Psicología del Desarrollo 1er Cuatrimestre



Descargar 320.24 Kb.
Página4/18
Fecha de conversión10.02.2019
Tamaño320.24 Kb.
Vistas12
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18
Catálogo: 2008
2008 -> Programa de postgrado en psicología junguiana
2008 -> Evaluación Sensorial
2008 -> Adjudicacion de menor cuantia nº 006-2008/ist-aacd
2008 -> Adjudicacion de menor cuantia nº 006-2008/ist-aacd
2008 -> Universidad de Alcalá
2008 -> Inteligencia
2008 -> Introducción a la teoría psicoanalítica
2008 -> 111. Psicología de las masas y análisis del yo 1920-1921 [1921]
2008 -> Universidad de Los Andes
2008 -> Língua portuguesa e literatura brasileira

LAS DUALIDADES INEVITABLES

Cuando se intenta explicar el desarrollo humano surgen un conjunto de dificultades derivadas del enfoque que se de al estudio. Por ejemplo, qué debemos primar a la hora de caracterizar la evolución individual, el comportamiento afectivo, emocional y social o, por el contrario, el cognitivo o intelectual. Otro ejemplo, cuál de estas afirmaciones se acerca más a la verdad: el aprendizaje fomenta el desarrollo e incluso lo acelera, o el desarrollo permite y es motor del aprendizaje. Una salida al dilema sería tener en consideración los polos de la disyunción, el problema en este caso es de integración: cómo lograr una síntesis y no una mera suma o agregación de las distintas partes.




  • Individuo-Sociedad

Cuando tratamos de entender el desarrollo humano nuestro punto de mira, indudablemente, es el de personas concretas. Lo que ocurre es que si nos olvidamos de que desarrollo se produce, obligatoriamente, en el marco de un contexto social podemos incurrir en una suerte de reduccionismo de carácter individualista.


Cada persona pertenece a una generación específica (tiempo generacional), esta inmersa en una determinada cultura (tiempo sociológico) y cada generación, en su conjunto, está en deuda con un particular período histórico (tiempo histórico). Es un mito pseudocientífico pretender estudiar al individuo aislado de todas estas influencias. El individuo aislado es una ficción.


  • Aprendizaje-Genes

El término «heredabilidad» es una medida estadística de la contribución genética a las diferencias individuales. La heredabilidad nos dice en qué proporción las diferencias individuales en el seno de una población (la varianza) han de adscribirse a los genes. Al afirmar que un carácter presenta una heredabilidad del 50% indicamos que la mitad de la varianza en dicho rasgo está ligada a los genes.


Ahora bien, una cosa es la influencia de los genes en la explicación de las diferencias individuales y otra, muy distinta, la afirmación del carácter innato de las capacidades psicológicas. Habría dos tipos de innatismo:


  1. Un innatismo modular que considera que las estructuras psicológicas son consecuencia de módulos innatos, módulos encapsulados.




  1. Otro innatismo del estado inicial, según el cual el niño está dotado innatamente con un juego de representaciones de entradas particulares con una serie de reglas que operan sobre esas representaciones. En este caso no habría encapsulamiento ni impenetrabilidad: las estructuras iniciales serían revisables a partir de nuevos resultados.

La conducta humana no es una suma de una parte genérica y de otra ambiental. Más bien es la resultante de una compleja interacción entre múltiples factores. Somos seres con una dimensión biológica y con otra cultural, sin olvidarnos que todo ello está impregnado de historia. Fuera de la comprensión histórica el ser humano se nos aparece como un mero conglomerado de mecanismos más o menos biológicos o culturales sin entidad ni consistencia alguna. El desarrollo humano no puede ser comprendido al margen de su dimensión histórica.





  • Afecto y Cognición

La vida es una sucesión continua de cambios: neurofisiológicos, intelectuales, afectivos o sociales. Como se ve, algunos son endógenos, nos sobrevienen y no tenemos poder sobre ellos. Otros son exógenos y, a veces, tampoco está en nuestra mano provocarlos o modificarlos. Entre unos y otros, con unos y otros, el individuo debe forjar su biografía, debe integrar todos estos cambios en un todo coherente, en un proyecto vital capaz de englobar las distintas dimensiones del desarrollo y de dotar de sentido la propia vida.




  • Desarrollo-Aprendizaje

El desarrollo humano se da dentro de situaciones concretas, envuelto en la vida práctica, material, ordinaria, con continuos intercambios interpersonales, cara a cara... Hay distintos modelos sobre el modo en que se produce el desarrollo:




  1. Modelos ontogenéticos: se considera que hay una secuencia evolutiva invariante y universal que afecta a todas las personas. Estos modelos no consideran los logros cognitivos excepcionales.




  1. Modelos sociogenéticos: se predicen numerosas secuencias evolutivas según la cultura, el sexo o la clase social. Es un modelo relativista porque no concibe unas pautas universales de desarrollo.




  1. Modelos no deterministas: las circunstancias biológicas y sociales influyen pero no determinan de un modo absoluto el contenido del desarrollo. Queda un margen considerable para el azar y para el desarrollo de capacidades extraordinarias en sujetos excepcionales.

Independientemente del modelo de desarrollo todos tienen en común una misma orientación: no intentan tan sólo proporcionar una visión de las representaciones y reglas que constituyen nuestro conocimiento adulto del mundo, sino que se centran en el proceso dinámico por el cual se transforman estas reglas y representaciones desde el mismo momento del nacimiento. Hay tres rasgos distintivos de la especie humana que la hacen distinta de todas las demás:




  1. Cada individuo atraviesa una larga inmadurez protegida




  1. Nuestra conducta exhibe una plasticidad inusual en el reino de la naturaleza




  1. Disponemos de una enorme habilidad para adaptarnos a una gran variedad de ambientes, por lo que, por una parte, no estamos limitados a vivir en uno determinado y, por otra, podemos crear nuevos hábitat que no estaban dados de antemano.

El debate está en si el desarrollo es un proceso natural, esté éste promovido por un mero proceso maduracional o por la acción constructiva del niño o, si por el contrario, es el resultado de múltiples aprendizajes. En definitiva, si es el desarrollo quién promueve el aprendizaje (Piaget) o si es el aprendizaje quién promueve el desarrollo. Vygotski es de la opinión que se da una interacción entre ambas posturas y que por lo tanto ésta es una falsa disyunción.





  1. Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos