Primeros estadios del conflicto de Edipo y de la formación del Superyó



Descargar 70 Kb.
Fecha de conversión18.07.2018
Tamaño70 Kb.
Vistas43
Descargas0


1



Primeros estadios del conflicto de Edipo y de la formación del Superyó

Deborah Fleischer


Melanie Klein ubicará, en su trabajo de 1932, el conflicto edípico en la mitad del primer año de vida. Hablará, como se lee en el título, de conflicto y no de complejo, introduciendo, de esa manera, una segunda diferencia con Freud. Primera diferencia: anticipa el Edipo; segunda diferencia: usa el término "conflicto".

Hablar de conflicto es aludir a exigencias internas contrarías. Señalará el amor y el odio simultáneo y el conflicto que ello entraña. Al odio, que se surge primero, se agrega el amor y ,en el período que corresponde a la posición depresiva,- sobre el que cabalgará el Edipo a partir del trabajo de M.K. El complejo de Edipo a la luz de las ansiedades tempranas.(l945)-, determinará la ambivalencia.

De esta manera el síntoma se ubica como transacción de un conflicto, mientras que complejo, termino acuñado por Jung y tomado por Freud, alude a un nudo de relaciones.

Dirá también que sus conclusiones teóricas son el resultado de un conocimiento directo de los primeros procesos del desarrollo mental. Conocimiento directo referido a aquello que ella "escucha" en análisis reales, en su práctica. Observaremos así como, por ejemplo toma las teorías sexuales infantiles y hace de ellas, teoría psicoanalítica. ¿Qué quiero indicar con esto? Que transforma la compleja descripción de las fantasías del niño pequeño en conceptualizaciones.

Mientras que Freud en La organización sexual infantil, en un pie de página (1923) dirá que es la castración la que resignifica las perdidas anteriores, que son reales, Melanie Klein ubica como motor del conflicto edípico la frustración, frustración determinada por el destete. Es decir que la pérdida del pecho es la que ocasiona la frustración. El pene, objeto parcial incluido en el cuerpo materno, como desarrollaré más adelante no determina retroactivamente al pecho, sino que es determinado en anticipación del pecho como tal. Las fantasías en relación con el pecho son desplazadas luego al pene, a partir de las frustraciones que pasaré a describir.

Para ello es necesario interrogar qué es el destete para Klein. Es la respuesta por el sadismo oral, sadismo dirigido a ese primer objeto que es el pecho, sadismo que a partir de 1932 es subsidiario de la pulsión de muerte.

Klein en esta época mantiene la posición de Abraham, quien fue su segundo analista (el primero fue Ferenczi), de una etapa primera oral de succión, que Abraham consideraba autoerótica y anobjetal. Recién en 1951, en su trabajo sobre la transferencia abandonará esta primer etapa de succión planteando que hay relación de objeto desde el inicio. Este cambio de posición es el que le permite argumentar por que es posible analizar psicóticos. Si hay relación de objeto desde el principio, cualquier regresión a una etapa (posteriormente posición) anterior, no implicará perdida de relación con los objetos, y por ende persiste la posibilidad de catectizar a un analista, es decir establecer con este una relación transferencial. Esta ruptura está ya anticipada, sin Klein saberlo explícitamente, en su trabajo de 1932.

Esta primera relación con los objetos conllevará proyectar sobre ellos el sadismo, tributario posteriormente de la pulsión de muerte. Cuando digo posteriormente me refiero que aquí también hay una anticipación de conceptos que recién en 1932 formalizará.



La expulsión de la pulsión de muerte protege al yo del temor al aniquilamiento, pero tiene como consecuencia transformar a ese objeto sobre el que se proyectó el sadismo en un peligro. El término que usará Klein será retaliación. El yo incipiente proyecta sobre el objeto su sadismo y teme su venganza. Ojo por ojo, diente por diente: esa es la Ley del Talión de donde deriva retaliación. Ojo por ojo, diente por diente, propone una simetría, que no se pone en juego cuando Freud habla de castración. Es decir que, cuando Klein propone la retaliación como forma de" descompletar" al otro, esta operación "vengativa" conlleva una simetría. Esta aclaración es necesaria porque la retaliación ocupa en la teoría kleiniana, si forzamos algo los conceptos, el lugar que la castración ocupa en la teoría freudiana. Para Freud, la castración implica la castración de la madre y ella determinará- función del padre mediante- la salida del Edipo del varón y la entrada al Edipo, por decepción, en la niña, determinando la asimetría que llevará a la posición femenina o masculina a la salida del Edipo. Para Klein, el apartamiento de la madre se produce por temor a la retaliación , venganza de la madre que ha sido" descompletada" por el sadismo del niño. Aquí cabe señalar una advertencia, si bien hablamos de la madre, ésta como objeto total, aparecerá posteriormente. En este momento, Klein habla de objetos parciales contenidos en el cuerpo materno. En la teoría freudiana se hablará del cuerpo del niño mediante la ecuación cuerpo = falo, en la teoría kleiniana se habla del cuerpo materno, cuerpo gozador por las posesiones que contiene.

El incremento del sadismo oral hará de esos niños malos comensales. Nombrará a Erna, una paciente neurótica obsesiva de seis años, como ejemplo de estos casos donde el incremento de sadismo provoca una anticipación del yo sobre la libido.

El núcleo de la ansiedad que surge por el incremento de pulsión de muerte es la impotencia frente a la sensación de peligro que origina la pulsión de muerte. La expulsión del sadismo permite que el peligro sea sentido como exterior. Será entonces la madre en tanto dadora o retenedora del pecho la que se tornará peligrosa, si bien más que la madre, como dijimos antes, es del pecho como objeto parcial del que Klein hablará. Una parte del sadismo no expulsado, determinará que el instinto agresivo se dirija contra el propio organismo dando origen al masoquismo primario.

El sadismo originario se incrementará con el destete.

¿Qué implica todo este recorrido? Que en Klein no hay una incógnita sobre cual es el deseo materno cuando se produce la ausencia materna. Para Freud la presencia / ausencia de la madre, simbolizada con el juego del carretel, abría el espacio por la pregunta sobre el deseo materno. En Klein la ausencia materna es la suma de la posibilidad de la madre de dar o retener, más, y esto es lo esencial, la venganza por el daño ocasionado sobre ese pecho por el sadismo proyectado sobre él, que torna a ese pecho, al que posteriormente llamará malo, peligroso.



Se describen así fantasías tempranas del niño de apoderarse de los contenidos del cuerpo de la madre. Son fantasías orales de chupar y vaciar ese cuerpo que retiene un goce para sí. La madre kleiniana es equiparable al padre de la Horda primitiva en el hecho de que goza de todos los objetos, incluidos en su interior. Y así como el padre de la horda gozaba de todas las mujeres, la madre kleiniana, como ya hemos señalado, esta llena de objetos valiosos en su interior. Estos objetos son el pecho, las heces, el pene del padre, los niños, los órganos de la procreación, etc. La madre Kleiniana nos evoca así a la madre de Juanito en la fórmula que Lacan escribe en el Seminario IV (Las relaciones de objeto), en el momento de desencadenamiento de la angustia de Juanito. La fórmula que Lacan escribe es: ( M+phi+a),donde phi representa el falo imaginario y a los niños de la madre (Hanna), posesiones maternas que la ubican como fálica, y por lo tanto poseedora de todo el goce, objeto angustiante por excelencia.

Hay para Klein, al igual que para Freud un odio anterior al amor, odio originado por la expulsión de la pulsión de muerte, primero sobre el pecho y luego sobre todas esas posesiones maternas.

La curiosidad por esas posesiones será llamada por Klein, impulso epistemofílico. Se trata de un deseo de conocer el interior del cuerpo materno.

Este deseo de saber es mencionado por Freud como pulsión de saber, y como todas las pulsiones tiene tres destinos: La represión, la sublimación, la sexualización

Así como Freud habla de un sadismo primario, anterior al masoquismo primario (aclarando posteriormente que no es sexual, dado que se trata del impulso de aprehender, y no implica el retorno que sobre el propio sujeto toda pulsión definiría), Melanie Klein ubicará al sadismo como primario, si bien dirá que una parte de la pulsión de muerte no expulsada dará origen al masoquismo primario. Para Melanie Klein, entonces, este sadismo primario es pulsional y será fuente del impulso epistemofílico que llevara a la búsqueda de saber. El niño freudiano reprime este deseo de saber, elaborando teorías sexuales infantiles que le permitan seguir sosteniendo el desconocimiento de la diferencia de los sexos. Si bien en Klein aparentemente hay un deseo de saber del niño, su clínica le demuestra lo contrario (ejemplo de ello es el caso de Fritz.)

Fritz (la historia de M.K. nos revela que es su hijo Eric) interroga a Klein sobre las cosas que desea saber. Klein (hay que recordar que este texto es de 1921, no existían revistas femeninas que aconsejaban contestar preguntas a los niños) responde a todo lo que el niño pregunta: sobre la existencia o no de Dios, sobre la diferencia de los sexos, como nacen los niños, etc ; supone que un niño informado no reprimirá y, por lo tanto, no será neurótico. Hete aquí, sin embargo, que Fritz desarrolla una fobia, y es claro, en las cosas que dice, que rechaza el "saber " que se le proporciona, con lo que Klein deberá abandonar la meta "pedagógica" y la posibilidad de la "prevención".

Resumiendo lo expuesto hasta acá, diré que el conflicto edípico empieza para Melanie Klein a los seis meses de edad, como resultado del abandono del pecho por tornarse éste peligroso por el sadismo expulsado sobre él (frustración oral atribuida al destete). La interrelación entre este sadismo expulsado y la devolución que los objetos reales den a este sadismo, determinará las primeras fijaciones, que permitirán explicar los cuadros neuróticos y psicóticos en este momento de la obra de Klein (1932).

El abandono del pecho llevara por frustraciones anales posteriores al pasaje al genital. El pene del padre, que el niño fantasea dentro del cuerpo de la madre, será el tercer elemento que permite a Klein hablar de conflicto edípico. La triangulación edípica se arma entonces en las relaciones del niño con las posesiones del interior del cuerpo materno, especialmente del pene del padre. El padre entonces entra en escena como objeto parcial, a través de su pene. Klein hablará de la pareja combinada, la mujer con pene, madre que gozará en la fantasía del niño, permanentemente del pene del padre contenido en su interior, reservándose así un goce. Esta madre gozadora despertará en ambos sexos la envidia, envidia cuya conceptualización terminara de definir recién en 1957, en su texto Envidia y gratitud, pero de la que anticipamos es subsidiaria de la pulsión de muerte y determinará su emergente, el sadismo. Esta pareja de los padres combinados atraerá el sadismo y la presencia de la fantasía de los padres en coito permanente aparecerá por ejemplo en la masturbación. La culpa por la masturbación será para Klein la culpa por el sadismo que esa escena fantasmática hace emerger.

Esta envidia llevará a reenviar el sadismo al interior del cuerpo de la madre y al abandono de esta por tornarse peligrosa por la retaliación consecutiva.

La introyección de la pareja combinada, imago terrorífica para el niño constituirá para Melanie Klein el núcleo del Superyo. El núcleo del Superyo tendrá entonces una estructura sádica (pulsional) y será inanalizable, no así las posteriores capas que se constituyan por identificaciones más benéficas. Este núcleo sádico se constituye a partir de las primeras expulsiones del sadismo, que llevan al abandono del objeto sobre el que se proyecto el sadismo y la posterior identificación a estos objetos sádicos que constituirán entonces el núcleo del Superyo Eso determinará que la constitución del Superyo sea precoz. Esta precocidad del Superyo es deducida por Klein del análisis de niños pequeños, en los que encontrará culpa. Dirá que si hay culpa es que ya hay Superyo, y adelantará entonces su constitución. En Freud, la culpa es la culpa de los padres, herencia filogenética por el asesinato del padre de la horda, al que se mata por ser gozador de todas las mujeres, pero cuya ley se introyecta(comida canibalística). La culpa surge por la inutilidad del crimen (nadie poseerá esas mujeres) y por que se amaba al padre.

Entonces la teoría de la culpa en Freud implica una culpa retrospectiva. Klein que no toma en cuenta esta perspectiva hace entonces uso de un tiempo que es cronológico. Hay culpa temprana, bien, eso quiere decir que hay Superyo temprano. Esa es su lógica. Confirmará y apoyará su hipótesis en el caso Erna, niña de seis años con una neurosis obsesiva grave. Atribuirá al sadismo constitucional de la niña, sumado a haber presenciado el coito temprano de sus padres, la ferocidad de su Superyo. En el caso Dick el sadismo será tan intenso que el yo no llega a constituirse y en ese caso hablará de Esquizofrenia.



En el estadio anal sádico la expulsión de su terrorífico Superyó será una defensa empleada por el yo aterrorizado. Expele así sus objetos internalizados, proyectándolos al mundo exterior. Los temores que un niño tiene de ser dañado, cortado, devorado o muerto por sus padres no se deben a las figuras reales de los padres, sino a la proyección sobre ellos de su sadismo (imagos). Esto es fundamental, el origen de las patologías que Klein describe no debe atribuirse a la insatisfacción real, es decir a la frustración, sino a la posibilidad de ciertos movimientos libidinales y tanáticos.

La ansiedad que se despierta por estos temores, ansiedad que tematizaré al hablar de posiciones y que en Klein es sinónimo de angustia, es la que despertará particulares mecanismos de defensa de los que la expulsión (posteriormente tematizada como proyección) será el mecanismo esencial. La proyección es una forma de liberarse de su objeto, concebido como sádico en esta etapa de su desarrollo. Expulsar los objetos es desplazar el miedo al mundo externo. Equiparará así sus órganos con gran número de objetos externos haciéndolos equivalentes unos a otros. (Este tema lo desarrolla en La importancia de la formación de símbolos en el desarrollo del yo-1930).

LLamará en el texto " mecanismo fóbico de ansiedad "a este desplazamiento del peligro al exterior que se dispersará sobre distintos objetos, distribución que hará que cada uno por separado sea menos peligroso, lo que favorecerá a un progreso en su relación con los objetos y con la realidad que como veremos se constituye para él simultáneamente con la constitución del yo.

Recapitularé. Edipo temprano por frustraciones orales precoces, pasaje después de las frustraciones anales al genital, triangulación edípica. Constitución temprana del Superyó, cuyo núcleo se define por la introyección de las primeras figuras, que son terroríficas por el sadismo proyectado sobre ellas, sadismo proyectado para preservar al yo de su aniquilamiento. Intento de expulsión de estas figuras terroríficas en la etapa anal sádica, como manera de alejarse de este objeto peligroso, distribución del sadismo sobre múltiples objetos del exterior, determinándose el simbolismo; manera de equiparar ciertos objetos del exterior con los propios órganos, teoría de Ferenczi del simbolismo modificada por Klein en tanto esta equivalencia no implica identidad. En la sustitución de un objeto a otro se pierde sadismo. Esta pérdida de sadismo hace que el desplazamiento a otro objeto no constituya a este objeto como igual al anterior. Esa diferencia es la que es introducida por la pulsión de muerte.

Finalmente para concluir será necesario explicar ciertas características de este Edipo temprano. El varón –dirá Klein, pasará por lo que ella llama etapa femenina donde envidiará los órganos de la procreación de la madre, mientras que la niña envidiará al pene. Esta envidia al pene de la niña no es primariamente para Klein, como lo era para Freud, por desear un niño del padre, por establecer la equivalencia" pene = niño". No. Para Klein hay conocimiento temprano de la vagina (recordar que para Freud el primer órgano para ambos sexos es el pene -premisa universal del pene). Klein dirá que la niña tiene un conocimiento temprano de la vagina y desea al padre por razones eróticas y solo secundariamente desea un niño de él. En tanto no es sostenida la equivalencia" pene igual niño" una pregunta a hacerle al texto kleiniano es ¿desde dónde se sostiene el deseo de un hijo en la teoría kleiniana? Pues Freud ha demostrado que éste no se deba a ningún "instinto maternal".



Creará entonces una simetría, en la mujer envidia del pene, en el varón fase femenina de envidia a los órganos de la procreación. En ambos sexos, la envidia se dirige al cuerpo de la madre, creándose una prohibición en relación a la madre por temor al sadismo consecuente a la retaliación. El varón se consolará de su envidia por la posesión del pene, que es actual, mientras que en la niña, que tendrá posibilidades de procrear recién en el futuro, la envidia persistirá, siendo entonces más intensa.

Klein dirá también que el varón deberá pasar de un fin pasivo, receptivo (tomar el pecho) a fines activos de penetración mientras la niña mantendrá su fin receptivo, que se desplazara de la boca (amamantamiento) a la vagina (coito). Como vemos queda establecida una asimetría, pero distinta a la freudiana.

La identificación de la niña a la madre se dará por querer las mismas posesiones (órganos de la procreación, pene del padre, etc.), a la que además de envidiar, idealizará. Hay en el fondo de esta identificación, al igual que la del niño con el padre, un factor constitucional, que en el varón se agrega a la posesión del pene. La homosexualidad, al igual que los otros cuadros "psicopatológicos" se explica por la confrontación del sadismo constitucional con las experiencias reales con los objetos primarios o sus sustitutos.


LAS POSICIONES

Deborah Fleischer

A partir de 1934, la obra de Klein cobra un vuelco considerable, debido a que sistematiza una serie de ideas vertida anteriormente, lo cual le permite formalizar lo que llamará posiciones, diferenciándolas del concepto de fase o etapa, lo que implica también la ruptura con una idea de desarrollo o cronología.

Las posiciones son una articulación de cuatro elementos: ansiedades (angustia), relaciones de objeto, estructura del yo y defensas especificas con relación a los elementos anteriores. Es así como describirá dos posiciones: la esquizoparanoide y la depresiva.

Las posiciones kleinianas darán así cuenta de la constitución del yo, constitución del yo que supone la perdida de objeto y una operación que es la introyección. Esta introyección se inicia en el comienzo de la vida pero el predominio libidinal hará que en la posición depresiva se incremente, predominando en esa posición la introyección sobre la proyección que es más intensa en la posición esquizoparanoide.

Si bien se suele jerarquizar en Klein el tema de la angustia y ella misma se diferenciará de Farbairn, diciendo que para ella el eje de su investigación es la angustia y no la relación de objeto, creo que en relación con las posiciones los cuatro elementos nombrados anteriormente confluyen y es necesario entender su articulación. Son entonces las posiciones un organizador de la vida psíquica para Klein, y recién en 1957, cuando expone el tema de" La envidia primaria", las posiciones podrán leerse de otra manera, retroactivamente.

En la posición esquizoparanoide tendremos:

(1)ansiedad persecutoria

(2)defensa: disociación, negación, control omnipotente (3)relación de objeto: los objetos son parciales. Hay un deseo voraz de ilimitada gratificación

(4) estructura del yo: precoz



1) Klein hablará del tema de las ansiedades en el niño mucho antes de articularlas de esta manera en las posiciones. Es así como en el Simposio la angustia (ansiedad) es para ella motor y obstáculo del análisis. Se observará que son los términos con los que Freud describirá la transferencia.

Esta angustia le hará introducir el juego el análisis de niños porque sostendrá que el juego es equivalente a la asociación libre, pero que jugando el niño se angustia menos. Dirá que, sin embargo, ningún análisis de niños puede concluir sin que un niño hable. Esto introduce una diferencia con relación a Winnicott.



También hablará de angustia en el caso Dick (La importancia de la formación de símbolos en el desarrollo del yo). Demostrará en este texto como la angustia, que ha quedado en estado latente, inhibió el desarrollo del yo en Dick. Esta angustia de la que habla, es la persecutoria, angustia derivada del temor a la retaliación por el sadismo, angustia, entonces, tributaria de la pulsión de muerte, que hará que los objetos sobre los que se proyectó el sadismo se tornen peligrosos. En este texto, la angustia será la que permitirá el abandono de objetos, lo que permitirá ir constituyendo otros, a través de las equivalencias simbólicas. Las equivalencias simbólicas son, para Klein, las que permiten la constitución de los objetos y de la realidad, simultáneamente a la constitución del yo. La realidad no es un hecho de partida, debe ser ganada y esto constituye, junto con la posición de exterioridad del Superyó en la teoría kleiniana, una importante diferencia con la Psicología del Yo. En la teoría kleiniana no hay lugar para la adaptación. Los objetos que se pierden devendrán identificación y constituirán al Yo.

Cada nuevo objeto, será equivalente a otro, lo que no significa igual. En el desplazamiento de un objeto a otro se va gastando sadismo.

Es necesario entender esto para no creer que las operaciones que se dan en el Caso Dick son meramente resultado de injertar el simbolismo entendido este como un código. Suponer que Melanie Klein se vale de un código, donde los objetos penetrantes son penes y las cavidades son el cuerpo materno es confundir equivalencias simbólicas con ecuaciones simbólicas. Por ecuaciones simbólicas entiende Hanna Segal, discípula de Klein, que la palabra es la cosa. Es lo que ocurre en la psicosis. Un ejemplo citado por esta autora es de un hombre al que se le pregunta por que no toca piano en público y él contesta: _ pero ¿ quiere Ud. que me masturbe en público?. Es decir que no hay mediación simbólica y la palabra es ahí la cosa. Entendemos que cuando hablamos de equivalencias simbólicas apuntamos al hecho de que un significante no recubre a otro significante y que hay siempre un resto. Este resto para Melanie Klein es el sadismo, algo que se pierde en la operación del simbolismo. Cuando dice en el caso Dick: tren grande papá, tren pequeño Dick, estación mama, Dick quiere entrar en mamá, esta ubicando no solo, quizás en forma brutal, como dice Lacan la triangulación edípica sino que además ubica al padre y la madre por su función y a Dick por su nombre, estableciendo lugares, señalando la diferencia de los sexos, etc.

Su interpretación hace que surja la angustia y que Dick emita por primera vez un llamado, señalando su dependencia al Otro. Esta movilización es también la movilización del sadismo, que ira llenando, o vaciando si pensamos a lo real como un bloque, el cuerpo materno que, de oscuro y vacío, imago terrorífica, se irá tornando en un mundo donde desplegar las fantasías y el simbolismo.

En este texto, como señalé, la angustia persecutoria esta inhibida pero no esta tematizada. Será tematizada como tal en cuando desarrolla las posiciones.

Los objetos estarán disociados en buenos y malos, o quizás para ser más precisos objetos totalmente gratificadores u objetos perseguidores terribles. Los objetos gratificadores, cargados por Eros, serán idealizados. Estos objetos idealizados serán reactivados alucinatoriamente en su interior. Se le adjudica a ese pecho bueno la cualidad de inagotable y será entonces fuente de la voracidad, termino que precisaré mejor cuando tematice de la envidia primaria. El corolario del pecho idealizado es el pecho perseguidor. La idealización deriva de la necesidad de protección contra los objetos perseguidores, medio de defenderse de la angustia. El control omnipotente será entonces una forma de defensa que, con la negación, también nombra Freud. La disociación, en cambio, es una forma de defensa descrita por Klein, ubicando ella esta disociación como un mecanismo de defensa anterior a la represión. En este momento, será el pecho idealizado, con el pecho persecutorio los que constituirán el núcleo del Superyó.

Entonces, la acción interna del instinto de muerte produce el temor al aniquilamiento y ésta es la causa primera de la angustia persecutoria, angustia que entra en juego desde el inicio de la relación del lactante con los objetos. Hay un riesgo para este yo precoz, que interfiere en esta etapa y que impedirá, al igual que en la teoría freudiana o lacaniana, la posibilidad del buen encuentro con el objeto; no solo no hay buen encuentro, sino que entre el sujeto y el objeto estará siempre este resto de sadismo que, como fue indicado, constituye el núcleo del Superyó, es inanalizable y hace que, en ese punto el análisis kleiniano tenga su" punto de imposible" que señala la vertiente del análisis como interminable.

Es importante observar que la disociación que se podría relacionar (insisto que eso no quiere decir analogía o igualdad) con la división del sujeto en la orientación lacaniana, no solo desdobla al objeto que será idealizado o persecutorio sino que disocia al yo que será también idealizado o persecutorio. Hay una solidaridad en ese punto entre el yo y el objeto, solidaridad determinada por" Eros/ Tánatos".

Cuando Klein habla de la disociación hace una diferencia entre la disociación activa y la pasiva. La pasiva no es un mecanismo de defensa, es el impacto de la pulsión de muerte dentro de la psiquis. La falta de cohesión del yo precoz explica que pueda disociarse bajo la presión de la angustia. "Este hacerse pedazos parece subyacer en los estados de desintegración de los esquizofrénicos".

La disociación activa del objeto es resultado de un mecanismo de defensa que desvía la pulsión de muerte al exterior, disociación con la que el yo es solidario."El yo es incapaz de escindir el objeto sin que se escinda dentro del yo mismo".

Un mecanismo de defensa esencial que Klein describirá será la Identificación proyectiva, proyección de una parte del propio yo en el objeto, que en su origen aparece como una defensa tendiente a la destrucción y el control del objeto, más que una forma de desembarazarse de los objetos indeseables. Posteriormente la identificación proyectiva será también (además de una forma de destruir el objeto o controlarlo o dominarlo, proyectando sobre el partes odiadas o temidas del yo) será- decía- también la base de la empatia, es decir de poder ponerse en el lugar del otro, proyectando sobre el otro aspectos positivos. Para Bion, discípulo de Klein es la base de la contratransferencia y de la transferencia, no siendo para él la contratransferencia algo determinado por los puntos ciegos del analista, sino por la posición activa del analizante que proyecta partes de su yo en el analista. Quiero aclarar que Melanie Klein no conceptualiza la contratransferencia, como se le suele adjudicar. Será Bion quien la tematice.

Mientras que en Notas sobre algunos mecanismos esquizoides la identificación proyectiva es un mecanismo de la fase anal, en 1952 se llevará a cabo en la fase oral sádica, de modo que se conecta con los ataques al pecho y con fantasías de vaciamiento total del pecho (vampirismo).

La identificación proyectiva- dirá Beatriz Grego - es un modo peculiar de identificación al objeto. Será donde se posesionará el analista en la transferencia. Hay soldadura del yo con el objeto. Podríamos decir que es la forma de pensar en Klein la extimidad, dado que no es exterior ni interior. Para Winnicott será el objeto transicional el que ocupe ese lugar.

Entonces, la identificación proyectiva descrita por Klein introduce ciertas cuestiones que debemos correlacionar con lo que es la transferencia para esta autora. Ya había señalado que en 1951, cuando rompe con Abraham en relación a la fase de succión a la que este analista ubica como anobjetal, Melanie Klein dirá que hay relación de objeto desde el vamos y objetará un narcicismo primario. La transferencia Kleiniana no es algo de lo que alguien pudiera carecer, por eso para ella la psicosis es analizable. Si hay analista hay transferencia, que mediante la identificación proyectiva tendrá su lugar.

Klein dirá que un uso excesivo de la identificación proyectiva desemboca en un empobrecimiento del yo, debido a la perdida que este experimenta, deviniendo la madre u otras personas u objetos, su ideal del yo, generando sobre los objetos a los que se ha proyectado estas partes del yo una exagerada dependencia, ya que si se proyectó partes buenas del yo sobre estos objetos, serán representantes de las partes buenas del yo. Esto se semeja a lo que Freud describe cuando habla del enamoramiento).

La dificultad del concepto de identificación proyectiva es que parece condensar el narcisismo con la pulsión parcial siendo que para Freud el narcisismo es un nuevo acto psíquico de unificación de las pulsiones parciales en el yo.

Klein hablará también de la identificación introyectiva, donde la introyección del pecho bueno será la precondición del desarrollo normal. Hay que diferenciar esta introyección del pecho bueno, de la del idealizado, que es el correlato como habíamos visto del pecho persecutorio (malo), perturbando el desarrollo del yo. El yo frente al objeto ideal tiene una posición de subordinación.


La posición depresiva

Para Klein la posición depresiva constituye un "progreso" en relación a la posición esquizoparanoide, si bien ambas posiciones pueden alternarse y aún coexistir en algunas circunstancias.

1) la ansiedad aquí es depresiva

2)El objeto es total y se siente ambivalencia por él

3)El yo termina de constituirse

4)las defensas son las mismas pero en tanto defienden al yo de la angustia depresiva devienen defensas maniacas

1)El temor en este caso es haber dañado al objeto y la ansiedad depresiva va acompañada de culpa por ese daño imaginario al objeto.

2)El sujeto percibe sus impulsos destructivos dirigidos al objeto, el objeto se integra y es amado y odiado al mismo tiempo. Su consecuencia, como indiqué anteriormente, es la ambivalencia; es el amor y el odio no ya hacia objetos distintos (pecho bueno o pecho malo), sino hacia el mismo objeto.

Esta integración de objeto permite una mayor integración del yo. El objeto unificado es vivido como dañado. Sigue habiendo disociación entre un objeto total vivo y otro total dañado y moribundo.

La culpa devendrá duelo y la culpa llevará al concepto de reparación. Esta reparación permitiría creer en la posibilidad de la cura por el amor, pero se ve en los casos clínicos que Klein nos presenta, como esa reparación es siempre fallida.

La reparación forma parte de la posibilidad de sublimar y será lo que mantenga a raya la depresión. El duelo podría ser una forma de teorizar en Klein el tema del objeto perdido freudiano, que se transformará en un objeto que es necesario perder. Este duelo permitirá la identificación renovando la posibilidad de renovar los lazos con el mundo externo.

Así como para Freud en la melancolía la sombra del objeto cayó sobre el yo, constituyéndose en algo inasimilable que permite explicar el suicidio melancólico, en tanto no se trata de matarse sino de destruir a esto inasimilablemente otro que hay en el yo, en Klein esta "sombra" siempre esta en el yo. Así Klein dirá: "solo si el objeto ha sido amado como un todo, su perdida puede ser sentida como total." La perdida del objeto conlleva la perdida del yo y de ahí el carácter abrumador que tiene esta perdida.



En su artículo El duelo en su relación con los estados maníaco depresivos, dirá Klein: "mi experiencia me ha llevado a la conclusión de que, si bien es cierto que el rasgo normal del duelo es el establecimiento por parte del individuo del objeto amado y perdido dentro de sí, no está haciéndolo por primera vez, sino que a través del trabajo de duelo está reinstalando ese objeto así como todos sus objetos internos amados que siente haber perdido". Cada duelo reactiva las antiguas ansiedades por los objetos dañados o destruidos. El duelo es una repetición de lo vivido en la posición depresiva.

Si esta posición depresiva fue bien elaborada en su momento, los duelos posteriores serán exitosos. El complejo de Edipo permite que los objetos parciales desempeñen su papel mientras se establece la relación con los objetos totales. Por eso puede haber, como se señalará después, envidia hacia los objetos parciales, coexistiendo con la elaboración de la posición depresiva, que es la de constituir los objetos como totales.

Es alejar el interés del pecho materno más que alejarse de la madre, lo que incrementará la posibilidad de simbolizar y sublimar.

La represión que sucederá a la escisión no conlleva el peligro de desintegración que si tiene la escisión.



Dirá Klein en Algunas conclusiones sobre la vida emocional del lactante: "En la medida en que durante los tres o cuatro primeros meses de vida fue capaz de incorporar y establecer dentro de sí el objeto bueno que forma el núcleo del yo. Si este proceso fue exitoso- lo que implica que la ansiedad persecutoria y los procesos de escisión no son excesivos y que cierto grado de integración ha sido logrado- el yo puede introyectar y establecer el objeto total y atravesar la posición depresiva."

En Envidia y gratitud (1957) escribirá: "Si el objeto bueno se halla profundamente arraigado, la disociación es distinta y se produce la integración del yo y la síntesis de los objetos. Se mitigara así el odio por el amor y se establecerá la identificación con el objeto bueno total "

Al hablar de envidia primaria, en tanto se envidia al objeto bueno, hay algo que la envidia hace fracasar como se constata en los momentos de mejoría del paciente cuando surge un reagravamiento que Klein adjudicará a la reacción terapéutica negativa, intento de infinitizar la cura, uno de los obstáculos a la cura que Freud ya describió en 1923 en El yo y el ello. Esto se debe a que las buenas interpretaciones del analista son equiparadas a un buen alimento, proveniente del pecho bueno. Se envidiará dirá Klein la capacidad del analista de interpretar y esto producirá detenciones en la cura. La crítica destructiva, ligada a la transferencia negativa será particularmente evidente en pacientes paranoides. Es evidente que como lo afirma Klein el pecho no es un objeto físico sino que confluyen en él la totalidad de los deseos y fantasías inconscientes que le infunden cualidades que van mucho más allá del alimento, y aún metafóricamente de la interpretación que proporciona.

Vemos entonces surgir resistencias equivalente a las que Freud describe en relación a las resistencias del Ello y del Superyo, en la Addenda de Inhibición, síntoma y angustia.

Esta envidia que se dirige al pecho bueno, convirtiéndolo entonces, en persecutorio, hará poner en cuestión las posiciones kleinianas a partir de 1957. No desarrollaré este tema. Simplemente la nombró por que es una de las formas de tematizar el fracaso con el "buen encuentro" y "la cura por el amor" en la obra Kleiniana

La envidia, la voracidad, los celos son distintas maneras de nombrar la dificultad de este buen encuentro y como dije están absolutamente referidas a la pulsión de muerte. La envidia esta en relación al pecho bueno, busca robar los contenidos maternos y colocar especialmente en su pecho excrementos y partes malas del yo a fin de dañarla y destruirla mediante la identificación proyectiva. La voracidad es un deseo vehemente, impetuoso e insaciable que excede lo que el sujeto necesita y lo que el objeto es capaz y esta dispuesto a dar. Se trata del deseo de vaciar es decir predomina la introyección destructiva. Los celos a diferencia de lo que plantea Freud incluyen tres personas, mientras que la envidia es en relación a un objeto, cuyo estatuto llevo a Eric Laurent a hablar de lapsus del acto, justamente por la dificultad de su instrumentación en la práctica kleiniana.



La ilusión de Melanie Klein de lograr una cura por el amor, encuentra como he señalado a o largo de estos dos textos, permanentes obstáculos. El núcleo sádico del superyo, el fracaso de la reparación, la pulsión de muerte, omnipresente y cumpliendo una función de descompletar a la omnipotente madre kleiniana y finalmente la envidia primaria, son las piedras que la hacen tropezar. Su mito del goce continuo de la pareja combinada, requiere de la torsión que dé en 1957,para que el punto de lo no interpretable, de lo incurable, haga que, pese a la ausencia del padre que hay en su teoría, se acerque a lo que Laca formuló años después: un más allá del padre.

Quiero destacar por último, algo que ocurrió con la obra de Melania Klein.Sus discípulos jerarquizaron fundamentalmente las posiciones, con lo cual lo que se conoce como kleinismo, por lo menos en Argentina, es esa parte de su teoría, mientras que la pulsión de muerte fue segregada. Esa segregación tuvo consecuencias importantes en el psicoanálisis de los analistas de la A.P.A. Un retorno a la cura por el amor.
Bibliografía:

Klein, Melanie: El complejo de Edipo a la luz de las ansiedades tempranas.(l945), en Obras Completas.Tomo II. Editorial Paidós, 1987, Buenos Aires.

Klein Melanie: Envidia y Gratitud. (1957) En Obras Completas Tomo IV. Editorial Paidós,1987, Buenos Aires.

Klein Melanie. Simposium sobre análisis infantil(1927) En Obras Completas. Tomo I Editorial Paidós.1987, Buenos Aires

Klein Melanie: La importancia de la formación de símbolos en el desarrollo del yo (1930). Obras Completas TomoI. Editorial Paidós. 2da. Edición

Klein, Melanie. Primeros estadios del conflicto de Edipo y de la formación del superyo (1932) El psicoanálisis de niños. Tomo II. Editorial Paidós,1987, Buenos Aires

Klein, Melanie Notas sobre algunos mecanismos Esquizoides (1946). Obras Completas Tomo III Editorial Paidós. 2da. Edición,1987,Buenos Aires
(*)Publicado en el libro Incidencias del psicoanálisis. Entre el saber textual y la clínica. Editorial Anáfora ,1994, Buenos Aires
Catálogo: academica -> carrerasdegrado -> psicologia -> informacion adicional -> electivas -> 051 inglesa1 -> descargas
descargas -> Bion : Una teoría del pensamiento
descargas -> La sexualidad femenina
descargas -> Psicoanálisis: escuela inglesa
descargas -> La envidia, la voracidad, los celos son distintas maneras de nombrar la dificultad de este buen encuentro y como dije están ab
descargas -> Cátedra I prof. Dra. Estela Eisenberg Guías de trabajo y lectura para Trabajos Prácticos y Teóricos
descargas -> Construcción del Concepto de Superyó en la obra de Melanie Klein
descargas -> Cátedra I prof. Dra. Estela Eisenberg Guías de trabajo y lectura para Trabajos Prácticos y Teóricos
descargas -> Cátedra I prof. Dra. Estela Eisenberg Guías de trabajo y lectura para Trabajos Prácticos y Teóricos
descargas -> Cátedra I prof. Dra. Estela Eisenberg Guías de trabajo y lectura para Trabajos Prácticos y Teóricos
descargas -> Cátedra I prof. Dra. Estela Eisenberg Guías de trabajo y lectura para Trabajos Prácticos y Teóricos


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos