Manual para líderes de células módulos



Descargar 2.37 Mb.
Página1/14
Fecha de conversión24.04.2019
Tamaño2.37 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14



MANUAL PARA LÍDERES DE CÉLULAS



Módulos
1 MODULO 1: ¿COMO VAMOS A SER IGLESIA?
2 MODULO 2: LA CÉLULA
3 MODULO 3: RAZONES PARA SER UNA IGLESIA DE CELULAS
4 MODULO 4: UNA ESTRATEGIA PARA LA IGLESIA: LAS CELULAS
5 MODULO 5: EL LIDER DE LA CÉLULA TIEMPO LIBRE
6 MODULO 6: COLUMNAS DEL MINISTERIO
7 MODULO 7: LA REUNION DE LA CÉLULA.
8 MODULO 8: DINAMICA DE GRUPO.
9 MODULO 9: NIÑOS, OIKOS Y ADMINISTRACIÓN


CONTENIDO

Módulo 01: ¿ Cómo vamos a ser iglesia ?
01. Valores de la Iglesia.
02. Visión de la Iglesia.
03. Objetivos de la Iglesia.
04. ¿ Cómo vamos a ser iglesia ?
05. Estructura de la iglesia.
06. Los hogares: Un puente hacia las personas.

Módulo 02: La célula
01. ¿ Qué es una célula ?
02. ¿ Cómo es una célula ?
03. Ingredientes de una célula.
04. ¿ Por que tener células ?
05. ¿ Para qué tener células ?
06. ¿ Qué hace que una célula sea efectiva ?


Módulo 03: Razones para ser una iglesia de células
01. Razones Bíblicas.
02. Razones Teológicas.
03. Razones Históricas.
04. Razones Ministeriales.
05. Razones Pedagógicas.
06. Razones Misionológicas.

Módulo 04: Una estrategia para la iglesia: Las células
01. Mirando a la Iglesia.
02. Características de la iglesia de hoy.
03. La puerta de atrás.
04. La entrada a la iglesia.
05. El equilibrio entre el Culto y las células.
06. Principios para comenzar células.

Módulo 05: El líder de la célula
01. La importancia del líderazgo
02. El líder como siervo
03. El líder como pastor
04. La vida personal del líder
05. Requisitos y responsabilidades del líder
06. La importancia del aprendiz en el ministerio del líder

Módulo 06: Columnas del ministerio
01. Espíritu Santo
02. Oración
03. Amor
04. Discipulado personal en hogares
05. Equipos
06. Metas

Módulo 07: La reunión de la célula
01. Características de una reunión efectiva
02. Partes de la reunión
03. Como dirigir una reunión de célula
04. El Rompehielo
05. La reunión según la etapa de la célula
06. Principios de reuniones de célula.

Módulo 08: Dinámica de grupo
01. Como dirigir una discusión.
02. El uso de las preguntas.
03. El ambiente en el grupo.
04. Los participantes de la célula.
05. Enfoques de enseñanza.
06. La evaluación como herramienta.

Módulo 09: Niños, Oikos y Administración
01. Los Niños.
02. Oikos.
03. Funciones y responsabilidades.
04. Administrando una iglesia de células.
05. Formularios.
06. Crecimiento


MÓDULO 1: NUESTROS VALORES

INDICE


1. Una historia sobre valores

2. ¿Qué son los valores?

3. ¿Porqué estudiarlos?

4. ¿Cómo descubrir nuestros valores?

5. ¿Cuales son los valores de Dios?

6. ¿Qué es amar?

7. ¿Cómo se ama a Dios?

8. ¿Cómo se ama a las personas?

9. El proceso de cambiar nuestros valores

10. ¿Cómo pasar a la acción?

11. ¿Quién debe transmitir los valores de Dios?

12. ¿Dónde se deben transmitir los valores?

13. ¿Cómo se transmiten los valores de Dios?

14. El gran desafío.



Tu futuro se decide por lo que tú escoges creer. M.M
1. Una historia sobre valores

Dos personas, llegan a la vejez. Cada una había elegido sus valores.

"Un hombre distante... Toda su vida buscando nuevas maneras de hacer dinero. El está en sus últimos años y vive muy cómodamente, (pero) constantemente hablando del dinero que había hecho...
El eligió cuáles eran sus valores y los fue cultivando día tras día de muchas maneras diferentes; sus valores definieron sus decisiones y finalmente él se convirtió en una persona de acuerdo a los valores que había elegido.

Su pasión lo convirtió en un ser codicioso, cuando él eligió sus valores eligió que clase de persona sería.


Cuando su tiempo se empezó a terminar él era codicia pura, aun sin moverse de su cama en el hospital él seguía queriendo más para él mismo".
Por otro lado "Una abuela... él último recuerdo de ella fue verla sentada en la mesa y le pedimos que orara; ella tomó las manos de los que estaban a su lado, con una amplia sonrisa, la mirada al cielo, ojos con lágrimas, la barbilla le temblaba, ella había elegido que sus valores serían amar a Jesús y amar a las personas.
"Ella no recordaba los nombres de las personas, pero se acercaba a ellas y les daba una palmada en la espalda.
Cuando su tiempo se empezó a terminar ella era amor puro, amor a Dios y a las personas.

Cuando un pastor que recorría el hospital se acercó a su cama y le dijo "yo voy a orar por usted" ella le contestó,

"No, yo voy a orar por usted". Aun sin moverse de su cama ella seguía amando a Dios y a las personas."
Cada una de estas personas se había convertido en lo que ellos valoraban.

La razón por la cual pensaremos en los valores, es que nosotros nos vamos a convertir en aquello que valoramos. Todos tenemos valores. Jesús lo dijo en Mateo 6.21: “Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”.

En otras palabras, donde esté lo que usted valora, allí se va a concentrar su vida. De una manera u otra lo que valoramos va ganando terreno en nuestras acciones llevándonos a darle nuestro tiempo, nuestra entrega, nuestro esfuerzo, nuestras habilidades y nuestro dinero.
¿Cuáles son nuestros valores? Algunos de nuestros valores son: la familia, los amigos, el fútbol, el trabajo, la iglesia, los entretenimientos, etc.Estos, de manera consciente o no se van imponiendo en nuestro horario semanal.
En otras palabras, donde esté lo que usted valora, allí se va a ir su vida. De una manera u otra lo que valoramos se va a imponer en nuestras acciones llevándonos a darle nuestro tiempo, nuestra entrega, nuestro esfuerzo, nuestras habilidades y nuestro dinero.
Cuando una persona define sus valores, define sus acciones, define su pasión y define su forma de vida. Lo mismo ocurre con una iglesia. Los valores que elegimos determinan lo que vamos a “hacer” y en definitiva lo que vamos a “ser” como cristianos y como iglesia.
2. ¿Que son los valores?

Los valores son las Prioridades Interiores que se expresan en nuestras Acciones..


• Los valores son aquellas cosas que usted le da importancia

• Los valores son eso que predomina en su vida. Lo que se hace aun bajo presión.

• Los valores son esas cosas que están en el centro de nuestro corazón.

3. ¿Porqué estudiarlos?

Es vital que nosotros nos dediquemos a estudiar este tema porque:


• Nuestros valores tienen el poder de transformar nuestra vida.

• Nosotros nos convertimos en aquello que valoramos.

• Nuestros valores tienen el poder de transformar la vida de otros.
Toda nuestra vida, la de los que nos rodean, y la forma en que nos sintamos al final de nuestros días, cuando miremos hacia atrás, depende en gran manera de los valores que adoptemos para nuestra vida hoy.

4. ¿Cómo descubrir nuestros valores?

¿Cómo descubrir nuestros valores? Para saberlo no tenemos que preguntarnos ¿Cuáles son nuestros valores?


Más bien debemos preguntarnos ¿Qué hicimos durante la última semana?, ¿En qué usamos nuestro tiempo, nuestra energía y nuestro dinero en la semana pasada?
____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Todos nosotros dedicamos nuestro tiempo, nuestra energía y nuestro dinero

a aquellas cosas que valoramos. Las iglesias también.
Aquí aparece un hecho importante y simple:

Los valores que CREEMOS no son a menudo los valores que PRACTICAMOS.


¿Cuántos de ustedes creen en el EVANGELISMO?

¿Quiénes compartieron el evangelio con otra persona durante ésta semana?


Es enorme la confusión que los cristianos tenemos al considerar que estamos viviendo y practicando los valores que solo creemos intelectualmente y a los cuales asentimos emocionalmente.

¿Cuántos de ustedes creen en el DISCIPULADO?

¿Quiénes han discipulado a otra persona en el curso de ésta semana?


Este ejercicio muestra la enorme distancia que generalmente existe entre:
creer” y “practicar”
Tengamos en cuenta que estamos solamente hablando de los valores básicos de nuestra fe como lo son “predicar” y “hacer discípulos”.
La Palabra de Dios declara que decir que uno cree no es suficiente, y que son nuestros actos los que demuestran que nuestra fe es verdadera (Santiago 2.14-26); también afirma que una creencia que no está acompañada de acciones está muerta.
Imagínese que alguien vio como usted vivió la semana pasada ¿A qué conclusiones habrá llegado observando las acciones que ponen de manifiesto los valores que gobiernan su vida?
El siguiente ejercicio le ayudará a descubrir cuáles son los valores de su vida.
5. ¿Cuáles son los valores de Dios?

Usted dirá… “Para mi nuestros valores deben ser… “ (empezamos mal)

La pregunta es ¿Cuáles son los valores de Dios para Dios? ¿Qué ocupa el centro del corazón de Dios?
Jesús los definió con exactitud, no dejó este tema abierto a nuestra elección.

En Mateo 22:37-39 él dice:


Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el primero y gran mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Para que Dios sea el centro de nuestras vidas debemos empezar a valorar

Lo que Él valora.

Si nosotros vamos a vivir como el Cuerpo de Cristo debemos identificar los valores de Dios y hacerlos nuestros valores como iglesia.
La Palabra de Dios declara lo que Él valora para su iglesia por sobre todas las cosas. De estas palabras hemos derivado dos valores esenciales y podemos intentar aplicarlos en nuestras iglesias a través de todas nuestras acciones.
Valor Nº 1

Amar a Dios.

Valor Nº 2

Amar a las personas.
¿Están estos valores presentes en nuestras acciones de la última semana?
Lo único que Dios necesita para edificar una Iglesia que crece es un “grupo pequeño” de personas dispuestas a cambiar sus valores, sus actitudes, sus prioridades y sus acciones.
¿Encontrará Dios esas personas entre nosotros?

De la respuesta a ésta pregunta depende mucho del futuro de nuestras iglesias. Es una realidad que la iglesia está formada por personas y hasta que no ocurre un cambio real en la forma en que éstas viven su fe, en realidad no estamos modificando en nada la esencia de la iglesia.


A todos nos gustaría que la iglesia empiece a crecer sin que nosotros tengamos que realizar ningún cambio en nuestras vidas y nuestras agendas, pero la realidad es que los cambios en la iglesia comienzan solamente cuando nosotros iniciamos un cambio de valores que se reflejen en nuestras acciones, en el uso de nuestro tiempo, nuestras fuerzas y nuestros recursos.
Podemos variar programas, actividades y métodos pero solo veremos un cambio en la vida de nuestras iglesias cuando nosotros, sus miembros iniciemos un cambio profundo, de raíz acerca de cómo vivimos nuestra fe.
Cuando tú quieres algo que nunca has tenido, debes hacer algo que nunca has hecho. M.M
6. ¿Qué es amar?

Para contestar correctamente la pregunta ¿Están estos valores presentes en nuestras acciones de la última semana? debemos profundizar sobre qué significa amar a Dios y a las personas, porque sobre este punto también hay una gran confusión.


¿Qué es amar? ¿SENTIMIENTO? ¿PENSAMIENTO? ¿VOLUNTAD?

Yo pienso que...... ((empezamos mal))


La pregunta que puede ayudarnos a aclarar este asunto es la siguiente:

¿Cómo demostramos el amor a Dios y a las personas?

¿A través de nuestros sentimientos? Expresar, hablar, cantar, alabar, adorar, etc.

¿A través de nuestros pensamientos? Pensar, reflexionar, meditar, etc.

¿A través de nuestras acciones? O sea al responder, accionar, hechos, etc.

Una vez más ésta pregunta ha sido contestada por Jesús en Juan 14.21.


El dice: “Los que me aman, guardan mis mandamientos”.
La palabra guardar significa:
• Obedecer
• Hacer
• Practicar
Podríamos definir éstas palabras como ACCIONES.

Veamos en la persona de Jesús un gran ejemplo de cómo funciona el completo y verdadero amor:

En Filipenses 2 la Palabra de Dios nos alienta a que “haya en ustedes este sentir que hubo en Cristo Jesús” lo que indica que el plano de los sentimientos es vital para una experiencia de obediencia.
Después se nos dice que él “no estimó el ser igual a Dios como cosa a qué aferrarse”; estimar es un ejercicio de nuestro pensamiento por el cual evaluamos si algo que haremos merece ser realizado o no, y esto nos marca la importancia de la reflexión en el proceso de amar y obedecer.

Pero esta obediencia, que era una demostración de el amor de Jesús hacia su Padre y hacia nosotros culmina con la entrega de su voluntad: “haciéndose a sí mismo obediente hasta la muerte”.


Este acto de su voluntad es determinante para que haya obediencia. Si Jesús no hubiera alcanzado ese escalón en su obediencia nosotros hoy no seríamos salvos. Su amor por nosotros llegó al nivel de la acción y eso es lo que él afirmaba cuando decía “el que me ama, hace lo que yo le mando”, o sea alcanza el plano de la acción.

De la misma manera nuestro amor a Dios no debe quedar limitado a los aspectos del sentimiento o pensamiento sino que debe alcanzar su clímax en la acción.

Las palabras de Jesús a sus discípulos fueron “Síganme” y ésta expresión está dirigida a nuestra voluntad.


7. ¿Cómo se ama a Dios?

La expresión básica del amor es el diálogo, porque no podemos amar a alguien si primero no estamos dispuestos a relacionarnos con Él.

Imagínese que usted le diga a su esposa “Querida, te amo pero no quiero escucharte” , o bien ella le exprese “Querido, yo también te amo, pero no pienso hablarte”
La actitud de desear hablar y escuchar a alguien, o sea el deseo de mantener un fluido y rico diálogo es la primera forma de amar a Dios.

Por lo tanto las dos premisas básicas de nuestro amor a Dios no pasan por nuestra adoración a través de las canciones, ni siquiera por los esfuerzos de nuestro servicio a Él sino por la disposición interna de:


1) Escuchar lo que Él nos quiere decir a través de su palabra, y de esto según Mateo 4.4 depende nuestra vida espiritual.
2) Hablar con Él por medio de la oración. Mateo 6.6
Este diálogo permanente es la demostración de nuestro amor hacia Él y del valor que su persona tiene para nuestra vida. Amar a Dios como primer valor nos lleva a poner los valores de Dios en primer lugar.
Podemos resumir diciendo existe una gran contradicción en una persona que dice:

Yo amo a Dios pero no le habla. (Oración) Mateo 6.6

Yo amo a Dios pero no escucho. (Leer su Palabra) Mateo 4.4

Yo amo a Dios pero no tengo tiempo para estar con El. (Tiempo devocional con Dios)

Yo amo a Dios pero no hago lo que El me dice.

JUAN 14.15 (“Si me amáis, guardad mis mandamientos.”)


ORACIÓN--- LEER SU PALABRA--- OBEDIENCIA

Estas tres acciones evidencian valores interiores relacionados directamente con Jesús como Señor.
8. ¿Cómo se ama a las personas?

Todos nosotros tenemos a nuestro lado dos clases de personas.


a) Aquellas que están perdidas, ajenas a Dios y sin Cristo.
b) Aquellas que son salvas, reconciliadas con Dios y viviendo en Cristo.
A las primeras Dios nos manda amarlas predicándoles el evangelio (Marcos 16.5).

A las segundas Dios nos manda amarlas edificando sus vidas y hacer de ellas discípulos de Jesús (Mateo 28.18-20, Efesios 4:11-13)


Esta tarea múltiple nos coloca frente al hecho de que siempre tendremos la oportunidad de amar a las personas. Si la persona no es cristiana le haremos una presentación clara, completa y amorosa del evangelio, y si es cristiana tendremos la oportunidad de continuar con su formación a través de la enseñanza para que sea un mejor seguidor de Cristo.
Por supuesto todas estas formas de amar a Dios y a las personas únicamente pueden ser desarrolladas estando en unidad con Cristo y su iglesia (1ra Corintios 12).

Finalmente podemos resumir algunas prácticas que demuestran nuestro amor a Dios y a las personas:


Considere estos valores:
• Vida devocional.

• Discipulado personal.

• Evangelismo personal.

• Vida de Iglesia


¿Los hemos practicado ésta semana? Si están las acciones, es porque están los valores en nuestras vidas; si no están las acciones eso significa que estos valores no están gobernando nuestra vida.

Porque lo que hacemos (y no solamente lo que sentimos o pensamos) muestra lo que realmente valoramos.


El siguiente cuadro nos permite ver como los valores que adoptamos para nuestra vida hoy determinan lo que seremos durante toda nuestra vida.
Los valores que gobiernan nuestra vida son las bases sobre las cuales tomamos nuestras decisiones, nuestras decisiones desembocan en acciones que realizamos, esas acciones al repetirse se constituyen en hábitos y la suma de nuestros hábitos construyen nuestra vida.
Todo comienza con nuestros valores.

9. El proceso de cambiar nuestros valores

El cambio de valores en la iglesia.
a) El cambio de valores es posible. Miremos a Jesús y sus discípulos, Él logró cambiar los valores de la vida de ellos. Pedro pasó de estar dedicado a la pesca de peces a pescar hombres. Mateo de estar ocupado en cobrar los impuestos, a ocuparse de los asuntos del reino y así ocurrió con cada uno de los que siguieron a Jesús.

b) Cambiar valores lleva tiempo. Jesús dedicó 3 años a cambiar los valores de sus discípulos.

c) Cambiar los valores comienza con cada uno de nosotros. Debemos mirarnos a nosotros mismos e iniciar un cambio en nuestra propia vida.

d) Cambiar nuestros valores (prioridades internas) es más difícil y costoso que participar de reuniones, programas y eventos de nuestras iglesias.


VALORES
DECISIONES


ACCIONES
HÁBITOS
VIDA

10. ¿Cómo pasar a la acción?
En el siguiente cuadro basado en Filipenses 3.13 podemos identificar, principios bíblicos, actitudes, y preguntas que nos ayuden en el desarrollo de cambiar nuestros valores personales.

Principio bíblico

Actitud

Preguntas personales

Respuesta

“No pretendo haberlo ya alcanzado”

Humildad

¿Qué valor de Dios quiero incorporar en mi vida?




“Una cosa hago”

Decisión

¿Qué acciones realizare para incorporar este valor?




“Me olvido de lo que queda atrás”

Enfoque en el futuro

¿Cuál es mi enfoque?

¿Debo modificarlo?






“Me extiendo a lo que está adelante”

Esfuerzo

¿Estoy dispuesto a esforzarme en esto?




Pasos prácticos para modificar sus valores.
1) Defina su objetivo.

Escriba los valores que quiere incorporar y colóquelos a la vista de todos.


2) Planifique sus acciones.

Defina:
• ¿Qué acciones realizare para practicar este valor?


• ¿Qué día y hora realizaré estas acciones?
3) Únase a otras personas que intentan lo mismo.

Esto les permitirá:


• Aprender de otros
Recibir aliento
• Brindarse apoyo mutuo
4) Rinda cuentas. Elija una persona o grupo con quien revisar sus acciones cada semana.

Cuando usted vea que los valores de vida devocional, evangelismo personal, hacer discípulos y estar integrado a una comunidad de cristianos se ven reflejados en sus acciones semanales es porque el proceso de cambio de valores en su vida fue alcanzado.



11. ¿Quién debe transmitir los valores de Dios?

Muchos cristianos esperan que sea la iglesia, los maestros, los pastores, los seminarios, las escuelas dominicales, quienes transmitan los valores de Dios. Sin embargo la Palabra de Dios encarga esta tarea de una manera muy clara a los padres cristianos.


Es realmente ilógico pensar que una hora dominical, una reunión de célula, un sermón de un pastor o una materia en una institución pueden reemplazar la importancia que tiene para nuestros hijos lo que nosotros (sus padres) les transmitimos simplemente con nuestra manera de vivir.
Nuestros hijos tomaran para sus vidas aquellos valores que vean en sus padres, no los que decimos que creemos, sino aquellos en los que accionamos.

Nuestras acciones hablan tan fuerte que nuestros hijos no pueden escuchar nuestras palabras.


Dios eligió a los padres para transmitir valores de Dios a los hijos como bien lo enseña Deuteronomio 11.2 Y 19.

12. ¿Dónde se deben transmitir los valores?

Según Deuteronomio 11.1-2-19-20 el lugar que Dios eligió para que los valores se transmitan no es el edificio de la iglesia sino el espacio natural, informal y personal que es nuestro hogar y los lugares comunes que compartamos con nuestros hijos.

Ahí y no en lugares públicos es donde Dios espera que nuestros hijos a través de la palabra y el ejemplo aprendan a vivir de acuerdo a los valores de Dios.

13. ¿Cómo se transmiten los valores de Dios?

Según Deuteronomio 11 los padres debemos transmitir los valores de Dios a nuestros hijos a través de:


- Dar nuestro ejemplo.

11.1 Acciones diarias. (Todos los días)


11.18 Poniendo “sus palabras” primero en nuestras vidas.
o En nuestro corazón (Lo que sentimos)
o En nuestra alma (Nuestras decisiones)
o En nuestra mano (Nuestras acciones)
o En nuestros frontales (Nuestros objetivos y proyectos)
- Enseñar informalmente.
11.19

Hablándoles

Diálogo personal vs delegación negligente
Cuando te sientes en tu casa

Tiempo planificado, o ¿Usted no planifica lo importante?

¿Cuántas veces nos sentamos con nuestros hijos para hablar de su vida espiritual?
Cuando andes por el camino.

¿Cuántas oportunidades de aplicar enseñanzas nos perdemos?


Cuando te acuestes.

¿A qué hijo no les gusta que nos sentemos a su lado en su cama antes de dormir?


Cuando te levantes.

Cada día que comienza es un regalo de Dios. Una nueva oportunidad que Dios nos da de

transmitir valores de Dios a nuestros hijos.


- Siendo de testimonio a nuestros vecinos.

11.20 “las escribirás (mis palabras) en los postes de tu casa y en tus puertas”

Debemos encontrar formas claras de mostrar a nuestros vecinos lo que creemos.
14. El gran desafío.

Conclusiones


1. El Hogar cristiano es el lugar elegido por Dios para desarrollar su Obra de formación, aplicación y testificación de los valores de Dios en este mundo.
2. Decidir vivir de acuerdo a los valores de Dios implica cambiar nuestros hábitos, actitudes, acciones y prioridades bajo la guía del Espíritu Santo.
3. Decidir vivir de acuerdo a los valores de Dios afecta nuestra vida personal, familiar y social.
Mientras los cristianos participamos de diversos desafíos como construir edificios, realizar eventos, organizar programas y actividades, sería bueno que podamos incorporar también a nuestra vida el mayor desafío que todos tenemos por delante y tal vez el único que Jesús intenta alcanzar desde el día que nos llamo a su reino:

Que vivamos de acuerdo a los valores de Dios.

Que Dios nos ayude a concretarlo.

NUESTROS VALORES

Amando y Sirviendo a Dios y a las personas.


  1. Vida devocional.




  1. Discipulado personal.




  1. Evangelismo personal.




  1. Vida de Iglesia


MODULO 2: LA CÉLULA

INDICE


01. ¿Qué es una célula?

02. ¿Cómo es una célula?

03. Ingredientes de una célula.

04. ¿Por qué tener células?

05. ¿Para qué tener células?

06. ¿Qué hace que una célula sea efectiva?



01. ¿Qué es una célula?

"La célula es el lugar utilizado por Dios para generar vida en el cuerpo"

"ES UN GRUPO DE HASTA 12 PERSONAS QUE SE REUNEN EN UN LUGAR PARA VIVIR TODOS LOS ASPECTOS ESENCIALES DE LA VIDA DE LA IGLESIA (COMUNION, ADORACION, ENSEÑANZA, EVANGELISMO, DISCIPULADO Y SERVICIO) DE UNA MANERA INFORMAL, PERSONAL Y PARTICIPATIVA EXPERIMENTANDO EN MEDIO DE ELLOS LA PRESENCIA, EL PODER Y EL PROPOSITO DE JESUS"
Donde hay dos o tres reunidos yo estoy en medio de ellos. Mateo 18.20

La casa fue el lugar primario para los ministerios de Jesús, Pablo y la primera iglesia. Los miembros de la iglesia del Nuevo Testamento se encontraban juntos en grupos pequeños (Hechos 2:46).


Allí, los primeros creyentes se consagraron a la "enseñanza de los apóstoles y al compañerismo, a la oración y a partir el pan" (Hechos 2:42).
Como resultado, "el Señor estaba agregando día a día a los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47). La casa todavía es el lugar primario de nuestra sociedad y es el lugar adecuado para liberar a los cristianos entre sí para el ministerio del cuerpo, o sea la edificación mutua. (Efesios 4.15-16)
La casa es donde las familias viven y crecen. Es el lugar indicado para fomentar relaciones más profundas. Los sentimientos y compromisos que una familia genera entre sus miembros son los que se busca inculcar entre los miembros del grupo de célula.
La reunión de célula justamente indica el momento en que los miembros de una familia se unen para construir una familia unida, transparente, solidaria y desafiante. Juntos los miembros de la célula estudian la Palabra de Dios y aplican su enseñanza a sus vidas. Ellos experimentan el ministerio del Espíritu Santo cuando ellos se atienden "unos a otros". Estos pequeños grupos combinan comunión, enseñanza, evangelización, discipulado y servicio, pudiendo debido a su tamaño (no más de 12 personas) atender a cada miembro de manera personal.

02. ¿Cómo es una célula?
Pequeña

Una célula puede tener hasta 12 personas (flexibilidad) asistiendo regularmente, si éste número se sobrepasa regularmente la célula debe multiplicarse a fin de mantener la participación de "TODOS" los asistentes en la oración, en la discusión de la Palabra de Dios, en la presentación de necesidades y en la atención personal.






Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad