Programa de formacion para laicos-as


El laico Ignacio de Loyola



Descargar 0.52 Mb.
Página4/4
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño0.52 Mb.
1   2   3   4

El laico Ignacio de Loyola

Lo primero que quiero resaltar, es el carácter de laico de Ignacio de Loyola cuando experimentó todas aquellas vivencias que luego plasmó en los Ejercicios Espirituales, y finalmente marcaron el modo en la Compañía de Jesús. Ignacio de Loyola era laico, cuando inició su proceso de conversión en Loyola y empieza a reconocer la existencia de diversos espíritus. Era laico, cuando vivió la intensa experiencia de Manresa24. Era laico, cuando experimentó y escribió los Ejercicios Espirituales. Era laico cuando empezó a tener junto a él compañeros a los que les fue dando los Ejercicios, y así, les fue comunicando un modo específico de ser.


La espiritualidad Ignaciana, la ignacianidad, nace pues como un carisma25 laical, descubierto por un laico y con una metodología -los Ejercicios- que fueron concebidos desde esta perspectiva. Sólo pasados muchos años y muchas experiencias, los compañeros deciden constituir la Compañía de Jesús, en donde se plasma la espiritualidad Ignaciana cuando ésta se hace congregación religiosa. Pero el origen del carisma Ignaciano, es laical: en Manresa, en 1522, vivió Ignacio la experiencia espiritual más fuerte (la misma que luego plasma como “método” en los Ejercicios espirituales), y sólo hasta 1534, en Montmartre (París) hace votos religiosos; es decir, durante más de diez años vivió su espiritualidad como laico. La compañía de Jesús da un modelo de cómo se hace cuerpo un carisma, pero no lo agota, por principio. El carisma Ignaciano puede ser vivido – y es vivido- en personas y en instituciones no jesuitas, con pleno derecho26.
Estas afirmaciones, toman fuerza, si miramos detenidamente la historia de Ignacio. La fuente de la espiritualidad Ignaciana se dio en la experiencia de Manresa, justo después de su conversión, y esta experiencia la vivió él como un laico. Como laico, Ignacio escribió los Ejercicios después de haber sido una experiencia vivida en él. El peregrino penitente –laico- que llega a Manresa, sale convertido en un peregrino apóstol –laico-. Esos once meses son de los más decisivos en la vida de Ignacio y en su obra: durante esa estadía es cuando tiene una de las experiencias místicas que más marcaran a Ignacio: la del Cardoner27. Allí, -como él mismo lo expresa-:
se le empezaron a abrir los ojos del entendimiento; y no que viese alguna visión, sino entendiendo y conociendo muchas cosas, tanto de cosas espirituales como de cosas de fe y de letras; y esto con una ilustración tan grande que le parecían todas las cosas nuevas (...) y no se puede declarar los particulares que entendió entonces, aunque fueron muchos, sino que recibió una grande claridad en el entendimiento; de manera que en todo el discurso de su vida, hasta pasados setenta y dos años, coligiendo todas cuantas ayudas haya tenido de Dios, y todas cuantas cosas ha sabido, aunque las ayunte todas en uno, no le parece haber alcanzado tanto, como de aquella sola. Y esto fue en tanta manera de quedar con el entendimiento ilustrado, que le parecía como si fuese otro hombre y tuviese otro intelecto, que tenía antes (Autobiografía, Nº 30)28
Luego, una vez que se ha persuadido Ignacio de que no puede vivir y morir en Tierra Santa, como era su hondo deseo desde su convalecencia, comienza –porque experimenta que lo necesita para poder fundamentar y contagiar su experiencia- la formación intelectual. Allí su vocación laical, la típica suya, comienza a manifestar un elemento importante: búsqueda de compañeros a quienes les va dando los Ejercicios y les va comunicando un modo de ser. Pedro Fabro, uno de sus primeros compañeros, en 1540 es el fundador y animador de uno de estos grupos llamado “congregación del Nombre de Jesús”. El objetivo de esta agrupación era la renovación de la vida espiritual de los seglares, el apostolado de enseñar la doctrina cristiana, asistir a los pobres vagabundos y acompañar a los ajusticiados en la hora de la muerte29.
Sin embargo, la Compañía de Jesús, por muchas razones históricas, prácticamente se ha adueñado de toda la espiritualidad Ignaciana, de toda la ignacianidad. A pesar de que desde muy tempranamente había instituido las Congregaciones Marianas (agrupaciones estudiantiles que emanaban de la experiencia de los Ejercicios en donde se unían virtud, ciencia y servicio) seguía siendo el carisma algo de pertenencia exclusiva de los jesuitas. De algún modo lo compartían con los laicos en estas Congregaciones, pero que no eran considerados, finalmente, como auténticamente ignacianos. Por otra parte, también desde el mismo inicio de la Compañía, hubo una atracción de aplicar el carisma a institutos religiosos femeninos30, y aunque existieron algunos fundados según este carisma, fueron respaldados por algún jesuita en particular, pero no aprobados por la Compañía de Jesús como tal. Es decir, de cierto modo, “robaban” el carisma Ignaciano, pero no les era legítimamente compartido.
Una de las grandes aplicaciones de esta espiritualidad Ignaciana hecha por los jesuitas para la vivencia del carisma desde los laicos(as), a lo que llamamos ignacianidad, fue la ratio studiorum31. Como es bien conocido, con las primeras Reglas del Colegio Romano se fue elaborando el documento que culminó en esa estructura de los estudios promulgada en enero de 1599. La ratio, fue la guía del sistema educativo de la Compañía por doscientos años.32 Esto, en principio, debió ser siempre fuente de ignacianidad, en muchos de nuestros estudiantes. Es decir, siguiendo la estructura de estudios propuesta por la ratio, se haría de quienes estudiaban en nuestros colegios, personas Ignacianas, ya que con dicho plan de estudios, se les transmitiría el carisma ignaciano.
El desconocimiento de este documento de la ratio studiorum, el anquilosamiento del modelo, la imposibilidad de un sistema unificado de educación para todos los colegios de la Compañía en el mundo, el avance de la ciencia –que no quedaba asumido en él- y la inquietud de si la educación ofrecida en los colegios de la Compañía cumplía la finalidad apostólica de la misma, lleva primero, al olvido este documento, y luego a una nueva formulación sobre lo que es la espiritualidad ignaciana y la educación de la Compañía33. Posteriormente, estas mismas inquietudes, y la necesidad de hacer más práctico el modo de aplicar la ignacianidad a la educación, hacen que se elabore el Paradigma Pedagógico Ignaciano (PPI): una experiencia educativa formulada desde el mismo esquema de los Ejercicios Espirituales.34.
A pesar de esto, mirándolo sólo desde esta perspectiva, queda reducida la ignacianidad al ámbito educativo, y por tanto a las personas que se encuentran en este campo, o a una herramienta pedagógica35; más que a un modo de vida, a una manera de situarse en el mundo, que es lo que tendría que ser.

Tomado de:

La espiritualidad ignaciana, es laical. Carlos R. Cabarrús, sj. Revista Cardoner, URL, 2000.

El dinamismo de los Ejercicios Espirituales:

Principio y Fundamento (P y F):


  • Aclararme:

  • Cómo estoy, qué deseo, qué quiero (estructura vulnerada y positiva)

  • Cómo soy, quién soy, que me mueve en la vida (Un TCP podría ayudar en el PyF)

  • Cómo yo soy obra de dios para hacer las obras de Dios

  • Cuáles son los grandes vectores de mi vida.




  • Compararlo con lo que Dios quiere de nosotros para la humanidad: El Plan o sueño de Dios. (me escribo una carta de parte de Dios)

Es importante limpiar los fetiches de "dios" para no reconocer el sueño de Dios con el sueño de un fetiche de dios.


  • Viendo el sueño de Dios y desde mi PyF abrirme a desear el sueño de Dios, ver mi disponibilidad. Optar por la libertad frente a las grandes sombras: vida larga que corta, riqueza que pobreza…

Ver la gratuidad de Dios en la humanidad

  • Provoca disponibilidad (insignificancia), que se convierta en el: Sólo Dios es absoluto; Todo es medio; Tanto cuanto.




  • Instrumentos:

Mis imágenes de Dios

La historia de mi vida

Textos, películas, poesías del sueño de Dios

Autobiografía

Carta escrita con mano izquierda

El plano de mi casa


Primera Semana:


  • Ya sabemos el sueño de Dios: su Reino

  • Ante el sueño de Dios hay un freno estructural, no se cumple, no se realiza (visitar lugares o conocer realidades límites)

  • Lo que frena el sueño de Dios es el pecado: personal y estructural, cuya raíz radica en la injusticia


Pecado:

El pecado por antonomasia es el social, no es materia de pecado sólo lo sexual, por ejemplo.

No son momentos o actos puntuales sino actitudes. En hebreo significa: errar el camino, dar un viraje a un lugar que no se debe, un patrón de conducta

Tiene repercusión colectiva: mi pecado mancha a la humanidad; lo que hace uno altera al otro

Sólo los cristianos manejamos el concepto de pecado

El pecado es una gracia, por el perdón que recibo. El hecho de ser pecador ya es gracia, porque Dios me ha perdonado.



Pecado mortal:

Lo que mata en mi y en los demás la vida y el amor; con su repercusión histórico política, que es su gravedad.

Cuando se destruye lo más íntimo de uno mismo, ahoga lo hondo mío, frena los deseos de Dios.


  • La formación de la consciencia debiera de ser el fin de la pedagogía y la formación de la objeción de conciencia es un derecho y obligación; los valores de mi conciencia contrastados con los grandes valores de la humanidad.


Culpa:

Surge unida a la herida, al no trasladar a los padres la responsabilidad de los golpes recibidos, porque sería como tocar algo sin permiso.

La culpa sana genera reparación y arrepentimiento y se puede entrar a EE

La culpa malsana genera remordimiento, es delicado entrar a EE, hay que hacer algo antes. El simbolismo sexual tiene capacidad de agrandar la culpa, porque es como tocar lo divino.


El resorte de la culpa sana es la catapulta de conversión, es resorte para salir en busca de cambio y conversión.


  • Enfasis:

  • Más que el pecado, lo importante que resalta San Ignacio en esta semana es que el amor nos transforma; la misericordia nos hace diferentes.

  • No a pesar de mi pecado, sino precisamente por mi pecado, me acerco a Dios... Cuando soy más débil entonces soy más fuerte…Vine para los pecadores no para los justos

  • El pecado no descalifica sino habilita para la gracia

  • Simplemente sentir la misericordia de Dios, que aborrece el pecado pero es loco por el pecador

  • Experimentar el perdón que se hace tarea.




  • Manifestaciones del perdón:

Captar la malicia interna del pecado: mata a la persona y mata a Jesús

Aborrecimiento del pecado: una experiencia corpórea de hartura.

Experimentar la infinita misericordia, la alegría de la fiesta.

Experimentar el perdón que se hace tarea: Cuida de los sencillos. Esta actitud es el indicador para pasar a Segunda Semana.


  • Meditaciones - contemplaciones:




  • Que mire cómo ha fracasado el Plan de Dios, en contexto amplio

  • Hacer la historia de mi pecado: ¿Cómo contribuyo al pecado social haciendo lo contrario de las 4 patas de mesa del banquete.

El papel del acompañante es ser semáforo…el otro conduce y maneja, el acompañante da luz verde, roja o amarilla.

  • Que Dios me señale el pecado…redimensionarlo para ver su gravedad.

  • Ver el pecado de diversos contextos, en distintos niveles de poder: cobardía de Pilato…

  • Verlo en cristiano…Traición de Pedro…como ruptura de una relación no como violar un mandamiento solamente

  • Recuperación de Pedro por Jesús…donde sobreabundó el pecado sobreabunda la gracia

  • El Hijo pródigo. Gracia infinita

  • Con mi pecado qué infierno produzco.



Segunda Semana:


  • El dinamismo de esta semana brota de la tarea: Cuida de los débiles, de los frágiles

  • Empieza con la Misión del Reino. Evitar las reflexiones de museo, considerar desde La Cruzadas la Parábola del Rey que conquista el mundo, intentar actualizarlo.

  • Clave psicológica: la Emulación…la gente responde ante grandes empresas…Si San Francisco lo hizo…porqué no yo…Si Santo Domingo lo hizo…. Analizar la actividad de personas que sin ser la fe lo que más les mueve, desclavan a Jesús en la humanidad, hoy. Ver también actividad de otras personas identificadas como cristianas

  • Primer escenario: Grito de los débiles, del dolor…"cuídame en los débiles"

  • Misión: Desclavar a los crucificados, para que empiece la vida… no ser sordo, provocar en mí una respuesta…Que voy a hacer yo por Cristo, ponerme en oblación: Quiero, deseo y es mi determinación deliberada…siempre que Tú quieras y no haga daño a otros… es decir… Y Yo qué voy a hacer. (Que salgan los deseos y pensamientos). Desear opciones de mayor trascendencia y compromiso

  • Empezar a acompañar la vida de Jesús, como camino para llegar al Padre, como camino único para desclavar a los crucificados.




  • Contemplaciones:

La Trinidad: contemplar lo que contempla La Trinidad, ver el mundo desde allí

La contemplación lleva una opción…el cosmos es un caos…hacer redención del género humano. Me pongo en los pies del otro, aquí en los de Dios Trinitario.



Anuncio de María: Estar en los grandes acontecimientos pero también en los pequeños. No quedarme sólo en cosas pequeñitas, y no acobardarme ante grandes causas.

Reflexión: pienso, siento y no sólo reflexiono sino reflejo lo de Dios…soy espejo… Reflejo lo que hace María?… Petición: Conocimiento de Jesús para más amarlo y seguirlo. Conversión: Si mi cuerpo no cambia no me es posible convertirme y el cuerpo se convierte a través de impactos. Que mi cuerpo esté diferente ante Dios, re-volverme. Veo, oigo, lamo, huelo, palpo. Mi cuerpo cambia por impresiones… Que YO con mi cuerpo esté distinto ante Dios. Conversión no es metanoia (cambio de pensamiento) sino epistrefeim (cambio del cuerpo)
Jornada Ignaciana:


  • Banderas: Uso más la razón para captar lo más profundo: Ser puesto-a.

2 vectores…en dónde estoy…. A dónde me lleva: mal espíritu - buen espíritu. Petición: Ser puestos con Jesús… ésta es la clave en espiritualidad, pasiva actividad: querer, desear, querer deliberadamente ser puesto… que me pongan. Aunque la meditación es más racional, el coloquio me coloca en lo más profundo.


  • Binarios: Tipos de gente…¿Cómo es mi voluntad? … 3 modos:

  • Primer binario: No hago nada, en el momento indicado… Pilatos

  • Segundo binario: Hago todo lo que no hay que hacer, lleva a Dios a su voluntad y no al revés: Joven Rico

  • Tercer binario: Hago lo que hay que hacer, pone los medios adecuados: Zaqueo

No es voluntarismo. Es tiempo propicio para tretas encubiertas.

Nos ayuda a darnos cuenta, por contraste, dónde estamos (generalmente en el 2º. Binario)




  • Se pide la Consigna "El modo como Dios me hace caminar siempre"…la vocación personal. Se pide que se me aclare cuál es el medio que me ayuda a "Ser puesto con el Hijo". Me destraba a nivel psicológico. Es lo que siempre me ha invitado a hacer lo de Dios.




  • Tres maneras de humildad: (amistad) Examina el afecto con Jesús

  1. Ser fiel en lo gordo

  2. Ser fiel en las cosas sutiles

  3. Estaré en donde esté Jesús y cómo él está

La locura del apasionamiento en mí…cómo está…


  • Volver a contemplaciones sobre la vida de Jesús… El evangelio según San Ignacio que tiene una forma de leerlo dentro de los EE

  • Reconocer los Rasgos de la ignacianidad (Texto: La espiritualidad ignaciana es laical)


Tercera Semana:


  • Se contempla la Vida y Pasión de Cristo y lo que hoy padece en la humanidad.

  • Darme cuenta de que HOY Jesús está crucificado en la Historia

  • Darme cuenta cómo Cristo va a la muerte por mi pecado, ver cómo la divinidad se esconde …No defiendo a Jesús porque lo mato…Dónde está Dios en estos hechos?…

  • Jesús me pide que sienta el dolor para hacer algo.

  • En el sufrimiento de Cristo hoy, hay una consecuencia de mi pecado.

  • Sentir desde mi cuerpo quebranto por el quebrantado, que yo sienta el dolor que sufren otros.


Cuarta Semana:


  • Si tengo poca experiencia de la muerte, del pecado, del dolor; poca dimensión tendré de la resurrección.

  • Darme cuenta que Cristo está degollado pero en pie: Apocalipsis.

  • Claves:

  • Sentir el gozo y alegría de la resurrección…En la vida y mi vida hay sentido, hay esperanza. La esperanza surge justo cuando no hay fe ni cariño. El ansia de la resurrección es fuerte cuando lo vivimos en profundidad.

  • Sin la fuerza de la esperanza no hay posibilidad de Misión, porque es la resurrección la que me da la fuerza. La esperanza es la fuerza más movilizadora de todas las fuerzas cristianas.

  • Darme cuenta cómo ya desde antes, he estado resucitado en mi vida y en la de los demás. Ver las mociones de mi vida y la vida como la presencia del resucitado. Recuperar las mociones en clave de resurrección.

  • Ver la humanidad del Resucitado y ver los milagros en mi vida como la vivencia de la resurrección. Como decía San Ignacio "aún si no hubiesen scripturas" lo creo porque lo he ido experimentado, lo he ido sintiendo.



Final: Contemplación para alcanzar amor


  • Revisar todo lo que me ha pasado, todo lo que he recibido

  • Me permito gozar de tanto amor, de tanto bien recibido para más amar y dar gracias. Lo que me salga serán deseos de poner en obras y comunicación de bienes y no en palabras, todo el bien recibido. De aquí surge la frase ignaciana: EN TODO AMAR Y SERVIR.

  • Estar en relación del amante con su amado y poder expresar:


Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad; todo mi haber y mi poseer; Vos me lo distes; a vos, Señor, lo torno; todo es vuestro, disponed a toda vuestra voluntad; dadme vuestro amor y gracia, que ésta me basta.

Tareas para comprensión del tema del siguiente mes:


  • Revisar ¿Qué experiencia he tenido de hacer Ejercicios Espirituales?

  • ¿Cuál ha sido el fruto global de los Ejercicios Espirituales en los que he tenido experiencia?

  • ¿Qué he aprendido de los Ejercicios Espirituales? Si los he hecho.

  • ¿Considero que el proceso de conocimiento personal –o la falta de este- puede tener influencia en el desarrollo de la experiencia de Ejercicios Espirituales?

  • ¿Cuáles son las principales dificultades que se me presentan para la vivencia de los Ejercicios Espirituales?

  • Puedo formular las inquietudes teóricas que me surgen como para contrastarlas en el desarrollo del tema del mes siguiente?

  • En qué aspectos de los Ejercicios Espirituales o del conocimiento de la vida de San Ignacio considero que debo reforzar un poco más?

  • Al leer el adelanto del tema siguiente, me queda un poco más claro en qué se fundamenta lo de la Espiritualidad Ignaciana?

  • ¿Qué me motiva el darme cuenta que San Ignacio de Loyola desarrollo los Ejercicios Espirituales y por lo tanto la Espiritualidad Ignaciana, siendo laico?

  • Considero desde ahora que la Experiencia de los Ejercicios Espirituales me impulsan al compromiso con la historia como una fuerza interna?



Evaluación:


  • En este apartado le suplicamos si es posible que nos envíe a la dirección del ICE de Guatemala icecefas@url.edu.gt , cualquier observación, comentario, sugerencia, aporte significativo que pudiéramos tomar en cuenta para mejorar la presentación de los temas de los siguientes meses.

  • Puede ayudar responder las siguientes preguntas:

    • ¿Qué sensación interna registro al finalizar el proceso de formación de este mes?

    • ¿Qué aprendizajes significativos he adquirido para mi crecimiento personal?

    • ¿Qué novedad, qué énfasis o qué relaciones he establecido del contenido de este taller, respecto de mi proceso personal?

    • ¿Qué guardo en mi corazón de este tema y de todo el proceso de reflexión que he seguido en lo personal y lo grupal?

    • ¿Qué me hubiera gustado recibir y no lo recibí?

    • ¿Qué otra bibliografía interesante sobre el tema sugiero para que sea incluida?




1 GONZÁLEZ BUELTAS, B. Bajar al encuentro de Dios. En: Progressio, suplementos Nº 42, 43, 44. Diciembre 1995 112 pp.

2 ROY, A. Op. Cit. p. 24

3 LAFRANCE, J. Dia e Noite. Paulinas, 1996, pp. 26 - 27

4 RAHNER, K. Schriften zur Theologie VII. Einsiedeln, 1966. p. 22

5 MIRANDA, M. Um Homen Perplexo, o cristao na sociedad. Paulinas, San Pablo, Brasil, 1992. p. 19

6 En Queq´chi, lengua maya de Guatemala, para decir Te quiero, no se usa el sujeto, verbo, predicado con querer, sino que se dice quiero que mi corazón vaya detrás del tuyo. En las lenguas occidentales, blue –azul- en inglés significa triste, mientras en las lenguas romances a eso llamaríamos gris.

7 Esto es posible gracias a las marcas de Dios en cada uno(a) de nosotros(as) (Teografía). Es decir, Dios escribe en nuestras vidas, en cada uno(a) hay un escrito de Dios que le pertenece, y esto es la Teografía, no tanto lo que hay escrito en la Biblia, sino lo que Dios ha escrito en nuestro propio corazón. La manera como soy conducido(a) a través de las marcas de Dios en mi vida, es el sentido de esas marcas (Mistagogia): releyendo nuestra propia vida vemos que las marcas que se encuentran ahí son señales indicadoras del camino que Dios me ha hecho y me hace andar. A través de ellas vamos haciendo una teografía y una mistagogia de nuestra vida (2 Cor. 3, 1 – 3). Todo esto significa que es el mismo Dios quien conduce y orienta hacia el misterio de su camino, los caminos de todas las personas. Cfr. VÁZQUEZ, U. Pequenos Avisos sobre a Orientaçao Espiritual. Um Roteiro. Itaici, Revista de Espiritualidade Inaciana, 18. Dez 1994, pp. 57 - 58

8 Torres Queiruga trae esto a colación de manera genial. Examina las oraciones de petición, por ejemplo de las preces comunitarias. “Para que los niños de Africa no mueran de hambre, roguemos al Señor”. Objetivamente -nos dice Torres- una petición de este tipo implica lo siguiente: primero, que nosotros advertimos la necesidad y tomamos la iniciativa: somos buenos y tratamos de convencer a Dios para que también lo sea; segundo, que Dios está pasivo hasta que nosotros lo convenzamos, si somos capaces; tercero, que si al próximo domingo los niños africanos siguen muriendo de hambre, la consecuencia lógica es que Dios no nos ha escuchado ni ha tenido piedad; y cuarto, que Dios podría, si quisiera, solucionar el problema del hambre pero, por lo que sea, no quiere hacerlo. Ante esto, propone el autor una manera de pedir por lo mismo, en una formulación más cristiana: “Señor, en nuestra preocupación por el hambre de los niños de Africa, reconocemos la petición de tu amor que, compadecido de su dolor, nos llama continuamente a que, superando nuestra pasividad y egoísmo, colaboremos contigo ayudándoles con generosidad” TORRES QUEIRUGA, A. El futuro de la vida religiosa y el Dios de Jesús. En: Selecciones de Teología. N° 154, Vol, 39, Barcelona, 2000. pp. 90-91.

9 LAFRANCE, J. Dia y Noite. Paulinas, 1996, p. 57

10 Ya dijimos anteriormente que hablamos de la Espíritu porque en hebreo, Ruáh –viento, soplo, palabra con la cual se le identifica- es palabra femenina. Cfr. CABARRÚS, C. La mesa del banquete del Reino... Op. Cit.

11 En un apartado posterior -El cuerpo: posibilidad de captar al Dios encarnado- profundizamos lo que significa esta implicación del cuerpo en la oración.

12 La petición como diálogo corpóreo desde la escultura de la petición, enlaza el cuerpo de Jesús –evangelio-, la historia de mi cuerpo respecto al tema, con el cuerpo del pueblo de Dios. Es decir, desde la propia escultura se entra al cuerpo de Jesús. Por ejemplo, si se pide abandono, ¿cómo se pone mi cuerpo en abandono? ¿cómo no?. Si se ora el texto de miren los lirios del campo... ¿cómo estaría el cuerpo de Jesús diciendo esto?

13 Por eso, es necesario tener en cuenta que si no se recibe la gracia de poder estar contemplativamente orando un texto, se requiere volver al camino de la meditación, y orar de ese modo hasta que Dios regale el don de la contemplación.

14 Con ser la sensación psicológica el eje de todo el modo de trabajarse a nivel personal, hay una clarificación importante que hacer, en orden a su contundencia. La sensación onírica es la sensación que implica de por sí: imágenes, sonidos, olores, colores, y, sobre todo, un contexto, el argumento del sueño. De allí su riqueza y utilidad. Por otra parte, estaría la sensación transferencial –de la que hemos hablado en la primera parte- que es la que se provoca frente al que acompaña y también es sumamente potente y reveladora.

15 CABARRUS, C. Orar tu propio sueño. Op. Cit.

16 CABARRUS, C. Porqué no nos cambian los Ejercicios. En: Puestos con el Hijo... Op. Cit. pp. 271 - 282

17 Fue este fenómeno el que me llevó a estudiar los sueños, trabajarlos y considerar su potencial. Las personas a quienes acompañaba –y yo mismo- en Ejercicios hacían manifiesta alusión a sus sueños, casi diariamente.

18 Herejía que viene de Manes que postula dos principios ontológicos de la realidad: un Dios bueno y un Dios malo.

19 Herejía que postula que el cuerpo –y sobre todo el sexo- es en sí mismo sede del maligno.

20 Cfr. CABARRUS, C. Puestos con el Hijo... Op. Cit. pp. 286 – 288.

21 EE 195

22 EE 197

23 Posteriormente tratamos con amplitud el tema del discernimiento.

24 Pueblo al cual se desvió Ignacio cuando se dirigía hacía Barcelona en el inicio de su peregrinación a Jerusalem, después de haber velado sus armas ante la Virgen de Monserrate. En esta población junto al río Cardoner, una gruta de poca profundidad, sirvió a Ignacio para sus prácticas de oración y penitencia.

25 Carisma es la manera de captar y vivir el Evangelio de Jesús. La genialidad de Ignacio es que su carisma, su modo de captar a Jesús, lo hizo método (en los ejercicios), y por eso, lo puede difundir. Esta también es la causa por la cual, este carisma sólo puede comprenderse en profundidad, después de haber hecho la experiencia de los Ejercicios.

26 Ignacio mismo lo veía así: en 1543 obtiene la bula de Paulo III para erigir la compañía de Santa Marta –para las pecadoras arrepentidas-, y en 1546 crea el monasterio de Santa Catarina della Rosa –dirigido por laicos y dedicado a educar jovencitas en peligro de caer en la prostitución, y aunque la bula de aprobación aparece después de su muerte, es una obra tomada muy en serio por sus compañeros. Cfr. RAVIER, André. Ignacio de Loyola funda la Compañía de Jesús. Obra Nacional de la buena prensa, México, 1991. 567 págs.

27 Iba hacia la Iglesia de San Pablo, caminando junto al río Cardoner –en las inmediaciones de Manresa- y se sentó a descansar mirando la profundidad del agua.

28 Las referencias a la Autobiografía, el Diario Espiritual, y las Constituciones, están tomadas de las Obras completas de Ignacio de Loyola, BAC. Madrid, 1982.

29 Cfr. BAIZAN, Jesús María. “Integración y Solidaridad el camino ignaciano para seglares” En: Manresa, Vol. 61, Julio-septiembre 1989, pág. 214

30 Esta vía siempre fue bloqueada por el mismo Ignacio. Al igual que con el coro, Ignacio lo rechazó para facilitar el trabajo y la disponibilidad a la Misión. La razón aducida fue el impedir que los jesuitas estuviesen dedicados a atender a las religiosas con las que habría alguna semejanza carismática, disminuyendo así la disponibilidad para la misión, generado por mala experiencia con las primeras “jesuitas”.

31 Plan de estudios que señalaba cómo debía ser la estructura académica en todos los colegios jesuitas.

32 Cfr. VASQUEZ, Carlos. “La espiritualidad ignaciana en la educación jesuítica”, En: Ignacianidad, Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia, 1991. Pág. 195.

ACHAERANDIO, Luis. Características de la Universidad Inspirada por el Carisma propio de la Compañía de Jesús, Universidad Rafael Landívar URL, Guatemala, 1994.



33 Cfr. Características de la educación de la Compañía de Jesús, CONED, Madrid, 1986

34 El PPI se plantea en cinco pasos fundamentales: contexto, experiencia, reflexión, acción, y evaluación. Cada uno de estos pasos, es extractado de la dinámica misma de los Ejercicios y aplicados a la educación. Ignacio, antes de comenzar a dar los Ejercicios, deseaba conocer la capacidad y predisposición de la persona –contexto-; hacía énfasis en que se debe “gustar las cosas internamente”, conocer por el sentir –experiencia-; lleva al discernimiento, a la clarificación con el entendimiento –reflexión-; genera el compromiso “el amor se debe poner más en las obras que en las palabras” (EE 230) –acción-; y finalmente el examinar de Ignacio, cuyo objetivo fundamental es buscar el magis –evaluación- como medio para irse constituyendo “persona para los demás”. Cfr. Pedagogía Ignaciana, un planteamiento práctico.

35 Con el agravante de que en muchas ocasiones, los educadores lo aplican sólo como una técnica pedagógica ya que no brota de su propia vivencia pues no han hecho la experiencia de los Ejercicios, y por tanto, aunque sigan la metodología, no contagian la ignacianidad, ni alcanzan los frutos deseados.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad