Psicología del Desarrollo 1er Cuatrimestre



Descargar 320.24 Kb.
Página3/18
Fecha de conversión10.02.2019
Tamaño320.24 Kb.
Vistas15
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18
Catálogo: 2008
2008 -> Programa de postgrado en psicología junguiana
2008 -> Evaluación Sensorial
2008 -> Adjudicacion de menor cuantia nº 006-2008/ist-aacd
2008 -> Adjudicacion de menor cuantia nº 006-2008/ist-aacd
2008 -> Universidad de Alcalá
2008 -> Inteligencia
2008 -> Introducción a la teoría psicoanalítica
2008 -> 111. Psicología de las masas y análisis del yo 1920-1921 [1921]
2008 -> Universidad de Los Andes
2008 -> Língua portuguesa e literatura brasileira

TRES PRESUPUESTOS: RACIONALISMO, EMPIRISMO Y CONSTRUCTIVISMO

La epistemología es una rama de la filosofía interesada en la naturaleza y origen del conocimiento, su objetivo es establecer una teoría del conocimiento que sirva de fundamento a la propia creación científica. Las tres tradiciones epistemológicas que más influencia han tenido en la Psicología en general y en la Psicología evolutiva en particular son:




  • EL RACIONALISMO. El origen del racionalismo se atribuye a la filosofía de Platón, quién postulaba que todo lo que conocemos está ya en nuestra mente al nacer, y lo que llamamos aprendizaje no sería más que la actualización de ese conocimiento, haciéndolo consciente mediante el desenvolvimiento lógico de la razón.

Dentro de la psicología evolutiva las ideas racionalistas han tenido una expresión particularmente significativa, dado que constituyen el fundamento que subyace a todos los planteamientos «innatistas», ya que esta perspectiva considera que tanto el desarrollo físico como el desarrollo psicológico son esencialmente procesos de crecimiento o maduración de estructuras innatas, es decir, de estructuras ya prefiguradas genéticamente.


En la psicología evolutiva contemporánea las ideas racionalistas han encontrado su mejor asiento en el área del lenguaje y el desarrollo lingüístico. En este ámbito sobresale la figura de Noam Chomsky, padre de la llamada «gramática generativa» que defiende que la competencia lingüística humana debe provenir de conocimiento esencialmente innato; según su tesis fundamental, este conocimiento recogería la estructura común («gramática universal») de los lenguajes humanos potenciales, a partir de la cual el niño es capaz de «reconocer» cualquier lengua particular a la que se vea expuesto.


  • EL EMPIRISMO. El movimiento antagónico al racionalismo es el empirismo, iniciado por Aristóteles. El empirismo se ha traducido en lo que conocemos como asociacionismo que es el mecanismo por el que la razón impone forma a los datos de los sentidos a fin de crear conocimiento. Este conocimiento, los conceptos abstraídos de la experiencia no serían más que la representación mental de las asociaciones observadas en el mundo externo, que constituirían, por tanto, la base del aprendizaje y de la memoria.

Desde el “asociacionismo mentalista” se pasaría al “asociacionismo conductista”, el cual no sólo ignora la mente sino que la rechaza como objetivo científico, centrándose exclusivamente en las bases objetivas del aprendizaje conductual. El conductismo fue generando un creciente descontento que desembocaría en un nuevo movimiento: el cognitivismo, que asumiendo un nuevo asociacionismo más abierto, supone para la Psicología la recuperación del “lo mental” como estudio objeto de estudio científico.




  • EL CONSTRUCTIVISMO. En un intento deliberado por por resolver el antagonismo entre empiritismo y racionalismo, Kant admite las dos fuentes de conocimiento: la innata, que le da “forma” y la de la experiencia, que proporciona el “contenido”; y las combina y relaciona mediante un argumento aparentemente sencillo: es la propia mente humana la que construye el mundo que conocemos. Y para ello son necesarios los dos tipos de componentes: las categorías lógicas “a priori”, que son universales, intersubjetivas y los conceptos empíricos, que provienen de la experiencia sensorial particular.

Pese a que este planteamiento puede parecer poco novedoso, contiene dos aspectos fundamentales y propios, que constituyen la esencia constructivista: las categorías «a priori» se refieren a verdades lógicas necesarias, es decir, de carácter puramente formal (cantidad, cualidad, ...) y por tanto no suponen como tales ningún conocimiento del mundo. Esto lo diferencia de los racionalistas. Pero al mismo tiempo hay una diferencia fundamental con los asociacionistas: los dos conceptos empíricos no son simples abstracciones a partir de la experiencia, sino que deben ser siempre «construidos» a partir de los «esquemas» disponibles, esto es, a partir de las construcciones que la experiencia previa ya ha proporcionado.


Donde se ha plasmado de una manera más influyente la nueva perspectiva constructivista ha sido en las teorías sobre el desarrollo, especialmente a partir de la atribución de un papel activo al sujeto. Entre estas teorías están las de Piaget y Vygotski: el primero desde un enfoque predominantemente individual, mientras que el segundo con una perspectiva declaradamente social y contextual.


    1. PERSPECTIVA HISTORICA

La historia de la psicología evolutiva no ha sido completamente paralela ni a la de la psicología general ni a otras ramas de la psicología, debido a ciertas peculiaridades propias:


En primer lugar, aunque comparte los orígenes filosóficos de la psicología, la psicología del desarrollo tiene también otras fuentes importantes que se inscriben dentro de motivaciones más aplicadas: la «pedagógica» - el estudio del niño con fines educativos - y la «clínica» - interés por facilitar el desarrollo normal y corregir sus desvíos.
La segunda diferencia es más importante, si cabe, ya que atañe a un importante condicionante metodológico: dado que los más pequeños no pueden estudiarse a través de métodos introspectivos - por sus requerimientos verbales y capacidad de autoobservación - , la psicología evolutiva tuvo que basarse en los métodos indirectos de la «observación y la inferencia», considerados por entonces poco científicos. Paralelamente a la diferencia de los «métodos» existe también una gran diferencia en cuanto a los «contenidos» de la investigación: mientras que la primera psicología experimental sólo se interesaba por los procesos mentales simples (sensaciones, imágenes...), la primera psicología del desarrollo se ocupó directamente de los procesos superiores, como el lenguaje y el conocimiento.
En los siguientes apartados se repasa esta historia principalmente desde la referencia a los métodos empleados en la investigación evolutiva:


  • La observación sistemática y la constitución de la psicología evolutiva como ciencia empírica.

Es a finales del siglo XIII cuando comienza un interés real por conocer científicamente el desarrollo del niño. Tiedemann inaugura este primer periodo publicando en 1787 una obra con las observaciones realizadas sobre el desarrollo de su hijo en sus tres primeros años. Al indudable interés teórico del estudio hay que añadir el gran mérito que posee desde el punto de vista metodológico: observaciones sistemáticas, precisas en cuanto a las edades asociadas y relevantes en cuanto a los contenidos.


El trabajo de Tiedemann no tuvo, sin embargo, mayor trascendencia en su momento, y tuvo que esperar al clima propicio que se instaló en Europa a tenor de las teorías de Darwin. Entre los continuadores de estos estudios destaca Preyer cuya publicación, en 1882, «El alma del niño» está considerada como el primer manual de psicología evolutiva, considerándose a este autor como el iniciador de la disciplina como ciencia empírica.


  • Los estudios estadísticos y el primer constructivismo sobre el desarrollo cognitivo.


Stanley Hall es considerado como otro de los fundadores de la psicología evolutiva, dado que se convirtió en promotor de todo un movimiento de investigación de la infancia, con el objetivo de obtener patrones normativos sobre la mente y el conocimiento de los niños. Introdujo en EEUU el método de los cuestionarios, mejorando su aplicación y los procedimientos estadísticos de análisis y presentación de los datos obtenidos.
Pero el desarrollo de la psicología evolutiva necesitaba un avance cualitativo desde el punto de vista teórico que permitiera superar el enfoque meramente descripcionista y normativo. Un paso decisivo en esta dirección vendría de la mano de Baldwin, cuya aportación conceptual supone la emergencia del punto de vista «constructivista» sobre el desarrollo. El autor desarrolla un sistema teórico que constituye un intento deliberado por coordinar los distintos ámbitos de estudio relevantes a la psicología evolutiva.


  • El surgimiento de las grandes teorías y la convergencia con la investigación experimental.

A principios del siglo XX se producen varios acontecimientos importantes que influirán en el desarrollo de la disciplina, si bien se ubican en otros ámbitos: el educativo y el spisicopatológico. Así, es destacable cómo a partir del movimiento psicoanalítico fundado por Freud, comienza a valorarse la posible incidencia de las experiencias tempranas en el desarrollo subsiguiente. Por otro lado, las crecientes preocupaciones pedagógicas por la escolarización y la mejora de la educación de los niños propiciaron la recuperación por el interés por su desarrollo psicológico.


En América surgía el «conductismo», fundado por J. B. Watson como una ruptura esencial con la psicología mentalista anterior, promoviendo un acercamiento netamente experimental al estudio de la conducta. En este nuevo marco teórico y de investigación no sólo se desestimaba la influencia de la herencia en el desarrollo, sino que se atribuía un papel decisivo al ambiente, interesando por tanto el aprendizaje y no la maduración.
En Europa, mientras tanto, surgía otra de las grandes perspectivas teóricas de la psicología, la teoría de la Gestalt que, como el conductismo, no supuso tampoco una aportación específica significativa a la psicología infantil y evolutiva.


  • Emergencia del enfoque cognitivo

Hacia 1960 tuvo lugar la gran expansión de la psicología evolutiva dentro de la «revolución cognitiva» que está teniendo lugar entonces y que afecta a toda la psicología. Se aplica de un modo generalizado el método experimental. Se ensayaron nuevas técnicas como las de habituación o preferencia, y nuevos indicadores como la fijación de la mirada, etc.


Desde el punto de vista teórico, el cambio de mayor repercusión en este último periodo se refiere a la emergencia del «movimiento cognitivista» a mediados de los cincuenta y que, frente al conductivismo, supone la rehabilitación el estudio científico de lo mental. En la actualidad ha adquirido ya las dimensiones de toda una ciencia, la moderna «ciencia cognitiva», que dentro de un gran esfuerzo interdisciplinar trata de integrar trabajos de filosofía, psicología, lingüística, antropología, inteligencia artificial, y neurociencia.




    1. Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos