¿Quisieras un formato más agradable


Isabel Zuleta / Joven escritora



Descargar 0.49 Mb.
Página6/8
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño0.49 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8

Isabel Zuleta / Joven escritora
Considero preciso y pertinente, en vísperas de tanto civismo, recordar, y de alguna manera adoptar como ejemplo, parte significante y fundamental de la cultura de Guatemala, tan rica en colores, sabores, lenguajes y formas de vida, cultura que ha sido una de las razones por las cuales me he enamorado de este país.

Estas tierras, aparte de maravillarnos con su belleza natural, vieron la evolución de una de las civilizaciones más respetables del mundo: la Civilización Maya. No sólo es agradable, sorprendente e interesante conocer todo lo complejo que encierra su cosmovisión; también me encanta la idea de poder concientizarnos de las diferentes formas de pensar que existen, y entre éstas encuentro sobresaliente el rol de la mujer maya de aquel tiempo ancestral.

L
Ixchel o Ix Chebel Yax, deidad maya de la luna, el tejido

y la procreación.


a mujer representa un lugar fundamental en la cultura maya; ya respetan y admiran la fecundidad y, como consecuencia, la mujer y la tierra son una dualidad proveedora y esencial para la vida de los pueblos. En aspectos más sociales, familiares y administrativos, según Edgar Cabrera (sacerdote maya cuyo libro “El Calendario Maya: su origen y su filosofía” está avalado por la Liga Maya Internacional) al referirse al origen del Calendario Sagrado, la mujer al inicio de la aldea era centro de su comunidad y agricultora. La abuela era y es respetada como sabia y adivina, representada en el «Popol Vuh» como Ixmucané, la vieja adivina, la formadora. Además, la luna y la mujer no sólo se emparejan en misticismo, sino en cómo se unen y concuerdan las fases de la luna con la fertilidad femenina. En el calendario mencionado, el día o Nahual I’x representa, entre otras, la energía femenina y es propicio para hacer ceremonias con varios objetivos, entre ellos agradecer el trabajo de la mujer en la sociedad.

Si hace tanto tiempo se formaron estos principios de valorar a la mujer como tal y por su función en la sociedad, ¿por qué justo ahora hemos dejado cabida a la palabra discriminación?

Otro punto importante que admirar de la cosmovisión maya es el papel que juegan todos los seres vivos como iguales o indispensables para que exista un equilibrio universal que traiga consigo armonía. Cabe mencionar también el respeto que debe existir entre todos los seres de la naturaleza, incluyendo a la mujer y al hombre.

Si aplicáramos estos principios de respeto mutuo y valor de la función de cada individuo en la sociedad a nuestra forma de vida en la actualidad, viviríamos en una relación social mucho más equitativa en todo sentido. Es increíble y triste ver cómo se han perdido estas filosofías de vida. Sin embargo, muchas comunidades indígenas de Guatemala buscan aún aplicarlas de una forma que se adapte más a la realidad actual.

A quienes no han tenido la fortuna de informarse acerca de todo lo maravilloso que encierra la cultura maya, les invito a que la conozcan y sientan orgullo de que una civilización tan importante haya desarrollado gran parte de una cultura ejemplar en su país.

[índice]
Intolerante

Fernando Barillas Santa Cruz / Periodista guatemalteco
He tratado de tomarme con humor mi militancia en la política. Aunque eso no significa que tome a la ligera el hecho de hacer política, admitirlo abiertamente me ha acostumbrado a recibir con simpatía las miradas desconfiadas, las descalificaciones de supuestos apolíticos -o “ex” políticos- y los innumerables llamados a la reflexión que incluyen la clásica frase: “¡Qué hacés allí metido!”

Hay quienes lo aplauden, pero son los menos. Otros me han regalado una vasta colección de sarcasmos. Algo normal, siento yo, cuando uno está en el medio de un oficio que se volvió propio de oportunistas, arribistas, ladrones y mentirosos. Y sin embargo ahí estoy, perseverando; intentando hacer las cosas diferentes, pero desde adentro. Prefiero eso, a enfrentar con las piernas la realidad de mi país y salir huyendo.

Admito, eso sí, que algunas cosas aún las sigo tomando muy en serio. El otro día asistí a un taller sobre planificación estratégica y partidos políticos. Estaban ahí desde desgastados dirigentes hasta nuevas figuras ampliamente conocidas en el patio de sus casas, como yo. Para variar, las mujeres eran contadas.

Las charlas se orientaban hacia las estrategias políticas y cómo diferenciar lo urgente de lo importante. Atractivo tema, y muy útil para los tiempos venideros, pensé. Fue entonces cuando tomó la palabra el conferencista invitado, un marroquiniano convencido hasta la médula del saber individual y del yo por encima de los intereses comunes. Supongo que por su particular visión de las cosas, nos contó sin preguntarle que él había pasado por Harvard, que era de los pocos guatemaltecos altamente capacitados, que conocía con certeza hacia dónde va el mundo, que sabía lo que este país necesita, y bla, bla, bla...



No me convencían sus ideas, pero creí bueno escuchar puntos de vista diferentes a los míos. Seguía manteniendo la fe en mi paciencia, hasta que su discurso se radicalizó por completo. De resultarme gracioso su enamoramiento y ceguera ante las evidentes consecuencias del sistema neoliberal, me pareció preocupante su desconocimiento de la realidad. En otras palabras, dijo que quien es pobre es porque quiere, y que no se debe privilegiar a los “inditos” por encima de quienes sí están preparados. A su criterio, la discriminación positiva es nefasta, por lo cual estaba alistando un expediente para presentar un recurso de inconstitucionalidad por racismo hacia los blanquitos.

C


Foto por Juan Pedro Trejo Lejido,

participante en el concurso fotográfico

"Todos somos minoría 2000", convocado por

la Fundación de Derechos Civiles (España)


uando se le cuestionó estuvo al borde de la intolerancia. Yo también. Al final del evento dije que nunca antes me había topado con un espécimen de esa naturaleza; de ese tipo de libertarios. Se me hace que a muchos no les gustó mi calificativo hacia el conferencista. Sin embargo, sé que para él nosotros también somos eso, especímenes.

Hoy sé que no soy tan tolerante como proclamaba. Si lo fuera habría pensado en mi interior algo así como: “lo siento, ideológicamente somos incompatibles”. Pero veo que no lo soy, pues lo único que se me vino a la cabeza fue: “comé mierda, no tengo por qué escucharte”.



[índice]
¿Soberanos e independientes?

Texto y fotografías: Andrea Carrillo Samayoa / laCuerda
En septiembre la gente compra banderines para sus carros, pone grandes banderas en las ventanas de su casa e incluso algunos visten con mayor entusiasmo la camiseta de la selección aunque ésta no haya clasificado al Mundial. Exaltan el amor a la patria y el respeto a los símbolos. Aunque el resto del año poco les importe lo que pase con la Ceiba, el Quetzal o la Monja Blanca, durante este mes quieren demostrar sus sentimientos patriotas. Se celebra la independencia mientras somos el blanco de las potencias que quieren quitarnos la identidad y libertad, imponiéndonos un sistema que poco va a contribuir a mejorar la condiciones y lograr que podamos ser independientes y soberanos.


Warning: Do not stand on or jump off of climbing wall”...

What??? Nos invaden por todos lados. No sólo con sus

ideas, estilos de vida, productos, su cultura y sus dólares,



sino también con el idioma. Además de que a algunos fulanos les da por hablar en inglés en sus programas de radio, en la

tradicional feria de Jocotenango se podían encontrar advertencias de ciertos



juegos en ese idioma.
¿Y los héroes nacionales? Quién sabe... Lo cierto es que por 50 quetzales o más cualquiera puede creerse súper héroe. Ahora a los nueve años ya quieren andar con celular, tener los juguetes de moda y estar al tanto de lo último en tecnología para divertirse. Luego de la entrada en vigencia del TLC, ¿qué irá a ser de aquellas personas que viven de producir o vender lo que queda de los juguetes tradicionales, si del Norte todo podrá entrar con mayor facilidad y sin restricción alguna?




Antes definitivamente eran otros tiempos. Se jugaba a las escondidas y al un-dos-tres-chíviri-cuarta. Existían los “jacks”, cincos, el trompo, el capirucho y el famoso yoyo. Había infinidad de opciones para entretenerse sanamente. Hoy es diferente. La lógica depredadora del neoliberalismo nos concibe como objetos de consumo y apropiación.

Cada vez son menos los parques y otros espacios de recreación. El mercado da cabida a un entretenimiento que poco ayuda a despertar la imaginación y nada hace por ejercitar las mentes más jóvenes. En un país donde año con año aumenta la cantidad de personas muertas por violencia, muchos niños pasan horas frente a una pantalla, hipnotizados con juegos de video en los que el ganador es quien mata al contrincante.

[índice]



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad