Manual del aprendiz estudio interpretativo sobre el valor


FILOSOFÍA INICIÁTICA DEL GRADO DE APRENDIZ



Descargar 1.12 Mb.
Página3/6
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño1.12 Mb.
1   2   3   4   5   6
FILOSOFÍA INICIÁTICA DEL GRADO DE APRENDIZ


LA INSTRUCCIÓN SIMBÓLICA

La Palabra Sagrada que se le da al nuevo iniciado después de su consagración y admisión definitiva en la Orden es, como lo hemos visto, un símbolo de instrucción verbal sobre los Principios de la Verdad que cada Aprendiz tiene el derecho de esperar de los que se hallan más adelantados que él en el Sendero de la Iniciación.


Siendo la Masonería, en su verdadera esencia tradicional y universal, una Escuela Iniciática, o sea una Academia destinada al Aprendizaje, al Ejercicio y al Magisterio de la Verdad y de la Virtud, es natural que esta instrucción deba ser esperada por parte de los menos adelantados y deba darse por los que se hallan capacitados. Esta comunión espiritual de estudios y aspiraciones es la razón por la cual existen las Logias y otras agrupaciones masónicas.
La instrucción debe darse como se da la palabra: “al oído”, o en secreto entendimiento y “letra por letra”, es decir, partiendo de los primeros elementos y con la activa cooperación del discípulo, cuyo progreso no depende de lo que reciba, sino de lo que encuentre por sí mismo, con sus propios esfuerzos, por el uso que hace de la primera instrucción recibida como medio e instrumento para descubrir la Verdad.
Este método caracteriza y distingue la instrucción iniciática de la instrucción profana. Mientras el objeto de esta última es simplemente el de comunicar determinados conceptos o conocimientos, preocupándose menos de la opinión que el discípulo pueda formarse sobre los mismos, que de su capacidad para repetirlos tal como le han sido comunicados. Para la instrucción iniciática esto representa únicamente el punto de partida; y lo esencial es la opinión que cada cual se forma por sus propios esfuerzos y razonamientos sobre lo que ha recibido.
A una primera comprensión elemental de los Principios o rudimentos de Verdad, que representan la opinión y el resultado del esfuerzo personal del Instructor –la primera letra de la palabra de la Sabiduría- debe seguir un período silencioso de estudio y reflexión individual, en el cual el discípulo aprende a pensar por sí mismo, avanzando con sus propios esfuerzos por el Camino que se le ha indicado. Este estudio y esta reflexión hallan su maduración en el descubrimiento de la segunda letra, que es la que el discípulo debe dar al Instructor, en respuesta de la primera, con objeto de que se le juzgue digno y capacitado de recibir la tercera, que es de un género enteramente diferente de las dos primeras.
EL TRIPLE SENTIDO
Las tres letras de la Palabra simbolizan efectivamente el triple sentido –exotérico, esotérico y trascendente- de toda expresión simbólica o verbal de la Verdad.
El primer sentido es aquel que corresponde con la presentación exterior de determinada enseñanza o Doctrina. En la Masonería esta presentación consiste en símbolos, ceremonias y alegorías que caracterizan a la Orden; en la religión constituye los dogmas, ceremonias y obligaciones exteriores; en la Ciencia está representada por la observación analítica que nos familiariza con las propiedades exteriores de las cosas; en el Arte indica aquel conjunto de reglas y cánones que forman la veste exterior y la técnica del artista. Esta es la letra que de ordinario se escribe.
Únicamente por medio del esfuerzo personal, con el estudio, la reflexión y la aplicación individual, puede uno llegar al sentido esotérico de la verdad, a la Doctrina Interior que se oculta en el simbolismo y en las formas externas. Esta Doctrina Interior es el verdadero secreto masónico: el místico o secreto entendimiento de la Verdad presentada exteriormente en las alegorías de la construcción y de sus instrumentos. Esta segunda letra no puede, por lo tanto, escribirse, y tampoco la siguiente, que únicamente puede recibirse por el hecho de poseer la segunda.
Así como el masón debe llegar por sus propios esfuerzos al conocimiento de la Doctrina Iniciática que hará de él un verdadero filósofo, el mismo camino se halla abierto en el campo de la religión para el metafísico que busca el sentido profundo de los dogmas y símbolos religiosos y el valor operativo de sus ceremonias, cuando se entiendan en su significado espiritual. Así igualmente el sincero y ardiente buscador de la Verdad no se circunscribirá a la observación exterior de los fenómenos y de las leyes que gobiernan su causalidad inmediata, sino que se esforzará en reconocer y encontrar los Principios que los rigen y a los cuales obedecen. Y el artista no será digno de tal nombre hasta que el arte, del que ha aprendido el dominio puramente técnico o formal, no sea capaz de expresar su propia vida y sus sentimientos interiores.
Por consiguiente, en cualquier campo de la vida, tiene uno que progresar constantemente desde un primer conocimiento de lo concreto al reconocimiento de lo más hondo que lo inicia subjetivamente en la realidad de la cosa conocida. Este paso, simbolizado en la Masonería en el traspaso de la primera a la segunda letra de la Verdad, o del primero al segundo grado de la iniciación, es una preparación necesaria para llegar a la tercera letra o tercer sentido de la Verdad, que corresponde al tercer grado de la Iniciación, al Magisterio que da la capacidad de hablar o realizar lo que se ha entendido individualmente.

LOS TRES AÑOS
Los tres años del Aprendiz y los tres pasos de su marcha, en recuerdo de los tres viajes de la iniciación, son evidentemente el símbolo del triple período que marcará las etapas de su estudio y de su progreso.
Estos tres períodos se refieren particularmente a las tres artes fundamentales (la Gramática, la Lógica y la Retórica) a cuyo estudio debe aplicarse, aunque deba contentarse con dominar únicamente la primera, por ser la perfección en la segunda y en la tercera, respectivamente, el objeto de los Compañeros y Maestros.
La primera entre las siete “artes liberales” –la Gramática- se refiere al conocimiento de las letras (en griego grámmata: “signos, caracteres o letras”), es decir, de los Principios o elementos simbólicos con los cuales se representa la Verdad. En este estudio es principalmente donde debe demostrarse la capacidad del Aprendiz, que todavía “no sabe ni leer ni escribir” el Lenguaje de la Verdad, sino que se ejercita en el uno como en el otro, deletreando o estudiando una por una las letras o Principios Elementales a los cuales pueden reducirse y en los cuales puede trazarse el origen de todas las cosas.
También tiene evidente referencia los tres años del Aprendiz con el conocimiento de los tres primeros “números” o Principios Matemáticos del Universo: el número uno, o sea la Unidad de Todo; el número dos, o sea la Dualidad de la Manifestación, y el número tres, o sea el Ternario de la Perfección.
Este conocimiento filosófico de los tres números, sobre el cual hablaremos a continuación, es algo de verdadera y fundamental importancia, en cuanto compendia y sintetiza en sí todo el conocimiento relativo al Misterio Supremo de las cosas. Pitágoras lo expresó admirablemente en las palabras: la Unidad es la Ley de Dios (o sea el Primer Principio, la Causa Inmanente y Preantinómica), el número (nacido por la multiplicación de la Unidad, por medio de la Dualidad) es la Ley del Universo, la Evolución (expresión del Ternario) es la Ley de la Naturaleza.
O, según las palabras de Ramaseum de Tebas: Todo está contenido y se conserva en el Uno, todo se modifica y se transforma por tres: la Mónada ha creado la Díada, la Díada ha producido la Tríada, y la Tríada brilla en el Universo entero.

LA UNIDAD DEL TODO
La Primera Ley o Principio, cuyo reconocimiento caracteriza y distingue constantemente al verdadero filósofo iniciado, es la de la Unidad del Todo o, como lo decían los antiguos: En to Pan -“Uno el Todo”. Todo es Uno en su Realidad, en su Esencia y Sustancia íntima y fundamental; todo viene de la Unidad; todo está contenido y sustentado por la Unidad; todo se conserva, vive, es y existe en la Unidad; todo se disuelve y desaparece en la Unidad.
La Unidad está simbolizada naturalmente por el punto, origen de la línea recta, del círculo y de toda figura geométrica (el punto superior que, reflejándose en su aspecto dual, representado por los dos puntos inferiores, forma los tres puntos .·. que caracterizan a los masones).
El Punto, en cuanto simboliza la Unidad, es un centro, el Centro de Todo, el Centro Omnipresente, en el cual se hallan contenidos, en su totalidad y unidad, el espacio, el tiempo y todas las cosas existentes. No hay lugar en donde no se encuentre y que no sea una manifestación o aspecto parcial de esta Sublime Unidad que constituye la Eternidad y el Reino de lo Absoluto.
Este Todo es evidentemente el ser, es decir, lo que es Ego sum qui sum; he aquí la definición de la Realidad que constituye el Gran Todo, la Esencia y Sustancia de toda cosa, potencialmente contenido en todo “ser” y parcialmente manifiesta en toda existencia, y en el cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser.
El conocimiento del Uno (un conocimiento que para ser tal debe superar la ilusión de la dualidad, entre “sujeto conocedor” y “objeto conocido”, que es la base de todo conocimiento ordinario) es el objeto supremo de toda filosofía y de toda religión: todo conocimiento relativo que se funde en este reconocimiento de la Unidad del Primer Principio tiene su base en la Realidad; toda ciencia o conocimiento que lo descuide no es verdadera ciencia ni verdadero conocimiento, dado que descansa fundamentalmente en la ilusión.
Conocer la Unidad del Todo es, pues, conocer la Realidad, “lo que es” verdaderamente; y no reconocerla, o admitir implícitamente que puede haber dos principios fundamentales y antinómicos, o que no hay unidad e identidad fundamentales entre dos cosas u objetos en apariencia distintos, significa vivir todavía en el Reino de la Ilusión o en la apariencia de las cosas y no saber discernir entre lo real y lo ilusorio.
La Luz Masónica consiste en este discernimiento fundamental, que nos hace progresar constantemente en inteligencia desde el Occidente, que es el Reino de la Ilusión, de la Multiplicidad y de la Apariencia, hacia el Oriente, que es el Reino de lo Real, de la Unidad y del Ser. En el Occidente vemos al Uno manifestado en diversidad de seres y cosas distintas, sin aparente lazo o relación entre ellos; mientras que en el Oriente reconocemos la Unidad en la multiplicidad (Unidad esencial, sustancial e inmanente, en una multiplicidad aparente, contingente y transitoria) y el lazo o relación interior que unifica la multiplicidad externa.
Cada punto del espacio es un centro y un aspecto del Ser, un Centro o aspecto de esta Unidad, de la que tiende a reproducir en sí mismo las infinitas potencialidades: así pues, en lo infinitamente pequeño está contenido el Misterio del Todo y del Infinito, y en cada aspecto del Ser hay indistintamente todas las posibilidades del Ser y de la Unidad.

LA LÍNEA RECTA
La línea recta, producida por el movimiento del punto desde el uno al otro extremo (representados por los dos infinitos), es el emblema de la vida individualizada, nacida de la Unidad del Ser, así como de todo movimiento o paso del punto en una infinita sucesión de puntos, que caracterizan el Espacio, o de la Eternidad en la infinita sucesión de momentos que forman el Tiempo, tal como lo concebimos ordinariamente.
Así como en mecánica la línea recta representa una fuerza y la dirección en que aquélla se aplica, en Masonería representa el progreso rectilíneo, que es la resultante de la fuerza individual que se encierra potencialmente en el punto o Centro de nuestro ser aplicada en aquella justa dirección que da como producto natural la evolución o “desarrollo progresivo y progresista” de las potencialidades latentes en virtudes o poderes activos.
Este progreso individual, simbolizado por la línea recta, se halla muy bien representado por la plomada, que muestra el esfuerzo vertical de cada ser y de toda la Vida en su conjunto, desde abajo hacia arriba, desde la gravedad de los instintos y de las tendencias materiales y esclavizadoras, a la atracción de un Poder, de una Ley o Ideal superior, que es la luz del sol para la vegetación y los seres orgánicos, y la Luz interior de la conciencia para el hombre y los seres conscientes. Y este esfuerzo vertical es condición necesaria para toda finalidad o efecto constructivo.
Así como sin la plomada no sería posible disponer verticalmente las piedras en la posición más adecuada para la estabilidad y el progreso de una determinada construcción, tampoco sería posible el progreso individual del hombre si todos sus pensamientos, aspiraciones y acciones no se modelaran sobre una misma línea recta, en sentido opuesto a la gravedad de las tendencias inferiores, y elevándose gradualmente hasta la percepción de sus posibilidades superiores.
Finalmente, la línea recta representa una relación ininterrumpida entre los dos infinitos que marcan sus límites extremos, es decir, entre los dos aspectos antinómicos y complementarios de la Unidad Madre, y nos hace ver una vez más la unidad fundamental de la Dualidad Aparente en el mundo manifestado.

LA DUALIDAD DE LA MANIFESTACIÓN
Aunque todo sea uno en esencia y realidad, todo se manifiesta y aparece como dos. Unidad y Dualidad están así íntimamente entrelazadas, indicando la primera el Reino de lo Absoluto, y la segunda su expresión aparente y relativa, sin que haya ninguna separación verdadera entre estos dos aspectos (o distintas percepciones) de la misma Realidad.
Así como la Unidad caracteriza al Ser (en el cual no puede haber ninguna diferencia o antinomia), así igualmente la Dualidad expresa la existencia en sus múltiples formas, entretejidas, por así decirlo, en los pares de opuestos, que constituyen el sello que marca el mundo de los efectos y la Ley que gobierna toda manifestación.
La dualidad empieza en el dominio mismo de la conciencia, con la distinción entre “yo” y “aquello”, entre sujeto y objeto (sujeto conocedor y objeto conocido), constituyendo así el fundamento de todo nuestro conocimiento y experiencia, tanto inferior como exterior. No debe, pues, maravillarnos que, estando el sentimiento de la dualidad tan fuertemente arraigado en la ilusión de nuestra personalidad, nos sea difícil sustraernos de la misma y llegar así a la perfecta conciencia de la Unidad trascendente del Todo, en la cual la ilusión de la dualidad –que forma la base de nuestro pensamiento ordinario- está superada por completo.
Tenemos dos ojos para ver, a los cuales corresponden dos oídos y dos distintos hemisferios cerebrales, como instrumentos orgánicos de nuestra inteligencia, y dos manos y dos pies, instrumentos de nuestra voluntad. Y como nuestro pensamiento ordinario se basa sobre lo que vemos y oímos, es evidente que nuestra visión exterior de las cosas deba ser invariablemente “marcada” por esta dualidad, místicamente simbolizada por el Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, comiendo de cuyo fruto se pierde momentáneamente la conciencia de la Unidad, que sin embargo constituye nuestra Sabiduría instintiva y primordial (anterior a la caída en el dominio dual de la conciencia material).
Solamente cuando aprendemos, por medio del discernimiento y de la abstracción filosófica, a unificar los dos aspectos de nuestra visión exterior por medio del ojo simple de nuestra conciencia interna, llegamos al conocimiento de la Realidad (que es conocimiento de la Unidad), y la ilusión de la Dualidad y de la Multiplicidad pierde enteramente el poder que ejerció sobre nosotros.
Entonces el “yo” se identifica con “aquello”, el sujeto con el objeto, el conocedor con lo conocido, y se desgarra para siempre el velo detrás del cual Isis (el Misterio Supremo de la Naturaleza) se esconde a la vista profana. Pero, mientras tanto, el Velo de la Ilusión permanece tendido entre las dos columnas, y la ciencia ordinaria –la ciencia que se basa sobre la observación y la experiencia que nos vienen de la ilusión de los sentidos- es impotente para levantarlo.

LAS DOS COLUMNAS
Las dos columnas que se encuentran al occidente y a la entrada del Templo de la Sabiduría son el símbolo del aspecto dual de toda nuestra experiencia en el mundo objetivo o Reino de la Sensación.
Representan los dos principios complementarios, humanizados en nuestros dos ojos, en la dualidad manifiesta en casi todos nuestros órganos, en los dos lados, derecho e izquierdo, de nuestro organismo, y en los dos sexos que integran la especie humana y se reflejan en todos los reinos de la vida y de la naturaleza.
Cósmica corresponden a los dos Principios de la Actividad y de la Inercia, de la Energía y de la Materia, de la Esencia y de la Sustancia, representados por el azufre y la sal en el cuarto de reflexión y, metafísicamente, por los dos aspectos masculino y femenino de la Divinidad, que como Padre y Madre celestes, como dioses y diosas, y en sus aspectos particulares, se encuentran prácticamente en todas las religiones.
El reconocimiento individual de la Divinidad, bajo el aspecto de Padre o de Madre, parece haber sido instintivo doquiera que la religión ha sido verdaderamente vivida. Siempre ha sido más fácil establecer aquella individual relación con la Divinidad, revelada por la primera pregunta del testamento masónico, considerándola como el Principio de Vida, activa y constantemente en nosotros, más bien que como un Principio Abstracto, alejado de nuestra percepción y experiencia directa, que hace exclamar a las almas más sencillas, como a la Magdalena: “Se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo pusieron”.

El Principio de Vida es, pues, en nosotros, nuestro Padre y nuestra Madre, y el Padre-Madre del Universo y de todos los seres. Algunas religiones dan más importancia a uno o a otro de estos dos aspectos, en realidad complementarios e inseparables de la Única Realidad. No es éste el lugar apropiado para hacer un estudio más detallado sobre este interesantísimo tema, y sólo nos contentamos con transcribir, sobre el valor preferente de uno u otro concepto, las palabras de un culto y sabio orientalista contemporáneo: “El Padre y la Madre no riñen entre sí (por la adoración o reconocimiento interior del uno o de la otra), aunque sus hijos puedan hacerlo”.

ESPACIO Y TIEMPO
Por lo que se refiere al dominio de lo manifestado, o Macrocosmo, las mismas dos columnas pueden considerarse como símbolos del espacio y del tiempo, o sea de las dos realidades fundamentales sobre las cuales parece haber sido fundado y descansar el Universo que conocemos.
Espacio y Tiempo, lo mismo que la Energía y Materia, son las realidades últimas que admite la ciencia positiva como condiciones indispensables de toda existencia física, haciendo abstracción de las cuales nada de lo que existe y se percibe objetivamente pudiera ser concebido. Y aunque en la teoría einsteiniana se unifiquen (haciendo del tiempo una cuarta dimensión del espacio) y se trate de poner en evidencia su relatividad, siguen constituyendo los cimientos inalterables, el marco primordial y el presupuesto relativamente invariable de nuestro (-) Templo Cósmico.
Como dualidad no son, en realidad, otra cosa, sino dos aspectos complementarios de un Principio Único, al que revelan objetivamente, y del que expresan respectivamente la Inmanencia y la Transición: el Espacio es, pues, en el fondo, sólo un aspecto relativo del Ser, que todo contiene y comprende, por el hecho de que todo es; y el Tiempo es otro aspecto de esa Suprema Realidad, considerada como dinámico manantial del Gran Flujo cósmico.
Y si queremos considerar al Tiempo y al Espacio como un solo elemento contenedor, por así decirlo, de toda manifestación objetiva, tendremos en el Tiempo-Espacio una de las dos columnas de la Dualidad básica del Templo de la Naturaleza, siendo la integral Energía-Materia la otra columna o elemento que constituye la suma de todas las fuerzas o apariencias que obran, se asientan o establecen dentro del primer elemento.
De cualquier manera consideremos el universo y sus elementos formadores, no nos será posible evitar un concepto fundamentalmente dual de esos primeros elementos: podemos reducir el Tiempo al Espacio, considerándolo como un aspecto de éste, y la Materia a la Energía (o recíprocamente), pero, si queremos llegar a la unidad, hemos de trascenderlos a ambos, y ningún otro elemento pudiera constituir la síntesis suprema fuera del mismo Ser que todo lo es, y constituye la Unidad de Todo.
Dado que el aspecto dual del Universo y del mismo Primer Principio que lo origina se encuentra con las dos columnas al Occidente y al ingreso del Místico Templo de la verdadera Ciencia, es natural que este aspecto deba ser superado. Y, efectivamente, al Oriente las dos columnas (representadas por el Sol y la Luna) se unifican en el Delta, del cual hablaremos más adelante, así como el azufre y la sal se sintetizan en el mercurio, que reintegra en la conciencia del hombre la Unidad de la Vida, dividida en la manifestación.

EL ÁNGULO
El ángulo, en el cual dos líneas distintas parten de un único punto originario, divergiendo al prolongarse, según más se alejan de su origen, representa otra imagen característica de la dualidad, proveniente de una unidad preantinómica e inmanente, en la cual tiene su origen y su raíz.
El punto central en el cual se juntan y del que parten las dos líneas divergentes corresponde al Oriente, o Mundo de la Realidad, en el cual todo permanece en estado de Unidad Indiferenciada e Indivisible; la parte opuesta corresponde al Occidente, el dominio de la realidad sensible, en la cual la misma Realidad Trascendente aparece dividida o separada en los dos Principios simbolizados por las dos columnas.
Mientras la manifestación procede constantemente del Oriente al Occidente, o sea del dominio de la Realidad al de la apariencia, de la Esencia a la Sustancia, del Ser a la Forma y del Espíritu a la materia, el conocimiento o progreso iniciático, representado por la Luz Masónica, procede en sentido contrario, desde el Occidente al Oriente, o sea desde los extremos del ángulo hacia su origen. (Véase aquí el estrecho parentesco entre las palabras oriente y ori-gen, derivadas las dos del verbo latino orior, “surgir, manar, levantarse”).


ESCUADRA Y COMPÁS
La escuadra y el compás, separadamente, o bien unidos en la forma conocida y usada como símbolo masónico, nos presentan dos distintos ángulos, móvil el uno y con vértice hacia arriba y hacia el Oriente; fijo y octogonal el otro, con el vértice dirigido hacia abajo o hacia Occidente.
El ángulo recto, formado por la escuadra, es el emblema de la fijeza, estabilidad y aparente inexorabilidad de las Leyes Físicas que gobiernan el Reino del Occidente o de la Materia. Los dos principios o lados que concurren a definirlo se encuentran siempre a la misma distancia angular de 90 grados, que corresponde a la cuarta parte de la circunferencia (que, de por sí, representa la Unidad dentro del ciclo de la continuidad) y al ángulo del cuadrado. La escuadra es, pues, otro símbolo de la crucifixión de la cual debe libertarse rectificando y dirigiendo hacia el centro todos sus esfuerzos.
El ángulo recto es también el símbolo de la lucha, de los contrastes y de las oposiciones que reinan en el mundo sensible, de todas las desarmonías exteriores, que deben enfrentarse y resolverse en la Armonía que viene del reconocimiento de la unidad interior. Y el compás es el símbolo de este reconocimiento y de esta armonía, que debe juntarse con la escuadra y dominar el mundo objetivo por medio de la comprensión de una Ley y de una Realidad Superior; por medio de su ángulo de 60 grados, en el cual se halla ordinariamente dispuesto (el ángulo del triángulo equilátero), muestra el ternario superior que debe dominar sobre el cuaternario inferior, o sea el perfecto dominio del Cielo sobre la Tierra.



CIELO Y TIERRA
El cielo y la tierra, indicados emblemáticamente por la escuadra y el compás, y entrelazados de la misma manera el uno con el otro, por ser aspectos respectivamente superior e inferior de una misma cosa, no representan más que el Oriente y el Occidente, con los cuales ya nos hemos familiarizado interpretando el valor esotérico de la Ceremonia de Iniciación.
El Cielo, o sea el Mundo de la Realidad Trascendente, se presenta a nuestra conciencia por medio del uso del compás o de la facultad comprensiva y comparativa de la mente que conduce al estudio de las analogías, a la inducción y generalización de las ideas, con las cuales se llega progresivamente desde lo relativo a lo absoluto.
La Tierra, o sea el Mundo de la Apariencia o Realidad Objetiva, se nos presenta igualmente por medio de la escuadra de la razón, o inteligencia concreta y racional, que marca los límites fijados por sus leyes, por medio de la lógica y del juicio, con un determinismo del cual aparentemente no podemos escapar.
Sin embargo, el Camino de la Libertad se encuentra aquí mismo, por medio del uso de estas leyes en su aspecto progresista y constructivo según nuestras aspiraciones verticales, indicadas por la plomada.
Aquí cabe citar otra vez el axioma hermético que hemos indicado a propósito del “cuarto de reflexión”: visita interiora térrea: rectificando invenies occultum lapidem. Debemos ingresar dentro de la realidad del propio mundo objetivo, y no contentarnos con su estudio o examen puramente exterior: entonces, rectificando constantemente nuestra visión y los esfuerzos de nuestra inteligencia (como lo muestra la cuidadosa rectitud de los tres pasos de la marcha del aprendiz) llegaremos al uso del compás junto con la escuadra, o sea el conocimiento de la Verdad que nos libra de la Ilusión.

LAS LÍNEAS PARALELAS
Así como el punto con su movimiento directo engendra una línea recta, así también los dos puntos, moviéndose en una misma dirección rectilínea, producen las dos paralelas, otro símbolo característico de la dualidad, o sea de los dos principios cuya actividad procede paralela y complementariamente, a imagen de los pares de ruedas que sostienen un vehículo y de los rieles sobre los que se apoyan.
Veremos nuevamente este símbolo de las paralelas, y otros de los cuales hemos aquí tratado sumariamente, en el grado de Maestro, limitándonos por ahora a decir algo más sobre lo que puede significar para el Aprendiz.
Dos paralelas son efectivamente los dos Caminos del Norte y del Sur, que se recorren en los viajes de ida y regreso entre el Occidente y el Oriente, y corresponden a las dos columnas en las cuales se sientan respectivamente los Aprendices y los Compañeros. Y el cuadrilongo que constituye el Templo Masónico está comprendido entre esas dos paralelas, delimitadas respectivamente en sus extremos oriental y occidental.
A cada viaje de ida o progreso desde el Occidente al Oriente, corresponde, pues, un igual viaje de vuelta o regreso, desde el Oriente al Occidente, paralelo éste al primero, pero dirigido en sentido inverso.
Los dos caminos paralelos de que acabamos de hablar no existen tan sólo simbólicamente dentro del cuadrilongo de la Logia, sino que también se pueden observar de muchas maneras sobre nuestro planeta. Por ejemplo, como corrientes magnéticas, que van respectivamente del Oriente hacia el Occidente y recíprocamente, producidas por el movimiento de la tierra dentro del campo magnético determinado por la radiación solar, a las que se deben las desviaciones de la brújula.
Así obran todas las fuerzas del Universo, según la Ley de la Dualidad, paralelamente, pero en sentido inverso la una con relación a la otra, prevaleciendo por un lado el movimiento centrífugo o de extensión desde el interior a lo exterior, y por el otro el movimiento centrípeto de construcción, desde el exterior al interior. Este origina la gravedad, aquél la gravitación, dos formas distintas de la Fuerza o Principio de Atracción.
Lo que es activo interiormente es pasivo exteriormente, y viceversa. Así debe entenderse el valor de las columnas, a menudo confundido y malinterpretado por la falta de comprensión de esta Ley de Compensación, a consecuencia de la cual ambos principios (activo y pasivo) se hallan presentes en cada uno de los dos aspectos, pero obrando en sentido inverso el uno con relación al otro.
LOS PARES DE OPUESTOS
La actividad en dos corrientes o sentidos inversos de los dos Principios, parangonable al flujo y al reflujo de las mareas, original los pares de opuestos que se observan doquiera en el mundo fenoménico o exterior, como en el de la experiencia psicológica o interior.
Así la luz, emanación activa y positiva, efecto del movimiento centrífugo o expansivo, se opone a las tinieblas, que pueden considerarse como falta de luz o luz negativa, efecto de un movimiento centrípeto o de absorción, desde lo exterior a lo interior. La primera tiene, pues, una correspondencia moral con la Sabiduría, el Amor y el Altruismo, que es deseo de dar; la segunda se relaciona con la Ignorancia, la Pasión y el Egoísmo, que es deseo y voluntad de recibir.
Lo mismo puede decirse del calor y del frío: el primero hace dilatar los cuerpos y los conduce a superar sus limitaciones moleculares, desde el estado sólido al líquido, de éste al gaseoso, y del gaseoso al estado radiante, libertando a los átomos progresivamente de la esclavitud dentro de las moléculas, así como de la Ley de Gravedad; mientras el segundo, haciendo volver al estado líquido los gases y solidificando los líquidos, los sujeta siempre más estrechamente a una forma definida, limitando sus posibilidades de movimiento.
En el campo moral el calor tiene una evidente analogía con el entusiasmo, o llama interior que nos inflama para cualquier intento que sea expresión de nuestro ser y de nuestros íntimos deseos; mientras el frío está constituido por las consideraciones materiales y el poder de la ilusión que limitan, paralizan, esclavizan y entorpecen nuestros esfuerzos.
Lo mismo puede decirse, en el plano físico, de la electricidad positiva y negativa, de las acciones y reacciones moleculares, de las dos propiedades opuestas de la actividad y de la inercia, de la afinidad química que obra en ambos sentidos, y de los diferentes tropismos visibles tanto en el mundo orgánico como en el inorgánico. Y en el mundo moral de los diferentes impulsos que nos animan, de nuestros pensamientos e inclinaciones positivos y negativos, y que nos hacen, respectivamente, activos y pasivos.
El Bien y el Mal, la Belleza y la Fealdad, la Vida y la Muerte, la Fortuna y la Desgracia, la Verdad y el Error, el Vicio y la Virtud; he aquí otros tantos pares de opuestos que dominan en el mundo relativo, siendo relativos desde el punto de vista de la conciencia en que se consideran, existiendo cada uno de ellos únicamente en relación con el otro, y disolviéndose todos en la diáfana perfección del Absoluto.
Estos pares de opuestos están simbolizados por los cuadros blancos y negros del pavimento en mosaico que parte de las dos columnas. El eterno conflicto, que parece constituir la misma esencia de la vida, ha sido simbolizado por las diferentes religiones en la lucha entre los dos Principios del Bien y del Mal: el Dios Blanco y el Dios Negro, el Principio de la Vida y el de la Actividad, Brahma el Creador y Shiva el Destructor, Ormuz el Principio de la Luz y Arimán el Principio de las Tinieblas, Zeus y Cronos o Júpiter y Saturno, Jehová y Shaitán, Osiris y Tifón entre los egipcios, Baal y Moloc entre los fenicios.
Dioses blancos y dioses negros, o ángeles y demonios, existen prácticamente en todas las religiones, símbolos evidentes del impulso evolutivo y progresista de las aspiraciones superiores del hombre y de la inercia o gravedad de los instintos y tendencias inferiores. Así pues, el Armageddon o batalla celeste entre los espíritus de la Luz y los espíritus de las tiniebla, o sea entre las Fuerzas Evolutivas y Libertadoras y las Fuerzas Evolutivas y Esclavizadoras, es una realidad psicológica universal de todos los tiempos.
Pero no menos cierto que las dos fuerzas opuestas, los dos principios que constantemente trabados en una lucha encarnizada, son dos distintos aspectos o manifestaciones de una sola y misma Realidad, cuyo reconocimiento nos hace superar el punto de vista de la lucha y del conflicto, y nos establece en el punto central de la Armonía que hace de todo una Cosa única.
Diabolus est inversus Dei: no es una realidad en sí misma, sino el aspecto o contraparte negativa de la manifestación positiva de la única Realidad. El conflicto entre el Bien y el Mal y el poder de éste sobre nosotros cesan cuando reconocemos a aquello como la única Realidad y el único Poder, y vemos en esto tan sólo una apariencia ilusoria desprovista de realidad y poder verdaderos.

EL TERNARIO
Todo par de elementos o principios opuestos y complementarios encuentra un tercer elemento, el intermediario equilibrante o Principio de Armonía, reflejo en el mundo de lo relativo de la Unidad Preantinómica originaria.
Así cesa el conflicto de los dos opuestos y la Dualidad se hace fecunda y se resuelve en impulso evolutivo, constructivo y progresista.
El Padre y la Madre engendran al Hijo, Osiris e Isis engendran a Horus, y el Azufre y la Sal producen el Mercurio; Vishnú, el Conservador, se establece entre Brahma el Creador y Shiva el Destructor; el Arquitrabe se levanta sobre las dos columnas y origina la Puerta; el Hombre, o sea la Criatura Perfecta, nace de la unión del Cielo con la Tierra, realizando la mística unión y la expresión de lo Superior con lo Inferior.

2 + 1 = 3


Todo Ternario resulta de una Dualidad, a la cual se le agrega una nueva Unidad del mismo género, que puede considerarse como la resultante de la unión de los elementos constitutivos del Binario o Dualidad.


Así, por ejemplo, toda vez que nos esforzamos en unir los dos lados o líneas divergentes del ángulo por medio de una nueva línea horizontal, obtenemos como resultado un triángulo, es decir, la primera y más sencilla de las figuras geométricas.
En el campo de las ideas, la Verdad se encuentra una vez examinada la tesis y la antítesis, el pro y el contra sobre un asunto determinado, que nos conduce a la solución del problema que nos ocupa, con la síntesis de los argumentos favorables y de los contrarios.

La escuadra, que es uno de los símbolos fundamentales de nuestra Institución, nace de la unión de la perpendicular con el nivel. Lo mismo puede decirse del Mallete, que no es otra cosa sino la Tau de los antiguos iniciados, y lo mismo igualmente de la cruz formada por la unión de una línea vertical con la horizontal.
En los tres casos, la vertical es el símbolo del Principio Activo o masculino, que corresponde al azufre de los alquimistas y puede considerarse como el Padre del Universo; la horizontal representa análogamente el Principio Pasivo o femenino, la sal de los alquimistas, o sea la Madre del Universo. Y la unión de los dos forma un nuevo elemento o Principio que hace fecundas y constructivas las posibilidades de los dos primeros, realizando la Armonía y originando el Ritmo y el Movimiento.
Esto resulta evidente por la svástica, o cruz en movimiento, símbolo antiquísimo como universal, que representa la Vida que anima a los cuatro elementos, nacidos por la unión de los dos elementos primordiales en la cruz. La Vida representada por la svástica es el mismo mercurio de los filósofos, o sea el Hijo del Padre y de la Madre celestes.

Otros significados del Tau y de la Cruz pertenecen a grados diferentes del de Aprendiz, y de ellos hablaremos en su lugar.

LOS TRES PUNTOS
Los tres puntos masónicos constituyen el más simple y característico emblema del Ternario. Eligiendo este símbolo juntamente con la escuadra y el compás, como distintivo de la Orden, los Fundadores de la misma dieron prueba de una perspicacia y sabiduría que quien conoce el valor oculto de las cosas nunca puede negarles.
Estos tres puntos sintetizan admirablemente el Misterio de la Unidad, de la Dualidad y de la Trinidad, o sea el Misterio del Origen de todas las cosas y de todos los seres.




. .

Encontramos estos tres puntos, armónicamente juntos y diferenciados en una Unidad Oriental y una Dualidad Occidental, en las tres Luces del Ara, en torno del Libro de la Tradición que llega a través de los siglos la Eterna Verdad, y de los instrumentos que se necesitan para comprenderla y aplicarla.


El punto superior representa, como es evidente, la Unidad Fundamental o Primer Principio Preantinómico, Originario e Inmanente, del cual todo tuvo nacimiento. Es el Absoluto, el Ain-Soph cabalístico, que existe “en principio”, y en el vual existen en principio todas las cosas.

Brahma, Vishnú y Shiva, el Creador, el Conservador y el Destructor del Universo; Osiris, Isis y Horus, o sea el Padre, la Madre y el Hijo, forman en Él una sola persona y un solo ser, una única indivisible Realidad. Es SAT “lo que es” el fundamental Principio inmanente y trascendente de toda existencia, el Fulcro Central Inmóvil que es Origen y Principio de la Creación.


Los dos puntos inferiores son, igualmente, una imagen de la Dualidad; los mismos dos Principios que representan las dos columnas, de cuya unión y de cuyas múltiples acciones y reacciones aparece producida la multiplicidad fenoménica del Universo. Cada uno de ellos es un distinto aspecto de la Unidad Primordial Originaria, que permanece indivisa e indivisible en su dúplice aparente manifestación: el uno existe en cuanto existe el otro, y los dos se resuelven en el Principio Fundamental del cual tuvieron nacimiento. Y efectivamente, si hacemos acercar los dos puntos inferiores, con movimiento igual, al punto superior, se aproximan igualmente el uno al otro, y cuando se juntan con éste, también se juntan mutuamente.
Si trazamos dos líneas entre el punto superior y los dos puntos inferiores, obtenemos el ángulo que expresa, con sus dos lados emanados de un único vértice, esta misma dualidad de los dos Principios, emanaciones o aspectos de un solo Principio Originario.
Y si trazamos otra línea que una los dos puntos inferiores, obtenemos el triángulo, cuya base, uniendo a los dos elementos, representa el tercero, que reproduce en sí, en el mundo de lo relativo, un nuevo aspecto contingente de la Unidad Preantinómica Absoluta.
Así los tres puntos muestran aisladamente los tres Principios que constituyen la Unidad Originaria y la Dualidad de la manifestación. Y la Unión de los tres puntos, por medio de tres líneas, evidencia los tres Elementos primordiales –el azufre, la sal y el mercurio, o el Padre, la Madre y el Hijo- que hacen fecunda y constructiva la actividad de los tres Principios.
Mientras el punto superior corresponde al Oriente y al Mundo absoluto de la Realidad (y, en la Logia, al Delta, emblema de la Unidad triunitaria), los dos puntos inferiores corresponden al Occidente, o sea al Mundo Relativo, que es el dominio de la apariencia, y en la Logia a las dos columnas emblemáticas de la Dualidad.
Y el progreso masónico se halla también aquí indicado sintéticamente, con el progreso de la inteligencia, que se levanta sobre el dominio de la mente concreta (Reino de la Dualidad y de los pares de opuestos), estableciéndose en el sentimiento y en la conciencia de la Unidad fundamental de todo y de la identidad esencial de todos los seres, por medio de las facultades superiores de la Inteligencia, que se basan sobre la Unidad, de la misma manera que la mente concreta basa su lógica y sus juicios en el sentido de la Dualidad.

EL TRIÁNGULO
El triángulo, la figura geométrica resultante de la unión de tres puntos por medio de tres líneas rectas, y más particularmente el triángulo equilátero o regular, cuyos tres lados y ángulos son iguales, ha sido siempre considerado como un símbolo de Perfección, Armonía y Sabiduría, y, por ende, de lo celestial y Divino.
Un triángulo equilátero es, en esencia, el Delta Luminoso que se encuentra al oriente en todas las Logias Masónicas. El ojo que se halla en su centro es el símbolo de la conciencia del ser que es el primero y fundamental atributo de la Realidad.
Nada mejor que este símbolo puede expresar la Realidad y su manifestación ternaria en los tres lados que lo constituyen y nada más apropiado para ponerse en aquel simbólico Oriente, en el cual únicamente la Realidad puede ser encontrada.

Desde el triángulo, que forma el Delta propiamente dicho, irradian en sus tres lados otros tantos grupos de rayos que se terminan en una corona de nubes.
Los rayos simbolizan la fuerza expansiva del Ser, que desde un punto central infinitesimal se extiende y llena el espacio infinito. Y las nubes indican la fuerza centrípeta, que se produce como reflujo natural de la primera, con movimiento de contracción que engendra la condensación de las fuerzas irradiadas.

Desde el Principio o Unitario del Ser (representado por el Delta) se manifiesta, pues, una doble corriente positiva y negativa, formada por los dos Principios, cuya actividad está relacionada y regulada por el ritmo que los une, como intermediario equilibrante.

TEOREMA DE PITÁGORAS
Otro triángulo que tiene una especial importancia en el simbolismo masónico es el triángulo rectángulo, representado por la escuadra, instrumento de medida y rectificación del mundo concreto o de la realidad visible. Mientras el triángulo equilátero muestra más bien el esfuerzo de nuestra inteligencia para relacionarse con los Principios y el Mundo de las causas, la escuadra indica la inteligencia racional que se limita al estudio de los fenómenos y del Mundo de los Efectos, representando la norma 1 o regla que debe guiarnos para proceder rectamente en el estudio y en la acción.
La importancia del triángulo rectángulo se evidencia en el famoso teorema de Pitágoras, cuyo valor no se limita a la geometría ordinaria, y como tal se le encuentra entre los símbolos masónicos.
El estudio de la trigonometría nos hace ver la importancia excepcional del triángulo en general, en relación con las demás figuras geométricas (todas pueden reducirse o descomponerse en triángulos), y la aplicación universal de sus propiedades.

El mismo cuadrilongo que constituye la Logia se resuelve diagonalmente en dos triángulos rectángulos, y otro triángulo rectángulo debería resultar de la unión de los tres lugares que corresponden a las tres Luces en su justa y exacta posición.
Tampoco debe olvidarse la propiedad característica de los triángulos, cuyos tres ángulos forman siempre dos ángulos rectos, es decir, el ángulo cuyos dos lados se continúan en línea recta, siendo así aquella figura geométrica la expresión ternaria circunstanciada de las infinitas posibilidades representadas por la línea recta, que es un punto en movimiento en el infinito.

TETRADA Y TETRAEDRO
Cuatro triángulos unidos por sus tres lados, de manera que cada uno de ellos esté, por cada uno de sus lados, en unión con los tres restantes, forman las cuatro caras del tetraedro o pirámide triangular, el primero y fundamental entre los cinco sólidos regulares1.
Cuatro caras y cuatro vértices –respectivamente triangulares y triedros- concurren a formarlo y muestran cómo el ternario se resuelve y concreta, dentro de las tres dimensiones espaciales, en un cuaternario, originando aquella Tétrada “Manantial Perenne de la Naturaleza”, de la cual habla Pitágoras.


En el tetraedro, los tres principios o elementos (Azufre, Sal y Mercurio, o Padre, Madre e Hijo), provenientes de la Unidad Primordial (el vértice superior del tetraedro) y representados por las tres caras, se juntan íntimamente entre sí, formando un ángulo triedro, cuya delimitación inferior, por medio de la intersección de un plano, forma un nuevo triángulo, manifestación en el mundo de la materia de los tres principios.
Si nos ponemos del lado de este último triángulo, y buscamos en él el reflejo del Vértice Originario, la Unidad Madre, que se halla del otro lado, obtendremos otra vez la imagen del Delta, siendo el punto reflejado por el vértice el ojo sagrado de éste.
Y si nos fijamos en las cuatro líneas que unen los cuatro vértices en el centro de la figura, obtendremos una estrella de cuatro puntas, una dirigida hacia arriba, hacia el origen, y las restantes hacia abajo, hacia la Manifestación, otra imagen de la relación del Principio Único Originario con el ternario que lo expresa en el mundo sensible.

TRINIDADES Y TRILOGÍAS
El estudio del número tres no sería completo sin un examen de las diferentes trinidades y trilogías, de orden filosófico, religioso y moral, que se le relacionan.
Encontramos trinidades y trilogías en todas las religiones y en todas las filosofías, en todos los pueblos: bajo diferentes nombres se halla una misma realidad, un mismo reconocimiento diferentemente expresado. La trinidad más simple y fundamental de Padre-Madre-Hijo se encuentra en la religión egipcia con los nombres de Osiris-Isis-Horus, en la brahmánica como Nara-Nâri-Virâj, o Shiva-Shakti-Bindu, en Caldea como Anu-Nuah-Bel y otras trinidades equivalentes. En el cristianismo, la Madre desaparece teóricamente para dar lugar al Espíritu Santo, pero se conserva prácticamente en el culto de la “Madre de Dios” (sea cual fuere la definición teológica particular de este culto), parangonable en todo a la adoración que se tributaba a Isis en Egipto y a la que hoy se tributa a la diosa Kali o Shakti (el aspecto femenino o poder de Shiva) en la India.
Filosóficamente, el Azufre, la Sal y el Mercurio, como Principios constitutivos del Universo o Fuerzas Creadoras primordiales (análogas a Padre-Madre-Hijo), encuentran una perfecta correspondencia en los tres gunas Rajas-Tamas-Sattva, o sea Actividad-Inercia-Ritmos, correspondientes el primero a la fuerza centrífuga o Principio de Expansión, el segundo a la fuerza centrípeta o Principio de Contracción, y el tercero a la fuerza equilibrante o Principio del Ritmo ondulatorio.
Brahma, Vishnú y Shiva, de la trinidad brahmánica, deben entenderse como correspondientes a los tres siendo Vishnú, como conservador, el principio equilibrante entre los dos opuestos; Brahma como Creador, la fuerza expansiva; y Shiva como Destructor, la fuerza de contracción que vuelve en sí misma.
También en la filosofía índica encontramos la definición del Ser Supremo como Sat-Chit-Ananda, o sea: Ser o Realidad, Conciencia-Inteligencia, Paz-Beatitud, Sat, el Principio del Ser, se hace en el hombre el yo o conciencia individualizada; Chit se hace chitta, la mente o inteligencia; Ananda, que en el Ser Absoluto es “satisfacción en sí mismo”, se convierte en la facultad humana de la Voluntad, que impulsa el deseo hacia su satisfacción. Estos tres principios corresponden también a los tres atributos divinos de la Omnipresencia, Omnisciencia y Omnipotencia.
Otro género de trinidad resulta de la polarización entre el Cielo y la Tierra, o sea entre lo Superior y lo Inferior, el Oriente y el Occidente. Entre ellos nace la conciencia individualizada, tipificada por el Hombre, que sirve de intermediario entre los dos y mutuamente los relaciona. Se origina así la distinción entre los tres mundos: el objetivo o exterior, el subjetivo o interior, el divino o trascendente, y las tres partes del hombre Espíritu-Alma-Cuerpo, siendo este último el punto de contacto entre el mundo exterior y el interior, y el primero entre el mundo manifestado y el trascendente.
En el campo masónico la trinidad está formada por los tres instrumentos de medida que corresponden a las tres Luces: la Plomada o perpendicular, el Nivel u horizontal y la Escuadra, que como hemos visto tiene un valor análogo a la tau y a la cruz. La primera es el principio activo que nos impulsa a progresar, según nuestras aspiraciones verticales; la segunda el principio pasivo de resistencia y persistencia que nos establece equilibradamente en nuestras aspiraciones y las hace madurar y fructificar; y la tercera la norma o regla que hace nuestras acciones conforme a la Verdad y la Virtud.
Las tres columnas simbólicas que sostienen la Logia, representadas igualmente por las tres Luces: Sabiduría, Fuerza y Belleza, constituyen otra interesante trilogía. La Sabiduría, que corresponde al Ven.·. M.·., es la facultad inventiva, o sea la Inteligencia Creadora, que concibe y manifiesta interiormente el Plan del Gran Arquitecto; la Fuerza, que corresponde al Pr.·.Vig.·., es la facultad volitiva, que se esfuerza en realizar lo que la primera concibe; y la Belleza, representada por el Seg.·.Vig.·., es la facultad imaginativa, que adorna y perfecciona la obra realizada por las dos primeras.
También corresponden, respectivamente, la Sabiduría a la mente superconsciente, la Fuerza a la mente consciente y la Belleza a la mente subconsciente.

TRINIDADES MITOLÓGICAS
En la mitología helénica, como en la oriental y en la egipcia, las trinidades juegan también un papel de primera importancia.
Fundamental entre ellas es la trinidad cosmogónica, formada por Urano, símbolo del Ser que se manifiesta como espacio, o sea la “extensión” que hace objetiva su Omnipresencia; Urano engendra a Cronos o Saturno, que representa al mismo Ser como cambio y movimiento, dentro de la eternidad, que produce en nosotros la idea de tiempo o “sucesión”, en la cual todas las cosas son producidas y desaparecen; y Saturno engendra a Júpiter o Zeus, que representa al Ser como voluntad y energía, que parece dominar sobre los principios que lo han producido.
A esta trinidad se acompaña la femenina, constituida por las cualidades de estos tres aspectos del Ser y Realidad fundamental: Gea, la capacidad productiva o geométrica inherente en el espacio; Rea, el flujo o corriente del tiempo; y Hera o Juno, el poder que expresa la Voluntad creadora.
Otra trinidad se halla formada por los tres aspectos de Júpiter, dos de los cuales están representados por sus dos hermanos, que con él comparten la soberanía universal: Neptuno, o Zeus, marino que domina sobre las aguas; y Plutón, el Júpiter subterráneo que asienta sus reales en las profundidades de las cosas –los dos compañeros del Señor del Cielo y de la Tierra-, que tiene establecido su imperio sobre el dominio de las fuerzas titánicas. Paralela a esta segunda trinidad masculina es la que forman sus tres cualidades: Juno, la Reina del Mundo Ideal de las causas; Anfitrite, la Reina de las profundidades marinas, en donde se encierran las posibilidades latentes de la vida, y Proserpina, la diosa del mundo desconocido que se encuentra en las propias entrañas del mundo visible.
También Hécate, como divinidad de la Luz que nos viene de las lejanías de la Realidad Trascendente, es tríplice, siendo representada por tres diosas: la primera lleva en su cabeza una media luna y una antorcha en la mano, símbolo de la luz sensible del mundo físico; la segunda, con gorro frigio y frente radiante, símbolo de la luz intelectual, lleva en la mano el cuchillo del análisis y penetración, y la serpiente de la lógica que se insinúa en las relaciones entre las cosas; y la tercera, cuyos atributos son la cuerda y la llave, es el símbolo de la luz trascendente que se descubre con la iniciación, y nos da la clave del significado profundo o razón más verdadera de las cosas, así como el “lazo” que interiormente las une.
Una trinidad femenina, muy conocida y familiar es la que forman las tres Gracias, o sean los tres aspectos de la misma Luz que se revela en el ser y en la vida del hombre: Aglaya, la luciente, la luz espiritual que ilumina la inteligencia, y nos da esa felicidad y contento profundos, que tienen el poder de irradiarse fuera de nosotros, como una bendición, en nuestros pensamientos, palabras y acciones. A ella se le debe la inspiración de toda obra de arte o creación intelectual, que tiene el poder de elevar al hombre a un plano superior.
Eufrosina, el gozo del alma, o sea la luz que penetra en nuestro corazón y produce en nosotros toda forma de íntimo contento y satisfacción, la felicidad que reside dentro de nuestro ser, independientemente de las condiciones externas.
Talia, la florida, o sea la felicidad exterior que se manifiesta en todas las cosas hermosas, y en la misma hermosura de la vida, con sus bienes, placeres y cosas deseables.
Menos conocida es la trinidad de las Horas, o “tiempos” que presiden a toda actividad, así como a las divisiones del año y del día: el comienzo o germinación, que preside a la primavera; la continuación o maduración de todo esfuerzo, que preside al verano; el término de la obra, en la que se recogen sus frutos, que preside el otoño. También representan la Causa, el Medio y el Efecto, los tres períodos iniciáticos de preparación, iluminación y perfección, las tres divisiones de la vida diaria en el tiempo dedicado al descanso, al trabajo y a la recreación.

OTRAS TRINIDADES
La Trinidad de las Horas nos lleva naturalmente a la de las Parcas o Moiras, hijas de la Noche, o de la contingencia material: Cloto, la hilandera, de la que se origina el hilo de la existencia, representando todo aquello que se halla potencialmente en la misma, relacionándonos con el lugar o condición “de donde venimos”; Lachesis, por cuyas manos pasa todo tramo del hilo de la vida, presidiendo al desarrollo actual y causal de los acontecimientos, en los que debe demostrarse “quienes somos”; y Atropos, en cuyas manos se entrega todo aquello que nos ha sucedido y el resultado de nuestras acciones, como semillas de lo que nos espera, determinando “adónde vamos”. Esta última es quien tiene que cortar, con sus fatídicas tijeras, el hilo de la vida cuando haya llegado a su madurez, y las violaciones de la Ley no permitan su ulterior extensión.
Las tres Furias o Euménides son, puede decirse, la antítesis de las Gracias, o sus contrapartes negativas: Alecto, la que nunca descansa, produciendo el furor rajásico, la inquietud y la pasión vengativa; Tisífone, el odio ciego o tamásico, los errores y el remordimiento del alma que acompaña al homicida; y Megara, el demonio de la envidia sátvica, que cuando gobierna al hombre se aleja constantemente de la posesión y fruición de sus bienes.
Las tres Gracias o Gorgonas, Medusa, Steno y Eríagle, son emblemáticas de las fuerzas misteriosas que duermen en nuestro ser subconsciente: nuestras propias tendencias negativas, temores, ansiedades e ilusiones a las que como Perseo hemos de vencer con no escucharlas ni mirarlas, cortándoles la terrífica cabeza con la espada de la Sabiduría, para que de su sangre surja Pegaso, el genio alado del pensamiento intuitivo, que nos lleve a las regiones celestiales de la pura Verdad.
Pasando del dominio de la mitología al de la naturaleza, encontramos otra trinidad en los tres reinos, mineral, vegetal y animal, que representan tres grados de evolución de la forma, de la vida y de la conciencia. En los minerales, la forma geométrica se acompaña con la vida inorgánica y la conciencia oscurecida en una comparativa inconsciencia. En los vegetales, la forma se aleja de esa rigidez geométrica y se hace plástica y responsiva obedeciendo a la vida orgánica, que manifiesta una conciencia todavía rudimental. En los animales, finalmente, prevalece y surge en posición de dominio el principio de la conciencia, que se expresa como sensación, acción y reacción, y la forma y la vida se adaptan para esa expresión.
También podemos decir, en relación con las tres gunas, o cualidades universales de la materia, que en los minerales prevalece el principio de la inercia (Tamas o Sal), en los animales el principio opuesto de la actividad (Rajas o Azufre), y en los vegetales el principio rítmico del equilibrio (Sattva o Mercurio). El primero tiende a la cristalización, el segundo al movimiento y el tercero a la armonía.
Las tres dimensiones del espacio y los tres aspectos del tiempo constituyen otros dos ternarios por medio de los cuales la Omnipresencia Eterna del Ser Absoluto se hace manifiesta en la relatividad del mundo como ritmo evolutivo y perpetuo devenir.
La longitud, que se mide por medio de la Regla, representa el camino de la vida y el progreso en la dirección que hemos elegido; la anchura, que se relaciona con la anterior por medio de la Escuadra, corresponde con la amplitud de nuestra visión y la extensión de nuestros esfuerzos y actividades; la altura, a la que se llega por medio del Compás y de la Plomada, se determina individualmente según la profundidad de las convicciones y conocimientos, y la elevación de los ideales.
El pasado, que corresponde con los cimientos del edificio de la existencia y las raíces del ser, tiene importancia para nosotros en cuanto nos enfrenta con el problema de los orígenes, y constituye nuestra herencia espiritual y material; el presente es aquel que nos relaciona con nuestros deberes y responsabilidades, así como con la obra o actividad que constituye nuestra constante oportunidad actual; el porvenir, meta de nuestros esfuerzos y aspiraciones, es aquel que nos relaciona con nuestro Destino, dándonos el poder de superar la fatalidad (que es la herencia de nuestro pasado), y conduciéndonos hacia un término siempre más elevado que siempre retrocede y se acerca.

LIBERTAD – IGUALDAD - FRATERNIDAD
El conocido trinomio masónico Libertad-Igualdad-Fraternidad tiene desde el punto de vista iniciático un significado algo distinto de lo que pueden serlo sus interpretaciones político-profanas.
La libertad del iniciado no es, pues, precisamente, aquella que pueden conceder o limitar las leyes de la sociedad, y no debe particularmente confundirse con la licencia de entregarse al vicio y a la pasión, que siempre llevan el desorden a la vida, y le hacen a uno realmente esclavo de sus debilidades, hábitos y tendencias negativas, y sobre todo de sus errores.
La Libertad, en sentido iniciático, es una adquisición individual, interior, fundamentalmente independiente de la libertad externa que pueden otorgarnos las leyes y las circunstancias de la vida. Es la libertad que se adquiere buscando la Verdad y es forzándose sobre el camino de la Virtud, o sea libertándose del error y de la ilusión, y dominando las tendencias viciosas, hábitos negativos y pasiones destructivas.
Es la Libertad que encontramos, y que siempre nos es dado conservar cuando obramos de acuerdo con nuestros principios, ideales y convicciones íntimos, buscando lo que sea mejor en sí y por sí, más bien que buscando nuestra guía inspiradora en las apariencias y conveniencias externas, modificando y reglando según éstas nuestra línea de conducta y nuestras acciones. Es, en otras palabras, lo que obtenemos por medio del uso de la Regla y de la Plomada, siguiendo el camino derecho del Progreso y del Deber.
La igualdad iniciática de la misma manera descansa sobre la conciencia de la identidad fundamental de todos los seres, de todas las manifestaciones del Espíritu o Suprema Realidad, por encima y por detrás de todas las diferencias externas de dirección y grado de desarrollo. Esta igualdad, que se realiza por medio de la Escuadra y del Nivel, es la que nos proporciona una justa y recta norma de conducta con todos nuestros semejantes, y nos asigna y nos hace ocupar el lugar que nos pertenece en el edificio de la sociedad, y en cualquier otro edificio particular al cual hayamos sido llamados para trabajar.
Interiormente la Igualdad es la capacidad de sentirnos iguales en todas las circunstancias y condiciones externas, y en todo puesto o lugar que podamos temporalmente ocupar: es la igualdad que debemos tratar de cultivar en nuestros sentimientos hacia los demás, independientemente de sus palabras y acciones para con nosotros, y con una igual serenidad en las condiciones favorables como en las adversas, en la fortuna y en la desgracia, en el éxito y en el fracaso, en la pérdida y en la ganancia, o sea delante de todos los pares de opuestos, los cuadros blancos y negros de la existencia sobre los que igualmente debemos progresar, apoyando nuestros pies.
En cuanto a la fraternidad, debe considerarse como la suma y el complemento de la libertad individual y de la igualdad espiritual, de las que constituye la adaptación práctica, siendo como la base del triángulo formado por esas dos líneas divergentes. La Fraternidad es, pues, tolerancia con relación a la libertad, y comprensión con relación a la igualdad, manifiesta en desigualdad. Y es, además, la relación que la Masonería establece entre sus miembros, como núcleo y ejemplo de la que debería existir entre todos los hombres.
Prácticamente la Fraternidad puede, sin embargo, establecer sus lazos únicamente entre los que se sienten HH.·., o sea efectivamente hijos de un mismo Padre, el Principio Universal de la Vida o Ser Supremo, y de una misma Madre, la Naturaleza, que a todos igualmente nos ha producido, nos sostiene y nos alimenta. Con ese reconocimiento la Fraternidad se hace efectiva, y según se generalice, llegará a extenderse sobre la tierra y ser, como debería y como debe, la relación normal entre todos los hombres y los pueblos.
Todos los hombres pueden ser hermanos según conocen y realizan en lo íntimo de sus corazones la Verdad de la Fraternidad; es decir, de su común relación con el Principio de la Vida, por un lado, y por el otro con el medio que los hospeda. Caerán entonces las barreras ilusorias que actualmente dividen a los hombres, según cae la venda que cubre sus ojos, y la Masonería habrá esparcido efectivamente su Luz sobre toda la tierra.

LAS LETRAS DEL ALFABETO
El estudio, el conocimiento de los tres primeros números, debe ser integrado y completado por el de las cinco primeras letras, que son las que especialmente se refieren al grado de Aprendiz. Este estudio es aquella gramática1 simbólica con la cual debe familiarizarse el adepto del primer grado.
Una vez conocidas las letras, le será posible combinarlas y relacionarlas mutuamente, por medio de la Lógica, y así leer las palabras que resulten de su combinación. Y con la experiencia adquirida en el estudio de la Lógica, adiestrarse en la Retórica, es decir, en el uso constructivo del Verbo Creador.
La primera letra del alfabeto muestra en su forma grecolatina los dos principios o Fuerzas Primordiales que parten del punto originario y forman el ángulo: la dualidad que expresa la Unidad y produce la manifestación ternaria; el triángulo que nace del ángulo, por medio de una línea horizontal –el tercer Principio o elemento- que une sus dos lados.
Como primera letra, así como por el simbolismo evidenciado en su forma, nos muestra el origen de todo y su progresiva manifestación: la involución o revelación del Espíritu en el reino de la forma y de la materia.
La forma hebraica de esta misma letra (cuyo nombre es alef, que significa “buey” y que tiene el valor numérico de uno) nos presenta en la línea oblicua central el primer Principio Unitario del que se manifiestan las dos Fuerzas o Principios, respectivamente ascendente y descendente, o sea centrífuga y centrípeta, masculina y femenina, representadas por las dos columnas. Es en sí mismo un signo de equilibrio, en cuanto muestra el dominio de los opuestos y la Armonía producida por su actividad coordenada. En su conjunto indica la triunidad, es decir la Trinidad manifestada por la Unidad.
La Letra B es una clara expresión de la dualidad de los dos Principios que evidencian la Ley de Polaridad; muestra la relación entre lo Superior y lo Inferior –el Cielo y la Tierra-, una relación dúplice: curvada y bien distinta en sus dos aspectos en el lado derecho (que corresponde a la involución o revelación del Espíritu en la materia), y derecha del otro lado (al lado ascendente que corresponde a la evolución del Espíritu expresado en la Materia). El lado derecho muestra el dominio del hombre, y la doble línea curva, el de la naturaleza.
La forma hebraica de esta letra (cuyo nombre beth significa “casa” y que tiene el valor numérico dos) patentiza igualmente esta relación entre lo Superior y lo Inferior –el Cielo y la Tierra-, relación descendente por un lado y abierta por el otro, símbolo de las posibilidades ascendentes que se hallan abiertas para el hombre, mediante el establecimiento de su relación con el Principio de la Vida.
Ya hemos hablado del significado de esta letra, en relación con las demás que forman la Palabra Sagrada.

La forma de la letra C es originariamente la de una escuadra, y como tal se presenta en los alfabetos fenicio, etrusco y griego (en donde tiene el nombre de gamma y el sonido de la letra G). Como tal, su significado primitivo es el del instrumento masónico de la rectitud. En cuanto a su forma latina, muestra un arco que podemos considerar emblemático de la tensión de las energías individuales para alcanzar un hito u objeto determinado. También representa el ciclo descendente de la involución, que debe completarse con la obra individual de ascensión evolutiva.


En el alfabeto hebraico esta letra toma el nombre de guimel (camello) y tiene el valor numérico tres. Se refiere al progreso vertical individual del hombre de abajo arriba, como lo muestra la pequeña línea ascendente que forma el pie de la figura.
El camello, conocido por su torpeza como por su docilidad y resistencia, muestra el cuerpo del hombre, que de obstáculo debe transformarse en instrumento dócil y resistente para la expresión de las posibilidades superiores de la vida. Este simbolismo encuentra en cierta manera una correspondencia en la forma egipcia de dicha letra, que representa el mandil, símbolo de la piel o cuerpo físico del hombre.
La letra D está representada por un triángulo en los alfabetos del cual derivó su forma latina. Este triángulo es el mismo delta, y con ese nombre se la conoce en el alfabeto griego.
Si bien difiere la forma (parecida a la precedente letra del alfabeto griego), su nombre en el alfabeto hebraico es el mismo de daleth, significando “puerta”, con el valor numérico cuatro. Muestra efectivamente uno de los lados o columnas que sostienen el arquitrabe y forman con el mismo la puerta. Representa el ingreso parcial o imperfecto del Aprendiz en la Verdad, habiendo reconocido únicamente uno de sus dos lados o aspectos.
En cuanto a la forma latina, cuyo valor numérico es 500, no nos es difícil ver en ellas igualmente una puerta con el arco; pero puesta horizontalmente.
La letra E necesita, para su interpretación, que la confrontemos con la forma fenicia primitiva de la cual deriva, y que damos juntamente con la grecolatina. Finge esta letra la forma de tres escuadras que se suceden en una misma línea, alusión indudable a los tres pasos de la Marcha del Aprendiz. También indica, en su forma grecolatina, los tres mundos o planos de existencia, a través de los cuales se manifiesta un mismo Principio de Vida (la línea vertical).
La letra hebraica he, que le corresponde con el valor numérico cinco –y cuyo nombre significa “agujero” o “ventanilla”- muestra el progreso realizado por las aspiraciones del Aprendiz en relación con la letra precedente, e indica claramente la senda que se le abre para reconocer y manifestar sus potencialidades latentes.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad