Mujeres maltratadas


Pero...” La violencia doméstica supone la causa más común de las lesiones de la mujer, incluidos robos, accidentes de coche y violaciones. La integridad personal es el problema más serio.”



Descargar 1.25 Mb.
Página8/12
Fecha de conversión11.12.2018
Tamaño1.25 Mb.
Vistas112
Descargas0
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12
Catálogo: master -> textos -> lola ferreiro
textos -> Listado de libros y autores sobre Violencia
textos -> Bibliografía máis relevante
textos -> Apellidos: Sueiro Domínguez
lola ferreiro -> Mª Dolores Ferreiro Díaz
textos -> ¿psicoanálisis y género
textos -> Resumen de actuaciones ya realizadas
lola ferreiro -> Resumo do taller sobre violencia de xénero
textos -> Título de la clase: “Intervención psicológica en Prisión con agresores en el ámbito familiar”

Pero...” La violencia doméstica supone la causa más común de las lesiones de la mujer, incluidos robos, accidentes de coche y violaciones. La integridad personal es el problema más serio.”




















ANTECEDENTES HISTÓRICOS




Las actuales casas y pisos protegidos para mujeres victimas de la violencia doméstica y de género tienen su origen en los primeros Refugios para mujeres que surgen en el marco de la militancia del movimiento de mujeres, muchos de ellos con definidas tendencias feministas.



Erin Pizzey

Es importante destacar como hito histórico el primer Refugio abierto en la ciudad de Chiswick cerca de Londres, en el año 1971 en Inglaterra, por un grupo de mujeres liderado por Erin Pizzey el año anterior este mismo grupo de mujeres había inaugurado el primer Centro especializado en la asistencia a mujeres maltratadas.

Un par de años más tarde, varios grupos de mujeres se unen en el llamado “WOMEN AID MOVEMENT”(Movimiento de Ayuda a las Mujeres) que se constituye en la rama de las corrientes feministas (muy activas en Europa y Estados Unidos en las décadas anteriores). Destinadas a denunciar la violencia contra la mujer en el ámbito doméstico, problema silenciado y oscurecido hasta ese momento por mitos y tabúes.


Las casas Refugio se extendieron paulatinamente por varios países europeos, Canadá y EEUU. Las primeras casas Refugio fueron verdaderos estandartes de lucha del WOMAN AID MOVEMENT y otros movimientos en defensa de los derechos de las mujeres. La creación y difusión de estos Refugios son una vanguardia en la denuncia de una problemática hasta entonces silenciada y, por ello, invisible.
En este tiempo, la mujer queda en un segundo plano, la violencia queda sumergida en el silencio ante la hegemonía de defender a ultranza la familia y sus valores judeo-cristianos. La continuidad y cohesión de la “familia” como principal núcleo social, se preservaba a ultranza por los valores ideológicos de sectores conservadores, entre los que no podemos dejar de incluir y poner en un lugar especialmente destacado a la iglesia católica y más concretamente a sus representantes.
La familia, o mejor dicho el llamado núcleo familiar hasta ese momento, fue para niños y mujeres el escudo que ocultaba la vejación, la humillación, los malos tratos físicos, psíquicos, sexuales sociales y económicos, los abusos sexuales y malos tratos en los niños.
La familia así entendida es la organización social y política, que más ha contribuido a las desigualdades de poder y al desequilibrio. Los malos tratos, se consideraban como hechos aislados, lamentables..., pero en el fondo inevitable. El maltratador, de este modo, tenía patente de corso para hacer lo que se le antojase con sus propiedades, adquiridas en el m omento de firmar el contrato matrimonial. La mujer, una propiedad más, y como propietario de sus “objetos” podía hacer a su antojo con la aquiescencia y complicidad de la sociedad que, conocedora de esas situaciones, hacia la vista ciega, callaba los gritos con el silencio y el dolor con el vacío.
Las Casas – refugio son una respuesta al problema de la violencia hacia las mujeres en el ámbito doméstico, perpetuado en la historia. En ocasiones de madres a hijas, como una sórdida herencia, se iban dando el relevo y quien sufrió en silencio, ayudo a callar la rebeldía al maltrato de la hija o de las hijas. La sociedad dejo en el más absoluto desamparo a las mujeres, es en este marco, cuando las mujeres adoptan la decisión de crear las casas de mujeres para mujeres, destinadas no solo a ofrecerles refugio y protección, sino también el apoyo que hasta ese momento les había sido negado por la sociedad.
Es en este momento cuando las mujeres ocupan el centro de la atención y de la asistencia, quedando en un segundo o tercer plano la institución de la familia tradicional, ante el derecho de la mujer a un trato igualitario y digno sin desequilibrios sociales. La mujer maltratada se encuentra indefensa por condicionamientos subjetivos y por falta de respuesta social. Años más tarde al nacimiento de las primeras casas refugio, Organismos internacionales conceptualizaron la llamada “ Acción o Discriminación Positiva”, se entiende “ una estrategia destinada a establecer la igualdad de oportunidades por medio de unas medidas temporales que permitan contrarrestar o corregir aquellas discriminaciones que son resultado de prácticas o de sistemas sociales.”·· La expresión acción positiva tiene su origen en USA, donde fueron incluidas medidas positivas en la legislación en el año 1965 , con el objetivo de cambiar conductas discriminatorias hacia los grupos minoritarios, sobretodo en temas de empleo..
Los grupos de mujeres que abrieron las primeras casas refugio, eran grupos pioneros de feministas y, en ningún caso, grupos gubernamentales. Otra de las características es que no pertenecían a ningún partido político, ni se alineaban en las corrientes políticas del momento. Actúan con el poder de la minoría, aun siendo un grupo mayoritario desde la perspectiva social, de este modo ponen de manifiesto la violencia de los hombres, hasta entonces silenciada y este movimiento de denuncia adquiere su protagonismo al articular un sistema de denuncia de hechos aislados a través de un marco ideológico. A partir de ese m omento la anécdota de los “hechos aislados e irrelevantes en el contexto social” pasan a adquirir la relevancia necesaria para ser contextualizados como “hechos sociales”.
Los malos tratos hacia las mujeres en el ámbito doméstico dejan de ser invisibles, anecdóticos, silenciados y adquieren el valor de públicos y dejan de lado el “derecho privado” en el que se escudaban los agresores, esta es la consigna de las mujeres americanas en los años 60: “ lo privado es político”
Tras traspasar la frontera hacia el ámbito público, se establece la controversia con los sagrados principios de la intimidad familiar. La familia como núcleo primero del ente político, como refugio de amor en el que todo es posible, todo se castiga, sin leyes que garanticen la justicia y la equidad de las relaciones; todo se perdona por la parte maltratada, que se siente obligada a hacerlo, justificando todas las acciones de maltrato que recaen en su persona.
El matrimonio se desdibuja del principio que establece el contrato entre partes iguales, en el momento que una parte posee a la otra, es decir, en el momento que el esposo se cree y autoarroga el poder dentro de la relación marital.
Las relaciones de pareja, así entendidas y así convividas, construyeron una ideología social sustentada en la hegemonía de la sociedad patriarcal, que se traduce en un discurso que nadie cuestiona en ninguno de los ámbitos sociales de las relaciones personales, ya sea en el área académica, opinión pública y en la sabiduría popular.
En el área académica a las niñas se les enseñaba economía doméstica, a jugar con muñecas, a hacer canastillas y prendas de ropa como lo más adecuado y correcto, en tanto en cuanto, se daba respuesta a su “adaptado”, que no adoptado rol social. Las niñas debían ser enseñadas para ser perfectas esposas, dóciles y sumisas.
Esta conceptualización del papel social de las mujeres, es una de las tareas que en su lucha política los grupos feministas lidiaron hacia el cambio. El objetivo no era solo ayudar a las mujeres con problemas y la creación de casas refugio, sino cuestionar todas las formas de opresión de género que se sustentan en la concepción patriarcal y dentro de las cuales los malos tratos maritales son una expresión paradigmática.

MODELO DE ORGANIZACIÓN DE LAS CASAS REFUGIO.-

El principio sobre el que se sustentaban las primeras casas Refugio, fue el de autogestión.


Autogestión significa garantizar la horizontalidad del poder; la manifestación jerárquica dentro de la organización no existe, ni el autoritarismo ni la burocracia del poder; es decir, se pretendió crear un modelo que no respondiese a ningún tipo de estructura organizativa, sin diferenciación de funciones, especialización, responsabilidades, roles y tareas.
La idea de autogestión va unida de forma indisoluble a la de autonomía, de modo que se adquiere y llega a la independencia con respecto a factores externos del poder y de decisión. La diferenciación de los poderes fácticos es un elemento clave en el modelo organizativo, aunque las fuentes de financiación se obtengan de organismos oficiales o institucionales.
El modelo de autogestión paralelamente tiene al modelo alternativo como espejo al que compararse. El modelo alternativo de las casas Refugio cuenta con personal, mujeres, no profesionalizadas ni especializadas. Mujeres voluntarias son las que atienden estas casas y a las mujeres que en ellas se albergaban, algunas de las mujeres voluntarias habían sido mujeres maltratadas que habían superado la situación y eran de gran ayuda para mujeres que estaban en situación parecida a la que ellas habían sufrido.
En el modelo de alternativo ocupa un lugar prominente la vivencia de las mujeres, frente a una gestión o convivencia sustentada en valores científicos.
Tanto en uno como en otro de los modelos de organización de las casas de acogida, predomina el discurso oral, la comunicación cara a cara, en un intento de que las víctimas hablen y expresen de modo que recuperen la palabra tanto tiempo silenciada.
Las casas Refugio fueron fuente de creación de un nuevo discurso, autónomo y nuevo, no expresado anteriormente por ningún sector social o profesional. Este discurso revelador es una de las aportaciones más significativas y consolidadas del movimiento, ya que se sostiene más allá de las vicisitudes prácticas. Su objetivo principal es crear conciencia del problema existente en las mujeres víctimas de la violencia marital, nutriéndose de la vivencia y la experiencia de estas mujeres protagonistas de su historia personal y de la historia colectiva de las victimas de malos tratos.
La recuperación de la palabra de las víctimas tiene una enorme importancia simbólica, permite por primera vez que la voz ponga en palabras el sufrimiento de las mujeres, la asimetría de las relaciones y la desigualdad existente en algunos matrimonios. Es en ese momento cuando la mujer adquiere todo su protagonismo social y deja de estar silenciada por su verdugo, adquiere voz propia y deja de ser una mera ecolalia del discurso de su marido.
La palabra da paso al lenguaje escrito que adquiere por primera vez la realidad de los hechos, rompiendo los moldes quienes así escriben.
Las mujeres hacen suyo “ el principio de igualdad entre pares”, persiguiendo como objetivos principales y básicos, el desarrollo de la autoestima, autonomía, responsabilidad por sí misma y por otros y una disposición efectiva hacia la colaboración. La relación entre las mujeres maltratadas y las trabajadoras de las casas refugio, es absolutamente horizontal en ella se establece una reciprocidad en la relación que nutre a ambas partes y permite el aprendizaje mutuo, en una relación directa, fluida y basada en las vivencias de ambas partes.
Una especialista en temas de mujer M. Beaudry expresaba así sus ideas:
Las casas refugio fueron evolucionando hacia algo que no era un una casa ni una institución, sino más bien una alternativa...”
La sola idea de una Casa para mujeres encarna un principio radical de cambio social _ ir a un Refugio significa abandonar la otra casa. Una casa para mujeres debe representar una cabal oposición a la casa definida por un sistema económico con división de papeles laborales, que mantienen a la mujer atrapada en el hogar.”
Una casa para mujeres es una alternativa a la soledad, el primer paso para superar un condicionamiento histórico, una respuesta liberadora al peculiar confinamiento del que suelen ser víctimas las mujeres maltratadas”.
Los Refugios han dado a miles de mujeres permiso para dejar el hogar, en contraste con las instituciones tradicionales que no sabían hacer otra cosa que mandarlas de vuelta a “casa(M. Beaudry).
Paralelamente a las Casas-Refugio, aparecieron Albergues, pertenecientes a una línea asistencial conservadora, por lo general en el seno de organizaciones privadas de larga sólida y larga trayectoria en tareas de bien público, tanto pertenecientes a ordenes religiosas como laicas. En estas instituciones, hay una permanencia de los valores que antaño dieron respuesta las necesidades sociales por medio de la beneficencia, en ellas continúan prevaleciendo los objetivos de protección, amparo y protección de la familia. Estos Albergues, no estaban dedicados exclusivamente a mujeres maltratadas y sus hijos, también daban cabida a problemas conceptuados como afines, de ellos lo importante es reconocer su importante labor en dar respuesta pronta y puntual a necesidades urgentes.
Lo más destacable sin duda de las primeras casas refugio para mujeres maltratadas es la connotación ideológica que las puso en funcionamiento, las sostuvo y las mantiene en una filosofía similar a su nacimiento hasta nuestros días, continúan siendo la respuesta de manera especifica y exclusiva de las necesidades cruciales de las mujeres maltratadas.


OBJETIVOS GENERALES DE LAS CASAS REFUGIO.-

Una casa refugio no es solamente un sitio donde se aloja y protege a la mujer víctima de la violencia y a sus hijos, sino también un lugar donde se trabaja sobre el problema y se establece el marco adecuado para realizar el cambio.


Los objetivos generales son:






  1. Proteger y prevenir. La mujer y sus hijos tienen la oportunidad de alejarse del foco de la violencia, con el fin de proteger su integridad física y/o psíquica. La prevención esta encaminada a evitar desenlaces fatales o límites y un mayor deterioro en las relaciones familiares.







  1. Ofrecer un espacio y un tiempo propios para le reflexión, la toma de conciencia, la recuperación emocional, de modo que se marque una inflexión en el ciclo de la violencia.







  1. Promover la autonomía y la responsabilidad, de modo que la mujer se sienta artífice única de sus cambios y toma de decisiones







  1. Estimular la solidaridad entre pares







  1. Facilitar y apoyar decisiones y acciones prácticas destinadas a la reformulación del proyecto de vida de la mujer y sus hijos, bien continuando con su pareja o sin ella.




  1. Realizar una labor de divulgación y concienciación en el entorno.

Como se ve los objetivos son asistenciales y preventivos, intentando dar respuesta no sólo a situaciones de urgencia, sino también a los aspectos de recuperación y reformulación del proyecto personal de las mujeres o de estas y sus hijos.

La evolución en la creación de recursos para las mujeres que sufren violencia ha sido lenta y no carente de dificultades; en el Estado español el emergente Estado de Bienestar surgido de la etapa de transición política no consideró como tema importante, y aún menos prioritario, dar respuesta a la demanda de creación de recursos para las mujeres que eran víctimas de la violencia machista y que el movimiento feminista reclamaba, por el contrario se trataba de no identificarlo como un problema social y mantenerlo en el ámbito privado.
Los poderes públicos durante años, se limitaron a crear estructuras administrativas y a la elaboración de proyectos y programas, facilitando espacios a las mujeres que querían participar de los cambios políticos-sociales y promover políticas de igualdad entre hombres y mujeres. Pero, han tenido que pasar muchos años y muchas mujeres han tenido que morir para que el gobierno incluyese entre sus prioridades la erradicación de la violencia contra las mujeres. Desde el movimiento feminista se ha reivindicado a los diferentes gobiernos que es de su responsabilidad dotar a la sociedad de recursos para las mujeres víctimas de los malos tratos y para sus hijas e hijos, en este sentido tales como: centros de emergencia, casas-refugio, subsidio de desempleo, viviendas de protección oficial, planes específicos de formación a través del INEM, planes específicos de empleo, apoyo para el cuidado de hijos e hijas, atención psicológica para las mujeres y personas dependientes a su cargo de forma gratuita y con especialistas en la materia que nos ocupa.

Estas reivindicaciones fueron recogidas en el libro elaborado por la Coordinadora de Organizaciones Feministas del Estado Español en 1990.


En el año 1982 el grupo L’ALBA presentó un proyecto al Ayuntamiento de Barcelona para abrir un refugio para Mujeres maltratadas. Al no ser posible se creo un Centro de Información y Urgencias dedicado especialmente a casos de violencia familiar y violaciones. Experiencias como esta se fueron extendiendo por el territorio español todas tenían en común que el origen de la demanda provenía de mujeres del movimiento feminista. En sus inicios la gestión podía ser autónoma como sucedió en Pamplona, eran las mujeres de la organización quienes se ocuparon de la gestión, coordinación atención y recuperación de las mujeres agredidas. También se daba una formula mixta la organización de mujeres y el organismo de la administración local compartían la gestión, este último ponía el personal, en esta situación se gestiono la casa de Barcelona. La escasez de recursos obligaba a utilizar centros privados dirigidos por religiosas de diferentes ordenes que en ocasiones eran rechazadas por las mujeres, debido a sus normas estrictas y a su ideología contraria a los planteamientos del movimiento feminista. Estas diferencias se mantienen en la actualidad.


Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos