Programación Tecnología 4º eso aragón Adarve



Descargar 0.94 Mb.
Página1/14
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño0.94 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

Tecnología 4.º ESO. Aragón.



PROYECTO ADARVE

TECNOLOGÍA

CUARTO CURSO
EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA


ARAGÓN


ÍNDICE



1. INTRODUCCIÓN


3

2. METODOLOGÍA


5

3. LAS COMPETENCIAS BÁSICAS


11

4. ACTIVIDADES, ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD, EVALUACIÓN, OBJETIVOS / CRITERIOS DE EVALUACIÓN MÍNIMOS Y EVALUACIÓN DE COMPETENCIAS




19

5. CURRÍCULO OFICIAL

27

Objetivos de etapa y de este curso mediante esta materia

27

Contribución de la materia a la adquisición de las competencias básicas


28

Objetivos de la materia y de este curso

30

Contenidos de la materia

32

Criterios de evaluación de la materia y su relación con las competencias básicas


33

Objetivos de la materia y su relación con los criterios de evaluación


39

6. PROGRAMACIÓN DE LAS UNIDADES

43

Distribución temporal de los contenidos

43


Bloque I. INFORMÁTICA APLICADA


43

Unidad 1. Hardware y software

43

Unidad 2. Diseño asistido por ordenador

47


Bloque II. SISTEMAS ELECTRÓNICOS


51

Unidad 3. Electricidad y electrónica

51


Bloque III. TECNOLOGÍAS DE LA COMUNICACIÓN


55

Unidad 4. Tecnologías de la comunicación. Internet

55


Bloque IV. CONTROL Y ROBÓTICA


59

Unidad 5. Control y robótica

59


Bloque V. SISTEMAS NEUMÁTICOS E HIDRÁULICOS


63

Unidad 6. Neumática e hidráulica

63


Bloque VI. INSTALACIONES DE LA VIVIENDA


67

Unidad 7. Las instalaciones de la vivienda

67







Bloque VII. DESARROLLO TECNOLÓGICO

71

Unidad 8. La tecnología y su desarrollo histórico

71



7. PROGRAMACIÓN DE LAS ADAPTACIONES CURRICULARES

75







Unidad 1. Hardware y software

75

Unidad 2. Diseño asistido por ordenador

77

Unidad 3. Electricidad y electrónica

80

Unidad 4. Tecnologías de la comunicación. Internet

82

Unidad 5. Control y robótica

84

Unidad 6. Neumática e hidráulica

86

Unidad 7. Las instalaciones de la vivienda

88

Unidad 8. Tecnología y sociedad

90

1. INTRODUCCIÓN
El Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, aprobado por el entonces Ministerio de Educación y Ciencia y que estableció las enseñanzas mínimas de la Educación Secundaria Obligatoria como consecuencia de la implantación de la Ley Orgánica de Educación (LOE), ha sido desarrollado en la Comunidad Autónoma de Aragón por la Orden de 9 de mayo, por la que se aprueba el currículo de la Educación Secundaria Obligatoria para esta comunidad. El presente documento se refiere a la programación del cuarto curso de ESO de la materia de Tecnología.
Como analizaremos más adelante con mayor detenimiento, una de las principales novedades que incorporó la LOE en la actividad educativa viene derivada de la nueva definición de currículo, en concreto por la inclusión de las denominadas competencias básicas. Por lo que se refiere, globalmente, a la concepción que se tiene de objetivos, contenidos, metodología y criterios de evaluación, las novedades son las que produce, precisamente, su interrelación con dichas competencias, que van a orientar el proceso de enseñanza-aprendizaje, y que en este documento se ponen de manifiesto cuando, primero, se desglosan en subcompetencias los distintos aprendizajes que cada una de ellas incorpora y, después, se interrelacionan con los criterios de evaluación específicos de cada una de las unidades didácticas, vinculados a su vez a las distintas actividades de aprendizaje.
En el modelo de presentación de las competencias básicas por el que hemos optado, reflejamos de forma especialmente operativa tanto el momento como la forma en que se trabajan durante la actividad educativa y se evalúan, bien sea una evaluación continua y formativa o una evaluación sumativa. La terminología que algunos especialistas comienzan a utilizar (descriptores, desempeños o indicadores de logro, rúbricas...), mayoritariamente en estudios e investigaciones y en menor medida en documentos didácticos como este, no se emplea en esta programación tanto por estar implícitas sus aportaciones metodológicas en aquella por la que hemos optado como por considerarla ajena, al menos de momento, a la tradición de nuestro profesorado y, en consecuencia, escasamente práctica. En cualquier caso, consideramos prioritario, por el valor que aporta a la actividad educativa, que el profesorado sepa en cada momento cómo su trabajo y el de sus alumnos está enfocado hacia la consecución de unas determinadas competencias básicas (desglosadas en subcompetencias, cada una de ellas formulada en términos de logros demostrables), y también cómo su realización puede ser medida (capacidades evaluables), ya que tanto las subcompetencias como las actividades de aprendizaje se vinculan con los criterios de evaluación de la unidad.
El planteamiento curricular de esta materia opcional en el último curso de la Educación Secundaria Obligatoria —como culminación de la formación tecnológica que el alumno ha tenido en cursos precedentes con la de Tecnologías (en esta comunidad autónoma, en segundo y tercero, y con la optativa de Tecnología aplicada en primero) y en este mismo curso con la también opcional de Informática— toma como principal punto de referencia los métodos y procedimientos de que se ha servido la humanidad para resolver problemas y satisfacer necesidades, es decir, la tecnología es concebida como el conjunto de actividades y conocimientos científicos y técnicos empleados por el ser humano para la construcción o elaboración de objetos, sistemas o entornos, no en vano ha impulsado el desarrollo de muy diversos aspectos de las distintas civilizaciones históricas desde sus orígenes. Por ello se contempla como un proceso que desarrolla habilidades y destrezas y métodos que, a su vez, permiten avanzar desde la identificación y formulación de un problema técnico hasta su solución constructiva, además de hacer hincapié en una planificación que busque la optimización de recursos y de las soluciones. Y este es el eje sobre el que pivotan los contenidos —más complejos— de este curso, en el que el alumno podrá integrar no solo los de los distintos bloques sino los de los cursos anteriores.
La aceleración vertiginosa que se ha producido en el desarrollo tecnológico en las últimas décadas (vivimos no solo en una era tecnológica sino en una permanente revolución tecnológica) y el aumento del protagonismo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (objeto prioritario de estudio en la citada materia de Informática), que han relegado a las tecnologías manuales, condicionan la necesidad formativa (educación y la cultura tecnológica) en un campo en el que el ciudadano va a ser agente activo, ya sea como consumidor o como productor de innovaciones, en suma, para mejorar su calidad de vida. Además debe servir, por su interés general, para superar la tradicional separación entre materias científicas y humanísticas (y, de paso, para desterrar la arcaica concepción de que la tecnología es patrimonio exclusivo de los hombres). Esta materia, por sus características intrínsecas y por los aprendizajes y destrezas que permite alcanzar, adquiere una gran importancia para los distintos estudios que el alumno pueda cursar en el futuro, bien sean ciclos formativos de grado medio o Bachillerato (preferentemente en la modalidad de Ciencias y Tecnología).
Esta materia, como la de Tecnologías en cursos anteriores, basa su aprendizaje en la adquisición de conocimientos (según los casos, por facilitación o por descubrimiento) y en el desarrollo de destrezas que permitan tanto la comprensión de los objetos técnicos como la intervención sobre ellos, bien sea modificándolos o creándolos, fomentando las aptitudes innovadoras en la búsqueda de soluciones a los problemas existentes y sensibilizando a los alumnos en el aprovechamiento de los recursos (en suma, un conocimiento integrado, basado metodológicamente en la dialéctica conocimiento-acción). Igualmente, los alumnos han de usar las tecnologías de la información y la comunicación como herramientas para localizar, crear, analizar, intercambiar y presentar la información, algo que no es exclusivo de esta materia sino propio de todas, tal y como se pone de manifiesto en el aprendizaje por competencias (la de tratamiento de la información y competencia digital, por ejemplo). Una materia como esta, con un fuerte componente procedimental y en la que sus contenidos se están renovando permanentemente —poco tiene que ver esta materia con la de hace unos años, y no solo por sus diferentes contenidos, también por su metodología—, debe plantearse desde unos parámetros poco academicistas si se quiere que sirva para lograr los objetivos previstos (la utilidad de los conocimientos adquiridos impulsa la motivación del alumno).
La tecnología, por su propia naturaleza y desarrollo histórico, constituye un campo privilegiado de integración de saberes (es una materia eminentemente interdisciplinar), manteniendo una estrecha relación con otras materias del currículo: ciencias de la naturaleza, matemáticas, ciencias sociales, etc. Además, facilita el desarrollo de una serie de habilidades intelectuales imprescindibles para el desenvolvimiento personal e intelectual (la capacidad de comunicación, de razonamiento, de organización y planificación, de trabajo en grupo, etc.), así como la transición desde la vida escolar a la vida laboral (y, por supuesto, para los alumnos que en el futuro vayan a cursar ciclos formativos de grado medio). Tampoco debemos olvidar que puede ser una ocasión propicia para que el alumno asuma que este campo de conocimiento —como la ciencia y la técnica, en general— no es patrimonio exclusivo de ninguno de los sexos.

2. METODOLOGÍA
La tecnología surge como resultado de la interacción entre ciencia (conocimiento) y técnica (aplicación) y busca dar solución, como hemos indicado anteriormente, a los problemas y necesidades individuales y colectivos mediante la construcción de objetos y sistemas técnicos que requerirán el empleo combinado de diversos recursos. No se debe olvidar que la tecnología es un producto social, con las lógicas consecuencias económicas, medioambientales, sociales, culturales, etc., que de ello se derivan, lo que obliga a calibrar sus efectos, mayores cada vez.
Esta materia se articula, en consecuencia, en torno al binomio conocimiento / aplicación, en el que ambos aspectos, mediante su integración, deben tener el peso específico apropiado en cada caso para facilitar el carácter propedéutico e instrumental / funcional de sus contenidos. El alumno debe saber y saber hacer y, además, debe saber por qué se hace, sobre todo teniendo en cuenta la forma tan acelerada en que se crean nuevos conocimientos y otros se quedan obsoletos (necesidad, en consecuencia, tanto de un aprendizaje permanente como de un aprendizaje que cree las bases para ese aprendizaje permanente, por ejemplo, lo que contempla la competencia básica de aprender a aprender). En suma, el alumno debe tener una información / formación que le permita tomar decisiones libre y racionalmente, garantía de un uso razonado de la tecnología, algo fundamental en alumnos que viven rodeados de objetos tecnológicos cada vez más sofisticados y para los que una parte importante de su ocio transcurre en torno a ellos (este último aspecto puede servir para reflexionar en torno a un consumo responsable y sostenible de los inagotables objetos tecnológicos que caen en sus manos, y que son desechados fácilmente y sustituidos por otros muchas veces sin necesidad, en un consumo impulsivo).
Por todo ello consideramos importante destacar algunos principios generales de actuación educativa:

  • Una parte esencial del desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje del alumno debe ser la actividad, tanto intelectual como manual.

  • El desarrollo de la actividad debe tener significado para el alumno.

  • La actividad manual constituye un medio esencial para la materia, pero nunca es un fin en sí mismo.

  • Los contenidos y aprendizajes relativos al uso de máquinas, herramientas y materiales son consustanciales a la materia.

  • La función del profesor es la de organizar el proceso de aprendizaje, definiendo objetivos, seleccionando actividades y creando situaciones de aprendizaje oportunas para que los alumnos construyan y enriquezcan sus conocimientos previos, y en las que la igualdad entre hombre y mujer puede ser un aspecto importante.

Como resultado de este planteamiento, la actividad metodológica se apoyará en los siguientes aspectos:



  • La adquisición de los conocimientos técnicos y científicos necesarios para la comprensión y el desarrollo de la actividad tecnológica (con mayor profundización en este curso gracias a los aprendizajes adquiridos en otros).

  • La aplicación de los conocimientos adquiridos al análisis de los objetos tecnológicos existentes y a su posible manipulación y transformación.

  • La aplicación a proyectos tecnológicos como término de un proceso de aprendizaje que se apoya en los dos puntos precedentes.

  • La transmisión de la importancia social y cultural de los objetos inventados por el hombre como modificación de las condiciones de vida de las distintas sociedades históricas.

Para conseguir el equilibrio del binomio conocimiento / aplicación, la propuesta didáctica en la materia de Tecnologías debe basar el proceso de enseñanza-aprendizaje en un soporte conceptual (principios científicos y técnicos) para que, posteriormente, el alumno desarrolle las acciones de análisis y proyecto, es decir, para que integre el saber y el saber hacer (sin olvidar el saber ser, es decir, los valores éticos personales y sociales que siempre deben considerarse en este campo). En consecuencia, se opta por el método de proyectos, por el cual se diseñan o proyectan objetos u operadores tecnológicos partiendo de un problema o necesidad que se quiere resolver, para pasar después a construir lo proyectado y evaluar o verificar posteriormente su validez (un ejemplo, los que figuran al final del libro de texto, como son el diseño y construcción de una puerta de garaje automática, de una puerta corredera o una silla automática).
Todas estas consideraciones metodológicas han sido tenidas en cuenta en el libro de texto a utilizar (Tecnología 4.º ESO, Proyecto Adarve, de Oxford Educación, de Jesús Moreno Vázquez, M.ª Victoria Salazar Nicolás, Araceli Isabel Sánchez Sánchez, Francisco Javier Sepúlveda Irala y Julio Olmo Escribano) y, en consecuencia, en la propia actividad educativa a desarrollar:

  • Tratamiento de los contenidos de forma que conduzcan a un aprendizaje comprensivo y significativo.

  • Exposición clara, sencilla y razonada de los contenidos, con un lenguaje adaptado al del alumno.

  • Estrategias de aprendizaje que propicien el análisis y comprensión del hecho tecnológico.

Esta forma de trabajar en el aula y en el aula-taller le permitirá al alumno un aprendizaje autónomo, base de aprendizajes posteriores, imprescindibles en una materia como esta, en permanente proceso de renovación de sus contenidos, sin olvidar su aportación al proceso de adquisición de las competencias básicas (aprender a aprender y autonomía e iniciativa personal, fundamentalmente).


Metodológicamente, es importante incorporar la investigación sobre las ideas ya establecidas y asimiladas por el alumno para avanzar en la consolidación de los nuevos contenidos. En este sentido, la introducción de nuevos conceptos se apoya en dos recursos con características propias que figuran en el libro de texto del alumno: Reflexiona y Para practicar. Además, información complementaria, como la que se incluye en Te interesa saber, Recuerda...
Desde un planteamiento inicial en cada unidad didáctica que parte de saber el grado de conocimiento del alumno acerca de los distintos contenidos que en ella se van a trabajar (Cuestiones), se efectúa un desarrollo claro, ordenado y preciso de todos ellos, adaptado en su formulación, vocabulario y complejidad a sus posibilidades cognitivas, cada vez mayores. La combinación de contenidos presentados en clase expositivamente y mediante cuadros explicativos y esquemáticos, y en los que la presentación gráfica es un importante recurso de aprendizaje, facilita no solo el conocimiento y la comprensión inmediatos del alumno sino la obtención de los objetivos de la materia (y, en consecuencia, de etapa) y la adquisición de las competencias básicas.
En una cultura preferentemente audiovisual como la que tienen y practican los alumnos, sería un error desaprovechar las enormes posibilidades que los elementos gráficos del libro de texto (y de otros componentes, como la información disponible en recursos digitales y audiovisuales) ponen a disposición del aprendizaje escolar. El hecho de que todos los contenidos sean desarrollados mediante actividades facilita que el profesor sepa en cada momento cómo han sido asimilados por el alumno, de forma que se puedan introducir inmediatamente cuantos cambios sean precisos para corregir las desviaciones producidas en el proceso educativo (actividades de refuerzo, por ejemplo), y de esta forma atender a la diversidad de aprendizajes.
El ritmo de aprendizaje de los alumnos depende del desarrollo cognitivo de cada uno de ellos, de su entorno social y de su entorno familiar, lo que implica contemplar en el proceso de enseñanza las diferentes opciones de aprendizaje, tanto de grupo como individuales: es la denominada atención a la diversidad, que se convierte en un elemento fundamental del proceso de enseñanza-aprendizaje.
Asimismo, se pretende que el aprendizaje sea significativo, es decir, que parta de los conocimientos previamente adquiridos y de la realidad cotidiana e intereses cercanos al alumno. Es por ello que en todos los casos en que es posible se parte de realidades y ejemplos que le son conocidos, de forma que se implique activa y receptivamente en la construcción de su propio aprendizaje, algo que es posible conseguir en muchos casos gracias a la importancia que tienen los contenidos relacionados con las nuevas tecnologías.
En lo que a las actividades se refiere, es necesario que el planteamiento sea, a la vez que innovador, un reflejo de los contenidos trabajados, y que estén agrupadas por orden de complejidad atendiendo a los diversos intereses y posibilidades de aprendizaje del alumno. En este sentido, en cada unidad se abarcan todo tipo de actividades, desde experimentos sencillos, a modo de Para practicar, hasta cuestiones de razonamiento, de relación de contenidos, de síntesis, a modo de Reflexiona.
En el libro de texto utilizado, además del propio desarrollo de los contenidos (y de información complementaria presentada bajo el título de Te interesa saber), hay una serie de secciones fijas en todas las unidades que inciden sistemáticamente en la metodología expuesta anteriormente: en la de Aplicación informática, excepto en la unidad 4, el alumno se familiarizará con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación como herramientas que no solo le facilitarán el aprendizaje sino que le permitirán tratar y presentar la información y simular la función de objetos; y en la de Procedimientos, se le presentarán diferentes métodos y técnicas para trabajar con materiales del entorno o para aplicar los contenidos. Asimismo, en la de Análisis de objetos tecnológicos (excepto en la unidad 3) se analizan objetos relacionados con los contenidos de la unidad, no en vano el eje en torno al que se articula la tecnología es, precisamente, el proceso de resolución de problemas tecnológicos.
Es un hecho que la consolidación de los contenidos es un paso fundamental en el proceso de aprendizaje, por lo que en cada unidad del libro de texto se complementan con un resumen a modo de mapa conceptual (Ideas claras) en el que se enumeran y resumen los contenidos básicos tratados en la unidad. Cabe destacar que las actividades del final de la unidad sirven para repasar los conocimientos adquiridos y ampliar algunos de ellos.
Es importante destacar que la materia de Tecnologías debe incidir de forma sistemática en la adecuación de las actividades a los contenidos desarrollados, de forma que el alumno comprenda e interiorice el trabajo del aula. En la actividad diaria, tanto en el aula como en otros espacios de aprendizaje, se puede trabajar con diversas fuentes de información: documentos de revistas especializadas, prensa diaria, páginas web y bibliografía (el alumno debe leer en clase en todas las materias del currículo, también en esta), de forma que el profesor decida en cada caso los materiales más adecuados para cada estilo de aprendizaje del grupo, en general, y de cada uno de los alumnos, en particular

Los contenidos, en la legislación vigente, están organizados en bloques, aunque en su tratamiento docente no tienen por qué ser necesariamente diferenciados unos de otros, y que en este curso, y de acuerdo con los materiales curriculares utilizados, son los siguientes:



  • Instalaciones en viviendas: contenidos relativos a los componentes de distintas instalaciones de una vivienda (suministros de agua, gas, electricidad, protección contra incendios, domótica...), componentes que deben ser reconocidos tanto en un plano como en una situación real, y sobre los que se potenciará su uso racional para ayudar al ahorro energético (energías renovables).

  • Electrónica: acerca de los dispositivos electrónicos y sus componentes en los ámbitos doméstico e industrial y de las posibilidades de uso que permiten.

  • Tecnologías de la comunicación: sobre los principios de funcionamiento y uso de los sistemas de comunicación alámbrica e inalámbrica.

  • Control y robótica: basados, sobre todo, en la construcción de un dispositivo mecánico.

  • Neumática e hidráulica: acerca de la identificación de los componentes de los circuitos, la identificación de válvulas, la interpretación de esquemas..., es decir, de las aplicaciones de las tecnologías neumática e hidráulica.

  • Tecnología y sociedad: contenidos que permiten reflexionar sobre las consecuencias sociales, económicas, medioambientales, etc., del avance tecnológico, en general, y del uso de diferentes objetos tecnológicos, en particular, sin olvidar su contexto.

En este sentido, el libro de texto utilizado organiza cada unidad con una estructura similar, y cuyas distintas secciones atienden a las diferentes exigencias metodológicas indicadas:



  • Una página inicial, con una serie de preguntas de diagnóstico inicial (Cuestiones) a partir de una ilustración que llamará la atención sobre los contenidos.




  • Un desarrollo expositivo de la unidad:

    • Desarrollo, intercalando contenidos conceptuales, procedimentales, principalmente, y actitudinales, así como texto e ilustraciones, dibujos y fotografías, lo que suele finalizar con actividades.

    • Los contenidos más relevantes se resaltan mediante un cuadro de color para que no le pasen desapercibidos al alumno.

    • Actividades para reflexionar y avanzar en el aprendizaje (Reflexiona y Para practicar).

    • Información complementaria, a modo de textos, dibujos, fotografías, Te interesa saber, vocabulario explicativo...




  • Una página de Ideas claras, a modo de resumen textual de los contenidos de la unidad.




  • Una o dos páginas de Análisis de objetos tecnológico (unidades 1, 2, 4, 5, 6, 7 y 8), en las que se analiza un objeto relacionado con los contenidos de la unidad, de modo que se interrelaciona la tecnología con la resolución de problemas tecnológicos.




  • Una o dos páginas de Aplicación informática (unidades 1, 2, 3, 5, 6, 7 y 8), cuya finalidad es acostumbrar al alumno a manejar las tecnologías de la información y la comunicación en muy diversos momentos del proceso tecnológico.




  • Varias páginas de Procedimientos, en las que se describen detenidamente métodos y técnicas para trabajar con diferentes materiales.




  • Doble página de Actividades finales, que sirven tanto para aplicar y revisar los contenidos de la unidad como para ampliar algunos de ellos. Las que tienen una dificultad mayor están indicadas con la letra D.




  • Evaluación de competencias básicas:

    • Al finalizar cada uno de los siete bloques en que se han organizado los contenidos (unidades 1 y 2; unidad 3; unidad 4; unidad 5; unidad 6; unidad 7; y unidad 8) se presentan dos o cuatro páginas de actividades que permiten evaluar el proceso de adquisición de las competencias básicas, es decir, la competencia del alumno para aplicar los conocimientos adquiridos en situaciones propias del mundo real.

Es conveniente destacar que el apartado 5 de esta Programación (Currículo) se ha organizado atendiendo a la necesidad de establecer algunas vinculaciones entre diversos elementos prescriptivos del currículo, aquellas que son consecuencia, primero, de su análisis y reflexión y, después, aquellas que van a tener su repercusión inmediata y directa en la actividad educativa. En este último caso se considera especialmente importante la interrelación entre los criterios de evaluación de la materia y las competencias básicas, así como la de los objetivos de la materia con esos mismos criterios de evaluación, ya que de esta forma se logra saber tanto si el alumno va alcanzando o no las competencias básicas que tiene asociadas esta materia como la forma en que la aplicación de unos criterios de evaluación permite que el alumno alcance unos objetivos que están formulados en términos de capacidades, y que por su expresión tienen una estrecha relación con las competencias básicas.


En el apartado 6 (Programación de las unidades) se mantiene, cuando se identifican los contenidos que se trabajan en cada unidad, una división en la tipología ya clásica (conceptos, procedimientos y actitudes), independientemente de que no aparezcan diferenciados así en la legislación, ya que están presentes en el currículo escolar y permiten diferenciar, mediante su concreción, distintas estrategias de enseñanza-aprendizaje, las mismas que se deducen de la lectura de los demás elementos del currículo (objetivos, competencias básicas y criterios de evaluación). Por ello, insistimos en que no debe olvidarse que los alumnos siguen aprendiendo integradamente conceptos, procedimientos (habilidades, destrezas) y actitudes, de forma que todos ellos se ponen al servicio de la adquisición de las competencias básicas.
En cada una de las 9 unidades didácticas en que se han organizado / distribuido los contenidos de este curso, se presentan en este documento unos mismos apartados para mostrar cómo se va a desarrollar el proceso educativo:

  • Objetivos de la unidad.

  • Contenidos de la unidad (conceptos, procedimientos y actitudes).

  • Contenidos transversales.

  • Criterios de evaluación.

  • Competencias básicas / subcompetencias asociadas a los criterios de evaluación y a las actividades de aprendizaje.

Estas necesidades formativas del alumno pueden ser logradas mediante el uso de muy diversos materiales curriculares, además del citado libro de texto, y que en este caso están a disposición del profesor para que los utilice en los momentos adecuados: su guía didáctica, a modo de carpeta de recursos fotocopiables / imprimibles (esquema de contenidos de la unidad, bibliografía, cuestiones de diagnóstico previo, sugerencias didácticas, solucionario, actividades de refuerzo y ampliación, pruebas de evaluación, evaluación de competencias, proyectos, adaptaciones curriculares...), y el DVD de recursos multimedia (presentaciones, animaciones, enlaces web, actividades, vídeos, libro digital, generador de evaluaciones, contenidos autonómicos), así como el material fotocopiable o imprimible que incorpora —Actividades de refuerzo y ampliación, Pruebas de evaluación, Pruebas de evaluación de competencias, Proyectos, Proyectos guiados, Adaptaciones curriculares...—). Todos estos materiales forman parte del Proyecto Adarve (Oxford EDUCACIÓN).




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad