Manual de teologia II



Descargar 0.52 Mb.
Página1/9
Fecha de conversión02.03.2018
Tamaño0.52 Mb.
Vistas436
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Manual de Teología Nivel II

Por:


Theodore F. M. Orman, MET

Miami International Seminary (MINTS)



2009
III Trabajo

TABLA DE CONTENIDOS
ESTUDIOS DOCTRINALES Y SU aplicación BIBLICA
MANUAL DE TEOLOGÍA

Nivel 2



  1. INTRODUCCIÓN

ESTABLECER UN ANÁLISIS SECUENCIAL DE LOS ACONTECIMIENTOS BÍBLICOS Y SU RELACIÓN CON LOS ACONTECIMIENTOS DE LA HUMANIDAD

  1. LECCIÓN DE ESTUDIOS DOCTRINALES COMPARATIVOS

  1. LA DOCTRINA DE LA CREACIÓN Y SU RELACIÓN CON LA DOCTRINA DEL HUERTO DEL EDÉN: ANÁLISIS Y EVALUACIÓN

  2. LA DOCTRINA DE LA DESOBEDIENCIA DEL HOMBRE EN RELACIÓN CON LA REGENERACIÓN: RESULTADOS DEL ANÁLISIS COMPARATIVO

  1. LECCI_Ó_N_DEL_PLAN_DE_DIOS_PARA_EL_HOMBRE'>LECCIÓN DE ESTUDIOS BÍBLICOS TEMÁTICOS: EL PACTO DE DIOS

  1. PACTO DE DIOS CON ABRAHAM

  2. PACTO DE DIOS CON ISAAC

  3. PACTO DE DIOS CON JACOB

  4. PACTO DE DIOS CON ISRAEL

  5. PACTO DE DIOS RENOVADO CON LA NUEVA GENERACIÓN DE ISRAELITAS

  6. PACTO DE DIOS CON DAVID

  7. JESUCRISTO Y EL NUEVO PACTO

  8. EVALUACIÓN Y ANÁLISIS COMPARATIVO DEL PACTO DE DIOS.

  1. LECCI_Ó_N_DE_LO_QUE_HA_DE_VENIR,_LOS_ACONTECIMIENTOS_FINALES'>LECCIÓN DEL PLAN DE DIOS PARA EL HOMBRE

  1. ¿POR QUÉ FUE NECESARIO UN “PLAN DE SALVACIÓN” PARA EL HOMBRE?

  2. ¿QUÉ ES EL HOMBRE PARA QUE DIOS PIENSE EN ÉL?

  3. LA ESTRATEGIA DE DIOS PARA LA SALVACIÓN DEL HOMBRE Y DE LA HUMANIDAD

  1. LECCIÓN DE PERSONAJES BÍBLICOS: PARALELISMO

  1. CAÍN Y ABEL F. JOSÉ Y RUBÉN

  2. ABRAHAM Y LOT G. MOISÉS Y FARAÓN

  3. ISAAC E ISMAEL H. SAMUEL Y ELÍ

  4. SARA Y AGAR I. DAVID Y SAÚL

  5. JACOB Y ESAÚ J. ELÍAS Y JESABEL

K. JESÚS Y SATANAS


  1. LECCIÓN DE LA IGLESIA DE CRISTO

  1. LA IGLESIA Y SU FUNDACIÓN

  2. NORMAS, PRINCIPIOS Y REGLAS DOCTRINALES QUE GUÍAN A LA IGLESIA

  3. EL LIDERAZGO PARA LA IGLESIA

  4. LA ADORACIÓN Y EL CULTO DE LA IGLESIA

  5. LA IGLESIA Y SU INFLUENCIA FRENTE AL MUNDO

  6. LA IGLESIA Y EL INFIERNO

  1. LECCIÓN DE LO QUE HA DE VENIR, LOS ACONTECIMIENTOS FINALES

  1. INTRODUCCIÓN Y ALCANCE DE LA ESCATOLOGÍA

  2. LOS ACONTECIMIENTOS FINALES DENTRO DE CIERTAS PREMISAS FUNDAMENTALES

  3. LOS EVENTOS FUTUROS

  4. EL DESTINO DE LOS JUSTOS Y DE LOS MALVADOS

  5. EL RAPTO DE LA IGLESIA.

  6. EL PERÍODO DE LA TRIBULACIÓN

  7. EL MILENIO

  8. LOS JUICIOS FUTUROS

  1. LECCIÓN DE LOS ACONTECIMIENTOS DOCTRINALES BÍBLICOS EN RELACIÓN CON LOS SUCESOS Y LA TRAYECTORIA DE LA HUMANIDAD

  1. LAS CORRIENTES DEL ESPÍRITU A TRAVÉS DE LA BIBLIA

  2. LAS CORRIENTES DE LA HUMANIDAD A TRAVÉS DE LA HISTORIA

  3. PARALELISMO ENTRE AMBAS CORRIENTE

  1. BIBLIOGRAFÍA GENERAL CONSULTADA

  2. DIAGRAMA FINAL

  3. MANUAL DE MAESTROS

  4. RESPUESTAS AL CUESTIONARIO


ESTUDIOS DOCTRINALES Y SU APLICACIÓN BÍBLICA

de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería, queriendo ser doctores de la ley, sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman.”



1Timoteo 1:6-7

OBJETIVO:

  • Establecer una base paralela entre la doctrina bíblica y los acontecimientos que se han venido desarrollando en el mundo.



ALCANCE:

  • Hacer un análisis evaluativo de la doctrina en relación con los sucesos y acontecimientos que se han producido en la humanidad


REQUISITOS DEL CURSO:



  1. Familiarización con las lecturas bíblicas. 10%

  2. Asistencia a clase. 15%

  3. Responder las preguntas de los capítulos. 25%

  4. Escribir un resumen de 10 páginas de Isaías y Hebreos. 25%

  5. Escribir un ensayo de 3 páginas sobre el contenido del curso. 25%



    1. INTRODUCCIÓN

ESTABLECER UN ANÁLISIS SECUENCIAL DE LOS ACONTECIMIENTOS BÍBLICOS Y SU RELACIÓN CON LOS ACONTECIMIENTOS DE LA HUMANIDAD

Al iniciar este estudio teológico nos hemos visto en la necesidad de establecer un contraste entre los hechos, conceptos y definiciones señalados en la Biblia, con la realidad y con el proceso de desarrollo de los acontecimientos históricos a través de la humanidad.

La aplicación bíblica no debe ser una mera acumulación de conocimientos, sino más bien, una ayuda para descubrir y comprender los hechos, conceptos y definiciones bíblicas.

La historia de la humanidad está colmada de filósofos con gran conocimiento bíblico, pero no lograron aplicar a sus propias vidas esos conocimientos, por lo cual les fue imposible lograr un cambio en sus vidas. No tuvieron la oportunidad de conocer y creer en la Verdad.


La meta de un estudio teológico no solamente está en comprenderlo, esa parte es el principio para entrar en el conocimiento de la sabiduría de Dios. La aplicación bíblica en los hechos secuenciales no debe ser solo una ilustración, porque solamente nos quedamos con una pequeñísima parte de cómo un creyente puede enfrentar una situación similar.
Podemos identificarnos con algunos rasgos del personaje que tomamos como aplicación, pero lo que debemos hacer es sentir en nosotros mismos y en nuestras propias formas de vivir esa experiencia.

Tomando en conjunto los hechos bíblicos en su confrontación con los hechos de la humanidad, aún no ha quedado cimentada la Palabra de Dios en toda criatura y más el conocer los propósitos de Dios para toda esa humanidad.


Es de nuestro parecer que este propósito de Dios para toda criatura sea puesto en claridad a luz del Evangelio, de la predicación y de la enseñanza, para que podamos comprender, aceptar y experimentar una nueva forma de vida a través de Cristo Jesús.


    1. LECCIÓN DE ESTUDIOS DOCTRINALES COMPARATIVOS

INTRODUCCIÓN

El hombre fue creado en condiciones de grandes actitudes para distinguir lo que era agradable a Dios y lo que no era de su agrado. El hombre creado por Dios tuvo inocencia codeado en un medio ambiente perfecto, un huerto plantado por el mismo Dios, llamado Edén, que quiere decir en el hebreo “una delicia”. Y lo puso en dicho lugar para que lo “guardase” poniendo en actividad su cuerpo, su mente y su alma, y en compañerismo con su ayuda idónea “Eva”, en obediencia, amor y servicio a su Creador.




  1. LA DOCTRINA DE LA CREACIÓN Y SU RELACIÓN CON LA DOCTRINA DEL HUERTO DEL EDÉN



  1. La Creación: Base doctrinal, Génesis 1:1 “En el Principio creó Dios los cielos y la tierra”. En esta explicación majestuosa del principio de todas las cosas, el Espíritu Santo nos introduce inmediatamente a Dios. No hay lugar aquí para la especulación humana. Esto es todo lo que el hombre jamás ha sabido y jamás sabrá acerca de ello en este mundo. “Levantad en alto vuestros ojos y mirad quién creó estas cosas” (Isaías 40:26). El hecho de un universo material nos confronta, y la Palabra de Dios contiene el único relato aceptable de su creación. Los geólogos pueden explorar y especular acerca de los estratos y fósiles, pero “la comunión intima de Jehová es con los que le temen” (Salmo 25:14). Por medio de la fe “entendemos haber sido constituido el universo por la Palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía” (Hebreos 11:13). La palabra hebrea bara, “crear”, en su propio y primario sentido significa el acto divino de la creación absoluta sin el uso de material pre-existente, de llamar a ser lo que no era, por el decir divino “Que sea hecho”, es una sanción o decreto. “Por la Palabra de Jehová fueron hechos los cielos y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca” (Salmo 33:6), “Porque él mandó, y fueron creados” (Salmo 148:5; Biblia Pentecostal, Pág. 6-7).

“En el Principio”. No se nos dice cuándo fue aquel principio, pero sin duda esta declaración majestuosa se refiere al pasado sin fecha, cuando los cielos y la tierra fueron creados originalmente por el acto, la voluntad y la Palabra de Dios Todopoderoso. Génesis 1:2 “la tierra estaba desordenada y vacía” (Tohu y Bohu: confusión y vaciedad). (Alfred Thompson, Panorama de la Biblia Pág. 1-3) (Biblia Pentecostal 4-7) El profeta Isaías manifestó “Dios no lo creó en vano (Tohu y Bohu), para que fuese habitada la creó” en Isaías 45:18. Esta cita de Génesis es concluyente y completa en sí misma y se refiere a un acto anterior de Dios en el pasado sin fecha. Indica que la tierra por alguna razón velada a nosotros pero claramente conocida por Dios, fue convertida en su desolación y caos. ¿Cuánto tiempo pasó entre el acto original de Dios y esta escena de desolación? No se nos relata. Pero es indudable que algún cambio cataclísmico ocurrió en la tierra, cambiando sus rasgos físicos y reduciéndola a “confusión y vaciedad”. Aunque no podemos decir con certidumbre “cuándo” o “cómo”, encontramos por medio del análisis y estudio, que la Palabra de Dios no es sin intimidaciones de tal catástrofe. Sabemos sin embargo que en el versículo tres del mismo capítulo, Dios empieza a “renovar la faz de la tierra” a prepararla para que fuese habitada por el hombre: “Envías a tu Espíritu, son creados y renuevas la faz de la tierra” (Salmo 104:30). En la preparación de la tierra para ser habitada por el hombre, no se nos dice que Dios “creó” las aguas, sino que “separó” las aguas. No leemos que Dios “creó” el Sol y la Luna en el cuarto día, sino que Él hizo (asher) dos grandes lumbreras (tenedores de luz, en el original) adaptándolas como ahora están, y a la tierra, que había de depender de ellas para luz y el medir el tiempo. Igualmente Dios dijo “Descúbrase lo seco”, esta no fue creación de la tierra, sino fue la “unión” de las aguas en un lugar, para que la parte seca (creada en el principio) pudiera aparecer.
Hay solamente tres actos creativos (bara) originales de Dios registrados en Génesis:



        1. Los cielos y la tierra “en el principio”

        2. La vida animal

        3. La creación del hombre


DIAGRAMA 1
PODEMOS SINTETIZAR GENESIS 1:3-31, GENESIS 2:1-3

DIOS PREPARA LA TIERRA PARA LA HABITACIÓN DEL HOMBRE

1o Día



2o Día


3o Día


4o Día


5o Día


6o Día


7o Día


Aparece la Luz




El Firmamento


La Tierra y los mares separados


El sol y la

luna señalados como lumbreras

Seres vivientes y

aves que vuelan

Bestias y serpientes

animales de

la tierra


Y fueron


acabados los cielos y

todo su ornamento


Luz separada

de las

tinieblas




Las aguas de arriba

dividida

de las aguas

de abajo

Hierbas y

árboles

producidos


Hizo también las

Estrellas

Monstruos

marinos que

se mueven en

los mares

El Primer

Hombre

Reposó


Ge 1:3-5

Ge 1:6-9

Ge 1:10-13

Ge 1:14-19

Ge 1:20-23

Ge 1:24-31

Ge 2:1-3

(Alfred Thompson, Panorama de la Biblia, Pág. 1-3; Biblia Pentecostal, Pág. 4-7)



  1. Doctrina del Huerto del Edén

El hombre fue creado en inocencia, colocado en un medio ambiente perfecto, un huerto plantado por el mismo Dios llamado Edén, que en hebreo quiere decir “una delicia”. Lo puso en dicho lugar, no para vivir ociosamente sino para que lo “guardase” ejercitando su cuerpo, su mente y su alma, en compañerismo con su ayuda idónea “Eva”, en obediencia, amor y servicio a su Creador y Dios. Con la bendición de Dios, la primera pareja asumió su responsabilidad de “llenar la Tierra” con un orden nuevo, el hombre para sojuzgar y señorear sobre la creación animal, para labrar y cuidar el huerto paradisíaco (Biblia Pentecostal, Pág.9; Alfred Thompson, Panorama de la Biblia, Pág. 17).

Como recompensa se les concedió el privilegio de comer libremente de todas las frutas deliciosas, de todos los árboles en el huerto excepto uno. Dios diseñó esta única excepción para que sea la prueba sencilla de su devoción y obediencia. “De todo árbol del Huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás porque el día que de él comieres ciertamente morirás”. El estar sujeto a esta prueba razonable y sencilla significaba que la obediencia perfecta y perpetua aseguraría a Adán y a su simiente la felicidad perfecta y perpetua, el paraíso y la vida inmortal. Con acceso del árbol en medio del huerto, se nos dice en Génesis 3:22, él pudo haber vivido para siempre. Por otro lado, Dios les amonestó que el castigo de la desobediencia sería la muerte. Génesis 2:8 “Y Jehová Dios plantó un Huerto en Edén, al Oriente”. El Huerto estaba situado cerca del Tigris (llamado “Hidekel”) y del terreno aluvial del Éufrates.

Algunos creen que estaba ubicado en lo que ahora es el sur de Irak, otros opinan que no hay suficiente información en el relato bíblico para determinar una ubicación específica. En Génesis 2:10-14 dice que salía de Edén un río para regar el Huerto, y allí se repartía en cuatro brazos. El nombre de uno era Pisón, este es el que rodea toda la tierra de Havila; el nombre del segundo río es Gihón, este es el que rodea la tierra de Cus; el nombre del tercer río es Hidekel, este es el que va al oriente de Asiría; y el cuarto río es el Éufrates. Génesis 2:9 El Árbol de Vida “Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista y bueno para comer; también “El Árbol de Vida” en medio del Huerto, y “El Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal”. (Biblia Pentecostal, Pág. 9, Panorama de la Biblia Pág. 4 Alfred Thompson) Dios plantó dos árboles que tendrán una gran significación, y la decisión de tomar fruto de ellos dependía del grado de obediencia a Dios.

a.“El Árbol de la Vida” es probable que tuviera el propósito de imposibilitar la muerte física. Y tiene relación con la vida eterna en Génesis 3:22. El pueblo de Dios tendrá acceso al Árbol de la Vida en el Cielo Nuevo (Apocalipsis 2:7, y 22:2).



  1. “El Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal” estaba dedicado a probar la obediencia de Adán a Dios. Dios creó a los seres humanos como seres morales con la capacidad de optar libremente por amar y obedecer a su Creador o desobedecerle y rebelarse contra su voluntad. Génesis 2:16-17 “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la Ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”.

Desde el principio mismo de la historia la raza humana ha estado ligada a Dios mediante la fe y la obediencia a su Palabra como verdad absoluta.

  1. Se presenta la vida mediante la obediencia como el principio que rige la relación de Adán con Dios en el Edén. A Adán se le advirtió que moriría si infringía la voluntad de Dios y comía del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal. Esta amenaza de muerte tenía que aceptarse por la obediencia en lo que Dios decía, ya que todavía Adán no había visto la muerte humana.

  2. Se le dio a Adán la orden de Dios, como una prueba de obediencia y moral. Se puso delante de él una opción consciente y deliberada de creer y obedecer, o de ser incrédulo y desobedecer la voluntad de su Creador.

  3. Si Adán hubiese permanecido firme creyendo la Palabra de Dios y obedeciéndola, perduraría en la vida eterna y en comunión con Dios. Si trasgredía la orden y la Palabra de Dios, recogería el desastre moral y una cosecha de muerte, y se produciría miedo, vergüenza y culpa.

Génesis 2:18 “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”. Se creo a la mujer para que fuera una amorosa compañera para el hombre y una ayuda para él, como tal, ella debía compartir su responsabilidad y cooperar con él, en el cumplimiento y propósito de Dios para su vida y su familia. (Efesios 5:22 y Salmo 33:20).

Génesis 2:23 dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada varona, porque del varón fue formada.
DIAGRAMA 2
EL HOMBRE EN EL HUERTO DEL EDÉN GENESIS 2: 4-23

UN HUERTO EN

EL EDÉN

EL ARBOL DE LA VIDA


LO PUSO EN EL

HUERTO DEL

EDÉN

MANDO DIOS

JEHOVA AL

HOMBRE

AYUDA IDONEA

PARA EL

El Huerto ubicado

en un área determinada con 4

brazos de ríos:Tigris, Pisón,

Gihón y Éufrates.

El Árbol de la

Vida.

El Árbol de la



Ciencia del Bien y

del Mal

Puso Dios al Hombre Adán en el huerto para labrarlo y cuidarlo

Que le Obedeciera

porque si comieres

del árbol prohibido

morirás

Puso Jehová Dios

a Eva como

compañera idónea



Génesis 2:8



Génesis 2:9



Génesis 2:15



Génesis 2:16



Génesis 2:18




Elaboración: Ministerio Estudios Bíblicos Iglesia Maranatha Fuente: Biblia Pentecostal, Pág. 8-9



  1. Análisis y evaluación

Del análisis efectuado entre la doctrina de la Creación y el acondicionamiento del planeta Tierra para que el hombre pueda habitarla, y la localización señalada en los textos bíblicos del Huerto del Edén para que el hombre puesto por Dios pueda labrarla y cuidarla, hay una relación muy estrecha y coincidentes entre ambos acontecimientos establecidos por Jehová Dios:

    1. Dios estableció leyes y mandatos muy claros para que el planeta tierra pudiera ser habitado.

    2. Dios formuló decretos para que los elementos físicos tanto de la Tierra como del Universo se adecuaran para la habitación del hombre.

  1. Una vez logrados estos objetivos dentro del plan de Dios, se puso al hombre para que la habite dentro de un marco geográfico pre-establecido por Dios: “El Huerto del Edén”.

  2. Dentro de este Huerto Dios puso a Adán para que la sojuzgue, labre y cuide.

  3. También Jehová Dios promulgó leyes y decretos de obediencia para que el hombre las cumpla y respete su autoridad, de tal manera que se establecía una relación muy intima entre Él y Adán.

  1. El primer hombre llamado Adán desobedeció a este mandato dado por Dios y se produjo la caída estrepitosa del hombre y su separación de su Creador.

  2. Este contexto de desobediencia y rebelión de la humanidad contra su Creador se ha extendido y multiplicado, originando múltiples problemas sociales, enfermedades sexuales, drogadicción y alcoholismo, depravación de la humanidad, y tantos otros problemas que el hombre no puede y no tiene una solución.

  3. El único capaz de restaurar esta comunión intima entre Dios y los Hombres es Cristo Jesús nuestro Señor y Salvador, y no hay otro nombre dado a los hombres que Cristo Jesús.

Si establecemos un paralelismo entre lo señalado en el Diagrama 1 en relación con el Diagrama 2 podremos encontrar una secuencia entre los actos de Dios de “Preparar la tierra para la habitación del hombre” y “El hombre puesto en el Huerto del Edén”. Tenemos un Dios Perfecto en todos sus actos, y su plan para establecer al hombre en la tierra lo rodeo de toda grandeza, belleza, y comodidad, sin embargo el hombre no ha sabido cuidar y mantener su integridad y fidelidad para con su Creador, por lo cual Dios tuvo que establecer un Plan de Salvación para toda la humanidad, mandando a su único Hijo Jesucristo para que pague el precio a nuestra desobediencia. (Natalie Carley, Antropología Teológica, Pág. 96; Charles C. Ryrie, Teología Básica, Pág. 227). En el “Huerto del Edén” Jehová Dios creó un paraíso para que Adán la gobernase y estableciera un lugar en donde el hombre tendría una comunicación intima con su Creador, un lugar de paz en donde la vida tendría su señorío y en donde no existieran las necesidades que son las que agobian al hombre en todos los rincones de la tierra, y en donde no hay respuestas para satisfacer lo que al hombre pueda hacerle feliz.


El propósito y fin de la Creación.

Dios tenía razones específicas para la creación del mundo.

Dios creó los cielos y la tierra como una manifestación de su gloria, poder y majestad (Salmo 19:1) Al contemplar todo el cosmo creado, desde el inmenso espacio del universo creado hasta la gran belleza y el orden de la naturaleza, no se puede menos que admirar la majestad del Señor Dios, el Creador. Dios creó los cielos y la tierra a fin de recibir la gloria y el honor que le corresponden.

Todos los elementos de la naturaleza, el sol, la luna, los árboles del bosque, la lluvia y la nieve, los ríos y los arroyos, las colinas y las montañas, los animales y las aves, dan voces de alabanza al Dios que los creó (Salmo 98:7-8, 148:1-10). ¡Cuánto más Dios desea y espera recibir gloria y alabanza de los seres humanos!

Dios creó la tierra a fin de suplir un lugar donde pudiera cumplirse su propósito y sus fines para el género humano.





  1. Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos