Parte 3: juventud juventud



Descargar 107.51 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño107.51 Kb.
Vistas57
Descargas0
  1   2   3

PARTE 3: JUVENTUD

Juventud: Tiempo lógico que se extiende desde el momento en el cual el sujeto se desprende de lo endogámico, que lo familiar le provee como espacio protector, y se enfrenta a las exigencias del mundo complejo.

Podría ser considerada expresión del trabajo psíquico supuesto en la salida exogámica de un sujeto que se inserta en la dinámica de las relaciones sociales y económicas que caracterizan al mundo histórico-socio-cultural en el que vive, con el hallazgo del objeto, y la construcción de proyectos: laboral, profesional y maternidad o paternidad.

Juventud como un momento lógico en la que el sujeto se encuentra en condiciones de abandonar el espacio endogámico familiar y reconociendo, definiendo y haciéndose cargo de su propio deseo, identificándose con proyectos propios que tienen un grado de realización diferente que aquellos del tiempo de la niñez o de la adolescencia, marcados por la ilusión de omnipotencia narcisística. El joven debe enfrentar la preparación y construcción de un proyecto de vida propio. Al adentrarse en las condiciones de vida q presenta la sociedad en la q vive, se le plantea un conflicto entre exigencias en relación al futuro por parte de las generaciones que le preceden y la pretensión adolescente de vivir plenamente en el presente.

Los jóvenes tienen ideas, proyectos, propuestas, lo que implica que pretenden hacerse escuchar y no sólo obedecer a los mandatos y esto implica un trabajo psíquico a enfrentar. En tanto el sujeto se encuentra atravesado por lo histórico-socio-cultural que lo determina a través de procesos identificatorios que se inician en el vínculo con el Otro familiar, la compleja tarea que supone construir y asumir un proyecto propio plantea doble trabajo: desasirse del deseo del otro y enfrentar una realidad del mercado con escasas o mezquinas posibilidades para la juventud y para un cada vez mayor desempleo o despidos.

Cuando el trabajo de duelo que caracteriza al inicio de la adolescencia comienza a entrar en su fase final, o de elaboración propia, se presenta otro duelo que reactiva el duelo por los padres infantiles que había conducido a un proceso de desasimiento en dos terrenos:


  • de la autoridad y del ideal paterno

  • de los vínculos objetales de amor y odio de la trama edípica.

En un comienzo el niño coloca a su padre en el lugar desde el cual provienen sus propios pensamientos, como referente permanente, como garante de su ser. Luego en la adolescencia, con la caída del padre del lugar omnipotente, una idea, una institución o un líder determinado, como subrogado paterno, en conjunción con la identidad sostenida por el grupo de pares, servirán de respaldo para la construcción de valores e ideales propios y toma de decisiones. Ambivalencia afectiva: coexistencia de mociones cariñosas y hostiles hacia el padre, primero amado y admirado y luego reconocido como molesto perturbador de la propia vida pulsional, complejo que luego se desplaza hacia sustitutos o subrogados paternos, los profesores. También se presentará en la órbita del complejo fraterno hacia pares o figuras significativas en procesos identificatorios.

Complementariamente al trabajo de desprendimiento de lo familiar, la posibilidad de investir con libido narcisista a pares le permite desmentir diferencias a través de estados afectivos con un objeto que es amado porque tiene lo que a uno le falta o que desearía tener, como doble especular complementario; mientras que como doble especular opuesto u hostil, otro es ubicado en el lugar de lo insignificante o despreciable, lo que le permite criticar o menospreciar lo que rechaza de sí mismo.



Los procesos identificatorios que unieron al sujeto con los padres de la infancia y de la adolescencia no desaparecen sino que forman parte constitucional del carácter.

En la juventud la construcción de un lugar propio como sujeto, ser, tiene relación directa con la posibilidad de pensar, como síntesis de lo personal y lo social, esencial en la posibilidad de toma de decisiones, en lo referente a la elaboración de un proyecto de vida. Y es en relación con este trabajo de toma de decisiones que se plantea un doble proceso de duelo:



  • en cuanto al lugar del propio padre, en su búsqueda de un espacio propio en el aparato productivo de la sociedad, el joven entrevé la posibilidad de equipararse, e incluso llegar a superar al “rey inalcanzable”.

  • en tanto al definirse por una dirección otros caminos deben quedar desechados lo cual equivale a realizar el duelo por el reinado del mundo de fantasía que a garantizaba la ilusión de la propia omnipotencia narcisística. Con los años y gracias a la experiencia los proyectos comienzan a hacerse más realistas, quedando la dimensión de la fantasía como preparatorio para la acción.

La construcción de un proyecto de vida se realiza en un terreno de muertes, propias y ajenas, en una encrucijada angustiante ante lo irreductible de lo real representado en el futuro. Esta construcción está en directa relación con la solidez de su posición subjetiva, en tanto el proyecto es uno de los tantos escenarios del fantasma.


ELECCIÓN DE CARRERA U OCUPACIÓN LABORAL

La desorientación en cuanto a la elección vocacional sería un equivalente al desorden que en la adolescencia se produce en todo terreno, es consecuencia de la conmoción estructural.

En el tiempo de la globalización la elección de una carrera o de una ocupación laboral enfrenta lo incierto, la inseguridad, a diferencia de lo que sucedía en otras décadas donde la educación y el trabajo poseían y otorgaban estabilidad y regularidad tranquilizadoras.

El joven se encuentra hoy ante un panorama socio-político-económico en el cual la incertidumbre y el azar se integran a las variables que el sujeto debe considerarse para la construcción de proyectos y elección de trabajo.

El proyecto surge en lo esperable desde el propio joven, en tanto el deseo se ubica en relación a un futuro, al producirse la consolidación o fortalecimiento del fantasma. Comienza el joven a re-considerar su posición en relación a los otros y en cuanto a un futuro en el contexto en el q le ha tocado vivir.
LA METAMORFOSIS EN EL HALLAZGO DE OBJETO

Freud incluye el hallazgo de objeto, el establecimiento de un vínculo amoroso con cierta o relativa estabilidad luego de los intentos de acercamiento al otro sexuado en los primeros tiempos de la adolescencia. Existirían dos caminos para este hallazgo que se realiza por apuntalamiento en los modelos de la temprana infancia y el narcisista que busca al yo propio y lo encuentra en otros.

En la construcción de proyectos para un futuro se incluye como posibilidad la elección de partenaire, o pareja sexual, a quien amar, aceptando las diferencias y las limitaciones o distancias respecto de ideales inalcanzables.

(“Trabajar” supone el sostenimiento de una actividad con cierto grado de creatividad o productividad y no una tarea alienante-alienada)



Amar verdaderamente implicaría poder aceptar al otro con sus virtudes y sus limitaciones, supone reconocer las diferencias entre el sujeto y el objeto de amor, confluyendo corrientes tierna y sensual en un vínculo que adquiere cierta permanencia o estabilidad, superando e integrando el propio narcisismo. Al amar se da lo que no se tiene, teniendo en cuanta que el amor se enlaza con el deseo.

Junto con el amor y la elección de pareja, con el logro de una relación amorosa con relativa estabilidad, se presenta la posibilidad de concretar la maternidad o la paternidad inserta en un proyecto de vida. Ser padre o madre implica reconocer la inevitabilidad de la propia muerte al ubicar al hijo como continuidad de la vida en otro ser en el que se “introduce” el propio narcisismo, enfrentando al mismo tiempo el duelo por la muerte de los propios padres al desplazarlos hacia el lugar de abuelos. La paternidad a igualar o a sobrepasar al propio padre puede llegar a provocar desde fuertes sentimientos ICC de culpa como derivación de la fantasía de asesinato (Winnicott). Ser padre implica un complejo proceso simbólico que supera por cierto la dimensión de la acción de procrear.


CARÁCTER

“Eso difícil de definir que se llama carácter es atribuible por entero al yo” (F). Sería la forma en que el sujeto adquiere expresión en el yo la relación entre los sistemas YO-ELLO-SY como producto de identificaciones diversas que marcaron la historia de la constitución subjetiva en su conjunción con formaciones reactivas y sublimación. El carácter hace al sujeto reconocible a través de sus manifestaciones que le dan un “sello” o “marca” diferenciable, peculiar, en cuanto a su forma de ser en el mundo y en sus relaciones con los otros.



Está construido con el material de las excitaciones sexuales y se compone de pulsiones fijadas desde la infancia, de otras adquiridas por sublimación y de construcción destinadas a sofrenar unas mociones perversas. Importancia de las identificaciones con figuras significativas de distintos momentos de la vida y también aquellas que se produjeron en vínculo que se rompieron o se disolvieron pero dejaron marca como precipitados en el carácter.
PULSIÓN

Aparece como un concepto fronterizo entre lo anímico y lo somático, como un representante psíquico de los estímulos que provienen del interior del cuerpo y alcanzan el alma como una medida de la exigencia de trabajo que es impuesta a lo anímico a consecuencia da su trabazón corporal.



  • Esfuerzo o empuje: factor motor de la pulsión, o la suma de fuerza o medida de exigencia de trabajo que ella representa.

  • Meta o fin: es la satisfacción, cancelar el estado de estimulación por caminos diversos.

  • Objeto: es aquello en o por lo cual la pulsión puede alcanzar su meta o la satisfacción pulsional.

  • Fuente: procesos somático cuyo estímulo es representado en la vida anímica por la pulsión.

Los síntomas se sostienen en la energía de la pulsión sexual, son inconciliables con las restantes por lo que son segregadas por acción de la represión. La pulsión reprimida nunca cesa de aspirar a la satisfacción plena y que todas las formas sustitutivas, reactivas o sublimaciones son insuficientes para cancelar su tensión acuciante.

Cuatro destinos: Trastorno hacia lo contrario / Vuelta hacia la propia persona / Represión / Sublimación.
SUBLIMACIÓN

Explicar ciertas actividades humanas que aparentemente no guardan relación con la sexualidad, pero que hallarían su energía en la fuerza de la pulsión sexual. Es un proceso por el cual la libido es canalizada hacia actividades aparentemente no sexuales (creación artística y trabajo intelectual). Implica el cambio de objeto, permite el pasaje a otra satisfacción distinta de la satisfacción sexual pero igualmente emparentada psíquicamente con ella, siendo la satisfacción por sublimación comparable a la q se procura por ejercicio directo de la sexualidad. Proceso ICC por el cual la pulsión reemplaza un objeto sexual por otro en apariencia no sexual, connotado con ciertos valores e ideales sociales y además se cambia el fin por otro no sexual sin perder su intensidad. Obtiene la satisfacción sin represión. Posibilita que actividades psíquicas superiores desempeñen un papel tan sustantivo en la vida cultural.

Según Lacan la satisfacción que se obtiene con la sublimación es paradójica pues entra allí en juego algo del orden de lo imposible, con lo real. Implicaría el reemplazo de un goce no conveniente, parasitario, por otro posible, acotado, vía emergencia de deseo. Lo que cambia no es el objeto sino su posición en la estructura del fantasma, cambia la naturaleza del objeto

La sublimación en la adolescencia tardía iniciaría el camino hacia el acatamiento de la normatividad de la moral y las buenas costumbres definidas desde lo cultural.
SINTHOME

Cuarto anillo que permite a lo R S I mantenerse unidos, garantiza la cohesión del nudo, a través de la compensación o suplencia de la falta o dimensión de la función paterna (Neurosis: reforzamiento de la función del Nombre del Padre). La función del Nombre del Padre es “dar nombre a las cosas” y de estar forcluido (como en la psicosis) tendría consecuencias en la estructuración de la posición del sujeto.

Sinthome como un “artificio”, suplencia, tiene por función reparar el nudo en el lugar de la falla. Solidificación o rectificación de la posición subjetiva. Sólo un “saber hacer allí con” puede ser sinthome si cumple función de anudamiento en un lugar de falta. En tanto el sujeto pueda nombrarse como “siendo” por su quehacer “algo” que lo identifica (Joyce: “soy escritor”). Nombrar, dar nombre, “identifica”, distingue y da existencia.

En la clínica se podrá ir descubriendo cómo y dónde podrá construirse un sinthome que sea propio porque cada uno es responsable de su saber hacer. Un taller de creación puede ser lugar propicio en donde el decir, a través de diversas formas de expresión estética o de quehacer laboral, encuentre medios para realizar su sinthome.

Cada quien en lo esperable, ubicará una actividad y un material que la sostenga, que provoque goce y con esto y una nominación para el sujeto como quien a aquella se dedica y así se apuntala la estructura y se sostiene el yo.

La construcción y el fortalecimiento del sinthome están en relación con los avatares de la constitución subjetiva, por lo que en la adolescencia algo referido a un replanteo o a la consolidación del sinthome está en juego.


Se debe estudiar la relación permanente entre los destinos de la pulsión en la adolescencia, analizando en cada caso el lugar q la sublimación, en tanto sin represión, posee desde la pubertad, en una interrelación q llevará, con la consolidación del reposicionamiento subjetivo a la construcción de un sinthome en el cual se sostiene el sentimiento de si del sujeto, lo cual se producirá en los momentos subjetivos definidos como “juventud”.
JUVENTUD EN TIEMPOS DEL CAPITALISMO TARDÍO.

Las características del momento histórico influyen en expectativas y proyectos que se construyen y en las posibilidades de concreción de los mismos.

Estimulándose el presente y la inmediatez, el sujeto alineado en un frenético universo de compra-venta y consumo, suele vivir expectante y ansioso. El modelo económico genera exclusión y marginación.



Con preocupación por la incertidumbre laboral, por la desocupación y por la corrupción derivada del sistema capitalista, los jóvenes saben que la estabilidad laboral no existe y que en poco tiempo, cualquiera puede ser reemplazado por otro, siendo despedidos con pobre indemnización o con ninguna. Se enfrenta a la inestabilidad laboral como variable permanente, lo cual no le permite construir fácilmente proyectos de vida a largo plazo.

Se les pide experiencia cuando se encuentran buscando tenerla. La sociedad de consumo ofrece una amplia gama de recursos que otorgan masivamente goce solitario, en encierro narcisístico que aísla y debilita o deteriora los lazos sociales.


CARÁCTER Y EROTISMO ANAL – S. FREUD

Personas en las que sobresalen 3 cualidades: Son particularmente ordenadas, ahorrativas y pertinaces. Investigando la temprana infancia de estas personas averiguamos fácilmente que necesitaron un plazo relativamente amplio para llegar a dominar la incontinencia fecal. Parecen haber sido de esos lactantes que se rehúsan a vaciar el intestino porque extraen de la defecación una ganancia colateral de placer. Inferimos en su constitución sexual congénita un resalto erógeno hipernítido de la zona anal.



Conjeturamos q la constancia de aquella tríada de cualidades de su carácter puede ser puesta en conexión con el consumo del erotismo anal. El erotismo anal es uno de esos componentes de la pulsión que en el curso del desarrollo y por la educación cultural se vuelven inaplicables para metas sexuales, y esto sugiere discernir en esas cualidades de carácter los resultados inmediatos y constantes de la sublimación de este. El aseo, el orden, la formalidad causan toda la impresión de ser una formación reactiva contra el interés por lo sucio, lo perturbador, lo q no debe pertenecer en el cuerpo. También se da un nexo entre el dinero y la defecación, posiblemente por la oposición de lo más valioso q el hombre conoce y lo menos valioso q arroja de sí como desecho. Indicar una fórmula respecto de la formación del carácter definitivo a partir de las pulsiones constitutivas: Los rasgos de carácter q permanecen son continuaciones inalteradas de las pulsiones originarias, sublimaciones de ellas, o bien formaciones reactivas contra ellas.
LA ANGUSTIA EN LA CLÍNICA CON ADOLESCENTES

En los últimos años comenzaron a presentarse con frecuencia en la clínica una serie de conductas autolesivas voluntarias. Encontraremos un déficit en la disponibilidad de recursos psíquicos de mayor nivel de complejidad para hacer frente al conflicto y la angustia; la agresión hacia el objeto se dirige al sujeto. Las acciones son descargas de una tensión que no puede ser cualificada. El dolor físico puede ser utilizado para aliviar o anestesiar el sufrimiento psíquico.

En adolescentes gravemente perturbados, los cortes en la piel serían modos de hacer borde donde no lo hay o donde es precario. La conducta masoquista puede ser un intento de apuntalar a un self tambaleante. El placer y el dolor actúan recortando ciertos estímulos con respecto al resto, contribuyendo a definir como real lo q tenga esas cualidades (si algo duele, o si produce placer, entonces existe). Lo que debió ser sentido y pensado, escapa la simbolización y se convierte en una acción ejecutada sobre la piel. Se produce la acción pulsional directa a través del cuerpo.

En los orígenes de estas patologías se encuentra una insuficiente empatía de la madre (o sustituto) q no le permite decodificar las sensaciones y desarrollos de afecto del bebe, con lo cual éste va a permanecer en un estado donde dichas sensaciones y afectos no podrán ser cualificados. Además de un aporte insuficiente en la instauración de la función del yo de autoapaciguar o calmar la angustia, sólo tienen disponible la vía de la supresión inmediata del estímulo a través de una acción motriz. Los jóvenes q se lastiman no buscan el alivio en el contacto reparador con el semejante ni consigo mismos, sino q evitan el sufrimiento emocional a través del dolor físico.

¿Por qué se da tanto en la adolescencia? La oferta (difusión de prácticas de modificación voluntaria del cuerpo) q proviene de la cultura de pertenencia se combina con la necesidad del adolescente de adquirir o afianzar su identidad; y de q en la adolescencia hay un exceso de difícil tramitación (plus q queda sin representación y va a buscar la vía de la acción)


LOS JÓVENES ANTE LA INCERTIDUMBRE DE LA ELECCIÓN VOCACIONAL

Dos áreas a considerar sobre la orientación vocacional



  • Lo subjetivo: Deseos y expectativas e intereses de quien consulta

  • La información: Conocimiento de oferta y demanda del sistema educativo y del contexto profesional y ocupacional

La orientación se ubica en el entrecruzamiento de tres campos: El del sujeto de la orientación, el del sistema educativo y el del mundo del trabajo

El sujeto: Se enfrenta a esta toma de decisiones todavía enmarcado en el reordenamiento narcisista q implica la adolescencia. Se encuentra apremiado por padres y educadores en un “se debe elegir, libremente”, mientras q desde el aparato productivo las posibilidades se muestras escasas o mezquinas. Clima de incertidumbre, desesperanza y escepticismo. La elección debe constituir un acto en el q el sujeto pueda jugar un deseo propio.

El sistema educativo: Fallas en el nivel medio: Por un lado falla estructural de no generar las competencias básicas para enfrentar nuevas exigencias académicas; y por otro no haber desplegado alternativas de “la ley simbólica cuya función es anudar el deseo del sujeto a la ley social”. Se debe pensar en la práctica de la orientación como una tarea imprescindible del esclarecimiento e información q le permita a un sujeto establecer recorridos q lo capacite para abordar dudas e interrogantes desde una posición pensante, crítica y creativa q permita un movimiento de búsqueda y definición.

El mundo del trabajo: Cambios en el mercado laboral y las demandas sociales de empleo; la globalización acentuó la desigualdad social. Incertidumbre ante estos cambios y la permanente transformación del mercado.

Tarea de facilitar el encuentro de los jóvenes con la incertidumbre q permita desenmascarar y cuestionar la trama socio-económica y cultural q muestra ideales y verdades únicas para dar cuenta de elecciones lo menos discordantes posible con sus creencias y deseos.


TRANSGRESIÓN ADOLESCENTE Y VIOLENCIA SOCIAL

Trabajo del duelo, la pérdida tiene consecuencias en la vida anímica del sujeto (Ej, perdida de trabajo, de ser amado, de expectativas o probabilidades, debilitamiento de objetivos o proyectos vitales). El duelo patológico se haya ligado a las actuaciones transgresoras.

Lo que se perdió (ser amado, posición económica, trabajo, etc) eran puntos de anclaje q brindaron al sujeto cierto reconocimiento de ser. Con el duelo queda implícita la propia muerte, hay una doble pérdida: del objeto amado y del sujeto en ese espacio de amor. No es ante cualquier pérdida q sobreviene el duelo sino cuando esta arrastra un pedazo del sujeto. Es la existencia la q se pone en juego.

En la clínica se escucha que ahora que perdió el amor/puesto en la empresa/etc ya no tiene nada por lo que vivir, que “es nada”, apelándose a una identificación con lo inanimado. Identificación q puede tomar diferentes formas de expresión en el discurso, significando el desfallecimiento de la imagen especular y el estrechamiento o clausura del horizonte para la propia vida. El orden simbólico se trastoca y es en referencia a la imagen de quien partió desde donde el sujeto se anuda, y ya no se enuncian preguntas por lo q perdió sino q se hace frente a lo real de la pérdida con la certeza de q lo q se perdió fue el propio sujeto, y como consecuencia, el sentido de la vida.

Aparece el odio como posibilidad de ligar la palabra a la imagen del objeto perdido, pero q en la melancolía se vuelve contra la propia persona. Se afirma la negación de su existencia, quedando todo el tiempo al borde del acto con riesgo de la propia vida como forma de poner fin a su dolor de existir.

En el mejor de los casos es el acting out, q está dirigido a Otro y supone una demande de amor. Cuando el cuarto nudo (sinthome) se muestra frágil o débil para sostener la cohesión del nudo borromeo de 3, puede buscarse una supuesta salida: a través del acto, como salida del mundo simbólico y como cultivo puro de pulsión de muerte, la agresión puede manifestarse en violencia hacia la propia persona o hacia otros.



Ante la injusticia o la violencia social (o bien cuando se supone q existen) la actuación transgresora lejos de está de constituirse en respuesta valedera a aquella, es una búsqueda de salida individual dentro de las patologías del acto.

En las patologías del acto (intentos de suicidio, drogodependencias, actuaciones trasgresoras) la impulsión o la tendencia a pasar al acto es el recurso utilizado en tanto si bien el sujeto en estas problemáticas habita el lenguaje no puede apelar a este en ciertas circunstancias en las q el afecto desborda el procesamiento psíquico. En las patologías del acto el sistema protector o entramado de contención constituido por el lenguaje tiene puntos de debilidad o fallas, no alcanzando para impedir q el sujeto quede a merced del goce del Otro (no teniendo eficacia para ponerle limite a dicho goce)





Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos