Lunes, 12 de marzo Desecha el rencor evangelio: Mateo 18, 21-22



Descargar 0.93 Mb.
Página4/6
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño0.93 Mb.
1   2   3   4   5   6

ORACIÓN
Padre bueno:

queremos apostar por la sinceridad,

renunciamos a la apariencia en nuestras palabras y actos,

renunciamos a los fingimientos estériles,

renunciamos a un corazón altivo y arrogante,
Queremos trabajar por la amistad fiel y el perdón que da ánimo,

Queremos ser personas sencillas

que no vayan por la vida engañando.
Gracias, Padre, porque quieres lo mejor para cada uno de nosotros. Amén.


Miércoles, 14 de marzo


Desecha la competitividad NEGATIVA



EVANGELIO: Marcos 9, 38-40
«Juan le dijo: “Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y se lo hemos querido impedir, porque no viene con nosotros”. Jesús respondió: “No se lo impidáis, porque quien hace un milagro en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro».

LECTURA
No hace mucho tiempo, dos hermanos que vivían en granjas adyacentes cayeron en un conflicto. Este fue el primer conflicto serio que tenían en 40 años de cultivar juntos hombro a hombro, compartiendo maquinaria e intercambiando cosechas y bienes en forma contìnua.

Esta larga y beneficiosa colaboración terminó repentinamente. Comenzó con un pequeño malentendido y fue creciendo hasta llegar a ser una diferencia mayor entre ellos, hasta que explotó en un intercambio de palabras amargas seguido de semanas de silencio.

Una mañana alguien llamó a la puerta de Luis. Al abrir la puerta, encontró a un hombre con herramientas de carpintero. "Estoy buscando trabajo por unos días", dijo el extraño, "quizás usted requiera algunas pequeñas reparaciones aquí en su granja y yo pueda ser de ayuda en eso".

"Sí", dijo el mayor de los hermanos, "tengo un trabajo para usted. Mire, al otro lado del arroyo, en aquella granja, ahí vive mi vecino, bueno, de hecho es mi hermano menor".

"La semana pasada había una hermosa pradera entre nosotros y él tomó su buldózer y desvió el cauce del arroyo para que quedara entre nosotros".

"Bueno, él pudo haber hecho esto para enfurecerme, pero le voy a hacer una mejor. ¿Ve usted aquella pila de desechos de madera junto al granero?"

"Quiero que construya una cerca, una cerca de dos metros de alto, no quiero verlo nunca más."

El carpintero le dijo: "Creo que comprendo la situación. Muéstreme donde están los clavos y la pala para hacer los hoyos de los postes y le entregaré un trabajo que lo dejará satisfecho."

El hermano mayor le ayudó al carpintero a reunir todos los materiales y dejó la granja por el resto del día para ir por provisiones al pueblo.

El carpintero trabajó duro todo el día midiendo, cortando, clavando. Cerca del ocaso, cuando el granjero regresó, el carpintero justo había terminado su trabajo.

El granjero quedó con los ojos completamente abiertos, su quijada cayó. No había ninguna cerca de dos metros; en su lugar había un puente. Un puente que unía las dos granjas a través del arroyo. Era una fina pieza de arte, con todo y pasamanos.

En ese momento, su vecino, su hermano menor, vino desde su granja y abrazando a su hermano le dijo: "Eres un gran tipo, mira que construir este hermoso puente después de lo que he hecho y dicho".



Estaban en su reconciliación los dos hermanos, cuando vieron que el carpintero tomaba sus herramientas. "¡No, espera!", le dijo el hermano mayor, "quédate unos cuantos días. Tengo muchos proyectos para ti". "Me gustaría quedarme", dijo el carpintero, pero "tengo muchos puentes por construir".

REFLEXIÓN

En la sociedad en la que vivimos se potencia mucho la competitividad: hay que ser el mejor en todo para poder tener una mejor situación, un sueldo mejor, un trabajo mejor… y se educa de manera que se ve en el otro un competidor. Es una forma de ver las cosas que lleva a situaciones como las que se dan en algunos grupos, en los que se busca la manera de hacer quedar mal a los demás, ponerles trampas, hacer que caigan, todo para eliminar la competencia.
¿A qué nos lleva esto? A una desconfianza absoluta en los demás, porque se acaban convirtiendo en personas que pueden impedir que logre mis objetivos. ¿Es esta la sociedad que queremos?
Es cierto que cada uno de nosotros debe sacar lo mejor de sí mismo y potenciar sus propias cualidades. Es cierto que existe una competitividad sana que nos ayuda a no dormirnos en la vagancia. Pero es muy distinto hacer las cosas lo mejor posible para estar por encima de los demás a hacerlas lo mejor posible para ayudar a que todos mejoremos.
¿No será mejor buscar la colaboración, en la que cada uno ponemos de nuestra parte nuestras cualidades?
Y tú ¿ves a los demás como competidores o como personas con las que colaborar?

VÍDEO: Corto “el puente”: https://www.youtube.com/watch?v=AGDjd-FmWBo
IMAGEN




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad