Palabras del director



Descargar 5.75 Mb.
Página4/12
Fecha de conversión06.11.2018
Tamaño5.75 Mb.
Vistas40
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
Catálogo: rseapv -> Anales
Anales -> Palabras del director
Anales -> Palabras del director
Anales -> Palabras del director
Anales -> Rsapv anales 1985 a 1986 1ra parte

LA UNIDAD EUROPEA VISTA DESDE

LA UNION SOVIETICA 1

Muy buenas tardes Sras. y Sres.:

Me atrevo a hacer algunas reflexiones sobre la situación en la URSS de hoy, sobre las perspectivas que tenemos y quizás invitarles a discutir juntos algunos problemas nuestros y escuchar también la opinión de los espafioles, valencianos, cómo ven desde aquí nuestro proceso de transición a la democracia.

Desde hace muchos afios trabajo en el Instituto de la Economía Mundial y Relaciones Internacionales de la Academia de Ciencias de la URSS. Allí estudiamos el mundo «capitalista», sus aspectos económicos, políticos y sociales, aunque a decir verdad a mí no- me gusta mucho usar los términos «capitalismo», «socialismo». Yo prefiero hablar de los países industrializados, subdesarrollados, poco desarrollados. Hoy en día muchos de nosotros en el Instituto estamos muy metidos en la política, olvidando nuestras tareas profesionales, y entregándonos de lleno a la Perestroika.

Les voy a exponer mis opiniones personales puesto que no represento, ni al Partido Comunista, ni al movimiento por la Paz Oficial, ni soy jefe del Instituto. Soy científica, ciudadana, la mujer de un Diputado del pueblo y digo lo que pienso, sin temor, porque ahora nadie tiene temor en la Unión Soviética de expresarse.
Momento crucial

Todos los que de uno u otro modo están familiarizados con la situación que se creó en nuestro país en los sofocantes afios de florecimiento del «socialismo» totalitario, actualmente, al pasar 5 afios de Perestroika, observan cambios impresionantes. Los hombres se liberaron del temor. La glasnost pasó a determinar muchos aspectos en la vida de la sociedad, aunque es prematuro hablar de la libertad absoluta de la prensa y de las asociaciones. Sí, la gente se siente mucho más libre, pero yo diría que no se siente mucho más feliz, porque el estandard de vida bajó bruscamente. Nos amenazaba la bancarrota económica. La infraestructura social subdesarrollada y las condiciones de vida muy difíciles (la gente de los países de Europa Occidental simplemente no pueden concebir lo difícil que es nuestra vida cotidiana) acentuaron la tirantez en la sociedad, agudizaron la agresividad social y causaron el crecimiento de stress psicológico. Creo que hoy día, estamos pasando un momento difícil y yo diría crucial de nuestra Perestroika. Necesitamos hacer una Perestroika (que significa la Reconstrucción) dentro de la Perestroika para salir más rápido, con más ritmo hacia adelante. Que Gorbachov no pudiera venir a España en marzo de 1990 aunque tenía todo preparado para esta visita es una prueba más de que la situación interna es muy seria por no decir, más peligrosa. Por esto todas las visitas de nuestro presidente están canceladas fuera del país y también dentro del país.



¿Pasamos a la Democracia?
Me gustaría empezar a hacer un análisis político de los cambios en la URSS por comparar dos procesos de tránsito a la democracia.: el espaftol y el soviético.

Si me permiten un recuerdo personal, muy curioso. En el afto 72, cuando todavía no teníamos ninguna relación diplomática de consulados con España, vinimos aquí, un pequeño grupo soviético de científicos y artistas e hicimos un tour por España: Barcelona, Valencia, el sur y después a Madrid. En aquella época imagínense, los «primeros soviéticos» en la tierra española después de la Guerra Civil, teníamos muchas preocupaciones por el régimen franquista, porque conocíamos muy poco de los cambios que ya habían ocurrido. Pensamos que nos tenían que odiar, y nadie nos odiaba. Nos recibió muy, muy bien la gente, aunque con algunas preocupaciones.

En un banquete público en Barcelona, un comerciante de tabaco, que ya tenía proyectos de abrir en un futuro negocios con la Europa del Este y también con la Unión Soviética, dijo unas palabras que nos extrañaron muchísimo. Dijo, abiertamente, en público ¡en el 72!: «Este cadáver muerto que todavía tenemos, no nos permite entrar en la Comunidad Europea, ni entrar en una civilización Europea».

¿Cómo un comerciante se atrevía a decir esas palabras, cuando Franco todavía vivía y la policía nos observaba?

Si hubiera dicho alguien, cuando vivía Stalin, algo de un «cadáver político» ¿Pueden imaginar que hubiera pasado con este hombre, y con toda su familia y la casa donde viviera?

Y cuando ya, de verdad tuvimos el cadáver de Stalin, no pasó nada parecido a un rápido proceso de transición a la democracia, como en España. Sólo empezó a desmantelarse, poquito a poquito, el sistema totalitario.

Con Kruschov, se dió un paso adelante y dos pasos hacia atrás. Por fin con bastante facilidad quitaron a Kruschov y nos perdimos veinte años con otro régimen, ya no tan sangriento y severo, como el Stalinista, pero muy estúpido ineficaz y amoral, gastando tiempo, fuerzas de trabajo, recursos naturales en vacío, e irnos alejando y alejando del mundo civilizado.

¿Por qué he recordado estos dos ejemplos?, para mostrar que considero que hay una gran diferencia entre dos procesos de transición -del autoritarismo y del totalitarismo- a la democracia que algunos científicos quieren comparar.

El tránsito a la democracia en España y el tránsito a la democracia en la Unión Soviética que se ve es en mi opinión mucho más lento, mucho más difícil, con muchas más vacilaciones y quizás peligroso.

¿Por qué digo que ahora cruzamos un período difícil y muy peligroso?

- Pasaron 5 años de Perestroika. Hay resultados muy avanzados, interesantes en la esfera política, de prensa, etc... por primera vez ya no tenemos miedo de expresamos, de salir a la calle. La gente ya cuenta anécdotas sobre Gorbachov. Pero hay pocos cambios serios en la economía. La situación económica empeora y creo que va a empeorar más, porque no estamos subiendo, estamos todavía bajando y aunque no tenemos hambre hoy, el peligro de tener hambre no se puede excluir.

¿Qué pasa? El sistema viejo es el resultado, como yo lo considero de 70 años de un modelo de utopía en el poder. Se trata de un modelo basado en una total monopolización estatal de la propiedad, de todo el poder, de toda la vida civil, de toda la vida espiritual, humana. Históricamente este modelo no tenía perspectivas, aunque los primeros años mostró algún dinamismo. Como resultado de realizar la utopía recibimos algo de antisociedad, de anti-utopía. Por fin se cayó, mejor dicho está agonizando ahora.

Con la Perestroika empezó a cambiarse la estructura política que hoy ya no es una estructura administrativa estatal, pero tampoco, de ninguna manera, una estructura democrática como en los países occidentales. Se conserva la estructura de un sólo partido en el poder, de controlar la vida política, ideológica, cultural y espiritual. Aunque esta estructura ya no sirve ni en la esfera económica ni en la esfera política, pues se destruye muy lentamente. Tampoco crece la economía de mercado. Pues bien ya hemos destruido mucho del modelo anterior, pero no construimos todavía nada nuevo que pueda construir este modelo utópico. De aquí, esta crisis económica, social y política de hoy. Por eso es tan difícil la situación económica y la social, por que hay déficit de todo, el azúcar lo compramos con tarjeta, y muchas cosas las compramos con tarjeta; y si no hay carne y si no hay otros productos, la gente ya pregunta ¿Y para qué entonces la Perestroika?, si vivimos peor que cinco o seis años atrás. Por eso la situación social se agudiza, y, claro, es un terreno fértil para hacer una crítica directa a Gorbachov, a su gobierno, incluso ya, al Parlamento nuevo de quien teníamos tantas esperanzas.

Es verdad, que en el Parlamento nuevo, se exponen todos los problemas agudos pero no hay cambios serios ni en el poder legislativo, ni en el poder ejecutivo. Tampoco hay cambios positivos en la economía, ni en la esfera social, por eso la gente se cansa incluso de los mismos diputados del pueblo, por quien votaron con tanto entusiasmo hace un año.

Ustedes conocen los problemas del nacionalismo. No me gusta este término porque en la URSS tiene algo de negativo, por la tradición de «estampas comunistas». Pero si aceptamos este término, el surgimiento de muchos movimientos nacionalistas que desestabilizan este último imperio, que todavía existe en el mundo, el Imperio Soviético es un proceso objetivo, normal y positivo. ¿Cuáles son las perspectivas? ¿Pueden salir de la Unión una tras otra las repúblicas rompiendo relaciones económicas con el centro? no lo creo. Considero que incluso Lituania ahora no va a romper todas las relaciones cconómicas, no puede romperlas con el centro.
¿Un golpe a la derecha?
Pero con todo eso se destruye, se desestabiliza la situación política general y entonces aparecen corno perspectiva dos salidas: -La primera es la salida conservadora- de retener la Perestroika o acabar con ella. Lo quieren el Ejército, parte de la Seguridad y de la policía interna.

Es curioso pero hace poco, de estos círculos recibieron proposiciones los diputados del Congreso, teniendo en cuenta, que Gorbachov ya no puede dominar la situación, el Ejército y la KGB están dispuestos a proponer sus servicios para aplastar el caos social que pueda surgir.

Estas fuerzas conservadoras son, bastantes numerosas dentro del partido. Ligachov es el líder o símbolo de ellas. Durante las demostraciones o manifestaciones -tuvimos dos manifestaciones muy grandes el 4 y 25 de febrero de este año- pude ver muchos slogans, pancartas diciendo: «Ligachov, fuera del Partido, fuera del Aparato, fuera del supremo».

La gente lo gritaba, pero él con indiferencia, permanece y agrupa las fuerzas de la derecha dentro del Partido.

Los conservadores del aparato administrativo que hace dos o tres años fueron asustados tremendamente con la Perestroika, ahora están tranquilos, dicen: no pasa nada, tenemos nuestros sillones y no lo vamos a perder. Sólo hay que jugar este juego de Perestroika: pronunciar palabras, hablar de otra manera, pero hacer lo que hacíamos siempre.

Se trata de una resistencia pasiva pero muy dura, se podría hablar incluso de sabotaje de todo el aparato administrativo en los problemas económicos. El resultado es que tenemos déficit actualmente de muchos alimentos y de todo. Es también un sabotaje de este aparato administrativo porque odia la Perestroika y también a Gorbachov.

Antes la gente del Aparato tenía miedo. Con Stalin tenían miedo por que en cualquier momento podían perder su puesto y sabían que participando en la corrupción y pagando al jefe que estaba por encima iban a vivir bien. Y ahora con la Perestroika entendieron que si va adelante el proceso democratico y de transición a la economía de mercado, tal corno la proponen las fuerzas democráticas, ellos quedarán al borde de la historia y perdiéndolo todo. Estos burócratas del Aparato y del Partido entienden que tienen una última «chance» de convivir: con pronunciar mucho las palabras «Perestroika» y «Pensamiento nuevo» hacen su propio juego. Es resistir, sabotear y consolidarse contra Gorbachov y contra la Perestroika utilizando corno pretexto otro «peligro» que surge de otra ala.

¿Y cual es ese otro peligro? pues sencillamente, esta situación socio-conómica tan difícil. Hay mucha gente que no está contenta ni con el gobierno de Rizhkov, ni con la política de Gorbachov y piensan: escuchamos tantas palabras y seguimos igual y ya no creemos en el gobierno ni en el comunismo.

Las masas trabajadoras en la URSS no están bien organizadas, como por ejemplo el Movimiento Polaco de Solidaridad, pero expresan abiertamente todo su descontento. Surgen «movimientos no formales», distintos partidos nuevos (Socio- Demócrata, Demócrata-Cristiano, Anarquista, etc.), surge la prensa independiente. Hay un ala demócrata bastante fuerte en el Parlamento representada por el Grupo Interregional. Aunque el grupo esté dividido y tiene distintos líderes, quienes tienen sus matices, incluso sus pretensiones personales. Pero hay una enorme tensión que crece dentro del Partido Comunista, que ya se organizó en la «Plataforma Democrática», representada, según algunos cálculos como el 40% de los miembros del Partido (en total son 20 millones).

Como mostró el XXVIII Congreso, el Partido, el PCUS está dividido por lo menos en tres sectores:

-La Nomenclatura, encabezada por Ligachov, con sus posiciones conservadoras y su nostalgia de los tiempos de Stalin.

-La tendencia de la Plataforma Democrática, con el contenido social-democrático, yo lo determinaría como la social-democracia del tipo ruso.

- La mayoría del Centro con Gorbachov quien tiene todavía que equilibrarse, porque el aparato y los burócratas del aparato del partido, que es la Nomenclatura famosa, tienen fuerza, y Gorbachov no puede salir y combatir directamente contra ellos.

¿Por qué Gorbachov insistía tanto en el Instituto presidencial?

¿Por qué insistía tanto y lo hizo realidad de forma tan rápida?

Con toda la crítica que le hacen a Gorvachov, los de la izquierda, como un hipotético o probable «Dictador ilustrado», él es, en mi opinión la única alternativa política hoy para la sociedad y para el País, este monstruo grande que no quiere ni morir tranquilo ni salir al descanso.

Gorvachov está como entre la espada y la pared. Creo que la espada es el peligro cada día más notable y muy profundo de estos círculos conservadores del Aparato administrativo, de la Nomenclatura del Partido, también de los nacionalistas rusos y también de una tendencia que existe de fascismo ruso. Existe esta tendencia también dentro de nuestra sociedad.

De otra parte, la pared son las masas que ya salen a la calle, que ya se expresan, que ya se organizan y que le demandan que vaya más rápido porque es verdad que el ritmo de las reforn1as es muy lento, demasiado lento. Precisamente en las más importantes leyes -de la propiedad, de la tierra, de las empresas- que pueden establecer una base legislativa para una economía de mercado estamos muy atrasados.

Y si no pasamos a este otro modelo -el de economía de mercado- no podremos resolver los problemas económicos; y si no resolvemos los problemas económicos se va a aumentar la tensión social que cada día es más peligrosa y más difícil de resolver y de controlar.

En este sentido entiendo yo, que Gorbachov, estando entre la espada y la pared, el Partido, el aparato dcl Partido, las Masas, trata de salir elegido para el puesto presidencial.

El Partido, o se cambia o se destruye. Pero hay que construir otro modelo estatal parecido a una sociedad «civilizada», con la base de la sociedad civil, con movimientos sociales independientes, con partidos distintos y con un presidente que sea independiente de los partidos.

Porque, ¿qué pasa ahora? a Gorbachov le pueden destituir como a Kruschev, organizando un golpe de Estado, del Buró Político, o del Pleno del Comité Central. Claro que ustedes no pueden leer aquí todo lo que se escribe pero ¿si ustedes pudieran leer los textos, de cómo hablaban los enemigos conservadores de Gorvachov en el Pleno del Comité Central? Todos atacaban a Gorbachov desde la Derecha. Y sólo utilizando esta costumbre de la disciplina, gracias al «compañero S tal in» que lo introdujo en el partido, Gorbachov todavía sabe manejar la nomenclatura y aplastar a los conservadores.

Recuerdo una cosa curiosa. En el Pleno del PCUS de noviembre del año pasado, le hicieron a Gorbachov una crítica tremenda. ¿Y por qué? ¿Por qué antes no publicaban nada de los materiales del pleno del Comité Central? Todo estaba cerrado y la gente no sabía; entonces cada secretaría del Partido podía decir cualquier cosa sabiendo que no iba a salir a la luz pública.

Y Gorbachov lo escuchaba, bastante tranquilo, aunque sé que los nervios de él ya están en un punto, como aquí se dice «al borde de un ataque de nervios». Así ya lo estamos casi todos, porque la vida es muy dura, estamos todos al borde de un ataque de nervios. Pero en este mismo pleno, él anunció que ciento once miembros del comité Central se jubilaban.

Y fíjense, es una escena de Shakespeare, cuando obtienen 111 cadáveres políticos, se levantan y dimiten. Así poco a poco Gorbachov limpia cuadras en el PCUS.

Pero, estando dentro de este mismo mecanismo, mecanismo construido, si se hablara en serio desde Lenin, cuando él hizo un partido de nuevo tipo, que es un «partido-estado», estando dentro de este modelo, Gorbachov siempre puede ser destituido o controlado, como Kruchev por el Aparato.

Por eso es tan importante para Gorbachov salir de esa situación hacia un puesto presidencial. Ahora el Presidente lo elige el Parlamento, pero después será elegido directamente por todo el Pueblo, y por tanto el Presidente será independiente.

Nos alejamos pues de un modelo «único partido-estado», tan utópico y antihumano para aproximamos a un nuevo modelo de Estado civilizado y de derecho.

Yo creo que la misión histórica de Gorbachov es desmontar el Sistema. Desmontar todo el Sistema viejo y quizás para construir un Sistema nuevo se necesite otra gente. La nueva gente. Pero por ahora, yo y muchos de mis amigos del Parlamento y Consejeros políticos del Presidente, no vemos otra perspectiva, otra alternativa a Gorbachov. Boris Eltsin, en mi opinión, es alternativa a líder populista, que puede ser (y ya es) presidente de la República Rusa. Juega un papel positivo porque los conservadores nacionalistas y de esta tendencia del fascismo ruso que todavía no se muestra muy claro pero existe, odian y atacan a Eltsin, el polo opuesto de esta tendencia.

En mi opinión Gorbachov cumplirá esa misión de desmontar pacíficamente el viejo sistema y construirá un Estado de derecho, y quizás necesitaremos una nueva generación para desarrollarlo.

Si Gorbachov consigue cumplir esta misión histórica hasta el final, supondrá un paso decisivo para el país. Porque Rusia siempre pasa por colapsos sociales y hasta ahora no se excluye que con la explosión de la tensiÓn social y económica surja un caos provocado por los nacionalistas, O extremistas, O fascistas. Y si el ala democrática va a sacar a la calle mucha gente no se excluye que los militares, una parte de los militares, vaya a pedir orden para establecer el orden.

De eso va a surgir un confrontamiento social y no excluye, aunque es un poco hipotético, una guerra civil. Pero para nosotros el peligro de guerra civil es mucho peor que para los españoles incluso, porque en España, según yo lo entiendo, ya ha crecido una nueva generación. Los españoles han sufrido tanto después de la guerra civil que la sociedad ya está preparada para un compromiso o consenso nacional. Nosotros todavía no estamos preparados para un verdadero consenso nacional y lo que quiere Gorvachov es preparar la sociedad para este consenso nacional y para sacarla a la vía civilizada, pacífica y preparar la sociedad para, de verdad, ser más europeos, y un día entrar en la familia europea.


Centro y periferia
En los procesos de cambio social que se desarrollan en el centro y tienen su repercusión en la periferia comunista, surge una paradoja. Se empezó la Perestroika con Gorbachov, y cuando él organizó la no utilización de armas ni tropas en los países europeos occidentales el proceso creció en los países del Este rápidamente y avanzó a los países del Centro. Ahora estamos bastante atrasados en comparación con Checoslovaquia, Polonia, incluso Mongolia, si quieren.

¿Por qué todos estos países de la periferia, evolucionan tan rápidamente?

Eso nos ayuda y al mismo tiempo les da el pretexto para que la derecha diga: bueno, todos se callan, el Imperio ya no existe, nuestros aliados nos traicionan y provocan más y más peligro, se alimentan y crecen los rumores y se vuelve otra vez a la tensión y a los ataques contra Gorbachov. Pero yo considero, y estoy de acuerdo con mi amigo escritor y diputado Adomovich, que hace poco publicó su entrevista a «El País» (12-3-90), que Gorvachov sostiene el techo de un edificio que todavía no está construido, pero si cae, es casi seguro quc aplastará primcro a la izquierda democrática, al mismo centro político y quedará destruido todo el edificio de la Perestroika.

Por eso yo considero muy importante para nosotros, y no lo digo porque Gorbachov es el Jefe, sino como analista, que ahora tenemos que apoyarle en este paso, aunque lento pero necesario, para desmontar pacíficamente las viejas estructuras, para pasar más rápido a la economía del mercado y a las estructuras legislativas nuevas.

Nos despedimos de muchos dogmas comunistas, no hablo mucho de la ideología porque eso nos llevaría a unas esferas difíciles de explicar. Quiero solamente, decir que ya nos despedimos de muchos dogmas del socialismo, del comunismo. Los líderes del PCUS y el mismo Gorbi; la palabra «socialista»: al hablar del mercado o propiedad privada tienen que añadir «la economía del mercado socialista», «pluralismo socialista», «democracia socialista».

Yo considero que la democracia, como la economía del mercado, es algo universal, es instrumento de una sociedad que consigue un desarrollo.

Y por ello basta de jugar con dogmas ideológicos. Para sobrevivir todos nosotros en este mundo necesitamos despedirnos, poco a poco, de lo que hace un trabajo destructivo y buscar lo que tenga contenido positivo para llevar a nuestra Sociedad a otro tipo de desarrollo.

Y no tengo miedo cuando me dicen que va a pasar otra vez al capitalismo. No es el problema del capitalismo, es el problema de organizar la sociedad moderna, industrializada con mecanismos de auto-regulación, económicos, con un sistema político legislativo, con pluralismo de verdad, con independencia del presidente, con división de los poderes ejecutivo, legislativo, judicial, que todavía no tenemos; es decir, poco a poco recorrer nuestro camino hacia la democracia.

Quizás en este largo camino tengamos que pasar por un autoritarismo ilustrado durante algunos años. Nuestro camino quizá será más largo que el de España pero, espero que salgamos y no caigamos otra vez en un caos político-económico porque; esto será un peligro, no sólo para nuestro pueblo y nuestro país, sino para la humanidad.

Si triunfan estos locos del ala conservadora van a tratar de cerrar otra vez la séptima parte del mundo, en este mundo ya dividido, pero esto es imposible. Es imposible y demasiado peligroso. Y para que sobreviva la humanidad como tal, necesitamos civilizamos y que nos ayude Occidente y España que tiene una rica experiencia en pasar de la dictadura a la democracia, que lo hagamos lo más rápido posible y con la menor presión social y el menor costo social.



Yo expliqué mis pensamientos generales y espero preguntas y discusiones porque a mí me gusta mucho escuchar la opinión de los españoles, valencianos, que tienen su propia historia y que, yo se que les interesa la historia de mi pueblo. Gracias.

EUROPA EN EL UMBRAL DEL SIGLO XXI: ¿HACIA DONDE VA LA UNIDAD EUROPEA?




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos