Mil cretins



Descargar 214.61 Kb.
Fecha de conversión30.04.2019
Tamaño214.61 Kb.
Vistas53
Descargas0

MIL CRETINOS

DIÁLOGOS V.D. CASTELLANO

quince relatos de

Quim Monzó
llevados al cine por

Ventura Pons
MIL CRETINOS

Primera parte
1.1. El señor Beneset

ALBERT Buenos días.

GINA Buenos días.

ALBERT Han asfaltado la calle.

GINA Sí. Acabaron antes de ayer. ¿Qué? ¿A ver a su padre?

ALBERT Sí.


BENESET Siempre te digo que llames antes de entrar.

ALBERT Ya he llamado, papá, pero no me oías.

BENESET Te lo digo desde que eras pequeño. ¿O no es verdad? Tú como si te hablase en chino. Se te dicen las cosas y tú ni caso, la verdad.

ALBERT Papá.

BENESET Hm. ¿Bebes?



BENESET En los tebeos a los borrachos se les pinta una nariz roja. Y tú la tienes roja. No bebas, hazme caso. Acuérdate de lo que le pasó al tío Toni, que acabó alcohólico. Pero él tenía un motivo. Se le murió la hija y después la mujer le dejó. Pobrecillo. ¿Me queda bien corto, eh?
BENESET A mi edad sienta mejor. No hay que preocuparse de peinarlo. Y cuando lo lavas, se seca enseguida y no coges una pulmonía. Antes ecesitaba ayuda de nadie. No quiero terminar como los de por aquí. Llegar a viejo es terrible.
BENESET Por eso tienes que cuidarte, ahora que estás a tiempo. Y no bebas. Porque sé que bebes. Te gusta mucho beber.
BENESET Qué vergüenza el día que tus amigos tuvieron que traerte a casa. Estabas tan bebido… que habías perdido el conocimiento. Ya está bien de hablar, que me canso.
MARGARITA ¡Buenos días, señor Beneset!
BENESET ¡Buenos día, guapa! Es cubana… y muy maja. Cuba es un país precioso. ¡Tienen mucha caña de azúcar, ¿verdad que sí, Margarita?
MARGARITA ¡Adiós, señor Beneset!
BENESET ¡Adiós, Margarita!
BENESET Es una chica muy guapa. Hay muchas chicas guapas aquí. Pobres. Podrían estar haciendo otro trabajo en lugar de cuidar de viejos. Pero en país del que vienen hay hambre… y aquí se ganan bien la vida. Margarita es cubana. De Cuba.
BENESET Pero no come carne. Es vegetariana. Hay otra que no es cubana, que se llama Yuli. Tiene unos pechos grandes, bonitos. Y yo ya sé que aquí todo el mundo vive del cuento, que si pagas, pronto lo tienes todo solucionado.
BENESET Ah. Les he dicho que no me duchen, porque se me ponía el manubrio como una piedra. Una me decía: Ay, señor Beneset, qué grande la tiene. Y a su edad. Yo les digo que lo dejen, que esa zona ya me la lavo yo.
BENESET Me da vergüenza, pobres, que estén aquí, tan jóvenes, toqueteando las carnes flojas de un viejo. Pero seguro, seguro que muchos se aprovechan, seguro. Y son limpias, ¿eh? Lo hacen con guantes.
BENESET No como estas viejas que a veces hacen como que se equivocan de habitación… y se te meten en la cama por si quieres que te lo hagan. Con la boca, me lo propuso una. Ya me entiendes. Me explico, ¿no?
BENESET La he llenado antes de que llegases. Para estar listo. Vienes tan poco que no quiero perder ni un minuto. Ya sé que tienes mucho trabajo, hijo mío, ya lo sé, y no te echo en cara que sólo vengas de vez en cuando. Tengo que vigilar a la peluquera para que no se le vaya la mano.
BENESET Tiende a utilizar, en cuanto puede, la máquina eléctrica. Quiere sacarse el trabajo de encima lo antes posible. Aquí, cuando alguien muere, te dicen: "se ha ido". Pero sabes que alguien se ha muerto porque, de repente, ya no está. No está en el jardín, ni en el comedor ni en la sala de la tele.
BENESET Si hace días que no lo ves y preguntas, te dicen: "Que se ha ido."¿Adónde? No te lo aclaran. La semana pasada "se fue" otro. A veces, por la noche, oyes… muchos ruidos en los pasillos. Pasos arriba y abajo, rápidos, apresurados.
BENESET Estarán llevándose un cadáver, pienso siempre, y es lógico que lo hagan de noche para no preocupar a los demás que vivimos aquí. ¿Para qué tantas molestias si me queda tan poco tiempo de vida, y ese poco ya es demasiado? Lo he ensuciado todo.
ALBERT No, sólo un poco. Dame el pañuelo, que te lo arreglo. Así.

BENESET A veces sueño que me llaman desde el cielo. Mi padre, mi madre, todos mis hermanos. ¿Por qué tarda tanto en venir Rafelet? Yo soy el último que queda aquí. El primero en morir fue Ricardo. Después, mi padre, ya hace… Ni sé los años que hace. Hace sesenta y no sé cuántos años.


BENESET Después Arcadi y ya hace veinte. He vivido veinte añosmás que el hermano que más ha vivido. Por mí ya está. Si pudiese, me tomaría una de esas pastillas que te duermen y ya no despiertas, porque te matan sin ningún dolor. No quiero sufrir más. Venga, vamos a la habitación.
ALBERT ¿Ya quieres subir? No llevamos aquí ni media hora.
BENESET Tengo suficiente, de verdad. Estoy cansado. El otro día le dije a la doctora: "¿Por qué no me da una de esas pastillas y así acabamos rápido?" Hm. Me regañó. ¡No diga eso ni en broma!" ¿Qué sabrá ella si lo digo de broma o no? Lo digo en serio, pero nadie me cree.
BENESET A veces subo… hasta el último piso, miro por la ventana y pienso que… sería fácil tirarse al vacío. Lo que cuesta es subirse, si pudiera subirme, sentarme y pasar las piernas al otro lado, leches, pero… no tengo fuerza suficiente, y a ti puedo pedirte este favor.
BENESET Todavía queda un buen rato para la cena. Tú vete, que tienes mucho trabajo. Y no tengas prisa por volver, que sé que tienes muchas obligaciones.

1.2. Un corte
TONI Adiós, Papá.
ALBERT Adiós, Toni.
TONI ¡Agh!
FÈLIX ¿Qué pasa?
TONI Es que me han rajado con una botella rota.
FÈLIX A ver. ¿Son éstas maneras de entrar en clase, Toni?
TONI Es que Ferran y Roger, señor, han cogido una botella rota y me la han clavado.
FÈLIX ¿Es así como se entra en clase? ¿Se entra en clase sin decir "buenos días"? ¿Es eso.. lo que has aprendido en el colegio, Toni?
TONI Buenos días.
FÈLIX Hace mucho tiempo que las costumbres han ido degenerando y no es culpa vuestra, lo sé. También es nuestra, de las instituciones, que hemos sido incapaces de ofrecer una educación que fundamente personalidades educadas.. en el rigor y la responsabilidad.
FÈLIX También es culpa de la sociedad, de tantísimos padres que exigen que la escuela supla la autoridad que ellos son incapaces… de ejercer. Tú, Toni, sólo eres una muestra, un grano de arena en la playa infinita del desbarajuste… universal.
FÈLIX ¿Dónde está el rigor de antaño? ¿Dónde están el esfuerzo y el sacrificio? ¿Dónde están los detalles básicos de la urbanidad, que os hemos inculcado día tras día? Sé que en muchos otros centros se practica una educación más laxa y que, siendo imposible ahora…
FÈLIX un aislamiento total de cada individuo, y conociendo la tendencia que tiene la juventud a mezclarse y a confraternizar, sé, por todos estos motivos, que, por más que nuestra institución luche por educaros de una manera ejemplar, si nosotros somos los únicos,
FÈLIX tenéis muy a mano el peligro de contagiaros de la laxitud de los demás.
TONI Es que estoy lleno de sangre, señor.
FÈLIX Ya lo veo. Y también veo cómo estás dejando el suelo. Por no hablar de la camiseta. Ya sabes que me gusta que vayáis siempre impecables.
FÈLIX Pero de eso ya hablaremos después. Ahora ve a recepción y pídele al señor Manolo la fregona y un cubo de agua, y procura no ir goteando sangre, porque también tendrás que limpiarla.

1.3. La alabanza

BROTO Hm. Hola, Carme.


CARME Hola. Dos libros muy interesantes, señor Broto.
BROTO Sí, del ucraniano todo el mundo habla maravillas pero no he leído nada.
CARME Yo tampoco lo he leído, pero tiene buena fama, sí.
BROTO Y de "La belleza del cadmio" la primera frase me parecido… intrigante, atractiva, nada estúpida. Lo he ojeado un poco y veo que el autor utiliza… una lengua rica, rica pero sin perifollos.

CARME Es un chico joven. El muchacho promete.


BROTO Hm.
VAL·LOSERA Felicidades, señor Broto.
BROTO Ah, ¿ya ha salido?
VAL·LOSERA ¿No lo sabía?
BROTO ¿El qué?
VAL·LOSERA Lo del libro de este chico. "¿Puede decirnos algún libro que le haya gustado de manera especial últimamente? La belleza del cadmio, de David Guillot, me ha parecido un libro muy bueno".
BROTO Me pidieron que dijera un libro que me hubiese gustado últimamente, y les dije el de Guillot, pero no añadí ninguna valoración especial.
VAL·LOSERA Queda escrito.
BROTO No, si el libro me parece muy bueno, no pienso agobiarme por ese detalle. Usted que tiene un programa de radio, ya entiende estas cosas, ¿no?
VAL·LOSERA Ah. Usted lo ha dicho, señor Broto.
BROTO Vall.llosera, Vall.llosera… que nos conocemos.
GUILLOT Hola, soy Guillot, David, David Guillot. Muchas, muchas gracias. No sabe lo que significan sus palabras para un autor novel. El reconocimiento de un escritor consagrado como usted es un regalo del cielo y... Muchas, muchas gracias.
GUILLOT En fin, supongo… que está muy atareado y que no podrá perder el tiempo con nimiedades, un joven escritor que empieza, ya se sabe… pero, por si acaso le apetece, estaría encantado de.. hablar con usted, aunque fuera por teléfono, sobre todo porque usted… es un maestro,
GUILLOT es el autor vivo más importante, el que me ha guiado en mis inicios adolescentes y… mi ejemplo literario, no sé, si me permite la confesión, usted… es el ejemplo que ha hecho que me decida a convertirme en escritor.
GUILLOT Hola. Vuelvo a ser Guillot, David Guillot. Veo que me he alargado demasiado. No quiero ser pesado. Le dejo mi teléfono por si le apetece llamarme, y ya está; no lo mareo más. Es el 93 414 49 06. Y muchas gracias de nuevo.
BROTO Nunca dije que fuese un libro extraordinario. Sólo que me había gustado.
CHICA ¿Sólo?
BROTO Nada más. Es la hóstia. Tú dices una cosa y las editoriales ponen lo que quieren. En fin, esto no va a quitarme el sueño.
BROTO Hola, ¿cómo te llamas?
CARLES Carles.
BROTO Muy bien.
CARLES Muchas gracias.
GUILLOT No sé si me recordará, pero hace tiempo le dejé un mensaje en el contestador.
BROTO Ah. Sí.
GUILLOT Hm. Le agradezco la alabanza que me hizo en el periódico.
GUILLOT Para mí… fue muy importante. Me reafirmó en mi determinación de escribir y… ha influido decisivamente en mi.. consideración pública.
BROTO Hombre..
GUILLOT Escribo crítica literaria. Y no lo habría conseguido si usted.. no hubiera hablado tan bien de mí.
BROTO No es necesario que...
GUILLOT También quería decirle que me sentó muy mal la faja que le pusieron al libro. La decidió la editorial, contra mi voluntad.
BROTO Bueno, tranquilo. No.. pasa nada.
GUILLOT No, yo no quería aprovecharme, y mucho menos que en la segunda edición apareciese su frase impresa directamente en el libro, ¿no? Deseará no haber leído nunca mi libro, señor Broto.

BROTO Oye, no hace falta que lo compres. Si me das la dirección, te lo haré llegar dedicado, a cargo de la editorial.


GUILLOT No. No, de ninguna manera. Sus libros son tan buenos, señor Broto. Significan tanto para los escritores jóvenes que empezamos nuestro aprendizaje.

GUILLOT Tenerlo dedicado es.. un sueño hecho realidad, tanto como hablar con usted… cara a cara.


BROTO Muy bien. Eh, no sé, quizá podríamos llamarnos un día y tomar un café o…
GUILLOT Por favor. Sí, sí, cuando quiera. Ah, y por si lo ha perdido, vuelvo a darle mi teléfono.
BROTO Muy bien.
GUILLOT Hola, soy David Guillot, debe de ir de bólido, pero.. hace unas semanas quedamos en que me llamaría y que nos veríamos… No quiero hacerme pesado. Imagino que no tiene tiempo para perder con autores que empiezan, sobre todo ahora que se publica cada vez más y todo son autores noveles,
GUILLOT pero si alguna vez le apetece, estaría encantado de poder tomar una copa… contigo. No sé qué sueles beber, Broto. Pero hay unas cuantas cosas que me gustaría comentar antes de tomar una decisión, sobre todo porque eres un faro,
GUILLOT la verdadera luz de la literatura.. en medio de un panorama cada vez más mediocre y banal. Y, en fin, no quiero hacerme pesado. Te dejo mi teléfono por si has perdido el papel con el número que te di.
GUILLOT Hola.
BROTO Hola.
GUILLOT No te digo que me llames, porque sé que no lo harás.
GUILLOT Ya se sabe que a veces se suele decir "te llamo o.. nos llamamos", pero son meros formalismos.
BROTO Hm.
GUILLOT No quiero decir que al final no haya una voluntad de que se convierta en realidad, pero a veces.. las circunstancias no son propicias, ¿eh? Me reclaman. Se me llevan.
BROTO Le dije que "quizá" le llamaría. En condicional. No me comprometí a nada. Lo único que hice, y cada vez lo lamento más, fue alabar su libro.
CHICA Eres demasiado bueno.
BROTO Cada vez me gusta menos lo que me dijo: "Usted deseará no haber leído mi libro" o algo así.
GUILLOT No sé qué ponerte, de verdad. Es mi segundo libro y sé que si lo publico es gracias a ti, porque si del anterior no hubieses hablado bien, probablemente este segundo no habría visto nunca la luz. En cualquier caso: me debes una llamada. No hay prisa.
BROTO ¿Qué coño quiere decir que le debo una llamada? ¡No le debo nada!
VAL·LOSERA Guillot, usted que ha representado la renovación de la literatura en nuestro país, ¿nos puede comentar el nuevo libro de Daniel Broto?
GUILLOT No resulta fácil, porque... Daniel Broto ha representado mucho en la literatura. Él... Broto ha sido una pieza capital de la novelística, y eso es innegable, pero también es innegable que hay que desmontar los mitos. Ni que sea por higiene y...
GUILLOT por abrir ventanas a un nuevo mundo. Yo creo que...
VAL·LOSERA ¿Qué?
GUILLOT No sé como decirlo.
VAL·LOSERA Adelante. Estaremos encantados de escucharle.
GUILLOT Pues, mire, sinceramente, creo que ha llegado la hora de cuestionar la importancia desmesurada que, de manera incomprensible, se atribuye a este autor. No hay ninguna clase de duda.
VAL·LOSERA Hm. ¿Broto pertenece al pasado?
GUILLOT Bueno, los hechos son los hechos. Usted ya me entiende, doctor Val.losera.
1.4. Cuando Berta abre la puerta

CARLES ¡Eh!


CARLES ¿Por qué no vienes hacia aquí y hablamos? ¡Desde donde estás no podemos hablar bien!
BERTA ¡No te acerques o me tiro!
CARLES ¡Si no te tiras, me quedo aquí!
BERTA ¡Me tiraré igualmente!
CARLES ¡No seas estúpida! ¡Y disculpa la sinceridad, quizás el estúpido soy yo porque, llamándote estúpida, no ayuda nada a disuadirte de que te tires al vacío! No sé hacerlo mejor.
CARLES No sé por qué quieres hacerlo, ni si debo meterme, ni si tengo derecho a meterme, pero de una cosa estoy seguro, sea cual sea el motivo, no merece la pena.
BERTA Sí que merece la pena.
CARLES ¿De verdad merece la pena? Esta noche estrenan una película preciosa. Si quieres, te invito.
BERTA Porque no tienes a nadie con quien ir, ¿no?
CARLES Si te soy sincero, sí.
BERTA Es una mentira para convencerme y basta. Te da igual si vamos juntos al cine. Te parece que, haciendo el papel de desgraciado que no liga, conseguirás que crea que tu vida es peor que la mía y que no tengo motivos para lanzarme. ¡No sabes nada de mi vida, ni tienes derecho a meterte! Ni a fingir que quieres ir al cine sólo para que no me tire. Además, hoy es lunes y los lunes no estrenan jamás pelis.
CARLES No, no es verdad. A veces estrenan los lunes. Normalmente las estrenan los viernes, sobre todo, pero un amigo mío, que es ayudante de cámara, me pasó una invitación para un estreno, y era lunes.
BERTA Lunes.
CARLES No entiendo nada de psicología. Cada palabra que digo no sé si juega a favor o en contra que te tires. No lo sé, pero cuando digo que no te miento es verdad. Quiero ir contigo al cine y a cenar, y cogerte de la mano por el parque, y no perderme tus ojos de color negro.
BERTA Son castaños.
BERTA Ay. No quiero preguntarme por qué. Si no hubieras aparecido, me habría tirado. Y ahora, por nada del mundo me tiraría.
CARLES ¡Agh!
BERTA ¡Ah! Oh, Quique, he estado a punto de hacer una tontería.

1.5. El tenedor
DUEÑA Hola.
MUJER Hola. Oh.
DUEÑA ¿Qué tal? Oh. ¿Qué tal? ¿Cómo estamos? ¡Cuánto tiempo!
MUJER Sí. Desde antes de Semana Santa.
DUEÑA Fíjate.
MUJER Este invierno ha hecho mucho frío.
DUEÑA Oh. Aquí arriba todavía más.
MUJER Ahora el día empieza a hacerse más largo.
DUEÑA Afortunadamente. En invierno la gente no sale a cenar.
MUJER Como en casa no se está en ningún sitio.
HOMBRE 1 Hm.
DUEÑA Oh. ¿Y los niños?

MUJER Cada vez más crecidos y más sinvergüenzas.


DUEÑA Ah.
HOMBRE 1 ¿El digital funciona?
DUEÑA Adelante, adelante. Les he reservado la mesa de siempre, pero si quieren otra pueden escoger. Son los segundos en llegar.
AMIGA Hm.
MUJER No, ésta está bien, ¿no?
AMIGA Sí.
DUEÑA ¿Sí? Pues les traen las cartas en seguida.
AMIGA Gracias.
MUJER Muy bien, muchas gracias. Tú siéntate, ¿hm? Y yo aquí.
AMIGA Sí.
MUJER Así podremos hablar de nuestras cosas, mientras los hombres hablan de futbol.
MUJER Ay. Muy bien.
FÈLIX ¿Por qué no le ha pedido al camarero que le cambie el tenedor?
MUJER Ay.
FÈLIX Si no considera inadecuado utilizarlo aunque se le haya ensuciado, ¿por qué no lo ha dejado donde estaba, al lado de su plato?
CARME Hay gente a la que no le importa que un cubierto se caiga al suelo.
FÈLIX En los Estados Unidos, entre la juventud, circula una imaginaria Ley de los Cinco Segundos, si una cosa cae al suelo, y la recoges antes de cinco segundos, no pasa absolutamente nada.
FÈLIX Dicen… que hace falta más tiempo para que… la suciedad, los microbios, la porquería, las bacterias, lo que sea, afecten a la cosa que ha caído.
CARME Yo diría que esta señora no debe conocer… esta ley americana, Fèlix.

FÈLIX Es bestial. Después de recoger el tenedor ha considerado que no estaba lo bastante limpio para ella. Pero sí lo bastante limpio para él. ¿Él es menos escrupuloso? Son los años de convivencia los que pudren… hasta a las piedras.


CARME Debe de ser una muestra de muchas otras pequeñas venganzas que practica, y que no sabemos.
FÈLIX ¿Escupe también en la taza de café con leche del marido, cada mañana, cuando él se distrae? ¿Qué opinas?

1.6. La carta

PORTERO ¿Ya se va?


VAL·LOSERA Sí. Ya no puedo esperar más, a los de la funeraria.
PORTERO El señor Esteve le quería mucho…
VAL·LOSERA Claro, no tenía trato con nadie más. Era el único pariente que tenía, lejano, eso sí. Oiga, me parece que con una noche de vela ya he cumplido. Francamente. Además, me voy pitando, tengo que pasar por la editorial y después debo ir a la radio, me esperan.
VAL·LOSERA Lo siento pero tengo trabajo.
PORTERO Que se le va a hacer.
VAL·LOSERA Buenos días.
PORTERO Buenos días.
CARTERO Hola.
PORTERO Hola.
GINA Queridísimo pringao: he recibido tus cartas pero hasta ahora no he tenido tiempo de leerlas. Y te contesto con la condición de que ésta sea la primera y la última vez que lo hago. Tengo cosas mejores que hacer que dedicarme a consolar a pobres de espíritu como tú.
GINA Quieres llenarme la cabeza con promesas que no vienen al caso y que nadie te pide. Vives fuera de este mundo. Sabes que nunca volveré contigo porque tú y yo ya nos hemos dado todo lo que podíamos darnos; que, de hecho, era bastante poco.
GINA No me vengas, pues, con historias lacrimógenas. Te vendría bien un poco más de carácter.
ALBERT Buenos días.
GINA Buenos días.
ALBERT Han asfaltado la calle.
GINA Dices que me fui con Albert porque sexualmente me satisfacía más que tú. Lo haces como si me insultases y quisieras hacerme sentir una puta.
GINA Te equivocas completamente si piensas que eso va a hacerme sentir mal. ¿Qué te has creído? Puedo pasarme horas acariciándolo y, cuando me canso, hago que se corra donde yo quiera. Después no tengo nada más que volver a empezar. Es tan diferente a ti. Tiene lo que se llama… imaginación. Mucha imaginación.

GINA En cambio, aciertas de pleno cuando dices que con Albert me lo paso mejor. Sin duda. Sólo con susurrarme al oído todo lo que me va a hacer, me humedece… como tú no me has humedecido jamás.


GINA En todas partes me ordena sacarme las bragas, y cosas así que tú encontrarías fuera de lugar. ¿A qué viene quitarse las bragas tan a menudo? A mí me pone loca de placer. Nos agarramos como si fuésemos chiquillos, me excita porque… alguien puede descubrirnos en cualquier momento.
GINA Tengo que taparme la cara y morderle la mano para que el taxista no se entere; yo corriéndome una y otra vez hasta que dejamos el asiento empapado y nos reímos con sólo imaginar la cara de los viajeros que se suban después de nosotros.
GINA ¿Te gusta que te lo cuente? Seguro que sí. Debes de estar pasándotelo tan bien, sufriendo. Siempre te ha gustado… sufrir y torturarte por todo. ¿Te has excitado mucho mientras leías como Albert me mete mano? Me mete mano
GINA y me soba y me mete los dedos por todas partes, por todos los agujeros que encuentra y yo a él también. Le meto la mano dentro de la bragueta, y se la cojo, dura, firme y caliente, y se la sacudo al ritmo de las sacudidas del autobús, hasta que se me corre en los dedos.
GINA Me los chupo al bajar, y un viajero me mira los labios y los dedos y.. sonríe. Puedes cascártela, si quieres. Si, al contrario, te molesta que te cuente todo esto, ya sabes lo que tienes que hacer: no escribirme más.
GINA Si fueses una persona normal, a estas horas, casi dos meses después de dejar de vivir juntos, tendrías una novia y estarías tocándole el culo, en lugar de intentar que me entre mala conciencia con tus "cartitas".
GINA Por si te sirve de consuelo, o por si te aumenta el sufrimiento, he comenzado a salir con Sergi y Albert está un poco celoso. Me lo paso muy bien. Quizás incluso mejor que con Albert, cosa bastante difícil y que confirmaría tu teoría de que siempre que me echo un novio me parece que es mucho mejor que los anteriores,
GINA y en cambio, cuando voy conociéndolo a fondo, pierdo el interés.
GINA Este es muy joven y tengo que enseñarle todo. Me siento protectora, como una madre. Es tierno y fuerte como un ternero, y me llena la boca como ninguno.
GINA Debe de ser cosa de la edad. Un mocoso tan suave. ¿Quieres saber más cosas mías? Espero que no. Y, por lo que respecta a la amenaza que haces de suicidarte, te diré que la encuentro de mal gusto y poco ingeniosa.
GINA Si pretendes hacerme el mismo chantaje que me hizo Xavi cuando lo dejé por ti, te recordaré que él, por lo menos, tuvo los cojones de hacerlo mientras que, de ti, lo pongo en duda. En fin, querido, esperando no recibir ninguna noticia tuya más, te saluda muy poco efusivamente, Gina.

1.7. Cuando Sergi trabaja de noche

SERGI Pero, ¿qué hace?


BERTA Cuántos más carteles pegues, más arrancaré yo.
SERGI Oiga, yo me gano la vida así. Y tengo todo el derecho a pegar los carteles que quiera.
BERTA No creo que tengas derecho a pegar carteles. Es más, creo que no tienes ningún derecho, pero no discutiremos eso. Y yo sí que tengo todo el derecho a arrancarlos, y eso es lo que haré.
BERTA Hasta mañana.
SERGI Hasta mañana.
BERTA Ah, y vigila que no te atropellen.

1.8. Limpieza
HORTENSIA Limpieza.

Segunda parte
2.1. La sangre del mes que viene

Nazaret, durante el reinado del buen rey Herodes.


José, el carpintero, adora a María, su mujer.
Una visita alada.
Dios te ha concedido su gracia,
el Señor está contigo.
¿Por qué me saludas con tanto protocolo?
Dios ha decidido que tendrás un hijo;
Le llamarás Jesús.
¿Qué?
No tengas ningún miedo.
Dios te ha concedido la gracia de un hijo, Jesús.
¿Cómo que no?
Ni hablar.
No estoy de acuerdo.
No tendré ese hijo,
¡¡No tendré ese hijo!!
¡Grrrmmmppf!
2.1. La Bella durmiente
El caballero, después del desayuno,
se pierde por sus bosques.
¡Oooh!
Consciente de su papel en la historia, la besa dulcemente.
No le molesta en absoluto tener que casarse, como marca la tradición.
Vivirán una vida feliz y envejecerán juntos.
¡Oooh!
¡Desgraciado!
Ahora no sabe qué hacer.
2.3. Las libertades helvéticas
Gualter Tell, hijo del famoso Guillermo instruye a su primogénito.
El niño se llama Guillermo por voluntad de su madre, profunda admiradora del suegro
Papá, ¿no tuviste miedocuando el abuelote disparó?
Cuando yo era pequeño, mi padre me llevó a la plaza de Adorf.
¡Malos recuerdos!
Brunock, el tirano gobernador austríaco,
decretó que todo el mundo debía reverenciarle.
El padre se negó.
¡A la horca! ¡Piedad! ¡No hay ningún ballestero mejor que mi padre!
Coloca una manzana en la cabeza y atraviésala desde ochenta pasos.
No temblaré, confía en mí.
Si aciertas, salvarás tu vida
Si no, morirás.
Con el tiempo toda heroicidad tiene premio.
¡Dispara!
¡Scmmppm!

¡Scrmppf!


¡Una gesta histórica!
Pero con el paso de los años…… desde entonces tengo una pesadilla.
¡Me clava la flecha en medio de la cabeza!
¿Quieres probarlo?
No tengas miedo: soy tan bueno como el abuelo
El fue un héroe de la patria.
Yo pido tu confianza.¡Va, dispara!

2.4. El sapo

¿En qué piensa el príncipe?


¿Qué haré cuando herede el reino?
¿Con qué mujer compartiré el trono?
Los príncipes como vos salen todas las noches.
Conocen a princesas y plebeyas en fiestas y tabernas.
Mis amigos dicen que todas las mujeres son unas guarras.
No desfalleceré y encontraré a la princesa pura que llevo buscando desde la pubertad.
Lejos de la banalidad y de la degradación de los humanos,
¡ella será diferente!
La encontrará encantada ¡en forma de sapo!
Croac. Croac.
Muá.
¡Si supieses, príncipe, cómo te he esperado!
Debías liberarme del hechizo.
Te llevo buscando desde pequeño.
Siempre supe que te encontraría.
-Era como si este momento no fuera a llegar nunca.

-Pues ya ha llegado…

-Sí -Qué bien, ¿no?

-¿Estás contento?

-Sí. ¿Y tú?

-Yo también

-En fin…

-Sí.


-Ya ves...

-Tanto esperar y, de repente, plaf, ya está

-Sí. Ya está.
Tienen toda la vida por delante.

2.5. Un buen día
La princesa, maldita por la bruja, espera un beso para volver a la vida.
¡Oh, sí que fría está!
Quizá la ha besado demasiado suavemente.
Habrá que esforzarse más.
Siente en la entrepierna una turgencia creciente y dolorosa.
Le cuesta contenerse.¡Es tan bella!
Esto sí que debería despertarla.
El beso definitivo. Ni así despierta. Es en vano.
Al cabo de un rato. ¡Oh, qué sueño he tenido! ¿Cuánto tiempo hace que cerré los ojos?
El príncipe no sabe que nadie le despertará.
Le quedan unos cuantos años.

2.6. Hambre y sed de justicia
Robin Hood y su aristocrática parentela nadan en la abundancia.

Robin odia profundamente las desigualdades sociales.


Trama alguna cosa.
El gorro se lo trajo su tío Richard de un viaje al Tirol.
Escoge a los ricos más ricos del condado.
¡Todo, lo quiero todo en los sacos!
El botín que obtiene es excepcional.
En el bosque de Sherwood, escoge a la familia más pobre.
¡Vengo en son de paz!
¡Abrid, os daré todo lo que le he robado a los ricos!
¡No tengáis miedo,todo es para vosotros!
¿El fin justifica los medios?
Orgulloso, vuelve a casa.
Los ricos se han repuesto rápidamente.
Robin atenta de nuevo contrael derecho inalienable a la propiedad privada.
¿Otra vez?
¡A ver si van a robarnos cada dos por tres!
Robin encuentra sentido a su vida.
¡Ya era hora, estábamos a punto de desfallecer!
La mejor virtud de Hood es la perseverancia.
El robo empieza a ser una constante.
Robin repite las incursiones de manera metódica.
Su actitud generosa ha hecho que los ricos acaben en la miseria… y los pobres nadenen la abundancia y el despilfarro.
¿Cómo no ha advertido antes este libertinaje?

PADRE ¡Eh, chico!


MADRE Hola, hijo.
IGNASI Me toca dejar atrás un mundo de delirios y desconfianzas.
Tercera parte
IGNASI ¿Cuantas veces habré hecho este camino?
3.1. La llegada de la primavera
VOZ ASCENSOR Cierre de puertas
IGNASI Mis padres siempre están en la habitación. Antes no, antes salían a la sala o al patio, bajo los árboles.
VOZ ASCENSOR Primero.
MADRE ¡Ah! ¡Oh! ¡Ah! ¡Mira quien ha venido!
IGNASI Hola, papá.
PADRE ¡Quien quieres que haya venido, el chico! No viene nadie más. Hola.
MADRE ¿Cómo te va en el trabajo?
IGNASI Bien, muy bien.
MADRE ¿De qué trabajas ahora?
IGNASI Escribo. Historias para el cine.
MADRE ¿Y te va bien?
IGNASI Sí, mamá.
MADRE ¿De qué trabajas ahora?
IGNASI Ya te lo he dicho. Escribo historias para el cine. Guiones.
MADRE ¿Y te va bien?
PADRE Yo, con una pastillita tendría suficiente, una que te la dan y se acaba todo. Se llama… Anastasia.
MADRE ¡Si no gritas más, no te oigo!
MADRE Siempre está con el mismo cuento. Es un idiota. Es un idiota. ¡Idiota!
PADRE Ya lo ves. Igual, como siempre.
IGNASI Me miran con ojos de cordero degollado, como si yo fuera el encargado de decidir, entre ellos dos, quien es el bueno y quien es el malo.
IGNASI Ella era la fuerte. Trabajaba sin parar, dormía cuatro horas. Del trabajo, en la cadena de montaje, a casa y a hacer de todo, todo. No estaba quieta ni un instante.
MADRE ¡Es un idiota! ¡Idiota, idiota, idiota!
PADRE No hay nada que hacer. Siempre lo mismo.
MADRE ¡Es un idiota! ¡Es un idiota!
IGNASI Mi padre emigró a Alemania en los años 60, a una ciudad cerca de Bielefeld llamada Wiedenbrück. Sólo aguantó quince días antes de regresar con el rabo entre las piernas. Con esta maleta mi madre se fue a Ginebra, a servir en la casa del embajador turco.
IGNASI Mi padre había fallado y mi madre tenía que sacarnos a todos de la miseria y convertirnos en europeos de primera.
IGNASI Desde la primavera, se cae a menudo, pobre mamá.
MADRE Hijo.
PADRE ¿Qué pasa?
IGNASI Nada. Mi madre ha caído al suelo.
PADRE ¡Mujer, cuidado con lo que haces!
IGNASI ¿Subís enseguida? De acuerdo.
MADRE No duraré mucho más. Por lo que me queda… de estar en este mundo…
BENESET ¿Cuándo volverás a traer a Toni?
ALBERT ¿Cuándo quieres volver?
TONI Mañana.
ALBERT La semana que viene, papá. Dale un beso al abuelo.
BENESET Hm. ¿Te duele?
TONI Un poco
BENESET ¿Eh?
TONI Un poco.
BENESET Ah.
ALBERT Venga, adiós papá.
BENESET Adiós
ALBERT Adiós. Di adiós.
TONI Adiós.
MADRE ¿Qué tal va todo?
PADRE ¿La familia, bien?
IGNASI ¿Qué?
MADRE Hm. Mira, hijo, iremos al grano. Nada./ Hemos decidido suicidarnos.
PADRE Lo hemos estado pensando en serio. Esto… esto no tiene ningún sentido. Esto es cansadísimo. No. Ya dura demasiado. Chico, cómo cuesta irse de este mundo.
MADRE Te enrollas como una persiana. Venga, di de una vez lo que tengas que decir, si no nos tiraremos dos horas y el niño tiene trabajo. No puede estar aquí esperando tanto rato.
PADRE Pues hablemos claro. Habíamos pensado… en tirarnos por la ventana, pero… es demasiado escandaloso y a nosotros no nos ha gustado nunca montar numeritos.
MADRE Hm. ¿Y de dónde ibas a sacar las fuerzas para subirte a ella? Ay. Ya te lo digo yo, ¡dice cada cosa!
PADRE No le hagas caso. Estamos hablando en serio.
MADRE Hm.
PADRE Lo de la ventana no, no puede ser, claro. Tendría que ser algo… más-más discreto. Habíamos pensado en cortarnos las venas, pero hay un problema.
MADRE El problema es que descubrirían la sangre.
PADRE El problema es que, si nos cortamos las venas en la ducha, que es lo más lógico para no mancharlo todo, la sangre se iría por el desagüe hacia las otras habitaciones. Y cuando viesen que por los desagües de las duchas aparece sangre, enseguida buscarían el origen de esa sangre y nos descubrirían… antes de que hubiéramos muerto.
MADRE Yo he oído en la tele que el cuerpo humano tiene cinco litros de sangre. Cinco. Entonces, como yo tengo dos cubos para lavarme la ropa, porque aquí son unos sucios y no la limpian bien,mira, mira, los sujetadores me los lavo yo, pues…
MADRE Porque a todos estos viejos, estos mil cretinos que viven aquí, les da igual, ya no saben distinguir lo que está limpio y lo que no lo está.
PADRE Los cubos.
MADRE Ah, sí. Pues.. cuando nos cortemos las venas, vamos a llenar estos dos cubos y así nadie verá sangre saliendo por el desagüe de la ducha.
IGNASI O sea, que éste el método escogido para suicidaros. Cortaros las venas.
PADRE Sí, pero hay que tener valor y saber cortárselas bien. ¿Y si no es tan fácil como parece? Los jóvenes se desangran porque tienen sangre para dar y para tomar, pero… los viejos tenemos muy poca. Yo no estoy seguro de que me vaya a desangrar,
PADRE o que, fíjate lo que te digo, que incluso una vez desangrado sea capaz de seguir viviendo. Francamente, esto es un lío, hijo mío.
MADRE Lo mejor sería dejar de comer.
PADRE Es la mejor solución.
MADRE A mí me sería fácil, porque con lo poco que como, pero tu padre, que come y come, y nunca está saciado… ¿Tú crees que aguantaría mucho rato sin comer?
IGNASI Conocí a una mujer que se suicidó así: dejando de comer.
PADRE Pues quizás hagamos eso.
MADRE Las… las chicas de la limpieza a veces roban ropa, blusas, bragas… Hm. ¿De qué trabajas ahora?
PADRE ¡Mujer!
IGNASI Volveré mañana.
IGNASI El polvo flota por la estancia, como la purpurina de un cuento infantil. El mundo de mis padres estaba vestido de objetos estropeados que nunca se tiraban por si acaso.
GINA ¿La 311? Le paso.
PADRE Hemos aguantado sin comer ni cenar. Ni ayer ni hoy. Ya verás cómo no como, hijo mío.
IGNASI Por favor, ponme con mamá.
PADRE El chico.
MADRE Ah. ¿Eh?
IGNASI Eh, mamá, ¿es verdad lo que dice papá, que no coméis?
MADRE Es que me parece que no nos han traído nada.
PADRE Ni desayuno, ni comida, ni cena.
MADRE Ninguna comida, hijo. Este lugar.. es un desbarajuste.

IGNASI Vendré pronto.


MADRE Se olvidan de ti y se embolsan el dinero, ah, y la ropa te la devuelven sucia, porque no la lavan y así se ahorran el jabón. Este lugar es un desbarajuste.
IGNASI Un beso, mamá. Hasta mañana
MADRE Te esperamos, hijo. Te esperamos. Nos tienes que salvar.
GINA Su padre ha tenido una crisis de ansiedad.
IGNASI ¿Otra vez?
GINA Ni con oxígeno podía respirar. Le hemos enviado al hospital, pero… nos han dicho que lo traen enseguida.
IGNASI ¿Y mi madre?
GINA Está arriba. Hoy sólo se han llevado a su padre. Qué engorro ir de un lado para otro, ¿no?
IGNASI Pobre mamá, tú que no parabas ni un minuto para no tener que preguntarte qué podías hacer en ese minuto que parabas. ¿Cómo te sientes viviendo así?
PADRE El gran objetivo en la vida de un trabajador es… escaquearse. Vivir en una especie de baja permanente.
IGNASI Tener "la baja" era la demostración de su gran habilidad para andar por la vida.
PADRE ¿A quién le interesa dejarse la piel entre las paredes de una fábrica?
PADRE Te lo juro, hijo, que estaba decidido a hacerlo, pero esta noche, chico… Debían de ser las doce. Me moría de hambre, me he levantado y me he comido un plátano.
MADRE Es un idiota. Es un idiota
IGNASI Mamá.
PADRE Tienes mala cara, hijo. Muy mala cara. Ay, cuídate, hijo, cuídate mucho, sobre todo cuídate porque, si te pasara algo, ¿qué sería de nosotros?
IGNASI Me cuidaré, papá.
MADRE ¿Eso, eso, que sería de nosotros? Hm.
PADRE ¡La baja por larga enfermedad! ¡Bravo, bravo! Mira, mira. Me han dado la baja. La baja. Me han dado la baja. Me han dado la baja. Me han dado la baja.
MADRE Oh. Oh. Venga, venga.
IGNASI Su triunfo absoluto en la vida. Dejar de trabajar y cobrar una pensión mínima. El paraíso de la baja permanente. La alegría de no tener que poner nunca más los pies en la fábrica. Jamás le hizo falta disimular.
IGNASI Enfisema pulmonar crónico. Hace seis años que está enganchado a la máquina de oxígeno. Pronto quedó claro que mamá tenía alguna alteración preocupante. No se la quiso tratar porque creía que los médicos eran todos unos cretinos y que no saben nada de nada.
PADRE Sí. Ya sé que está muy mal, pobre mujer, pero yo también lo estoy, hijo. Cada vez me cuesta más respirar y me duele más la espalda. ¡No te imaginas cómo duele eso!
IGNASI Pobres padres. Cada vez van a peor.
IGNASI ¿Hay alguna salida a todos estos años, hace siete ya, a esta lentísima agonía de pena y de impotencia?
PADRE Tengo fiebre, ¿no?
IGNASI No, no tienes.
PADRE Sí que tengo, estoy seguro
MADRE No tienes fiebre, lo que pasa es que es idiota.
IGNASI Pobre hombre. Siempre en el centro de todas las enfermedades y, al final, esta embolia de mamá le ha dejado de lado.
IGNASI Treinta y cinco con cuatro.
PADRE Te juro que no funciona bien. Yo también estoy muy enfermo.. y si aguanto y no digo nada es porque veo que andas muy ocupado y me da miedo que te pase algo por culpa del trabajo y de nosotros. Un ataque al corazón o algo así.

MADRE Eso, eso. Un ataque al corazón o algo así.


IGNASI No te preocupes, me cuido. El trabajo me va bien y atenderos no me altera en absoluto. No puedo más. No puedo más. ¿Queréis que os mate o qué debo hacer?
IGNASI ¿No es ésta la paz que buscáis? Tu sangre, mamá. Mira. ¡Cinco litros, mamá! ¿Eh? ¿No sería la muerte el mejor regalo de un hijo a sus padres?
IGNASI ¡Gasolina, gasolina! Ya está, ya está todo, ya se acaba la vida. Prenderé fuego, justo lo que queríais.
IGNASI ¡No puedo más! ¡No puedo más! Cavo este agujero para que descanseis, con toda dignidad y con todo respeto. Nadie podrá decir lo contrario.
PADRE Mira a ver si puedes conseguir lo de la Anastasia.
MADRE ¿Cómo te va en el trabajo?
IGNASI Bien, me va bien.
MADRE ¿Te va bien el trabajo?
PADRE Yo con una pastillita sería suficiente.
HORTENSIA ¡Ignasi, Ignasi! ¡Ignasi!
PRÍNCIPE FORMÓS ¡Eh, no te escondas!
BENESET ¿No sabes lo que tienes que hacer?
GUILLERMO TELL ¡Aguanta, sé valiente, Ignasi!
GUILLOT Eso, eso.
BENESET ¡Ten coraje!
FÈLIX No hay otra solución.
BROTO ¡Aguanta, aguanta!
HORTENSIA ¡La vida es difícil!
GINA Piensa que aquí hemos visto de todo.
BERTA ¡Tampoco te creas que eres el único!
CARLES ¡Aún tienes muchas historias que contar!
PRINCIPE AZUL ¡Tira pa'lante!
CABALLERO Todos tiramos pa'lante.
GABRIEL ¿Ah, eres tú el que cuentas nuestras historias?
BROTO ¡Muchas, muchas historias!
FÈLIX ¡Muchos personajes!
TONI ¡Te necesitamos!
3 PRINCESAS Te necesitamos.

IGNASI Ya es primavera y los árboles están llenos de hojas nuevas, no como en invierno, que sólo se ve ramas peladas. Y a lo lejos la niebla de la ciudad.










Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos