Psicología de la emoción capítulo 9: emociones autoconscientes: culpa,vergüenza, orgullo



Descargar 1.4 Mb.
Página1/2
Fecha de conversión19.12.2017
Tamaño1.4 Mb.
Vistas89
Descargas0
  1   2
Catálogo: resumenes
resumenes -> Psicología social – tema 1
resumenes -> José bleger escuela
resumenes -> Parciales cátedra Barrionuevo
resumenes -> Tema 7 diseños de caso único
resumenes -> Introducción y reseña histórica
resumenes -> Teoría y terapia cognitiva
resumenes -> Primer Parcial de Psicoterapias
resumenes -> Filippi: El aporte de la Psicología del Trabajo
resumenes -> Los distintos enfoques acerca del trabajo, ficha de cátedra 2009

Psicología de la emoción

CAPÍTULO 9: EMOCIONES AUTOCONSCIENTES: CULPA ,VERGÜENZA, ORGULLO


1.- ¿POR QUE HABLAMOS DE EMOCIONES AUTOCONSCIENTES?

 Los psicólogos tienden a agrupar la culpa, la vergüenza y el orgullo bajo la denominación de emociones autoconscientes. La razón es que en estas tres emociones subyace, como rasgo fundamental, algún tipo de evaluación relativa al propio yo.

 Quizás fuera más apropiado denominarlas emociones autoevaluativas. Estas reacciones emocionales tienen como antecedente algún tipo de juicio de la persona sobre sus propias acciones.

2.- OLVIDO Y PROGRESIVO INTERÉS DEL ESTUDIO DE LAS EMOCIONES AUTOCONSCIENTES

 En las últimas décadas grandes avances en el estudio de las emociones. Poca Atención prestada a estas emociones debido a:



1) La especial dificultad de su estudio: al no poseer índices expresivos faciales tan claros como otras emociones: no se presten a la observación directa tan bien como la ira, la alegría, la tristeza o el asco. Su estado a través de autoinformes también plantea dificultades, ya que no se distingue muy bien entre las distintas emociones autoevaluativas.

2) Estas emociones provocaban fuertes reticencias entre los psicólogos: el orgullo, la vergüenza y la culpa resultaran demasiado etéreas para un estudio científico serio. Por otro lado, su inmediata asociación con el psicoanálisis generaba bastante recelo. Además, sus evidentes implicaciones en el ámbito de la moralidad provocaban aún más reticencia.

3) En los últimos años el interés por estas emociones ha ido progresivamente en aumento, aunque el volumen de investigación sobre las distintas emociones autoconscientes es muy desigual: existe bastante investigación acerca de la culpa y la vergüenza, pero muy poca aún sobre el orgullo.

3. RASGOS GENERALES DE LAS EMOCIONES AUTOCONSCIENTES

La culpa, la vergüenza y el orgullo, además de implicar todas ellas algún tipo de valoración relativa al propio yo como antecedente y esencial, comparten otros importantes rasgos:



  1. Las emociones autoconscientes son emociones “secundarias”, “derivadas”, “complejas”.

  • La mayor parte de los autores considera a las emociones autoconscientes: emociones secundarias o derivadas: en la medida en que dichas emociones parecen surgir como resultado de diversas transformaciones de otras más básicas.

  • Emociones complejas: requieren el desarrollo previo de ciertas habilidades cognitivas: para que aparezcan estas emociones se han de dar como condición necesaria el desarrollo de una cierta noción del yo como separado de los demás, de una cierta autoconciencia. Hasta que dicha noción no se ha desarrollado mínimamente, no pueden aparecer este tipo de emociones.

  • En apoyo a este punto de vista, Lewis y cols (1989) realizaron una serie de estudios que muestran que el desarrollo de la capacidad de sentir vergüenza, más concretamente, lo que en inglés se denomina embarrassment discurre paralelo al de autorreconocimiento: observaron que los primeros signos de embarrassment en los niños (sonreír y evitar la mirada, tocarse la cara...) aparecían entre los 15 y 24 meses eran los que mostraban autorreconocimiento.

  • El embarrassment parece ser la más rudimentaria de las emociones autoconscientes, la menos de las de carácter negativo.

  • En diversos estudios se ha mostrado que a para los 2-3 años los niños presentan muchas manifestaciones prototípicas de orgullo (mirada triunfante, cuerpo erguido…ante el éxito), la vergüenza (cabeza baja, cuerpo encogido…ante el fracaso en la tarea) y la culpa (intento de reparación tras agredir a otro niño).

  1. Las emociones autoconscientes son emociones “sociales”, “morales”.

  • Las emociones autoconscientes son también designadas por algunos autores como emociones sociales. Estas emociones tienen importantes aspectos interpersonales:

  • Dichos aspectos se hallan presentes en su desarrollo: el desarrollo en el niño de criterios acerca de lo correcto e incorrecto en la forma de comportarse, es fruto de la interiorización de los valores y normas de su cultura y resultado de la construcción del propio niño basada en sus interacciones sociales.

  • Estas emociones son también sociales por cuanto la mayor parte de las veces surgen en contextos interpersonales. Estas emociones conllevan tendencias de acción con importantes implicaciones interpersonales.

  • Implicaciones en el terreno moral: Junto con la empatía, estas emociones juegan un papel fundamental como elementos motivadores y controladores de la conducta moral. La culpa y la vergüenza actúan como un factor inhibidor de muchas conductas inmorales. El orgullo sentido ante la buena acción, en especial si es costosa, ejerce en el reforzamiento de futuros cursos de acción similares.

  • El papel de las emociones en el ámbito moral ha sido objeto de reflexión de muchos filósofos a lo largo de la historia y ha sido destacado también por autores de nuestro campo como Freud o Hoffman. Es en este sentido en el que algunos autores designan a estas emociones como emociones “morales” o “sociomorales”.

4. RASGOS ESPECÍFICOS DE LAS DISTINTAS EMOCIONES AUTOCONSCIENTES

 Cada una de las emociones autoconscientes posee características específicas: surge ante un tipo particular de eventos, supone una experiencia subjetiva diferente y conlleva unas tendencias de acción también diferentes.



Lewis (2000): propone un modelo estructural de la elicitación de las mismas en el cual es posible entender las características fundamentales de cada una de las a partir del cruce de dos variables básicas: la evaluación de la propia conducta como positiva o negativa y la atribución interna global o específica de dicha conducta.




Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos