Índice bloque a nuevos tiempos educativos



Descargar 0.6 Mb.
Página6/7
Fecha de conversión11.12.2018
Tamaño0.6 Mb.
Vistas60
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7

Actividad: “El cuento-puzzle”
Objetivo: Desarrollar a través del juego, una actitud positiva hacia los cuentos.
Desarrollo: Se coloca la clase en grupos de cuatro personas. A cada grupo se le dará un cuento corto y, a ser posible, desconocido para los alumnos. El cuento estará escrito en varios papelitos, es decir, estará dividido en varios fragmentos. Los miembros del grupo deberán ordenar el cuento de manera correcta. El grupo que antes termine será el ganador. Una vez haya terminado el primer grupo, los demás deben dejar los papeles en el orden en el que se habían quedado y leerlos tal y como están.

Esta actividad se puede aplicar a niños de infantil pero utilizando imágenes en lugar de cuentos escritos.


Materiales: Cuentos divididos en varios fragmentos de papel o imágenes de cuentos.
Temporalización: Alrededor de 10 minutos para ordenar el cuento y según el número de grupos, se alargará más la actividad a la hora de leer cada uno su historia.

Actividad: “Invitación de un autor”
Objetivo: Captar la atención de los niños para que desarrollen interés por la lectura.
Desarrollo: El hecho de que los alumnos conozcan en carne y hueso al autor de cualquier libro, y no que sea un simple nombre impreso en la portada, les produce un gran interés por todo lo que haya editado ese determinado autor.

Si se tiene la suerte de invitar a un escritor para que charle con los alumnos sobre sus libros, éstos no dejarán de interesarse durante un largo periodo de tiempo por sus libros.

Lo más correcto sería que los alumnos se leyesen y trabajasen el libro antes de invitar al autor, así podría resolver todas las preguntas y dudas que les pueda surgir entorno al libro.
Temporalización: Entre 1 y 2 horas, dependiendo del nivel que se encuentren los alumnos.
Actividad: “Cuidamos los libros”
Objetivo: Conocer la forma correcta de tratar los libros.
Desarrollo: Necesitaremos un número de cartulinas igual al número de niños (tamaño de las cartulinas un cuarto de folio). La mitad de las cartulinas serán rojas y la mitad verdes. En las cartulinas verdes cada alumno escribirá una frase que refleje la correcta utilización del libro (ej.: forrar los libros). En las rojas escribirán una frase contraria a las cartulinas verdes (ej.: no forres los libros). Es conveniente dar un toque humorístico a las frases.

Al terminar esto, los niños se sientan formando un círculo. Se barajan las cartulinas y se reparten.

Una vez repartidas se pide a todos los niños que tengan cartulina roja que se coloquen a la derecha del animador y todos los que tengan cartulina verde a su izquierda.

El niño que esté sentado a la derecha del animador (con tarjeta roja) leerá su cartulina. El profesor pedirá que aquel niño que tenga una tarjeta verde con la frase contraria a la leída, lea su tarjeta y, después de comprobar que efectivamente es la correcta, se sentará al lado del niño que anteriormente leyó la tarjeta roja, desplazando a todos los compañeros. Se continúa así hasta que se han leído la totalidad de tarjetas.

Puede hacerse una segunda lectura dejando que los niños griten a coro rojo o verde, sí o no; de acuerdo con el contenido de la tarjeta.
Materiales: Cartulinas tamaño cuartilla de colores rojas y verdes.
Temporalización: 20 a 30 minutos, dependiendo del número de niños

Actividad: “El cuento de los cuentos”
Objetivo: Dar a conocer los libros de la biblioteca del aula a los alumnos.
Desarrollo: Entregaremos a cada niño una fotocopia de la portada de un libro y les pediremos que busquen el libro en la biblioteca. Una vez encontrado el libro, el alumno colorea la portada fijándose en el libro (también podemos suprimir de la portada algún dato: autor, ilustrador, título, para que el alumno lo complete).

Con todas las portadas se hace un álbum: El cuento de los cuentos. Este álbum puede servirnos, con los más pequeños, como fichero para saber qué libros hay en la biblioteca; con los mayores, nos puede servir como guía de lectura si los niños escriben por detrás una frase sobre el libro una vez que lo han leído, o pegamos un gomet con los más pequeños (rojo si no les gusta, verde si les ha gustado).


Materiales: Una biblioteca de aula y fotocopias de las portadas de los libros.
Temporalización: Una hora. Si los niños son pequeños se puede hacer en dos sesiones.

Estrategia: “Contamos un cuento”
Objetivo: Mantener una actitud positiva de agrado y disfrute por los relatos
Desarrollo: Para relatar cualquier cuento y conseguir que los niños disfruten con él hay que promover la participación activa del alumnado. Para ello, hay que hacer que los niños produzcan las onomatopeyas que aparecen en el cuento (haciendo que griten cada vez más), que piensen cual va a ser el final del cuento antes de contárselo, que imiten movimientos de animales conforme vayan apareciendo en la historia…

Para entender mejor esta estrategia adjuntamos en el anexo el modelo del cuento de “EL flautista de Hamelín” con todas las intervenciones a realizar.


Temporalización: La duración del cuento.

EL FLAUTISTA DE HAMELÍN

Hace mucho, muchísimo tiempo, en la próspera ciudad de Hamelín, sucedió algo muy extraño: una mañana, cuando sus gordos y satisfechos habitantes salieron de sus casas, encontraron las calles invadidas por miles de ratones que merodeaban por todas partes, devorando, insaciables, el grano de sus repletos graneros y la comida de sus bien provistas despensas.  

(El profesor anima a que los alumnos imiten a los ratones durante 5 segundos)      

Nadie acertaba a comprender la causa de tal invasión, y lo que era aún peor, nadie sabía qué hacer para acabar con tan inquietante plaga.

Por más que pretendían exterminarlos o, al menos, ahuyentarlos, parecía que cada vez acudían más y más ratones a la ciudad. Tal era la cantidad de ratones que, día tras día, se enseñoreaba de las calles y de las casas, que hasta los mismos gatos huían asustados.   

(El maestro/a les pregunta ¿a ver cómo huían los gatos? ¡¡No os oigo!!)

Ante la gravedad de la situación, los hombres de la ciudad, que veían peligrar sus riquezas por la voracidad de los ratones, convocaron al Consejo y dijeron: "Daremos cien monedas de oro a quien nos libre de los ratones".   

Al poco se presentó ante ellos un flautista taciturno, alto y desgarbado, a quien nadie había visto antes, y les dijo: "La recompensa será mía. Esta noche no quedará ni un sólo ratón en Hamelín".

Dicho esto, comenzó a pasear por las calles y, mientras paseaba, tocaba con su flauta una maravillosa melodía que encantaba a los ratones, quienes saliendo de sus escondrijos seguían embelesados los pasos del flautista que tocaba incansable su flauta.

(Los niños deberán simular alrededor de 10 segundos que están tocando una melodía con una flauta imaginaria a la vez que andar por el aula)

Y así, caminando y tocando, los llevó a un lugar muy lejano, tanto que desde allí ni siquiera se veían las murallas de la ciudad.   

Por aquel lugar pasaba un caudaloso río donde, al intentar cruzarlo para seguir al flautista, todos los ratones perecieron ahogados.

Los hamelineses, al verse al fin libres de las voraces tropas de ratones, respiraron aliviados (suspiro grande y sonoro de todos los niños).Ya tranquilos y satisfechos, volvieron a sus prósperos negocios, y tan contentos estaban que organizaron una gran fiesta para celebrar el feliz desenlace, comiendo excelentes viandas y bailando hasta muy entrada la noche.   

(Profesor: ¡¡vamos a bailar todos como los hamelinenses!!, y toda la clase baila alrededor de 10 segundos) 

A la mañana siguiente, el flautista se presentó ante el Consejo y reclamó a los hombres de la ciudad las cien monedas de oro prometidas como recompensa. Pero éstos, liberados ya de su problema y cegados por su avaricia, le contestaron: "¡Vete de nuestra ciudad!, ¿o acaso crees que te pagaremos tanto oro por tan poca cosa como tocar la flauta?".

Y dicho esto, los orondos hombres del Consejo de Hamelín le volvieron la espalda profiriendo grandes carcajadas.

(El tutor anima a los niños a reírse como los hombres del Consejo, treo o cuatro carcajadas y paran)

Furioso por la avaricia y la ingratitud de los hamelineses, el flautista, al igual que hiciera el día anterior, tocó una dulcísima melodía una y otra vez, insistentemente.

(Todos los niños simulan de nuevo el sonido de una flauta)

Pero esta vez no eran los ratones quienes le seguían (el profesor preguntará en este momento si se imaginan qué es lo que se llevó esta vez el flautista. Dejará dos o tres minutos para que los alumnos expresen sus opiniones)

Esta vez se llevó los niños de la ciudad quienes, arrebatados por aquel sonido maravilloso, iban tras los pasos del extraño músico.



Cogidos de la mano y sonrientes, formaban una gran hilera, sorda a los ruegos y gritos de sus padres que en vano, entre sollozos de desesperación, intentaban impedir que siguieran al flautista.

Nada lograron y el flautista se los llevó lejos, muy lejos, tan lejos que nadie supo adónde, y los niños, al igual que los ratones, nunca jamás volvieron.   

En la ciudad sólo quedaron sus opulentos habitantes y sus bien repletos graneros y bien provistas despensas, protegidas por sus sólidas murallas y un inmenso manto de silencio y tristeza.

Y esto fue lo que sucedió hace muchos, muchos años, en esta desierta y vacía ciudad de Hamelín, donde, por más que busquéis, nunca encontraréis ni un ratón ni un niño. (FIN)



TALLERES A NIVEL INDIVIDUAL
Estrategia: “Cuentos con imágenes”
Objetivo: Fomentar la creatividad para elaborar sus propios cuentos a partir de un material dado
Desarrollo: Se trata de que el alumno sea capaz de inventar un cuento a partir de una secuencia de imágenes temporales. En alumnos de edades avanzadas se les puede enseñar objetos (o fotografías de cosas) que no tengan relación unas con otras, como puede ser una azada, una cuchara, un CD y un dado y tendrán que crear una historia en la que aparezcan todos los materiales.
Materiales: - Baraja de secuencias temporales

- Objetos o fotografías de objetos variados.


Temporalización: Alrededor de 30 minutos, dependiendo de la dificultad de los objetos presentados.

Estrategia: “El dedito lector”
Objetivo: Potenciar la lectura en niños con poca predisposición hacia la lectura
Desarrollo: Esta estrategia va dirigida a niños más pequeños, los que se están iniciando en la lecto-escritura. Consiste en pintarle al alumno una cara en el dedo índice. El niño imagina que el que está leyendo no es él, sino su amiguito lector. El hecho de ser el dedo el que lea les motiva mucho y ponen mucho más interés a la hora de leer un texto.

También se puede utilizar un muñeco y leer a través de este.


Materiales: Muñeco o bolígrafo para pintar la cara en el dedo.
Estrategia: “El ordenador”
Objetivo: Motivar al alumno hacia la lectura
Desarrollo: Un recurso muy dinámico y motivador para los niños es el ordenador. Si introducimos CD rooms en los que se trabaje la lectura podremos dirigir la atención de los niños hacia los cuentos y fomentar a la vez el gusto por la lectura. Algunos CDs interactivos que encontramos en el mercado son:

Para Infantil:

  • Aprende a leer con Pipo

  • El jardín de las letras

  • Trampolín (de 3 a 5 años)

  • El conejo lector Kinder

  • Aprende con Pepo

Para primer Ciclo de Primaria:

  • El bosque de las palabras.

  • 101 dálmatas

  • Mi primer diccionario

  • La selva de las oraciones

  • Clic


Para segundo Ciclo de Primaria:

  • Leer mejor

  • Juega con palabras

  • Trampolín

Para tercer Ciclo de Primaria:

  • Trampolín (3º ciclo)

  • La maldición de Kal-ul-atú

  • Trampa Papu



Materiales: - ordenador - cds interactivos temporalización:



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos