Normas de Convivencia, Organización y Funcionamiento (ncof)



Descargar 4.68 Mb.
Página5/28
Fecha de conversión11.12.2018
Tamaño4.68 Mb.
Vistas286
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28

Las presentes normas de convivencia, organización y funcionamiento, se fundamentan en lo recogido en el Decreto 3/2008 de 8 enero del 2008 que regula la Convivencia Escolar en Castilla – La Mancha por un lado, así como las directrices que establece la Ley 3/2012 de 10 de mayo de autoridad del profesorado concretadas en el Decreto 13/2013, de 21/03/2013, de autoridad del profesorado en Castilla-La Mancha.



LA CONVIVENCIA
E.1. Medidas educativas y preventivas y compromiso de convivencia.
Las normas de convivencia están basadas en el cumplimiento de los deberes de cada uno de los miembros de la comunidad educativa y en el respeto de los derechos de los demás.
Como principal herramienta de resolución de conflictos haremos uso del consenso y la negociación y en lo posible de la mediación escolar como forma de educar. Sin embargo, en ocasiones, cuando quedan lesionados los derechos de los demás, sancionaremos de forma adecuada a la edad y al error cometido.
El Decreto de Convivencia de CLM establece un marco de incumplimientos y sanciones que garantiza el respeto para todos los integrantes de la comunidad educativa y se convierte en la garantía de nuestros derechos y obligaciones dentro del contexto escolar.
La Dirección del Centro dará traslado por escrito de los incumplimientos que se considere lesionan gravemente el normal funcionamiento de la vida del centro.
(Consultar Normativa: ANEXO)
E.2. Medidas preventivas y correctoras. Procedimiento para su aplicación.
En el ejercicio de su autonomía, los centros docentes determinarán, en las Normas de Convivencia Funcionamiento y Organización del centro y del aula; las conductas que no se ajustan a los principios y criterios que regulan la convivencia del centro, conforme a la clasificación establecida en los artículos 22 y 23 de este Decreto y establecerán las medidas correctoras y los procedimientos necesarios para su

aplicación, seguimiento y control; así como los responsables de su ejecución, conforme a los criterios establecidos en el Capítulo III del Título III de este Decreto.



E.3. Conductas susceptibles de ser corregidas.

Son conductas susceptibles de ser corregidas aquellas que vulneran lo establecido en las Normas de Convivencia, Organización y Funcionamiento del Centro y del aula o atentan contra la convivencia cuando son realizadas:



  1. Dentro del recinto escolar.

  2. Durante la realización de actividades complementarias y extracurriculares.

  3. En el uso de los servicios complementarios del centro.

  4. Aquellas que, aunque se realicen fuera del recinto, estén motivadas o directamente relacionadas con la actividad escolar.

E.4. Conductas contrarias a las Normas de Convivencia y conductas gravemente perjudiciales para la convivencia.




E.4.1. Son conductas contrarias a las Normas de Convivencia, Organización y Funcionamiento del aula y Del centro.
Tal y como recoge el artículo 22 del Decreto de Convivencia son conductas contrarias a las Normas de Convivencia, Organización y Funcionamiento:

a. Las faltas injustificadas de asistencia a clase o de puntualidad.

b. La desconsideración con los otros miembros de la comunidad escolar.

c. La interrupción del normal desarrollo de las clases.

d. La alteración del desarrollo normal de las actividades del centro.

e. Los actos de indisciplina contra miembros de la comunidad escolar.

f. El deterioro, causado intencionadamente, de las dependencias del centro o de su material, o del material de cualquier miembro de la comunidad escolar.

E.4.2. Conductas gravemente perjudiciales para la convivencia en el centro.
Así mismo el artículo 23, establece como conductas gravemente perjudiciales para la convivencia:

a. Los actos de indisciplina que alteren gravemente el desarrollo normal de las actividades.

b. Las injurias u ofensas graves contra otros miembros de la comunidad escolar.

c. El acoso o la violencia contra personas, y las actuaciones perjudiciales para la salud y la integridad personal de los miembros de la comunidad educativa.

d. Las vejaciones o humillaciones, particularmente aquéllas que tengan una implicación de género, sexual, religiosa, racial o xenófoba, o se realicen contra aquellas personas más vulnerables de la comunidad escolar por sus características personales, económicas, sociales o educativas.

e. La suplantación de identidad, la falsificación o sustracción de documentos y material académico.

f. El deterioro grave, causado intencionadamente, de las dependencias del centro, de su material o de los objetos y las pertenencias de los demás miembros de la comunidad educativa.

g. Exhibir símbolos racistas, que inciten a la violencia, o de emblemas que atenten contra la dignidad de las personas y los derechos humanos; así como la manifestación de ideologías que preconicen el empleo de la violencia, la apología de los comportamientos xenófobos o del terrorismo.

h. La reiteración de conductas contrarias a las normas de convivencia en el centro.

i. El incumplimiento de las medidas correctoras impuestas con anterioridad.




E.5. Criterios de aplicación de las medidas educativas correctoras.


  • Para la aplicación de las medidas correctoras se tendrán en cuenta, junto al nivel y etapa escolar, las circunstancias personales, familiares y sociales.

  • Las medidas correctoras deben ser proporcionales a la gravedad de la conducta que se pretende modificar y deben contribuir al mantenimiento y la mejora del proceso educativo. En este sentido, deben tener prioridad las que conlleven comportamientos positivos de reparación y de compensación mediante acciones y trabajos individuales y colectivos que tengan repercusión favorable en la comunidad y en el centro

  • En ningún caso pueden imponerse medidas correctoras que atenten contrala integridad física y la dignidad personal del alumnado.

  • El alumnado no puede ser privado del ejercicio de su derecho a la educación y, en el caso de la educación obligatoria, de su derecho a la escolaridad. No obstante lo anterior, cuando se den las circunstancias y condiciones establecidas en los artículos 25 y26, se podrá imponer como medida correctora la realización de tareas educativas fuera del aula o del centro docente durante el periodo lectivo correspondiente.


E.6. Graduación de las medidas correctoras.


E.6.1. ATENUANTES.


  • El reconocimiento espontáneo de una conducta incorrecta.

  • La ausencia de medidas correctoras previas.

  • La petición de excusas en casos de injurias, ofensas y alteración de las actividades del centro.



  • El ofrecimiento de actuaciones compensadoras del daño causado.

  • La falta de intencionalidad.

  • La voluntad del infractor de participar en procesos de mediación, si se dan las condiciones para que ésta sea posible, y de cumplir los acuerdos que se adopten durante los mismos.


E.6.2. Agravantes.


  • Los daños, injurias u ofensas a compañeros o compañeras de menor edad o de nueva incorporación, o que presenten condiciones personales que conlleven desigualdad o inferioridad manifiesta, o que estén asociadas a comportamientos discriminatorios, sea cual sea la causa.

  • Las conductas atentatorias contra los derechos de los profesionales del centro, su integridad física o moral, y su dignidad.

  • La premeditación y la reincidencia.

  • La publicidad.

  • La utilización de las conductas confines de exhibición, comerciales o publicitarios.

  • Las realizadas colectivamente.


E.7. Medidas correctoras.


E.7.1. Medidas correctoras ante conductas contrarias a la convivencia.
Se establecen como medidas correctoras a aplicar en caso de una conducta contraria a la convivencia las siguientes:

  1. La restricción de uso de determinados espacios y recursos del centro.

  2. La sustitución del recreo por una actividad alternativa, como la mejora, cuidado y conservación de algún espacio del centro.

  3. El desarrollo de las actividades escolares en un espacio distinto al aula de grupo habitual, bajo el control de profesorado del centro, en los términos dispuestos en el artículo 25.

  4. La realización de tareas escolares en el centro en el horario no lectivo del alumnado, por un tiempo limitado y con el conocimiento y la aceptación de los padres, madres o tutores legales del alumno o alumna.

Para la aplicación de estas medidas se tendrán en cuenta los criterios de aplicación establecidos así como las condiciones de graduación.


La decisión de las medidas correctoras, por delegación del Director /a, corresponde a:

    • Cualquier profesor o profesora del centro, oído el alumno o alumna, en los supuestos detallados en los apartados b) y c) del apartado 1 del presente artículo.

    • El tutor o tutora en los supuestos detallados en los apartados a) y d) del apartado 1 del presente artículo.

En todos los casos quedará constancia escrita de las medidas adoptadas, que se notificarán a la familia.

Decreto de convivencia

(Consultar Normativa: ANEXO)


E.7.2. Medidas correctoras ante conductas gravemente perjudiciales para la convivencia.
Decreto de convivencia

(Consultar Normativa: ANEXO)



E.8. Órgano competente para imponer las medidas correctoras ante conductas gravemente perjudiciales.
Las medidas correctoras previstas para las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia del centro serán adoptadas por el Director o Directora, de lo que dará traslado a la Comisión de Convivencia, tal y como queda reflejado en el artículo 27 del Decreto de Convivencia.


E.8.1. Procedimiento general.


El artículo 28 establece como procedimiento general el siguiente:

1. Para la adopción de las correcciones previstas en este Decreto será preceptivo, en todo caso, el trámite de audiencia al alumno o alumna, las familias y el conocimiento del profesor o profesora responsable de la tutoría.

2. En todo caso, las correcciones así impuestas serán inmediatamente ejecutivas.


E.9. Reclamaciones.
La reclamación se presentará por los interesados en el plazo de dos días a contar desde el siguiente a la imposición de la corrección, y para su resolución se convocará una sesión extraordinaria del Consejo Escolar del centro en el plazo máximo de dos días lectivos a contar desde la presentación de aquélla, en la que este Órgano Colegiado de Gobierno confirmará o revisará la decisión adoptada, proponiendo, en su caso, las medidas que considere oportunas.


E.10. Otras medidas. Cambio de centro.
(Consultar Normativa: ANEXO)


E.11. Responsabilidad de los daños.
(Consultar Normativa: ANEXO)


E.12.Prescripción.
(Consultar Normativa: ANEXO)
E.13. Responsabilidad penal.
(Consultar Normativa: ANEXO)

LA AUTORIDAD DEL PROFESORADO

E.14 Conductas que menoscaban la autoridad del profesorado.

(Consultar Normativa: ANEXO)

E.15. Conductas gravemente atentatorias de la autoridad del profesorado.

(Consultar Normativa: ANEXO)

E.16. Medidas educativas correctoras.

Para la aplicación de las medidas correctoras, el profesorado afectado contará con el apoyo y la colaboración del equipo directivo y, en su caso, del resto de profesores del centro.

Cuando, por la gravedad de los hechos cometidos, la presencia del autor en el centro suponga un perjuicio o menoscabo de los derechos y de la dignidad del profesorado o implique humillación o riesgo de sufrir determinadas patologías para la víctima, resultarán de aplicación, según los casos, las siguientes medidas:


  1. El cambio de centro cuando se trate de alumnado que esté cursando la enseñanza obligatoria.

  2. La pérdida del derecho a la evaluación continua.

  3. La expulsión del centro cuando se trate de alumnado que curse enseñanzas no obligatorias.

E.16.1. RESPONSABLE.

Las medidas educativas correctoras se adoptarán, por delegación de la persona titular de la dirección, por cualquier profesor o profesora del centro, oído el alumno o alumna, o por la persona titular de la dirección del centro, en función del caso.

Las medidas educativas correctoras previstas se propondrán, en nombre del centro, desvinculando la responsabilidad del profesor, por la persona titular de la dirección al Coordinador Provincial de las Servicios Periféricos quien resolverá previo informe de la Inspección de educación. Contra la resolución dictada se podrá interponer recurso de alzada en el plazo de un mes ante la persona titular de la Consejería competente en materia de educación.

Para la adopción de las medidas correctoras, será preceptivo, en todo caso, el trámite de audiencia al alumnado responsable y sus familias ante el equipo directivo; sin perjuicio de la adopción de las medidas cautelares correspondientes.

El profesorado responsable de las tutorías deberá tener conocimiento en todos los casos. Las decisiones adoptadas en virtud de las cuales se impongan las medidas correctoras serán inmediatamente ejecutivas.

E.16.2. PRESCIPCION.

(Consultar Normativa: ANEXO)

E.16.3. Facultades del profesorado.

(Consultar Normativa: ANEXO)

E.16.4. Graduación de la culpa, responsabilidad y reparación de daños.

(Consultar Normativa: ANEXO)



D.1.3.1.3. el secretario/a
D.1.4.3.5. reuniones de coordinación eoa con tutores/especialistas
H. organización de los espacios y del tiempo en el centro. normas para el uso de instalaciones y recursos.
H.7.5. criterios para la elaboración de los horarios de los profesores.
H.10. normas para la evacuación del centro.
D.1.3.1.2. el jefe/a de estudios



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos