Para Usos Internos y Didácticos Solamente



Descargar 402.43 Kb.
Página1/14
Fecha de conversión30.12.2018
Tamaño402.43 Kb.
Vistas84
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14
Catálogo: files -> Historia
files -> Proyecto de educacion a distancia
files -> Currículo Vitae Datos personales
files -> “Santa María de los Buenos Aires”
files -> Programa del curso ps-3001 fundamentos fisioquímicos de la conducta II ciclo 2016 Sede Rodrigo Facio
files -> Introducción
files -> Universidad de Puerto Rico Recinto Universitario de Mayaguez
Historia -> Introducción a Teun Van Dijk: Análisis de Discurso
Historia -> Análisis Geográfico Regional 1º de bachillerato

Historia

de la Iglesia Rusa.

Para Usos Internos y Didácticos Solamente




Contenido:

Historia

de la Iglesia Rusa.

Para Usos Internos y Didácticos Solamente

Parte I: Historia laica.

Por Vladimiro Belikov.

Prefacio.

Los primeros tiempos.

El Bautismo del pueblo ruso.

Extencion del pueblo ruso y del cristianismo.

Invasion tártara.

Agresiónes teutónica y lituana.

La caida del Imperio Bizantino.

Tiempos turbios y elección de los Romanov, descendientes de Riurik.

Pedro el Grande y sus reformas.

El siglo de Catalina II y sus sucesores.

Breves apuntes sobre el reinado del último Zar.

Revolución del 1917.

La Unión Soviética bajo Stalin.

Guerra fría.

Nuevos magnates:

Datos estadísticos.

Instrucción pública.

Parte II.

Historia eclesiástica.

Prof. Dr. Dimitry V. Pospielovsky.

1. Desde Kiev a Moscú.

2. Historia de la Iglesia Moscovita Antigua.

3. Las Batallas Teológicas.

4. La Sede Metropolitana de Kiev.

5. El Sistema Sinodal.

6. El Gran Concilio (Sobor) de la Iglesia en 1917-1918.

7. La era Soviética y la Iglesia.

8. La era Poscomunista.




Parte I: Historia laica.

Por Vladimiro Belikov.

Prefacio.


El desconocimiento de la historia rusa y de las cifras concretas de su desarrollo espiritual, industrial y económico constituye una de las principales causas del éxito de juicios erróneos sobre Rusia en Occidente. Los acontecimientos históricos, como aquellos que demuestran que después de la victoria sobre Napoleón, Rusia fue durante cuatro décadas la primera potencia Europea, han sido completamente olvidados. Más aún los eslóganes de la propaganda soviética, que dicen que la industrialización de Rusia es obra exclusiva de ellos, se aceptan sin crítica alguna, a pesar que el mismo Lenin en su obra “El Desarrollo del Capitalismo en Rusia” 1897 manifiesta el alto grado de industrialización del Imperio Ruso ya a fines del siglo XIX.

Esta obra de Lenin no se publicó en Asia y tiene poca circulación en otros países; precisamente porque demuestra con cifras el alto grado de desarrollo existente en Rusia, y echa por tierra la tesis comunista favorita de que, antes de llegar ellos al poder, Rusia era un “estado agrícola retrógrado.”

Parecería tarea imposible abarcar la milenaria historia de su desarrollo en pocas páginas; pero nosotros no pretendemos tal cosa: hablaremos solamente de los principales hechos, y de como de los pequeños principados hostigados y duramente atacados, se formó, gracias a la religión Cristiana Ortodoxa, a la iniciativa de los dirigentes y a la acción del pueblo, un poderoso Imperio.

Los primeros tiempos.


Los eslavos poblaron desde tiempos inmemoriales los Montes Carpatos, y se extendieron en todas direcciones.1 1) Rusia de Kiev y Novgorod estaba rodeada por territorios, poblados con tribus nómadas. 2) En las orillas del Mar Negro los griegos vivían en colonias, comercializaban y cambiaban sus productos: vino, telas finas, armas etc. contra granos, cueros, miel y otros y competían con los pobladores de principados rusos agricultores y ganaderos, con quienes firmaban tratados comerciales. Estos fueron los primeros actos de la diplomacia del pueblo ruso.

Según narra la tradición, en el siglo I el mismo apóstol San Andrés llevo el cristianismo (bajo la única forma que en aquel entonces existía, la Ortodoxia), al territorio de Europa Oriental, empezando por la península de Crimea.

San Andrés se dirigió tanto a los colonos griegos, en sus ciudades en las orillas de los mares Negro y de Azov (Jersones, Olivia, Heraclea, Tanáis y otras), como también a los nativos agricultores y ganaderos nómades. Remontó el río Dniepr hasta unas hermosas colinas, donde erigió una cruz y dijo: “En este lugar resplandecerá la Bendición Divina, se erigirán iglesias a Cristo y la Luz verdadera desde aquí rebalsará a todos los países.” De allí el santo Apóstol siguió hasta Novgorod, llegando casi al mar Blanco, bautizando en los distintos centros y poblados, y despertó fervorosa adhesión. Esta Luz nunca se extinguió, a pesar de cataclismos, persecuciones e invasiones

En reconocimiento a la labor evangelizadora del santo Apóstol Andrés, su mano y antebrazo, retirados de sus restos incorruptos, fueron enviados por el Patriarca Partenio de Bizancio a Moscú, guardados hasta la Revolución en la catedral de la Dormición de la Virgen en el Kremlin, y venerados durante siglos por todo el pueblo. (Luego de la revolución bolchevique dichas reliquias desaparecieron).

Por aquel entonces, por las tierras eslavas, desde el mar Adriático hasta el Danubio, Bulgaria y Serbia, hasta los Montes Cárpatos y detrás de los Cárpatos, en Galicia y en Volyñ, por toda la tierra rusa hasta los mares nórdicos, sobre los ríos Volga y Oca, en las montañas del Cáucaso, en las tierras de los Jasos, en Dagestán (antiguo Serir); y detrás del Cáucaso, en Georgia, Armenia, en toda Asia Menor (Cilicia, Frigia, Siria, Líbano), hasta de los sultanatos en Mesopotamia y Egipto, en la Etiopía, Fesaquia y Peloponeso, en Fraquia y Macedonia — se había extendido la Fe Cristiana. Los seguidores del Patriarca Néstorio, evangelizaron las tierras de Irán y Sogdiana hasta Cashgaria y Turfán, las estepas de los mongoles, las orillas de Selenga. Hasta a China llego la Palabra de Cristo. Tal era el resplandor espiritual de Bizancío, según narra Demetrio Balashov en “La fuerza del Poder.” Bulgaria, Hungría, Polonia, Rumania, Bohemia, Moravia, Croacia: en todos estos países estaban muy difundidas las Sagradas Escrituras, en su propio idioma local, siguiendo la tradición apostólica. Hasta hoy los croatas se enorgullecen de haber creado tres abecedarios propios eslavos, y haber transcripto en ellos las Sagradas Escrituras, y continúan celebrando los ritos de los antiguos “glagolashi” con sacerdotes casados y formas anteriores a la separación del Papa de Roma (año 1054) de los otros cuatro Patriarcas.

En el siglo X, Novgorod (centro importante de comercio), y luego Kiev, fueron las primeras capitales de Rus (cada una de ellas tenia una población de 35 000 habitantes aproximadamente). Recordemos que en aquella época Londres y París eran unos pequeños villorrios, y Berlín todavía no existía.

Rusia tuvo también su vasta experiencia democrática, que en algunas comarcas se mantuvo hasta el siglo XVI. El “Veche” (asamblea de ciudadanos) elegía un príncipe capaz, con la expresa condición de que no tuviera bienes ni relaciones en el lugar (a veces ni siquiera se le permitía tener su morada en la ciudad), para jefe militar y juez imparcial. Así fue elegida la dinastía de Riurik, fundada en el año 862.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos