Nombre del Proyecto



Descargar 23.29 Kb.
Fecha de conversión01.01.2018
Tamaño23.29 Kb.
Vistas35
Descargas0
Catálogo: web -> eva2016 -> CienciasHumanas -> Psicologia
Psicologia -> Datos Generales
Psicologia -> Datos Generales
Psicologia -> Datos Generales
Psicologia -> Nombre del Proyecto

Datos Generales


Nombre del Proyecto

ADICCI? A LAS REDES SOCIALES VIRTUALES (RSV): UN PROBLEMA DE COSTO CONDUCTUAL.

Semillero

ESTUDIO DE PREVENCION E INTERVENCI? DE ADICCIONES - ESPIA

?ea del Proyecto

Ciencias Humanas

Sub?ea del Proyecto

Psicolog?

Tipo de Proyecto

Proyecto de Investigaci?

Subtipo de Proyecto

Investigaci? en Curso

Grado

IX SEMESTRE

Programa Acad?ico

PSICOLOG?

Email

coord.investigaciones@iberoamericana.edu.co

Tel?ono

3489292 - Extensi?: 147-149

Nodo

Bogot?/td>

Integrantes :
[1016000909-ELIO LEONARDO PARDO JAIME]

Instituciones a las que pertenece :
[860503837-CORPORACION UNIVERSITARIA IBEROAMERICANA]

Datos Espec?icos del Proyecto


Introducci?

El uso de internet ha permitido que la comunicaci? se ampl? a una gran cantidad de posibilidades, gracias a que numerosas aplicaciones facilitan esta actividad entre las personas (Benavent & Ferrer, 2010), esto ha adquirido una importancia tan relevante, que la necesidad de que la poblaci? cuente con el acceso a internet se ha convertido en pol?ica p?lica, especialmente para el ?ea de la educaci? (UNESCO, 2013). Es as?como la necesidad de los individuos a acceder a internet ha aumentado, por ejemplo, un estudio realizado por Wearesocial en 2014, donde analizo la penetraci? de internet en las personas de 24 pa?es demuestra que el 2,5 millones de personas han accedido a un servicio de internet, el cual equivale al 35% de la poblaci? mundial (D?z-Aroca, 2014). En un sentido global, se calcula que la tercera parte del planeta ya se encuentra conectada a internet, siendo Norte Am?ica y Ocean? los pa?es donde se encuentra la mayor poblaci? conectada, con el 78,6% y el 67,6% respectivamente, por el contrario, ?rica y Asia registran la menor poblaci? conectada, el primero con el 15,6% y el segundo con el 27,5% (Vega, 2014). Para el 2015 en el continente Americano, la penetraci? de internet en la poblaci? se encontraba en el 66,4% de las personas, donde Norteam?ica reporta el 87,9%, seguido por Am?ica Latina y el Caribe con el 53,9% de penetraci? (ExitoExplorador.com, 2015). En M?ico, el 44,4% de la poblaci? manifiesta ser usuaria del servicio de internet, de las cuales el 74,2% son menores a 35 a?s y el 34,4% de los hogares en este pa? cuentan con servicio de internet (Instituto Nacional de Estad?tica y Geograf?, 2015). La situaci? en Colombia no es ajena al contexto mundial, por ejemplo, en el a? 2010 por cada 100 personas, 36,5 contaban con acceso a internet, ya en 2014, las estad?ticas muestran que 52,6 personas por cada 100 ten?n acceso a internet (Bancomundial.org, 2015), lo cual demuestra un aumento del 44,1% en un periodo de 5 a?s. Otro dato relevante indica que el servicio de internet banda ancha en el tercer semestre del 2014 tuvo un crecimiento del 27,7% con respecto al 2013 (Ministerio de tecnolog?s de la Informaci? y las Comunicaciones, 2015), as?mismo, una encuesta realizada por el Ministerio de tecnolog?s de la Informaci? y las Comunicaciones (2014) revelo que el 54% de los colombianos que usan internet, lo hacen todos los d?s y pasan en promedio 2,6 horas navegando (Universia Colombia, 2014) lo cual pone en manifiesto la creciente necesidad de la poblaci? por estar conectados.

Planteamiento del Problema

Se considera que una de las principales razones por la que se puede generar adicci? a RSV es el escaso sistema instrumental para responder frente a la interacci? social (relaciones interpersonales, la aserci?, hablar en p?lico y las relaciones familiares), ya que el sujeto siente que este medio permite evitar la exclusi? social, encuentra la facilidad de obtener reconocimiento y de establecer relaciones m? estables, ya que la comunicaci? con otros es menos aversiva que el ?cara a cara? (Herrera et al., 2010; Marciales & Cabra, 2010; Echeburrua & Corral, 2010; S?chez et al., 2008). Sin embargo, existen autores que contradicen el hablar de adicci? a las RSV, puesto que este no tiene una afectaci? directa con la familia o puede deberse a una construcci? social comparable con la utilizaci? de otros inventos como el televisor o el autom?il (Lee & Chae, 2007, citado por Marciales & Cabra, 2010; S?chez et al., 2008). Aunque existen autores que han mostrado evidencias de una adicci? a las RSV (C?, 2013; Echebur? & Corral, 2010; Herrera et al., 2010; Marciales & Cabra, 2010), tambi? existen otros que muestran posibilidades alternas a la explicaci? de esta conducta (Lee & Chae, 2007, citado por Marciales & Cabra, 2010; S?chez et al., 2008), sin embargo es innegable evidenciar que las personas est? desarrollando comportamientos que en un principio no parecen causar inconvenientes, pero que en realidad terminan convirti?dose en adictivos (Salas, 2014). Esto conlleva a plantear la necesidad de entender como las personas emiten conductas de elecci? entre interactuar con un individuo presente (?cara a cara?) o a trav? de las RSV, ya que se plantea que el costo conductual de los dos tipos de interacci? son diferentes siendo la interacci? a las RSV menos costosa, lo cual explicar? la adquisici? de conductas adictivas frente a las RSV. La hip?esis sugiere que las personas padecen esta adicci? debido a que tienden a escoger las RSV como una opci? con un costo conductual menor al que tiene el establecimiento de relaciones con pares presentes o ?cara a cara?. Por lo cual la presente investigaci? pretende determinar si el costo conductual afecta la elecci? entre estas dos opciones.

Objetivo General

Determinar si el costo conductual afecta la elecci? de interactuar a trav? de las redes sociales virtuales (RSV) o a trav? de la interacci? cara a cara.

Objetivo Espec?icos

Identificar el costo conductual para la elecci? de las redes sociales virtuales (RSV). Establecer el costo conductual para la elecci? de la interacci? cara a cara. Analizar las diferencias de costo conductual entre las redes sociales virtuales (RSV) y la interacci? cara a cara.

Referente Te?ico

Los primeros estudios sobre elecci? han demostrado que esta conducta se puede establecer de dos formas, la primera se presenta cuando se tiene la posibilidad de alternar entre dos o m? opciones (como la elecci? de un plato en un restaurante), este tipo de elecci? se conoce como un proceso de elecci? simple. La segunda se presenta al momento en que alternar se convierte en un proceso m? complejo, donde se deben considerar las metas a largo y corto plazo (estudiar para lograr un t?ulo y ganar m? dinero o trabajar sin estudiar para conseguir dinero r?ido), lo cual es considerado como una elecci? con compromiso (Domjan, 1998). No obstante, en las conductas de elecci? de las personas, no solo se toma en cuenta las metas a largo y corto plazo, tambi? se debe considerar la cantidad de oportunidades que se encuentran disponibles en el contexto (en el caso de estudiar ﾿en qu?universidad debe hacerse?), la inversi? conductual que debe realizarse para cumplir con dicha meta (Para conseguir el t?ulo debe asistir cierta a clases y realizar actividades acad?icas) y la capacidad conductual del individuo (historia y repertorio conductual del individuo en la ejecuci? de actividades acad?icas). Este proceso ha sido abordado a trav? de la econom? conductual. De acuerdo a Mayorga, Alba?l y C?bita (2006): ?La econom? conductual es una teor? del refuerzo que permite explicar diferentes comportamientos? enmarcados en la conducta de elecci?, donde los organismos toman decisiones a partir de las condiciones ambientales que se encuentran establecidas en un momento dado? (p. 34). De acuerdo con esta teor?, al momento de realizar la elecci? se deben considerar tres factores: 1) La disponibilidad de sustitutos, 2) Rango del costo y 3) el nivel de ingresos. (Montgomery, 2011; Secades, Garcia, Fernandez y Caballo, 2007) En primer lugar, los sustitutos se entienden como aquellas fuentes de refuerzo secundarias que remplazan y entregan un refuerzo similar a la fuente principal, donde la disponibilidad o escases de las secundarias puede alterar el rango de costo de la principal (oferta), el rango de costo consiste en la cantidad de recursos que deben ser empleados para acceder al refuerzo (precio) y el nivel de habilidades, el cual hace referencia a la capacidad del individuo para cumplir con el rango de costo de cada fuente (capacidad) (Montgomery, 2011; Secades Et. al, 2007) Frente al proceso de interacci? social las opciones se establec?n entre: intentar interactuar con otros (fuente principal) o restringir la interacci? (sustituto), emitiendo conductas de aproximaci? o de evitaci? respectivamente (rango de costo), lo cual depende del sistema instrumental que se haya adquirido a trav? de la historia conductual del individuo (nivel de habilidades). Con la aparici? de las RSV, se establece como un nuevo sustituto a la interacci? cara a cara, debido a que, no solo se convierte en una fuente de refuerzo similar (S?chez, Beranuy, Castellana, Chamarro & Oberst, 2008; C?, 2013; Echebur? & Corral, 2010), sino que tambi? permite la interacci? con otros emitiendo conductas m? sencillas, o manteniendo las conductas evitativas (rango de costo), lo que a su vez, no exige la adquisici? de un sistema instrumental (nivel de habilidades) (Herrera et Al., 2010). El hecho de que las RSV entreguen un refuerzo similar, y en ocasiones con una mayor frecuencia a la interacci? cara a cara, y a su vez, el sujeto que las utiliza no deba utilizar un sistema instrumental amplio, abre la posibilidad de que el uso de ?tas se convierta en una conducta adictiva, ya que, en un inicio se utilizara como un refuerzo positivo al lograr entablar interacci? con otros, pero despu? se utilizara como un refuerzo negativo para evitar la sensaci? aversiva que genera el no utilizarla (Cia, 2013; S?eme, Negrete & Cel?on, 2010).

Metodolog?

Dise? La investigaci? se desarrollara bajo un estudio cuasi experimental simple debido a que solo se manipulara una variable y los grupos no ser? seleccionados aleatoriamente (Hern?dez, Fern?dez & Baptista, 2010-1). Para esto se realizara bajo un dise? factorial de 3 X 2. La raz? por la cual se utiliza este dise? factorial es porque este permite ?evaluar los efectos de cada variable independiente sobre la dependiente por separado? y de manera conjunta? (Hern?dez, Fern?dez & Baptista, 2010-2, p. 32) Sujetos Para el desarrollo de esta investigaci? se realizara la aplicaci? del cuestionario de adicci? a las redes sociales (ARS) desarrollado por Escurra y Salas (2014) a 300 estudiantes de una universidad privada de la ciudad de Bogot? Estos datos ser? utilizados para establecer las propiedades psicom?ricas del instrumento y de las 300 aplicaciones, 130 ser? utilizados para escoger a las personas que participaran en la segunda fase ?ta. Para la segunda fase se escoger? a 15 personas que presenten una puntuaci? alta y por ende una posible presencia de adicci? a las redes sociales y 15 personas que presenten una puntuaci? baja, las cuales no presentar?n dicha adicci?. Luego, se asignaran a 5 personas para cada condici? del dise? factorial y se ejecutara el experimento. Instrumentos Cuestionario de adicci? a las redes sociales (ARS) Desarrollado por Miguel Escurra y Edwin Salas, el cuestionario de adicci? a redes sociales (ARS) es un instrumento dise?do con base a los indicadores del DSM ? IV para la adicci? a sustancias, con una adaptaci? de ?tos al supuesto de la adicci? a las redes sociales. El instrumento consta de 24 ?ems de escala Likert con 5 opciones de respuesta, adem? consta de 3 factores: 1) Obsesi? por las redes sociales, 2) Falta de control personal en el uso de las redes sociales y 3) Uso excesivo de las redes sociales. Cuenta con una confiabilidad de 0.95 y el an?isis factorial confirmatorio revela la existencia de 3 factores en poblaci? Peruana. (Escurra y Salas, 2014). Actualmente no cuenta con estimaci? de variables psicom?ricas para la poblaci?, por lo cual estas ser? establecidas para esta investigaci?. Variables Variable Independiente Costo Conductual Este ser?establecido a trav? de una entrevista. La entrevista A ser?dise?da para ser realizada a trav? de las redes sociales virtuales, la entrevista B ser?dise?da para realizarse a trav? de la interacci? ?cara a cara?. En el nivel 1 las entrevistas tendr? el mismo n?ero de preguntas (10 preguntas), en el nivel 2 el n?ero de preguntas de la entrevista A ser?del doble de la entrevista B (A: 20 preguntas, B: 10 preguntas). En el nivel 3 el n?ero de preguntas de la entrevista B ser?del doble de la entrevista A (B: 20 preguntas, A: 10 preguntas). En todos los niveles los sujetos tendr? un tiempo de 5 minutos para resolver las entrevistas. Puntaje del ARS Esta variable comprende los resultados obtenidos a trav? del instrumento ARS, con el cual se establecer?la condici? de dependencia a las redes sociales, la cual ser?caracterizada como Alto puntaje ARS o Bajo puntaje ARS. Variable dependiente Elecci? del Medio Por el cual el sujeto decida realizar la entrevista. Esta variable se medir?a trav? de la marcaci? de la entrevista que el sujeto escoja y que deber?devolver despu? de realizado el experimento. Procedimiento Se escoge el dise? factorial de 3 X 2 debido a que permite combinar todas las condiciones de las variables (Robayo, Guayara & Garc?, 2003; Hern?dez, Fern?dez & Baptista, 2010-2). El experimento se dise? en dos fases. La primera fase consiste en la aplicaci? del instrumento ARS, en esta fase se establecer? las personas que ser? categorizadas en alto o bajo puntaje. En la segunda fase, se escogieron grupos de 5 personas (de acuerdo con la categor? previamente establecida por la aplicaci? del ARS) y se explic?que el ejercicio tiene como objetivo resolver una entrevista, donde se les permiti?escoger el medio por el cual quieran resolverla, ya fuera a trav? de una RSV o con una interacci? directa (o ?cara a cara?) con una persona que fue escogida previamente para este ejercicio; tambi? se inform?que cada opci? contaba con un formato de entrevista, en el cual variaba el n?ero de preguntas que deben contestar (esto dependiendo de la fase) y para ambas opciones se contaba con 5 minutos para resolverla. Para esta fase se dispuso de dos cuartos, en el cuarto 1 se dispuso de un computador con acceso a internet y se permiti?el uso del celular, en el cuarto 2 se encontraban dos personas (un hombre y una mujer), quienes estaban disponibles para resolver la entrevista; a ellos se les explico previamente la intenci? del ejercicio y se les solicito que respondieran de forma asertiva, a fin de disminuir que el ejercicio se afectara por alguna situaci? aversiva para el participante y se restringi?el ingreso del celular para evitar que este fuera una distracci? durante el mismo.

Resultados

Actualmente la investigaci? se encuentra en su primera fase, donde se han adelantado las aplicaciones a 100 personas.

Conclusiones

En construcci?

Bibliograf?

Bancomundial.org. (2015). Usuarios de Internet (por cada 100 personas). Tomado de http://datos.bancomundial.org/indicador/IT.NET.USER.P2 Benavent, R & Ferrer, A. (2010). ﾿Qu?nos aportan las redes sociales? Anuario thinkEPI, 4; 217 ? 223. Carbonell, X, Fuster, H, Chamarro, A & Oberst, U. (2012). Adicci? al internet y al m?il: una revisi? de estudios emp?icos espa?les. Papeles del Psic?ogo, 33(2); 82 ? 89. C?., A. (2013). Las adicciones no relacionadas a sustancias (DSM-5, APA, 2013): un primer paso hacia la inclusi? de las Adicciones Conductuales en las clasificaciones categoriales vigentes. Revista Neuropsiquiatr?, 76 (4); 210-217 D?z-Aroca, E. (2014). Estad?ticas Mundiales 2014: Internet, Social, M?il. El Blog de Esmeralda D?z-Acosta, Tomado de http://www.esmeraldadiazaroca.com/2014/01/estadisticas-mundiales-2014-internet.html Domjan, M. (1998) Principios de aprendizaje y conducta. M?ico D.F., M?ico: International Thomson Editores. Echebur?, E & Corral, P. (2010). Adicci? a las nuevas tecnolog?s y a las redes sociales en j?enes: un nuevo reto. Adicciones, 22(2); 91 ? 96. Escurra, M & Salas, E. (2014). Construcci? y validaci? del cuestionario de adicci? a redes sociales (ARS). LIBERABIT, 20(1); 73 ? 91. ExitoExplorador.com. (2015). Estad?ticas del Internet en Am?ica Usuarios del Internet y Estad?ticas de Poblaci? en Am?ica Latina, Norte Am?ica y el Caribe. Tomado de http://www.exitoexportador.com/stats2.htm#sur Garc?, M., Cabanillas, G., Mor?, V. & Olaz, F. (2014). Diferencias de g?ero en habilidades sociales en estudiantes universitarios de Argentina. Anuario Electr?ico de Estudios en Comunicaci? Social ""Disertaciones"", 7(2); 114 ? 135. Hern?dez, R., Fern?dez, C., & Baptista, M. (2010-1) Metodolog? de la investigaci?. Quinta edici?. [Edici? impresa]. M?ico DF, M?ico: McGraw ? Hill. Hern?dez, R., Fern?dez, C., & Baptista, M. (2010-2) Metodolog? de la investigaci?. Quinta edici?. [CD Complementario]. M?ico DF, M?ico: McGraw ? Hill. Herrera, M, Pacheco, M, Palomar, J & Zavala, D. (2010). La adicci? a Facebook relacionada con la baja autoestima, la depresi? y la falta de habilidades sociales. Psicolog? Iberoamericana, 18(1); 6 ? 18. Instituto Nacional de Estad?ticas y Geograf?. (2014). Estad?ticas sobre disponibilidad y uso de tecnolog? de la informaci? y comunicaciones en los hogares, 2013. Aguascalientes, M?ico. Instituto Nacional de Estad?ticas y Geograf?. Lopez, M. (2008) La integraci? de las Habilidades Sociales en la escuela como estrategia para la salud emocional. Revista electr?ica de intervenci? Psicosocial y Psicolog? Comunitaria, 3 (1), 16 ? 19. Marciales, G & Cabra, F. (2010). Internet y p?ico moral: revisi? de la investigaci? sobre la interacci? de ni?s y j?enes con los nuevos medios. Universitas Psychologica, 10(3); 855 ? 865. Mayorga, P., Alba?l, N., & C?bita, L. (2006) Elecci? y sustituci? de est?ulos entre el alcohol y el alimento en ratas: una explicaci? del consumo de drogas desde el contexto de la econom? conductual. Suma Psicol?ica, 13 (1), 33 ? 50. Ministerio de Tecnolog?s de la Informaci? y las Comunicaciones. (2015). Panorama TIC, Comportamiento del sector TIC en Colombia. Bogot? Colombia. Ministerio de Tecnolog?s de la Informaci? y las Comunicaciones. Ministerio de Tecnolog?s de la Informaci? y las Comunicaciones. (2014). 8 de cada 10 colombianos est? usando internet. Tomado de http://www.mintic.gov.co/portal/604/w3-article-1629.html Montgomery, W. (2011). La econom? conductual y el an?isis experimental del comportamiento de consumo. Revista de la Facultad de Psicolog? de la Universidad nacional Mayor de San Marcos, 14(1); 281 ? 292. Navarro, R & Yubero, S. (2012) Impacto de la ansiedad social, las habilidades sociales y la cibervictimizaci? en la comunicaci? online. Escritos de Psicolog?, 5(3); 4 ? 15. Oliva, A., Hidalgo, M., Moreno, C., Jimenez, L., Jimenez, A., Suarez, L. & Ramos, P. (2012) Uso y riesgo de la adicci? a las nuevas tecnolog?s entre adolescentes y j?enes andaluces. Andalucia, Espa?: Editorial Agua Clara. Ramon, R, Segura, M, Palanca, M & Roman, P. (2012) Habilidades sociales en enfermer?. El papel de la comunicaci? centrado en el familiar. Revista espa?la de comunicaci? en Salud, 3(1); 49 ? 61. Robayo, O, Guayara, R & Garc?, D. (2003). El efecto de la informaci? y los atributos del producto en las conductas de elecci? dentro de la categor? de consumo ecol?ico. Poliantea, 119 ? 139. Rosentreter, J. (1996). Habilidades sociales y salud mental. Un enfoque comunitario. ?tima D?ada, 4, 1 ? 21. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=19500413 Ruiz, V. & Jaramillo, E. (2010) Habilidades sociales en estudiantes de psicolog? de la Universidad Cooperativa de Colombia, sede Monteria. Pensando Psicolog?, 6 (11); 53 ? 63. Salas, E. (2014) Adicciones Psicol?icas y los nuevos problemas de salud. Cultura, 28; 111 ? 146. S?eme, Y., Negrete, I., & Cel?on, J. (2010) Adicci? al sexo, un problema silencioso. Pensando Psicolog?, 6 (10), 161-166 S?chez, X, Beranuy, M, Castellana, M, Chamarro, A & Oberst, U. (2008). La adicci? al internet y al m?il: ﾿Moda o trastorno?. Adicciones, 20(2); 149 ? 160. Secades, R, Garcia, O, Fernandez, J & Caballo, J. (2007) Fundamentos Psicol?icos del tratamiento de las drogodependencias. Papeles del Psic?ogo, 28(1); 29 ? 40. Staats, A. (1979). El conductismo social: un fundamento de la modificaci? del comportamiento. Revista Latinoamericana de Psicolog?. 11 (1); 9 ? 46. UNESCO. (2013). Uso de TIC en educaci? en Am?ica Latina y el Carib. An?isis regional de la integraci? de las TIC en la educaci? y de la aptitud digital (e-readiness). Institute de estad?tica de la UNESCO, Montreal, Canad? Universia Colombia. (2014). Informe sobre el consumo de internet de los adolescentes en Colombia. Fundaci? Universia. Tomado de http://noticias.universia.net.co/ciencia-nn-tt/noticia/2014/02/26/1084885/informe-consumo-internet-adolescentes-colombia.html Vega, S. (2014). Infograf?: Estad?ticas del uso mundial de internet y su penetraci? en cada continente. Mercad2.0, tomado de http://www.merca20.com/infografia-estadisticas-del-uso-mundial-de-internet-y-su-penetracion-en-cada-continente/ Zamora, M. (2006) Redes Sociales en Internet. Tomado de http://www.maestrosdelweb.com/redessociales/


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos