Modulo 2- lengua y literatura – Ciclo Orientado



Descargar 398.52 Kb.
Página9/11
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño398.52 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

A fines del siglo XVI, el drama francés continuaba la tradición de la Edad Media: por una parte, seguían representándose misterios y, por otra, las compañías itinerantes –a la manera italiana– ofrecían obras clásicas en lo formal que se concentraban en las composiciones líricas. Sólo la farsa popular, en la que se refuerza la dimensión corporal del actor, conservaba su vitalidad. De ella se valió Molière para los rasgos de su comedia de caracteres o de personajes –es decir, piezas en donde lo más importante es la caracterización de diversos individuos, representantes de distintos valores o males sociales. Son obras de este género “El avaro”, “Don Juan” y “El burgués gentilhombre”.

El desempeño de las cofradías religiosas también permitió el asentamiento del primer teatro fijo en París, “El Hotel de Borgoña” (1600), el cual era frecuentado por la sociedad aristocrática. Allí se adoptó un criterio clásico retomando las tres unidades aristotélicas y rechazando los espacios simultáneos e imaginativos de la escena medieval.


Tras un siglo de guerras y vuelta a la tradición católica, Francia experimenta el efecto Montaigne, quien en sus “Ensayos” aboga por el imperio del buen sentido. También sufre la enorme influencia, ya en pleno siglo XVII, del filósofo Descartes y su búsqueda de la verdad a través de la razón y la voluntad.
Los autores más representativos de la época fueron Pierre Corneille (“El Cid”, “Horacio”), Jean Racine (“Andrómaca”, “Berenice”).


    1. Cambios del siglo XX: el teatro se transforma



Para comprender los grandes cambios originados en el teatro de nuestro tiempo debemos tener presente el momento histórico y los condicionamientos sociales que influyeron decisivamente en su posterior desarrollo.



El teatro contemporáneo refleja la crisis del hombre del siglo XX. Los descubrimientos científicos de Albert Einstein, particularmente la teoría de la relatividad que modifica la ‘realidad’ espacio-temporal; el descubrimiento del inconsciente por parte de Sigmund Freud quien nos dice que no somos del todo dueños de nosotros mismos; las guerras mundiales y las posguerras; la inestabilidad económica; la aparición de la radio y el cine, entre otros fueron algunos de los acontecimientos que nos muestran un período de gran conmoción y crisis. Y fueron esos trascendentales sucesos los que promovieron la urgente renovación del género dramático, dando lugar al denominado teatro de vanguardia. Sus integrantes intentan modificar el teatro convencional por un teatro más real y significativo, valiéndose de originales técnicas que a menudo movilizan al espectador y crean nuevos principios.
Ejemplos de diversas formas de vanguardia son: el teatro épico de Bertolt Brecht, el teatro intelectual y filosófico de Pirandello y Sartre, y el teatro de la crueldad y del absurdo de Artaud, Ionesco, Beckett, Genet y otros.



    1. El realismo


Realismo es el término empleado para indicar el estilo estético en que un autor presenta su interpretación de la realidad, constituida por la selección y estructuración del material. Esta corriente dramática destaca los pormenores de la vida cotidiana, analizando los problemas más íntimos del hombre. Su lenguaje es común y el respeto de la línea temporal es de suma importancia. Dicho estilo fue introducido por el noruego Henrik Ibsen (1828-1906) y cultivado por los norteamericanos O’ Neill y Arthur Miller, entre otros.


    1. El teatro épico. Antiteatro. Teatro de la crueldad. Teatro del absurdo

Como mencionamos previamente, el dramaturgo alemán Bertolt Brecht (1898-1956) introdujo lo que llamó el estilo épico. Autor marxista, pensaba que el teatro debía utilizarse como herramienta para cambiar el mundo. Por ello se oponía a que el público se identificara emocionalmente con la ilusión del escenario, es decir, que se creyera la ficción. Propuso el término verfremdung (enajenación) lo cual se acerca a su práctica y resulta en una modalidad anti-aristotélica: no conmover, no hacer participar al espectador del mundo de la ficción como si se lo creyera. Para lograr que el público tuviese conciencia de que estaba en el teatro, utilizaba recursos que lo distanciaran, como la narración, la música, las canciones, la mímica, los carteles explicativos de lo que iba a suceder. Brecht consideraba que el objetivo del teatro era instruir: en lugar de sentir, el público tenía que pensar prácticamente. Algunas de sus obras más memorables son: “Galileo”, “Madre coraje” y “La ópera de dos centavos”.


El siciliano Luigi Pirandello (1867-1936), con su pieza “Seis personajes en busca de autor”, inicia el denominado antiteatro tratando de superar el naturalismo y simbolismo imperantes en su época. Propone una postura filosófica que expone la independencia y superioridad del arte respecto de la vida: de hecho, los personajes son eternos y los hombres, no. Descarta todos los elementos que normalmente utiliza el dramaturgo. El argumento abre varias líneas que no se cierran y el límite entre realidad y ficción se cruza constantemente y se desdibujan. Los personajes están inmersos en la realidad y en la ilusión y son caracterizados con máscaras (retomando el concepto de la Commedia dell’ Arte).
La obra de Pirandello expresa una exploración de la vida del hombre en su plano consciente e inconsciente. Según el autor, es imposible conocer a fondo la identidad de otra persona. Cada ser descubre la realidad por sí mismo (realidad multifacética, es decir, que tiene muchas caras). No pudiendo asignarle un sentido al texto, se transmite la dificultad de hallar un sentido a la realidad compartido por todos, una verdad inmutable.
Antonin Artaud (1896-1948) fue el creador del Teatro de la crueldad, drama que procuraba liberar el inconsciente y exaltar lo irracional. Su objetivo principal era producir conmoción y sacudimiento (crueldad) en el espectador. Para ello, utilizaba un lenguaje desprovisto de acentuación o tonos altos, y los actores se mezclaban entre los integrantes del público, arrastrándolos físicamente a intervenir en la acción. El teatro de Artaud utilizaba el mito, el símbolo, la brujería y la expresión corporal como lenguaje del drama, proponiendo un retorno a la metafísica. Sus ideas fueron desarrolladas principalmente en su obra titulada “El teatro y su doble”.
Finalizada la Segunda Guerra, la escena dramática se ve influenciada por los distintos autores previamente mencionados (Brecht y su épica, Pirandello y el antiteatro, Artaud y el teatro de la crueldad). A estos hay que sumarles al filósofo francés Jean-Paul Sartre, quien comparte la ideología política de Brecht y retoma el concepto pirandelliano del teatro filosófico. Sartre se encarga de expresar su tesis existencialista que considera al hombre perdido solitariamente en el universo y que sólo cuenta con su libertad para actuar responsablemente y solidarizarse con el género humano.

En 1950, de la mano de Eugène Ionesco (“La cantante calva”), surge otra nueva forma de vanguardia: el teatro del absurdo. Ésta se opone al realismo y al teatro épico, ya que considera que la comunicación es imposible. Hace hincapié en las interrupciones, la incongruencia y la constante repetición. Busca la total desintegración del hombre y destaca lo absurdo del lenguaje y el sin sentido de la vida, donde lo único seguro es la muerte. Samuel Beckett (1906-1989), junto a Ionesco, simboliza el teatro del absurdo. Sus obras más destacadas son “Esperando a Godot” y “Fin de partida”.


A modo de ejemplo de este teatro, expondremos un fragmento de la escena XI de “La cantante calva” en la cual es completamente imposible seguir el hilo de la conversación porque no lo tiene.

Sra. Martin: Prefiero un pájaro en el campo a un calcetín en una carretilla.

Sr. Smith: Es preferible un bife en una cabaña que leche en un palacio.

Sr. Martin: La casa de un inglés es un verdadero palacio.

Sra. Smith: No sé hablar en español lo bastante bien como para hacerme comprender.

Sra. Martin: Te daré las zapatillas de mi suegra si me das el ataúd de tu marido.

Sr. Smith: Busco sacerdote monofisita para casarlo con nuestra criada.

Sr. Martin: El pan es un árbol, en tanto que el pan es también un árbol, y de la encina nace la encina, todas las mañanas, al alba.

Sra. Smith: Mi tío vive en el campo, pero eso no le atañe a la comadrona.

Sr. Martin: El papel es para escribir, el gato para la rata, y el queso para echarle la zarpa.

Sra. Smith: El automóvil corre mucho, pero la cocinera prepara mejor los platos.

Sr. Smith: No sean pavos y abracen al conspirador.

Sr. Martin: Charity begins at home.

Sra. Smith: Espero que el acueducto venga a verme en mi molino.

Sr. Martin: Se puede demostrar que el progreso social está mucho mejor con azúcar.

 Sirviéndose del material leído, realice un cuadro comparativo de las

diferentes vanguardias del siglo XX. Incluya los siguientes términos:

nombre de su principal representante, temática, objetivos o principios y

recursos que utiliza el dramaturgo para transmitir su mensaje.
La idea de presentar este breve panorama de la historia del teatro no es,

por supuesto, que usted memorice autores y obras de las que no ha leído ninguna, sino justamente mostrar cómo fue cambiando este género, y provocarle, esperamos, el deseo de leer algunos de estos exponentes del teatro mundial.


    1. El teatro en la Argentina contemporánea

A partir de la década del 60, la producción cultural argentina se moderniza y provoca una revolución cultural. La creciente violencia política, manifestada en los golpes de Estado y la gran crisis económica, hicieron que el teatro independiente reoriente su posición opositora original y decida profesionalizarse.


La influencia del teatro norteamericano de Arthur Miller, la novedad del teatro del absurdo y del existencialismo sartreano, junto con el conocimiento de Artaud y el método Stanislavski, modifican la escena teatral porteña. Aparecen los grupos experimentales, como el del Instituto Di Tella, que rompen con el espectáculo tradicional. El nuevo teatro es una conjunción de un realismo crítico y el sentido de la responsabilidad individual frente al drama social. Roberto Cossa es el autor más representativo del realismo y su obra más famosa, “La Nona”, alcanzó enorme popularidad.
ACTIVIDAD DE INTEGRACIÓN N° 3


  1. Complete el siguiente cuadro con la caracterización de los tres géneros literarios que hemos visto.


GÉNERO

FUNCIÓN DEL LENGUAJE QUE PREDOMINA

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES




























Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad