Necesitamos hombres y mujeres con


PROGRAMA PARA UNA GESTIÓN UNIVERSITARIA



Descargar 24.41 Mb.
Página3/12
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño24.41 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

PROGRAMA PARA UNA GESTIÓN UNIVERSITARIA
Mayo de 1994

Como candidato a la Consulta para la designación de Elector presenté el siguiente programa, bajo el título: "ORDEN EN LA UNIVERSIDAD Y FORMACIÓN DEL RECURSO HUMANO PARA LA PAZ":


INTRODUCCIÓN.
El sentido y proyección de una Universidad se define por la interacción de conjunto entre la calidad de la docencia que imparte, las actividades investigativas y científicas que realiza y las prácticas de extensión y promoción universitarias que desarrolla.
Su compromiso con el entorno, con sus gentes, con sus culturas y sus conflictos es histórico y, como tal, sustancial y fundamental para el desarrollo de las transformaciones que la sociedad requiere y reclama.
Los nuevos tiempos reclaman una universidad como espacio de desarrollo e integración de todas las manifestaciones culturales; capaz de permitir la reflexión oportuna y el movimiento Ubre de las ideas fundadas en el estímulo permanente a los grandes valores humanos trascendentales: creatividad, criticidad, solidaridad, responsabilidad moral y honestidad desde una ética civilista.
La dinámica social exige una universidad que se convierta en foro permanente de las más disímiles concepciones sobre la política, la sociedad, el pensamiento y la ciencia.
Los nuevos desarrollos constitucionales requieren de una universidad que establezca canales de la más amplia y democrática participación estamentaria en todas las decisiones de significación e importancia en la vida institucional; con un cuerpo directivo altamente calificado, fruto del consenso democrático de estudiantes y I profesores y con capacidad de vincularse real y efectiva- j mente a las políticas de desarrollo nacional y regional. Pero, igualmente, con posibilidades de transformarse en j verdadera escuela forjadora y formadora de cuadros para la dirección de la nación colombiana en todos los sectores. ¡Esta es la universidad que necesitamos!
ACCIONES ESTRATÉGICAS
1. PARA EL DESARROLLO DE LA DOCENCIA


  • Los nuevos retos, derivados de la globalización de la economía, de la apertura cultural y de los procesos de modernización, exigen la transformación de la Universidad. En este sentido, la Reforma Académica y Administrativa se constituye en un compromiso prioritario de los organismos de dirección universitaria.




  • Diseño de estrategias que permitan adoptar un modelo pedagógico, administrativo y de dirección.




  • Formación y puesta en marcha de un Programa de Capacitación Docente en las áreas del conocimiento que requiere el desarrollo académico de la Universidad. Durante los próximos 3 años, un número de profesores equivalentes al 10% de la planta docente, realizará estudios de magíster, doctorado y post-doctorado. De este programa participarán recién graduados de la Universidad del Atlántico, de alto rendimiento, que deseen vincularse a la Universidad.




  • Formulación y puesta en marcha de un programa de formación pedagógica para los docentes vinculados a la institución y para los que ingresen en el futuro.




  • Establecimiento y puesta en marcha de un programa de evaluación de los docentes.




  • Diseño y puesta en marcha de una estrategia para erradicar el ausentismo docente que aún persiste en algunas facultades.




  • Creación de un programa de Cátedras Magistrales con el nombre de hombres y mujeres ilustres que han jalonado el progreso material, científico, moral y estético de nuestro medio; debidamente justificadas, organizadas y dotadas, en lo fundamental, serán, más que un merecido homenaje, un buen pretexto para favorecer y mejorar la calidad de la educación que impartirnos.


2. PARA EL DESARROLLO DE LA INVESTIGACION.


  • Las demandas de diagnósticos provenientes de lectores gremiales, del Estado y de los movimientos sociales, deben encontrar respuestas en los centros e Institutos de investigación con proyectos que satisfagan Las necesidades de la sociedad civil. Estos organismos materializarán el estatus del investigador y serán los entes encargados de organizar y proyectar su trabajo. La Vicerrectoría de Postgrado e Investigación será la responsable de coordinar estas actividades y de programar la labor del investigador.




  • Creación de la Vicerrectoría de Postgrado e Investigación.




  • Apertura de nuevos programas de postgrados en Ciencias Jurídicas: derecho empresarial, penal, administrativo, de familia y laboral. En Nutrición: Nutrición Clínica, Gerencia de Proyectos de Alimentación y Nutrición. En Educación: Especializaciones en la enseñanza de las diferentes áreas, Educación Sexual, Educación Ambiental. En Ingenierías: Industrial (mejoramiento continuo y calidad total), Ambiental. En ciencias Económicas y Administrativas: Dirección de presas y Economía. En Contaduría: Auditoría. En Arquitectura: Urbanismo, Administración de la instrucción. En Ciencias Humanas: Sociología, Filosofía, Geografía. En Ciencias Básicas: Química y Biología.




  • Creación de una escuela de gobierno que ofrezca gramas de educación continuada y educación formal a nivel de especialización en Ciencias y Técnicas de Gobierno.




  • Establecimiento de laboratorios de Informática en Química Farmacéutica, Derecho, Nutrición y Dietética, Ciencias Básicas, Ciencias Económicas y Administrativas, Contaduría, Educación, Arquitectura, Bellas Artes. Ampliación y modernización del laboratorio de informática de Ingenierías.




  • Establecimiento de laboratorio contable en la Facultad de Contaduría.




  • Ampliación y dotación de la Biblioteca de la Ciudad Universitaria.




  • Ampliación del inventario de libros. Adquisición de 5.000 títulos por año, a partir de 1998.




  • Vinculación de por lo menos cuatro (4) bibliotecólogos al sistema de bibliotecas de la Universidad.




  • Rediseño de la sede de la biblioteca de la Facultad de Educación y economía con el fin de habilitarlas para la presentación de conferencias y otros actos académicos.




  • Sistematización del servicio de Biblioteca y conexiones a redes y bases de datos nacionales e internacionales.




  • Desarrollo de una Hemeroteca Universitaria con títulos de revistas que apoyen los programas de investigación establecidos en pregrado y postgrado.




  • Establecimiento y dotación de bibliotecas especializadas en Ciencias Básicas, Contaduría, Ciencias Económicas y Administrativas e Idiomas. Ampliación de las existentes.




  • Creación del Fondo Editorial. Para tal fin, se destinará una partida presupuestal. Las publicaciones de las diversas investigaciones, las obras de difusión y el material para los estudiantes, configurarán el quehacer de las actividades del centro.




  • Para fortalecer la presencia y estimular la influencia y el liderazgo de la Universidad en la Región Caribe, se aprovecharán de la mejor manera los espacios de los diferentes medios de comunicación (prensa, radio y televisión) tanto locales como nacionales. La Revista Studia, el periódico GACETA, el impulso a EMISORAS UNÍATLANTICO orientarán su labor, armonizando las relaciones con la comunidad, sus necesidades y perspectivas de desarrollo.


3. PARA EL DESARROLLO DE LA EXTENSIÓN UNIVERSITARIA



  • Las labores de extensión de la Universidad permitirán el acceso de algunos sectores sociales a programas educativos no formales brindados por la Universidad. Igualmente, se constituirán en formas de respaldo a la comunidad en los proyectos organizativos que posibiliten el acceso a nuevos canales de participación.




  • Establecimientos de relaciones con Universidades y organismos gubernamentales y no gubernamentales de nivel internacional.




  • Formulación y puesta en marcha del Plan de Proyección a la Comunidad.




  • Ampliación y consolidación de los programas de educación continuada y de venta de servicios de asesoría y consultaría.




  • Fortalecimiento del Programa de descentralización en todos los departamentos de la Costa Atlántica.


4. PARA EL DESARROLLO INSTITUCIONAL


  • Formular un Plan de Desarrollo Estratégico Institucional (P.E.I) para el trienio 1998 -2000.




  • Instituir los procesos de autoevaluación en los diferentes programas como paso previo a la acreditación que establece el artículo 55 de la Ley 30 de 1992.




  • Creación del departamento de Comunicaciones.




  • Creación de centros de pensamiento y prospectiva sobre la Universidad del Atlántico.




  • Creación de un Banco de Proyectos.

  • Formulación y puesta en marcha de un Programa de Capacitación para el personal administrativo, de acuerdo con sus funciones laborales y en consonancia con la Ley 27 de 1992 (Carrera Administrativa).




  • Reestructuración de la Facultad de Ciencias Económicas.




  • Implementación en la Universidad del Atlántico de la Ley 27 de 1992 (carrera administrativa)




  • Dotación de equipos de computación para la administración académica en decanaturas, secretarías de facultades, coordinaciones, escuelas, departamentos e institutos.


5. PARA EL BIENESTAR UNIVERSITARIO


  • Destinar y ejecutar el 2% del presupuesto de funcionamiento para atender adecuadamente el Bienestar Universitario (Art. 118 Ley 30 de 1992).




  • Adquisición de tres (3) buses.




  • Puesta en marcha y consolidación del Fondo de Cesantías.




  • Impulsar empresas estudiantiles para fomentar el espíritu emprendedor y empresarial.




  • Apoyo a la edición de revistas y periódicos estudiantiles.




  • Ampliación y mejoramiento de los servicios de salud, psicología y asesoría académica y psicopedagógica. Extensión de estos servicios en Bellas Artes, Ciudad e Universitaria e Instituto Pestalozzi. Extensión del horario de atención hasta cubrir la jornada nocturna.




  • Apoyo a grupos académicos, colonias estudiantiles, grupos musicales, grupos de teatro, etc.




  • Ampliación y modernización de la zona de atención en salud en la sede 20 de julio.




  • Adecuación de consultorios en Bellas Artes y Ciudadela Universitaria.




  • Diseño y puesta en marcha de un programa de salud ocupacional para todas las personas que laboran en la Universidad.




  • Congelación del valor de la matrícula en los Valores y porcentajes del salario mínimo vigente.




  • Adecuación y dotación de sedes estudiantiles para grupos académicos y colonias en 20 de julio y la Ciudadela Universitaria.




  • Gestionar convenios con entidades financieras para adelantar programas de vivienda en beneficio de trabajadores, profesores y empleados que carecen de ella.




  • Ampliación del programa de monitorias.




  • Desarrollo de la Ciudadela Universitaria y construcción del Complejo Polideportivo Universitario.



6. PARA EL MEJORAMIENTO DEL NIVEL ADMINISTRATIVO
Para ejercer la autonomía y para que ésta mantenga su vigor con transparencia y legitimidad social, se creará la Veeduría Estudiantil y Profesoral como instrumento de apoyo y fortalecimiento de la autoridad moral de la academia y hacia niveles altos de calidad administrativa. Brindará garantías y estimulará el desarrollo de la más amplia democracia participativa en la vida universitaria.
La actual estructura administrativa debe ceder definitivamente ante la modernización y la eficiencia al servicio de la academia. En este sentido, es urgente la sistematización de todos los procesos académicos y administrativos de la vida universitaria. Las distintas dependencias contarán con un manual de funciones y responsabilidades y serán dirigidas por personal calificado y con buen manejo de las relaciones humanas. Para hacer más eficaz la administración de la academia, cada unidad manejará y controlará autónomamente los recursos que genere.
7. PARA EL MEJORAMIENTO DE LA CIUDADELA UNIVERSITARIA Y LA PLANTA FÍSICA


  • Vigilar el cumplimiento del cronograma para la conclusión de la segunda etapa de la Ciudadela Universitaria.




  • Gestionar la iniciación de la tercera etapa de la Ciudadela Universitaria.




  • Restauración completa y definitiva del Teatro de Bellas Artes.




  • Gestionar la financiación para complementar la restauración del Edificio de Bellas Artes.

  • Adelantar un programa de mejoramiento de las instalaciones del Instituto Pestalozzi.




  • Adecuación y dotación de las Salas de profesores en la sede 20 de julio, en Bellas Artes, Instituto Pestalozzi y Ciudadela Universitaria.


8. HACIA LA AMPLIACIÓN DE LA COBERTURA UNIVERSITARIA
La ampliación de la cobertura de la educación superior, con la consecuente mejora en la calidad de Vida, serán los principios rectores que guíen la política de matrículas. La redistribución del ingreso junto con la generación de nuevos recursos derivados de la actividad investigativa, permitirán el establecimiento de parámetros que eviten la privatización de la Universidad Publica.


  • Aumento en la oferta de cupos mediante la apertura de nuevos programas de pre-grado. Se adelantarán estudios de factibilidad para los programas de Ingeniería Civil, Ingeniería Electrónica, Ingeniería de Producción Agroindustrial, Carrera de Física, Carrera de Química, Carrera de Matemáticas, Educación Infantil, Educación Especial, Etno-educación, A n tropología y Ciencias del Deporte.




  • Aumento de la oferta de cupos mediante la apertura de jornadas diurnas en los programas de Administración de Empresas y Contaduría.




  • Reestructuración del actual proceso de admisiones adicionando al Examen de Estado (pruebas ICFES) y a la entrevista a preseleccionados, un examen de conocimientos y aptitud de la propia Universidad de acuerdo con el programa a que aspire el bachiller inscrito.




  • Desarrollo, en forma concertada con el estamento estudiantil, del Reglamento estudiantil previsto por el nuevo Estatuto General de la Universidad (Art. 67).


UNA LIBERTAD MENOS Y UNA VERGÜENZA MÁS
Agosto 26 de 1995
El pasado miércoles 16 de agosto, el Gobierno Nacional consideró necesario decretar el Estado de Conmoción Interior, figura excepcional consagrada en la Constitución Nacional para contrarrestar con medidas Coercitivas y de fuerza la generalizada situación de Violencia que vive el país y, de paso, echar una cortina de humo sobre la crisis política que por efectos del narcotráfico atraviesa la Administración del Presidente Ernesto Samper; ese día, triste coincidencia, el Consejo Superior de la Universidad del Atlántico, mediante Acuerdo N° 010, modificó algunas disposiciones del Acuerdo 001 de febrero 25 de 1994 o Estatuto General de la Universidad.
En su Artículo 2o el Nuevo Acuerdo señala:
"La Universidad del Atlántico es autónoma de acuerdo con lo previsto en el Artículo 69 de la Constitución Política de Colombia y en los Artículos 58 y 57 de la Ley 30/92. Su autonomía reside en la Comunidad Universitaria y se realiza Con la participación democrática y decisoria de profesores y estudiantes en los organismos de gobierno y dirección".

Su Artículo 9º que modifica el Litoral del Artículo 18, dice:


"El Consejo Superior podrá elegir o remover de su cargo al Rector con el voto favorable de cinco de sus miembros con derecho a voto".
Y, para concluir, el Nuevo Acuerdo introduce el Artículo Transitorio N° 22, que textualmente manifiesta:
"Mientras se adecuan las condiciones de estabilidad académica y administrativa en la Universidad y sin que este periodo sea superior a 24 meses, el Consejo Superior designará Rector y Decanos de las Facultades sin utilizar el mecanismo de las consultas internas independientes para escoger los candidatos de los profesores y estudiantes, de manera que los designados adelanten e implementen las directrices y políticas que permitan lograr una normalidad en el interior de la institución y su total adecuación a las leyes vigentes sobre la materia".
Este acto reformativo y sus modificaciones aclaran singularmente nuestras razones y prevenciones en la manera de apreciar el conflicto universitario, presenta-las en la última Asamblea de profesores realizada el casado 15 de agosto en el casino comedor.
Quienes hemos entregado nuestros esfuerzos, energías e iniciativas por la superación de la crisis de dirección administrativa, académica, política y financiera de la Universidad del Atlántico; quienes aún soñamos en convertirla en un espacio forjador de nuevas propuestas, de reflexiones críticas, incluso de experimentos y utopías para que contribuya a la dinámica permanente y transformadora de la sociedad moderna y al enriquecimiento sistemático de sus propias procesos educativos; quienes aún no hemos perdido lo último que verdaderamente se pierde: la capacidad de sorprendernos, no podemos dejar de manifestar "nuestra indignación en presencia de la miseria moral, de la simulación y el engaño artero" que se filtró con apariencias de legalidad en el contradictorio acuerdo, caracterizado por un fariseísmo académico y por una pavorosa indigencia de ideales.
¿No es eso, acaso, lo que se concluye de unas modificaciones que hablan de Autonomía Universitaria y al mismo tiempo la cercenan, cuando disponen que el Consejo Superior designará Rector y Decanos sin utilizar el mecanismo de consultas, durante un periodo de 24 meses?
¿Puede hablarse de Autonomía Universitaria cuando el Consejo Superior puede elegir o remover de su cargo. El Rector con el voto favorable de cinco de sus miembros, sin que medie ninguna otra consideración?
Digamos la verdad: es una autonomía mentirosa que no reside en la comunidad universitaria y, por residir en el Consejo Superior, es altamente burocrática, politiquera y clientelista.
¿Qué podemos esperar los universitarios, si en los momentos críticos y para que el horror reformatorio sea perfecto, se designará un "Rector sin rostro académico", comprometido por los acuerdos políticos en el marco de una situación de excepción?
Sabíamos que el mal era más afligente de lo que imaginábamos, pero nunca que el remedio podría terminar siendo peor que la enfermedad.
Entregar una conquista, de status Constitucional aunque reconocemos limitada, y unos principios a cambio de un plato de lentejas burocráticas, es traicionar los mejores ideales de estudiantes y profesores decididos a participar e incidir directamente en la suerte y destino i le la institución universitaria.
"Fundar la garantía de una paz firmada en el artículo conminatorio de un reglamento o de un estatuto es, en todo caso, amparar un régimen cuartelario, pero no una labor de ciencia... Los gastados resortes de la autoridad que emanan de la fuerza no se avienen con los que reclaman el sentimiento y el concepto moderno de las universidades. El chasquido del látigo sólo puede rubricar el silencio de los inconscientes o de los cobardes. La única actitud silenciosa que cabe en un Instituto de Ciencia es la del que escucha una verdad o la del que experimenta para crearla o comprobarla” (Manifiesto de Córdoba de 1918).
Hoy no podemos decir, como en el Manifiesto de la Juventud Argentina de Córdoba a los hombres libres de Sudamérica en 1918: contamos con una vergüenza menos y una libertad más, sino por el contrario, contamos con una libertad menos y una vergüenza más; condenados, parece ser, a vivir el eterno retorno de lo mismo.

PROPÓSITOS DESEABLES

(Vicerrectoría Académica 1996-1998)

Marzo 8 de 1996
Para garantizar que las instituciones de Educación Superior cumplan los más altos requisitos de calidad y realicen sus propósitos y objetivos, se creó mediante la Ley 30 de 1992 el SISTEMA NACIONAL DE ACREDITACIÓN.
Se trata de fortalecer la Educación Superior y procurar los legítimos derechos que los usuarios tienen sobre ella.
La acreditación es una buena oportunidad para comprobar la calidad de los programas y las instituciones, la información que en ellas se imparte y para precisar las metas de desarrollo deseables.
Para presidir y organizar el proceso de acreditación, conforme a las políticas definidas por el CONSEJO NACIONAL DE EDUCACIÓN SUPERIOR (CESU), existe el Consejo Nacional de Acreditación. Este organismo ha señalado el marco conceptual para su acción orientadora y h >K derroteros que han de guiar el proceso en su conjunto.
La acreditación comenzará por programas y posteriormente instituciones. El proceso se inicia inicialmente con la Autoevaluación de conformidad con los criterios, características, instrumentos y tiempo, establecidos por el Consejo Nacional de Acreditación. Una vez enviado el informe, en guía elaborada para tal efecto, el Consejo Nacional de Acreditación designará los pares académicos encargados de realizar la evaluación externa, tomando en cuenta el informe de autoevaluación del programa, la misión y el proyecto educativo de la institución. Este informe será enviado al Consejo Nacional de Acreditación, quien, con base en los resultados de la autoevaluación, de la evaluación externa y escuchada la reacción de la institución a ésta, hará la Evaluación Final conceptuando favorable o desfavorablemente sobre el programa. Este informe será remitido al Ministerio de Educación Nacional para la expedición del Acto de Acreditación, cuya vigencia no podrá ser inferior a tres años, ni superior a diez.
Si el programa no fuese acreditado, le corresponde a la institución desarrollar estrategias de mejoramiento para iniciar un nuevo proceso, pero sólo dos años después de culminado el primero.
Ahora bien, ¿reúne la Universidad del Atlántico las condiciones iniciales para ingresar al sistema, es decir, para solicitar la acreditación de un programa?
Desafortunadamente la respuesta es negativa. Pero no es hora de alarmas, de lamentaciones y mucho menos de la búsqueda de los culpables de tan crítica situación. Lo que cuentan hoy es el trabajo y los esfuerzos de la comunidad universitaria para superar las dificultades. En esa perspectiva, nos corresponde en los próximos meses desarrollar acciones y estrategias conducentes a lograr los siguientes objetivos:
Formular un Proyecto Educativo que exprese las características de cada una de las funciones sustantivas de la institución, la manera como se articulan entre sí y sus finalidades; de tal manera, que oriente la administración y gestión de los programas y sirva como referencia fundamental en la toma de decisiones sobre contenidos, organización y gestión de los programas de estudio, de investigación, de proyección social y de bienestar.
Elaborar los estatutos y reglamentos de los profesores y estudiantes para definir las reglas de juego sobre selección y vinculación de profesores, admisión de estudiantes, deberes y derechos de unos y de otros, y el régimen de participación en los organismos de dirección.
Revisar la estructura organizacional de los procesos académicos para ordenarlos, sistematizarlos y lograr sistemas de administración y gestión que correspondan con estrategias de mejoramiento de la calidad del servicio de la Educación Superior en cada uno de los programas ofrecidos.
Adecuar la institución a los nuevos desarrollos constitucionales y legales del país establecido para la Educación Superior, entre ellos la Ley 30 del 28 de Diciembre de 1992 y demás normas sobre ciencia, tecnología, proyección social y docencia.
Estimular la actividad investigativa, a través del desarrollo de estrategias que garanticen la adopción institucional de políticas, la definición de un estatuto de la investigación, una estructura y un presupuesto para el apoyo financiero de la misma, el fortalecimiento del acerbo bibliográfico y su conexión a los sistemas de información bibliográfica y a las diferentes bases de datos y redes internacionales; además, la modernización y actualización de los laboratorios, la consolidación de los estudios de posgrado y la apertura de nuevas especializaciones y maestrías de conformidad con los criterios de pertinencia y calidad.
Articular las actividades de extensión y promoción universitarias a las exigencias del Proyecto Educativo Institucional, permitiendo la presencia de la Universidad en los puntos neurálgicos del desarrollo local y regional, el acceso de algunos sectores sociales a programas educativos no formales, el respaldo a la comunidad en los proyectos organizativos que posibiliten el acceso a nuevos canales de participación y la generación de recursos para el fortalecimiento de las actividades docentes e investigativas.
Desarrollar estrategias hacia la capacitación y actualización del profesorado. Para ello, las distintas unidades académicas deben confluir en la revisión y elaboración de un único plan de capacitación y actualización que tenga como objetivo central optimizar la vida académica de la institución.
Estos grandes objetivos, al lado de otras acciones programáticas, igualmente importantes y significativas, serán posibles si generamos al interior de la Universidad un ambiente de tolerancia, entendimiento y convivencia universitaria, en donde el diálogo y la controversia de ideas, propuestas e iniciativas tengan como gran intención recuperar el rumbo y el liderazgo de la Universidad del Atlántico en la región.
No es tarea fácil. Ella exige muchos sacrificios, voluntades, trabajo, autoridad y decisión; sobre todo, si realmente estamos interesados en que la Universidad del Atlántico asuma seria y realmente su compromiso histórico con el entorno, con sus gentes, con sus culturas y con las grandes transformaciones que la sociedad requiere y reclama.
Con el compromiso de todos y por la Universidad, lograremos el gran reto.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad