No mires atrás



Descargar 33.29 Kb.
Fecha de conversión02.11.2018
Tamaño33.29 Kb.
Vistas22
Descargas0
Catálogo: Aula1 -> Biblioteca -> Estudios%20Cristianos
Estudios%20Cristianos -> El arrepentimiento y la fe salvadora
Estudios%20Cristianos -> Descubriendo y rompiendo maldiciones
Estudios%20Cristianos -> Cristianos Escuchando Música Secular; Una Segunda Opinión al Respecto (2ª Parte)
Estudios%20Cristianos -> La honra del cuerpo
Estudios%20Cristianos -> Ser Agradecido
Estudios%20Cristianos -> El maravilloso viaje a su presencia
Estudios%20Cristianos -> Apacientas mis ovejas
Estudios%20Cristianos -> Cristianos Escuchando Música Secular; Una Segunda Opinión al Respecto Luego de publicarse los resultados de una encuesta realizada por un sitio Web respecto a la pregunta "¿Te parece bien que los cristianos escuchen música secular?
Estudios%20Cristianos -> Comentario de la confesión de fe de Westminster

Dios hará algo nuevo

La Palabra de Dios en el Salmo 106:24 dice: Pero aborrecieron la tierra deseable; no creyeron en su Palabra.


¿No crees irónico que la Biblia diga que aborrecieron lo deseable? ¿En qué quedamos, es aborrecible o deseable? ¿Es bueno o malo? Alguien está equivocado, ¿el que lo esta aborreciendo o el que lo está deseando? Aquí hay una contradicción ¿Por qué aborrecen lo deseable?
Te puede parecer difícil de creer que hay gente que aborrece lo bueno, y hay gente que aborrece la bendición de Dios. Existen personas a las que les dices que Dios los puede sanar y responden: A bueno... pero la verdad no es lo importante. ¿Cómo así? No aborrezcas lo que Dios desea.
Dios desea prosperarte y bendecirte como lo deseo para este pueblo; pero el pueblo aborreció lo deseable y no creyeron en su Palabra. Es decir que quien calificó la tierra como deseable no fue el hombre, fue Dios. El pueblo de Israel, en medio de su esclavitud en Egipto sólo calmó por la situación que estaba viviendo pero no sabían que pedir, sólo que reclamar. Reclamaban en su angustia la situación en que vivían pero no sabían para donde salir, sólo sabían que donde estaban era malo y que lo que estaban viviendo no era bueno, no les gustaba. Dios oyó el clamor. Él sabe que necesitas más que tú. Entonces dijo: Los voy a llevar a una tierra donde fluye leche y miel, a una tierra de bendición, a la tierra de la promesa; pero ellos la aborrecieron.
¿Por qué la iban a aborrecer si ellos mismos trajeron las uvas y declararon que la tierra era buena? ¿Por qué la aborrecieron? La aborrecieron por el precio que tenían que pagar para conquistarla. Tú no puedes aborrecer un día lo que Dios te promete sólo porque tienes que hacer algo para alcanzarlo. Es por eso que dices que ya te cansaste de luchar, de pelear, ya estoy hasta el copete. Y no es porque la tierra sea mala, sino que tú ya te cansaste de luchar por ella.
La Biblia dice que ellos aborrecieron la tierra deseable. Ahora bien, ¿si fue Dios el que dijo que la tierra era deseable, ¿Quién deseaba más? ¿La gente llegar ahí o Dios que sus hijos pudieran llegar ahí? ¿Quién desea más bendecir o ser bendecido; tú que quieres ser bendecido o Dios desea bendecirte por encima de tu deseo? ¿Quién tiene más ganas de verte mejor cada día tú o Dios? Dios, Él quiere verte mejor.
El problema está en que la gente menosprecia o aborrece la bendición porque para ti quizá no sea tan importante. Pero, pregúntale a Dios si para Él no es importante. ¿Por qué te quiere ver bien Dios? Porque Él quiere testimonios de su bondad y su misericordia. Él quiere que haya obras, que haya casos de la vida que hablen bien de Él, y no que la gente crea en Dios sólo por creer en Dios.
Dios no se deja ver, lo que muestra son sus obras, y si tú no dejas que cumpla en ti lo que desea, ¿Qué obra podemos mostrar de Dios? Tú dices: No quiero, para qué tanto, no lo necesito. Pero, pregúntale a Dios si es Él que necesita bendecirte para poderle decir al resto del mundo así tengo Yo a los que me sirven. ¿Acaso Jesús no dijo: Si no creen a mis palabras, crean a mis obras? Tú eres una obra de Dios y debes avanzar en todo lo que haces para poder decir un día: Dios ha sido bueno conmigo y fiel. Todo lo ven en mi, todo lo que miran, todo lo que tocan, todo lo que tengo se lo debo a Dios. Y la gente diga: ¡Wow, qué Dios! ¿Lo quieres tú también? Puede que digas que eso es seguir a Dios por un interés, pero todos siguen a Dios por un interés.

Lo único que hay es diferencia de intereses y todos creen que su interés es el bueno y el del otro es malo. Es decir, si alguien viene y dice que esta quebrado y quiere salir adelante, que desea tener una fabrica y quiere tener 200 empleados; dicen que es mezquino su interés. Y si le preguntas al otro porque viene, te puede decir: Ah... Es que yo tengo cáncer. ¿Por qué una cosa va ha ser más importante que la otra? ¿Sólo porque no te paso a ti? Si Dios va ha rechazar a alguien por su tipo de petición, deja que sea Dios quien lo rechace, no tú. ¿O tú le vas a contestar la oración? Entonces, deja que diga Dios que no, y no tú.


La Palabra continúa diciendo: Antes murmuraron en sus tiendas, y no oyeron la voz de Jehová. (Salmo 106:25)
Antes murmuraron en las cafeterías, en alguna cena, y hasta en alguna célula, murmuraron los laicos y los religiosos, murmuraron los de uno y los de otro, diciendo: ¿Para qué desear eso? Pero si no eres tú o yo quien está deseando esa tierra sino Dios. Es él quien llamó deseable a esa tierra, los hombres ni siquiera sabían a donde ir, ellos habían pasado generaciones enteras metidos en Egipto. Ellos ni siquiera conocían a dónde iban, el único que sabía a donde los llevaba era Dios, pero no se dejaron llevar hasta ahí. A veces Dios te quiere llevar por un camino hacia un destino que tiene para ti, y el que no se deja eres tú. ¡Ya déjate! ¡Cambia tu manera de pensar! Abre tu mente a las Escrituras y te vas ha dar cuenta que tenemos un Dios de bendición y de exigencia.
En Génesis 19:24 dice: Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra. Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal.
¿Por qué te estoy enseñando a mirar hacia delante? Porque cada vez que nosotros vemos para atrás y vamos caminando hacia delante, debemos disminuir la velocidad para no tropezarnos. Prueba en una carrera, si continuamente miras para atrás, es difícil mantener el equilibrio corriendo para adelante con la cabeza girada hacia atrás. Si vas para adelante y volteas a ver para atrás, vas a disminuir la velocidad. Si quieres alcanzar algo para tu futuro y estás continuamente viendo tu pasado, continuamente viendo para atrás no vas a lograr avanzar, te vas ha volver una estatua que sólo para adorno sirve.
Dios no quiere que por ningún motivo volvamos atrás. Quienes constantemente miran para atrás se paralizan, pierden su movilidad, su flexibilidad, no avanzan, se asustan, paran, terminan de adorno. Si trabajas para una empresa que decide hacer cambios para seguir adelante, no te opongas a los cambios sólo porque te da miedo y porque sientes que no estás capacitado. Es mejor que digas: No se para donde vamos, el gerente y los dueños si lo saben. Yo me tengo que capacitar y actualizar con la empresa. Porque, no sólo te están dando empleo y que sea por ti que la empresa no avance, ¿Crees que es justo que le hagas a tu empresa eso? No, tú debes actualizarte y avanzar porque ese gerente va ha necesitar que todos sus trabajadores miren para adelante a donde él está viendo. No es justo que te den trabajo y tú seas el freno de él. No es justo que te den trabajo y seas el negativo en la empresa. Quítate un poco el lenguaje religioso y compórtate de mejor manera, porque siempre hay un grupo que es muy bueno para dar la gloria a Dios, pero en el momento de hacer horas extras, dicen que van ha ir al culto.
¿Crees que con participar en muchos servicios religiosos vas a empatar lo que estás haciendo e la empresa? No, menos culto y más acción. Se positivo en un trabajo. Cuando anuncien un cambio ve donde el gerente y dile que cuente contigo.
Cuando empecé la visión y a implementar el Modelo de Jesús, recuerdo que uno de mis discípulos más cercano se paró en la puerta de mi oficina, se quedo viéndome y me dijo: Pastor, yo no entiendo la visión. Y le respondí: Yo tampoco pero démosle.
Esta gente quería saber exactamente y con detalles a donde iba, pero el negocio era salir de donde estaban. Cualquier cosa que fuera no hacerle ladrillos a los egipcios era mejor, pero se regresaron. Dios no quiere que mires atrás, si sigues viendo atrás te vas a paralizar y tu vida será como de estatua. Tú no eres de los que retroceden.

La Palabra en Lucas 9:62 dice: Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

La gente que mira para atrás no es apta para el reino de Dios. Es decir que una de las cualidades que Dios busca para que seas un discípulo es que no seas gente que está viendo para atrás. ¿Crees que Dios no tiene su manera de probar a la gente? ¿Crees que Él contrata sólo porque sí? Para probarte te da el arado, y si tú estás arando viendo para atrás, vas ha torcer todo lo que está adelante.

Dios tiene exámenes de aptitudes también. ¿Crees que sólo en la universidad te van hacer exámenes? La vida misma te los va hacer también. La pregunta es, ¿Eres apto para lo que deseas? Porque por deseos no nos quedamos ni por sueños tampoco, pero ¿Somos aptos? ¿Será que calificamos? Hay niveles de bendición para los que tenemos que calificar, y si no calificas no puedes pensar en estar ahí un día. Es tu carácter es para el éxito de primera, el éxito va ha ser de primera. Si es de segunda, el éxito va ha ser de segunda. Si es de tercera, el éxito será de tercera.

Si hubiera estudiado medicina, no hubiera aguantado. Si me desmayo cuando me pinchan para sacarme sangre, te imaginas como hubiera sido operando a alguien, me hubieran tenido que poner suero para tenerme parado operando a alguien. No sirvo para eso, no soy apto para eso. Ahora bien, la pregunta es ¿eres apto para el nivel de bendición que deseas para este año? ¿Cómo voy ha ser apto para avanzar si siempre estoy viendo para atrás?

La Biblia en Isaías 43:16 dice: Así dice Jehová, el que abre camino en el mar y senda en las aguas impetuosas; el que saca carro y caballo, ejército y fuerza; caen juntamente para no levantarse; fenecen, como pabilos quedan apagados. No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigas a tu memoria las cosas antiguas.

Ese es un buen versículo para comenzar el día. Cuando te veas al espejo, no lo uses sólo para peinarte. Mírate fijamente y di a ti mismo: Yo no soy de los que vuelven atrás. Debes hablar contigo mismo cuando te levantes y decir: Si el día de ayer no estuvo tan bueno, el de hoy va ha estar mejor. Pero si dices: Ah... cada día es peor, capaz que el espejo le contesta que tiene razón. Hay gente que no puede hablarse a sí mismo. Se ve en el espejo a decir que se siente mal, y hasta ensaña la cara de lastima. Hay quienes piden trabajo pro lastima y no por aptitud. Si estás pidiendo trabajo por lastima es porque no te preparaste en la vida y no te puedes quejar de ella. La vida es como el eco, sólo nos regresa lo que un día le dimos. ¿Qué le vas a dar al día?

Y en el verso 19 dice: He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá z luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. Dios lo hará otra vez.

En la versión de la Biblia Al Día dice: Yo soy el Señor que abre camino por medio de las aguas y que construye un sendero a través del mar, yo llamé al poderoso ejército de Egipto con todos sus carros y caballos para dejarlos sepultados bajo las ondas, muertos, acalladas sus vidas como llama de vela. Pero olvídense de todo eso, eso no es nada comparado con lo que voy hacer.

Lo que te esta diciendo Dios es: Tú te vives acordando de lo que yo hice en el pasado, olvídate porque lo que voy hacer está mejor. No sea que al recordarlo bajes tu nivel a recibir una bendición igual a la que ya recibiste un día, cuando Dios tiene una mejor todavía que la que ya te dio.

¿Cuál es la mejor bendición que en tu vida entera hayas recibido como familia, como estudiante, como padre o hijo? ¿Cuál es la mayor bendición económica que en tu vida has recibido? Olvídate, Dios va hacer algo mejor; porque lo que hizo jamás se va ha comparar con lo que va hacer. Dios es un Dios que va de menos a más y no le gusta repetir las mismas cosas. Él dice: Ya lo hice, voy hacer algo mejor. Con razón la Biblia dice que Él nos lleva de gloria en gloria, que la gloria postrera es mejor que la primera, que el buen vino se sirve de último, y que la senda del justo es como la luz del aurora que va en aumento hasta que el día es perfecto. Lo que Dios un día hizo con tu vida, no se compara con lo que va hacer en los próximos meses y años.

Debes conocer a Dios. Él no es estándar, no le gusta mantenerse igual, en el mismo nivel, siempre busca un nivel suprior a lo que un día hizo. Tú eres un hijo de Dios, imítalo; si ya pintaste un cuadro pinta uno mejor, si recitaste un poema recita uno mejor, si ya escribiste un libro escribe otro mejor, si predicaste un mensaje predica otro mejor, si tienes unción busca una mejor porque ese es el carácter de Dios. Él te vive desafiando siempre.

Yo no creo regresar a la gloria primera de la iglesia porque ya pasó. Yo voy buscando la postrera, voy buscando la que Dios tiene para este año. Es que el día de Pentecostés hace dos mil años, exactamente fue hace dos mil años y hoy tenemos uno nuevo. Por eso la Biblia dice: Nuevas son sus misericordias todos los días.

El pueblo de Dios esta mal, esta pasando por pruebas y Dios le dice: Si yo soy el que abrió el mar rojo, olvídate de eso. ¿Te parece maravilloso? Espera ha ver lo que voy hacer, va ha ser más grande de lo que hice. De hecho, en lo particular creo que la gloria para los cristianos en estos tiempos será más grande que para aquellos que vivieron en los tiempos de los profetas; porque los profetas sólo testificaron de lo que nosotros íbamos a recibir un día. Lo que viene es mejor.

Las experiencias son tan buenas como tú te entregues a ellas. Si medio estudias puedes decir que tienes la experiencia de ir a la universidad, pero ¿Qué tan buena es esa experiencia? Cuando la Biblia dice que oremos fervientemente se refiere a la intensidad que le damos a nuestra oración, es decir que hay oraciones buenas y otras muy buenas. Eso depende de tu entrega en lo que estás haciendo. Si esa entrega que le das a esa experiencia es intensa, lo que de ella sacaras será sabiduría, y ¿quién dice que la sabiduría no se necesita?

¿Dios tiene edad? Es eterno, es el alfa y omega, el principio y el fin. ¿Cuándo se ha revelado Dios como joven o anciano? ¿Cómo se revela? Como anciano. ¿Por qué se revela como anciano si no tiene edad? Dios se revela como anciano para inspirarte a llegar ahí. Él te dice: Yo soy eterno y me revelo como anciano, ¿por qué temes llegar a ser viejito? Ser viejito es bueno. Así que, cree que lo que viene es mejor que lo que tienes.

Si Dios hizo buenas cosas en tu juventud, espérate ha ver cuando llegues a viejo, Él hará grandes cosas contigo también. ¿Por qué Dios no lo ha logrado hacer contigo si ya llegaste ha ser anciano? Por lo que crees de ser anciano. Pero, si cambias tu manera de creer en llegar anciano, verás la mano de Dios al llegar a esa edad.

La Biblia dice que la gloria del joven es su fuerza, mas la gloria del anciano son sus canas o su sabiduría. ¿Podrías mover la sabiduría con la fuerza de los jóvenes? Pero, ¿Podrías mover la fuerza de los jóvenes con la sabiduría?

En Filipenses 3:12 dice: No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido pro Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago; olvido ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Yo escribí una frase que creo que es poderosa. Dice la Biblia: Olvidando lo que queda atrás, extendiéndome a lo que está adelante. ¿Por qué no avanzas? Para avanzar hacia delante te debes extender, pero ¿qué es extender? ¿El sólo hacerte hacia delante o estirarte? Eso requiere esfuerzo. Si a ti te dan un hule y te dicen que lo extiendas, lo que haces es fuerza y lo extiendes hasta donde aguante. Y así es la vida, uno debe extenderse hasta donde aguante.

Si no eres flexible no avanzas, porque para avanzar hay que estirarse. Lo rígido no se puede extender. Tú empresa no avanza porque no eres flexible, estás cerrado con las mismas estrategias que te dieron dinero hace 20 años y recuerdas o vives de las glorias de hace 20 años, pero el mercado ya cambio. Pero, ¿Qué pasa? Tu inflexibilidad no te deja extenderte. Pero cuando eres flexible o moldeable puedes extenderte a lo que está adelante. Debes extenderte, debes reinventarse todos los días. Si no eres flexible no vas avanzar. Pero para poderte extenderte a lo que está adelante, debes soltarte de lo que está atrás, porque si sigues agarrando lo que está atrás no logras extender hacia delante.

El olvido es la libertad del pasado. No vivas recordando lo que sufriste de niña porque abusaron sexualmente de ti, porque ese recuerdo retroalimenta tu alma, tu manera de pensar y tus sentimientos; y esos sentimientos ministrados por un mal pasado te siguen creando un mal futuro. Una cosa es que hayan abusado de ti, y otra cosa que por estar recordando eso no disfrutes sexualmente de tu marido. Si no olvidas ese pasado no te extiendes a lo que está adelante.

No tienes que volver atrás si te quieres extender adelante. Ahora bien, si no te quieres extender hacia delante vive recordando todas esas cosas malas que te ocurrieron, pero cuando vuelva a casa pregúntate: ¿He ganado algo recordando? ¿He compuesto mi vida recordando? No has ganado nada, no has avanzado un solo paso en tu vida agarrando lo que queda atrás. Suéltalo y extiéndete a lo que está adelante. Porque cuando comienzas, empiezas a meter, pero muchos en lugar de dejar lo que queda atrás, agarran una bolsa de basura y le empiezan a meter todos los malos recuerdos, las desgracias del pasado, lo que vivió en el año 1950, pero tu naciste en el 75 y lo jalas porque todavía te duele lo que le hicieron a tu abuelo y lo metes en la bolsa. Y agarras tu bolsa de basura por la vida diciendo: Es que el pasado me pesa. En el pasado todo huele mal. Entonces, ¡Suéltalo! ¡Tíralo! Muchas personas van por la vida cargando ese montón de basura que no sirve para nada, que huele mal, que no te deja avanzar. Tú debes avanzar y hacerle un buen nudo a todo ese montón de cosas que pasaron en tu vida. Debes ponerla en algún lugar, encaminarte y darle una patada. ¡Eso no sirve para nada!

En Mateo 13:8 dice: Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. El que tiene oídos para oír, oiga.



¿Quieres avanzar como hijo de Dios y discípulo de Él? A veces se vuelve duro, y a veces se vuelve difícil y otra no lo ponemos más difícil nosotros. Hay gente que se auto castiga muy duramente por no dar el fruto total que deberían dar, y dicen: Mejor ya ni voy a ir a la iglesia, no sirvo, no lo logro, no lo alcanzo. Pero Dios te muestra que una buena tierra no es la que da siempre el 100% de su fruto, con que de el 30 ya es buena tierra. Cumpliendo el 30 ya eres buena tierra.

No seas tan duro contigo, porque siendo tan duro no vas avanzar a tu futuro. Cuando dices: No lo alcance, no lo logro. Empiezas a retroceder. Dios califica por buena tierra al que da por fruto el 30, mejor si das el 60, y es excelente si haces el 100. Pero, ¿Habrá alguno de nosotros que practica al 100 por ciento lo que ha oído? Quizá no, lo más seguro es que no hay ninguno. Pero estoy seguro que la mayoría llega al 30% y son buena tierra. Dios sabe que su Palabra no regresará vacía su la siembra en ti. No mates tu vida cristiana sólo porque no eres perfecto, ni dejes que nadie te presione, ni andes presionando a otro que no da el 100% de la Palabra que lee, porque esos que dan el 30% no son los que crecieron entre espinos y arrojos, son lo que Jesús llama buena tierra. El perfeccionismo es enemigo del buen cristianismo. Nos auto castigamos tan severamente que a Dios no le gusta. Dios está contento con el 30, ya lograrás el 60 y un día llegarás del 100.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos