Programa del curso – parte II práctica de Alquimia Interior


CLASE II-13 - EL Cuerpo Emocional



Descargar 2.09 Mb.
Página14/49
Fecha de conversión27.10.2018
Tamaño2.09 Mb.
Vistas647
Descargas0
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   49

CLASE II-13 - EL Cuerpo Emocional


La frontera física para el cuerpo emocional, es todo el sistema nervioso; pero se puede decir que el cerebro emocional se aloja en la mitad del cerebro. Esto incluye el sistema límbico, que es un circuito que sirve como portador de mensajes y recuerdos. Allí, la corteza cerebral tiene conexión con el hipotálamo, el sistema de inmunidad y el sistema nervioso automático. El circuito emocional afecta todo el cuerpo.

En la literatura metafísica se le llama al cuerpo emocional, cuerpo astral o cuerpo del deseo. El conocimiento de este cuerpo es el deseo. Anhela la creatividad en interacción con otras energía; su naturaleza es la de extenderse, mezclarse y expresarse. Su deseo original es abrazar la creación y al fundirse en ella elevar su vibración y retornarla al Creador.

Debemos recordar que el cuerpo emocional es parte del cuerpo del planeta. debido a la naturaleza adhesiva y egoísta que sentimientos mal calificados impusieron al planeta, la sutil fluidez inicial de ese cuerpo se fue volviendo cada vez más densa y pegajosa. Esta sustancia se expande, se adhiere a sustancias similares creando una sensación de pesadez.

Este cuerpo también está asociado con la proyección astral (que es distinta a las experiencias fuera del cuerpo, desarrolladas principalmente en los cuerpos etéricos o elevados). Deseos emocionales, en especial sentimientos intensos como la rabia, el miedo, el deseo sexual y la curiosidad harán que uno se proyecte astralmente hacia el objeto del deseo.

Estos viajes normalmente agotan al cuerpo físico por las simple razón que el cuerpo astral o emocional es un estado de ser más que un cuerpo en sí. Éste extrae la vitalidad del cuerpo físico. El deseo reviste al doble etérico de una densidad que se experimenta como vibración lenta y pesada atraída magnéticamente hacia la tierra. Cualquier que haya tenido experiencias de proyección astral describe éstas como si estuviese moviéndose en el agua, o en declive; de atravesar paredes y flotar o sentirse que está nadando, volando o caminando por superficies escabrosas.

Los astrales "inferiores" (término acuñado por los teosófistas) se refieren a los deseos colectivos de la humanidad situados a nivel de los chakras inferiores. El Cuerpo Emocional en sí es gobernado por la actividad (atracciones, repulsiones y lecciones kármicas) de los tres primeros chakras. Una vez que el sentimiento llega a nivel del chakra del corazón la actividad es transferida a uno de los cuerpos superiores.

El cuerpo emocional se desarrolla en la excitación e interpreta la ausencia de este tipo de titilación como aburrimiento. Al igual que el chakra del ombligo del cual es paralelo, el cuerpo emocional posee todas las propiedades del agua y es fácilmente conmocionado y agitado. Un individuo encadenado a la consciencia de este cuerpo tiene intensos gustos y disgustos y es de alguna manera adicto a la estimulación del segundo y tercer chakra (sensaciones, sensibilidad emotiva y acción).

Este es el cuerpo principal involucrado en todo tipo de relaciones ya que carga las marcas de otras vidas en formas de vórtices. Su intensidad en sí es la responsable de perpetuar el karma: venganzas y todos los asuntos relacionados con entregas contractuales y condicionales, expectativas y las diversas formas de manipulación que operan en las relaciones.

Como esta energía tiene la tendencia de proyectarse a sí mismo, nosotros proyectamos nuestras emociones hacia el medio ambiente en forma de juicios y acusaciones. Nosotros odiamos, nos disgustamos o nos irritan gentes o situaciones que reflejan algo dentro de nosotros o de nuestra historia emocional que aún no hemos logrado trabajar. En otras palabras, todavía luchamos con ellas.

Esto se puede observar en aquel perfeccionista que trabajando concienzudamente en su deseos de perfeccionarse llega a convertirse en un fanático que demanda que los demás estén en su misma onda. Se convertirá en un ser intolerable y petulante. En suma, será un tipo desamorado y áspero a pesar de querer ser generoso y amable.

Este individuo es también el típico ejemplo de alguien que no se quiere lo suficiente y es intolerante y exigente consigo mismo. Lo que él considera una virtud es un rasgo negativo. El amor "empieza por casa".

Este mismo principio se aplica al perdón. A la gente que no perdona le resulta muy difícil perdonarse a sí misma. La llave está en nosotros. Amarnos a nosotros mismos. Si no estamos capacitados o no podemos hacerlo significa que hemos comprado actitudes, creencias o juicios que otros han proyectado sobre nosotros. Aprendemos a amar siendo amados y la mayoría de nosotros no conoce el amor porque nuestros padres no fueron amados tampoco y así continúa la cadena.

Las ataduras que existen en nombre del amor son sumamente destructivas.

Un clarividente vería esto como líneas de fuerza densas y lóbregas que encadenan los cuerpos emocionales de las personas en un perpetuo intercambio de poder, de actitudes y creencias, al grado de no saber más cómo sentirse.

Esto debe parar de alguna manera utilizando la energía espiritual y una nueva perspectiva de vida. Necesitamos revalorizar las actividades de nuestra vida cotidiana.

El miedo y la duda son las entradas principales de la negatividad. Si se examina veremos que están basados en la creencia equivocada de que estamos solos en un mundo extraño. Cuando no podemos confiar en un Dios, en un ser superior o en las fuerzas de la Luz, nos sentimos vulnerables y asustados. El miedo se expresa como duda a nivel mental. Uno no puede confiar en sí mismo, por ende, no puede confiar en el otro. Esas dos actitudes bajan la frecuencia de nuestras vibraciones del miedo y de la duda. Aún aquellas de nuestro clásico perfeccionista cuyo miedo secreto sería el de cometer errores o ser demasiado indulgente.

Es sumamente importante mantener ininterrumpidamente un cuerpo emocional armonioso. Ésta es la única manera de construir un ímpetu positivo en lugar de negativo, puesto que la energía emocional se basa en el impulso.

El trabajo de la metafísica en este nivel es comprender y experimentar nuestras propias atracciones y repulsiones, así como nuestro comportamiento reactivo y receptivo. Necesitamos observar nuestras "calificaciones" (la manera que vemos la realidad mediante la proyección de nuestras emociones) y convertir las malas calificaciones en propuestas positivas. Más aún, necesitamos cuidar nuestras expectativas. Todo el mundo se queda atrapado en el espejismo de su Cuerpo Emocional. Ser sensible no sólo a sí mismo, sino también al hecho de que otros por virtud de sus propias proyecciones no son capaces de verse a sí mismos ni a otro.



Sugerencia

Pregúntese:

¿Cómo me siento?

¿Estoy reaccionando automáticamente o respondo de manera genuina a mi medio ambiente?

¿Cómo me proyecto? ¿Transmito con éxito mis sentimientos o se me interpreta de otra manera?

¿Cómo puedo cambiar la forma en que me percibo a mí mismo?

¿Cómo puedo cambiar la forma en que otros me perciben?

¿Cómo soy en mi más estricta privacidad? ?Y cómo difiere eso de lo que soy en público?

¿Cómo soy con mi mejor amigo? ¿Con un extraño?

¿Cuáles son mis gustos y disgustos? ¿Cuán adicto soy a ellos y a ciertos patrones emocionales?

¿Quién no me gusta y por qué? ¿Tendrán esas personas rasgos que no quiero reconocer en mí mismo?

Una vez que contestemos estas preguntas con toda honestidad, necesitaremos empezar a actuar sobre lo que hemos notado. Especialmente, en lo que se refiere a las personas y características que nos disgustan, aunque sea levemente. Esas vibraciones, como ondas sonoras que son, viajan hacia el objeto de nuestro disgusto y nos regresa con la misma cualidad amplificada, alojándose en nuestra aura y sumándose al "pegote".

La materia del Cuerpo Emocional, al igual que las otras sustancias desde la más refinada a la más densa, responde al ritmo, en especial a la música. Ama el arte, la naturaleza y todo el espectro de emociones humanas. La intensidad emocional es propensa a la actividad cíclica. Al entender esto, podremos organizar nuestras vidas para contraponer "la caída" que normalmente sigue a la actividad cumbre y desviar el síndrome maníaco depresivo que caracteriza la mayoría de nuestros comportamientos sociales. De esta manera empezamos a ejercer una cierta maestría sobre las energías del cuerpo emocional, estableciendo el equilibrio que brinda la armonía.

* * * * *



EL TUBO PROTECTOR DE LUZ

El Tubo de Luz es una emanación del Dios Interior resultante del contacto invocado y sostenido que se tiene con Él. Esta emanación desciende desde ese nivel rodeando al cuerpo físico en forma de tubo o cilindro. Fíjese que aún pareciéndose al séptimo cuerpo es totalmente diferente. Se le construye conscientemente y es protector.

Dejando de lado el nivel de la sustancia física, el tuvo de luz es una actividad protectora natural del Dios Interior sobre sus vehículos de expresión. (También se utiliza como túnel o pasaje para viajes fuera del cuerpo o al morir). Desde el inicio de la corporización física sobre el planeta, la actividad de este tubo fue automáticamente mantenida.

Con el pasar de los siglos fuimos volcándonos cada vez más hacia la obtención de satisfacciones físicas y personales olvidándonos de integrarlas con nuestras experiencias espirituales. De esta manera logramos disminuir nuestra orientación, dañarnos los escudos protectores y entregar nuestros poderes divinos. Esto sucedió de manera natural: al disminuir nuestra actividad vibratoria las frecuencias de Luz no pudieron mantenerse y nuestro accesos a ella se opacó.

Durante estas verdaderas "épocas oscuras" del alma corporizada sobre el planeta hemos estado operando sin protección alguna. Esto nos ha convertido en fáciles victimas de la manipulación y la superstición y no es sorpresa que hayamos llegado a desesperarnos a un punto tal que prácticamente negamos la existencia de la Divinidad. Inclusive en lugares donde se enseñaron métodos de protección, se vieron éstos velados por miedos y fanatismos convirtiéndolos en simples prácticas rituales sin ningún tipo de comprensión interna. Hemos rezado tanto a un Dios externo que aunque decimos que somos Uno con Él, simplemente no vivimos de acuerdo con ello. Si lo hiciésemos aunque sea un solo día, seríamos testigos de milagros.

Para recuperar la protección perdida, debemos mirar hacia la Luz y reconstruir conscientemente el tubo de Luz utilizando los tres poderes creativos del pensamiento, el sentimiento y la palabra hablada. El primer paso implica tener fe en el poder del Dios Interior, identificarnos con Él, tener confianza en la experiencia, recordarla con frecuencia y ponerla en práctica. En otras palabras, ATREVERNOS A CREER. Después, HACEMOS EL LLAMADO.

Todo tiene un ritmo. Todo lo que se manda hacia fuera retorna hacia el que lo envió energéticamente. UN LLAMADO OBLIGA A UNA RESPUESTA. Esta es una verdad energética y el significado de lo que el Maestro Jesús dijo: "Pedid y recibiréis". Todas las llamadas son contestadas. El problema radica en la forma en que se hace el llamado y no en cómo se le contesta. Si alguien proyecta el llamado con miedo y limitación de conocimiento, recibirá igual tipo de respuesta. Si su proyección es de inocencia y confianza, cosechará definitivamente efectos positivos. Si es proyectado con pleno poder y conocimiento, con pureza de intención, con un compromiso y propósito definido, no existirá milagro suficientemente grande.

El proceso de reconstrucción implica llamar al Dios Interior o conectarse con Él. Al principio, parecerá que uno sigue rezándole a un Dios Externo pero una vez que se crea el espacio para recibir la energía de la Divinidad, la experiencia será innegable. Deberá cambiar de sitio con la Divinidad. Teniendo en cuenta que la energía proyectada es la del Amor, la invocará y luego se proyectará en ella usando una visualización creativa.

Al reconstruirse el Tubo de Luz, necesitará dirigirse a su Dios Interior invocando el Llamado con palabras como éstas:

"Amada presencia de Dios YO SOY en mí: Te envío mi amor y te pido me envuelvas en tu purísima sustancia electrónica de Luz que me protege y aísla de todo aquello que no venga a la Luz y que conscientemente no vengan por bien".

Al decir este tipo de palabras (sugiero que cree las suyas propias y las repita durante un tiempo hasta que experimente su verdadera potencia), necesita sentir conscientemente lo que está diciendo, experimentar el poder de ese sentimiento y el circuito que con Él se está creando. También necesitará mantener la visualización y hacerla tan real que querrá levantar los brazos y extenderlos alrededor suyo, percibiendo el pensamiento que ha creado mediante el poder del espíritu (identificación).

Mírese y siéntase como ese Dios Interior. Al mirar hacia abajo, visualícese rodeado de un cilindro hecho de un enorme rayo de luz que usted mismo ha proyectado desde su Dios Interior. Envíese a sí mismo (ahí abajo) tanto amor que sentirá que le explota el corazón. Visualice ese amor descendiendo y cubriendo su cuerpo físico, fortaleciendo el tubo o cilindro de pura sustancia de Luz Electrónica.

Regrese y siéntase a sí mismo desde su perspectiva humana, rodeado de este tubo de luz. Podrá afirmarlo con palabras como éstas:

YO SOY un hijo de la Luz. Yo amo la Luz. YO SOY protegido, iluminado y sellado por la Luz. Me muevo en la Luz y por siempre viviré en la Luz.

Preste atención, a partir de este momento, en el uso de las palabras YO SOY. Que le sirvan de recordatorio de su Dios Interior del Dios YO SOY.

Puede decir también:

YO SOY el círculo de protección alrededor mío que es invencible y repele todo aquello que no esté acorde con mi ser y con mi mundo. YO SOY la perfección de mimando, ahora y siempre.

Siempre se termina con una declaración de aceptación y con una bendición-expresión de reconocimiento, gratitud y santidad.

Por ejemplo:

En el conocimiento YO SOY todo tiempo y espacio son Uno y mientras digo estas palabras lo Estoy Creando. Lo sé. Lo veo. Lo creo. Lo acepto. Y con toda humildad lo agradezco

Esta es una experiencia de mucha humildad y a la vez, de poder. Al hacer el Llamado pidiendo su cilindro de Luz Protectora, está ejerciendo su autoridad sobre la sustancia física y su responsabilidad en la creación de su propio mundo. Está reconociendo también su propio Dios Interior y el poder de la Luz que es Espíritu. En el pasado, erramos al emplear demasiado poder calificado personalmente o demasiada humildad. Lo primero nos endureció, lo segundo nos hizo ineficaces para este mundo.

La última fase para hacer el Llamado es el sello, el reconocimiento que convierte la visualización en realidad física:

ASÍ SEA. ESTÁ HECHO. AMÉN

* * * * *



EL DECRETO COMO UN MÉTODO DE INVOCACIÓN

"Decretaréis una cosa y la misma os será dada".

La habilidad del estudiante para visualizar la Actividad que Él está decretando que se le establezca o sea establecida a través de Él, y la cantidad de sentimiento positivo, o sea, la fe puesta en la eficacia de esa Actividad para obtener el control de una situación, forma más del ochenta por ciento del Poder en el Decreto. Por lo tanto, el interés del estudiante debe estar detrás del Decreto y su energía debe ser positiva y controlada, si el resultado ha de ser de una naturaleza positiva.

La cantidad de poder que es liberado mediante el Decreto varía de acuerdo a la naturaleza del estudiante.

El control de la energía a través de las cuerdas vocales, es determinada por la totalidad de Maestría que posee el individuo sobre el cuerpo emocional. El volumen del sonido no es importante como lo es la calidad del mismo. Por ejemplo, los gritos histéricos de una persona tienen mucho volumen pero no están contribuyendo a ningún servicio. Sin embargo, existe el llamado controlado de los Iniciados que puede devolver la vida y que, al aplicar volumen y poder, se sabe que rompe cristales y destruye paredes.

Algunos individuos pueden, por su naturaleza, ser extremadamente positivos en el uso del bajo tono de la Maestría. Otros no pueden transmitir el sentimiento si no es mediante el ejercicio de una cantidad de fuerza física que da seguridad de su cumplimento a las corrientes de vida. Aquí la libertad es la orden del día. La acción es el requisito de la hora. El control balanceado de la energía, sea esta acompañada por una "voz fuerte", como aquella con la cual Jesús sacó a Lázaro de la tumba o de la Voz del Silencio, mediante la cual el sol "escucha" la orden de levantarse cada mañana de su lecho nocturnal.

Cuando el decreto es acompañado con la visualización de la Actividad del Fuego Sagrado que se está invocando, la cualidad positiva de la voz del estudiante evitará el sentido de inseguridad que es algunas veces aparente en la energía de la vida del estudiante.

La importancia de un decreto audible descansa en el hecho de que las formas de pensamiento y sentir están revestidas en la sustancia, energía y acción vibracional de la Octava en la cual la apariencia de angustia habita.

* * * * *

MEDITACIÓN 7 - A

Duración: 2 Semanas. Leer por día por lo menos una vez cada afirmación

1) YO SOY EL ENTENDIMIENTO Y LA COMPRENSIÓN ENTRE TODOS LOS SERES Y EN TODAS PARTES.

Esta afirmación asegura la paz entre los hombres. Si existiera el diez por ciento en cada nación que repitan esa afirmación terminarían para siempre las guerras y las riñas.

Cada aspirante, lector de estas líneas, debe convertirse en líder de su ambiente; formar la determinación de eliminar y limpiar su mundo de toda pelea y disgusto entre todos los seres que se ponen en contacto con Él.

2) YO SOY LA ILUMINACIÓN DE CADA SER QUE VIENE AL MUNDO.

Dejemos que la razón introduzca esta convicción en la imaginación y gocemos en el placer de ser purificadores e iluminadores de la humanidad. Pero debemos recordar siempre tres condiciones: 1) No se debe tener lengua (obrar calladamente). 2) Practicar si es posible cada hora y cada minuto. 3) Tratar de ser más sabio y más humilde; ser el canal de la Sabiduría YO SOY para aumentar nuestro poder.

3) YO SOY LA ÚNICA PRESENCIA INTELIGENTE QUE OCUPA TODOS LOS CARGOS.

Es la más grande verdad que debe regir en la imaginación, porque YO SOY la inteligencia única en el Universo entero y por lo tanto YO SOY VIDA, ESPÍRITU, PODER, expresándose en varios grados de manifestación.

La inteligencia de la mente, para no errar, debe ser sirviente del espíritu, incapaz de error. La mente como sirviente es buena, pero como amo vive siempre basada en la evidencia de los sentidos y no en la verdad. El intelecto arguye y yerra. YO SOY la VERDAD.

Para que la Inteligencia del YO no cometa errores debe repetir siempre: LA MENTE INFINITA ME AMA, ME CORRIGE Y APRUEBA LO QUE HAGO.

4) YO ESTOY AQUÍ, YO ESTOY ALLÁ

Esta sentencia da súbitamente fuerza y energía, otorga armonía y valor, porque YO SOY como el sol que alumbra y derrama sin medida sabiduría, vida, salud, poder, acierto, riqueza y todo lo bueno: ésta es la Ley de su Ser. Los que rechazan sus dones son nuestra libre voluntad y los pensamientos negativos, así como cuando nos escondemos en un sótano y no podemos recibir los rayos benéficos del sol.

5) YO SOY LA PRESENCIA DE TODO BIENESTAR DESEADO

El sol nos da vida y calor, en él no hay muerte ni frío; del mismo modo YO SOY no puede radiar más que amor, vida y bienestar. YO SOY es todo lo positivo, no cambia nunca, hagamos lo que hagamos o lo que hayamos hecho; siempre nos envuelve con su amor y felicidad. El sol no deja de brillar y dar vida si el hombre se convierte en egoísta y malo.

6) YO SOY LA PRESENCIA INVISIBLE EN TODO LO VISIBLE. YO SOY LA DICHA, EL GOCE Y LA FELICIDAD EN TODO

Hay muchos que creen que al atormentar el cuerpo y privarlos de sus placeres lícitos se vuelven más espirituales. Aún hay muchos que interpretas equivocadamente las palabras de Jesús cuando dijo: "Si quieres ser perfecto.. carga la pesada cruz y sígueme" y de esta manera creen que el pobre no debe gozar por obtener lo que necesita y el enfermo, por su salud.

El mismo Nazareno enseñó: "Venid y recibiréis, que vuestra dicha sea plena". Negarse a sí mismo y cargar con la cruz es eliminar el yo egoísta que está buscando siempre su comodidad a costa de los demás. De éste yo, habló Jesús y no de martirizar el cuerpo.

7) YO SOY LA PRESENCIA, DIOS EN ACCIÓN EN TODO SER

No debemos desalentarnos al no recibir inmediatamente la respuesta. La culpa está en nuestra manera de pensar y de obrar. YO SOY EL AGUA Y LA VIDA, pero la mente del Yo Corporal no sabe o no quiere beber de esa agua de la dicha y de la felicidad. La afirmación continua conduce a una realización verdadera y segura.

* * * * *




Compartir con tus amigos:
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   49


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos