Ojos Verdes, de un cielo caído



Descargar 0.62 Mb.
Página1/12
Fecha de conversión12.04.2019
Tamaño0.62 Mb.
Vistas22
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Ojos Verdes, de un cielo caído.

=========================================================

Un día sin importancia fue la primera vez que la vi, sus ojos me impactaron, su sonrisa me cautivo, su carisma, me helo.

¿Quién era ella…? Que ni en mis sueños me la había podido imaginar…

Yo voy un año mas adelante que ella, sin embargo mi atracción empezó por una simple comparación y ahora con la que la comparaba no existía más para mi, ahora era solo ella quien ocupaba mi atención

-¡Hey Lena! ¿Porqué tan pensativa? ¿Qué tanto observas? Me saco de mi pensar mi amigo Víctor, le respondí con una sonrisa, - Nada, simplemente estoy cansada.

Tocaron para la siguiente clase y nos dirigimos a nuestro salón, yo sin antes voltear a donde veía hacia unos instantes… Ahí estaba ella, sonriente como siempre, abrazaba a una amiga, sonreí. Me gusta tanto su forma de andar, tan libre, sin sentido, tan radical.

Vivo enamorada de alguien que no conozco ¿Será normal? (Mirando hacia la ventana que conducía al salón de esta persona) ¿Será que me has notado? Hemos hablado tan pocas veces que las podría contar con una sola mano, y nos hemos visto tan profundamente, que podría jurar como lees mi alma a través de tu mirada… tu verde-gris mirada, y sin embargo siento que eres tan distante a la vez. La última vez que hablamos me tomaste desprevenida, me preguntaste algo de la escuela, sentía como tu mirada atravesaba mi alma, te conteste como pude, me mirabas a los ojos directamente, entonces cabizbaja me agradeciste con una pequeña sonrisa, supongo que no era la respuesta que esperabas, puesto que vi tu semblante entristecer, yo solo me preocupaba si mi alma no había sido escuchada por ti, mis latidos golpeteaban contra mi cuerpo, como si mi corazón hubiera estado apunto de salir.

Eres solo un año mas grande que yo, sin embargo somos de la misma edad prácticamente, yo acabo de ingresar al 3 semestre de preparatoria, tu al quinto, me da pavor, puesto que se que en un año más ya no te veré…

Hoy casi chocamos, culpo a mis reflejos por evadirte. Me volteaste a ver con tu mirada desconcertante, me miraste curiosa como si tuviera algo en la cara, en ese instante sentí como si no hubiera tiempo y todo se detuviera en un mágico momento, sentí poco a poco mis mejillas enrojecer, baje la mirada… siempre logras que la haga bajar, sin embargo, esta vez no me fui sin volverte a ver, al instante regrese mi mirada y te devolví una sonrisa, y antes de retirarme vi como te volteabas apenada , supongo que notaste… que yo te note.

Al fin gane una batalla con esa mirada inquisidora, con esa azul mirada…



Hoy te vi sentada con uno de tus amigos entre las piernas, sentí muchos celos, puesto que te he visto de la mano de el, no son novios, eso lo se, sin embargo se tienen mucho afecto, aunque tendré que decirlo, tu eres así. Tienes muchos amigos, no eres popular, sin embargo no se de nadie que te tenga algún odio o algo parecido, eres muy amiguera, casi siempre que te veo noto que no estas con la misma gente casi siempre, tienes tu grupo de amigos, sin embargo te juntas con todos y con nadie a la vez, y de igual forma que estas con alguien diferente, no te preocupa andar sola unos momentos, no te importa lo que la gente piense de ti, y eso me gusta.

Hoy tuve 3 exámenes, se me juntaron porque enferme de gripe ayer, y tuve que faltar, tenía alta la temperatura, y mis problemas de presión no me dejaron estar. No había nadie en mi casa, así que descanse la mayor parte de la mañana hasta que el cansancio de andar acostada me mando llamar, me metí a la página de la escuela para ver si tenía una clase de pendiente, y me tope con algo que no me gusto… alguien te había escrito en alguna sección un poema de amor, y yo no era participe de ese detalle, me sentí infeliz. Poco después hable con una amiga que me hizo levantar un poco el ánimo, Anya se llama, me reí un rato con ella, se mudo a otra ciudad y no le tocaba clase a esa hora, así que me levanto el ánimo, entonces me sentí mejor, incluso en mi salud, así que decidí ir a la última clase que tenía, igual también tenía pendiente un rato en el gimnasio de la escuela así que me daría una vuelta… pero admitiéndolo, simplemente quería ver si te alcanzaba a ver aunque fuera un rato.

Ayer no te vi hasta la última hora, te veías algo pálida pero no tome importancia, estaba tan feliz de verte que en todo el día había estado mal, sin embargo una sonrisa tuya me contento un gran rato.

Ese día no tenía que quedarme a nada extra, sin embargo te vi dirigirte al gimnasio de la escuela, y como el día anterior había puesto ropa de cambio en mi locker porque se supone tenía una clase, aproveche el momento. Te vi ir al espacio de kick boxing, las paredes son de vidrio así que te podía observar desde donde yo estaba, te veía algo mal, sin embargo me distraje y no tome importancia, GRAVE ERROR, aunque bueno… supongo que no fue tan malo después de todo…

En clase de kick boxing me desmaye, tal parece que la fiebre regreso para cobrarme que no me había ido a recostar, no sentí nada hasta que desperté en la enfermería, desorientada me pare a preguntarle al enfermero que me atendió como había llegado, me daba pena que me hubiera cargado alguien y yo no poder agradecerle.

- Fue una joven con la ayuda de la maestra de karate, se te subió un poco la presión y traías algo de fiebre, si quieres puedes llamar a tu casa para que vengan por ti, tu amiga me ha dado su teléfono por si despertabas.

- ¿Cuál amiga? Pregunte extrañada, no había ido con nadie.

- Si, tu amiga, acaba de irse hace unos 5 minutos, olvide su nombre lo siento, es bajita, de cabello corto y negro, ojos azules

…¿Yulia?... Me dije a mi misma, nadie de mis amigos tiene esa fisonomía así que ella es quién me vino a la mente primero. Tome el teléfono y me fui a casa, yo llevaba carro y ya me sentía bien, no había problema, pensaba marcar al teléfono pero caí rendida a mi cama, para los exámenes ya había estudiado antes, así que no me preocupaban.

Me diste un gran susto, cuando estaba en la bicicleta me di cuenta que los de kick boxing pararon y se concentraban en una rueda, no te veía entre la multitud así que me aproxime, eras tu la que estaba en el piso, supongo que la adrenalina me llamo y cuando menos me di cuenta yo ya estaba a tu lado viendo si estabas bien, ardías, así que pedí que me ayudaran a llevarte a la enfermería, una maestra se ofreció y fuimos a dejarte, me quede preocupada porque no despertabas, el enfermero te puso algo frío en la cabeza, solo me dijo que estabas bien, pero que necesitabas descansar un poco, sin embargo me dejo pasar y me quede a tu lado por si despertabas, supongo que en esos momentos no me preocupo que no me conocieras, solo quería estar segura de que despertaras a salvo. Te observe como una niña curiosa, note tus facciones de lo mas cerca que alguna vez me imagine poderlo hacer, podía observar tu respiración, era tan tranquila que daban ganas de quedarse ahí todo el tiempo, pero por desgracia mi mamá llamo extrañada de que no regresara a casa, me pidió que fuera puesto que necesitaba mi ayuda, le di mi teléfono al enfermero para que me llamara por si sucedía algo. No quería dejarte. Pero igual no me correspondía estar ahí.



Tal parece que un ángel me quitó la fiebre, a segunda hora recordé el teléfono de la chica misteriosa, olvide marcarle y lo había dejado en mis otros pantalones, lo buscaría cuando regresara a casa. En todo el día no te vi, en mis exámenes todo salió bien, estuve algo cansada y sin muchos ánimos, no se si porque no vi a Yulia en todo el día o porque todavía estaba algo enferma, pero en efecto el único momento en que me alegre un poco fue al saber de ti, tu salón había ido a hacer un trabajo fuera de la escuela y por eso estabas ausente, al finalizar las clases fui a tu salón, no lo se; creo que esperaba verte salir de alguna parte. Rezaba porque mi salvadora fueses tu, aunque… ¿Cuántas posibilidades había?... Tal parece… más de una.



Hoy tuve tanto trabajo que casi enloquezco, al final del día estábamos todos los de mi clase hartos de hacer el trabajo que nos correspondía por grado, teníamos que armar un carro electrónico y eso para locos está, al fina del día regresamos a la escuela, yo ya no tenía que hacer así que fui a darme una vuelta por la enfermería, no sabia nada de ti desde hacía un día casi, y me habías dejado preocupada, así que fui a ver. Y tal parece todo estaba bien así que me alegre. Al final salí con mis compañeros a terminar unas cosas del trabajo, después me reuní con mi mejor amiga, Mayra, nos tomamos un café y platique con ella lo sucedido el día anterior, ella es la única que sabe sobre ti… ella lo acepta y a veces hasta creo que me acepta demasiado bien… incluso he llegado a pensar en olvidarme de un fantasma para enamorarme de ella, pero creo que mi alma esta totalmente opuesta puesto que cuando te veo me olvido que en algún momento pensé eso. En fin, regrese a casa algo abrumada





Cuando volví a casa hice mis tareas y pensé en descansar un rato, converse con una amiga al teléfono y justo cuando colgamos recordé el teléfono de mi salvadora, se me había olvidado por completo y me puse a buscar los pantalones como loca, casi me da un ataque cuando mi mamá me dijo que los había metido a lavar, por suerte saco el papel del bolsillo y lo puso en la cocina, entusiasmada y más calmada subí a mi cuarto y estaba apunto de llamar cuando sentí mil punzadas en el estómago, tal parecía ser que mi corazón sabía algo de lo que yo no estaba al tanto, y la calma que tenía se volvió un loco torbellino, ¿Qué tal si en verdad eras tú la que me ayudo? ¿Qué te diría si en verdad fueses tú…?



El celular me despertó de una siesta, maldije en mis adentros y vi el identificar, decía número desconocido. De alguna forma mi corazón alcanzo tal velocidad que no lograba controlar, el sonido insistente del teléfono me saco de eso, y volví a la realidad, me encontraba respondiendo a una dulce voz.

-¿Bueno…?

- ¿Si? ¿Quién habla?

- Ahm, Elena Katina. El otro día en el gimnasio de la escuela me ayudaste, tuve un pequeño accidente y me llevaste a la enfermería.

-…


- Eh… ¿Bueno?

- Si, disculpa, ¿Te encuentras bien?

- Oh si. Muchas gracias, solo quería agradecerte… aahm… este, sorry, no pregunte tu nombre jeje

- ….


- Mmmm

- Yulia, Yulia Volkova y no te preocupes, no fue nada jeje.

Su voz es tan bella, pensaba, no podía creer que en verdad fuese ella quien me hablara, me invito algo de tomar al día siguiente, tal parece quería agradecerme que le ayudara, claro acepte, pero por respeto le dije que yo pasaría por ella, para que supiera desde un principio quien era yo, aunque bueno, solo quería saber en donde vivía jeje.

Nos quedamos de ver en su casa, me dio su dirección y yo estaría ahí puntual, o al menos eso esperaba.



Tu voz suena tan diferente por teléfono… no te reconocí hasta que me dijiste tu nombre, aunque en parte yo ya sentía que eras tu desde un principio…

Mañana es Sábado, nos quedamos de ver en mi casa para luego ir por algo de tomar, quien me hubiera dicho que esto pasaría, le hubiera dicho que mentía.

Ando nerviosa, no se ni que ponerme, iremos a un café, sin embargo no está de menos que de buena impresión… a lo que me gustaría llamar mi primera cita contigo, Dios, que haré!!

Acabo de recordar que había quedado con una amiga desde hace una semana para salir con ella, rayos, espero que no se enoje si le pido que salgamos otro día, le hablare ahora.
¿Cómo sucedió? Pienso, bueno jamás me hubiera imaginado esto, pero, y si no le agrado? Mis esperanzas se van a ir al caño, será mejor que de buena impresión, pero ¿Cómo me ire vestida? Es decir, que tal si me voy muy fachuda y ella formal, como es, ella se viste muy bien, soy un caso perdido. Me decía a mi misma en voz alta, estaba algo histérica viendo mi armario, me rasque la cabeza un par de veces, olvide que esa noche me habían invitado a salir a una fiesta. Bah! Daba igual, quería que mañana fuera perfecto, al final me deje llevar por una blusa negra con algo de escote, si he de tener no mucho, al menos dejar ver algo, pantalones a la cadera, y botas, perfecto, al final era yo, no importaba de que manera. Nos habíamos quedado de ver a las 4:00 pm, así que tenía tiempo para arreglarme, memorice cientos de veces sus palabras, su voz, pensé en darle algo, pero vamos que ni siquiera sabía si me reconocía, se vería algo imprudente si le llegara con un flor o algo parecido, así que opte por darle solo una flor chica, con la excusa de dársela a la enfermita, quizás le arrancaría una sonrisa.

Cuando termine de comer me fui directo al baño a empezar a arreglarme, que el cabello quedara perfecto y que tan pequeño detalle bueno se notara y que los malos se fueran, y cuando menos me di cuenta la hora acordada ya estaba muy cerca, me había puesto nerviosa incluso desde el día anterior, si no es que desde que la conozco, faltaban como 20 minutos para las cuatro, cuando ya no encontré mas que arreglar, encendí la computadora y puse algo de música, comenzó “Falling” de Lacuna Coil, me relaje durante un momento, entonces pensé que en unos minutos más estaría yo con ella, no tenía ni la mas mínima idea de lo que hablaría con ella, por lo general soy una persona bastante tímida en el primer encuentro, y como que eso de hacerme de una amiga en un principio se me ha complicado en lo largo de mi vida, aunque culpo que mis padres me cambiaron muchas veces de escuelas y el tener hermanos mayores no me ayudaba en nada, aunque por extraño que parezca tengo mis amigos de los que puedo presumir y estar orgullosa de tenerlos, el problema era que los hice no exactamente por mi libre expresar, como que siempre se me dificulto porque por un largo tiempo fui la chica nueva y era difícil conocer a alguien a quien ya tenía alguien con quien estar… pero, bueno, iba a estar sola con ella, sería para mi sola su persona, que mas podría yo pedir… bueno, quizás la paz mundial, pero, mmm, también soy realista, de por si lo que me estaba sucediendo era totalmente una sorpresa, y algo que sin duda me dejaría marcada por el resto de mis días.



………………………………………………………………………………………………...

Llegue unos 10 minutos tarde, me disculpe, de por si había hecho un esfuerzo terrible para llegar temprano, eso de saber medir bien el tiempo luego se me cruzaba, pero esta vez me perdí, que iba a decir, jamás había ido por ahí, y eso que de por si mi sentido de orientación no es algo en lo que confíe plenamente, me ha causado uno que otro escarmiento.
Al final me di cuenta en donde estaba y en que estaba parada, me vi bajar cuidadosamente del carro a tocar su puerta, su casa es de aquellas en sueño y que rara vez puedes tener la suerte de entrar, ahora supuse que estaba económicamente algo mejor que yo, aunque supongo que no habría problema con eso, la he visto con cada tipo de personas que resulta difícil pensar que discrimine a alguien. Me vi al espejo para ver que todo estuviera en orden y como toda una “caballera” la espere en su puerta.
Cuando la abrieron no era quien esperaba, aunque su parecido era sin igual saber que era su hermana, me sonrió y pregunto que se me ofrecía –Vengo por Elena Katina, ¿Se encuentra? Yo dije, su hermana me respondió que pasara y que ahora le hablaba, su puerta no estaba muy lejos de las escaleras y como alguien curiosa vi el interior de su casa, sin duda tenían buenos gustos y los hacían reflejar, me llamo la atención que tuvieran un piano, en una esquina dando a una ventana, bueno, pero que hermoso, ¿Será que ella lo toca?.
1 minuto más tarde bajo ella, algo apresurada pidiendo perdón por haberse demorado.
Me había quedado petrificada, con tal sencillez, sin embargo demasiado bella. Si con solo una blusa blanca, y con un solo pantalón a la cadera era capaz de dejarme así. ¿Cómo sería con otro atuendo…? Llevaba un collar negro que resaltaba su blanca piel, y sus ojos delineados que dejaban ver aun mas el color de su verde-gris mirada. Creo que le había logrado causar alguna clase de incomodidad, puesto que no la había dejado de ver desde que la vi bajar.

………………………………………………………………………………………………...

Yulia llegó un poco después de las 4, cuando llegó derrame un polvo en el cuarto por el susto del timbre, los nervios se me pusieron de punta y logre ver que afuera estaba su carro, limpie como pude el relajo y me note por última vez en el espejo, no me veía mal, o al menos eso me quiso decir Yulia cuando baje y se me quedo viendo durante unos segundos, unos muy largos segundos… Aunque yo al igual que ella me quede, puesto que observe que se había arreglado de una manera muy linda, igual era mi imaginación que me hacia creer que lo había hecho por mi, pero igual, se veía como siempre la he querido.
- ¡Hey! Jeje, ¿Yulia…? ¿No es cierto?
- Oh, si jeje esa soy yo. ¡Mucho gusto! Elena.
- Jeje, mira, háblame de Lena, ando mas acostumbrada, pareciera andan enojados cuando me dicen Elena
- Entonces serás Lena para mi también jeje.
- Jeje, pues entonces… ¿Nos vamos?
- Por supuesto

Me dedico la mejor sonrisa que alguna vez le vi, desde ese momento creo que ser tímida con ella no era el caso
………………………………………………………………………………………………...

(En el Auto)
Y: ¿Sabes? Tienes una casa muy bonita.
L: ¿Crees? Jeje, gracias, tu tienes una cara muy bonita…
Y: ¿¿¿Mmmm??? Jajaja, bueno bueno, si habláramos de caras supongo hablaría de muchas otras cosas más de ti, pero vamos jeje, no te conozco.
L: y… entonces te haré una pregunta indiscreta jeje, ¿Porqué te quedaste ese día? En la enfermería…
Y: Este, bueno, lo que sucede es que… no lo se… te he visto varias veces en la escuela, y pues, supuse que no te hubiera gustado que dejasen ahí tirada jeje,
L: jaja, bueno, en ese caso te he de agradecer porque me hubiera dado cierto pavor.
Y: jaja, entonces… ¿Esta es la forma en que siempre le agradeces a los que te ayudan a no dejarte por ahí botada? Esa maestra de karate se la habrá pasado muy bien…
L: ¿Maestra de karate? OH!! Huy! Cierto jaja, no, a ella ni le fui a buscar jaja, se me paso, aunque para serte sincera solo quería saber quien eras tu… Aunque bueno, tienes razón, en la semana me daré una vuelta para agradecerle la molestia, aunque bueno, creo que a ella le llevare un café en vez de traerla a tomárselo jeje.
Y: aah vaya, en ese caso supongo que no hay mucho problema en que yo te invite ese café el día en que no vas a ir con esa maestra jeje.
L: bueno pues, me parece perfecto…

( Llegaron al café, tomaron su café, rieron, hablaron mas, rieron mas, simplemente la química se podía ver a simple vista desde miles de Km. Había algo que las atraía y no sabían el por que…)

Y: jejeje, vamos, que no le podría decir al tipo este que te gusta, ni lo he de conocer, anda dime quien te gusta!
L: no no no, Yulia jeje, si te dijera creeme que te causaría un graaaaaan impacto…
Y: Mmm pues, igual si yo te dijera mi “gusto” igual hasta saldrías huyendo jeje…
………………………………………………………………………………………………...

En la tarde me la pase de maravilla, había olvidado darte la flor hasta que me acorde justo cuando llegamos de nuevo a tu casa. Cuando saliste supongo que pensaba me iba a quedar en el auto así que me diste un beso en la mejilla en señal de despido, me agarraste de sorpresa pero cuando tu te bajaste yo hacía lo mismo, baje conmigo la flor y caminando hacia ti te sonreí y te acompañe a tu puerta.
- Bueno, pero que caballerosa me saliste tu jaja, ojala y los verdaderos caballeros se portasen así con uno.
Me sonreí
– Se hace lo que se puede Lenita jeje.
Te acompañe a tu puerta y me despedí de ti, ahora yo dándote un beso en la mejilla, te me quede viendo muy cerca de los ojos…
- Que ojos tan bellos tienes…
¡Se me salió! Me di cuenta y baje la cabeza, creo que la furia de la pena me llego muy fuerte puesto que sentía que me ardía la cara, te me quedaste viendo medio apenada… gracias, me dijiste con una gran sonrisa.
- Bien, será mejor que me retire jeje, buenas noches Lenita, fue todo un gusto, espero que se repita, y sin antes irme, le regale la flor, ya estaba algo marchita, por el tiempo que la deje en el auto.
- Soy algo boba jeje, se me olvido dársela primero a la enfermita, ahora se marchito más de la cuenta jeje, lo siento, y justo cuando me retiraba… ella me llamó…
- ¡Hey Yulia!… Gracias, por todo, me la pase muy bien… y la flor, creo que fue un hermoso detalle, la guardare muy bien…
Se acerco a mi, me dio un pequeño abrazo, se que no nos conocimos hasta hoy, sin embargo por tantas cosas que compartimos hoy, pareciera que nos conocemos desde hace tiempo, que pases buena noche… beso mi mejilla una vez mas y corrió a su casa.

Me le quede viendo todo el tiempo, incluso cuando se retiro y no la podía ver más, me habían quedado las ganas de que ese beso se desviara un poco a la derecha… suspire, vi las estrellas, y conforme me dirigí a mi auto.
- ¡OYE YULIA! Tus ojos también son muy bellos!
- JAJA… me carcajee fuera de su casa, me grito desde una ventana viéndome desde ahí. Le lancé un beso y me dirigí hasta mi casa, esa noche, era feliz, y como nadie, había conocido a la chica de mis sueños, ya no era más una chica extraña, ya no era más alguien que no existiera, ahora solo confirmaba el porque me había enamorado de ella.
………………………………………………………………………………………………...

Ya había pasado un tiempo desde nuestra primer salida, de la segunda, de la tercera, la cuarta, y una infinidad por contar, ahora cuando nos veíamos no era razón para desviar la mirada sino para dedicar una gran sonrisa, incluso ahora que nos conocíamos, no dejaba aún así de verte a escondidas, me gustaba ver tus manías cuando creías que nadie te veía, sueles ser muy chistosa, sueles hacer circo, maroma y teatro cuando algo no te sale, recuerdo que hubo una vez en donde estabas tratando de encestar la pelota de básquet pero no se dejaba, te desesperaste y aventaste rudamente el balón, supongo que no contabas que le iba a golpear a la persona que hacia el aseo, puesto que al golpearle le hiciste una cara de susto y saliste vilmente corriendo, te ocultaste tras un árbol a esperar que el señor se fuera, me viste desde el otro lado riéndome, y te diste un golpe en la frente, sueles ser tan graciosa que creo que si tu te quedaras sola en alguna parte, seguirías feliz puesto que harías algo gracioso para entretenerte tu misma. Eres muy simpática.
Pasado mañana iré contigo a la feria, me pediste que te acompañara, te da miedo subirte a un juego, y yo estoy peor para que te miento, pero creo que cualquier excusa para estar contigo me la acepto.
Hoy voy a ir con mi amigo Pavel, o Pasha como me gusta decirle a una exposición de cuadros en el centro, Yulia no es muy dada al arte y me he dado cuenta puesto que siempre que ve algo referido al arte le cambia o simplemente no le presta atención sin embargo cuando le dije que iba a salir con Pasha se puso algo seria, sin embargo al minuto ya estaba muy feliz con su amiga Mayra… Ella a veces me saca de quicio, siento que trata de sacarme celos, puesto que se la pasa muy cerca de Yulia, y hay veces en los que solo quisiera quitarla de su lado y tomar a Yulia en un eterno abrazo, supongo que el sufrimiento se me esta juntando.

………………………………………………………………………………………………...

Hoy te invite a la feria que viene todos los años por estas fechas, aceptaste y estaba muy feliz, hasta que me entere que Pavel iba a salir contigo mañana, sentí muchos celos puesto que se que tu no le haces indiferente a el, y también se que quiere hacer otra jugada y es muy probable que se te declare pronto últimamente han estado muy unidos, o quizás sean mis histerias, ojala fuera eso, pero cada vez que te veo, te veo a su lado y eso me lastima en el fondo de mi alma, de alguna forma siento que te voy a perder por siempre si no hago nada al respecto. Aunque bueno, que puedo hacer yo, si a ti en verdad te gusta el… solo espero que eso no sea cierto.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos