 1975; le parece que Leyton falleció el año 1977; en esta misiva Leyton le contaba una anécdota de Llidó, consistente en que en “José Domingo Cañas” este sacerdote le había pedido pan, que desmigajó e hizo una misa usando este pan como hostia que repartió entre los otros presos del lugar; agrega que tiene entendido que Llidó estuvo detenido en “José Domingo Cañas” junto a Lumi Videla y Marcia Alejandra Merino Vega, apodada “La Flaca Alejandra”.
Precisando en la orden de fojas 328, tomo II, en cuanto señala que a contar del 16 de agosto del año 1974, la Dirección de Inteligencia Nacional se divide en dos, pasando la Brigada Caupolicán a ocupar el recinto de calle José Domingo Cañas más conocido como Cuartel Ollagüe y el resto a la Brigada Tucapel se establecieron en un local ubicado en calle Irán con Los Plátanos, mejor conocido como “La Venda Sexy” o “Discoteca”; que en el Cuartel Ollagüe (José Domingo Cañas) operaba la Brigada Caupolicán que funcionó hasta los primeros días de noviembre de l974, el que estaba organizado de la siguiente manera: Jefe de Cuartel Mayor de Ejército Marcelo Moren Brito; Agrupación Caupolicán, seguía al mando del Mayor de Ejército Marcelo Moren Brito, que se dividía en equipos; Jefe de Cuartel, Brigada Halcón, al mando del teniente de Ejército Miguel Krassnoff Martchenko, apodado “El Gringo” o “El Miguel”.
f) La imputación que emana de los dichos de Roberto Rodríguez Manquel, de fojas 374, tomo II, quien señala que trabajó para la Dirección Nacional de Inteligencia prestando servicios de guardia armado en los centros de detención denominados “Londres”, luego destinado en las mismas funciones en “José Domingo Cañas”, luego en “Villa Grimaldi” y al cerrarse este recinto derivado al cuartel Borgoño a cargo del mayor Álvaro Corbalán Castilla.
Precisando que, respecto del recinto de calle “José Domingo Cañas”, personalmente nunca presenció interrogatorios, pero si escuchó en numerosas oportunidades lamentos y gritos provenientes de la oficina de la Brigada, dependencia que estaba ubicada en forma contigua a la sala de guardia; agrega que cuando se iban a producir estos interrogatorios, se les ordenaba que debían abandonar el recinto y permanecer en el exterior de éste, debiendo quedar solamente el sub oficial más antiguo a cargo de la guardia; asevera que el comandante de la Unidad era el oficial Marcelo Moren Brito, a quien se le conocía como “El Ronco”, Miguel Krassnoff Martchenko – “Don Miguel” – “El Cachete Grande” y “El Cachete Chico”, no recuerda sus identidades, dentro de otros que no recuerda, sin tener él ninguna relación de trabajo con ellos, por lo que respecto a la detención del sacerdote Llidó no tiene ninguna información que aportar, ya que incluso los detenidos que debían necesariamente ingresar por la guardia se hacía sin registrar su ingreso; y explica que estos detenidos generalmente eran llevados vendados y esposados o amarrados.
CUADRAGESIMO: Que, de este modo, de los antecedentes analizados precedentemente, además de los ya relacionados en esta misma sentencia con ocasión del delito, hay cargos para estimar al acusado Miguel Krassnoff Martchenko, autor del delito secuestro del sacerdote Antonio Llidó Mengual, en la calidad que refiere el artículo 15 Nº 1 del Código Penal; en efecto, de los antecedentes obtenidos de documentos de la Vicaría de la Solidaridad de la Iglesia Católica de Chile, los que consisten en declaraciones de personas que pasaron por el recinto de detención Ollagüe o José Domingo Cañas, las cuales posteriormente se reprodujeron judicialmente en la investigación del hecho delictivo, quienes están contestes en que estuvieron privadas de su libertad junto a Antonio Llidó Mengual con posterioridad a la detención de éste; quienes se percataron de sus malas condiciones físicas y no obstante ello el sacerdote mantuvo siempre su alto espíritu; privación de libertad que se materializó en ese recinto a cargo de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), bajo el mando de la brigada de inteligencia Caupolicán y el grupo operativo Halcón, a cargo de los oficiales de Ejército Marcelo Moren Brito y Miguel Krassnoff Martchenko, bajo cuyas órdenes directas se encontraban las denominadas brigadas o agrupaciones de inteligencia, las que en la labor de obtener información respecto de organizaciones políticas o grupos subversivos de la época, determinadamente el Movimiento de Izquierda Revolucionario, MIR, el acusado Krassnoff empleó por medio de sus hombres, en contra de quienes privaba de libertad, el método de la tortura en los interrogatorios, el que se aplicó al sacerdote Llidó mientras estuvo detenido en esas dependencias y al que posteriormente se le hizo desaparecer.

En efecto, se encuentra plenamente establecida la responsabilidad del acusado Krassnoff en calidad de autor de dicho delito, puesto que para la comisión de éste utiliza la propia organización de la Dirección General de Inteligencia Nacional (DINA) de la cual es uno de los oficiales con plena disposición respecto de las personas que eran privadas de libertad, en la que el encausado actúa y funciona regularmente, con dominio responsable en dichas tareas del organismo de inteligencia; y entre el resultado desgraciado para la víctima de su actuar y las órdenes que él imparte a sus subalternos, se intercala claramente la comisión dolosa y auto responsable de su parte, es decir, con dolo de secuestrar, con propia responsabilidad en los términos del artículo 15 N° 1 del Código Penal.
Que, así, las presunciones analizadas con ocasión del delito de secuestro calificado del sacerdote Llidó Mengual, especialmente, las que dicen relación a la intervención en él del acusado Miguel Krassnoff Martchenko, permiten dar por establecida su responsabilidad en el ilícito de la siguiente forma:
a) Conoció de antemano el propósito del secuestro y el secuestro mismo que se perpetraba por las unidades operativas respecto de personas de la agrupación denominada Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, de ideología marxista, calificada como subversiva, e intervino en dicha conducta, como superior al mando de la organización a cargo del cuartel de calle “José Domingo Cañas”, o cuartel “Ollagüe” de la DINA, denominada Dirección de Inteligencia Nacional (DINA); y,
b) Desde su cargo condujo a sus sub oficiales, dio ordenes como superior y oficial de la organización, antes, durante y luego de la privación de libertad de la víctima, al igual que muchas otras hoy desaparecidas; tuvo acceso el acusado a todos los lugares donde se cometían los crímenes y no ignoraba la extrema crueldad con que se conducían sus subordinados con los desafortunados que eran privados de libertad, y, a sabiendas de las acciones delictuosas que directamente se ejecutaban, las toleró y cooperó ejecutivamente en ellas o impidiendo o procurando impedir que se evitaran, y, a lo menos, en el secuestro calificado del sacerdote español Antonio Llidó Mengual, además, tomó directamente parte en la ejecución del delito en el centro de detención de calle José Domingo Cañas, puesto que en su calidad oficial junto al acusado Marcelo Moren Brito, impartió las órdenes a los equipos que lo ejecutaron desde el inicio el secuestro, entre ellos a los acusados Osvaldo Romo Mena y Basclay Zapata Reyes.
CUADRAGESIMO PRIMERO: Que la defensa del acusado Miguel Krassnoff Martchenko, contesta la acusación, adhesión a la acusación y acusación particular presentada por la parte querellante.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad