Pastoralia Familiar



Descargar 1 Mb.
Página4/8
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño1 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8



      1. Nuestros hijos como imágenes de Dios en proceso de restauración, tienen tareas que realizar que los habitúa para ser responsables, es alguien que ha sido llamado con un propósito de vida. Nuestra tarea como padres es ayudarlos a entender la importancia de su proyecto de vida enfocado en el Reino de Dios. Santiago 1:22 nos instruye a ser “hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores.”



      1. El niño ha de conocer la verdad, y el niño está llamado a actuar y responder basado en las verdades absolutas de Dios. Él es responsable; tiene libertad de escoger; y es personalmente responsable de sus acciones por los criterios que Dios ha determinado, y que se hallan en la Escritura. Romanos 3:19; Juan 7:17; Apocalipsis 22:17. Nuestros hijos al ser restaurados como imagen de Dios por la sangre preciosa de Cristo, tienen la capacidad y la libertad de escoger y diferenciar en lo correcto e incorrecto.



      1. De modo que la tarea de los padres de familia en el hogar es orientar a los hijos, a responder libremente a su llamado por Dios con una respuesta llena de adoración al Creador. Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová (Jos. 24:15).



      1. Esta respuesta ha de ser únicamente suya, y con convicción como resultado de una buena mentoria y discipulado de parte de los padres en la palabra de Dios y su Reino. Aún hoy el hombre caído retiene algo de la libertad natural para elegir. Pero solo en Cristo puede hacer una mejor elección para beneficio de la humanidad.



  1. La condición de nuestros hijos como criaturas caídas



    1. El problema de nuestros hijos en el proceso de educación y discipulado en los caminos del Señor; es el pecado. La Biblia declara: “Todos se desviaron, a una se han corrompido; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Sal. 14:3). “Porque no hay acepción de personas para con Dios. Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados” (Rom. 2:11-12).



      1. Debido al pecado, como padres debemos entender para enseñar a nuestros hijos que no viven y funcionan para sus propios propósitos. Él debe reconocer que hay un Dios. Hay una poder exterior y superior a quien debe responder, quien demanda vivir bajo normas absolutas, y que tienen el propósito bendecirlo; pero por los cuales él es tenido como responsable.



      1. El posmodernismo legado del modernismo ha hecho que la verdad y los valores sean vistas desde adentro, ligada la autoridad de las emociones. Nuestros hijos deben ser instruidos por los padres con la palabra de Dios y saber que no han de dirigir sus miradas hacia su interior en busca de las respuestas últimas para la vida. Tampoco han de mirar hacia el exterior en el plano horizontal. Sino que han de ver las cosas de arriba enfocadas en el Reino de Dios.



      1. ¿Es el corazón del niño inclinado hacia lo bueno, hacia lo que es malo, o es neutral? El hombre no es neutral, y nunca lo fue. El hombre esta depravado; La depravación total quiere decir que cada pensamiento, palabra y acción del hombre están manchadas por el pecado. El hombre en un tiempo fue bueno. Génesis 1:31 dice: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.” Pero, como se registra en Génesis 3, Adán y Eva pecaron, y su naturaleza se convirtió en una naturaleza caída.



      1. La Escritura da fe del hecho que toda la humanidad tiene una naturaleza pecaminosa y totalmente depravada. Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá (Jer. 17:9)? ... por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios (Rom. 3:23). La conclusión que debe derivarse, a partir de la Escritura, es que el hombre está esencialmente inclinado hacia los pensamientos y acciones que son malas o malignas.



      1. Pero Dios ha decidido restringir el pecado en este mundo para que su propósito divino pueda ser llevado a cabo. Solamente y únicamente por medio de la gracia de Dios que Cristo ofrece redención, para restaurar al hombre caído. El acto de Dios enviando a su propio Hijo para morir por la humanidad es la evidencia de que Dios coloca una gran cantidad de amor y valor sobre cada individuo. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:16)

4. Nuestros hijos pueden ser salvados por la preciosa sangre de Jesucristo

    1. Cualquier dificultad, desorden emocional, rebeldía de nuestros hijos en la vida, puede ser colocada en su propio contexto y asumir su propósito correcto en la historia de la redención.



      1. La vida puede asumir un nuevo significado; hay una razón para todo esto. Una relación personal con Dios por medio de la fe en Jesucristo es una parte integral de la justificación por Dios y señala el principio de la restauración de la imagen de Dios que Él completa en el cielo nuevo y la tierra nueva cuando regrese.



      1. Los hombres se convierten en hijos de Dios solo cuando colocan su fe en el acto salvador de Jesucristo, es decir, la expiación por medio de su muerte y la vida eterna a través de su resurrección. Eso es lo que nuestros hijos necesitan con urgencia, ¿quién lo hará? Queridos padres nosotros tenemos esa responsabilidad, no es el pastor, son los padres de familia.



    1. Varias porciones de la Escritura lo resumen bien



      1. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante (I Cor. 15:22, 45). Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe (Efe. 2:8-9).



      1. El Espíritu Santo opera en las personas redirigiéndolas hacia la Verdad. Para ello se requiere, la conversión. La conversión puede ocurrir de manera bastante súbita como a Pablo en el camino a Damasco (Hechos 9). También puede ocurrir en un período extendido después del obrar del Espíritu Santo en la regeneración de una manera gradual en el tiempo (II Tim. 1:5; 3:15; Isa. 49:1-6) con un punto de reconocimiento público (Rom. 10:9-10).



    1. La conversión, para un niño criado en un ambiente cristiano, es experimentada a menudo mediante un proceso gradual de la regeneración. Es una respuesta diaria a Dios; es un crecimiento gradual en las cosas de Dios, hasta tener un encuentro personal con Dios.

CONCLUSIÓN

Esta respuesta ha de ser únicamente suya, y con convicción como resultado de una buena mentoría y discipulado de parte de los padres en la palabra de Dios y su Reino. Aún hoy el hombre caído retiene algo de la libertad natural para elegir. Pero solo en Cristo puede hacer una mejor elección para beneficio de la humanidad. Nuestra tarea no solo es hablar con ellos sobre disciplina, cambio de conducta y conducta aceptable, a menos que el corazón del niño haya sido tocado por el Espíritu Santo, su actitud no será aceptable a Dios y a menudo siempre será un pequeño fariseo rondando en nuestro hogar. Como criatura responsable de sus acciones en contra de Dios, el niño es llamado a vivir una vida de interacción llena de adoración hacia su Creador, Salvador y Santificador.

PREGUNTAS DE LA LECCIÓN 4

1.- ¿Qué es el humanismo y el conductismo?

2.- ¿Qué es el cristianismo?

3.- ¿Cuáles son las justificaciones por el comportamiento de nuestros hijos en la familia y en la sociedad?

4.- Pero, ¿cuál es el verdadero problema de nuestros hijos?

5.- ¿Cuál es nuestra tarea como padres cristianos?

6.- ¿Cuáles son las cuatro verdades básicas acerca del niño?

7.- ¿Cómo se entiende la imagen de Dios en el hombre?

8.- ¿Cuál es la Tarea esencial de un Portador de la Imagen de Dios?

9.- ¿Cuál es la condición de nuestros hijos como criaturas caídas?



10.- ¿Pueden ser salvados nuestros hijos de esa condición?

LRectángulo redondeado 5ECCIÓN CINCO


Matrimonios que comunican el evangelio a los hijos para vivir en santidad


INTRODUCCIÓN



Todos entramos al matrimonio con nuestra lista de deseos. Algunos de esos deseos fueron expresados desde el principio al iniciar una bonita relación con la que es tu cónyuge ahora y algunos hemos callado hasta el día de hoy. Cuando nos casamos para formar una familia, nuestras primeras intenciones son: el deseo de ser felices, tener paz, escapar de la soledad, estabilidad emocional y económica, una casa, hijos con mejor educación, una esposa siempre arreglada, un esposo amoroso, placer físico, buena comida, etc., pero lo que comenzó con una buena y sincera intención, pronto termina en frustraciones, quejas y daños hacia nuestros hijos por la manera en cómo dirigimos a nuestra familia.

“En el mundo de hoy existen influencias extrañas, hostiles, destructoras de hogares. Los antiguos elementos que sustentaban a la sociedad ya no nos alientan ni protegen. El hogar cristiano tiene que florecer en un campo de mala hierba. Nuestra tarea es, entonces, incrementar nuestra resistencia, y vivir en familia de tal manera que surja una belleza especial y notable en cada uno de los miembros de los hogares cristianos.” 29 Así que asumamos la manera bíblica de orientar y dirigir nuestros hijos, para que descubran su lugar dentro del Reino de Dios.

  1. LO QUE LAS ESCRITURAS DICEN DE NUESTROS HIJOS COMO PERSONAS CREADAS POR DIOS.



    1. La Biblia presenta a un ser responsable en acciones y conductas, enraizados en el corazón.



  1. El Rev. Les Thomson, menciona en su libro: la familia desde la perspectiva bíblica, a Kroehler News diciendo: “Aún si los matrimonios se hacen en el cielo, el hombre tiene que ser responsable de su mantenimiento.” 30 Obviamente sabemos lo que dice Jesús respecto a los matrimonios en el cielo, (“no se van dar en casamiento”) pero a la luz de este pequeño pensamiento podemos afirmar bíblicamente que; el matrimonio constituido en familia, donde es adornado con la presencia de los hijos, debe responsabilizarse por el mantenimiento espiritual de la familia discipulando el corazón de los hijos.



  1. La Escritura enseña que el corazón es precisamente la fuente, el origen, la causa de la conducta humana.

Los padres que tienen una adolescente o joven ingobernable y problemático, concluyen que, el problema radica en las influencias formativas que ellos proveyeron y piensan que si hubieran tenido un mejor hogar las cosas hubieran salido bien, pero olvida que el niño no es determinado solamente por las influencias formativas de la vida sino que: El corazón de su hijo determina como responde su crianza.” 31

  1. El “corazón” es el motor de la vida humana. Lucas 6:45 dice: “El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón produce el bien; pero el que es malo, de su maldad produce el mal, porque de lo que abunda en el corazón habla la boca.” (NVI) Cuando la Biblia habla del corazón no se refiere al órgano vital que tenemos en el pecho; tampoco se refiere al “corazón” plagado de emociones desordenadas.



  1. El corazón, en la Biblia, es el centro o meollo del ser humano. Es el concepto que abarca todas las áreas de la vida interna del ser humano. Cuando la Biblia habla del corazón, se refiere a la voluntad, las emociones, la mente, el entendimiento, los deseos, las motivaciones, pensamientos, creencias, hábitos, etc. Otras maneras de referirse a él, es usando los términos: hombre interior, alma, espíritu, mente, entendimiento y otros semejantes.



    1. Jesús nos dice en Marcos 7:21-23, acerca de la fuente de las actitudes, palabras y acciones de los seres humanos, que están incluidos en nuestros hijos.



  1. Están dentro de la persona almacenada en su corazón. “Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona” (Marcos 7:21-23). De modo que ante este concepto muy importante, se nos hace ver que, lo que pienso, siento, deseo, digo y hago son decisiones que tomo de acuerdo con lo que hay en mi corazón.



  1. Si el niño no es conducido a escudriñar su corazón conforme a las Escrituras desde temprana edad; tarde o temprano caerá ante las redes de la idolatría que hay en su corazón. El niño por naturaleza es idólatra, o lo enseñamos a adorar a Dios o buscará que adorar. Es la razón del porque les gusta coleccionar a los súper héroes y otros objetos que aman más, que a Dios mismo.



  1. Sus decisiones y acciones lo hacen responsable delante de Dios. Por tanto, a temprana edad debe aprender a asumir su responsabilidad. Él debe experimentar la conversión. Esta conversión; es un giro de la adoración a uno mismo y un volverse hacia la adoración del Señor. Jeremías pide: “...conviérteme, y seré convertido, porque tú eres Jehová mi Dios” (31:18). Incluye un dar la espalda, un giro (arrepentimiento) y un volverse hacia (fe). La conversión es un don de la gracia de Dios.



    1. Nuestra cultura evangélica posmoderna, está diluida y casi perdida que no se nota su presencia en la sociedad como en el pasado.



  1. Muchos padres de hoy están perdiendo a sus hijos y viven con el temor de alejarse de Dios al ingresar en la secundaria, la prepa o en la universidad, que prácticamente los induce a volverse ateos. Los padres de niños pequeños viven con el miedo fatal de la adolescencia, que desde temprano inician sus terapias y consultas con el psicólogo en lugar de la Palabra de Dios.




  1. La única guía segura para formar y discipular a nuestros hijos, es recuperar la centralidad en la Biblia, como verdad absoluta de Dios. Muchos lo declaran inapropiado y primitivo para nuestros tiempos, pero no lo han probado. No debemos desaprobar algo desde la perspectiva humanista sí, no lo hemos probado apropiadamente.




  1. Para nuestros tiempos debido a los cambios en nuestra cultura alejada de Dios, la educación parece que sólo se está ejerciendo para los fines propios de competencia para las exigencias de una sociedad consumista, materialista, hedonista y narcisista, opuesto a la educación bíblica.




    1. La tarea de la educación es multifacética.




  1. Involucra ser autoridad que transmita gracia, pastorear a los hijos para entenderse a sí mismos en el mundo de Dios, mantener el evangelio a la vista claramente; para que ellos internen las buenas nuevas del evangelio y vivan con significado e identificación bajo el reinado de Dios.




  1. Entender estas verdades bíblicas del evangelio del Reino de Dios, sobre la vida de nuestros hijos en familia, muestra la responsabilidad del padre como sacerdote del hogar.




    1. Muestra al padre como autoridad representativa de Dios




    1. Muestra al padre la importancia de ser pastor de la familia




    1. Muestra la importancia al padre de ser portador del evangelio




    1. Muestra la importancia de que el hijo interne el evangelio por el padre



    1. Muestra la importancia de que el padre ayude al hijo a descubrir su lugar dentro del reino de Dios.




  1. LOS PADRES DEBEN COMENZAR PASTOREANDO EL CORAZÓN DE SUS HIJOS, CONFRONTÁNDOLOS CARIÑOSAMENTE CON LA GRACIA DE DIOS DE QUE SON PECADORES.




    1. Razones por el cual debemos ocuparnos de nuestros hijos desde la infancia



  1. Son demasiados pecadores como nosotros



    1. Rom.3:23: "... por cuanto TODOS pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios...", no se indica ningún límite de edad. Este verso hace muy claro que nacemos en pecado y que por tanto los niños no son inocentes ante Dios.



      1. Al ser concebidos en pecado delante de Dios, deben cargar la responsabilidad por su pecado. ¡Cuánto más es necesario que conozcan el camino del Señor a temprana edad! Sal.51:5: “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre.”



      1. Este verso NO dice que el acto de la concepción sea algo pecaminoso. Lo que dice es que desde el pecado de Adán, cada vida humana empieza desde su concepción en un estado separado de Dios. (Lo mismo se expresa en Rom.5:12.)



      1. Gén.25:22: “Y los hijos (Jacob y Esaú) luchaban dentro de ella (esto es, en el vientre de su madre); y ella dijo: Si es así, ¿para qué vivo yo?” Aunque este incidente no dice nada sobre la edad de estos muchachos se puede deducir de este pasaje, que los niños pueden manifestar la influencia del pecado desde muy temprana edad, “...por tanto te llamé rebelde desde el vientre” (Is.48:8) incluso antes de nacer en el vientre de su madre.



    1. La conocida parábola de la oveja perdida, afirma declaraciones: “Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido. ... (Mat.18:11-14) Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños. hermanos aquí se compara el niño con una oveja perdida. ¡mientras el niño, no se convierta, está perdido!



      1. En (Mat.18:2-3). Jesús llama un niño, literalmente un niño, no “una persona sencilla”, y habla acerca de este niño “pequeños” (verso 6), y en este mismo contexto relata también la parábola de la oveja perdida.



      1. Existen muchas iglesias que enseñan que los niños pequeños son inocentes, sin pecado, y que empiezan a ser pecadores solamente cuando alcanzan una determinada “edad de la responsabilidad.”



    1. Necesitan ser salvados como nosotros, porque no son inocentes.



  1. A primera vista, esto parece irrazonable. Sin embargo, si enseñamos que los niños son inocentes, entramos en conflicto con algunas verdades fundamentales de la Palabra de Dios.



    1. Vemos que el efecto del pecado original sobre toda la humanidad no tiene efecto sobre los niños, algo que las Escrituras desmiente (Rom.3:23, 5:12).



    1. Negando la fe en Cristo como único camino de salvación, que los seres humanos tienen capacidad para salvar, pensamiento teológico que la Biblia desmiente nuevamente (Juan 14:6, Marcos 16:16).



    1. Hacemos creer y enseñar que la salvación eterna puede perderse, en Cristo. (San Juan10:28-29).



  1. Si sostenemos que los niños son inocentes y por tanto son salvos, entonces tendríamos que enseñar que hay algún momento en su vida donde empiezan a pecar y un momento de su vida donde comienzan a perderse.



    1. Estaríamos en conflicto con Juan 5:24 y 10:28-29 donde dice que el salvo, no vuelve a perderse. Hebr.6:4-6, dice que un nuevo arrepentimiento ya no es posible para la salvación. (Por que nunca lo fueron, son apóstatas sin esperanza)



    1. ¿Son los niños “inocentes”? Un ingrediente esencial para la conversión de un niño es la convicción del pecado. Un niño que no está convencido de su propio pecado y de su necesidad de perdón, no está listo para aceptar el señorío de Cristo en su corazón y volverse un seguidor de Jesús.



    1. (¡Lo mismo se aplica a los adultos!) Para esto también, no hay límite de edad, porque es la obra del Espíritu Santo y no depende de las capacidades intelectuales o psicológicas del niño. Existen niños de cuatro años que son más conscientes de su pecado que muchos adultos.



  1. DIOS USA A LOS NIÑOS COMO EJEMPLO DE SU REINO DESDE EL ANTIGUO TESTAMENTO HASTA EL NUEVO TESTAMENTO.



    1. Dios tiene en gran estima a los niños para construir su Reino sobre la tierra.



      1. Si un niño se convierte a raíz de esta obra del Espíritu Santo en él, su conversión es igualmente real y duradera como la de un adulto. Ante esta situación es necesario afirmar el por qué los padres de familia, tienen la urgencia y la necesidad de guiar a su hijo a someter su corazón al señorío de Cristo y enfocarlo hacia el Reino de Dios.



      1. Porque desde pequeños pueden ser usados por Dios para testimonio del evangelio y del reino de Dios.



    1. En el Antiguo Testamento



      1. El caso de los hijos de Abraham. Gén.18:18-19: “...habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra...Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová.” Abraham es bendecido porque enseña a sus hijos el camino de Dios.



      1. El caso de los niños que entran en la tierra prometida. Núm. 14:30-32: “Vosotros a la verdad no entraréis en la tierra... Pero a vuestros niños, de los cuales dijisteis que serían por presa, yo los introduciré, y ellos conocerán la tierra que vosotros despreciasteis.” Dios promete la tierra a los niños. Ellos pueden ganar la batalla que los adultos perdieron por su falta de fe.



      1. El caso de los niños mencionado en los Salmos. Salmo 8:2 / Mateo 21:16: “De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza, a causa de tus enemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo.” La alabanza de los niños es un arma espiritual poderosa.



      1. El caso de los niños en gestación que afirma las escrituras ver a Dios Sal.139:14-17: “...Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas.” Dios tiene un propósito establecido aun antes del nacimiento, cada niño en el Reino de Dios tiene sobre su vida un llamado único y personal de parte de Dios.



  1. En el Nuevo Testamento



    1. El caso de cómo tratar a los niños. Mat.18:5-6: “Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe. Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.” Él dice: que de la manera como tratamos a un niño, así tratamos al Señor mismo.



    1. El caso de los niños que entienden mejor las cosas. Mat.11:25-26: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó.” Los niños pueden entender el Evangelio, este entendimiento no depende de la inteligencia o educación humana, sino de Dios quien les revela la Verdad.



    1. El caso de los niños que Jesús usó como ejemplo. Marc.10:15: “De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él.” El niño es el ejemplo de cómo hay que recibir el Reino de Dios. De la misma manera sencilla como ellos pueden recibir al Señor, así debemos recibirle nosotros.



    1. El caso del niño que trajo sus panes y sus peces a Jesús. Juan 6:8-9: “Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?” El comentario ¿qué es esto para tantos? refleja la actitud de muchos líderes hoy. Pensamos de la contribución de un niño como algo muy pequeño.



  1. Pero la respuesta del Señor a la pequeña ofrenda, la usó para alimentar a más de 5000 personas. La contribución más insignificante (a nuestro parecer) puede multiplicarse en las manos del Señor y obrar un gran milagro. ¿Quién lo trajo? ¡Un niño! La respuesta para formar a los hijos, depende en gran medida de nosotros quienes enseñamos a los niños adolecentes jóvenes en nuestro hogar para ser útiles en el Reino de Dios.



    1. La visión de una familia extendida se encuentra en el corazón del Padre (Gen. 1:26-28). La primera vez que la Biblia dice que “no es bueno que el hombre esté solo” era Dios hablando a Adán (Gen. 2:18). Dios tenía deseos de una relación extendida.



  1. Dios deseaba unos hijos a su imagen

  2. Dios deseaba que sus hijos se reprodujeran y llenaran la tierra.

  3. Dios deseaba que sus hijos alcanzaran un nivel de madurez para reflejar su carácter y naturaleza.

  4. Dios deseaba tener una relación íntima y comunión con sus hijos.

  5. Dios deseaba que sus hijos entraran en una función divina de gobernar y reinar.

  6. Dios deseaba que sus hijos eventualmente cualificaran como esposa para el Eterno Hijo de Dios.



    1. La importancia de los padres en el hogar y la familia




      1. Los padres son bien importantes para Dios porque: son las vasijas por las cuales Dios desea promover Su propósito eterno en cada familia (Gen. 1:26-28).




    1. Los padres son responsables de ser fructíferos y multiplicarse.




    1. Los padres tienen que ayudar en la producción de carácter santo y madurez en los miembros de la familia.



    1. Los padres deben ayudar a levantar el depósito, el potencial y ministerio que Él ha puesto en cada niño.




    1. Los padres tienen que procurar que sus hijos vengan al conocimiento y experiencia de una verdadera relación con Dios.




  1. Los padres son los mediadores de los pactos de Dios a los miembros de la familia.




    1. Esto significa que los padres son a sus hijos lo que Dios es a ellos (Ef. 6:1; Ex. 12:3). Los hijos a menudo forman una imagen de Dios basado en lo que ven en sus padres. “Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor, porque esto es justo” (Ef. 6:1).




    1. Los padres son, ejemplo, educadores entrenadores, disicplinadores correctivos; conductores activos de la familia en relación al pacto con Dios. “Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: "El día diez de este mes cada uno tomará para sí un cordero, según sus casas paternas; un cordero para cada casa” (Éxodo 12:3).



    1. Los padres entrenan por tres medios principales: Por su ejemplo (Deut. 6:4-9). “Escucha, oh Israel, el SEÑOR es nuestro Dios, el SEÑOR uno es. Amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos. Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.”




      1. Cuando te sientes en tu casa. Esto significa que estas enseñando durante tiempos de descanso.




      1. Cuando andes por el camino. Esto significa que estas enseñando cuando estas viajando.




      1. Cuando te acuestas. Esto significa que estas enseñando a la hora de acostarse.



      1. Cuando te levantes. Esto significa que está enseñando cuando te levantas.



      1. El reto del Señor en Deuteronomio 6:6-9 es para enseñar a nuestros hijos en todo tiempo. Está claro en este pasaje que el medio predominante de entrenamiento para nuestros hijos en los caminos del Señor es el estilo de vida de los padres. Los hijos aprenden muchas cosas solo por observar a los padres. Ellos aprenden: Ellos aprenden estas cosas porque son un reflejo de los que hay en el corazón de sus padres (Deut. 6:6). Porque están en sus corazones, también están en las puertas y las paredes de sus casas.




  1. Los padres dirigen la familia a través de la enseñanza bíblica directa (Deut. 4:9-10). “Por tanto, cuídate y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, y no se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; sino que las hagas saber a tus hijos y a tus nietos. Recuerda el día que estuviste delante del SEÑOR tu Dios en Horeb, cuando el SEÑOR me dijo: "Reúneme el pueblo para que yo les haga oír mis palabras, a fin de que aprendan a temerme todos los días que vivan sobre la tierra y las enseñen a sus hijos.”




    1. Esta no es una responsabilidad que pertenece a la iglesia. Esta es la responsabilidad del padre y la madre y no puede ser delegada (Pro. 1:8; 4:21; 13:1; 15:5; 23:22-23). Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no abandones la enseñanza de tu madre; porque guirnalda de gracia son para tu cabeza, y collares para tu cuello (Proverbios 1:8-9).




  1. EL RESULTADO DE PERMANECER COMO PADRES EN LA DISCIPLINA DEL SEÑOR PARA DIRIGIR A NUESTROS HIJOS DENTRO DE LA FAMILIA




    1. Los padres dirigen la familia por medio de la disciplina, en amor




  1. Hijo mío, no tengas en poco la disciplina del señor, ni te desamines al ser reprendido por él; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota al todo el que recibe por hijo. Es para vuestra corrección que sufrís; Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo hay a quien su padre no discipline? Pero si estáis sin disciplina, de la cual todos han sido hechos participantes, entonces sois hijos ilegítimos y no hijos verdaderos. Además, tuvimos padres terrenales para disciplinarnos, y los respetábamos, ¿con cuánta más razón no estaremos sujetos al Padre de nuestros espíritus, y viviremos? Porque ellos nos disciplinaban por pocos días como les parecía, pero Él nos disciplina para nuestro bien, para que participemos de su santidad. Al presente ninguna disciplina parece ser causa de gozo, sino de tristeza; sin embargo, a los que han sido ejercitados por medio de ella, les da después fruto apacible de justicia. Por tanto, fortaleced las manos débiles y las rodillas que flaquean.” (Hebreos 12:5b-12).



  1. Según las Escrituras, los hijos son una bendición significativa sobre todo (Gen. 17:16; 28:3; Sal. 107:38; 128:3). “Y la bendeciré, y de cierto te daré un hijo por medio de ella. La bendeciré y será madre de naciones; reyes de pueblos vendrán de ella” (Génesis 17:16) Los hijos son un regalo misericordioso de Dios (Gen. “Entonces Esaú corrió a su encuentro y lo abrazó, y echándose sobre su cuello lo besó, y lloraron. Y alzó sus ojos y vio a las mujeres y a los niños, y dijo: ¿Quiénes son éstos que vienen contigo? Y él respondió: Son los hijos que Dios en su misericordia ha concedido a tu siervo” (Génesis 33:4-5).



  1. Los hijos son la herencia de Dios (Sal. 127:3-5) “He aquí, don del SEÑOR son los hijos; y recompensa es el fruto del vientre. Como flechas en la mano del guerrero, así son los hijos tenidos en la juventud. Bienaventurado el hombre que de ellos tiene llena su aljaba; no será avergonzado cuando hable con sus enemigos en la puerta.”



    1. Los hijos tienden a reflejar hacia los padres como han sido tratados por ellos. Si los padres tienen poco o ningún respeto por sus hijos, los hijos tendrán poco o ningún respeto por sus padres. Una de las cosas que el Evangelio hace es restaurar al hombre a un lugar de dignidad y respeto como la creación especial de Dios hizo a Su imagen y semejanza.




  1. Hay algunas palabras que se relacionan con los padres e hijos de manera positiva cuando se siguen los consejos escriturísticos.




    1. Respeto (Rom. 12:10) Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal; con honra, daos preferencia unos a otros; LBLA. Ámense unos a otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente. Significado: una estima por y aprecio; honor y estima; cortés…NIV




    1. Aprecio (Filipenses 2:3-4) Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás. Significado: Dar alto valor; estimar compartiendo valor o excelencia.



    1. Estima (Gálatas 5:13) Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; sólo que no uséis la libertad como pretexto para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. Significado: Atención absorbente; hacer caso; consideración.




  1. Más palabras construidas en la vida de nuestros hijos.




    1. Reconocimiento (1Corintios 12:20-27). Sin embargo, hay muchos miembros, pero un solo cuerpo. Y el ojo no puede decir a la mano: No te necesito; ni tampoco la cabeza a los pies: No os necesito. Por el contrario, la verdad es que los miembros del cuerpo que parecen ser los más débiles, son los más necesarios; y las partes del cuerpo que estimamos menos honrosas, a éstas las vestimos con más honra; de manera que las partes que consideramos más íntimas, reciben un trato más honroso, ya que nuestras partes presentables no lo necesitan. Mas así formó Dios el cuerpo, dando mayor honra a la parte que carecía de ella, a fin de que en el cuerpo no haya división, sino que los miembros tengan el mismo cuidado unos por otros. Y si un miembro sufre, todos los miembros sufren con él; y si un miembro es honrado, todos los miembros se regocijan con él. Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno individualmente un miembro de él. Significado: Reconocimiento por la validez de algo; una indicación de aprecio o aprobación de una estima por lo genuino de algo. Todo el mundo tiene un sentido en el cuerpo de Cristo. Esto incluye los hijos. No podemos decir “no tenemos necesidad de ti.” Los hijos son personas reales también y miembros del cuerpo de Cristo.



    1. Dignidad (1Pedro 2:17). Honrad a todos, amad a los hermanos, temed a Dios, honrad al rey. –LBLA Den a todos el debido respeto NIV. Significado: “El estado o cualidad de ser excelente, digno o honorable.” En el Antiguo Testamento para “honor” significa tratar algo con “precioso o costoso.” Esto sería tratar una vasija preciosa o posesión familiar.

CONCLUSIÓN

Los padres no están para sentarse y dejar que sus hijos hagan su propio camino por la vida. Ellos tienen que ayudarlos y equiparlos en proceso de hacer decisiones al contribuir su sabiduría y experiencia. Dirigir envuelve apuntar a nuestros hijos como uno apuntaría un arco y flecha. Esto no es participación pasiva sino participación activa (Sal. 127:3-5). La Biblia no es un manual específico sobre cómo debemos corregir a nuestros hijos en cada situación concreta. Pero, establece una serie de pautas o principios aplicables para cada situación con la sabiduría del Señor. Nuestra labor como familia, iglesia y misioneros es la construcción de un mundo más justo y más humano, la promoción de leyes justas que favorezcan el recto orden social en el pleno respeto de la dignidad y de la legítima libertad del individuo y de la familia, a nivel nacional e internacional con una cultura del Reino de Dios.

PREGUNTAS DE LA LECCIÓN 5

1.- ¿Qué es lo que las Escrituras dicen de nuestros hijos como personas creadas por Dios?

2.- ¿Qué debe experimentar nuestro hijo para adorar al verdadero Dios?

3.- ¿Cuáles son las responsabilidades del padre como sacerdote del hogar que muestra las Escrituras?

4.- ¿Cuáles son las razones por el cual debemos ocuparnos de nuestros hijos desde la infancia?

5.- ¿De qué manera Dios usa a los niños como ejemplo de su Reino en el Antiguo Testamento?

6.- ¿De qué manera Dios usa a los niños como ejemplo de su Reino en el Nuevo Testamento?

7.- ¿Cuál fue la visión de Dios para la familia?

8.- ¿Cuál es la importancia de los padres en el hogar y la familia?

9.- ¿Cuál es el resultado de permanecer como padres en la disciplina del Señor para dirigir a nuestros hijos dentro de la familia?

10.- ¿Cuáles son algunas palabras que se relacionan con los padres e hijos de manera positiva cuando se siguen los consejos Escriturísticos?



LRectángulo redondeado 14ECCIÓN SEIS




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad