Nombrar la mente



Descargar 113 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión28.01.2018
Tamaño113 Kb.
Vistas88
Descargas0
  1   2   3
Catálogo: wp-content -> uploads -> 2014
2014 -> Universidad gabriela mistral
2014 -> Título: Modalidades de Juego en la Infancia
2014 -> La huertita de ciudad jardíN
2014 -> La huertita de ciudad jardíN
2014 -> Universidad de salamanca
2014 -> Universidad de londres preparatoria
2014 -> Documento de apoyo


Nombrar la mente.

Kurt Danziger

Fuente: Danziger, K. (1997). Chap. 1: Naming the mind. In: Naming the mind. How psychology found its language. (pp. 1-20). London: SAGE Publications

[Traducción: María Cecilia Aguinaga. Cátedra: Psicología I - Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata, Argentina – 2011]



Psicologías alternativas

Hace muchos años, antes de que se hubiera oído acerca de los paradigmas de Kuhn, pasé dos años enseñando psicología en una universidad de Indonesia. Cuando llegué para hacerme cargo de mi tarea descubrí que uno de mis colegas indonesios ya estaba dictando un curso de psicología. Pero mientras mi materia era identificada en la agenda como Psichologi, la suya era identificada por su equivalente indonesio, ilmu djiwa. “Djiwa” significa “alma” o psique e “ilmu” es una ciencia o una “logía”. De modo que allí había un equivalente local literal pero no estaba planeado que yo la enseñara. Pronto entendí por qué. Lo que estaba enseñando mi colega no era psicología occidental, sino algo basado en una amplia literatura local que tenía sus raíces en la filosofía hindú con agregados e reinterpretaciones javaneses. Por lo tanto los estudiantes tenían la opción de las dos psicologías, una occidental y una oriental.

En ese momento, me pareció extraño. Después de todo, si ambos, mi colega indonesio y yo, nos ocupábamos de la realidad psicológica, debía haber algunos puntos de contacto, incluso convergencias, entre nuestros campos. Seguramente nuestros modos de abordar esta realidad eran muy diferentes, pero esa diferencia podía ser usada constructivamente si podíamos combinar las características fuertes de ambos. De modo que, sin pensarlo, sugerí, a mi colega que consideráramos ofrecer seminarios conjuntos en los cuales cada uno explicaría su abordaje de un grupo de temas de la psicología seguido de un análisis de las diferencias. Muy cortésmente acordó con mi propuesta y nos sentamos a discutir los temas que abarcaríamos en el seminario. Allí fue donde empezaron los problemas. Prácticamente, parecía no haber temas que fueran identificados como tales en mi psicología y en la suya.

Por ejemplo, yo quería discutir el tema de la motivación y estaba interesado en oír qué teorías podía aportar mi colega acerca de cómo operan y se desarrollan los motivos. Pero él dijo que sería bastante difícil para él, porque desde su punto de vista la motivación no era realmente un tema. Los fenómenos que yo podía agrupar espontáneamente como “motivacionales” a él le parecían sólo una colección heterogénea de cosas que no tenían nada interesante en común. Esto, simplemente, no le parecía un campo que pudiera reconocer como un buen candidato para una teoría unificada. Por supuesto, algunos de mis ejemplos de fenómenos “motivacionales” le recordaban problemas que sí consideró importantes y acerca de los cuales podría hablar, pero entonces, desafortunadamente no estaría ya discutiendo la “motivación”. Se vería forzado a cambiar el tema. El tenía algunos temas que podía sugerir, ¿qué tal si dedicábamos un seminario a cada uno de ellos? Eso me desconcertó, no sólo porque sus temas no sólo no me eran familiares sino que me era muy difícil seguir su explicación. No me parecía que constituyeran dominios naturales y las preguntas a las que llevaban parecían estar basadas en supuestos que yo no podía compartir. Entonces él señaló que yo también estaba formulando supuestos qué el también encontraba difíciles de aceptar. Al confeccionar nuestra lista de temas y al formular nuestras preguntas acerca de ellos ambos estábamos dando muchas cosas por sentado, pero el acuerdo acerca de qué sería dado por sentado resultada difícil de alcanzar. Se hizo evidente que si íbamos a tener un seminario conjunto pronto se convertiría en una discusión acerca de problemas filosóficos, no psicológicos. Esto no era lo que yo había pensado.

Tal vez la motivación no era un buen tema con el cual comenzar. Intenté con otros: inteligencia, aprendizaje, etcétera. Pero el resultado fue el mismo. Mi colega no reconocería ninguno de ellos como campos claramente demarcados de otros. El concedía que algunos de ellos tenían características comunes, pero consideraba a las mismas como triviales o artificiales y arbitrarias. Agrupar los fenómenos psicológicos de ese modo le parecía, no sólo antinatural, sino una manera segura de evitar todas las preguntas interesantes. De manera similar, yo no podía hacer nada con los temas que él proponía, en varias oportunidades no entendía el por qué de hacer las preguntas que él quería hacer. Lamentablemente, llegamos a una situación sin salida. La serie de seminarios nunca se dictó. Si hay un modo de planificar y dar a conocer una serie tal sin un acuerdo de temas y problemas, no lo conseguimos.

Ahora bien, debo poner de relieve que la postura de mi colega indonesio no era idiosincrática. Él presentaba un conjunto coherente de ideas insertas en una tradición significativa de textos y prácticas. Estas incluían varias formas de práctica de meditación y de ascetismo que podrían ser empleadas para producir fenómenos psicológicos específicos tan confiables como muchos de nuestros experimentos psicológicos, y quizás más. Los conceptos de ilmu djiwa abarcaban estos fenómenos entre otros. Esta otra psicología no puede ser desestimada como especulación de sillón; seguramente era una disciplina en el doble sentido del término, como un cuerpo sistemático de conocimiento y de prácticas estrictamente reguladas. Aún así, ni la organización de su conocimiento ni las prácticas que promueve tienen mucho en común con sus homólogos en la psicología occidental.

Ser confrontado con mi propio exótico Doppelgänger disciplinar fue una experiencia inquietante. Era claramente posible delimitar el campo de los fenómenos psicológicos de maneras muy diferentes y aún terminar con un conjunto de conceptos que parecieran bastante naturales, teniendo en cuenta el contexto cultural correspondiente. Es más, estos conjuntos diferentes de conceptos podrían tener sentido práctico perfecto si se nos permitiera elegir la propia práctica. ¿Qué implica esto para la objetividad de las categorías con las que la psicología occidental opera? ¿Mi lista de los temas del seminario representa un “verdadero” reflejo de cómo la naturaleza ha dividido el universo psicológico? Si fuera así, la alternativa de mi colega parecería ser un reflejo totalmente distorsionado, en el mejor de los casos. Él seguramente no pensaba eso, y tampoco sus estudiantes. Para ser honesto, ninguno de nosotros tenía ninguna justificación empírica para hacer las distinciones que hacíamos, o quizás ambos la teníamos. Ambos podíamos señalar ciertos resultados prácticos, pero son resultados producidos sobre la base de las preconcepciones con las que estamos comprometidos. Sabíamos cómo identificar cualquier cosa que se presentara en la experiencia porque teníamos un aparato conceptual establecido que nos habilita a hacerlo. El aparato, sin embargo, parece ser empíricamente inmodificable.

Mi experiencia en Indonesia no fue única. Un tiempo después, me encontré con un libro, titulado Mencius on the mind, del conocido investigador literario y lingüístico I. A. Richards (1932). En 1920 Richards pasó algún tiempo en la Universidad de Peking (como era conocida en Occidente) y se había percatado del contenido psicológico de algunos de los antiguos textos chinos. En particular, algunos escritos del filósofo Meng tzu, pintorescamente occidentalizado como “Mencius”, parecían presentar un cuerpo coherente de conceptos psicológicos. Lo que intrigó a Richards fue el hecho de que estos conceptos no tienen equivalentes modernos. Por ejemplo, había términos que él terminó por traducir por “mente” o “deseo” aunque tiene claro que ellos no representaban lo que nosotros queremos decir con esos términos. Otro término parecía significar “sentimiento” y “tendencia” los cuales son bastante diferentes para nosotros. Por lo tanto aquí había una psicología alternativa que divide su objeto de un modo completamente diferente que nosotros.

Esto lleva a algunos cuestionamientos serios respecto de las bases de las distinciones psicológicas que tendemos a aceptar sin cuestionar.

El pensamiento chino suele no prestar atención a las distinciones que son tan tradicionales para la mentalidad occidental y tan firmemente establecidas en el pensamiento y en el lenguaje que ni las cuestionamos ni nos percatamos que se trate de distinciones. Las recibimos y las usamos como si pertenecieran incondicionalmente a la constitución de las cosas (o del pensamiento). Olvidamos que estas distinciones han sido hechas y mantenidas como parte de una tradición de pensamiento; y que otra tradición de pensamiento ni les encuentra utilidad (al estar comprometida con otros recorridos) ni puede admitirlas (Richards, 1932:3-4)

Tales consideraciones llevaron a Richards (1932:81) a plantear que “la psicología occidental se ha abstenido excesivamente de examinar y criticar sus propias hipótesis básicas”. Estas distinciones, plasmadas en estas hipótesis están basadas en convenciones, no en observaciones no distorsionadas, por lo que sólo podemos “ver” lo que nuestro “marco de concepciones” nos permite veri. Es difícil evitar estas reflexiones cuando somos confrontados con marcos alternativos en la organización del conocimiento y las prácticas psicológicos. Ciertamente, mientras enseñaba en Indonesia, nunca pude olvidar que la mía era sólo una de las posibles psicologías.

Las otras posibles psicologías que Richards y yo hemos encontrado estaban plasmadas en textos escritos, una característica que estimula la comparación directa con la psicología occidental. Pero no hay psicología inscripta textualmente, occidental o de otro tipo, que haya perdido sus vínculos con la psicología inserta en el lenguaje común. Aquellos que producen textos de contenido psicológico tienen que tomar sus términos del discurso corriente que circula en sus medios. Si no lo hicieran, no tendrían nada significativo para comunicar a aquellos a quienes están dirigidos sus textos. Cualquiera sea el tinte que se le ponga a una palabra en el marco de una tradición literaria, hay un fondo de significado comúnmente aceptado en el cual debe basarse para ser comprensible. Los lenguajes corrientes pueden, de esta manera, plasmar diferentes psicologías tanto como los textos escritos.

Esta idea ha inspirado estudios en un campo conocido como etnopsicología. Se han generado preguntas acerca de cómo los miembros de otras culturas, independientemente de su nivel de educación, conceptualizan temas que para nosotros parecen ser típicamente psicológicos. Al nivel más simple, se puede preguntar cómo su definición de términos psicológicos difiere de la nuestra. En este sentido Wober (1974), trabajando en Uganda, obtuvo respuestas a una palabra local que los diccionarios traducían como “inteligencia”. Encontró que una característica vinculada negativamente era la velocidad, un hallazgo interesante a la luz del hecho de que una modificación profunda realizada a los tests de inteligencia norteamericanos convirtió a la velocidad en algo de fundamental importancia. También notó que las palabras africanas que indicaban habilidad mental habían sido enunciadas como haciendo referencia a cautela y prudencia, o inclusive a conocimiento o a reglas de cortesía, más que a inteligencia en el moderno sentido occidental.

Al indagar más profundamente Smith (1981) notó que la relación entre self y experiencia era representada de una manera muy diferente en la cultura Maorí en relación con occidente. En lugar de atribuirle experiencias a un “self” central ellas eran consideradas como originadas en “órganos de la experiencia” específicos identificados con nombres que no eran traducibles porque carecemos completamente de una noción tal. A la inversa, al describir la psicología popular de los marquesanos, Kirkpatrick (1985:94) halló que ellos no distinguían un dominio que correspondiera a nuestra “cognición”.

Más generalmente, los estudios etnopsicológicos han producido una gran cantidad de evidencia que coincide en la no universalidad de algunas de las distinciones básicas que forman el esqueleto conceptual de nuestras propias convenciones respecto de la clasificación psicológica. Una de estas distinciones – equivalente a una oposición- es la existente entre lo que pertenece al interior del individuo y lo que pertenece a la esfera social, totalmente afuera de este. Tal distinción está implicada no sólo en el concepto de “simulación social” sino en la noción de “personalidad” como un conjunto de atributos individuales que existe independientemente de cualquier situación social y que puede ser descripta abstrayéndose de tales situaciones. Incluso, frente el trasfondo de una gran cantidad de evidencia de las sociedades no occidentales (Markus y Kitayama, 1991; Kitayama y Markus, 1994), esta forma de plantear la relación individuo-sociedad aparece como culturalmente específica. Más a menudo, la descripción de las personas y sus características no están separadas de las descripciones de las situaciones sociales (por. Ej. Schwueder y Bourne, 1984). En contraste con nuestro vocabulario psicológico de las esencias intrapersonales, encontramos vocabulario de términos interpersonales cuyos significados no pueden ser transmitidos sin una explicación elaborada (por ej. Rosaldo, 1980; White, 1985,1994)ii

Otra distinción dada por sentado que subtiende nuestra clasificación de los fenómenos psicológicos es la que existe entre lo racional y lo irracional, lo cognitivo y lo afectivo. Separar una categoría de hechos denominados “emociones” de otra categoría de hechos identificados como “cogniciones” expresa esta distinción. No obstante esto no se corresponde con el modo en que las palabras sobre las emociones son usadas en la vida cotidiana, ya sea en nuestra cultura o en otras (Averill, 1985; Lutz, 1988). Tales palabras son usadas para hablar acerca de situaciones y problemas particularmente significativos, culturalmente definidos. Esta es la razón por la cual hay tanta variación en el vocabulario de las emociones entre las culturas (Heelas, 1986; Russel, 1991). Además, en tanto cada palabra sobre una emoción representa un escenario cognitivo, no puede suponerse que tales palabras reflejan estados psicológicos universales que no varían de una cultura a otra (Wierszbicka, 1995).

En síntesis, hay un conjunto substancial de evidencia intercultural que arroja dudas respecto de la validez universal de muchas de las categorías con las cuales la disciplina ha venida operando. A diferencia del sentido común, estas categorías no ocupan lugares extraños más allá de la cultura, sino que están insertas en una particular subcultura profesional. Hay cierta arrogancia en dar por sentado que, sólo a lo largo de una miríada de formas alternativas de hablar sobre la acción y la experiencia individual, el lenguaje psicológico americano del siglo XX refleja fielmente la estructura natural y universal de los fenómenos que llamamos “psicológicos”. Si se puede evitar tal arrogancia, debe emprenderse un examen más detallado de este lenguaje.

Las categorías de la psicología

¿Las categorías que son comunes actualmente entre nosotros, tales como cognición, emoción, aprendizaje, motivación, personalidad, actitud, inteligencia, etc., representan clases naturales? ¿Somos personas que casualmente han dado contra una red nomológica que refleja genuinamente lo natural, lo objetivo, las divisiones a lo largo de clases de hechos psicológicos? Tal vez. Pero si es así, no es por nuestros métodos superiores de investigación empírica. Porque las categorías en cuestión no fueron inventadas como consecuencia de la investigación empírica- estaban allí antes de que nadie las usara para identificar los objetos de los estudios empíricos. Los psicólogos no inventaron el concepto de “emoción”, por ejemplo, para explicar algunos hallazgos empíricos, obtuvieron ciertos hallazgos empíricos por su deseo de investigar un grupo de hechos que su cultura les ha enseñado a distinguir como “emocionales”.

Los objetos de una ciencia usualmente están tomados para referirse a algún aspecto distintivo de una realidad cuya existencia es pensada independientemente de la ciencia de la cual son objetos. Cuando planteamos que la ciencia psicológica contribuye a nuestro conocimiento de las actitudes, los motivos, las personalidades, etcétera, asumimos que la realidad psicológica se divide a lo largo de las líneas indicadas por esta red aceptada de categorías. Una sensación no es una actitud y un motivo no es un recuerdo, aunque por supuesto puedan existir relaciones entre ellos. De manera similar, la teoría psicológica comúnmente construye hipótesis acerca de la estructura de las actitudes o las leyes de aprendizaje, pero no cuestiona que la “actitud” y el “aprendizaje” describen distintas clases que requieren cada una sus propios constructo teórico. En otras palabras, la teoría psicológica opera sobre la base de algunos preacuerdos acerca de aquello respecto de lo cual la misma se refiere.

Tradicionalmente, los psicólogos se han sentido justificados al ignorar este problema adoptando un tipo de convencionalismo. Por esta razón, la denominación de las categorías psicológicas es realmente bastante arbitraria. Los mecanismos de medición psicológicos generan productos a los que se asignan nombres. La mayor parte del tiempo, los términos del uso común son empleados con este propósito, pero en último análisis es únicamente la operación de medida la que define el significado científico del término. Si este significado científico se corresponde con el significado corriente del término es un asunto empírico, a ser resuelto estableciendo la “validación externa” del procedimiento.

El problema con esta forma de deshacerse del tema es que conjuga el sentido del término con su referente. Decir que la inteligencia es lo que miden los tests de inteligencia, por ejemplo, establece una referencia particular al término “inteligencia” pero no establece su sentido. El acto de categorizar un fenómeno siempre involucra dos decisiones. Primero decidimos qué es realmente un fenómeno con suficiente singularidad y estabilidad como para que se justifique darle un nombre. El fenómeno ahora dará una referencia a cualquier nombre que elijamos. Pero el nombre también debería ser el nombre correcto. Entonces ahora tendremos que definir cuál es el apropiado para usar en la miríada de nombres de que disponemos. Al tomar esta decisión hemos optado por el sentido particular que nuestro nombre puede tener. Sentido y referente son independientes. En la investigación psicológica a veces sucede que después de que un fenómeno ya ha sido nombrado resulta ser irreproducible. En este caso hay serias dudas acerca de si es un fenómeno real, después de todo, y por tanto podemos quedar con un término sin referencia en el mundo por fuera de la página impresa. Pero tal término todavía tendría sentido. El término “unicornio” tiene algún sentido, aunque no haya unicornios. De manera similar el término “inteligencia”, tendría algún sentido, incluso si resultara que no hay nada en los individuos humanos que se corresponda con ese término. De manera inversa, puede haber algo allí afuera pero puede resultar que “inteligencia” sea una palabra completamente errónea para eso. En ese caso, podría haber una referencia pero nuestro sentido de qué era habría estado equivocado.iii

Lo que le da un sentido particular a un término es el discurso del cual es parte. Mi colega indonesio entendía el sentido de términos como “inteligencia” y “motivación” porque estaba familiarizado con ciertos textos psicológicos de occidente. Y sabía cómo eran usados estos términos en esos textos. Si no hubiera estudiado esta literatura no habría sabido qué hacer con tales términos. De manera similar, para comprender adecuadamente sus términos, yo hubiera tenido que familiarizarme con su literatura psicológica. Solamente señalar fenómenos no textuales no podría haber hecho el trabajo por ninguno de nosotros. Para comprender tales categorías hubiéramos necesitado, no solamente ejemplos positivos, sino también alguna apreciación sobre cómo cada categoría estaba inserta en relaciones de distinción, oposición, supra y subordinación, etc. respecto de otras categorías. Y eso sólo puede concluirse a partir de un discurso que las abarcara a todas ellas. Para entender qué hace ilustrativo a un ejemplo no hubiera sido suficiente observar, hubiéramos tenido que entrar en un mundo de discurso en el cual tiene lugar la categoría en cuestión. La distinción entonces, es entre un discurso que provee términos con su significado y algo afuera respecto a lo cual los términos pueden referirse. Este algo afuera puede o no ser otro discurso. Apuntar a la referencia de un término de clasificación no puede proveer su significado, a menos que nos sea dicho, o que ya conozcamos, qué características del referente lo hacen un miembro de la clase. Para esto tenemos que confiar en una interpretación discursiva de lo que observamos.

Podemos sólo comunicar (y probablemente sólo hacer) observaciones empíricas aplicando una red de categorías preexistentes. Toda descripción empírica es una exposición que ha sido organizada en términos de ciertas categorías generales. Estas categorías definen qué es lo que está siendo observado. Para que una observación sea psicológicamente relevante e interesante debe ser expresada en términos de categorías psicológicas. El informe de que el lápiz en la mano de alguien entra en contacto con un pedazo de papel a una cierta distancia desde la parte superior de la página no cuenta como una observación empírica en psicología de la personalidad. El informe de que alguien recibe cierto puntaje en la Escala de la ansiedad manifiesta de Taylor sí. No es suficiente hacer cualquier clase de observación en ciencia, deben hacerse observaciones relevantes. Y no pueden hacerse observaciones psicológicas relevantes si no se usan categorías psicológicas. Tenemos que tener algunos acuerdos sobre nociones acerca de qué es lo que estamos investigando antes de que podamos hacer contribuciones empíricas a la suma total de nuestro conocimiento compartido. Esto no quiere decir que nuestras preconcepciones sean necesariamente incorregibles. Pero cuanto más las damos por sentadas, menos nos percatamos de su existencia, y menos probabilidad hay de corregirlas cuando son puestas a prueba en la práctica.

Y esta clase de incorregibilidad puede privarnos de los frutos de nuestra investigación empírica. Nuestra tradición empírica nos ha acostumbrado a corregir constantemente nuestras teorías explícitas acerca de los tipos de hechos psicológicos a la luz de la evidencia empírica. Pero la filosofía post-empírica nos advierte acerca de otra clase de teoría, por ejemplo, los supuestos acerca de nuestro tema que están implícitos en las categorías que usamos para definir los objetos de nuestra investigación y para expresar nuestros hallazgos empíricos. Si convertimos estos supuestos en prácticamente incorregibles porque nunca los examinamos establecemos límites muy estrechos al progreso de nuestra ciencia.

Para la psicología este problema es particularmente serio porque incluso después de un siglo de práctica especializada muchos de sus términos permanecen fuertemente dependientes de acuerdo compartidos en la cultura general. La psicología pudo haber desarrollado ciertas teorías acerca de la motivación, acerca de la personalidad, acerca de las actitudes, etc., pero la red de categorías que asignan una realidad distintiva a la motivación, la personalidad, las actitudes, etc., ha sido tomada de una comunidad lingüística mucho más amplia de la que los psicólogos son parte. La mayoría de los psicólogos quieren preservar la relevancia de su trabajo para la vida exterior al laboratorio. Para hacer esto deben demostrar correlaciones entre sus categorías científicas y los fenómenos definidos en términos de las categorías comunes de la vida cotidiana. Pero esto supone incorporar mucho del sentido tradicional de las categorías corrientes.

Aunque los psicólogos son convencionales en la definición de sus conceptos teóricos, actúan como un naturalista inocente respecto de los dominios que sus teorías tienen la intención de explicar. Tienden a proceder como si las categorías corrientes representaran clases naturales, como si las distinciones expresadas en sus categorías básicas reflejaran fielmente las divisiones naturales entre los fenómenos psicológicosiv. Los debates psicológicas típicamente asumen que hay realmente una clase distintiva de entidad allí afuera que se corresponde exactamente con aquello a lo que nos referimos como una actitud, por ejemplo, y que es naturalmente diferente en su clase de otros tipos de entidades allí afuera para las cuales tenemos diferentes categorías de nombres, como motivos y emociones. Por supuesto, nuestros naturalistas están siempre convencidos de que son las categorías que se volvieron populares en el siglo XX, y no cualquier conjunto de categorías pasadas de moda, las que representan exactamente las clases naturales en las que está dividido el objeto de la psicología. Pero, como vimos en la sección anterior, la existencia de psicologías alternativas fomenta cierto escepticismo acerca de tales conclusiones.

Los psicólogos se han ocupado cuidadosamente de hacer claros y explícitos sus conceptos teóricos. Pero gran parte de este esfuerzo ha resultado inútil por su complacencia respecto de la forma en que los fenómenos psicológicos son categorizados. El significado de estas categorías conlleva una enorme cantidad de supuestos y preconceptos no examinados ni cuestionados. Para el momento en que las teorías psicológicas explícitas son formuladas, la mayor parte del trabajo teórico ya ha tenido lugar – está inserto en las categorías usadas para describir y clasificar los fenómenos psicológicos. Para sacar a la luz este nivel oculto de la teoría, para hacerlo visible, necesitamos un análisis del discurso del que las categorías psicológicas obtienen su sentido.v Pero es difícil llevar adelante este análisis no se reconoce una característica fundamental de este discurso, a saber, que es una construcción histórica. Todas las categorías psicológicas han cambiado su significado a lo largo de la historia, y el discurso del cual eran parte también. Para alcanzar una comprensión de estas categorías en uso común en este momento, necesitamos verlas en una perspectiva histórica. Cuando volvemos al origen histórico de estas categorías solemos descubrir que lo que más tarde se volvió oculto y dado por sentado aún permanece abierto y es cuestionable. También descubrimos algunas de las razones por las que fue introducida una nueva categoría y por quién. Este es el tipo de trabajo al que está dedicado este libro.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos