Para Usos Internos y Didácticos Solamente


El siglo de Catalina II y sus sucesores



Descargar 351 Kb.
Página5/14
Fecha de conversión30.12.2018
Tamaño351 Kb.
Vistas283
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

El siglo de Catalina II y sus sucesores.


Catalina II, llamada la Grande (1741-1796), fue la soberana rusa más conocida en el extranjero. Se rodeo de eficaces colaboradores como Rumianzev, Potiomkin, Panin, Suvorov. Bajo su reinado florecieron las artes, la literatura (por ejemplo con el poeta Derzhavin, precursor de Pushkin y el dramaturgo Vonwiesen entre otros) y prosperó la instrucción publica estatal. Sus reformas legislativas y gubernamentales (edictos) fueron impor­tantes. A las tentativas infructuosas de establecer una alianza con estados norteños, siguieron las exitosas conquistas exteriores, para las cuales contó Rusia con el extraordinario estratega, fervoroso cristiano Generalísimo Alejandro Suvorov, quien después de sus victorias sobre turcos y otros enemigos de Rusia se hizo mundialmente famoso (ya en el reinado siguiente) por su campaña en los Alpes, donde atravesó el paso de Saint-Gotard en pleno invierno a la cabeza de sus tropas. Respecto a esta hazaña, el general francés Massena dijo: “daría todas mis victorias por la campaña suiza de Suvorov.”

Volviendo a Catalina II debemos mencionar las dificultades internas que tuvo por el levantamiento de E. Pugachev (1773), quien se hacia pasar por el zar Pedro III.

Catalina II secularizo las tierras pertenecientes a iglesias y monasterios, o sea, el sosten de ellos, atestando un duro golpe a la Iglesia.

La división de Polonia entre Prusia, Rusia y Austria tuvo lugar también durante el rei­nado de Catalina II. Así Rusia recupero casi todas sus tierras originales de Rusia Pequeña: Malorosia. Los ucrainianos y blancorusos , dominados durante mas de tres siglos por Polonia se reintegraron a su Patria Cristiana Ortodoxa.

Con esta reconquista la gran franja de estepas salvajes fue liberada de las hordas de tártaros de Crimea, que proveían a los mercados europeos y asiáticos de esclavos rusos. Se calcula, que durante los 200 años anteriores a la reconquista, no menos de 5 millones de rusos cristianos fueron vendidos como esclavos. Las mujeres jóvenes se destinaban a los serrallos musulmanes, los hombres jóvenes y fuertes a las galeras europeas, mayormente de Venecia, y a los niños los educaban como guerreros convertidos al Islam para luchar contra su propio pueblo. Hasta hoy en Turquía se ven descendientes de aquellos que fueron vendidos, con sus rasgos típicos eslavos.

Para colonizar estas tierras fértiles con clima mucho mas benigno que en Rusia del Norte, Catalina II entrego tierras y subsidios, ofreciéndolos además de los rusos, a alemanes (que se establecieron sobre todo en la cuenca del Volga), judíos (que arrendaban las tierras así recibidas a otros, prefiriendo dedicarse al comercio), búlgaros, griegos, suizos.

En 1783 el Rey Heraclio II de Georgia pidió a Catalina II la protección de Rusia para su país contra la invasión de turcos y persas. Al morir el hijo de este, Jorge XII en 1801, Georgia se proclamo como parte integrante del Imperio Ruso.

El nieto de Catalina II, Alejandro I, se distinguió en muchos sentidos. A principios de su reinado, bajo la influencia de su preceptor suizo La Harpe, se mostró discípulo ferviente de los enciclopedistas.

A comienzos del siglo XIX Rusia se vio envuelta en la contienda durante las guerras napoleónicas (1812), alcanzando el apogeo de su potencia después de las victorias sobre Europa coalicionada por Napoleón y la toma de París por las tropas rusas en 1814. En aquella época el Emperador Alejandro I se tornó arbitro del destino europeo en el Congreso de Viena de 1815. Lejos de abusar de su poder, impuso a los príncipes alemanes paz y reconciliación con Francia (1815).

En el año 1825, según la leyenda, que parece confirmarse hoy, deseando dedicarse solo a la oración, Alejandro l abandonó el trono, para cual se hizo pasar por muerto. Konstantin, el hermano de Alejandro I, tiempo atrás había renunciado a sus derechos sucesorios a favor de su hermano Nicolás, aunque no lo había proclamado públicamente. El desconocimiento de esta renuncia facilito a los “decembristas” la realización de un movimiento revolucionario tendiente a impedir una nueva ascensión al trono y ultimar a la estirpe real. El verdadero inspirador de éste movimiento fue un tal Hersh Peretz, pero la mayoría de los conspiradores fueron jóvenes idealistas, pertenecientes a la aristo­cracia rusa. Es la primera vez que en Rusia se conoció el programa socialista, que incluía la matanza y exterminio total de la familia real. El movimiento fracasó, Nicolás I fue proclamado Emperador de Rusia, mientras que su hermano mayor Alejandro, pasó el resto de su vida en Siberia, bajo el nombre de Feodor Kusmich, ermitaño de vida santa.

El reinado de Nicolás I duró desde 1825 hasta 1855. Dos crisis revolucionarias sacudieron Europa durante este período: la revolución del año 1830 y la del año 1848. Su política, autoritaria y opuesta a toda idea revolucionaria, o liberal, le costó no sólo la enemistad de la opinión pública europea, sino también el aislamiento de los círculos intelectuales, literarios y aristocráticos rusos, los cuales fueron influenciados con ideas liberales y antigubernamentales. Este hecho no impidió, sin embargo, el florecimiento de las artes: en el año 1852 fue inaugurado el mundial­mente admirado museo de bellas artes “Hermitage” en San Petersburgo. El más célebre poeta ruso Alejandro Pushkin, los poetas Lermontov y Zhukovsky (este último designado luego preceptor del príncipe heredero Alejandro II), el escritor Nicolás Gogol, el poeta y dramaturgo Alexis Tolstoi, todos fueron contemporáneos de Nicolás 1°. Fedor Dostoievsky, uno de los más conocidos escritores rusos, cuyas obras traducidas en varios idiomas gozan del prestigio similar a las obras de León Tolstoi, empezó a publicar en esta época sus primeras obras.

En el año 1827 a consecuencia de la guerra con Persia (actual Irán) fue anexado el Azerbeidjan. En el año siguiente Rusia tomó bajo su protección a una parte de Armenia, evitando así para sus habitantes una matanza, como la que luego ocurrió en el año 1915 en la parte que quedo bajo el dominio Turco, que con un millón quinientos mil víctimas, fue el primer genocidio del siglo XX.

En los últimos años de este reinado estalló la guerra de Crimea, a orillas de Mar Negro, cuando Inglaterra, Francia, Cerdeña y Turquía (con neutralidad enemistas de Austria y Alemania) atacaron unidas a esta península y se apoderaron de Sebastopol pese a la defensa heroica de fuerzas rusas de mar y tierra. Nicolás 1 no sobrevivió a esta derrota, y fue su hijo Alejandro II quien firmó la paz en París, que limito la presencia de la flota rusa en el Mar Negro.

El nuevo Emperador, Alejandro II, educado según los principios liberales, se interesó desde el comienzo de su reinado en tratar de abolir la servidumbre que pesaba sobre los campesinos sujetos al régimen de “derecho de esclavitud,” para lo cual contó con el estadista Kiseliov. Corresponde destacar que esta aspiración respecto a la liberación de los campesinos, fue ya planeada por el Zar Pablo I (1796-1801), padre de Alejandro I e hijo de Catalina II, lo cual posiblemente fue la causa principal de que fuera asesinado.

Así, en febrero de 1861, dos años antes de la liberación de los esclavos en los EE UU, Alejandro II, llamado el Libertador, firmó el manifiesto que daba la libertad a los campesinos siervos, esta­bleciendo el régimen comunal que se denomino “mir”: que significa paz, mundo, comunidad, para beneficio de los labradores.

Entre los años 1877 y 1878 los rusos liberaron a Bulgaria, Serbia, Rumania y Grecia del yugo turco. Pero por el tratado de Berlín 1878, el ministro inglés Disraeli consiguió aminorar la victoria rusa y crear un movi­miento de opiniones hostiles a Rusia.

Por el tratado de Livadia en 1879 se delimito la frontera con China.

El Zar Alejandro II reformó el sistema judicial, militar y administrativo. Las reformas que cambiaron toda la vida del imperio enfurecieron a los revolucionarios liberales-socialistas, interesados fundamentalmente en obtener el poder, porque estas reformas anularon la razón de ser de una revolución. Entonces empezó la “Gran Cacería” a Alejandro II, reformador y libertador de los campesinos-siervos. Ocho atentados contra la vida del Zar fallaron. Solo en el noveno atentado el 1 de marzo de 1881 lograron su objetivo. Lo mataron. Precisamente para este día estaba programada por el Zar la firma de la constitución.

Así implantación del régimen liberal soñada por Alejandro II y sus consejeros, no llegó a concretarse.

Alejandro III, hijo de Alejandro II, reinó desde 1881 hasta 1894. Durante este período fue fundado el Banco de Fomento para Campesinos (1882) que otorgaba prestamos a 49 años sin ningún interés y con 15 años de gracia. También fueron dictadas las leyes que mejoraban las condiciones de trabajo de los obreros (1882-1886); y fue anulado el impuesto a los labradores (1883-1885). En cuanto a las relaciones exteriores, una alianza militar con Francia fue concretada.

El reinado de Alejandro III es siempre considerado como “reac­cionario,” olvidando el carácter particular del pueblo ruso. Los movimientos de propaganda contra el régimen monárquico tuvieron cierto éxito en esferas intelectuales y estu­diantiles, pero el pueblo seguía unido fuertemente al soberano, ya que en su conciencia el Zar se encontraba más allá de las clases sociales, reinando por la Gracia de Dios. Además la persona del Zar Alejandro III era valorada no solo por sus principios morales y monárquicos, unidos a la voluntad férrea en el reinado, sino también por su extraordinaria fuerza física. Es conocido que salvo la vida de sus familiares durante una catástrofe ferroviaria, soportando el peso del techo del vagón sobre sus hombros hasta la llegada de ayuda. Durante su reinado Rusia fortaleció su economía interna y jugo un papel preponderante en lo internacional. Durante su gobierno Rusia no tuvo ninguna guerra ni contienda militar. Por lo cual le fue concedido el titulo de Pacificador.

No carece de interés la opinión del historiador liberal italiano Guillermo Ferrero, quien en 1933 opinaba que: “desde 1815 y hasta 1914 Rusia sostenía el equilibrio en Europa, ya que sin contar las contiendas de 1848 y de 1870 ninguna guerra sacudió el continente europeo. Esta circunstancia permitió el libre desarrollo de todos los países europeos, mientras que la competencia de Rusia con Inglaterra en intereses asiáticos contribuía a que aquel continente se mantuviese tranquilo y alerta. La caída del zarismo en Rusia representó su alejamiento de Occidente y de Oriente y esta retirada quebró el equilibrio mundial.”

En los últimos años del siglo XIX hubo en Rusia un notable desarrollo en los campos de Medicina, Economía (ver tablas ultima pagina), Ciencias, Finanzas, Literatura, Música (Alexis Tolstoi, Leon Tolstoi, Ivan Turgenev, Fiodor Dostoievsky, Anton Chejov, Piotr Tchaikovsky, Alexandr Borodin, Nicolai Rimsky-Korsakoff, Modest Mussorgsky fueron algunos de los más destacados representantes).

Alejandro III-ro murió en 1894 subiendo entonces al trono su hijo, Nicolás II, el último de los Romanov, familia que durante 300 años llevaron el pesado timón del poder en Rusia.

Desde el día en que siendo un adolescente de 13 años presenció el asesinato de su abuelo Alejandro II mutilado por las bombas terroristas, hasta que en Ekaterinburgo fue masacrado junto con toda su familia (e incluso con sus servidores y su medico, quienes no quisieron abandonarlo) el 17 de julio de 1918, Nicolás II pareció predestinado al sufrimiento. Por ejemplo, fue víctima de un atentado en Japón, luego, con motivo de su coronación durante una fiesta popular en Jodynka, una avalancha de publico dejo un saldo de varios cientos de muertos. Mas adelante el fracaso de la guerra de 1904, que inicio Japón y que se desenvolvió a 11 000 km. de distancia de los centros militares de Rusia (siendo quizá esta, y la revolución interna de 1905, unas de las causas de la derrota). Además del padecimiento por la hemofilia de su único hijo varón Alexis. También la guerra mundial y por fin, la segunda revolución, todo pareció juntarse en su contra. En el campo religioso: el Zar Pedro I el Grande había impedido el nombramiento de un sucesor del Patriarca, suplantando su autoridad por un Senado (Santo Sínodo) que incluía laicos y hasta ateos, con el cual el pueblo ruso, profundamente religioso y obediente, se encontraba prácticamente acefalo e incluso tendenciosamente aconsejado. El Zar Nicolás II inicio la restitución del Patriarcado, para lo cual según la Ley de Melquisedec estaba autorizado. Dicha restitución se concreto en 1918, cuando el Zar ya estaba en cautiverio.

Respecto al reinado de Nicolás II dijo Winston Churchill: “Tenía que ser la aguja del compás. La guerra o la paz; ofensiva o retirada; ceder o insistir. Este fue el campo de batalla de Nicolás II. Por qué no rendirle el justo honor? La ofensiva de los ejércitos rusos que salvo a París en 1914; las penurias de la retirada subsiguiente, sopor­tadas con valor; la reorganización de nuevas fuerzas; las victorias de Brusilov; la entrada de Rusia en la campaña de 1917, más poderosa que nunca, (...) no es todo esto su gloría personal?” y el ministro inglés agrego amargamente: “El Zar no está más. El y todo lo que quiso fue librado a sufrimientos y muerte. Pero, cuál otro se mostró más capaz? Quién dirigió a Rusia? No faltaban hombres valerosos y enérgicos, pero en aquellas circunstancias ninguno pudo solucionar las cuestiones surgidas, de las cuales dependían el destino y la existencia de Rusia.”



Breves apuntes sobre el reinado del último Zar.


1) Iniciativa internacional: en 1898 Nicolás II proyectó formar en La Haya una Conferencia Internacional de Desar­me para la conservación de la paz mundial (precursora de la actual UN). Por iniciativa del Zar en el siguiente año esta asamblea tuvo lugar, y tomó una serie de medidas para suavizar las crueldades de la guerra: por ejemplo, prohibición del uso de gases tóxicos y balas explosivas y bombardeos a lugares poblados. Un jarrón de malaquita y una inscripción perpetúan la memoria del Zar Nicolás II en el Palacio de La Haya.

2) Leyes y reformas: Las leyes sobre el trabajo obrero, promulgadas en 1882 por Alejandro III fueron complementadas y ampliadas. Así, en 1897 se les agregó una ley general que limitaba las horas de trabajo de obreros adultos y mujeres. (Recordemos que en la mayoría de los estados progresistas europeos no existían en esa época limitaciones legales para el trabajo de obreros adultos.) Alejandro III ya había promulgado disposiciones sobre prohibición respecto de trabajo de los niños. También por el Zar Nicolás II en 1903 fue promulgada la ley que creaba la responsabilidad del patrón por accidentes de trabajo.

3) Situación económica: En su obra de 700 páginas, “El Desarrollo del Capitalismo en Rusia” Lenin reconoce el crecimiento económico de Rusia, donde el número de obreros aumentó notablemente en la última década del siglo XIX pasando de 1,5 millones a 3 millones de trabajadores. La moneda rusa fue respaldada por el patrón oro. En 1897 bajo Nicolás II, se estableció la paridad rublo — oro con el libre e ilimitado cambio de billetes de la tesorería por monedas de oro.

La producción de acero superaba a la del Imperio Austro-Húngaro, utilizándose totalmente en el mercado interior; la elaboración del algo­dón alcanzó en el año 1913 a 431 mil tonelada por año (a valor de 600 millones de rublos-oro o sea 300 millones de dólares-oro). La extracción anual de oro en Siberia se calculaba en 50 millones de rublos-oro, la del petróleo en 9.000 toneladas y la de carbón en 30.900 toneladas. La riqueza caballar en estos años (Europa y Asia) alcanzaba 40 millones de cabezas, el ganado vacuno 51 millones de cabezas, y la de ovejas 80 millones de cabezas. Entre los años 1910-1911 Rusia exportaba anualmente cereales por 750 millones de rublos oro (375 millones de dólares-oro). Mas de lo que en los mismos años Argentina, EE. UU., Canadá y Australia exportaban juntos. La materia prima exportada no podía exceder el 12,5 % de la totalidad. El resto de lo exportado debía ser elaborado.

En el 1904 los japoneses atacaron (con beneplácito y financiación de los bancos de E.U. e Inglaterra) inesperadamente la fortaleza y puerto ruso en el Pacifico, Port Arthur, aniquilando la flota rusa del Pacifico (recuérdase Pearl Harbor). Con este acto empezó la penosa guerra en la región lejana de Oriente, con transporte muy difícil desde Rusia europea, ya que el transiberiano no estaba terminado en todo su trayecto de 11.000 km.

Después de una defensa heroica de once meses Port Arthur cayó.

(Inglaterra no permitió el paso por el canal de Suez, aumentando en esta forma el trayecto alrededor de Africa en varios miles de millas con gran perdida de tiempo, y prohibió la venta de carbón ingles a la escuadra rusa).

La escuadra del Almirante Rozhdestvénsky, que llegaba desde San Petersburgo fue atacada por los japoneses en el estrecho de Zusima y aniquilada. Pasado casi un siglo, la marina japonesa mantiene en secreto sus propias perdidas en esta batalla. La paz se firmó en Portsmouth (USA) en 1906, actuando de intermediario Teodoro Roosevelt.

Las noticias que llegaban del frente fueron aprovechadas por los revolucionarios para provocar desórdenes y levantamientos que abarcaron muchas regiones. El 17 de octubre de 1905 el gobierno promulgó un manifiesto, donde se daba a la población todas las libertades cívicas, como también la participación de los representantes del pueblo en los órganos legislativo-consultativos. El período revolucionario (financiado por bancos extranjeros) duró un año y el orden fue recién restablecido en el mes de enero de 1906.

El organismo representativo fue denominado “Duma” (duma-pensamiento). El mismo año se fundó el Consejo del Estado que trabajaba paralela­mente con la Duma. como una especie de Congreso y Senado.

La creación del cargo de Primer Ministro fue otro paso hacia la democratización del país. Uno de los más grandes estadistas rusos fue Petr Arkadievich Stolypin. Su discurso inaugural contenía la siguiente declaración: “Seguiremos con las reformas renovadoras y lucharemos contra el terror revolucionario que pone obstáculos en nuestro camino.” Fueron numerosos los atentados de los terroristas, precur­sores de ideas socialistas y de bolcheviques, contra él y su familia. Mutilaron e hirieron a varios de sus hijos, pero no lograron frenar su labor. Stolypin cayó víctima de un atentado en vísperas de la promulgación de nuevas reformas agrarias por él elaboradas, que beneficiaban a los campesinos. P. A. Stolypin fue asesinado 1 de setiembre de 1911 en la opera de Kiev en presencia del Zar Nicolás II por Leiba Bogrov.

Los socialistas izquier­distas residentes en el extranjero se autodenominaron “bolcheviques”: mayoritarios, como una derivación de la palabra rusa “bolshe” que significa “mayoría.” Grandes cantidades de dinero se gastaron en actos terroristas, y la lista de personas asesinadas es muy larga. Por ejemplo: desde julio de 1906 hasta el 15 de agosto del mismo año fueron cometidos 613 atentados con 244 personas asesinadas. Actos planeados desde Ginebra por el organismo central de los bolcheviques Asef, Goetz, Leiba Sikorsky, Schweitzer, Dora Brilliant y otros integraron el grupo. Ni la prensa, ni la publicidad censuraron estos actos. Tampoco la Duma condeno el terror antigubernamental donde perecieron muchos estadistas rusos, como también gente del pueblo y agentes de policía. En una de las secciones de la Duma Stolypin (recién mencionado en estas paginas) pronuncio su celebre frase: “Ustedes (revolucionarios) quieren grandes cataclismos, nosotros (el gobierno), queremos la Grandeza de Rusia!”

Y la acción subversiva prosiguió, hasta que en el año 1917 el pueblo ruso sucumbió a las promesas de los revolucionarios.

En víspera del ataque final contra Alemania bajo presión de la Duma y sin encontrar apoyo en las Fuerzas Armadas, ni en la aristocracia, ni en sus inmediatos colaboradores, el 2 de marzo el Zar abdico a favor de su hermano Miguel, paso que, según la opinión de sus consejeros, evitaría la guerra civil fratricida. El gran duque Miguel no acepto esta responsabilidad.

En su diario personal el Zar Nicolás II anoto esta amarga frase: Estoy rodeado de cobardía, traición y mentira.

Revolución del 1917.


El “Gobierno Provisional,” políticos, miembros de la Duma — principales opositores al gobierno y artífices de la Revolución resultaron incapaces de gobernar, tampoco lograron la victoria en la guerra con Alemania ya vislumbrada y preparada. En pocos dais en Rusia reino la anarquía absoluta, agravada con la liberación de los presos políticos. Junto con ellos fueron liberados también numerosos presos criminales.

La “Orden № 1,” abolió toda disciplina militar, con cual dejo de existir el Ejercito como tal (y esto en tiempo de guerra!)!

Lenin especuló con que la derrota de Rusia facilitaría sus planes políticos. Alemania, en guerra con Rusia, permitió pasar a través de su territorio a Lenin con sus seguidores. Alemania también invertido millones de marcos-oro para fortalecer el trabajo subversivo del partido de Lenin, traidor a los intereses de Rusia. Los datos de esta financiación, se publicaron al levantar el secreto de los archivos alemanes. Luego llegaron a Rusia desde E.U., Argentina, Francia, Inglaterra y otros países barcos enteros con toda clase de socialistas exiliados, rusos y no rusos para “profundizar y ampliar” la Revolución.

La falta de autoridades competentes y su consecuente anarquía en el peor sentido de esta palabra, la avalancha de criminales (liberados desaprensivamente de las prisiones), quienes junto con soldados-desertores sin ninguna clase de inhibiciones y bien armados gozaban de impunidad y la promoción de las ideas ateas pronto pusieron al país en el caos.

Dostoyevsky en “Los hermanos Karamazov” se anticipo a esta situación haciendo decir a Ivan: “Si Dios no existe, todo es permitido.”

La primera euforia de libertad había bruscamente terminado.

El desaliento cundió inclusive en los propios ideólogos de la revolución. Se dijeron a si mismos: “nosotros pretendíamos erradicar la miseria y la pobreza, los revolucionarios de hoy asesinan a los poseedores de riqueza” Los nuevos dirigentes se jactaban de fusilar a expertos, refiriéndose a todos los dominios, basándose en las palabras de Lenin: “hasta una cocinera también puede gobernar el estado.” El uniforme de estudiante de la universidad o de la escuela técnica bastaba para que su portador fuese considerado enemigo del pueblo. Muchos de los que antes simpatizaban con la revolución, huyeron de Rusia.

El 7 de noviembre de 1917 Lenin y Trozky (seudónimo de Leiba Bronstein), al mando del partido bolchevique tomaron el poder que según la expresión de Lenin “estaba tirado en el suelo.” El mismo Kerensky, jefe del Gobierno Provisional, huyo disfrazado con una toca de enfermera.

La toma del poder por los bolcheviques no fue acatada sin protestas por el pueblo ruso. Los comunistas respondieron con “Terror Rojo” a cada protesta miles y miles de personas por orden de Lenin y Trozky fueron fusilados. Los mas conscientes, los mas valientes, o sea lo mejor de cada clase de la nación: Obreros, sacerdotes, intelectuales, comerciantes, oficiales, campesinos, nobles. La misma suerte corrieron en primer lugar los mas cercanos en el espectro político, miembros de otros partidos socialistas. Pocas semanas después empezó la forma­ción de divisiones del “Ejército Blanco,” que sin ayuda alguna del exterior luchó tres anos contra el Terror Rojo. Personas de todas las clases y edades se alistaron en sus filas: oficiales y soldados, jóvenes, maduros y ancianos; alumnos de colegios secundarios, obreros y campesinos, marineros civiles, militares; hombres y mujeres escribieron con su sangre páginas de gloria. Los levantamientos contra el Terror Comunista, que costó al pueblo ruso más de 50 millones de víctimas, son conocidos sólo en parte, a causa de la “cortina de hierro,” y esperan al historiador que los describirá con justicia y objetividad, rindiendo cuenta y homenaje a su inigualable heroísmo.

Un papel preponderante en el Ejercito Rojo en su lucha contra el Ejercito Blanco jugaron las tropas extranjeras, reclutadas tanto entre los prisioneros de la Primera Guerra (1914-1918), voluntarios socialistas del mundo entero, sobre todo letones, húngaros, austríacos, y mercenarios chinos. Al no hablar ruso ni preocuparse por los intereses del pueblo, no tenían con este ningún contacto y obedecían fielmente a los dirigentes comunistas. En sus memorias Leon Trozky (Leiba Bronstein) recuerda que el gobierno comunista confiaba en los años 1917-1918 solamente en las tropas letonas, mercenarios chinos y voluntarios extranjeros.

Como una de las primeras víctimas del Terror Bolchevique cayó el mismo Emperador Nicolás II. No fue juzgado, ni ejecutado públicamente, ni ultimado “por voluntad popular.” Al contrario, los soldados rusos en la casa de Ekaterinburgo, donde se hallaba cautivo el Zar y su familia, fueron desar­mados en esa noche del 17 de julio de 1918 y sustituidos por soldados extranjeros, bajo el mando de Yankel Yurovsky. Alevosamente el Zar, la Zarina, las cuatro hijas: Anastacia de 16 años, Tatiana de 20, Olga de 22 y María de 18 años, el príncipe heredero Alexis de 14 años, el médico Botkin y tres de sus fieles servidores fueron llevados al sótano y asesinados, a sangre fría, a tiros por los verdugos rojos.

Al abandonar el Ejército Blanco en 1920 su último baluarte, la península de Crimea, el Comandante en Jefe, General Pedro Wrangel, dijo a sus soldados las siguientes palabras históricas y proféticas: “La causa que hemos defendido es la causa justa y tiene un alcance mundial. Ustedes se desangraron en la lucha contra un enemigo diez veces superior en fuerzas, ante el silencio indiferente del mundo entero. Ustedes cumplieron con su deber hasta el fin, y no son culpables del resultado de la contienda. El culpable es el mundo entero que nos miraba y no nos ayudó. Si nues­tros sacrificios fueron vanos, entonces la sociedad y la democracia europea y del mundo entero habrá de defender a viva fuerza sus conquistas culturales y políticas contra el desarrollo gigantesco del enemigo de la civilización.”

Junto con este Ejercito emigraron muchos civiles con el lema “sálvese quien pueda,” numerosos sacerdotes y varios obispos, entre ellos el metropolitano Anastasio, uno de los tres electos con mayoría de votos para el sorteo de Patriarca en el 1918. El mismo Patriarca Tíjon le bendijo para formar la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exilio. Conociendo la esencia y métodos de la revolución, le alertó sobre una posible presión a su persona o una impostura y le indico seguir oficiando, aunque a posteriori el mismo fuera presionado mandar lo contrario. Esta Iglesia también generó la Iglesia Ortodoxa de los E.U. y la Iglesia Ortodoxa Occidental, bendecida por el Arzobispo Juan de Shanghai y San Francisco, hoy canonizado como santo.

En los años 1920-22 la lucha abierta contra los opresores parecía haber terminado, pero al darse cuenta el pueblo de la magnitud del abismo en que había caído, produjo una serie de levantamientos tales como el levantamiento de Kubañ 1918 la sublevación de campesinos, encabezados por el maestro rural Antonov en 1920; el motín de ma­rineros de Kronstadt (a pesar de haber sido estos originariamente gloria y orgullo de la revolución) 1921, y otros, todos fueron ahogados en sangre.

En Siberia hasta el año 1922 se mantuvo el Ejercito Blanco anticomunista, con un Gobierno Directorio encabezado por el general Dietrichs. Los Aliados (Francia e Inglaterra) jugaron un papel nefasto en esta lucha. El Comandante en Jefe de todos los Ejércitos Blancos almirante Alejandro Kolchak fue entregado para ser fusilado a la CHEKA de Irkutsk por franceses y checoslovacos (estos últimos por haberse apoderado del Tesoro estatal de oro del Imperio Ruso).

Recopilaremos brevemente los sucesos de esos 70 años de poderío comunista en Rusia. El primer caudillo bolchevique, Vladimir Lenin, creó en 1917 la CHEKA (Comisión extraordinaria o Comi­sión especial), denominada luego: NKVD, NVD, MGB y KGB. Lenin creó también los campos de concentración, que por sus características y cantidad superaron a los posteriores implementados por Hitler. Junto con el jefe de CHEKA, Felix Dzerzhinsky (polaco, y ex-seminarista católico, que odiaba a Rusia) el esquema de la CHEKA, que debía cubrir como telaraña todo el territorio ruso, Lenin exigía la liquidación sin juicio de: 250.000 oficiales; 40.000 policías; 120.000 estancieros; 180.000 comerciantes; 1.000.00 de la clase intelec­tual y del clero; 7.000.000 de “kulaks” (campesinos ricos). Adelantándonos diremos que los cálculos demográficos actuales señalan que los 70 años de la dictadura roja costaron a Rusia 100.000.000 de vidas humanas!

La meta principal de toda revolución es la aniquilación de la religión y de la familia. De los 268 obispos del ano 1917 para el 1944, cuando Satín les necesitó durante la guerra, pudo rescatar solo 4, (uno estaba en libertad, y de los campos de concentración únicamente 3 sobrevivientes). La cantidad de sacerdotes y monjes que han perecido en campos de concentración, fusilados y muertos por torturas ni se puede calcular. Es enorme el martirologio de la persecución.

Fue promovida la idea de “amor libre,” comparando el acto sexual con “beber un vaso de agua,” y de la paternidad común: “niños de todos.” Para obtener el divorcio bastaba con la presentación en el Registro Civil de uno solo de los conjugues.

Después del aflojamiento relativo de la NEP (nueva política econó­mica de años 20), que permitió cierto revivir del país, el terror recrudeció. Esta vez, en los años 1930, alcanzó a las numerosas masas campesinas: empezó la colectivización forzosa. Los campesinos que se negaban a abandonar su tierra y a entrar en las granjas colectivas, “Koljoces,” fueron echados de sus casas, confiscados sus bienes, desterrados a la desiertas zonas del norte de Siberia (forzados muchas veces a realizar la travesía a etapa, (bajo escolta y a pie) y sin derecho de usar las carreteras). Se confiscaban víveres a los campesinos restantes, indecisos de entrar en el Koljoz. Dichos víveres eran vendidos a Europa a precios muy bajos, para propaganda del comunismo. La mayor parte del dinero obtenido no ingresaba a Rusia. Como consecuencia sobrevino una enorme hambruna. Se calcula que en la liquidación de la clase “kulak” (campesinos prósperos e independientes) perecieron más de siete millones de personas y otros aproximadamente ocho millones como consecuencia de la hambruna de 1933. Se sacrifico la agricultura y el campesinado y en esta forma el independiente campesino se convertido en un dependiente obrero de los koljoz, o sea granjas colectivas. El campo fue sacrificado en la meta de una industrialización forzada.

La glorificación del escolar Pablo Morosov por haber denunciado a sus propios padres, quienes fueron fusilados por esconder algo de su propia cosecha para que la familia no pereciera de hambre, fue la pauta moral que se infundia a los escolares que llego, hasta erigir a tal Pavlik monumentos por toda Rusia.



La Unión Soviética bajo Stalin.


(Jose Dzhugaschvili, georgiano).

Stalin subió al poder al morir Lenin en el año 1924. Primero Stalin se liberó de su rival Trozky, luego lo expulso de Rusia, y posteriormente lo hizo asesinar en Méjico en 1940. Mas adelante en una serie de juicios públicos espurios se liberó de Zinoviev, Bujarin y otros rivales políticos, apartados primero astutamente del poder.

La popularidad creciente del líder bolchevique Kirov preocupaba cada vez más a Stalin y él encontró la solución: en 1934 lo mandó secretamente a matar. Al mismo tiempo ordenó una vasta persecución a los supuestos conspi­radores asesinos, por ello fueron detenidos y aniquilados decenas de miles de hombres. Simultáneamente promovió el culto a su rival asesinado por “enemigos del pueblo” poblando todo el país con sus estatuas.

Las designaciones para cargos relevantes se reservaban para miembros importantes del partido (“nomenclatura,” para la cual solo importaba la fidelidad al partido), sin valorar la capacidad administrativa o técnica. Por ejemplo: el dirigente de una usina eléctrica, al cometer graves errores o faltas, podía ser trasladado a dirigir una clínica ginecología o una fabrica de chocolate.

En los años 1937-38 tuvo lugar la “purga de Yezhov” (nombre del jefe en este momento da la CHEKA - GPU - NKVD) cuando Stalin hizo liquidar junto con millones de inocentes - cientí­ficos, intelectuales, clérigos, a muchisimos de sus colaboradores, — principalmente a la “Guardia de Lenin,” vista por el como principal rival de su poder. Muchos de ellos, casi totalidad de los generales y oficiales de alta graduación profesaban la “revolución permanente.” A estas olas de terror debemos sumar la de Zhdanov (1948). La Gran Enciclopedia Soviética dice: “serán enviados a trabajos correccionales las personas sentenciadas por: a) un tribunal de justicia; b) por decreto de organismo administrati­vo; c) por un mandamiento público.” Así resulta comprensible la impu­nidad de semejantes condenas.

El ejército fue varias veces “depurado.” O sea, fusilados todos los oficiales que fueron sospechados de no estar de acuerdo con la “línea general” del partido comunista. En el año 1930 había sido arrestados todos los ex oficiales del ejercito imperial leales a los bolcheviques. En el año 1937 fueron fusilados el mariscal Tujachevsky y otros 3 mariscales, numerosos generales. Se calcula el 80% de los oficiales. Luego fue arrestado Rokosovsky (luego rehabilitado durante la II guerra, con sus partidarios). Al estallar la guerra con Alemania el ejercito estaba decapitado.

Estallada la guerra contra Alemania y, creyendo el pueblo ruso en las engañadoras promesas de Hitler, re­nacieron las esperanzas de liberación del poder comunista. Las tropas alemanas fueron recibi­das “con pan y sal,” tradicional bienvenida rusa, y con flores. Se rendían ejércitos enteros sin un solo tiro. Pero fueron objeto de otro engaño demagógico, ya que Hitler sólo quería colonizar, esclavizar y desmembrar a Rusia. En la forma como fue tratado la población civil, y sobre todo los prisioneros de guerra, el pueblo se dio cuenta de que es preferible el mal propio, que el de afuera. Máxime que Stalin, apelando al patriotismo ruso, permitió la reapertura de las iglesias, monasterios, seminarios y academias religiosas y luego de un contacto con el Metropolitano Elías de los Montes de Líbano, convocó a los 4 obispos sobrevivientes y restableció el Patriarcado. También determino que la oficialidad de las Fuerzas Armadas retomase el uso de las insignias propias de su grado a la usanza antigua, que anteriormente había prohibidos por haber sido consideradas símbolos zaristas, a punto de quemarlos o recortarlos en piel viva a los que se sospechaban de haber sido anteriormente sus usuarios. El pueblo tomó estas reformas como un retorno a la tradicional ideología rusa. No dispuesto luchar por el partido comunista (con las lemas “por Stalin, por el partido” cedió sus tierras hasta Stalingrado), ahora se entusiasmó en la lucha por la Patria.

Mientras tanto se formó en Alemania un ejército ruso anticomunista con los prisioneros de guerra y civiles bajo el mando del ex general soviético, Vlasov, vencedor de la batalla en defensa de Moscú. El esperaba, que al saber los soldados soviéticos de la existencia de un Ejercito Ruso anticomunista se unirían a sus tropas, liberando a Rusia del terrible yugo. Pero detrás de cada batallón soviético tropas bolcheviques de contención ametrallaban a todo soldado que intentara retroceder o entregarse prisionero.

Hitler, mientras tenia alguna esperanza de victoria no permitía tal contacto y ninguna acción de general Vlasov. Luego fue ya demasiado tarde: Alemania había perdido prácticamente la guerra. Según el convenio, firmado en Yalta, entre los mandatarios británico, norteamericano y el dictador georgiano de la URSS, José Stalin, más de cuatro millones de ciudadanos soviéticos, que se encontraban en Alemania en trabajos forzados, hombres, mujeres y niños, fueron repatriados por la fuerza, incluso a golpes y tiros. Así se cumplió la vergonzosa entrega de millones de seres humanos. En la URSS fueron sometidos a represalias crueles ya que según las leyes soviéticas el haber sido tomado prisionero significaba traición a la patria.

El pueblo ruso ha demostrando verdadero heroísmo, ganó junto con sus aliados la guerra y esperaba del gobierno ciertas concesiones, un ablandamiento de la política despiadada, pero nada de esto sucedió, por lo contrario, fueron innumerables los juicios por “traición a la patria.” El término de condena de 10 años fue aumentado de una manera masiva a 25 años. Los prisioneros en los campos de concentración eran tratados como esclavos sin derecho alguno, a quienes el Estado utilizaba como ele­mento destinado a la extinción y debía brindar un provecho máximo. Se calcula que lo obtenido en campos de concentración fue un 40 % de la producción total de mineral y en 34.073 millones de metros cúbicos de maderas industriales anuales. También se los utilizo en fabricas de materiales tóxicos y minas de minerales radioactivos.

No obstante toda la crueldad de los carceleros y el despiadada régimen hubo varios levantamientos. Algunos fueron: en mayo de 1953 en el grupo de campos de concentración de Norilsk (con 70.000 recluidos), en pleno Ártico, con temperatura que fácilmente alcanza a 60° bajo cero, hombres y mujeres hambrientos y mal vestidos colocaron un cartel que decía: “Libertad o Muer­te” y no salieron a trabajar. La lucha con armas fabricadas con clavos, rejillas de ventanas y trozos de hierro duró más de tres meses. La encabezaba un ex-mayor del Ejército Soviético allí recluido. Las bajas sufridas por ambos bandos se calculaban en miles. En agosto de 1954 el sublevamiento fue sofocado por tanques y carros blindados de la MVD (Ministerio del interior, ex-CHEKA), después de varios días de lucha. Un levantamiento de grandes proporciones aunque con menor cantidad de víctimas, abarcó el territorio de Vorcuta, en el mismo año 1953. Un caso ejemplar de heroísmo fue la sublevación del año 1950, en los campos punitivos de Salegard, sobre el río Obi, detrás del círculo polar. Había sido organizado por el recluido General Beliaev. Desarmando uno tras otro los destacamentos de la guardia y apoderándose de sus armas, los rebeldes detuvieron a todos los carceleros y crearon una administración propia. En la lucha fueron aniquilados quinientos guardias. Cuando llegaron tropas de represalia y aviones, el general Beliaev, rompiendo el cerco, se refugió con 400 hombres en las montañas de Ural, donde después de un mes de encarnizada lucha cayeron todos, sin traicionar su lema: “preferimos morir de pie a vivir arrodillados.”

La Comisión Directiva de los Campamentos de Concentración legalizo un estatuto sobre las “nuevas normas,” que daba a las autoridades posibilidades ilimitadas de ejercer presión moral y física sobre los prisioneros. El trato a que fueron sometidas las mujeres no era menos riguroso. Las que no obedecían se les afeitaba la cabeza, y debían cumplir con trabajos pesados, superiores a sus fuerzas. Fueron muy numerosos los recluidos (hombres y mujeres), acusados por sus creen­cias religiosas que tomaron su condena como un sacrificio por la Gloria de Dios.

En la época de la conquista del cosmos el gobierno explotaba a muchos científicos que vivían prácticamente aislados del mundo exterior. Había dos categorías de éstos; unos que vivían como recluidos, recibían el trato menos brutal y una comida más bien satisfactoria, y eran obligados a vivir en campos especiales comúnmente llamadas “sharashkas,” magistralmente descriptos por A. Solzhenizin en ¨El Circulo Primero.” Se publico en París en 1973 el “Archipiélago GULAG” de Alejandro Solzhenizin, descripción de los horrendos campamentos de concentración.

Otros científicos, alojados principalmente en Siberia, vivían casi libres, pudiendo a veces viajar por el país y hasta al extranjero. Eran estos grandes especialistas en cibernética, matemáticas, ciencias atómicas, etc. Las ciudades donde se efectuaban sus estudios cien­tíficos no figuraban en el mapa de la URSS, estaban bajo secreto estricto. Estas ciudades no tienen por nombre más que un número de orden. Los científicos allí concentrados estaban obligados a trabajar para el incremento del poderío soviético al que odiaban y hablaban entre sí con franqueza sobre esto, lo que muchos, que vivían en libertad, no se atrevían a hacer. Ellos formaban parte de la clase de “tecnócratas,” trabajadores técnicos superiores, cuya importancia crecía incisamente, lo cual preocupaba a los mandatarios soviéticos.

Pero no fueron ellos los únicos que inquietaban a los gobernantes de la URSS. La juventud de postguerra desconocía el terror de Stalin y no titubeaba en hacer mítines y manifestaciones de protesta y distribuir folletos donde clamaban por la justicia.

Guerra fría.


El discurso de Churchil en Fulton el día 5 de marzo de 1946, apoyado por Truman, llevo al inicio “Guerra Fría,” y la formación de la NATO.

En 1949 como contrapartida a la NATO de la parte comunista se constituyo “Pacto de Varsovia.”

Luego de la muerte de Stalin, en 1953, Jrushchov se empeño en la destrucción del culto de personalidad de Stalin. En 1956 durante el XX congreso del partido comunista se pusieron al descubierto los crímenes del partido comunista, acusando a Stalin de todas las atrocidades. Silenciando que el propio Jrushchov había sido uno de los principales participes. Se esperaba un relajamiento del régimen. A pesar de que Jrushchov no fue mejor ni más clemente que su predecesor, el supo presentar su imagen como un gordo bonachón liberal, realizo viajes al exterior, estableció contactos con occidentales, permitió el turismo de extranjeros a la URSS, y la “cortina de hierro” aprecio ser más trans­parente, aun que las visitas eran estrictamente “guiadas.”

El pueblo ruso empezó a vislumbrar algo mas real y concreto sobre la vida en Occidente, y fue seducido por la opulencia material y tomándola por testimonio de real riqueza, bienestar y libertad. Bajo Jrushchev la persecución a la Iglesia fue posiblemente la mas cruel de toda la historia del comunismo. En su afán de sobrepasar (falsamente) en bienestar a los EE.UU., destruyo la agricultura, obligando a cultivar maíz y otros granos, absolutamente inapropiados en Rusia por su clima. El pueblo recuerda a su época con horror. Padeció hambre como en tiempos de guerra y sufrió destrucción de los brotes de la vida religiosa y espiritual.

El 12 de abril de 1961 salió al espacio el primer cosmonauta: Yury Gagarin. Esta hazaña causo gran sorpresa en Occidente, ya que la propaganda occidental mostraba a la Unión Soviética como un país tecnológicamente atrasado. En octubre de 1962 la URSS tuvo que retirar los misiles nucleares de Cuba por exigencia de los E.U.

Al ser destituido Jrushchev en 1964, el binomio Brezhnev-Kosyguin tomó el poder, tendiendo nuevamente otra vez hacia el stalinismo. La brutal represión de las “libertades” checas mostró la verdadera faz de estos gobernantes, aunque se dijo que Kosyguin fue contrario a esta acción. Volvió aparecer el busto de Stalin en la Plaza Roja de Moscú.

Zhukov, mariscal de la II Guerra Mundial, fue nombrado ministro de defensa en 1955, pero ya en el 1957 fue apartado de todos sus cargos militares.

La Unión Soviética estaba rodeada por estados satélites comunistas. Para aplastar un levantamiento en Hungría intervinieron tanques y carros blindados. Pero en muchos casos los soldados rusos se negaron pegar tiros a los húngaros rebeldes. Todos estos soldados fueron pasados por las armas. E inmediatamente las tropas soviéticas destinadas en Hungría fueron reemplazadas por otras a las cuales prohibieron terminantemente todo contacto con la población local.

En mayo-junio de 1969 más de 78 generales y un número considerable de oficiales murieron “sorpresivamente.” Fueron numero­sos los oficiales de Marina envueltos en una conjuración. Fue ocultada la muerte precedida de torturas del teniente Ilijin, quien había intentado infructuosamente de matar a Breshnev.

En cuanto a la política exterior soviética, siguió sus divergencias con el aliado-rival China Comunista y con los estados satélites, y la constante Guerra Fría con los poderosos Estados Unidos. La Unión Soviética siguió ayudando a los piases árabes, al Vietnam del Norte, y su trabajo persistente, destructor y subversivo en América Latina e intervino en Camboya.

Con Brezhnev empiezo la época de corrupción abierta. Si bien anteriormente los jerarcas del partido tenían sobresueldos y privilegios, los bienes recibidos quedaban siempre como propiedad del Partido. Los casos de transgresión a esta norma fueron penados, incluso, con la muerte. Los privilegios eran recubiertos. Con Brezhnev la corrupción empieza a florecer, encabezada por su hija. Le siguieron en menor grado otros jerarcas.

En las Relaciones Internacionales hubo tensiones con China, Checoslovaquia, Hungría, Israel... En diciembre de 1979, por pedido de los grupos prosovieticos de Afganistán, la Unión Soviética mando un “Contingente Limitado” (parecido a la “ayuda” norteamericana en Vietnam). Esta acción duro casi diez años. Con el mismo efecto que la acción norteamericana en Vietnam… Andropov (1982-1984) — ex ministro de la KGB — trato de “endurecer” la línea del régimen corrupto estatal. Debido a su corto tiempo de “reinado” (dada su muerte en 1984), sus medidas no alcanzaron el efecto deseado por el. La misma suerte corrió su sucesor Chernenko (1984-1985). En un año no hubo ningún cambio en política interior o exterior.

Llego la época de Gorbachov (1985-91). Con el termino “el tiempo de estancación”, comparado con los de Brezhnev, Andropov y Chernenco, fue el mas pacifico. Luego empezó la caída y se agravo la corrupción del partido. Hubo grandes cambios. Una de las primeras medidas fue la lucha antialcohólica (acción demagógica, que fue impopular y contraproducente) y la implantación de la famosas “reconstrucción”, y “publicidad.” Se produjo el cambio de casi todo el aparato del gabinete. Se implantó una política mas suave frente a Occidente. Empezaron movimientos separatistas, fomentados y apoyados desde el exterior, principalmente en las Repúblicas Bálticas.

En junio de 1988 se festejó el milenio del Bautismo de Rusia. Por primera vez en toda la historia del comunismo la presión sobre la Iglesia disminuyo.

La caída del muro de Berlín, que había sido construido en agosto de 1961, sucedió el 9 de noviembre 1989. En 1990 Alemania otorgó a Gorbachov el titulo del “Mejor Alemán Del Año.” Gorbachov se había hecho acreedor a dicho titulo por 1) haber permitido la reunificación de las dos Alemanias, 2) Por haber ordenado el retiro de las tropas rusas ubicadas en territorio alemán y 3) por dejar gratuitamente al gobierno alemán cuarteles, tanques pertrechos, armas… y todos los bienes materiales pertenecientes a la URSS. Los soldados y la oficialidad rusos fueron repatriados en masa y precipitadamente a Unión Soviética, careciendo a su llegada de sustento, vivienda y amparo estatal.

En agosto de 1991 en Moscú fracaso un “putch” (revuelta) que trato de deponer a Gorbachov.

Intentando contrarrestar los movimientos separatistas en la Unión Soviética el gobierno declaro un referéndum el 17 de marzo 1991. El 90% de la población voto por la permanencia en la antigua Unión Soviética. A pesar de lo cual el 7 y el 8 de diciembre de 1991 en la “Belovezhskaia Puscha” (selva de Belovezh)) en secreto, sin notificar al Presidente de la Unión Soviética ni a los 12 de un total de 15 presidentes de las demás Repúblicas. Los Presidentes de Ucrania: Kravchuk, Belorusia: Shushkievich y de la Federacion Rusa: Yeltsin decidieron la disolucion de la Unión Sovietica, (y del territorio de Rusia anterior).
Las Repúblicas que integraban la Unión Soviética eran:

Federación Rusa, Ucrania, Bielorusia, Estonia, Letonia, Lituania, Moldavia, Armenia, Azerbaijan, Georgia, Kazakstan, Kirguisistan, Uzbekistan, Tadjikistan, Turkmenistan.

De este modo los dichos tres mandatarios pusieron a todas las repúblicas de la Unión Soviética y a su mismo presidente Gorbachov ante un hecho consumado, y se convirtieron en amos absolutos de sus repúblicas — feudos, eliminando a Gorbachov ya que dejaba de existir la Unión Soviética. Se formo el S.N.G.: Unión de Estados Independientes. Los demás Secretarios Generales de Partido (rango equivalente al presidente de la República correspondiente) también quisieron verse beneficiados. Se olvidaron de su pasado comunista, y de un día al otro se convirtieron en fervientes demócratas con poderes dictatoriales. Incluso las pequeñas etnias reclamaron su porción de independencia... y la recibieron.

En todos estas estados independientes empezó la persecución a los rusos, sobre todo en las repúblicas Caucásicas y Bálticas (que se jactaban de ser mas democráticas y culturalmente superiores). También las asiáticas no se quedaron atrás, pero en menor grado. El Gobierno de la Federación Rusa no hizo absolutamente nada para proteger a sus compatriotas.

En su tiempo, los dirigentes soviéticos por razones demagógicas fomentaban el desarrollo de la industria, instrucción y progreso en las repúblicas periféricas, a costa del centro de Rusia, mandando grandes contingentes de técnicos e intelectuales rusos, (además de los oriundos de estas comarcas), para quienes se construían escuelas especiales y universidades. En Kazajstan, donde la población étnica rusa asciende al 61% de la totalidad, esta prohibido cualquier empresa o entidad cultural rusa.

Aun hoy (año 2000) existe el apartheid contra la población rusa, (que es incluso mas despiadada, de la que se hacía antes contra los negros en Sudáfrica). Las Organizaciones de los Derechos Humanos, así como también el resto de Europa permanecen indiferentes a esta situación, ante la cual el gobierno actual de Rusia no toma ninguna medida de reciprocidad. Sin excepción en las repúblicas asiáticas, caucasianas y bálticas las leyes discriminan a la población rusa, incluso a los descienden de residentes locales por varias generaciones. En cambio, los mandatarios de Rusia dan albergo a fugitivos de las contiendas locales, por ejemplo, azeries: pobladores de Azerbayjan, armenios, georgianos etc., y dejan a la propia gente rusa expulsados de sus lugares de vivienda por la mencionada discriminación, sin ayuda alguna, acampados a lo largo de ferrocarriles y carreteras, careciendo de trabajo, vivienda, víveres y atención medica. Mientras tanto, (año 2000) hasta en la propia Moscú casi todo el comercio incluyendo el inmobiliario, alimenticio y la medicina, esta en manos de asiáticos y de caucasianos, chechenos y azeries. Se calcula que en Moscú actualmente viven mas de un millón y medio de azeries, y mas de ochocientos mil chechenos.

Con el cambio de métodos comunistas respecto al Mercado Libre se acentúa aun mas la corrupción ya existente. Durante el gobierno de Yeltzin se malbarataron las riquezas naturales de Rusia. Los mismos jerarcas comunistas que lograron permanecer en el poder, contradiciendo su doctrina anterior, se adueñaron de cuanto pudieron, “privatizaron” para si fabricas, yacimientos, complejos agrícolas, industrias enteras y ahora depositan las ganancias resultantes a su propio nombre en el extranjero. Los ex dirigentes del partido comunista están despojando al país de sus riquezas naturales y se han convertido en magnates, ocupando lugares entre los primeros multimillonarios del mundo.

Si en tiempo de los bolcheviques los dirigentes, tenían al menos que fingir austeridad, — ahora ostentan sus riquezas con cinismo en el país, que ellos mismos relucieron al estado de miseria económica, suscitando en la población rencor y hostilidad.

Gente allegada a los jefes del ministerio de finanzas abrían bancos que luego de obtener créditos estatales, desaparecían súbitamente. Simultáneamente el gobierno pedía y obtenía créditos de los bancos extranjeros, endeudando al país para el futuro y sumiendo al pueblo en la pobreza. Los impuestos, que aplicaba el Estado a la producción, a veces llegaba al **104% de la ganancia. Es decir que lejos de lograr alguna ganancia, se pretendía forzar al productor de pagar al Estado 4% del capital. Situación que, obviamente, paralizaba la producción. Además, al haber quedado separadas las repúblicas en su tiempo pertenecientes a Rusia, que después de la revolución constituían un solo estado la URSS, las industrias quedaron separadas por fronteras de sus fuentes de materia prima (por ejemplo: la industria textil, situada en el centro de la Federación Rusa, y el algodón, que proviene de Usbequistan).

Se desmantelaron fabricas, entre otras las del complejo industrial-militar, no se invirtió en la renovación de equipos industriales.

Luego de la “Perestroika” de Gorbachov, el gobierno otorgo a cada ciudadano bonos que representaban supuestamente el resultado de la división del Patrimonio Nacional por el numero de habitantes. Pero de verse obligados a canjear los bonos para adquirir alimentos o bienes de consumo, los poseedores, en su mayoría necesitados o carentes de trabajo, fueron decepcionados. Estos bonos, que en ruso se denominaron usando la palabra extranjera vaucher, solo podían ser vendidos a precio vil (su valor era inferior al precio de un par de botas). Tal como fue mencionado antes, quiénes poseían dinero en cantidad apreciable, lo habían obtenido en forma ilícita, y solamente ellos eran quienes estaban en condiciones de comprarlos, y por lo tanto, ejerciendo monopolio, fijaban un precio ilusorio! Los compraban gitanos, caucasianos y otros en las vías publicas, mercados y terminales de ómnibus por bolsas enteras para si o para otros de quienes eran testaferros. Al lograr reunir el numero de bonos —vauchers necesarios los canjeaban ante el gobierno por empresas o industrias, quedando de este modo el Estado con la apariencia de haber lícitamente otorgado a los pobladores los bienes de producción. Se vaciaron los yacimientos, no se reinvertido en la producción ni se repusieron equipos desgastados.

Se vende al exterior petróleo, gas, metales raros y preciosos, esmeraldas, diamantes, y tesoros culturales, realizados en Rusia y protegidos durante siglos. La mayor parte del dinero recibido fue depositado a nombre de particulares en bancos europeos y americanos, sin mediar siquiera el requisito del lavado… Todo esto en detrimento de Rusia. Los economistas occidentales estiman la fuga de capitales de Rusia en uno a dos mil millones de dólares por mes desde el inicio de la Perestroika, sin que el Gobierno hasta ahora haya tomado medidas para evitarlo. Y los bancos extranjeros pese a sospechar que estos capitales son malhabidos, los aceptan sin cuestionar, la reciben con los brazos abiertos, ni hace falta lavarla.

Hoy toda industria esta en manos de ex-jerarcas comunistas, en su mayoría pertenecientes a minorías étnicas.

Nuevos magnates:


Según Nouvelle Economique:
Jodorovsky Mijail — considerado como la persona mas rica de Rusia — es cabeza de la empresa petrolera UCOS, cuya fortuna se evalúa en U$ 3,7 mil billones.

Abramovich Roman, dirige el distrito autónomo de Chukotsk. Su fortuna personal alcanza a U$ 3 mil millones, “Sibneft,” - “Russky Aluminy” Petróleo, aluminio.

Fridman Mijail U$ 2,2 mil millones - Directivo del consorcio “Alfa-Group.” Petróleo, electrónica, bancos, red comercial.

Potanin Vladimir U$ 1,8 mil millones — “Enteros” (“Norilsky níkel”), Comunicaciones, bancos, motores, petróleo níquel.

Bogdanov Vladimir U$ 1,6 mil millones — “Surgutneftegaz.” Petróleo, gas.

Alekperov Vaguit U$ 1,4 mil millones NK “LUCOIL”

Deripaska Oleg — U$ 1,1 mil millones—Directivo de “Russky aluminy.”

Svolensky Alexandr bancos


Según Forbes:

1.Alekperov Vaguit Yusupovich, 48 años Empresa Petrolera NK “LUKOIL”

2. Berezovsry Boris Abramovich, 53 años. Petróleo, TV, Industria automotriz, bancos, transporte. Ganancia anual: U$ 435 000, propiedades: U$38 521 (declaración de ganancias de 1996)

3.Potanin Vladimir Olegovich, 38 años. “INTERROS” Comunicaciones, bancos, níquel, petróleo, motores

4. Vijriaev Rem Ivanovich, 66 años. SA “GAZPROM” mas de U$3,5 mil millones Gas (transporte — exportación, entrada por 1998: U$ 8 mil millones) Química, banco, construcciones

5. Jodorovsky Mijail Borisovich, 53 años “ROSPROM” Banco, Petroleo, abonos, productos alimenticios.

6,7. Cherny Lev y Mikhail, 45 y 47 años. Copropietarios De Trans World Group (TWG) “los reyes del aluminio” Avisos falsos en 1992-1993 (según la evaluación judicial, el fraude sobrepasa los U$5 mil millones. Desde 1994 los dos viven en Israel.

8. Bykov Anatoliy Petrovich, 37 años (KRAZ) Aluminio

9. Gusinsky Vladimir Alexandrovich, 46 años “MEDIA-MOST” Medios de información masiva, TV, diarios, revistas, señal de TV (satélite particular, hecho en USA) y 25% de los multimedia israelita Maariv. Es presidente de Congreso Ruso-Hebreo

10. Fridman Mijail Maratovich, 35 años, “ALFA-GROUPP” Petróleo, gran red mercantil “Alfa,” banco.

11. Bogdanov Vladimir Leonidovich, 48 años. “SURGUTNEFTEGAZ” Petróleo, banco. Sueldo por junio-agosto de 1997 por ejemplo, 72 044 080 rublos (U$.12 007 350)

12. Luzhkov Yuriy Mikhailovich, 62 años. Alcalde de Moscú. Plásticos, “fast-food”

13. Evtushenkov Vladimir Petrovich, 50 años. Componía financiera “SISTEMA.” Banco, teléfonos, seguros.

14. Smolenskiy Alexandr Pavlovich, 44 años, “SBS-AGRO” Bancos, Petroleo, turismo. La familia de Smolenskiy vive en un fastuoso mansion en el centro de Viena. El abuelo del banquero era secretario del partido comunista de Austria.

I5. lyumzhinov Kirsan Nikolaevich, 37 años, Presidente de la Republica de Kalmykia. En 1996 el presidente de la república mas pobre de Rusia, era el político mas rico del país. Kirsan Ilyumzhinov quien declaro U$1,1 millones de ganancia anual (tres veces mas que Berezovsky). “Este dinero lo gane sin violar la ley, ocupándome de la actividad creativa, pedagógica, escribiendo libros y dictando conferencias” — dice modestamente Ilyumzhinov. Su primer millón el recién diplomado de MGIMO lo gano en algunos meses de 1989, realizando operaciones mercantiles en el Joint-Venture “Liko-raduga” En 1993 el giro de su corporación “SAN” sobrepaso los U$500 millones. Al mismo tiempo Ilyumzhinov realizo su campaña electoral bajo el lema: “Un presidente rico es un poder insobornable” y se hizo presidente de Kalmykia. Controla: La componía de inversiones estatal “Kalmykia.” Esta empresa posee el paquete de control de las empresas fundamentales industriales y comerciales de la república.

16. Chernomyrdin Victor Stepanovich, 61 años, Presidente del Consejo del movimiento “Nuestra Casa Es Rusia” “Gazprom.” Los ingresos de la familia en 1997 fueron de U$ 233 000 (declaración de impuestos). Su patrimonio es de $5 mil millones (Le Monde). Gas.

17. Projorov Mijail Dmitrievich, 34 años, “ONEKSIMBANK.” Es famoso por su estatura y el reloj de 1 millón de dólares.

18. Rajimov Murtaza Gubaydullovich, 65 años. Presidente de la Republica de Bashkortostan. Energética de Bashkiria.

19. Brynzalov Vladimir Alexeevich, 52 años. Presidente de la SA “FEREIN.” Farmacología, posee U$ 2 mil millones

20. Hait Boris Grigorievich, 47 años. Most-Bank, Bancos, seguros. Es vice-presidente del Congreso Ruso-Hebreo

Según opinan analistas de las compañías rusas, la lista Forbes es inobjetable (a diferencia de la mayoría de los occidentales). Pese a lo cual algunos de los capitales atribuidos a las personas que dicha lista menciona aparezcan como inferiores (o que en realidad son) posiblemente para eludir impuestos o reducir dividendos de los accionistas.

Se sospecha que estos nuevos capitalistas están estrechamente ligados a la mafia. Semanalmente por encargo se asesinan presidentes, jefes e incluso funcionarios de industrias, bancos, corporaciones.

Tanto la agricultura, como la industria liviana están en decadencia. El desempleo y la falta de pago de salarios y jubilaciones a médicos, maestros, mineros, científicos etc, es frecuente (en algunos casos el gobierno les adeuda el sueldo de 2 años).

El 45% de la población de la ex Unión Soviética vive por debajo del nivel de pobreza.

Al privatizar gran parte de la medicina y de la enseñanza se privo de esos servicios al sector empobrecido. El decrecimiento de la población llega hasta un millón de personas por año. Pese a todo, y con gran esfuerzo la vida cultural esta reponiéndose. Los jóvenes vuelven a estudiar.

Se construyen iglesias y monasterios nuevos y se reconstruyen los antiguos, — y esto a pesar de la avalancha de sectas y predicadores de todo el mundo, que, munidos de gran capital, intentan lograr adeptos, y siendo además desde el principio de la Perestroika (y lo es aun) mas fácil obtener una licencia para una secta exótica o religión ajenos al pueblo, que para una comunidad tradicional Ortodoxa Cristiana.

Conciertos, exposiciones, peregrinaciones, cursos y concursos de todo lo imaginable florecen por doquier. Escritores y poetas luchan contra el espíritu de violencia importado y patrocinado por la televisión. Los trágicos acontecimientos de octubre de 1993, muy complejos, están esperando su historiador. Acá nos limitaremos a dar un bosquejo según fuentes oficiales.

Antes de las elecciones de 11 y 12 de diciembre de 1993 en la Duma (parlamento) Yeltzin realizó un cambio de la Constitución. El Consejo Supremo, con sede en la Casa Blanca de Moscú, se negó rotundamente a obedecer al Presidente, considerando su proceder como un golpe de estado antidemocrático, y en la noche del 21 al 22 de septiembre eligió e hizo jurar como Presidente a Alejandro Rutzkoi, hasta entonces Vice-presidente, destituyendo de hecho a Yeltzin. La guardia del Parlamento (o sea de la Casa Blanca de Moscú), distribuyó armas que tenia a su disposición, a civiles que pregonaban defender la democracia. Según los historiadores rusos como Rodin y Pimenov hasta el Parlamento Británico los apoyo. La contienda duro 9 días, con tensión en aumento.

Según otros autores, también el parlamento estadounidense censuro a Yeltzin, y solo cuando este prometió que no se vertería ni una gota de sangre de ningún diputado, dio vista buena a la decisión de Yeltzin de ordenar la intervención del ejercito. Entonces Yeltzin denominó la actuación del Parlamento como “facista-comunista” y con fuego nutrido de artillería y ataque de tropas especiales de represión, puso fin al sistema de gobierno de “soviet” (“consejo”).

Fuentes oficiales estiman las bajas en 150 personas, según observadores imparciales los muertos llegaron a 5 000. Pero realmente no se vertió ni una sola gota de sangre de ningún diputado, como había sido estipulado… Perecieron gente que creía estar defendiendo a la democracia electa por el pueblo.

El 12 de diciembre de 1993 en las elecciones se confirmó la nueva versión de la Constitución de la Federacion Rusa, muy beneficiosa para el presidente, ya que según ella el presidente simultáneamente es el Jefe del Estado y el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

En 1985 el 21% de la economía mundial correspondía a la URSS. — A Rusia del año 2000: nada mas que el 1,2 %. Este fue el saldo de las reformas pregonadas y de la política de Yeltzin. El 31 de diciembre de 1999 Yeltzin renuncio a su Presidencia y designo a Vladimir Putin como Presidente interino.

Uno de los primeros decretos de Putin fue la impunidad de Yeltzin y de su familia y la legalización de las Privatizaciones efectuadas hasta entonces (ver pagina anterior de este trabajo). El 26 de marzo del 2000 Vladimir Putin fue elegido Presidente de la Federacion Rusa

Aun teniendo la mejor voluntad de poner orden y bienestar en esta situación es una tarea muy ardua. Le deseamos éxito y sabiduría para llevarlo a cabo.

Datos estadísticos.



Cifras de balance comercial

año 1913 1.520 mil. de rublos-oro de exportación

1.374 mil. de rublos-oro de importación

Renglón agrario: Año 1905

Tierras pertenecientes a campesinos: 705 millones de hectáreas.

Tierras pertenecientes a estancieros; 53 millones de hectáreas.

(En el año 1918 los técnicos agrarios soviéticos reconocieron que el lema “tierra a los campesinos” fue utilizado para “revolucionar el campo”).



Plantas siderúrgicas.

Desde 1895 hasta 1900 se construyeron 10 plantas de siderurgia con 40 altos hornos.



Ferrocarriles.

Extensión de líneas año 1893 existían 31.118 Klm.

año 1902 llegaron a 56.464 Klm.

Construcción del ferrocarril transiberiano (del Estado).

Empezó en el año 1893, terminó en el año 1904; costó 1.000 millones de rublos-oro (500 mil. dol.). Extensión: 7.620 KIm.

Finanzas Capitales.

1)Depositados en Bancos: año 1895, 119 mil. de rublos-oro;

año 1900, 280 mil. de rublos-oro.

2) Invertidos en la industria: año 1892, 919 mil. de rublos-oro;

año 1900, 1.800 mil. de rublos-oro.

3) Depositados en cajas de ahorro: año 1894, 300 mil. de rublos-oro; a año 1913, 2000 mil. de rublos-oro



Producción Industrial: (en miles de toneladas).

Años Hierro Acero Chapas Rieles Carb. Petról. Algodón manuf. Cobre

1900 2.783 2.701 233 503 16.710 10.500 268 8,333

1903 2.500 2.250 240 323 18.230 10.500 278 10,000

1909 2.916 2.716 345 485 26.500 9.380 355 21,666

1910 3.100 3.066 381 491 25.360 9.600 366 23.333

1911 3.650 3.383 345 516 29.000 9.300 358 26,660

1912 4.266 3.783 373 636 31.730 9.500 428 35,000

1913 4.716 4.100 421 600 36.900 9.000 431 33,000

Instrucción pública.


En los años de pre-guerra (1913) Rusia se aproximaba a la implantación de la enseñanza obligatoria. La alfabetización entre menores de 30 años llegaba aprox. 85%

El Ministerio de Educación que gastó en el año 1904, 42 mil. de rublos-oro., aumentó sus gastos por la instrucción pública en el año 1913 a 143 mil de rublos-oro.

Sin hablar de liceos, colegios, clásicos y reales, colegios para señoritas (privados y estatales) y colegios militares, secundarios y superiores, enumeraremos aquí los institutos de enseñanza Superior que existían en Rusia en el año 1913.

San Petersburgo: Universidad, Instituto de Vialidad, Instituto arqueoló­gico, Inst. de Ingenieros Civiles, Inst. de Tecnología, Inst. Forestal, Inst. Politécnico. Inst. de Minas, Inst. Comercial, Inst. de Teología, Inst. de Agronomía, Inst. de Medicina Experimental y 4 Institutos de Enseñanza Superior para mujeres. En Moscú había 8 Institutos de Enseñanza Superior, contando la Universidad. En Kiev, 4; en Charkov, 1; en Odesa, 1; en Kasañ, 1; en Saratov, 1; en Novocherkassk, 1; en Tomsk (Siberia), 2; en Jaroslavl, 1; en Vladivostok, 1; en Nijny Novgorod, 1, y algunos más en otras localidades, alcan­zando un total de 61.






Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos